fbpx
Tag

CFK

Browsing

En una ajustada elección, Luciano “Copete” Di Nápoli (Unidad Ciudadana) emergió victorioso en la interna del Frente Justicialista Pampeano (FreJuPa) y será candidato a intendente de Santa Rosa. Su candidatura había recibido el apoyo explícito de la senadora Cristina Fernández de Kirchner.

“Si ganamos el domingo la que gana es Cristina Fernández de Kirchner y le vamos a dar el primer triunfo electoral de este año” había manifestado días atrás en el cierre de campaña.

Los resultados provisionales lo dan vencedor con 7.482 votos seguido muy de cerca por Lezcano (Frente Pampeano, afin al actual gobernador Verna) con 7.415 votos. Lo siguen Hernández (Frente Renovador) con 1.733 votos, Grotto con 1.647, y muy por detrás quedaron Battista del Frente Barrial (994 votos) y Ballejos con 467 votos.

El Ágora Digital

 

El ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández aseguró que la ex mandataria Cristina Kirchner “va a ganar en primera vuelta” en las próximas elecciones presidenciales, dado que pronosticó que “va a sacar más del 45%” de los votos”.

“Cristina va a ser la candidata y la presidenta que viene. Es la única que tiene el número”, señaló el ex funcionario en declaraciones a radio Cooperativa, mientras que pidió una amplia unidad del peronismo y el campo social, y manifestó que “todos los que quieran participar, tienen derecho a hacerlo”.

“Tendré que tragar sapos y para otros yo seré un sapo que tendrán que tragar”, remarcó Fernández. A su vez, criticó duramente al gobernador de Salta y referente del espacio Alternativa Federal, Juan Manuel Urtubey, porque consideró que “es casi un hombre del PRO” que “piensa como Mauricio Macri”.

Respecto a sus propias expectativas electorales, reveló que no tiene “ningún interés en ser candidato” y que va a “ayudar” donde lo “necesiten”. “Viví toda la vida para la política, no pienso dejar de vivir para ella. Trabajar para la política es esto”, detalló.

En tanto, se refirió a sus causas judiciales: “Estoy procesado en cuatro causas y el juez ha entendido que puede haber alguna conducta reprochada. Las cuatro no tienen ni pies ni cabeza, se va a explicar en su debido momento”.

Alternativa Federal crece en las encuestas pero se mantiene lejos de Macri y Cristina Kirchner

Cien Radios

 

Mientras desde su oficina estudian casos famosos de recuperación de activos en el mundo para aplicarlos en la Argentina, la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, se refirió al frente judicial que afronta en ese aspecto la ex presidente Cristina Kirchner y apuntó contra ella y quien fuera su marido como dos de los gobernantes “más corruptos de la historia moderna”.

“En la causa de la ruta del dinero K, Lázaro Báez era una pieza fundamental, pero la cadena no terminaba ahí. El eslabón original es el matrimonio Kirchner. Y quiero agregar algo: porque estamos hablando ya no de 5 millones de dólares o de 10 millones, sino que estamos hablando de 150, 200 y hasta, dicen por ahí, 400 millones de dólares, lo que colocaría al matrimonio Kirchner en el Olimpo de los cleptócratas”, afirmó Alonso durante una entrevista con #Feinmann910 en Radio La Red AM 910.

“Estamos frente a una situación impactante no solo para la Argentina, sino a nivel global. Los Kirchner se ubican entre los 10 o 15 gobernantes más corruptos de la historia moderna”, agregó.

Respecto del proyecto para recuperar activos, se trata de casos emblemáticos, como las del matrimonio de Ferdinando e Imelda Marcos, en Filipinas; el nigeriano Sani Abacha; el libio Muhamar Qaddafi y transferencias del fraude y el lavado de activos que se efectuaron bajo el régimen del peruano Alberto Fujimori. La idea es tomar esos ejemplos como referencia y aplicarlos en el país.

A24

Un tribunal argentino rechazó este lunes aplazar el inicio del primer juicio por corrupción que afecta a la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), que comenzará el próximo 26 de febrero y que la actual senadora pidió postergar al alegar que no ha finalizado una instrucción suplementaria.

Según confirmaron a Efe fuentes de la defensa de la viuda del también expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 rechazó el pedido al considerar que las pericias que todavía quedan por hacer no son indispensables para que comience el juicio, ya que podrán ser incluidas mientras se desarrolla el mismo.

