Tag

ciencia

Browsing

La comunidad científica pronosticó que en los años venideros Trelew y el Valle van a tener serios riesgos de inundaciones, deficiencias con el abastecimiento de agua y graves problemas energéticos, si el gobierno y otras instituciones no toman decisiones urgentes para sanear la cuenca del río Chubut.

El pasado 24 de abril, se concretó en Trelew el Encuentro del Comité de Cuenca del Río Chubut, con la presencia de especialistas del INTA, Conicet-Cenpat, la Red Eco Fluvial de la Patagonia y la Universidad.

Las conclusiones no solo son alarmantes para la población del Valle, sino que ponen el acento en la falta de articulación de políticas públicas para «discutir los problemas del agua, diseñar soluciones y desarrollar proyectos conjuntos».

Los científicos advierten que no hay ninguna perspectiva de desarrollo agropecuario ni energético posible en el Valle, si no se toman las previsiones necesarias para controlar la cuenca del río Chubut. Aseguran que en estas condiciones no es factible el proyecto de irrigación de la Meseta Intermedia. «Se recomienda la atención prioritaria de la seguridad de la población del Valle Inferior frente a las crecidas, supeditando cualquier futuro proyecto de ampliación de las áreas bajo riego a la ejecución de nuevos estudios de disponibilidad hídrica», advierten.

Los problemas con el río Chubut podrían darse por exceso o por falta de agua, si no se hacen las obras correspondientes.

Pronostican que podría haber fallos de estos dos tipos en el Dique Ameghino. «El Dique Ameghino tiene una capacidad significativa de regulación, pero los riesgos de fallos por caudal mínimo (imposibilidad de cubrir las demandas de agua de los distintos sectores del VIRCh), y de fallos por caudal máximo (ocurrencia de caudales que producen inundaciones) no son de ninguna manera despreciables», señala el informe.

Falta de agua

Proyectando el crecimiento poblacional, los científicos vaticinan que va a haber problemas con la demanda de agua. Pero a esto hay que sumarle los efectos del cambio climático, y el desarrollo de otras zonas agrícolas, que provocarían aún más desequilibrios en las condiciones actuales.

«Estos cambios se traducirán en reducciones en la producción de agua media anual del 40% (rango 20-60%) e indefectiblemente en disminuciones del caudal del río. Este nivel de reducción del caudal aumentará muy severamente la frecuencia de fallos de mínima en el VIRCh», dice el informe.

A estas complicaciones se le suman los efectos que podrían provocar en la cuenca del río Chubut el proyecto de la Meseta Intermedia, que pretende irrigar más 30.000 hectáreas. «En las condiciones planteadas no hay viabilidad técnica ni ambiental para una ampliación del área bajo riego dependiente de los aportes del Río Chubut en el Valle Inferior y su área de influencia, tal como el proyecto de Riego de 35.000 Ha en la Meseta Intermedia», dicen los científicos.

Riesgo de inundaciones

«Existe un elevado riesgo de inundaciones en el Virch producto de la gran reducción de la capacidad de transporte sufrida por el cauce del río Chubut debido al depósito de sedimentos desde la construcción del Dique Ameghino», determina el informe de la comunidad científica.

El Comité de Cuenca reconoce que no fueron analizadas con detalle las posibilidades que se repitan precipitaciones extraordinarias, pero deja en claro que hay un riesgo de inundación inminente. «La eventual ocurrencia sobre el VIRCh de eventos de precipitación similares a aquellos ocurridos en otras zonas de la provincia (e.g., Telsen, 2014; Comodoro, 2017) producirían descargas de magnitudes inéditas para el VIRCh», aseguran. «La ocurrencia de eventos sobre zonas cercanas (Río Chico, 2017) y el efecto que han tenido sobre el caudal del Río Chubut indican que generarían graves inundaciones», completa el informe.

Por otro lado, los científicos advierten que a raíz de estos desequilibros en la cuenca, el Dique Ameghino verá afectada su capacidad de producción. «La necesidad de destinar una gran parte de la capacidad útil del embalse Ameghino al control de las crecidas originadas en el Valle Medio y Superior, en combinación con la pérdida de conductividad del río aguas abajo del Dique Ameghino, se traduce en una reducción de los niveles de operación normal de la represa, afectando la capacidad de generación hidroeléctrica de la central Ameghino», concluye el informe.

