Tag

Cholila

Browsing

Dario Fernández periodista de Cholila Online es Bisnieto de Martin Acheritobehere constructor de la escuela en 1904.

En la foto junto a Jorge Belanko impulsor en Argentina de la bioconstruccion en la ultimas dos décadas. La escuela hoy es parte de los monumentos históricos nacionales.

MONUMENTOS HISTORICOS NACIONALES
Decreto 1300/2004

Declárase al edificio de la Escuela Nacional Primaria Nº 17 “Maestro Vicente Calderón”, ubicada en el paraje El Blanco de la localidad de Cholila, Provincia del Chubut.

Bs. As., 27/9/2004
VISTO, el Expediente Nº 5216/02 de la SECRETARIA DE CULTURA DE LA PRESIDENCIA DE LA NACION, por el que se propone la declaración como monumento histórico nacional a la ESCUELA NACIONAL PRIMARIA Nº 17 “MAESTRO VICENTE CALDERON”, ubicada en el paraje EL BLANCO de la localidad de CHOLILA, en la Provincia del CHUBUT, y
CONSIDERANDO:

Que el 16 de noviembre de 1872 nació en la Provincia de LA RIOJA Vicente CALDERON, quien obtuvo en su provincia el título de maestro normal, y en 1898 el de profesor en el Colegio “MARIANO ACOSTA”, de la Ciudad de BUENOS AIRES.

Que su primera labor docente en el sur del país la realizó entre los colonos galeses de la localidad de GAIMAN, en la Provincia del CHUBUT.

Que su tarea de argentinización de los pobladores produjo una profunda transformación cultural, ya que, según sus palabras, los galeses “empezaron a conocer nuestro idioma, nuestra historia y nuestras instituciones y empezaron así a encariñarse con la tierra generosa que les había dado albergue”.

Que para ese entonces, la zona cordillerana contaba con una importante población, que incluía numerosos inmigrantes chilenos.

Que el entonces CONSEJO NACIONAL DE EDUCACION vio la necesidad de crear una escuela, como una forma de consolidar la soberanía argentina en la región.

Que esta tarea fue encomendada al Profesor Vicente CALDERON, quien el 18 de septiembre de 1905 partió de la localidad de GAIMAN y, tras un viaje a caballo de más de UN (1) mes, llegó al valle de CHOLILA, emplazado muy cerca de la frontera, hacia el norte de la Ciudad de ESQUEL.

Que allí, el maestro y los pobladores —en su mayoría chilenos— comenzaron a levantar la escuela, usando tecnología y materiales locales.

Que el edificio es un testimonio del sistema constructivo característico de la zona, con muros denominados “pared francesa” —encofrados de caña colihue rellenos con barro y paja— revocados con greda y “barro de corral”, pisos y cielo rasos de tablas de madera y cubierta a dos aguas de carrizo y paja.

Que la escuela fue inaugurada el 25 de mayo de 1906, y en ese acto fue donada al entonces CONSEJO NACIONAL DE EDUCACION por la comunidad que la había construido.

Que el edificio está inscripto en el Registro Provincial de Sitios, Edificios y Objetos de Valor Cultural y Natural, según Decreto del Poder Ejecutivo Provincial Nº 381/94.

Que la COMISION NACIONAL DE MUSEOS Y DE MONUMENTOS Y LUGARES HISTORICOS aconseja su declaratoria.
Que la DIRECCION DE ASUNTOS JURIDICOS de la SECRETARIA DE CULTURA de la PRESIDENCIA DE LA NACION ha tomado intervención.

Que la presente medida se dicta en el marco de lo establecido por el artículo 4º de la Ley Nº 12.665 y sus modificatorias.
Por ello,
EL PRESIDENTE DE LA NACION ARGENTINA
DECRETA:

Artículo 1º — Declárase monumento histórico nacional al edificio de la ESCUELA NACIONAL PRIMARIA Nº 17 “Maestro VICENTE CALDERON”, ubicado en el paraje EL BLANCO, localidad de CHOLILA, en la Provincia del CHUBUT (Datos Catastrales: Circunscripción 4, Sector 4, Chacra 8, Parcela 2).

