fbpx
Tag

Cholila

Browsing

El actual intendente de Cholila, Silvio Boudargham (Chubut al Frente) intentará la reelección de la mano del gobernador Mariano Arcioni, acompañado de los candidatos a concejales Paula Bonansea, Miguel Breide, Iris Manrique, Martín Carrasco. Como suplentes van Marina Taux, Malcelo Calfunao y Yamila Andersen.

Sin embargo, en las PASO del 7 de abril tendrá como oposición dentro del mismo frente electoral a María Isabel Ruiz (Juntos por Cholila). En este caso, lleva a las bancas del cuerpo legislativo a Jorge Chemin, Gabriela González, Carlos Luzzi y Belén Coronado. Suplentes: Horacio Bisogni, Blanca Hernández y David Mansilla.

También habrá dos listas por el peronismo. Lucas Solís es el candidato a intendente del sector que conduce Carlos Linares (Frente Patriótico), donde la referente local Débora Finkelstein ocupa un lugar en la lista de diputados provinciales. Los concejales son José Herrera, Noelia Reffia, Fernando Leal y Gloria Calfunao. Suplentes: Alan Barría, Nivia Quilodrán y Miguel Ibarra.

Por su lado, Federalismo Chubutense, que responde a Omar Burgoa, lleva como postulante a Benito Sánchez. Los concejales propuestos son Juan Luciano Nieto, Romina Henrique, Daniela Vera e Ivana Cossio. Suplentes: Darío Blanco, Víctor Meliqueo y Micaela Epulef.

Mientras que Cambiemos lleva como intendente a Amira Eldauk. Los concejales titulares son Daisi Valle, Jonatan Guzmán, Maribel Flores y Neri Calfunao. Suplentes: María José Díaz, Edgardo Velázquez y Melina Sepúlveda.

El Maitén

El intendente Oscar “Corcho” Currilén inscribió su candidatura en el frente electoral que encabeza la fórmula Mariano Arcioni/Ricardo Sastre. Para el Concejo Deliberante están anotados Nancy Verónica Freixa (es la actual presidente), Néstor Adrián Roberts, Karina Taux y Orlando David Ortiz.

Enfrente, quien intentará volver al sillón comunal es el histórico dirigente Miguel Guajardo (ganó con la boleta del Pach y luego pasó al radicalismo). En su caso, propone para el cuerpo deliberativo a Marcelo Ballerini, Sonia Gissel Gaite y Ary Josifovich.

Por su lado, también se anota el partido Unión Vecinal para la Victoria, que impulsa a la intendencia a Carlos Ernesto Ramirez. Lo acompañan como concejales Andrea Alvar, Enrique Viaytes, Liliana Lienan y Lucas Sepúlveda. Como suplentes, Helga Rojas y Abelardo Baeza.

Diputados

La representatividad de la Comarca Andina en las listas de diputados provinciales incluye a la actual legisladora Jacqueline Caminoa (cuarta en la nómina de Cambiemos); Pablo Noveau (actual director del Área Programática de Salud, 11° en la alianza Chubut al Frente); Débora Finkelstein (décimo lugar en el Frente Patriotico que conduce Linares) y Liliana Mihelj (ex concejal de Lago Puelo, 13° en la lista justicialista de Federalismo Chubutense).

Diario Jornada

Será el sábado 9 y 10 de marzo respectivamente. Se proyectará la película “No me mates” que narra la historia de Corina Fernández. La propuesta la impulsan distintos organismos que trabajan de forma conjunta para reforzar la prevención en la temática.

Con el acompañamiento del Ministerio de la Familia y Promoción Social de la Provincia, a cargo de Valeria Saunders, se realizará en Esquel y Cholila dos jornadas de cine debate sobre la violencia de género.

Las actividades, que cuentan con una importante cantidad de auspiciantes, son organizadas en Esquel por la Mesa de Interpoderes Chubut y el Consejo Municipal de la Mujer y en Cholila por la Mesa Interpoderes Chubut- CIPEV y FESIMUCH-SEYON Género.

Las mismas se llevarán a cabo el sábado 9 de marzo desde las 15.30 horas en el Centro Cultural de Esquel y el domingo 10 de marzo en el mismo horario en el Club Belgrano de la localidad de Cholila.

En las jornadas, que apuntan a la prevención y a la concientización de la violencia de género, se proyectará la película “No me antes” que narra la historia de Corina Fernández, quien también se encontrará formando parte de las propuestas.

En la oportunidad, contará su propia experiencia de vida, sus vivencias, y cómo logró sobrevivir luego de que su marido le pegara tres tiros.

Es importante recordar que, dicha actividad también se realizó en la ciudad de Rawson el año pasado y contó con una importante convocatoria de referentes de distintas entidades, funcionarias públicas, integrantes de organizaciones sociales. Allí se llevaron a cabo talleres, charlas e intercambio de experiencias.

Es por ello que, desde el Ministerio de la Familia se invita a representantes de diversas entidades que trabajan en la temática, las Áreas de la Mujer de los municipios, referentes sociales y la comunidad en general, a formar parte de las actividades que serán totalmente gratuitas y están pensadas para conformar espacios de reflexión y debate que apuntan fundamentalmente a la prevención.

La localidad propone varias alternativas para alojarse (hay unas 350 camas habilitadas) en cabañas, y hosterías. Se suman los campings, restaurantes y servicios en general para una estadía confortable.

El seudónimo que tenía Cassidy en Estados Unidos era ‘Butch’ (carnicero), por eso hay que pronunciarlo así y no darle otra fonética en inglés”, corrige el director de Turismo de Cholila, Darío Calfunao, en el ingreso de la cabaña que la célebre banda de pistoleros norteamericanos ocupó a principios del siglo XX, a orillas del río Blanco.