 

 

El Chubut

Ayer por la tarde, funcionarios e integrantes de las áreas de Ciencia, Educación y Cultura y Producción y Desarrollo Económico de la Comuna participaron del ciclo de capacitaciones en temas de comercio exterior a cargo del Lic. Pablo Furnari, Director del programa Primera Exportación.

La actividad tuvo lugar en las instalaciones de la Cámara de Industria y Comercio (CAMAD) bajo la organización del Ministerio de Producción de Chubut en conjunto con el Municipio de Puerto Madryn y el Consejo Federal de Inversiones.

Se trata de un ciclo de charlas que busca fomentar la inserción internacional de las PyMES de la provincia del Chubut a partir del desarrollo de un espacio de capacitación y de intercambio de experiencias exportadoras en las principales ciudades de la provincia. De este modo, se busca brindar herramientas para las diversas fases del proceso exportador.

En esta primera instancia la capacitación giró en torno a cómo iniciarse en dicho proceso, cómo tomar la decisión de internacionalizar la PyMES. Se indagó en la generación de contactos en el exterior, armado de cotizaciones, documentación necesaria para realizar una oferta y cobros de la exportación, entre otros.

Ante la profunda crisis que sufren todas las instituciones científicas de nuestro país y otras estrechamente vinculadas al Sistema de Ciencia y Tecnología, el pasado 12 y 13 de Abril tuvo lugar en la Ciudad de Córdoba el Primer Plenario Nacional de Directoras y Directores de Institutos del CONICET. Entre otras medidas, se decidió convocar a un Cabildo Abierto de carácter federal en Defensa de la Ciencia y la Tecnología Argentinas, realizado a lo largo y ancho de la Argentina.

En el marco de las actividades locales y regionales de dicho Cabildo Abierto se convocó a representantes de instituciones y organizaciones locales y regionales estrechamente vinculadas con el sistema científico y tecnológico, a participar y/o adherir a una conferencia de prensa que se realizó en el Hotel Tolosa.

Profunda crisis

Allí se planteó la profunda crisis presupuestaria del sistema científico y tecnológico, y el deterioro del funcionamiento institucional son problemas que afectan no solo a los organismos directamente vinculados a la ciencia sino a todas las instituciones y organizaciones dedicadas a promover el avance productivo, educativo, sanitario y sociocultural, comprometidas con el bienestar creciente de los habitantes de nuestra región.

Durante la conferencia de prensa se dio a conocer un comunicado acerca de la situación actual del Sistema Científico Tecnológico a nivel nacional y se efectuará un llamamiento a toda la comunidad orientado a la defensa de la Ciencia y la Tecnología en nuestro país y en la región.

Desde la organización ponderaron la presencia de todas las organizaciones directamente o indirectamente afectadas por el actual desmantelamiento del Sistema Científico y Tecnológico de todo el país, y con la colaboración de todos los medios de comunicación de la región.

 

 

Jornada

Los desarrollos en inteligencia artificial, genética y medicina, son un mercado que se espera que valga al menos $ 600.000 millones de USD para 2025, analistas financieros aconsejan la inversión en estos sectores.

El rápido avance de la Inteligencia Artificial parece traer buenas noticias, tanto para los inversionistas tanto para los médicos y pacientes, la esperanza de vida humana pasará 100 años gracias a ellos, según informe del Bank of America.

Los desarrollos en inteligencia artificial, genética y medicina, un mercado que se espera que valga al menos $ 600.000 millones de USD para 2025, según uno de los principales bancos de inversión de Wall Street.

Los analistas de Bank of America Merrill Lynch, Felix Tran y Haim Israel, creen que los secuenciadores del genoma como Illumina , las empresas de alta tecnología como Alphabet y las empresas de biotecnología como Novartis están en la cúspide de «lograr aumentos sin precedentes en la calidad y la duración de la vida humana. »

Un informe del Bank of America que predice que las tecnologías que retrasan la muerte será una de las áreas de mayor inversión en la próxima década.

