Tag

champions

Browsing

La victoria obtenida en la final de la máxima competición europea le reportará al equipo alemán 19 millones de euros

El Bayern Múnich cobrará más de 115 millones de euros por ganar la Liga de Campeones de Europa tras la victoria de este domingo por 1 a 0 sobre el Paris Saint Germain en Lisboa, Portugal.

La consecución del título de la Liga de Campeones supone para el club bávaro hacerse con la suma récord de 115,69 millones de euros, siempre y cuando la UEFA no decida hacer una reducción de los beneficios debido a la crisis ocasionada por el coronavirus, subraya la agencia alemana de noticias DPA.

Tan solo la victoria obtenida en la final de la máxima competición europea le reportará al equipo alemán 19 millones de euros.

Ademas de los beneficios por cada victoria, hay que sumar una cantidad de dos dígitos en millones de euros por el conocido como ‘market pool’, el sistema de reparto de ganancias por los derechos televisivos, señaló Télam.

Bayern Münich se clasificó para la final de la Champions League tras vencer hoy a Olympique Lyon por 3 a 0 en el estadio José Alvalade, de Lisboa, en la semifinal de la Liga de Campeones de Europa, que se juega en la capital portuguesa.

Los goles del encuentro fueron del alemán Serge Gnabry, a los 17 y 33 minutos del primer tiempo y del polaco Robert Lewandoski, goleador de la Champions con 15 tantos y a dos del récord del portugués Cristiano Ronaldo (hizo 17 en la edición 2013-2014), a los 42 minutos del segundo.

Con esta victoria, Bayern Münich se enfrentará el domingo, a las 16 (de Argentina), al París Saint Germain de los argentinos Ángel Di María, Mauro Icardi y Leandro Paredes.

Además, el equipo alemán arribó a su undécima final en la competición, que ganó en cinco ocasiones, como el amplio favorito por historia y presente. Y así irá por la triple corona luego de conquistar la Bundesliga y la Copa de Alemania.

La contundencia de los conducidos por Hans-Dieter Flick -158 goles en 51 partidos (3.4 de promedio) en esta temporada- estuvo a la orden del día cuando Gnabry sacudió el complejo arranque y posteriormente canceló los sueños de Lyon, a los que enterró definitivamente la buena jornada de Manuel Neuer en el arco y la eficacia de Lewandoski.

Es que Olympique Lyon, siendo una réplica de los juegos previos, puso todo a la velocidad de Memphis Depay y de Karl Toko Ekambi sobre los espacios defensivos que pudieran dejar los alemanes. Y de hecho, en apenas cinco minutos tuvieron una opción clara en la que Manuel Neuer tapó bien el arco, achicó y lo llevó a Depay a una definición forzada.

Y el dominio, más allá de la cesión del terreno, pasó por los franceses en los minutos iniciales. Las contras se repitieron una y otra vez, al igual que la falta de una puntada final para traducirlo en ventaja ante el todopoderoso Bayern Münich, que llegó a esta instancia tras un histórico 8-2 sobre Barcelona.

En ese contexto en el que el único dato alentador para los bávaros era la posesión de la pelota (66 por ciento), llegó el 1-0 con un golazo de Gnabry tras una maniobra individual extraordinaria y una muestra más de su habilidad con ambas piernas.

Bayern Münich se despertó y si bien tuvo menos elaboración que en otras presentaciones, su mediocampo impuso las condiciones de juego y acorraló a Lyon, al punto que nuevamente Gnabry (nueve tantos en la misma cantidad de partidos) se chocó con el gol cuando Anthony Lopes dejó un rebote corto luego de una tremenda atajada a un remate de Robert Lewandoski.

Simultáneamente entonces Lyon se fue apagando, ya sin la posibilidad de salir rápidamente a las espaldas de una defensa adelantada, y padeció las subidas por las bandas de Joshua Kimmich y Alphonso Davies, quienes se soltaron con el correr de los minutos y la ventaja en el resultado.

En el complemento Lyon dejó su libreto de lado, soltó a sus volantes creativos y el 3-5-2 pasó a ser un 4-2-4 que le permitió pisar nuevamente el área rival, aunque como siempre se topó con la figura de Manuel Neuer, bien parado y rápido de reflejos para ahogar el descuento en los pies de Ekambi (10m.).