En la causa, la primera que llega a juicio de las que afectan a Fernández, se investigan presuntas irregularidades en la adjudicación, durante su mandato presidencial, de obras públicas viales al Grupo Austral, propiedad del empresario Lázaro Báez, en la sureña provincia de Santa Cruz, tierra natal de Kirchner.

Además de la exmandataria -que por ser senadora cuenta con fueros que impiden su eventual arresto-, en el banquillo deberán sentarse los ya detenidos Báez, el exministro de Planificación Julio de Vido, el exsecretario de Obras Públicas José López y el exsubsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal Carlos Santiago Kirchner, primo de Kirchner.

Al elevar el caso a juicio, el juez Julián Ercolini indicó que Fernández, en su carácter de presidenta, “habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado nacional que estaban bajo la órbita de su responsabilidad”.

El juez cree que las maniobras investigadas habrían tenido el “objeto de procurarle al empresario Lázaro Antonio Báez un lucro indebido, en perjuicio de las arcas del Estado nacional”.

No obstante, la expresidenta está procesada en otras causas en las que es acusada de alquilar a empresarios algunas de sus propiedades inmobiliarias a altos precios para recibir supuestamente retornos de dinero público.

Fernández había pedido que se suspendiera el inicio del juicio, fijado para el día 26, debido a que sigue abierto un proceso de instrucción suplementaria, pero el TOF 2, encargado de la vista, entendió que los resultados de esas pericias no serán necesarios antes de mitad de año.

Ya la semana pasada, la Fiscalía se opuso a cambiar el inicio del juicio.

Fuentes de la defensa de Fernández dijeron a Efe que la decisión es “una arbitrariedad absoluta”, al considerar que es la primera vez que el TOF 2 inicia un juicio “sin que se encuentre terminada la instrucción suplementaria”.

“Esto a nuestro criterio demuestra persecución judicial. Y por sobre todas las cosas, un tribunal parcial e inquisidor que no respeta el debido proceso y las garantías de defensa en juicio. Esto podría costar en otra instancia en una nulidad absoluta. Es incomprensible”, aseveraron.

El hecho de que la vista comience sin las pericias concluidas “afecta a la defensa por cuanto la estrategia defensiva depende del resultado de esa pericia”, añadieron.

“Iniciarla sin ella es derrumbar por completo el Estado de Derecho”, remarcaron.

Entre los varios procesos contra Fernández, para cuatro de ellos ya fue citada a juicio oral pero tan solo el de la causa por corrupción en la obra pública tiene su fecha fijada.

La Patilla

El ex contador del matrimonio Kirchner busca que lo acepten como arrepentido en la causa de los Cuadernos de las Coimas. Además, ante la Justicia, aseguró que Daniel Muñoz llevaba bolsos con dinero a Río Gallegos para guardarlos allí.

El ex contador del matrimonio Kirchner Víctor Manzanares declaró ante el fiscal Carlos Stornelli y disparó contra la expresidenta Cristina Kirchner al asegurar que “ella estuvo al tanto de todo”, en referencia a las sociedades anónimas Los Sauces y Hotesur, creadas, según su testimonio, para operaciones de lavado de dinero.

En su declaración, además, Manzanares brindó detalles sobre su tarea como contador de la ex familia presidencial y apuntó contra a Cristóbal López y a Lázaro Báez. Se espera que este lunes el juez Claudio Bonadio analice si lo homologa como imputado colaborador en la causa de los cuadernos de las coimas

Manzanres, quien fue responsable de los números declarados oficialmente por Néstor y Cristina Kirchner cuando llegaron a la Casa Rosada, está procesado en la causa de los cuadernos por presunto lavado de dinero, en el tramo donde se investigó al entorno de Daniel Muñoz por operaciones en Estados Unidos, inicialmente por US$ 70 millones.

Ante el fiscal Stornelli, acompañado de sus defensores Alejandro Baldini y Roberto Herrera, el ex contador de los Kirchner brindó detalles de la estructura societaria familiar, y relató que tanto Los Sauces como Hotesur fueron empresas creadas con el único objetivo de “lavar dinero”, según informa Clarin.

Respecto a Los Sauces, la Justicia concluyó que se usó para que “una porción de lo que era sustraído al Estado Nacional, a través de la obra pública vial y concesiones otorgadas, fuera a parar a los ex presidentes y a su núcleo familiar”.

En ese sentido, Manzanares apuntó contra Lázaro Báez y Cristóbal López, que garantizaron el 86% de la facturación de la empresa, y aseguró que se simularon alquileres con el fin de lavar dinero y que nada se podría haber concretado sin la participación de los dos empresarios K.