Los avances en la exploración y edición del genoma humano, la inteligencia artificial y el tratamiento de enfermedades se encuentran entre las áreas destacadas en el informe.

Según las estadísticas, «El conocimiento médico se duplicará cada 73 días para 2020, frente a cada 3.5 [años] en 2010», dijeron el Sr. Israel y el Sr. Tran a CBNC .

«Los costos de secuenciación genómica han caído 99.999% desde 2003. Esto ha permitido que una nueva frontera en la medicina de precisión amplíe aún más la esperanza de vida, anunciando un» hombre de tecnología «: la tecnología se encuentra con la humanidad, la revolución», agregaron.

Cinco principales áreas de desarrollo

Ammortalidad: desarrollos que ayudarán a la humanidad a vivir vidas más largas y sanas.

Genómica: esto incluye mapear, estudiar y editar el genoma humano.

‘Moonshot Medicines‘: Aquellas que ofrecen soluciones revolucionarias para el cuidado de la salud y enfermedades como la fibrosis quística y el Parkinson.

Big Data y IA: El crecimiento de la inteligencia artificial combinada con millones de datos de salud y estadísticas ayudará a los investigadores a analizar la patología, o el estudio de las causas y efectos de las enfermedades.

Alimentos futuros: que podrían ver tanto la adopción de técnicas de edición de genes por parte de la agricultura, como la promoción de estilos de vida más saludables.

Otro mercado en crecimiento es el campo de la genómica, que se proyecta que se convertirá en una industria $ 41.000 millones para 2025 e incluye la investigación y edición del genoma humano.

La genómica proporcionará la ‘próxima generación de tecnología de edición de genes que ofrece avances potencialmente revolucionarios en la prevención y el tratamiento de enfermedades’, dijeron los analistas.

Las empresas actuales que trabajan en el área incluyen el fabricante de equipos de ciencias de la vida útil de $ 89.000 millones Danaher, el fabricante de instrumentos de laboratorio Agilent de $ 27.000 millones) y el secuenciador del genoma $ 46 mil millones Illumina.

Este último, en particular, está desempeñando «un papel importante para ayudar a avanzar en la investigación de enfermedades, el desarrollo de fármacos y la creación de pruebas moleculares», escribieron Tran y el señor Israel.

De manera similar, las compañías que ofrecen soluciones revolucionarias de atención médica para tratar enfermedades difíciles como el Alzheimer, la fibrosis quística y el Parkinson seguirán siendo oportunidades de inversión populares.

Los nombres actuales en esta área de la llamada ‘medicina contra la catástrofe’ incluyen Sangamo Therapeutics, la compañía bio-farmacéutica Neurocrine Biosciences y Vertex Pharma.

Sin embargo no está claro que esta tecnología pueda llegar a todos los sectores, si bien su popularización reduce los costos, veremos si estará al alcance de la mayoría de los bolsillos.

Science, una de las publicaciones científicas más prestigiosas del mundo, advirtió sobre impacto del ajuste del gobierno de Cambiemos en el Conicet y los institutos de investigación. Afirma que el acuerdo con el FMI tiene una consecuencia “dramática” en la ciencia.

“Científicos de laboratorios de toda Argentina ayer permanecieron en sus casas, sumándose así a una huelga nacional contra la última tanda de medidas de austeridad tomadas por el gobierno”, informó la revista Science en una nota que releva el tremendo impacto del ajuste en el Conicet y los institutos de investigación.

El artículo da cuenta de los recortes en todos los aspectos del sistema científico nacional: la reducción del ingreso de nuevos investigadores, el achicamiento de los salarios, la cancelación de presupuestos para congresos —lo que incluye, por ejemplo, hasta los viáticos para que las autoridades participantes puedan llegar al encuentro—, la imposibilidad de renovar insumos básicos en laboratorios y hasta el pase a retiro de vehículos porque, sencillamente, no están contemplados recursos para mandarlos a arreglar. Por todo eso, recuerda Science, en 21 días los científicos se movilizarán en torno a un “Cabildo Abierto” nacional.