Sin embargo, y sin despeinarse demasiado, Bayern Münich amplió su goleada con un cabezazo de Lewandoski (15 en la Champions), en el que poco pudo hacer Lopes en el arco y Marcelo en su marcaje.

La derrota de Lyon le permitió al Ajax holandés meterse en la fase de grupos de la próxima edición de la Champions, ya que si los franceses se consagraban campeones lo hubiesen desplazado de esa posición.

– Síntesis –

Olympique Lyon: Anthony Lopes; Jason Denayer, Marcelo y Fernando Marçal; Léo Dubois, Maxence Caqueret, Bruno Guimarães, Houssem Aouar y Maxwel Cornet; Memphis Depay y Karl Toko Ekambi. DT: Rudi García.

Bayern Múnich: Manuel Neuer; Joshua Kimmich, Jerome Boateng, David Alaba y Alphonso Davies; Leon Goretzka y Thiago Alcántara; Ivan Perisic, Thomas Müller y Serge Gnabry; Robert Lewandowski. DT: Hans-Dieter Flick.

Goles en el primer tiempo: 17m. Gnabry (BM) y 33m. Gnabry (BM).

Goles en el segundo tiempo: 42m. Lewandoski (BM).

Cambios en el segundo tiempo: Al comenzar, Thiago Mendes por Guimarães (OL) y Niklas Süle por Boateng (BM), 13m. Moussa Dembele por Depay (OL), 17m. Kinglsley Coman por Perisic (BM), 21m. Jeff Reine-Adelaide por Ekambi (OL) y Kenny Tete por Dubois (OL), 28m. Mathis Cherki por Marçal (OL), 29m. Philippe Coutinho por Gnabry (BM), 34m. Corentin Tolisso por Alcántara (BM) y Benjamin Pavard por Goretzka (BM).

Amonestados: Marcelo, Mendes y Marçal (OL).

Árbitro: Antonio Mateu Lahoz, de España.

Cancha: Sporting Lisboa (Portugal).

La Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol optó por parar los dos principales torneos europeos a nivel clubes a raíz del COVID-19. “Las decisiones sobre cuándo se llevarán a cabo estos partidos se comunicarán a su debido tiempo”, explicó el organismo

El mundo del fútbol se encuentra paralizado a raíz del coronavirus. Los distintos organismos, casi como en una especie de efecto dominó, comenzaron a suspender sus competencias.

Tras lo sucedido en la NBA, la Serie A de Italia, La Liga de España, el tenis y la Euroliga de básquet, ahora fue el turno de la Champions League y la Europa League. La UEFA decidió suspender los dos principales torneos europeos a nivel clubes.

“A la luz de los acontecimientos debido a la propagación de COVID-19 en Europa y las decisiones relacionadas tomadas por diferentes gobiernos, se posponen todos los partidos de competiciones de clubes de la UEFA programados para la próxima semana. Esto incluye los restantes partidos de la Liga de Campeones de la UEFA, octavos de final, programados para el 17 y 18 de marzo de 2020; todos los partidos de vuelta de los octavos de final de la UEFA Europa League, programados para el 19 de marzo de 2020; Todos los partidos de cuartos de final de la UEFA Youth League, programados para el 17 y 18 de marzo de 2020”, informaron mediante un comunciado.

En el caso de la Liga de Campeones, los partidos que estaban programados para la semana que viene, en el marco de la vuelta de los octavos de final, eran Manchester City-Real Madrid (en la ida los ingleses ganaron 2 a 1), Bayern Munich-Chelsea (los alemanes golearon por 3 a 0), Juventus-Lyon (los franceses vencieron por 1 a 0) y Barcelona-Napoli (igualaron 1 a 1).

En las últimas horas el defensor de Juventus Daniele Rugani dio positivo en un test de COVID-19 y el plantel de Real Madrid se encuentra en cuarentena por el positivo de un integrante del plantel de básquet, por citar solamente algunos casos resonantes.

“Las decisiones sobre cuándo se llevarán a cabo estos partidos se comunicarán a su debido tiempo”, explicaron. Además, desde la UEFA, avisaron que “como consecuencia de los aplazamientos, los sorteos de cuartos de final de la UEFA Champions League y la UEFA Europa League programados para el 20 de marzo también se han pospuesto”.

Vale destacar que la UEFA invitó ayer a representantes de sus 55 federaciones miembro, junto con las juntas directivas de la Asociación Europea de Clubes y las Ligas Europeas y un representante de FIFPro, a una reunión de videoconferencia el martes 17 de marzo para discutir la respuesta del fútbol europeo al brote.