En este punto, y según informa el mismo medio, el excontador mencionó a Máximo Kirchner y dijo que se dedicaba a cobrar cheques de los alquileres de los hoteles por adelantado.

Radio Mitre

Juan Manuel Campillo, el ex ministro de Hacienda de Santa Cruz, contó la preocupación de Daniel Muñoz por el dinero que manejaba. Según él, no hizo falta aclarar que pertenecía al matrimonio Kirchner.

“Mirá, tengo este problema. Yo me quedé con todo este dinero a mi nombre y no se lo quiero dejar a mi mujer, esto es parte de una fortuna que no es mía”. Con estas palabras, a punto de morir de un cáncer fulminante, Daniel Muñoz, el ex secretario de Néstor Kirchner, le reveló a Juan Manuel Campillo, el ex ministro de Hacienda de Santa Cruz, que los millones que había repartido en propiedades, compañías e inversiones tenían otros dueños. No dio nombres, pero no hizo falta. “Si bien no lo dijimos puntualmente, se dio por sobreentendido y estaba ‘en el aire’ que eran de Néstor y Cristina”, apuntó el ex funcionario.

La escena forma parte de la declaración que Campillo prestó a fines de enero ante el fiscal Carlos Rívolo, cuando amplió su exposición como imputado-colaborador, para ratificar qué rol cumplió cada uno en el entramado de lavado de dinero que funcionó detrás de Muñoz y su viuda, Carolina Pochetti, para poder vender a las apuradas los 16 departamentos que habían comprado por 70 millones de dólares en Miami y Nueva York y que habían quedado al descubierto con el escándalo de los Panamá Papers. Fue Isidro Bounine, secretario de Cristina Kirchner, quien lo contactó para hacer la operación y para Campillo era claro que seguía trabajando para la ex presidenta.

“Siempre supuse que todo esto podía provenir del matrimonio presidencial, entiéndase a Néstor y Cristina, y que no era de Muñoz. Era una obviedad que él nunca lo pudo haber generado este dinero por su cuenta y de manera lícita –afirmó Campillo en la declaración a la que accedió Infobae-. Yo no pregunté el origen de los fondos, ya que como ellos eran secretarios ‘de’, implica guardar secretos y trae aparejadas muchas cosas. Yo solamente le conocí como trabajos sus cargos públicos y un día me llamó y me planteó este problema”, amplió.

Hasta ahora, la investigación por los cuadernos de la corrupción ha establecido que Muñoz era la persona que recibía el dinero que iba dirigido hacía Néstor y Cristina Kirchner. Las entregas se hacían en el departamento de la calle Uruguay o incluso en la residencia de Olivos. Pilotos y ex secretarios privados también dijeron que, en los viajes al sur, era Muñoz el que custodiaba los bolsos.

“No sé si la plata era de Néstor o si la compartían. Es un secreto que se llevaron los dos a la tumba”, dijo Carolina Pochetti en su declaración como arrepentida, que fue publicada por Infobae el sábado pasado.

En un viaje a Estados Unidos, un fuerte dolor de espalda lo obligó a ir a atenderse a una clínica. Sergio Todisco, uno de los testaferros que se convirtió en arrepentido, relató: “Daniel Muñoz me manda un mensaje de que le dolía mucho la espalda y yo le recomiendo que tome un calmante. Consultó con un médico en un hospital en Miami, Mont Sinaí, adonde lo acompañó Liz (Elizabet Ortiz Municoy, una de las testaferras arrepentidas), y le descubren un tumor del tamaño de una naranja en la columna”. Al día siguiente volvieron todos a la Argentina y lo operaron en la clínica Fleni. Poco tiempo antes había estallado el escándalo de los Panamá Papers (3 de abril de 2016). Muñoz murió el 25 de mayo de 2016, justo al cumplirse un aniversario de que Néstor Kirchner llegaba a la casa de Gobierno.

Según se desprende de las declaraciones a las que accedió este medio, Todisco también afirmó: “Alguna vez escuché, de parte de Muñoz que tenía algo así como 250 propiedades y no sabía qué hacer. Lo contó como si fuese un problema”.

La palabra “problema” también surge en boca de Muñoz a través de Campillo, cuando el ex hombre de confianza de Néstor estaba muriendo y le pidió ayuda. Fue un diálogo en clave espiritual e intimista en el que Campillo le aseguró que lo que lo estaba matando a él no era el cáncer sino el problema. Es que Campillo estudió metafísica y por eso también hasta le había hablado de la ley del karma a la ex presidente, en una carta que nunca llegó a enviarle.