Un grupo de motoqueros acaba de hacer el recorrido. “Fue impactante ver la cabaña que alojó a la gavilla que asaltó bancos y trenes e imaginar por un rato que yo mismo soy parte de un western con rifle, caballo y sombrero del oeste”, grafica Carlos Matamala, un chileno fascinado por “esta tierra de leyendas, campesina e inolvidable”.

A pocos metros, los visitantes piden café, empanadas de cordero patagónico y cervezas artesanales en el bar y museo “La Legal”, donde sus propietarias les muestran fotos y cuentan buena parte de la historia de los famosos bandoleros. Además, recorren las estanterías repletas de elementos de época, recreando lo que fue el viejo almacén de ramos generales de la familia Daher.

Pero las sorpresas no terminan allí. De pronto, afuera del centenario boliche, dos mujeres con sombrero hacen su aparición montadas en un sulky tirado por un overo granizado que despierta la curiosidad de los turistas. Una de las damas muestra un “revólver” y amenaza con llevarse “las pertenencias de los parroquianos”… todos terminan riéndose de la ocurrencia y las fotos se repiten.

“Restauramos el antiguo sulky que usaba Chichín Bonansea y lo ofrecemos para hacer paseos por los caminitos rurales de El Blanco y pasamos por la cabaña de Butch Cassidy y La Legal. También vamos hasta el lago Lezana y hasta El Rincón por las viejas sendas de los arrieros. Nosotros nos divertimos tanto como los turistas y quedan anécdotas inolvidables”, detalla Rossana Bernardi, quien junto a sus hijos también ofrece cabalgatas por los campos donde las vacas pastan mansamente y el tiempo parece detenido.

“Al bajar a estos valles, es increíble el marco natural de las montañas y los lagos, es como meterse en aquellas series de Bonanza y perderse en el tiempo, pero les aseguro que esto es mucho más lindo. Donde te parás, es una postal”, asevera Calfunao, “nacido, criado y enamorado” de su pueblo.

“La historia de los pioneros formó la identidad e idiosincrasia de nuestra gente y es uno de los iconos que valoran quienes nos visitan”, agrega en referencia a que Cholila se transformó luego de la “Conquista del desierto” en el destino de inmigrantes chilenos, italianos, norteamericanos, españoles, suizos y sirio libaneses, familias dedicadas a la cría del ganado vacuno que le ha dado el prestigio de ofrecer “la mejor carne del mundo”.

El pasado de los colonos quedó impregnado en los almacenes de ramos generales; el molino harinero de la familia Cea; la Escuela 17 del maestro Calderón; la vieja cervecería Anzó; la población de los alemanes en el lago Mosquito y la cabaña de los legendarios Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta Place, quienes al llegar denominaron al lugar con el romántico nombre de “Flores amarillas”.

No obstante, la zona fue la residencia habitual de la tribu de los chulilasken (de parentesco tehuelche –“Chuwach A kuna”–), como lo testimonian las pinturas rupestres del cerro Pintado, con una antigüedad superior a los 3.500 años.

Cerros, lagos y ríos

El cerro Dos Picos (2.600 m), “es el más alto de la provincia del Chubut”, recuerda Calfunao, al tiempo que remarca “la belleza y singularidad del cerro Tres Picos (2.500 m), hasta donde hay excursiones de trekking de uno o varios días”, ofrecidas por guías locales.

“Haciendo base en Cholila, los visitantes pueden disfrutar tranquilamente durante cuatro o cinco días de nuestros atractivos y jamás se van a aburrir. Nos estamos posicionando como un destino del turismo aventura, tenemos mucho potencial para ofrecer”, valora Javier Hawkes, quien además fabrica la cerveza artesanal Hawk Beer, en sus variedades Irish Red, IPA, Porter, ALT, Stout, Trigo y Belgian (premium).

Cholila es la puerta norte del Parque Nacional Los Alerces y aquí también se puede hacer mountain bike, cabalgatas, remo o stand up paddle. De igual modo, “tenemos un collar espectacular de espejos lacustres y ríos, que permiten todo tipo de actividades náuticas”, en referencia a los lagos Rivadavia, Mosquito, Lezana y Cholila, ideales para la pesca o para un día de esparcimiento veraniego.

Según los expertos, el río Carrileufu es “el más hermoso, con todas las alternativas para los amantes de la pesca deportiva”. Nace en el lago Cholila y pronto se junta con el arroyo Pedregoso, siguiendo su recorrido hasta desembocar en el lago Rivadavia. Sus aguas cristalinas ofrecen múltiples oportunidades para fly fishing.

En la Villa Lago Rivadavia impacta el color turquesa del río Carrileufu, mezclado con los tonos canela de los primeros arrayanes, con profundidades increíbles por donde deambulan tranquilas las truchas arco iris, marrones y fontinalis. “Esto es el paraíso de la pesca con mosca”, destaca una pareja de australianos, caña en mano, en una flotada contratada a un guía local. En el paraje hay varios lodges que garantizan “buen nivel, tranquilidad y pique asegurado”.

Aguas arriba, el lago Cholila destaca por la alternativa “de ser un ambiente privilegiado hasta donde migraron los codiciados salmones encerrados”, principalmente en la desembocadura del río Tigre.

Butch Cassidy, vecino de Cholila

En el paraje El Blanco todavía está en pie la cabaña construida en 1901 por los famosos pistoleros norteamericanos Butch Cassidy y Sundance Kid, miembros de la renombrada Wild Bunch (banda salvaje) que asaltó trenes, bancos y comercios en Estados Unidos.