Los dirigentes le quitaron el respaldo al director técnico con el conjunto como líder en la Liga de España y clasificado a octavos de final en la Champions League.

Luego de dirigir el entrenamiento del equipo, con Lionel Messi y compañía, y de una reunión con el presidente Josep María Bartomeu, Ernesto Valverde fue despedido como director técnico del Barcelona, que ahora busca conductor en plena Liga de España y con la Champions League​ por delante.

La decisión la tomó la junta directiva del club catalán luego de una reunión llevada a cabo por la tarde y de ponerse en contacto con los representantes legales de Valverde para negociar el final de su relación contractual. Bartomeu y el director deportivo Eric Abidal recién hablarán el martes al respecto de esta resolución.

Tras una semana de pesadilla, Valverde llegó al centro de entrenamiento del Barcelona tres horas antes del comienzo, luego de la eliminación del equipo en las semifinales de la Supercopa de España, contra Atlético de Madrid.

Discutido tras las dos últimas eliminaciones en Champions, con el equipo dejándose remontar en 2018 ante la Roma y en 2019 ante el Liverpool​, y por la irregularidad de esta temporada, además de criticado por los aficionados por la falta de brillantez del equipo, Valverde sufrió otro golpe con la eliminación ante el Atlético en Arabia Saudita.

Así se iba Ernesto Valverde del campo de entrenamiento Joan Gamper, en Barcelona.
Foto: Reuters

Abidal y el director general Óscar Grau se entrevistaron el sábado en Doha con Xavi Hernández, entrenador desde agosto del club qatarí Al Sadd, para proponerle cumplir su «sueño» de entrenar al Barça las dos próximas temporadas, pero también en lo que queda de ésta, en caso de despedir de Valverde.

Xavi declinó la posibilidad de incorporarse inmediatamente, según los medios españoles, por lo que la directiva habría continuado sondeando técnicos.

El curioso despido del técnico, con un Barcelona líder de la Liga y clasificado para los octavos de final de la Champions, ha llevado a figuras del club a criticar esta decisión.

«Me sabe mal por Valverde, no se merece este trato», declaró Pep Guardiola, ex técnico del Barsa, hoy en Manchester City.

«Las formas del Barça están siendo un poco feas; debe existir un respeto al entrenador», declaró por su parte Andrés Iniesta, señaló El Clarín.

Hay quienes afirman que es más difícil ganar un torneo local que una copa. ¿Por qué? Porque requiere de una regularidad mayor y ahí es más fácil que sea campeón el que mejor hizo las cosas durante un tiempo prolongado. Uno de los que sostiene esa idea es Pep Guardiola: «El título más difícil de ganar es la liga. En la Champions ​puedes perder uno o dos partidos, los equipos son muy buenos y puede pasar. Pero la liga es el título más importante del año».

Y si se tiene en cuenta el año calendario a nivel torneos locales, el mejor equipo en cuanto a efectividad de puntos cosechados es el Liverpool: el equipo de Jürgen Klopp cosechó un 85,56% de los puntos producto de 24 triunfos, cinco empates y apenas una derrota para ser el de mejor registro en lo que va de 2019. Luego sí aparece el Manchester City ​con un 84,44%que se desprenden de 25 victorias, un empate y cuatro caídas.

El que completa el podio es Flamengo. El rival de River en la final de la Copa Libertadores​ se adjudica un 78,78% por los 24 triunfos, seis empates y tres derrotas obtenidas. Detrás de ellos aparece Barcelona con un 75,76% por 23 partidos ganados, seis pardas y cuatro partidos perdidos.

¿Y los clubes argentinos? Bocaes el de mejor efectividad, ubicándose en el noveno puesto a nivel mundial. El equipo de Gustavo Alfaro jugó 25 partidos en los que logró 15 victorias, siete empates y tres derrotas. Por eso su muy buen porcentaje de 69,33%. El segundo mejor es Racing, que con 12 triunfos, nueve empates y dos derrotas tiene un porcentaje de 65,22%. Lanús es el tercero mejor con 63,77 y luego aparece River. El equipo de Marcelo Gallardo tuvo 15 victorias, cinco victorias y siete derrotas para un 61,73% de promedio.

El top ten

Liverpooljugó 30 partidos. 24 triunfos, cinco empates y una derrota. Porcentaje: 85,56%.