Art. 2º — La COMISION NACIONAL DE MUSEOS Y DE MONUMENTOS Y LUGARES HISTORICOS realizará las gestiones y procedimientos establecidos en los artículos 4º y 6º de la Ley Nº 12.665, modificada por la Ley Nº 24.252; artículos 1º y 2º del Decreto Nº 9830/51, y en los artículos 8º (modificado por el Decreto Nº 144.643/43) y 10 de su Decreto Reglamentario Nº 84.005/41, notificando a las partes interesadas los alcances y contenidos de las disposiciones citadas y las responsabilidades previstas en el artículo 8º de la Ley citada en primer término y en los artículos 40, 41 y 42 de su reglamentación, así como también practicará las inscripciones correspondientes en los Registros Catastrales y de la Propiedad Inmueble.

Art. 3º — Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. — KIRCHNER. — Alberto A. Fernández. — Aníbal D. Fernández.

En el marco de una investigación que duro varios meses, la Subdelegación Esquel de la Policía Federal Argentina, pudo determinar la existencia de venta de estupefacientes al menudeo, en un domicilio de la localidad de Cholila, cuyos principales clientes eran jóvenes y adolescentes, advirtiendo que los principales investigados materializaban la comercialización de estupefacientes en la modalidad de “narcomenudeo” en un domicilio sito sobre la calle Los Chacay y Los Ñires de esa localidad.

Es así que, en horas de la mañana, de este viernes 22 del corriente mes el Juzgado Federal de primera Instancia de Esquel, a cargo del Dr. Guido OTRANTO y su Secretaria Penal la Dra. Silvina SALVARE, dieron la orden a esta fuerza federal para que efectúen los allanamientos en dos viviendas de Cholila.

Finalizados los allanamientos en las fincas, fuentes policiales informaron que se pudieron secuestrar diferentes elementos de fraccionamiento y comercialización de estupefacientes, aproximadamente un Kilo de marihuana compactada y fraccionada lista para la venta, sustancias de corte y estiramiento, teléfonos celulares, balanzas digitales portátiles, una suma cercana a los $30.000 en efectivo, los que serían producto de la comercialización de drogas y documentación entre otros objetos de valor de interés para la investigación

También informaron que los investigados continúan imputados en la causa, quedando dos masculinos mayores de edad a disposición de la Justicia Federal de Esquel