“Desde que llegó al poder en 2015, la administración del presidente Mauricio Macri recortó los esfuerzos de sus predecesores para hacer que crezca la comunidad científica. En el último impulso, el Conicet, anunció el 5 de abril que este año tiene solamente 450 puestos de nuevos investigadores para los 2600 aspirantes, lo que deja una cantidad récord de investigadores formados sin trabajo. El gobierno anterior había proyectado que estarían disponibles alrededor de 1400 nuevos puestos”, repasa el artículo firmado por Lindzi Wessel. El texto detalla también que esos pocos que lograron ingresar al sistema tendrán salarios que a duras penas llegarán a cubrir la mitad de lo que cobraban sus colegas en 2015, porque los salarios no son incrementados de manera que ganen a la inflación.

El artículo de Science da cuenta de otro ejemplo concreto de cómo se busca destruir a la ciencia argentina: el 12 de abril, releva, 140 directores de institutos del Conicet debieron pagar de su propio bolsillo los pasajes para una reunión de urgencia en Córdoba, “en algunos casos a pesar de las llamadas de autoridades de Conicet que desalentaban la participación, de acuerdo con dos participantes que pidieron permanecer en el anonimato”. Otro de los participantes, el antropólogo Rolando González-José, uno de los responsables del Centro Científico Tecnológico de Patagonia (CENPAT), contó a la revista que, sin embargo, la concurrencia fue importante: “la cantidad de directores que hubo fue una evidencia importante de la crisis que estamos enfrentando”. De esa reunión, resultó un Manifiesto de directoras y directores de centros e institutos del Conicet, pero “el grupo todavía espera una respuesta del gobierno”.

Los detalles del nuevo acuerdo con el Fondo Monetario, indica la revista, tienen un impacto “dramático” en la ciencia. “La inversión en investigación y desarrollo fue solamente del 0,26 por ciento del producto bruto interno en 2018, en lugar del 0,53 por ciento que había tenido tres años antes. Muchos institutos Conicet cortaron en necesidades tan básicas como servicios de limpieza y seguridad, además de en operaciones de investigación. El Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas de La Plata, por ejemplo, ya no puede proveer a sus laboratorios de recursos críticos como nitrógeno líquido y tanques de oxígeno. En CENPAT, las camionetas de investigación en campo que tengan problemas mecánicos deben sencillamente ser retiradas del servicio; no hay dinero para mantenimiento. (…) ‘Pensás cien veces antes de empezar un experimento y rezos para que no falle’, dice Juan Pablo Jaworski, un virólogo del Conicet, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria”.

La fuga de cerebros entre los jóvenes investigadores se acelera, dijo a la revista el titular del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias, Alberto Kornblihtt. El investigador “recientemente vio que dos investigadores principales jóvenes dejaron su instituto para encontrar laboratorios afuera, luego de un año de luchar y no ver posibilidad de mejora. ‘No podemos simplemente decir no tenéis lugar en este país, Andate afuera’, dice. ‘Debemos detener la fuga de cerebros y mantener el sistema vivo’”.

Las protestas del sector continuarán, advierte el artículo, porque los directores de institutos están planeando actividades para el 22 de mayo, cuando se realizará un “cabildo abierto, una forma de protesta estructurada alrededor del debate público”. El antropólogo González-José señaló que, a pesar de la resistencia, no es optimista: “la resistencia se está volviendo más fuerte porque los problemas están empeorando”.

 

 

 

Fuente: Página 12

En el marco del día del investigador científico, los autoconvocados del Centro Nacional Patagónico en Puerto Madryn llevaron adelante una jornada de lucha. Reclamaron la ampliación de los ingresos al Conicet, aumento del presupuesto para ciencia y técnica, el ingreso de los CPA designados, y rechazaron los bajos salarios y los “controles asfixiantes” al personal administrativo.

Al pie del Monumento a la Mujer Galesa hubo una volanteada, una mateada y un debate sobre la realidad del sector. La idea fue que la comunidad se interiorice del trabajo que se lleva adelante. “En el sector científico nos sentimos en pie de lucha y resistencia”, dijo Rolando González José. “Los ingresos a carrera del investigador científico suman 450 personas e implica que 2.050 doctores, formados con fondos públicos, se quedan sin trabajo”.