Manchester Cityjugó 30 partidos. 25 triunfos, un empate y cuatro derrotas. Porcentaje: 84,44%.

Flamengo jugó 33 partidos. 24 triunfos, 6 empates y tres caídas. Porcentaje 78,78%.

Barcelonajugó 33 partidos. 23 victorias, 6 empates y cuatro derrotas. Porcentaje 75,76%.

Bayern Munich jugó 28 partidos. 19 triunfos, 6 empates y tres derrotas. Porcentaje 75,00%.

Juventus jugó 31 partidos. 21 partidos, seis empates y cuatro derrotas. Porcentaje 74,19%.

PSGjugó 34 partidos. 24 ganados, dos empates y ocho derrotas. Porcentaje 72,55%.

Palmeirasjugó 32 partidos. 19 victorias, diez empates y tres caídas. Porcentaje 69,79%.

Bocajugó 25 partidos. 15 victorias, siete empates y tres derrotas. Porcentaje 69,33%.

Atalantajugó 31 partidos. 18 triunfos, nueve empates y cuatro derrotas. Porcentaje 67,74%.

Juventus, uno de los candidatos al título de la Champions League, dio vuelta el marcador ante Lokomotiv Moscú de la mano de Paulo Dybala, que en tres minutos marcó un doblete para sostener a su equipo al frente del Grupo D y evitar la sorpresa rusa. Fue victoria por 2-1 para los italianos como locales y ahora la Vecchia Signora tiene siete puntos, al igual que Atlético de Madrid, que horas antes había ganado por 1-0 ante Bayer Leverkusen.

El equipo de Turín, que encabeza además la Serie A y viene de ganar los últimos 8 scudettos, tiene una obsesión con este certamen, que no gana desde 1996 (luego perdió 5 finales). Dybala fue titular y Gonzalo Higuaíningresó en los primeros minutos de la segunda etapa, cuando Juventus perdía 1-0.

Los goles de Dybala

Alekséi Miranchuk había adelantado a los visitantes a los 30 minutos del primer tiempo. Los locales no encontraban la fórmula de vulnerar a Lokomotiv y se complicaba al quedar relegado al tercer lugar de las posiciones. Pero a los 32 minutos de la etapa final surgió Dybala para igualar el encuentro con un zurdazo desde afuera del área y, a los 34, el cordobés estuvo ágil para ganar la posición luego de un despeje del arquero Guilherrme y definir otra vez a la derecha del brasileño y sacar ventajas decisivas, informó El Clarín.

El partido lo abrió temprano Lautaro Martínez con un gol que refrenda su apodo de Toro y lo cerró Lionel Messicon una fulgurante jugada, propia de su catálogo, para asistir a Luis Suárez, autor de un doblete para el 2-1 de Barcelona sobre Inter en el Camp Nou, por la segunda fecha del Grupo F de la Champions League.

El sello argentino en los dos extremos del encuentro también desprende un simbolismo generacional: la potencia y vitalidad de Lautaro, con sus 22 años, para de arranque llevarse a la rastra a Lenglet y definir con un zurdazo cruzado, y la sabiduría y clase de Lionel, con sus 32, para armar la gran maniobra individual que definió su amigo uruguayo para conseguir a seis minutos del final un triunfo que el equipo lo maduró durante largo tiempo.

Fueron los primeros 90 minutos completos de Messi en un partido de esta temporada, tras dejar atrás dos lesiones musculares sufridas en poco más de un mes y medio, algo que no le había ocurrido en los tres años anteriores. Cuando el martes de la semana pasada debió ser reemplazado tras el primer tiempo contra Villarreal, mientras el fisioterapeuta lo masajeaba, Messi imploraba que no se hubiera roto el aductor de la pierna izquierda. Finalmente fue una distensión que le demandó ocho días de recuperación.

Además de disputar un encuentro de principio a fin por primera vez en la temporada, Messi también apareció por la zona mixta del Camp Nou, por donde no se lo suele ver. Le llevó tranquilidad a los hinchas de Barcelona que viven pendientes de su estado: «Me falta ritmo, pero a medida que vayan pasando los partidos me voy a ir soltando más. Cuando mejor me siento es cuando tengo ritmo de partido. Estoy contento por haber terminado los 90 minutos».