“Al trío seguramente les resultó atractiva la similitud del Lejano Oeste norteamericano con el Lejano Sur argentino, un territorio de pioneros, donde el brazo de la ley aún no había llegado. Tomaron el ferrocarril del Sud hasta Cipolletti y desde allí siguieron camino a caballo. Al llegar a Cholila los sorprendió la hermosura de este valle cordillerano, con pasturas que llegaban hasta las rodillas y excelente agua fresca proveniente de los lagos y ríos que nacen en las montañas cercanas”, reconstruyó el historiador local Raúl Cea.

Aquí se convirtieron en honrados ganaderos y buenos vecinos… hasta su precipitada huida en 1905, cuando los principales diarios de Buenos Aires publicaron su foto en policiales, como posibles autores del asalto al Banco Nación de Villa Mercedes, San Luis.

Diario Jornada

El intendente Silvio Boudarghan resolvió suspender las actividades grupales dentro del ejido municipal, garantizando las medidas de prevención por el brote de Hantavirus.

Al igual que los municipios de El Maitén y Trevelin, Cholila resolvió “suspender, postergar y/ prorrogar todas las actividades grupales y/ colectivas en espacios cerrados, así también se suspenden todas las actividades grupales en espacios institucionales del ejido municipal hasta tanto estén vigentes los tiempos fijados por el Ministerio de Salud de la Provincia a fin de prevenir posibles contagios de Hantavirus”.

La Resolución N° 10/2019 establece además, que se emitirá a la comunidad la información formal de fácil obtención y lectura, con las recomendaciones para extremar las medidas de prevención.

Red43

El joven Nahuel Ancina, oriundo de Cholila, trabaja en la Fundación Cruzada Patagónica y participó de un workshop que se realizó en India mostrando el proyecto «generadores eólicos» con el que trabajó con la Escuela 1728 de dicha localidad.

En diálogo con Radio Activa por FM EL CHUBUT, Nahuel Ancina, contó que la ONG «Wind Empowerment» se encarga de promover la energía eólica de baja potencia en las comunidades rurales.

«Nosotros como la Fundación Cruzada Patagónica y yo de forma particular, estoy asociado a esta ONG y trabajamos con ellos en diferentes proyectos para potenciar la energía eólica en la región», indicó Ancina.

Además, Ancina agregó que la organización está compuesta por científicos, ingenieros y sociólogos están abocados a solucionar los problemas que hay para el acceso a la electricidad en lugares remotos o para tener algo alternativo a la red. «En este evento expuse el trabajo que venimos haciendo con la escuela de Cholila, que está reconocido a nivel mundial. También estuvo participando otra escuela de Bariloche que hace lo mismo pero con la parte de oficios y una institución de Salta y Cordoba», destacó Ancina.

En ese sentido, Ancina dijo que este año, por primera vez, se trabajó en workshops, que son lugares de trabajo donde hay entrenadores que capacitan a otros miembros en diferentes temas en cuanto a los generadores eólicos.

«Todo esto está llevado adelante por otra ONG llamada ‘500 rpm’ en Argentina, que me capacitó y también capacitó a las otras escuelas para llevar adelante estos proyectos. Están en constante contacto ayudándonos asistiéndonos en la parte técnica y social», finalizó Ancina.

 

Elchubut

El intendente local resaltó el trabajo conjunto con el Gobierno provincial y aseguró que observa un 2019 promisorio junto al Gobernador.

El intendente de Cholila, Silvio Boudargham, aseguró que avizora un futuro prometedor no sólo para la localidad cordillerana sino que además para el conjunto de la provincia. Dijo, a su vez, que “acompañaremos al gobernador Mariano Arcioni durante el 2019”.

De cara a los vecinos que llegaron hasta el predio de la tradicional Fiesta del Asado para celebrar el 74 Aniversario de Cholila, el jefe comunal destacó que “el panorama hacia adelante es muy alentador” y planteó sin dudar que “se avecinan tiempos mejores”.

Boudargham hizo un exhaustivo repaso de las obras de infraestructura inauguradas en estos tres años al frente de la Municipalidad y mencionó desde viviendas, pasando por las reparaciones en el Gimnasio Municipal y paradas de colectivos, hasta servicios públicos.

Al mismo tiempo, señaló que para el año próximo quedan varios proyectos en carpeta, entre los cuales destacó sanitarios para el predio de la Fiesta del Asado, el Salón de Usos Múltiples para una Escuela, mejoramientos habitacionales y el techo para el Club Belgrano.

El intendente tampoco dudó en pedir “disculpas” a la comunidad por los “errores cometidos” en estos años, resaltando que los pobladores supieron comprender pese a la situación de crisis atravesada.

Por último, quiso agradecer el apoyo del Gobierno de la Provincia y rescató el trabajo conjunto con los funcionarios en pos de mejorar la calidad de vida de la gente. Se dirigió luego al Gobernador y sostuvo: “No tenga dudas que lo vamos a acompañar en el 2019”.

En tanto, el mandatario provincial destacó la figura del intendente Boudargham. “Silvio puso lo que tenía que poner para sacar a Cholila adelante”, manifestó, reiterando su respaldo al jefe comunal para “seguir trabajando como lo venimos haciendo”.

“Muchas de las obras que realizamos en la localidad de manera articulada fueron en forma silenciosa. Claro que nos espera un futuro prometedor para todos. Silvio demostró que no es un pecado la inexperiencia política”, acotó.

La localidad está cumpliendo 74 años de vida institucional, que serán celebrados con un acto en la plaza Vicente Calderón con la presencia del gobernador Mariano Arcioni y el intendente Silvio Boudargham.