El investigador advirtió que los investigadores tendrán el mismo destino de los científicos en los 90: “Muchos nos tuvimos que ir. Se los está invitando a que vayan a Ezeiza y a que todo ese capital humano lo disfruten las economías centrales que los recibirán con los brazos abiertos. Es una inversión inmensa que terminará beneficiando a los países centrales”.

González José planteó que en las decisiones “los gobernantes nos dicen ´queremos seguir vendiendo soja y apostando a que el precio del barril de petróleo vaya para acá o para allá, que los satélites nos lo vendan en vez de fabricarlos nosotros´”. El investigador comentó que “en el CENPAT tenemos una sangría de gente; se colapsa el horizonte demográfico y los proyectos estratégicos”.

 

 

Diario Jornada

Científicos de todo el país se movilizarán esta mañana para protestar frente a los recortes presupuestarios y los más de 2 mil postulantes rechazados en el CONICET.

Los resultados de la convocatoria 2018 a la carrera del Investigador Científico y Tecnológico (CIC)que se dieron a conocer el último viernes volvieron a poner de manifiesto la aguda crisis del sector: 2145 fueron rechazados, lo que representa a casi el 83% de los postulantes.

A raíz de esto, y en el marco del Día Mundial de la Ciencia que se celebra cada 10 de abril en conmemoración al nacimiento del médico ganador del premio Nobel y cofundador del CONICET Bernardo Houssay, los investigadores vuelven a las calles para reclamar en contra del ajuste.

“Es un aumento brutal de los despidos en el sector en la  mayoría de los casos, pues se trata de investigadorxs que vienen trabajando en el organismo hace por lo menos 7 años”, remarcan desde Jóvenes Científicos Precarizados (JCP).

Y agregan: “Este ajuste se puede ver no sólo en esta nueva tanda de despidos de investigadorxs, sino también en la disminución de presupuesto para funcionamiento y proyectos de investigación, en una muestra clara de desfinanciamiento del sector científico”.

 

 

 

Infocielo

Desde hace un par de años, la ciencia y técnica de nuestro país está sufriendo constantes recortes que afectan gravemente su funcionamiento.

En este contexto, el Centro Nacional Patagónico (Cenpat) no es la excepción y es por ello que Rolando González-José, director del Instituto Patagónico de Ciencias Sociales y Humanas (Ipcsh), dio cuenta de la actualidad que atraviesan: “Estamos en una situación de ahogo financiero, acabo de firmar una nota reclamando fondos porque estamos con 3300 pesos en la cuenta del Ipcsh desde diciembre, es decir que cuando se acabe el tóner o el papel de la impresora ya no lo vamos a poder comprar. La misma situación están experimentando todos los Institutos que conforman el Cenpat y también el presupuesto centralizado, lo que es más preocupante, porque es lo que se utiliza para pagar la luz, el gas, internet, teléfono, etcétera”.

Ni para el café

El doctor González-José aclaró que este dinero es solo para el funcionamiento básico de los Institutos: “No nos pidan grandes proyectos de investigación, que equipemos un laboratorio o que cambiemos un repuesto caro de nuestros aparato porque para eso no hay fondos. Simplemente es para mantener un funcionamiento mínimo del Instituto”.

Además, se ha cortado una línea de financiamiento que estaba destinada a las reuniones científicas, que son fondos que se utilizan una vez al año, y que es clave porque “es el lugar en el que los becarios se encuentra con la gente de mayor trayectoria y es algo muy valioso porque es ahí donde se organiza la investigación”. Cabe destacar que el financiamiento no se utiliza ni para pasajes ni para la estadía de quienes participan de estas reuniones, sino que son para gastos corrientes como la impresión de folletos y el café, por ejemplo.

Líneas de financiamiento

Acerca del origen de todos estos fondos que hacen al funcionamiento del Cenpat, el director del Ipcsh explicó que “hay toda una cadena de tomadores de decisión: al directorio del Conicet llegan los fondos de la Secretaría de Hacienda de la Nación para becas y el funcionamiento de los Institutos. Después hay otras líneas que dependen del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que son créditos muy favorables y que todos los países los utilizan.