Messi venía de disputar apenas 120 minutos distribuidos en tres encuentros. Contra Inter consiguió por primera vez continuidad y sintió el alivio de que el cuerpo le respondió cuando el tiempo se acababa y el partido exigía el último esfuerzo. Un duro y tenaz Inter venía de desaprovechar un contraataque y Messi, volcado sobre la derecha, aceleró para sacarse de encima a Asamoah, esquivar a Brozovic y abrir el pie izquierdo para asistir a Luis Suárez, que un rato antes había conseguido el empate con un remate de aire desde fuera del área tras un pase Arturo Vidal, cuyo ingreso por Busquets, cuando Barcelona perdía 1-0, fue un acierto de Valverde porque el chileno imprimió la agresividad que le estaba faltando al Barça. Messi valoró el aporte de Vidal: «Arturo te da muchísimo. Cuando entra, contagia, recupera, llega y juega. Es un futbolista muy importante para el vestuario».

«Teníamos ganas de verlo a Leo durante 90 minutos. Acusó el esfuerzo al final. Aún cansado es capaz de inventar una jugada en cualquier momento, te resuelve cualquier situación», expresó el entrenador Ernesto Valverde.

Messi tuvo una actividad creciente, necesitará de un paulatino ajuste físico y futbolístico después de no haber hecho la pretemporada. Todavía no conecta mucho en la cancha con Griezmann, que hace un par días confesó que intenta integrarse cebándole mates, y se sigue entendiendo sin mirarse con Suárez. Sobre la relación con el delantero francés, el rosarino expresó: «Obviamente no tenemos ningún problema, de a poquito nos vamos soltando. Éramos conscientes de que el momento del equipo no era el mejor y esperemos que ahora se siga en esta dinámica».

La planilla de Opta indica que Messi remató cuatro veces al arco (uno desviado), generó seis ocasiones, tocó 93 veces la pelota, le hicieron tres foules y tuvo una precisión del 87 por ciento en los 61 pases que dio.

Al final, Lautaro Martínez se acercó a Messi para intercambiar la camiseta, que también le pidieron otros jugadores de Inter. Sigue despertando una gran admiración en sus rivales. «Es el mejor del mundo, no se le puede dar la más mínima ventaja», lo elogió el delantero surgido en Racing.

Fue el segundo encuentro de Lautaro Martínez en el Camp Nou, donde este martes convirtió su primer gol por Champions League en los cinco cotejos que lleva disputados con Inter en dos temporadas. El bahiense escribió las primeras líneas de un partido que terminó llevando la rúbrica de Messi y Suárez, informó La Nación.

Keylor Navas se marcha del Real Madrid dejando su nombre escrito en la historia del club, para siempre el portero de las tres Ligas de Campeones consecutivas, una gesta que logró tras cumplir en el difícil papel de sustituto de la leyenda Iker Casillas y respondiendo siempre ante la duda constante.

Punto y final a cinco años que colocan a Keylor Navas entre los porteros más laureados de la historia del Real Madrid. Cinco años de exigencia, un examen continuo, debates eternos. Una aventura que pudo acabar antes, cuando estuvo subido en un avión para partir hacia el Manchester United a cambio de David de Gea. En la que el portero costarricense siempre dejó un comportamiento ejemplar y acabó consiguiendo el premio en el terreno de juego.

Keylor llegó al Real Madrid tras un Mundial, el de Brasil 2014, del que fue protagonista con Costa Rica. Reforzó el cartel que ya tenía en España con el Levante. Era el elegido para una transición compleja con Iker Casillas, que vivía tiempos de críticas de un sector de la afición madridista pagando facturas pendientes por su enfrentamiento con el técnico José Mourinho.

El comportamiento del tico siempre fue intachable. Creyente, humilde, trabajador y persona elogiada por todo el vestuario. Trabajó hasta que Carlo Ancelotti le hizo debutar un 23 de septiembre de 2014. El día que ‘nacía’ un nuevo portero que escribiría una historia difícil de igualar en la casa blanca. Ese curso solo tuvo 11 partidos a la sombra de Iker.

Llegó el ‘culebrón De Gea’ y el fax estropeado. Un problema burocrático permitió que siguiese en el Real Madrid y vivió una temporada de titularidad. Con Rafa Benítez primero y Zinedine Zidane después para acabar ganando la ‘Undécima’.

Tenía toda la confianza de su entrenador, el reconocimiento del madridismo. Un portero que extendía las virtudes de Casillas, rápido de reflejos y felino. Otros 41 partidos en su tercer curso y segunda Liga de Campeones consecutiva, goleando al Juventus en Cardiff. Keylor ya era leyenda tras brillar en la final cuando estaba igualada.