Las cumbres andinas se elevan como un muro infranqueable hacia el oeste de Cholila. Un puñado de kilómetros separa el poblado de los primeros pliegues de la Cordillera. En el medio, el deslumbrante paisaje del noroeste de Chubut extiende una amplia franja adornada por valles de colores intensos, teñidos de turquesa por las aguas de deshielo que se vuelcan en lagos y ríos.
Columnas de humo se desprenden de las chimeneas que coronan las casitas desperdigadas en el ejido urbano de Cholila, para agregar un toque sutil a la postal perfecta. La jornada amaneció soleada, a pedir de los amantes de la pesca deportiva, que salieron disparados con los primeros destellos en procura de truchas arcoiris y marrón, salmón, perca y la variedad patagónica de pejerrey.
Pero no fueron ellos los primeros adelantados que esperaban la señal de largada para dejarse llevar por las maravillas que ofrece el entorno natural. Cuando la oscuridad todavía no se había despejado, un experimentado baqueano, montado a caballo y seguido por una caravana de jinetes principiantes, avanzó al paso a la conquista de valles, cañadones, angostos senderos y picadas pronunciadas. Un par de horas más tarde, los turistas y su guía completaron el itinerario a pie y sacaron a relucir sus cámaras de fotos y teléfonos celulares. La vista que los rodeaba resultaba cada vez más atractiva. Después de bordear el arroyo Las Minas, cruzaron un pequeño puente de madera, ascendieron unos 500 metros y descubrieron la magnífica silueta de los valles El Cajón y El Rincón. A partir de ahí, un sendero de poca dificultad los introdujo en el sotobosque de cipreses y arbustos, la lúgubre antesala que enseguida contrastaría con el luminoso semblante del lago Carlos Pellegrini. En el tramo final de la aventura, la sesión fotográfica, a la que acaban de sumarse una ruidosa multitud de aves y la sonrisa amplia de un pescador afortunado -que exhibe un portentoso ejemplar de salmón-, alarga la escala inevitable en la orilla.
Otras sensaciones -no menos placenteras- se viven sin desbordes a unos 15 kilómetros al sur de Cholila. Una hilera de kayaks avanza sin sobresaltos por el río Carrenleufú. El paseo sosegado permite que las cumbres cordilleranas retengan las miradas extasiadas de los navegantes, aunque en cualquier momento las voces de los instructores resquebrajarán la atmósfera silenciosa, casi un sacrilegio en estas latitudes vírgenes. Enfáticamente, los guías ordenan empujar con fuerza los remos y prepararse para desembarcar a poco de llegar a la desembocadura en el lago Rivadavia. Pero el encanto del desafío, lejos de decaer, vuelve a atrapar a los turistas con el grito final que expresa la misión cumplida.
Un hombre canoso y su mujer ponen pie en tierra eufóricos. Lucen como celebridades que acaban de batir un récord mundial más que kayaquistas primerizos que subieron a la embarcación llenos de dudas y, tras dos horas de navegación, aprobaron el debut. Su relato sonoro resume la experiencia vivida por todos, aunque no se aprecia interlocutor que les preste atención. Más aún cae en el vacío su monólogo cuando la tranquilidad de Villa Lago Rivadavia se alborota apenas con la llegada de dos fanáticos del ciclismo y el trekking que alcanzaron la cumbre del cerro La Momia. Desde ese privilegiado balcón, situado a 1.757 m de altura, sus ojos tuvieron el privilegio de abarcar el collar de valles, lagos y ríos extendido alrededor de Cholila y hasta se regodearon con una porción del Parque Nacional Los Alerces.
Los circuitos más sosegados se inician en la plaza de Cholila. Atraviesan edificios históricos, bordean centros culturales, chacras, cabañas y una antigua capilla, pero indefectiblemente se funden con el paisaje natural, que asoma en todas las direcciones. Los antiguos almacenes de ramos generales del paraje El Blanco revelan el asentamiento que dio origen a Cholila a principios del siglo XX. A esos mojones del pasado se suman los restos de la cervecería Anzó, un molino harinero, el primer hospital -transformado en Escuela Agrotécnica- y una vivienda de piedra reconvertida en casa de té de estilo galés.
Otro vestigio de ese pueblo próspero que daba sus primeros pasos es el edificio de la Escuela Nacional Primaria N° 17, inaugurada en 1906. Bajo el techo de chapas y entre las paredes derruida sobrevuela el recuerdo del maestro riojano Vicente Calderón, un prócer intachable para las comunidades locales, quien dedicó parte de su vida a instruir a pobladores originarios e inmigrantes galeses.