Esos fondos son para proyectos de investigación y también están cortados, pero no por el BID, sino que la Secretaría de Hacienda los bloquea para no aumentar el valor de déficit. Esto está metiendo a varios Ministerios en serios problemas con el Banco porque el BID está girando los fondos y la Secretaría de Ciencia no está ejecutando”.

Malestar interno

Otro de los temas que preocupa dentro del Cenpat tiene que ver con la asignación de cargos, ya que los últimos técnicos que han ingresado lo hicieron luego de pasar por una rigurosa selección de personal, a través de un concurso público nacional: “Son los que históricamente entran a la carrera de personal de apoyo, son los técnicos y profesionales que asisten en los laboratorios, en los grandes equipamientos. En vez de darle el cargo de planta permanente, se les da un contrato basura, con lo cual nos complica liquidarles, no tienen el mismo régimen de licencias, es decir que nos está generando unos malestares institucionales graves, simplemente porque no tienen cargo”.

A nivel interno del Cenpat, la elección del directorio también está complicada: “Deberíamos haber renovado autoridades en agosto del año pasado, pero lo que se hizo fue prorrogar el mandato de las autoridades electas en 2016. Eso es un gran problema porque quita capacidad de iniciativa y no es lo mismo que el plan de gestión lo lleve adelante una autoridad votada o concursada a una autoridad que tiene cierto carácter de interino”.

Sangría de personal

En este contexto, la realidad tan temida de la llamada “fuga de cerebros” parecería volverse nuevamente realidad, tanto en el Conicet en general como en el Cenpat en particular: “La principal sangría que estamos viviendo es la salida de personal, hemos perdido muchísima gente capacitada de distintos escalafones. Becarios que se han ido al exterior, a los que la Universidad Pública los formó, el Conicet les pagó la beca doctoral y terminan trabajando, por ejemplo, para IBM en África, cobrando cuatro veces más que un director como yo. Se han ido profesionales muy capacitados de la Oficina de Vinculación Tecnológica y eso es muy grave porque es el puente que tenemos con el sector industrial, empresarial, con las cámaras, era la gente que elaboraba los convenios con el sector privado y estatal. Esa Oficina pasó de tener seis o siete personas muy activas a prácticamente desaparecer”.

Volver a los 90

Como uno de los científicos repatriados durante la década del kirchnerismo, Rolando González-José hace una retrospección y cuenta que “el año pasado me han ofrecido irme a Alemania, pero no voy por motivo personal, porque tengo hijos y familia, pero si no tuviera esa condición lo hubiera hecho. Eso implica un año produciendo ciencia para Alemania y no para Argentina y hay gente que lo está haciendo. Uno recuerda la situación de fines de los 90, cuando se vivían este tipo de disquisiciones. Todavía el sistema es resiliente y puede retener a los chicos jóvenes, pero es cada vez más difícil, es natural que pierdan la emoción, las ganas de laburar y que busquen otros destinos, yo lo comprendo”, finalizó.

 

 

 

El Chubut

Será del 17 al 19 de enero en el Centro Cultural. Habrá talleres participativos, charlas y experiencias lúdicas destinadas a toda la familia.

Con acompañamiento de la Secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y organizado por la Asociación Civil Expedición Ciencia, en el marco del Proyecto Horizontes de Ciencia Golfo San Jorge, se realizará del 17 al 19 de febrero el Festival de Ciencia en Comodoro Rivadavia.

El mismo contará con talleres participativos, experiencias lúdicas destinadas a toda la familia, charlas e invitados especiales. También participarán de la propuesta, el Museo Egidio Feruglio y la Red de Clubes de Ciencia (SCTeIP- Nación).

Los visitantes entrarán a un espacio con múltiples propuestas que podrán recorrer en la secuencia y con los tiempos que deseen. Cada propuesta los invitará y cuestionará de diferente manera y a diferentes niveles, pero siempre tratando de destacar que existe una conexión entre el juego, la exploración y la generación de ideas.