Si algo acompañó a Navas en el Real Madrid fueron los continuos rumores de la llegada de competencia de altura. Como si su rendimiento nunca fuese suficiente. Zidane dio la cara por él, hasta el punto de frenar unas negociaciones cerradas con Kepa Arrizabalaga. Llegaba la tercera Copa de Europa consecutiva, en la que pasó de un fallo ante el Juventus a ser salvador frente al Bayern Múnich en semifinales. El Liverpool era la víctima en Kiev.

Esa celebración dejó consecuencias inesperadas en un ciclo de dominio en Europa. Cristiano Ronaldo dio el primer paso hacia su salida y Zidane acabó marchándose cuando vio lo que le venía el siguiente curso sin refuerzos de altura. A la portería llegaba un anhelo perseguido durante años, el belga Thibaut Courtois, siempre con el respaldo del club para un cambio en la portería.

Aparecía Julen Lopetegui en el banquillo y la diplomacia para intentar contentar a todos. Le daría la Liga de Campeones al portero que había ganado las tres últimas, pero la continuidad en Liga la tendría Courtois. Se inició un pulso en el que ninguno tenía mucho que ganar y del que salió perdedor Keylor con la llegada de Santi Solari. Quedó relegado a la Copa del Rey y comenzó a digerir su salida. El portero que lo había ganado todo en Europa dejaba de jugar y nunca lo entendió. Solo el regreso de Zidane provocó alguna nueva esperanza, pero el panorama actual y la llamada del PSG provocó un giro de última hora para el inicio de una nueva aventura.

Se marcha tras jugar 162 partidos, en los que encajó 159 tantos, y después de ganar junto a las tres Ligas de Campeones, una Liga, cuatro Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa y una Supercopa de España. Siendo el séptimo portero con más encuentros en el Real Madrid. Ganar una nueva ‘Champions’ es su sueño, con el poderoso PSG.

Un ganador que sabe el camino para hacer cumplir el sueño de un club que la persigue sin éxito. Las cosas del fútbol provocan que su primer partido en competición europea sea ante el Real Madrid, el próximo 18 de septiembre, y le regalará la despedida calurosa que merece del madridismo el 26 de noviembre en el Santiago Bernabéu, informó EFE.

El equipo de Pochettino perdía 2-0, pero Lucas Moura, por triplicado revirtió el partido y puso 3-3 la serie que clasificó a su equipo, gracias a los goles de visitante.

En apenas dos días y con sólo 180 minutos, la Champions League le demostró al mundo por qué es el mejor torneo del planeta. El martes, el Liverpool revirtió un 0-3 en su estadio ante el Barcelona y hoy fue el turno del Tottenham, que estaba 3-0 abajo en la serie y se llevó la clasificación gracias a un triplete de Lucas Moura en el segundo tiempo.

La historia de este miércoles inició de la mejor manera para el local porque en su segunda aproximación, tras haber hecho lucir a Hugo Lloris con una volada, llegó al gol. Matthijs de Ligt, mismo que gritó ante la Juventus, conectó un tiro de esquina de cabeza y estampó el 1-0.

Inmediatamente después, el cuadro londinense respondió y Son, quien se había perdido el duelo de ida por una suspensión, hizo sonar el primer palo de Onana con un remate esquinado.

Pero a pesar de algunas aproximaciones del conjunto visitante, el equipo holandés extendió la diferencia en el marcador a os 35 minutos. Donny van de Beek recuperó un balón dividido en la mitad del campo y con el rival abierto en defensa emprendió la corrida por el centro, hasta llegar a 3/4 de cancha, donde buscó a su izquierda a Dusan Tadic. El número 10 dominó, analizó el panorama y tocó atrás para la llegada de Hakim Ziyech, quien remató de primera de zurda al segundo palo y gritó el 2-0.

En el complemento, el Ajax optó por replegarse en el terreno de juego y apostar al contragolpe. Así, el Tottenham se adueñó del control del balón y comenzó a generar situaciones de peligro hasta convertir el descuento a los 10 minutos. Lucas Moura encabezó el ataque por el centro, tiró una pared con Dele Alli y definió de zurda para darle vida a su equipo en la serie.