La confesión

“Muñoz estaba preocupado por sus hijos, tanto los del primer matrimonio como los que tenía Pochetti. Esa fue una reunión en el domicilio de la calle Williams que comenzó por la tarde y terminó por la noche. En el mismo encuentro habían estado presentes Bounine y Pochetti por la tarde, quienes luego se retiraron de la reunión, siendo que Bounine se retiró de la vivienda y Pochetti se quedó, ya que vivía allí con su madre, sus hijos y Muñoz”, contó al ampliar su declaración. De paso, describió a Pochetti como una persona “muy ambiciosa” que quería todos los bienes para ella, para su familia y para sus hijos” y así perjudicar a los que Muñoz había tenido con su primera mujer.

Cuando finamente se quedaron los dos solos, como lo vio cansado, Campillo le preguntó “si quería seguir en otro momento” y él dijo que no porque “le hacía bien hablar. Él tenía una carpeta con la descripción de todos sus bienes, en donde había declaraciones juradas firmadas por el contador Víctor Manzanares. En esa carpeta estaban sus bienes y sociedades en Argentina y en el exterior. Mi convocatoria era para los bienes en el exterior. En esa reunión que duró varias horas él me confiesa: ‘Tengo un problema'”.

“Me dice, ‘mirá, yo me quedé con todo este dinero a mi nombre y no se lo quiero dejar a mi mujer, esto es parte de una fortuna que no es mía’. Me muestra una carpeta color amarilla y hace un repaso de las cosas. Dio por entendido que yo sabía que eso no era de él y que provenía de otras personas más importantes y no le quería dejar ese ‘problema’ a su esposa ni a nadie de su entorno. Me dice que Manzanares era su socio y contador por la parte local y que lo de Argentina no entraba en la negociación, que solo era convocado por lo del exterior, destacando que estos bienes de Argentina también formaban parte del ‘problema'”, relató.

La respuesta de Campillo fue inmediata: “Le dije que lo podía ayudar y me preguntó cuánto le iba a cobrar. Le comenté que cualquiera le iba a pedir el 20% y a él le pareció mucho. Le ofrecí el 10% y le pareció bien. Le dije, ‘si pretendés que alguien se juegue su cabeza, tenés que pagar bien'”. Fue en ese momento que le pidió que viajara a Estados Unidos y hablara con Elizabeth Ortiz Municoy, la agente inmobiliaria que aparecía como la principal prestanombre junto al que fuera su marido, Sergio Todisco.

“Él (Muñoz) en esa reunión no ofreció ninguna propuesta de qué hacer con los bienes y yo le propuse que lo reintegre, a lo que me respondió que eso le iba a generar un grave problema con su mujer. Ante esto le pregunté, ¿quién se está muriendo, vos o tu mujer? Y le dije: ‘Solucioná tu problema con ella’. Yo reintegraría todo a quien corresponda. Lo que te está matando a vos es esto, este problema. Yo estudié tres años de metafísica y tengo tercer nivel de energía zen y larga vida. Yo le dije que ‘el cáncer lo causan los rencores y los odios, entonces sacate de encima los odios y los rencores y dásela a sus legítimos dueños y no te morís más’. Yo te puedo ayudar más con el cáncer que con los bienes”.

Campillo avanzó en el relato: “Cuando me refiero a sus legítimos dueños, si bien no lo dijimos puntualmente, se dio por sobreentendido y estaba en el aire que eran de Néstor y Cristina. Yo le repetía: ‘Desarmá, reintegralos y se te solucionan todos los problemas. El todo es la sumatoria de las partes, con esto quiero decir que si sumamos a Muñoz, Gutiérrez, Bounine, Álvarez y Compañía, en grado de importancia, se llega al todo. Yo tomé esa reunión como que se estaba sincerando. Fue una de las pocas veces que estuvimos solos. Para mí él estaba coaccionado por su esposa. Con Isidro eran parte de un todo, se conocían mucho, hablaban en un mismo código”.

A criterio de Campillo, Bounine fue una suerte de “custodia”, que participó “en todas las reuniones” y fue nombrado por Muñoz como su interlocutor. “A mí me llamó la atención que el día que Muñoz muere, Bounine estaba en Estados Unidos. Entendí que evidentemente estaba haciendo algo tan importante como para no estar acá. Fallecido Muñoz, yo no tenía más nada que hacer ahí, a excepción que Bounine me dé alguna nueva instrucción. Toda vez que ello no sucedió fue que Isidro me pagó los doscientos mil euros y luego de ello no nos vimos más por este tema. Con la muerte de Muñoz se dio una especie de ‘silencio de final'”.