Bandoleros sueltos en la Patagonia
Hacia el norte de Cholila por la ruta 71 se conserva en ruinas la casa donde, a principios del siglo XX, encontraron refugio los famosos asaltantes Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta Place. Desde 1902, cuando se establecieron en la región, estos fugitivos de la Justicia de Estados Unidos introdujeron 1.300 ovejas, 300 vacas y 28 caballos para dedicarse a la actividad ganadera. Pero muy pronto volverían a andar a las corridas: en 1905, el trío de bandoleros asaltó el Banco de Londres y Tarapaca (en Río Gallegos, Santa Cruz) y se alzó con un botín de 20 mil dólares. A las apuradas, Cassidy, Kid y Place empacaron parte de sus pertenencias en la estancia cordillerana, abandonaron sus rebaños y huyeron hacia Chile y se perdieron sus rastros, aunque algunos aseguraron haberlos visto en las minas de estaño de Bolivia y otros luchando junto a Pancho Villa en la Revolución Mexicana.
Dónde alojarse
Cabañas Carrenleufu (a 15 km de Cholila): para 4 personas con vajilla, wi-fi, parrilla, ropa blanca, heladera y estacionamiento, $ 1.300; para 6, $ 1.600 (www.cabanascarrileufu.com).
Hostería El Trébol: habitación doble con desayuno, DirecTV y wi-fi, $ 1.210; triple, $ 1.460; cuádruple, $ 1.620 (02945- 498-055 / 02945- 15695164).
Cabañas Rincón de Wanalén (en Villa Lago Rivadavia, a 15 km de Cholila): para 4 personas con wi-fi, parrilla, estacionamiento, vajilla y ropa blanca, $ 1.400; para 6, $ 2.400 (www.cabañasrincondewanalen.com.ar).
Hostería Valle del Carrenleufú (a orillas del río Carrileufú, a 14 km de Cholila): habitación doble con desayuno, circuito de trekking, pesca, bicicletas, parrilla, wi-fi y TV en el salón principal, US$ 85 (en verano, US$ 95); cabaña para 6 personas, US$ 200 (www.valledelcarrileufu.com).
Cuánto cuesta
Travesía en kayak de 3 días, $ 6.000; incluye la entrada al Parque Nacional Los Alerces, pernocte en carpa, asado de bienvenida y comidas; salida de 7 días (kayak más trekking), $ 9.000 (www.sendascholila.com).
Pesca de truchas con mosca (excursión de 4 horas guiada por Leo Suárez), $ 2.500 para dos personas (0294- 154433094).
Dónde informarse
En Rawson, (0280) 448-5271/2.
En Cholila, (02945) 498-202/040.
[email protected] / [email protected] www.senderoscholila.blogspot.com / www.patagoniaexpress.com www.turismoruta40.com.ar / www.patagonia.com.ar www.turismoenlacomarca.com / www.interpatagonia.com www.guiapatagonia.net / www.patrimonionatural.com www.parquesnacionales.gob.ar
Clarín
La Administración de Vialidad Provincial (AVP), bajo la conducción de Nicolás Cittadini, continúa con el mantenimiento de las rutas provinciales. El trabajo rutinario se realizó en la ruta provincial Nº 63 entre Gobernador Costa y José de San Martín, mientras que en la ruta Nº 71 se trabajó entre Cholila y el ingreso al Parque Nacional Los Alerces.
Específicamente, en estas dos vías se realizaron trabajos de repaso en los tramos de ripio y de limpieza de banquinas en los tramos asfaltados.
Estas tareas son de suma importancia para mantener la comunicación entre las localidades, principalmente en los trayectos de ripio donde se acumula humedad y si no se realizan movimientos de suelo se producen anegamientos.
También es fundamental el trabajo de limpieza cerca de la calzada porque de esta manera se le brinda a los conductores banquinas en óptimas condiciones mejorando la seguridad en la transitabilidad.
Fue a través de un Proyecto Solidario donde se construyen Generadores Eólicos, que luego se instalan en la casa de la familia de un alumno que carece de energía eléctrica. 
Uno de los requisitos para poder participar es lograr 10 mil “Me gusta” en su video institucional que compartimos a continuación:
Qué es “Concausa”
Es una iniciativa de CEPAL, UNICEF y América Solidaria, que cuenta con la colaboración de Fundación Caserta y el auspicio del Preuniversitario Pedro de Valdivia, que busca conocer y difundir propuestas de innovación social que los jóvenes de América estén desarrollando en sus comunidades, apropiándose de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos.

El Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Esquel y Zona Oeste reconoció con un presente a los compañeros jubilados Ana María Rodríguez, Horacio Arturo Díaz, Raquel Páez Ureña y Luis Cesar Santa Ana por el trabajo realizado durante todos estos años, con compromiso, esfuerzo y dedicación, en la Municipalidad de Cholila. 
El viernes por la noche se realizó un agasajo con asado y baile para los compañeros jubilados, que contó con la presencia de trabajadores municipales, dirigentes del SOEME y ZO y el Intendente de Cholila. El agradecimiento especial a Jorge Chemin y Héctor Rodriguez, quienes estuvieron a cargo de la cocina. 
Ana María Rodriguez, una de las trabajadoras jubiladas del Municipio de Cholila, se manifestó emocionada por esta nueva etapa de su vida y orgullosa por lo realizado en estos años. “Siento mucha satisfacción por haber llegado a jubilarme y mucha tranquilidad porque cumplí con mi misión”, expresó. 
Asimismo destacó que en estos años de trabajo vio pasar varios intendentes y que con todos tuvo “una conducta excelente”. También valoró las amistades que cosechó en el municipio e instó a sus compañeros municipales a no bajar los brazos y a seguir trabajando por el pueblo.
Una vida en el municipio
Por su parte Horacio Arturo Díaz, otro de los compañeros jubilados, manifestó que “estoy contento por cumplir con mi palabra porque cuando estábamos sin cobrar el sueldo les prometí a mis compañeros que íbamos a comer un novillo y acá estamos”. 
Lamentó la ausencia de dos de los jubilados que no pudieron estar en el festejo y aseguró sentirse contento y orgulloso de pasar toda una vida en el municipio. “Hoy estoy contento porque me jubilé. Me desempeñé como capataz, albañil, carpintero, electricista, maquinista y tractorista; hice de todo”, resaltó. 
En ese sentido le pidió a los trabajadores municipales que se pongan las pilas y que estén unidos para salir adelante. También valoró el acompañamiento del gremio. “No podríamos haber salido adelante sin ustedes”, agradeció.
En tanto el secretario del Interior del SOEME y ZO, Angel Ramírez, se expresó emocionado y orgulloso por la jubilación de los cuatro empleados municipales, a quienes destacó por su labor y compromiso en estos años de servicio.