El tanto fue un envión anímico para el Tottenham que cuatro minutos después consiguió el 2-2. Nuevamente Lucas Moura de zurda venció a Onana, que había tenido una tapada brillante en la acción, pero el rebote le cayó al brasileño.

Los goles abrieron el partido y se armó un juego de ida y vuelta. Ziyech con un remate de media distancia hizo temblar el palo de Lloris, mientras que de otro lado Fernando Llorente conectó un centro de cabeza que se fue apenas por arriba del travesaño. Pero la más clara fue a falta de 5 minutos cuando Jan Vertonghen cabeceó sólo en el área chica y el balón dio en el poste horizontal, para fortuna del Ajax.

Cuando el partido se moría y se disputaba el cuarto minuto de adición llegó el milagro. Llorente aguantó un pelotazo largo, giró para entregársela a Dele Alli en la puerta del área y éste buscó a Lucas Moura, el héroe de la noche, quien definió cruzado de zurda para estampar el 3-2 y silenciar el Johan Cruyff Arena.

De esta manera, gracias a los goles de visitante, el Tottenham eliminó al Ajax y jugará la final de la Champions League ante el Liverpool el 1 de junio en el Wanda Metropolitano. El único antecedente de una final inglesa en este certamen es el de la temporada 2007/08 cuando el Manchester United venció por penales al Chelsea en el estadio de Luzhniki, Rusia.

Origi y Wijnaldum, ambos por duplicado, gritaron para el local que había perdido en la ida 3-0. En la otra semifinal el Ajax se medirá el miércoles ante el Tottenham.

El Liverpool fue protagonista de una hazaña este martes en Anfield en donde humilló 4-0 al Barcelona, tras haber caído en la semifinal de ida por 3-0 en el Camp Nou, y dejó en claro por qué es candidato a ganar la UEFA Champions League. Los dirigidos por Jürgen Klopp, quien había anticipado que esto podía suceder, no contaron con dos de sus principales figuras, Mohamed Salah y Roberto Firmino, ausentes por lesión, pero sin embargo pudieron ante uno de los mejores equipos del planeta.

El partido arrancó de la mejor manera para el local que en la primera acción de peligro se encontró con el gol. A los seis minutos Henderson quedó mano a mano con Ter Stegen tras una arremetida de Sané por el sector derecho, pero el arquero del cuadro español le tapó el remate. El rebote cayó en los pies de Origi, quien definió con el arco libre y estampó el 1-0.

El conjunto de Ernesto Valverde reaccionó rápidamente y en los 10 minutos siguientes tuvo dos situaciones claras de gol, ambas de Lionel Messi. Una de ellas con un remate de media distancia desde el sector izquierdo del ataque que tapó Alisson Becker y el otro, un tiro cruzado desde la zona derecha que se fue desviado.

Pero con el correr de los minutos el ritmo del duelo fue mermando y más allá de algunas aproximaciones del cuadro inglés, no hubo demasiada acción en las áreas y el primer tiempo culminó con el 1-0 en el marcador.

Lo que parecía una epopeya antes de partido, se transformó en una realidad en apenas 10 minutos. Sin Salah y sin Firmino, el héroe que necesitó Jürgen Klopp fue Georginio Wijnaldum , que ingresó en el entretiempo en lugar de Andrew Robertson. El holandés metió el 2-0 a los ocho minutos, con un remate potente al medio que se le escapó a Ter Stegen y dos minutos más tarde conectó de cabeza un centro al área, ante la mirada de los centrales del Barcelona, y gritó el 3-0.

Los dos tantos fueron un golpe al corazón del Barcelona que se cayó a pedazos, perdió el control y se vio completamente desbordado por al situación, a pesar de quedar a un gol de la clasificación. Así fue el Liverpool llegó al cuarto. Fue una picardía en un tiro de esquina de Alexander Arnold, que encontró dormida a toda la defensa del Barcelona y a Origi sólo en el área chica para definir el 4-0.

Así, el conjunto inglés hizo correr el reloj y circular el balón y prácticamente no recibió embestidas del Barcelona, que quedó atónito sobre el campo de juego ante semejante remontada del equipo local.

De esta manera, el Liverpool alcanzó la semifinal de la Champions League por segundo año consecutivo y aguarda a su rival, que saldrá del cruce entre el Ajax y el Tottenham de este miércoles que tiene a los holandeses arriba en la serie por 1 a 0. La gran final se disputará el 1 de junio en el Wanda Metropolitana de Madrid.

 

Infobae