“Yo no lo iba a estafar a Muñoz en su lecho de muerte y no quería que sea estafado por Pochetti, pero no se pudo hacer porque en el medio de todo esto se murió”, añadió. Ratificó que cuando finalmente vio cómo el abogado Miguel Angel Plo y el resto iban a hacer las cosas, con un simple “cambio de ropaje”, decidió no participar. Lo comunicó y se apartó. Tuvo que reclamarle el pago por sus servicios a Pochetti y a Bounine, que le entregó 200 mil euros. Los planteos fueron hechos por mensajes de Telegram que se autodestruyeron.

Infobae

Una encuesta de Poliarquía reveló que Cristina Kirchner supera a Mauricio Macri en intención de voto para las elecciones, aunque el Presidente sigue teniendo la ventaja de que la suma de Cambiemos supera a la de Unidad Ciudadana.

El trabajo revela una fuerte caída de Macri en las preferencias entre diciembre y enero, aunque Cambiemos mantiene cierta estabilidad entre el 35 y 40 por ciento. Ante la pregunta de “¿quién le gustaría que fuera el próximo presidente?”, un 15 por ciento eligió al actual mandatario. En el último mes de 2018, el 22 por ciento lo elegía.

En tanto, a María Eugenia Vidal la eligen un 16 por ciento (15 por ciento en diciembre) y a Elisa Carrió un 4 por ciento (2 por ciento el mes pasado). Es decir que el oficialismo suma 35 por ciento, cuatro puntos menos que el mes pasado aunque con una tendencia que se mantiene establece en una franja de cinco puntos.

En el caso de Cristina, baja de 24 a 22 por ciento en las preferencias pero amplía la diferencia con Macri de dos a siete puntos. A la ex presidenta le suman siete puntos entre Axel Kicillof y Agustín Rossi por lo que Unidad Ciudadana alcanza el 29 por ciento, seis menos que Cambiemos.

En el caso del peronismo de centro, Sergio Massa se consolida como el mejor perfilado. El tigrense se mantiene en el 12 por ciento, el doble que Juan Manuel Urtubey que muestra un leve crecimiento en los últimos dos meses. Sumados a Miguel Ángel Pichetto, los candidatos de “Alternativa Federal” suman el 19 por ciento, todavía lejos del kirchnerismo como para ingresar a un hipotético ballotage ,según publica La Política Online.

Una salvedad es que la encuesta no tiene en cuenta a Roberto Lavagna como candidato, una figura que recientemente se sumó a la lista de los aspirantes del peronismo de centro. El ex ministro sí aparece en la valoración espontánea de los consultados, con un 1 por ciento. Después de analizar algunas encuestas Lavagna habría empezado a enviar señales de que no competirá en las elecciones.

Aunque la encuesta de Poliarquía no mide hipotéticos escenarios de segunda vuelta, algunas de las preguntas dan indicios interesantes. Por un lado, un 50 por ciento dice que votaría a candidatos de la oposición contra un 32 por ciento que lo haría por el oficialismo.

Por otro lado, un 51 por ciento dice que “seguro” no votaría al oficialismo (28% podría llegar a votarlo y 20% seguro lo vota) mientras que un 54 por ciento tampoco votaría al kirchnerismo (21% podría llegar a votarlo y 23% seguro lo vota), lo que da un indicios de los techos para el ballotage. Acaso lo más interesante es que el peronismo de centro muestra un techo mucho más bajo: el 38 por ciento dice que “seguro” no lo votaría, mientras que 45 podría hacerlo y un 15 seguro lo votará.

El Comodorense

El diputado nacional criticó a los dirigentes que priorizan las cuestiones individuales. Y dijo que Cristina pide “unidad” en Chubut para superar a Cambiemos.

El diputado nacional Santiago Igon reconoció la intención de diálogo planteada por Cristina Fernández de Kirchner y la necesidad de apelar a la unidad para superar a Cambiemos en las próximas elecciones. “Ningún dirigente me dirá lo que tengo que hacer. Acordaré con quien me parezca hacia dentro o hacia fuera. El PJ no tiene conducción desde hace algún tiempo” advirtió.

Igon no fijó plazos en el proceso de unidad que intenta el Justicialismo y reconoció la necesidad de definir una estrategia colectiva. “Desde el Partido Justicialista y el FpV sino queremos traccionar una estrategia del gobierno provinial, deberíamos tener nuestra estrategia propia. No hay que dejar de charlar ni de buscar la posibilidad de algún acuerdo” dijo en diálogo con La Cien Punto Uno.