Las taguas y las hualas cantan fuerte, trayendo las primeras luces del amanecer. El lago está absolutamente planchado y la luna no termina de esconderse detrás del macizo imponente del cerro Tres Picos. Nace un nuevo día y por el camino rural no tarda en aparecer un paisano de a caballo, con su enorme sombrero, sus rodilleras y sus perros, arreando una tropa de vacas con rumbo a la veranada en los valles del río Tigre.

Es el paisaje típico de Cholila, donde el tiempo parece haberse detenido en los aires campesinos que se extienden hasta los parajes El Blanco, El Cajón y Lago Rivadavia. Sin embargo, pronto aparece el pueblo con sus anchas avenidas pavimentadas, edificios públicos modernos, barrios habitacionales modelo y un movimiento comercial envidiable.

Hoy la localidad está cumpliendo 74 años de vida institucional, que serán celebrados con un acto en la plaza Vicente Calderón con la presencia del gobernador Mariano Arcioni y el intendente Silvio Boudargham; desfile, asado popular, números artísticos y un atractivo festival internacional de MMA. También habrá inauguraciones de obras y firma de nuevos convenios.

“Este sábado prendemos el fuego para cocinar 5 vaquillas y homenajear a nuestros vecinos, pero ya estamos abocados de lleno a la Fiesta Nacional del Asado, acopiando leña y consiguiendo los animales”, adelantó el jefe comunal.

Con todo, la presencia humana en Cholila se remonta al menos 3.500 años, tal como lo reflejan las pinturas rupestres del cerro Pintado, paradero de la tribu de los chulilasken (del parentesco tehuelche “Chuwach A kuna”).

Según los relatos orales de los abuelos, los primeros pobladores estables (provenientes de Chile) se afincaron aquí en la última década del 1800. La arquitectura del pasado quedó impregnada en los almacenes de ramos generales, el molino harinero de la familia Cea, la vieja cervecería Anzó y la cabaña de los legendarios Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta Place, quienes al llegar denominaron al lugar con el romántico nombre de “Flores amarillas”.

Los primeros pobladores de la colonia Cholila fueron Ventura Solís, David Orellana, Patricio Noruega, Sixto Gérez, Eduardo Colihueque, Telésforo Díaz, Agustín Zetman, Claudio Solís, José Sáez, Pilar Gérez, Agustín González, Alejandro Villagrán, el norteamericano Juan Comodoro Perry, el piemontés Juan Bonansea, el vasco Martín Acheritobehere y el maestro riojano Vicente Calderón, enviado para fundar la escuela 17 (aún en pie).

Tierra de aventureros, buscadores de oro y colonos que llegaron a principios del siglo XX, Cholila esconde una vieja historia que parece salida de una película de vaqueros: “El asesinato de Juan Bonansea, el 8 de marzo de 1908, cerca de Telsen; y el atentado contra Vicente Calderón, que casi le costó la vida, fue en represalia a esa gestión que pretendía la anulación de venta de las tierras a la compañía chilena Cochamó”, por parte de Florencio Martínez de Hoz, un terrateniente de la provincia de Buenos Aires que “había financiado la Campaña del Desierto del general Roca”. Fue finalmente el gobernador del Chubut, Julio Lezana, quien convenció a las autoridades para que esta parte del territorio siga perteneciendo a Argentina.

Fue este mismo mandatario quien llegó hasta la zona en el verano de 1904 y hasta bailó una zamba con Etta Place, sin sospechar jamás que la mujer pertenecía a la famosa banda de pistoleros norteamericanos. En el mismo viaje, Lezana fue hasta Ñorquinco y el lago Nahuel Huapi (Bariloche aún no existía) y tomó conciencia de las pretensiones chilenas de quedarse con toda la franja cordillerana.

La mejor carne

La fama lugareña de poseer “la mejor carne del mundo” se sustenta en la tradición ganadera de más de un siglo, en la calidad de sus animales y, sobre todo, en la excelencia de sus valles. Andando los caminos de su particular geografía van apareciendo los bosques de cipreses, lengas, ñires y lauras; lagos azules; transparentes ríos torrentosos; el blanco de los cordones nevados y los prados verdes donde pastan tranquilas las vacas en una policromía de colores sin par.

Anualmente, Cholila es sede de la Fiesta Nacional de Asado. La décima edición será los días 1, 2 y 3 de febrero de 2019, donde en “el fogón más caliente de América” (con más de cien metros de largo) se cocinarán 12 mil kilos de costillares de ternera, 500 corderos y 500 kilos de chorizos caseros.

El fuego “se encenderá el jueves por la noche y recién se apagará en la madrugada del lunes”. Está previsto que haya 320 asadores por turno, atendidos por un equipo de 130 personas, que terminarán consumiendo 500 metros cúbicos de “buena leña de la cordillera”.

Entre los principales números artísticos están confirmados Peteco Carabajal; Carlos Ramón Fernández; Leo Miranda; Ivotí y La Banda al Rojo Vivo.
Allí mismo, en el predio El Morro, lugareños y visitantes podrán disfrutar durante el fin de semana (con entrada gratuita) de pintorescos eventos como las populares carreras de caballos, jineteadas , cancha de taba y diferentes destrezas gauchas, que muestran la interrelación todavía viva entre el hombre y su ambiente rural.

Durante el resto del año, el famoso asado se puede degustar en varios restaurantes y parrillas de la zona. El secreto parece estar “en la calidad de los campos de cordillera, el pasto de sus mallines y las mejoras genéticas bovinas introducidas en los últimos años, que han potenciado a este sector productivo al punto de colocarlo como el principal proveedor de la región”.