La Asociación de Amigos de la Patagonia iniciará a partir de mañana y durante todo el fin de semana largo, la primera etapa de plantación de especies nativas en la localidad de Cholila, afectada por el incendio forestal del año 2015.

La temporada de incendios forestales de ese año tuvo una intensidad once veces mayor que en oportunidades anteriores y el fuego arrasó con más de 40.000 hectáreas de bosque nativo.

La Asociación de Amigos de la Patagonia (AAP), luego de casi 20 años desarrollando programas de concientización y educación ambiental en el país, decidió aliarse con diferentes organismos e instituciones para dar paso a la acción de restauración, dando origen a ReforestArg.org.

El programa tiene dos instancias complementarias: la restauración ecológica, que permite el restablecimiento del bosque nativo en zonas de condiciones adversas, en donde naturalmente su recuperación sería imposible, y la realización de talleres educativos en los que se resaltará la importancia y necesidad de la educación ambiental a la hora de preservar los recursos naturales.

La Asociación invitó a quienes quieran se sumen con la donación de un plantín a través de su página web por sólo 200 pesos, convirtiéndose en “Guardián del Bosque” y con la posibilidad de incluso bautizar al plantín que luego será parte del nuevo bosque.

Será este jueves por la mañana en la Casa de Gobierno en Rawson.

El gobernador Mariano Arcioni encabezará este jueves la firma de convenios con municipios y comunas rurales referidos a la ejecución del proyecto de manejo integral de residuos sólidos urbanos y aprovechamiento de los mismos en esos ejidos.

Los documentos serán rubricados en un acto que se concretará a las 11 horas en la Sala de Situación de la Casa de Gobierno con autoridades de la comuna rural de Telsen y las Municipalidades de Camarones, Cholila, El Hoyo y Gualjaina.

Se trata de convenios de cooperación interinstitucionales en los que tienen injerencia directa el Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable como así también la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del Gobierno del Chubut.

La Delegación Noroeste de la Dirección General de Servicios Públicos de la Provincia del Chubut, comunica a la comunidad que en el día DOMINGO 22 de Abril de 2018 la Empresa TRANSPA realizará un corte de energía eléctrica desde las 08:00 Horas y hasta las 14:00 Horas que afectará las localidades de Lago Puelo, El Hoyo, El Maitén, Epuyen y Cholila.

El mismo se llevara a cabo por pedido de la Empresa operadora de la línea de 132 Kilovoltios para efectuar trabajos programados en la Estación Transformadora El Coihue. Dicho corte queda sujeto a las condiciones climáticas.

Hoy se cumplen 5 años de la desaparición de Genaro y Cristian Calfullanca, en la localidad de Cholila, departamento de Cushamen, provincia de Chubut. Dos peones rurales que trabajaban para las grandes estancias de la Patagonia haciendo changas y compartiendo mate. Dos mapuche, que no usaban poncho ni vincha, pero que trabajan la tierra y conocían el territorio en profundidad. Dos hombres, padre e hijo, desaparecidos.

Genaro debía declarar en una causa ligada a un conflicto de tierras, pero no apareció. Y desde entonces, no se sabe nada. La Justicia no avanza, no investiga. Porque en Cholila se esconden secretos de un pueblo feudal.

Secretos vinculados a la tenencia de la tierra, a los grandes negociados de la Patagonia. A 5 años de su desaparición, el poder político y económico de Chubut también intenta desaparecer la causa judicial.

Su familia los busca, aun sabiendo que se enfrentan a una poderosa red de corrupción, en la que participan funcionarios políticos, judiciales y empresas multinacionales, que desde la Conquista del Desierto, continúan haciendo negociados con la tierra y la vida de los pobladores originarios.

La misma red que está detrás de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado, de asesinar a Rafael Nahuel, de los ataques a las comunidades mapuche, de expulsar peones rurales, de quemar bosque nativo, todo en nombre de los diferentes negociados entre latifundistas nacionales y extranjeros.