Expresó que éste modelo de conducción no se plantea únicamente en Chubut sino en el resto del país. “Tenemos compañeros que están muy focalizados en lo que pasa en su ciudad pero es momento de levantar la vara. Podríamos quedarnos sin discutir algo que esta pasando, que es concreto y es real”. Para el diputado Igon, el PJ sufrió entre otras cosas, las consecuencias de “individualismos” y no se fijó plazos para llegar a acuerdos electorales. “Los tiempos han sido dañinos. No le echemos la culpa ni a unos ni a otros porque debemos hacernos cargos. Acá hubo estrategias individuales. Yo respeto eso pero llegamos a la etapa en la que debemos avanzar colectivamente”.

“O se madura políticamente –enfatizó Igon- o dejemos de decir que somos peronistas y reconocemos ser comerciantes, empresarios o mercachifles y que lo único que nos interesa es una posición individual. A muchos les importa tres pitos el peronismo y menos aún los chubutenses”.

Alentó a la militancia a “generar algo distinto” sin perder el optimismo. “Tenemos que superar la realidad con más capacidad de organización. Sino somos optimistas y nos sentamos a charlar con Sastre, Maderna u otros referentes de otras fuerzas volverá a vencernos el neoliberalismo ya que ni el PJ, ni Chusoto por separado le están ganando hoy a Cambiemos”. Respecto a la gestión de Mauricio Macri reconoció el crecimiento del oficialismo a partir de la consolidación de su “núcleo duro” y al manejo mediático que tiene de su vida interna.

“Cristina nos pide que hablemos, unidad y diálogo para no romper los puentes. Ella nos alienta a seguir haciendo política y hacer algo más grande. Es la única manera de combatir al neoliberalismo. Ningún dirigente me dirá lo que tengo que hacer. Acordaré con quien me parezca hacia dentro o hacia fuera. El PJ no tiene conducción desde hace algún tiempo. Cristina nos pide que dialoguemos hasta las últimas consecuencias”, finalizó.

Diario Jornada

La Cámara Federal decidió habilitar la discusión en el máximo tribunal penal federal

La situación de la ex presidenta Cristina Kirchner, el ex ministro Julio De Vido y otros ex funcionarios llegarán a la Cámara Federal de Casación Penal, que revisará las prisiones preventivas en la causa de los cuadernos de la corrupción. En la misma situación estará Gerardo Ferreyra, el dueño de Electroingeniería y el único de los hombres de negocios que quedó preso por la asociación ilícita que, según se sostiene en el expediente, funcionó para recaudar dinero detrás de los negocios de Planificación entre 2003 y 2015.

Según pudo saber Infobae, la Cámara Federal aceptó los recursos de casación que presentaron las defensas de Cristina, De Vido, su mano derecha Roberto Baratta y el asesor de éste, Nelson Lazarte. También del ex responsable jurídico del Ministerio, Rafael Llorens; del secretario de De Vido, José María Olazagasti; del ex titular del Ente Binacional Yaciretá, Oscar Thomas; y del mencionado Ferreyra.

Salvo Cristina, que tiene fueros como senadora, el resto de los apelantes está en la cárcel. El juez Bonadio había supeditado el envío al Congreso pidiendo su desafuero a la confirmación de los procesamientos, que tuvo lugar el 20 de diciembre. Ese trámite, sin embargo, aún no se solicitó.

Infobae

El ex gobernador y precandidato a Presidente para octubre contó a Página/12 sus conversaciones con CFK, estimó que la pavura será el acelerador de la unidad opositora, cuestionó duro a Vidal y dijo cómo percibe a los argentinos con este gobierno.

Después de haber dedicado los últimos meses de 2018 a visitar el interior del país, Felipe Solá arrancó el año de recorrida en su distrito, la provincia de Buenos Aires. En pocos días pasó por cinco municipios de la costa y por muy poco no coincidió con Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Daniel Scioli. “Sí, pero yo estoy menos de vacaciones que ellos”, responde mientras muestra su indumentaria poco playera: camisa, pantalón largo y zapatos. Unos metros más allá, la gente aprovecha el sábado a pleno sol y se zambulle en el mar de Varese, uno de los balnearios emblemáticos de Mar del Plata. También está aquí su compañera del bloque RedxArgentina, Victoria Donda. Solá promociona su candidatura presidencial pero, por sobre todo, la necesidad de la unidad para enfrentar al macrismo.

–¿Qué clima se encontró en esta visita?