Turismo en Cholila

El lugar es conocido mundialmente por la excelencia de la pesca en los 4 lagos de su jurisdicción (Mosquito, Lezana, Rivadavia y Cholila); sumando además al río Carrileufu con sus flotadas en busca del salmón encerrado. Aquí también se pueden hacer travesías en kayak, trekking por los cerros o cabalgatas de todo un día para conocer lugares recónditos como Los Laguitos, el cerro La Momia o el arroyo Turco.

Con todo, “no pude resistirme a ver la cabaña que había alojado a Butch Cassidy y su banda de asaltantes norteamericanos en el paraje El Blanco e imaginar por un rato que era parte de un western con rifle, caballo y sombrero del oeste”, reconoce Martín Oliveira, un turista brasilero fascinado por “esta tierra de pistoleros y leyendas, campesina e inolvidable”.

“Nos estamos posicionando como un destino del turismo aventura, tenemos mucho potencial para ofrecer”, asegura Javier Hawkes, quien además de ser uno de los prestadores de servicios fabrica una cerveza artesanal “excelente”.

La oferta incluye “un collar espectacular de lagos y ríos, que permiten todo tipo de actividades náuticas. Algunas están en pleno desarrollo, como el kayakismo y el stand up paddle. El lago Mosquito es un sitio incomparable para hacer windsurf, según los expertos”, graficó. “Haciendo base en Cholila, los visitantes pueden disfrutar tranquilamente durante 4/5 días de nuestros atractivos y jamás se van a aburrir”, aseguró.

La localidad, ubicada a 80 km al sur de El Bolsón, cuenta con disponibilidad de unas 300 camas distribuidas entre hosterías, cabañas y hospedajes, más los campings, y toda una infraestructura de servicios preparada para recibir al turismo. Se accede a través de la ruta nacional 40. Desde el norte, pasando Epuyén, tomar la ruta provincial 70, totalmente asfaltada. Desde Esquel, hay que desviar en Leleque o utilizar la carretera que atraviesa el

Parque Nacional Los Alerces

Otra propuesta irresistible al llegar a Cholila es “husmear las huellas dejadas por Butch Cassidy”. En el acceso norte está el bar/museo “La Legal” ubicado a pocos metros de la histórica cabaña donde residió el famoso pistolero norteamericano y su banda, base de sus asaltos a punta de revolver por medio país. El museo ocupa el salón del viejo almacén de ramos generales de la familia Daher, con sus estanterías y mostrador de principios del siglo XX, repletos de elementos de época utilizados por los colonos.

En el paraje El Blanco todavía está en pie la cabaña construida en 1901 por los famosos pistoleros norteamericanos Butch Cassidy y Sundance Kid, miembros de la renombrada Wild Bunch (banda salvaje) que asaltó trenes, bancos y comercios en EE.UU.

“Al trío seguramente les resultó atractiva la similitud del Lejano Oeste norteamericano con el Lejano Sur argentino, un territorio de pioneros, donde el brazo de la ley aún no había llegado. Toman el ferrocarril del Sud hasta Cipolletti y desde allí siguen camino a caballo. Al llegar a Cholila los sorprende la hermosura de este valle cordillerano, con pasturas que llegaban hasta las rodillas y excelente agua fresca proveniente de los lagos y ríos que nacen en las montañas cercanas”, según reconstruyó el historiador local Raúl Cea.

Aquí se convierten en honrados ganaderos y buenos vecinos…, hasta su precipitada huida en 1905, cuando los principales diarios de Buenos Aires publican su foto en policiales, como posibles autores del asalto al Banco Nación de Villa Mercedes, San Luis.

Hasta el parque

Las vacaciones en la Comarca Andina incluyen siempre un paseo hasta el Parque Nacional Los Alerces, atravesando los valles que conforman la caprichosa geografía de Cholila. En la villa Lago Rivadavia impacta el color turquesa del río Carrileufu, mezclado con los tonos canela de los primeros arrayanes, con profundidades increíbles por donde deambulan tranquilas las truchas arcoiris, salmón encerrado y fontinalis.

“Esto es el paraíso de la pesca con mosca”, destaca una pareja de australianos, caña en mano, en una flotada contratada a un guía local. En el paraje hay varios lodges que garantizan “buen nivel, tranquilidad y pique asegurado”.

Aguas arriba, el lago Cholila ofrece la alternativa “de ser un ambiente privilegiado hasta donde migraron los codiciados salmones encerrados”, principalmente en la desembocadura del río Tigre.

Aguas abajo, el río Carrileufu desemboca en el lago Rivadavia y desde allí se extiende toda la cuenca con la sucesión del río Rivadavia, lago Verde, río Arrayanes, lago Menéndez (donde se puede hacer la excursión lacustre hasta el Alerzal Milenario y el glaciar Torresillas) y lago Futalaufquen.

Jornada

La comunidad de Cholila se prepara para festejar un nuevo aniversario, el sábado 15 de diciembre. El intendente Silvio Boudargham, adelantó que esperan la visita del gobernador. En la ocasión por la tarde noche se dará lugar a un evento deportivo nunca visto en la Comarca Andina, el MMA “Pelea en Jaula”, la cita es en el gimnasio municipal.

El acto oficial y los festejos por un nuevo cumpleaños se realizarán en el predio de la fiesta del asado, a partir de las 11 horas.
El intendente Silvio Boudargham, en adelantó a Noticias de la Comarca que para ese día esperan la visita del gobernador, con quien previo al acto está previsto realizar una recorrida de obras.

Así mismo está contemplada la celebración de una serie de convenios y la entrega de aportes del IAS a instituciones de la localidad.

En una jornada popular, Cholila tras el acto compartirá un asado amenizado por espectáculos artísticos locales. También se realizará el tradicional bingo aniversario este año en beneficio de la cooperadora del hospital.