En algunas propuestas, padres e hijos podrán detenerse para jugar por un buen rato, en otras podrán simplemente pasar y mirar. La iniciativa es financiada por la empresa Pan American Energy.

Se presenta una graduación de propuestas que van desde el estímulo a nivel sensorial hasta la reflexión netamente cerebral pasando por una gradación que invite al cuestionamiento cada vez más profundo sin abandonar una idea lúdica.

Los contenidos a desarrollar y actividades que se llevaran adelante en el Festival, son de gran interés e importancia en el contexto de la divulgación científica destinada a jóvenes de nuestra provincia fin de estimular vocaciones científicas.

Los cráneos más antiguos de humanos modernos encerraban cerebros alargados, más parecidos a los de los neandertales que a los nuestros actuales.

Las personas que se realizan una prueba genética pueden descubrir cuánto de su ADN proviene de los neandertales. En el caso de quienes no tienen antepasados de África, esa cifra normalmente varía entre un 1 y un 2 por ciento.

Los científicos están muy lejos de comprender qué significa heredar un gen neandertal. Sin embargo, un equipo de científicos reveló este mes que dos elementos de ADN neandertal pueden haber cambiado la forma de nuestros cerebros. El estudio, publicado en Current Biology, da un atisbo a los cambios genéticos que influyeron en la evolución del cerebro humano.

Los neandertales y los humanos modernos son primos evolutivos cuyos ancestros divergieron hace unos 530.000 años. Los neandertales abandonaron África mucho antes que los humanos modernos, y sus huesos han sido encontrados por toda Europa, Oriente Próximo e incluso Siberia.

Antes de desaparecer hace unos 40.000 años, dejaron a su paso señales de sofisticación: lanzas y joyería.

Sin embargo, los científicos se preguntan qué tanto se asemejaban a nosotros. Al medir el volumen interior de los cráneos neandertales, los investigadores encontraron que sus cerebros eran, en promedio, tan grandes como los nuestros, pero no tenían la misma forma.

“Nosotros tenemos cerebros medio redondos”, dijo Philipp Gunz, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Alemania. “Todas las demás espe cies humanas tienen cajas craneanas alargadas”. Gunz y sus colegas estudian resonancias de cráneos para seguir la evolución del cerebro. Los cráneos más antiguos de humanos modernos, de hace 300.000 años, encerraban cerebros alargados —más parecidos a los de los neandertales que a los nuestros actuales.

Los cráneos de humanos modernos de hace 12.000 años muestran que los cerebros se volvieron más redondos. Pero hay un hueco en el registro de fósiles; los siguientes cráneos estudiados por el equipo de Gunz tienen 36.000 años y poseen el aspecto redondo característico de los humanos actuales.

El equipo de Gunz revisó el ADN de 4.468 personas en los Países Bajos y Alemania, buscando más de 50.000 marcadores genéticos comunes heredados de los antiguos neandertales. Compararon las formas de los cerebros de los voluntarios para ver si estaba asociada alguna variante neandertal y destacaron dos marcadores genéticos.

Uno está vinculado con un gen llamado PHLPP1, generalmente activo en el cerebelo de personas con la versión neandertal. Este gen controla la producción de mielina, una manga aislante alrededor de las neuronas que es crucial para la comunicación de largo alcance en el cerebro. El otro está vinculado con un gen llamado UBR4, que en los portadores es menos activo en una región cerebral llamada el putamen. El UBR4 ayuda a las neuronas a dividirse en los cerebros infantiles.

La versión humana moderna de PHLPP1 puede haber producido mielina extra en el cerebelo. Y nuestra versión de UBR4 puede haber hecho que las neuronas crecieran más rápido en el putamen. Simon Fisher, coautor del nuevo estudio en el Instituto Max Planck de Psicolingüística en los Países Bajos, especuló que los humanos modernos evolucionaron poderes más sofisticados del idioma y quizás se volvieron mejores en la fabricación de herramientas.

Ambas cosas requieren que el cerebro envíe órdenes rápidas y precisas a los músculos. Y puede no ser coincidencia que el cerebelo y el putamen sean partes cruciales de nuestros circuitos motores.

Clarín