–La gente está de vacaciones y te mira raro, tiene toda la razón. O no te da pelota o se quiere sacar una foto. Piensa un rato quién sos, en mi caso, y uno de los dos de la pareja dice “Solá”. Entonces me piden una foto. Salvo que tengan más de 45 años, entonces sí me reconocen. En general, lo que veo es una sensación de preocupación y de tristeza. Por eso digo que Macri les apagó la luz, es lo que ví. Estamos en la playa, es un día espléndido y hay que aprovechar. Pero tocaron muchos días feos, la gente camina y los chicos quieren consumir y la gente no puede. Hay una decadencia que se ve.

–¿La cuestión de la unidad opositora es un reclamo de la calle o es algo del microclima político?

–Las dos cosas. Los que son peronistas te paran y te dicen “qué esperan para unirse”. Si están indignados es más fuerte. Te dicen “sirvan para algo, les pagamos para que se unan”. Como diciendo “haganmela fácil”.

–En pocos días pasaron por aquí Urtubey, Massa, Roberto Lavagna que está de reuniones, se lanza Scioli. Los tiempos se acortan y la unidad no parece más cercana.

–En primer lugar, en cuanto avance la fecha van a avanzar también la pavura y el peligro. Fierro decía “no hay como el peligro para refrescar a un mamao”. En segundo lugar, hay dos tipos de reuniones: las que sirven y las que se hacen para la foto. Estamos hartos de las fotos. El “busco la foto con…”, es lo más lejano a lo necesario para pensar la unidad. Sobre todo con fotos que confunden a la gente muchas veces. Yo también me saqué fotos, pero hay que tratar de caminar en un solo sentido. Frente a la posibilidad de unirse, yo no voy a objetar a nadie salvo a la gente de Cambiemos.

–¿Cómo se entiende que el macrismo se mantenga competitivo con la crisis en la que está envuelta su gestión?

–Después de estos tres años de hacer daño el Gobierno es muy fuerte y poderoso porque todavía es competente electoralmente. Esa fuerza se deriva de una especie de noción de los argentinos de que ellos tienen el poder. En segundo lugar, una aceptación resignada de muchos argentinos de que el poder no necesariamente es popular. Que el poder es algo concentrado y que el poder popular está en retroceso. Un poco decir las cosas son así, que Donald Trump hace lo que quiere, que el poder está concentradísimo y que lo único que pueda hacer que no se desbarranque todo en la Argentina es el apoyo externo. Esa idea ha permeado en algún sector y está representada cabalmente por el PRO, y los radicales siguen ahí pegados porque les gusta el queso.

–¿Los que lo apoyan es gente que se resignó?

–Alguna gente. Están los fanáticos de Cambiemos que no vamos a poder cambiar, que será el 15 por ciento, y después hay otro 15 por ciento que está ahí que yo pienso que está en esa posición. Además, cierta prensa consiguió concentrar la corrupción en el gobierno anterior. La corrupción de este gobierno –que tiene que ver con el conflicto de intereses, con la compra y venta de activos relacionados con decisiones económicas, los aportes electorales, el haber nombrado a un sector del PRO en la Oficina Anticorrupción, el enriquecimiento ilícito de muchos y la mentira repetida– no figura. Se ha logrado que la corrupción sean los bolsos de José López, que es una corrupción insólita y mamarrachesca. Después de eso vienen todos los juicios, pero lo que no consiguieron fue que se consoliden esos juicios. Está por verse hasta dónde es lawfare, un ataque del Poder Judicial, y cuánto hay de cierto. La gente no lo sabe pero lo da por hecho. El rol de los medios ha sido muy importante. ¿Cuántas veces vimos esa máquina de contar billetes, la de la Rosadita? ¿Mil veces? Y del otro lado tampoco hubo una actitud de aclarar los tantos respecto a la corrupción por parte del gobierno anterior. Se lo considera todo un ataque político, y de vez en cuando hay que dar alguna explicación.

–¿Qué considera que debería hacer?

–Separar la paja del trigo. Decir “sí, en este caso está bien que se investigue y en este caso no”. La traición a la Patria por el acuerdo con Irán es una barbaridad, aunque piense que el acuerdo fue un error. Lo mismo que el dólar futuro, no es judiciable. Después hay todo un montón de causas que están estancadas, aunque tienen impacto político. Todos los días se las acicatea, se condena desde la televisión. Hay programas que son un Nuremberg nocturno cotidiano.

–En algún momento el dirigente Juan Grabois planteó la necesidad de una “purga” de la corrupción, lo que le valió críticas desde algún sector del kirchnerismo. ¿Coincide con su visión?