MMA nunca visto en la Comarca

Ya sobre las 19 horas el gimnasio municipal abrirá sus puertas, con un novedoso evento visto por primera vez en la Comarca Andina, en la ocasión llega a Cholila la MMA “ Peleas en Jaula”, con la presentación de 7 peleas profesionales una de ellas con la actuación de un Brasilero como figura internacional .

Dada la novedad del evento el sábado 15 de diciembre en Cholila se espera la visita de una interesante afluencia de espectadores. Al respecto el intendente resaltó que “Eso es posible gracias a un trabajo conjunto con Fabricio Arévalo, campeón nacional provincial en MMA”.

 

Noticias de la Comarca

Los miembros de la “pandilla salvaje” vivieron en Argentina, donde intentaron llevar una vida tranquila, pero tras cometer una serie de delitos debieron huir hacia Chile para luego morir, tras un incidente con la ley, en Bolivia. Mitos y realidades de dos personajes que ganaron celebridad a partir de su representación en el cine por Robert Redford y Paul Newman.

Se hacían llamar James Ryan y Harry Place y buscaban un lugar donde criar ganado y vivir en paz. Bajo esos nombres ocultaban sus identidades Butch Cassidy y Sundance Kid, los célebres asaltantes norteamericanos que se radicaron en la Patagonia a principios del siglo XX, que vivieron como pacíficos vecinos y reemprendieron el camino del delito para terminar muertos en un tiroteo en San Vicente, Bolivia, el 6 de noviembre de 1908, hace 110 años.

Cassidy, nacido como Robert LeRoy Parker, y Sundance Kid, alias de Harry Longabaugh, desembarcaron en Buenos Aires en marzo de 1901, después de liderar una banda legendaria, la Pandilla Salvaje (Wild Bunch), conocida por sus asaltos contra bancos y empresas ferroviarias. Los acompañaba una joven de poco más de veinte años, llamada Ethel o Etta, una maestra o una prostituta (las versiones divergen), compañera de Sundance.

En Buenos Aires se registraron en el Hotel Europa, de Cangallo y 25 de Mayo. El 23 de marzo de 1901 el supuesto Harry Place abrió una cuenta en la sucursal porteña del Banco de Londres y el Río de la Plata y dos meses después el trío viajó hacia el sur para establecerse en el valle de Cholila, en el noroeste de Chubut. Allí levantaron una cabaña al estilo americano, que todavía está en pie, donde empezaron a nuclear a otros norteamericanos que vagaban en busca de fortuna.

Uno de sus visitantes, el constructor italiano Primo Capraro, luego destacado pionero de San Carlos de Bariloche, los retrató en sus memorias: “Sobrios de hablar, nerviosos de mirada fuerte, altos y delgados los hombres, bien vestida la señora, que leía”. Criaban ovejas adquiridas a la Compañía de Tierras Sud Argentino (conglomerado de estancias que pertenece actualmente al grupo Benetton); la cabaña “estaba sencillamente arreglada y se notaba una cierta esmerada limpieza, distribución geométrica de las cosas, cuadros con marcos hechos de cañas, telas de recortes de revistas norteamericanos, muchas y hermosas armas y lazos trenzados con crines de yeguarizos”.

Sundance Kid y Etta Place

El noroeste de Chubut era un sitio ideal para los bandidos no sólo por las posibilidades que ofrecía para la cría de ganado. A principios del siglo XX parecía una tierra de nadie, ya que formaba parte de la extensa franja de territorio en litigio con Chile (que se resolvería en noviembre de 1902) y carecía de dueños, aunque buena parte de las mejores tierras había sido prácticamente regalada a los empresarios británicos asociados en la Compañía de Tierras.

Una meca para innmigrantes

En 1969 la película Butch Cassidy and the Sundance Kid, de George Roy Hill, con Paul Newman y Robert Redford, redescubrió a los personajes y estimuló el interés por la historia. El periodista Justo Piernes localizó poco después al último sobreviviente de la partida policial que en 1911 mató en Río Pico a Robert Evans y William Wilson, otros norteamericanos allegados a Cassidy. Otro cronista, Francisco N. Juárez, escribió numerosos artículos sobre los bandidos y diversos personajes de la época que recorrieron la Patagonia, y posteriormente el hallazgo de un expediente judicial de 1911 -preservado en Trelew- agregó testimonios y documentos de la época, y promovió las búsquedas de investigadores norteamericanos, entre ellos Anne Meadows y Daniel Buck.

“Nuestro interés en Sudamérica nos llevó a los bandidos, no al revés -dice Anne Meadows, autora de Digging up Butch & Sundance, libro fundamental para conocer la historia de los bandidos-. Nos enteramos por primera vez de la vida de Cassidy y Sundance en Argentina durante un viaje a Patagonia a principios de 1986, y pronto descubrimos que no solo se había escrito muy poco sobre sus años en Sudamérica, sino que había una acalorada disputa sobre su destino final. Un misterio sin resolver es una atracción irresistible para los escritores”.

Meadows y Buck habían recorrido la Patagonia como mochileros entre 1977 y 1978, pero fue en 1986 cuando visitaron Chubut y entraron en contacto con la historia. “Nuestro primer descubrimiento, el resultado de un verano pasado en los Archivos Nacionales en Washington DC, fue un pequeño lote de correspondencia diplomática que identificó las muertes de los bandidos en Bolivia en noviembre de 1908 -cuenta Buck-. Los otros se describen mejor como descubrimientos con que nos encontramos: el historiador de Chubut Marcelo Gavirati localizó y nos envió una copia del extenso archivo de la década de 1910 sobre una investigación policial y el escritor y fotógrafo estadounidense Roger McCord nos envió una revisión judicial previamente desconocida de los eventos que rodearon el tiroteo de noviembre de 1908”.