Hay como una treintena de testigos, pericias, hospitales, morgues, de todo el país… y ¿qué se sabe? Nada en absoluto.

“NO SE SABE ABSOLUTAMENTE NADA”

En marzo de 2013, Genaro y Cristian Calfullanca, vecinos de ascendencia mapuche de Cholila, habían sido contratados para alambrar un campo. Eran varias hectáreas cerro adentro, en una región boscosa muy virgen, en el valle del Río Tigre.

Desde finales de marzo, hace 5 años, no se supo más de ellos. Los desaparecieron, dejando todas sus pertenencias en el campamento que habían montado para trabajar.

“No se sabe nada, absolutamente nada”, sentencia el abogado de la familia Calfullanca, Edgardo Manosalva. En lunes 9, tuvieron audiencia con el Juez Federal de Esquel, Guido Otranto. El mismo juez que tuvo a su cargo la investigación de la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

Ante este tribunal, la familia Calfullanca realizó en 2015 un pedido de habeas corpus, que está a punto de extinguirse: “El habeas corpus va muriendo porque solamente procede cuando hay una fuerza de seguridad o parapolicial que provoca la detención ilegal. Hasta hoy no existe prueba alguna que involucre fuerzas de seguridad. Por más que la desaparición esté y está probado que fue contra su voluntad.”

El juez Otranto cumplió con el protocolo previsto en la ley de habeas corpus, pero hasta ahora, no hay ningún avance. “Hay como una treintena de testigos a lo largo de estos tres años, pericias, hospitales, morgues, de todo el país,… y ¿qué se sabe? Nada en absoluto”.

La familia se enfrenta a una red de corrupción, en la que participan funcionarios políticos, judiciales y empresas multinacionales.

 Antes de cerrar el habeas corpus, el juez va a llevar adelante algunas medidas de prueba, que la familia cree que es importante hacer: profundizar sobre unos testimonios, entrevistar a un vecino que nunca fue llamado, peritar el celular de uno de los patrones de Genaro y diversas acciones que, de llevarse adelante, traerán cierta esperanza para la familia.

El negocio de tierras como telón de fondo

Cholila es una pequeña comuna rural de la precordillera patagónica. Es una extensa región de bosque nativo, con ríos puros y un lago del mismo nombre. Cuenta con apenas 3 mil habitantes, en su mayoría peones rurales de ascendencia mapuche que trabajan para grandes estancias y country vips a la vera del lago. Entre los dueños más hacendados de la tierra aparecen figuras como De Narvaez, Marcelo Tinelli, Paolo Rocca, la firma urbanística Eidico y la multinacional belga BURCO.

La localidad fue noticia en el verano de 2015 por un enorme incendio forestal que destruyó más de 40.000 hectáreas de bosque nativo y, casualmente, se inició en el mismo valle en que habían desaparecido los Calfullanca.

Incendio presumiblemente provocado para un multimillonario negocio inmobiliario, conocido en esta zona como el “Curro Verde”. Este ecocidio le permitió a los dueños de los campos, fraccionar y vender miles de hectáreas; algo que no podían hacer mientras hubiera bosque nativo protegido por la ley. Pero donde ya no hay naturaleza que moleste, se abre espacio para los negocios.

Genaro Calfullanca era testigo en una causa por daños y amenazas, ligada a un problema de tierras. Tiempo antes de su desaparición, lideró una cuadrilla de peones contratados por una estancia, y mientras trabajaban, presenciaron una discusión violenta entre la estanciera que los contrató y su vecino. Debora Finkelstein denunció  a su vecino Oscar Ruiz por amenazas de muerte, y la Justicia inició un proceso de investigación. Genaro Calfullanca tendría que haber declarado.

Genaro Calfullanca era testigo en una causa por daños y amenazas, ligada a un problema de tierras.  No pudo declarar.

 Oscar Argentino Ruiz, pertenece a una histórica familia de Cholila, y es cuñado de Néstor Becerra, quien por aquel entonces formaba parte del ejecutivo municipal. Becerra, junto al ex intendente de Cholila, Miguel Castro, enfrentaron una serie de denuncias por presuntas entrega de tierras fiscales de manera fraudulenta, por firmar contratos multimillonarios del municipio con amigos, y por mal desempeño de funcionario público, juicios del que salieron por la puerta grande, como si nada hubiera pasado. También pertenecen a un grupo de funcionarios que integran la Sociedad Rural de la región.