–Lo de Grabois fue un poco teórico respecto a cómo es la política, aunque eso no quiere decir que uno debe aceptar totalmente cómo es. Además, en lugar de elegir vamos a tener que optar entre a o b, seguramente iremos a un ballottage. Por lo tanto la idea de “sí, pero sin esto”, va a llegar un momento que tanto Grabois como cualquiera van a tener que optar. Teóricamente está muy bien lo que dice. Queremos un gobierno representativo, popular, que defienda el trabajo argentino como prioridad número uno, y no queremos ninguna corrupción. La responsabilidad de la corrupción es mucho mayor de arriba para abajo. Lo digo con experiencia.

–¿El candidato del peronismo tiene que plantear posición sobre este tema?

–Absolutamente tajante, no debe eludir el tema. La corrupción no es un tema del que puede hablar solo Cambiemos.

–Además de Cambiemos, quien se muestra competitiva en las encuestas es Cristina Kirchner pese a estas acusaciones que le hacen. ¿Por qué considera que mantiene esa centralidad como figura opositora?

–La gente que está muy mal, está indignada y se rebela contra todo lo que le dicen, todo lo que sea a favor del Gobierno. Eso es lo que está pasando en el caso de Cristina y la corrupción. El comerciante, el trabajador, la empleada doméstica, el camionero, todos saben cómo vivían antes y cómo viven ahora. Eso es voto por Cristina. Es así, es objetivo. Y hay un gran porcentaje de gente que votó por Macri y sabe que se equivocó. Si nos ponemos de acuerdo que lo que tenemos que hacer no es una restauración, una vuelta para atrás, un “vamos a volver”, sino que vamos a llegar para cambiar y nos ponemos de acuerdo con cierto lenguaje, y con una unidad de acción y de concepción, podemos captar muchos de esos votos. Si insistimos en que nuestros bordes están cerrados por el kirchnerismo, entonces nos quedamos ahí. El kirchnerismo se puede quedar siendo una gran primera minoría, pero existe el ballottage.

–¿Le planteó estas cosas cuando se reunió con Cristina?

–Sí, lo que yo espero de Cristina es gestual. De Cristina mucho más que ideas y discursos espero gestos hacia la unidad. Ella tuvo gestos como en un acto que hizo en Arsenal antes de las PASO de 2017. Ahí hubo una Cristina distinta. Pero después pasó que el Gobierno festejó las PASO como si la hubiera ganado cuando la había perdido y Cristina se enojó. Ella tiene que mostrar otro rostro, se lo dije personalmente, por eso lo digo ahora.

–¿Cuál sería un gesto por la unidad?

–Gesto hacia los gobernadores. Creo que fue un acierto que haya tomado distancia de la interna en Tucumán. Tiene que hacer gestos públicos, porque ahora no tienen que estar dirigidos sólo a los dirigentes sino también para que la gente los vea. Hay una actitud de espera. Hay una energía contenida que el día que haya un candidato, sea ella o ella tome una decisión, se va a canalizar y va a ser muy fuerte.

–¿Un gesto sería convocar a una reunión con todos?

–Yo hablé con ella algunas cosas. Le dije también que la situación nos indigna y que al hablar con la prensa somos todos halcones. Si hay halcones tiene que haber palomas, pero no se ven las palomas. Hay que crear palomas. Gente que razone y haga razonar a un porcentaje de los votantes que están mirando. Hay que preguntarles si quieren recuperar un 25 por ciento de su salario, si quieren tener una inflación de un dígito, volver al PBI por habitante que había en 2015, un nivel de ocupación como el de aquel momento. Y preguntarles también si creen que Macri va a lograr eso en los próximos años.

–¿Su candidatura presidencial es independiente de lo que haga Cristina?

–Me gustaría mucho decir que es independiente, pero no lo es. Hay una gran influencia sobre mi candidatura de la decisión que tome Cristina. El público con el que yo hablo es peronista y cristinista a la vez. Después hay un público adicional al que habrá que ir a buscar.

–¿Y Cristina está en condiciones de ir a buscar ese público?

–Todavía no. Si no hay cambios, no. Si no hay una modificación de la forma de concebirse, no está asegurado eso. Veo cambios, pero no alcanzan. Hacen falta más gestos.

–¿Massa, Urtubey y Pichetto se sumarán a la unidad finalmente?

–Me interesan los gobernadores y sería importante lo de Massa. Respeto mucho a Urtubey y Pichetto, pero hoy no lo veo. El que tiene que tomar una decisión importante es Massa, que me parece que está tironeado. Pero no tengo que decir yo quién tienen que estar. Bienvenidos los que vengan.

Página 12