–¿Por qué Cassidy y Sundance eligieron la Argentina como refugio?

-Anne Meadows: A fines de la década de 1890 y principios de la década de 1900, Argentina era una meca para los inmigrantes de todo el mundo, y en los periódicos y revistas de los Estados Unidos aparecían artículos sobre oportunidades de ganadería en la Patagonia. Además, a su llegada a Buenos Aires a principios de 1901, el trío de la Wild Bunch se reunió con el vicecónsul estadounidense George Newbery, quien estaba colonizando tierras en la Patagonia, y podría haberlos alentado a ir a Chubut.

–¿Cuáles fueron los hechos más significativos en su etapa argentina?

-Si Butch y Sundance hubieran logrado establecerse y vivir pacíficamente en Cholila, podrían haber pasado el resto de sus vidas allí, y haber criado familias, y sus descendientes de hoy serían estancieros, guías de pesca con mosca o vendedores de bienes raíces. Pero, siguiendo su modelo en los Estados Unidos, no podían mantenerse alejados del crimen. Su caída en Chubut se asoció con otros delincuentes, entre ellos Robert Evans, que vivía en el mismo rancho, lo que culminó en su implicación en el robo de Evans de un banco en Río Gallegos a principios de 1905. Una investigación policial provocó su fuga a Chile y más tarde Bolivia, donde la historia se repitió. En Bolivia trabajaron durante un par de años en los campamentos de minas y luego decidieron robar la recaudación de una empresa, esta vez con un resultado fatal. El crimen es una profesión implacable.

Buscados

En la visión dominante de la época los bandidos no eran esos distinguidos norteamericanos que vivían en Cholila sino los chilenos y aborígenes que se desplazaban desde el otro lado de la cordillera en busca de un pedazo de tierra donde asentarse. En abril de 1902 Cassidy se presentó en la Dirección de Tierras y Colonias, en Buenos Aires, diciendo que había colonizado un lote de 625 hectáreas y reclamaba su título de propiedad. Al mes siguiente firmó una petición de pobladores de Cholila dirigida al Ministerio de Agricultura con el mismo fin.

La Agencia Pinkerton, un cuerpo de policía privada al servicio de grandes empresas, los seguía buscando en los Estados Unidos. A través del espionaje sobre la correspondencia de familiares averiguaron que Butch y Sundance estaban en la Argentina. En marzo de 1903 llegó a Buenos Aires el detective Frank Dimaio, con la misión de obtener más datos.

Dimaio se reunió con el jefe de policía de Buenos Aires, Francisco de Beazley, y con el cónsul honorario de su país, George Newbery y les entregó un abultado dossier, que contenía los prontuarios y las fotografías de Butch, Sundance y Etta, además de material periodístico sobre sus andanzas al frente de La Pandilla Salvaje. Esa información fue mantenida en secreto y recién se divulgaría dos años después.

En julio de 1903, Robert Pinkerton, dueño de la agencia, escribió a Beazley: “Sólo es cuestión de tiempo que estos hombres cometan algún robo en la República Argentina. Si le informan algún robo a un banco o a un tren o algún otro crimen por el estilo, descubrirá que fueron perpetrados por estos hombres”. Y tenía razón.

Pero los bandidos eran por entonces vecinos ilustres del oeste de Chubut. A principios de 1904, el gobernador Julio Lezana hizo una gira por el territorio y nadie se sorprendió cuando, al llegar a Cholila, se alojó en la cabaña de Butch y Sundance. Según la tradición oral, hubo una fiesta y el gobernador bailó con Etta Place, mientras Sundance tocaba la guitarra.

A mediados de enero de 1905 dos norteamericanos que decían ser estancieros en busca de tierras llegaron a Río Gallegos, por entonces un pueblo de poco menos de mil habitantes pero con un importante desarrollo comercial, que circulaba a través de dos bancos. Los recién llegados se vincularon con el cajero del Banco de Tarapacá (luego Lloyds Bank). Esa amistad no fue más que el pretexto para estudiar el lugar y llevar a cabo, el 14 de febrero, lo que hasta el momento se conoce como el primer asalto a un banco en la historia argentina.

Interior del Banco de Tarapacá, asaltado en 1905 (arriba) y el hotel donde se alojó la Pandilla Salvaje en Río Gallegos (abajo)

Bien armados y actuando como profesionales, los norteamericanos se apoderaron del dinero y huyeron a caballo. La identidad de los asaltantes -si fueron Cassidy y Longabaugh o bien otros bandidos del grupo, como Robert Evans- todavía es materia de controversia. Lo que estaba fuera de duda era que la Pandilla Salvaje volvía a cabalgar en la Argentina.

Butch Cassidy, Harry Longabaugh y Etta Place encontraron una zona aislada, sin comunicaciones y escasamente poblada en el valle de Cholila. Pero el progreso, aun cuando fuera lento, también alcanzaba a ese extremo de la Patagonia y cambiaba las condiciones de vida de sus habitantes. El telégrafo, por ejemplo, no tardó en llegar. Por ese medio, a fines de febrero de 1905, el jefe de policía de Chubut, Julio Fougére, le pidió al comisario Eduardo Humphreys que detuviera a los asaltantes del Banco de Tarapacá, que habían escapado desde Santa Cruz a Chubut.

Cassidy y Sundance abandonaron la cabaña y se refugiaron en zona de la cordillera antes de pasar a Chile. Los pasos siguientes del trío se vuelven borrosos, por falta de documentos. El rastro de Etta Place se perdió sin que el misterio de su identidad haya sido revelado: el apellido que se le atribuyó era el que usaba su compañero para ocultarse y el nombre, el que le impusieron los detectives de la agencia Pinkerton en los avisos de búsqueda.