En agosto del año pasado, Becerra tuvo reuniones con Pablo Noceti, el segundo de Patricia Bullrich, días antes de la desaparición de Santiago. El defensor de genocidas estuvo por esta región cordillerana, en reuniones con varios terratenientes y estancieros, como Ronald McDonald, el administrador de los campos de Benetton.

Para el abogado de la familia, la desaparición de Cristian y Genaro no fue estrictamente para silenciarlos. “Hay pruebas de amenazas contra Genaro, pero no me aventuraría a decir que su posible muerte tuvo que ver con que él iba a declarar, pero si toda esta situación de conflictos sumaba”. Sin embargo, las desapariciones de padre e hijo destaparon la olla del negociado que estaban llevando adelante los funcionarios y empresarios de la zona.

Manosalva agrega: “Salió muchísimo. No salió todo, pero si algo desnudó y quedó probado judicialmente esto: el miedo reverencial que existe sobre estas figuras. Por eso ese silencio que hay en Cholila”.

El abogado recuerda que el ex intendente y su secretario de gobierno, junto con la policía, montaron un operativo de búsqueda para las cámaras y la prensa. “Becerra el que aglutinó toda la investigación. Hasta hicieron un Comité de Crisis por la búsqueda, y junto con Castro eran los ojos y oídos del fiscal Oro”.

Las desapariciones de padre e hijo destaparon la olla del negociado de funcionarios y empresarios de la zona.

 El encubrimiento judicial

Desde que se denunció la desaparición de los Calfullanca, el primer fiscal que debía investigar fue Oscar Oro. Fue el mismo fiscal que impulsó el juicio a los funcionarios de Cholila, y que no se inmutó cuando los dejaron libres.

Para la familia Calfullanca, el fiscal Oro no tenía intenciones de avanzar en la investigación y búsqueda. Ni siquiera recorrió el lugar. “No llamaba a testigos, no llamaba a pericias, no hacía nada. Dejaba que pasara el tiempo nomas. Tuvo un rol prominente en esa paralización de la causa porque directamente hacia todo para no avanzar.”

En 2015, luego de tres años de que no hubiera novedades desde la desaparición, la familia decidió denunciar al fiscal Oro por estar “obstaculizando” la investigación y presentaron un habeas corpus  ante el Juzgado Federal de Esquel.

Como el titular, Guido Otranto, estaba de licencia, quien los recibió fue el juez subrogante Ricardo Gerosa Lewis, un famoso abogado de Esquel apoderado de varias empresas, entre ellas Compañía de Tierras del Sur S.A., la empresa textil y forestal de Luciano Benetton.

“Fue el abogado de Benetton, es la casualidad permanente: de 500 abogados que somos en el foro justo le tocó a él. La toma Ricardo Gerosa Lewis a las 12:15 y a las 17:15 ya tenía firmado el rechazo”.

Incluso fue más allá: denunció a la familia por gravísimas acusaciones contra la investigación de la justicia provincial. Es decir, no solo se hermetizaba aún más la causa por desaparición, sino que se intentó criminalizar a los familiares  por denunciar.

En Cholila se sabe lo que pasó, pero nadie habla: ‘Vos vas y te dicen hay gente que sabe, ¿pero quién hablaría? Nadie’.

 La familia Calfullanca apeló la decisión, y la Cámara Federal de Comodoro ordenó a Otranto tramitar el habeas corpus. Ese habeas corpus, que de no generar pruebas en el próximo tiempo, se extinguirá y la investigación se volvería a estancar en la justicia provincial.

Hoy se cumplen cinco años desde su desaparición. En este tiempo, la investigación no arrojó ningún dato concreto. En Cholila se sabe lo que pasó, pero nadie habla: “Vos vas y te dicen hay gente que sabe, ¿pero quién hablaría? Nadie”.

Cada año la recompensa para obtener datos sobre sus paraderos aumenta. Pero nadie arriesga su pellejo. La impunidad, la corrupción y los negociados en la Patagonia, encubren desapariciones y asesinatos. Calfullanca, Quintupuray, Cárdenas, Maldonado, Nahuel.

Son algunos de los nombres que están en la memoria de este territorio, de las comunidades rurales, del pueblo mapuche. Y la justicia del hombre blanco, el winka, hace todo lo posible por extinguirlos.

Fuente: revistacitrica.com