El 19 de diciembre de 1905 Cassidy y Sundance se despidieron de la Argentina con un asalto. Ese día se presentaron con dos cómplices en la sucursal del Banco Nación en Villa Mercedes, San Luis, y después de tirotearse con el gerente Emilio Hartlieb, su hija adolescente y un vecino se llevaron el dinero del tesoro. Enseguida se armaron partidas de soldados para emprender la persecución, pero los norteamericanos habían preparado su ruta de escape, con postas de caballos de refresco, por lo que no tuvieron mayores inconvenientes para desaparecer rumbo a Chile.

Esa precaución era la marca de agua de La Pandilla Salvaje, y la policía porteña identificó a Cassidy y Sundance entre los asaltantes. Más de dos años después, se conocía la documentación que había entregado en Buenos Aires el detective Frank Dimaio.

“En realidad, Cassidy y Sundance no eran tan conocidos hasta la película de 1969, cuando Paul Newman y Robert Redford los hicieron famosos, y el guionista William Goldman los presentó como personajes simpáticos -dice Anne Meadows-. Lo poco que sabemos de sus personalidades reales proviene de unos pocos documentos históricos y un puñado de recuerdos de personas que los conocieron”.

–¿Qué muestran los documentos sobre su forma de actuar?

-Cassidy fue el más extrovertido de las dos, y un líder. Incluso les caía simpático a los jueces y al director de la cárcel de Laramie, en Wyoming, donde estuvo detenido. Sundance fue más retraído. Ninguno de los dos fue personalmente violento, a diferencia de otros forajidos de la época, como Jesse James, quien fue un asesino. Sin embargo, llevaban armas y estaban listos para usarlas. Durante su fuga después del robo en Villa Mercedes en diciembre de 1905, intercambiaron disparos con la pandilla que los persiguió.

Los últimos días

Desde Chile, Cassidy y Sundance pasaron a Bolivia con el viejo sueño de montar una estancia y criar ganado. Como no tenían dinero volvieron al único modo que conocían para financiarse: el robo.

“Hace un siglo, los estadounidenses se sentían atraídos por los empleos ferroviarios y mineros en América del Sur, especialmente en Bolivia -dice Daniel Buck-. Pocos de ellos habían sido bandidos en los Estados Unidos. La mayoría eran jóvenes solteros, estaban lejos de sus familias y trabajaban arduamente por un salario bajo. El dinero de las compañías mineras y los ferrocarriles demostraron ser una tentación irresistible”.

El 6 de noviembre de 1908, después de asaltar al pagador de una compañía minera, un pelotón del ejército boliviano cercó a los bandidos en una casa del pueblo de San Vicente. El tiroteo se extendió durante la noche: Butch mató a un soldado –fue su primera muerte- y Sundance cayó herido. No había escapatoria. Tras una pausa en el enfrentamiento, se escucharon dos balazos en la pieza donde estaban los norteamericanos: Butch había dado muerto a su compañero para después suicidarse. Pero a partir de entonces los bandidos revivieron y murieron muchas veces, en incontables leyendas.

“La naturaleza odia el vacío, al igual que la historia -reflexiona Daniel Buck-. Las circunstancias e incluso la fecha del tiroteo del 6 de noviembre de 1908 en Bolivia no se aclararon hasta principios de los años noventa. A medida que el misterio del destino de los prófugos continuaba, proliferaron las historias de su destino. Además, hay una larga tradición, desde Robin Hood en adelante, del bandido que sobrevive a su muerte”.

Buck cita al historiador Eric Hobsbawm, autor de un libro clásico, Bandidos (1969): “La resurrección del bandido, escribió Hobsbawm, representa la esperanza de que ‘el campeón del pueblo no puede ser derrotado’. Eso es demasiado romántico. La mayoría de los fugitivos no son los campeones de nadie, sino ellos mismos. Una respuesta más simple es que a la gente le encanta contar historias, verdaderas o no”. Y la de Butch y Sundance preserva intacto sus atractivos, y sus preguntas todavía sin respuesta.

Fuente: INFOBAE

El Instituto de Acción Social (IAS), que preside Carlos Barbato, trabaja de forma conjunta con agencieros de la región cordillerana con el objetivo de fortalecer la estrategia de promoción y venta de productos.

El delegado regional del IAS, José Contreras, recorrió días atrás distintas agencias oficiales instaladas en la zona de la Comarca Andina y, en contacto con los titulares, acordó llevar adelante pautas de trabajo para los próximos meses.

En ese contexto, contó el funcionario provincial que la reunión con los agencieros sirvió para delinear acciones de promoción, posicionamiento y venta de productos de Lotería del Chubut tales como, por ejemplo, el Telebingo.

En esta oportunidad, Contreras estuvo en las agencias oficiales 8013 de Cholila, 8008 de El Hoyo, 8007 de Lago Puelo y 8001 de El Maitén. “El trabajo en conjunto es fundamental ya que son un factor clave en el proceso de comercialización y difusión”, subrayó.

Confió luego que uno de los temas principales abordados fue la estrategia de promoción y venta del Súper Extraordinario programado para sortear a fin de año desde la ciudad de Comodoro Rivadavia. Es preciso recordar que Lotería pondrá en juego más de 15 millones de pesos en un evento inédito por la premiación en efectivo.

Telebingo Deportivo

Por otro lado, explicó que durante su recorrida por la Comarca entregó cartones del Telebingo Deportivo a cuatro clubes, sumándose estos a la lista de 38 entidades que recibieron hace algunas semanas en un acto que encabezó Carlos Barbato en la Residencia Deportiva Municipal de Esquel.