fbpx
Tag

caza

Browsing

Japón se enfrenta una vez más a críticas internacionales al abandonar la Comisión Ballenera Internacional y así poder retomar de forma indiscriminada y sin control alguno la caza de ballenas.

Japón decidió retirarse de la Comisión Internacional de Caza de Ballenas (IWC, por sus siglas en inglés), dijeron las autoridades niponas a la AFP el jueves, ya que Tokio se prepara para reanudar la actividad comercial de la caza de ballenas el próximo año.

Tal medida provocaría críticas internacionales contra Japón por la conservación de las ballenas y profundizaría la división entre países pro balleneros y, posiblemente, atraiga toda la atención de organizaciones como Sea Shepherd y Greenpeace.

“Estamos considerando todas las opciones”, incluida la posibilidad de retirarse de la IWC, que actualmente tiene 89 miembros, dijo a la AFP el funcionario de la Agencia de Pesca, Yuki Morita. Otro funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó que “todas las opciones están sobre la mesa, pero aún no se ha decidido nada formal”.

Ambos destacaron que Tokio aún no ha cambiado su política de caza de ballenas, pero Japón amenazó con retirarse de la IWC en septiembre cuando la comisión rechazó su intento de regresar a la caza comercial de ballenas.

Aprovechando los vacíos legales
Citando fuentes gubernamentales anónimas, la agencia local de noticias Kyodo dijo que una decisión formal de retirarse de la IWC llegará a finales de año.

Después de una tensa votación en septiembre en Brasil, la CBI rechazó el intento de Japón de regresar a la caza comercial de ballenas, lo que llevó al viceministro de Pesca, Masaaki Taniai, a decir que Tokio sería “presionado a emprender una reevaluación fundamental de su posición como miembro de la IWC”.

Las naciones contra la caza de ballenas, lideradas por Australia, la Unión Europea y los Estados Unidos, derrotaron la propuesta de Japón en una votación de 41 contra 27.

Después de la votación, el comisionado de la IWC por Japón, Joji Morishita, dijo que las diferencias con las naciones contra la caza de ballenas eran “muy claras” y que Japón ahora planearía sus “próximos pasos”.

La Comisión Ballenera Internacional se estableció en 1946 para conservar y administrar la población mundial de cetáceos y ballenas. Introdujo una moratoria sobre la caza comercial de ballenas en 1986 después de que algunas especies se hubieran pescado casi hasta su extinción.

Japón insiste en que las poblaciones de ballenas se han recuperado lo suficiente como para permitir que se reanude la caza comercial, aunque en realidad nunca han dejado de asesinar a estos gigantes del mar “con fines científicos”, un vacío legal que los deja arponear miles de animales por año.

Islandia, junto con Noruega, desafía abiertamente la prohibición de 1986 de la IWC sobre la caza comercial de ballenas.

Jornada

Expertos de la comunidad científica de Tierra del Fuego rechazaron hoy la ley sancionada esta semana por la Legislatura fueguina que autoriza por un año la caza y la comercialización del guanaco en todo el ámbito provincial.

La especie estaba protegida desde 1993 por ser considerada “en peligro de extinción”, junto a los cetáceos, los zorros colorados y las aves silvestres, pero una norma sancionada este martes por los legisladores provinciales, sin debate previo, la excluyó de ese status para permitir, incluso, la industrialización de su carne.

El doctor en geología e investigador principal del Centro Austral de Investigaciones Científicas (Cadic) -dependiente del Conicet- Adrián Schiavini, explicó a Télam que cualquier decisión de este tipo vinculada a una especie silvestre necesita de un plan de manejo y de una capacidad técnica y humana capaz de fiscalizar las extracciones.

“En principio es necesario saber cuántos animales se autorizan a extraer, de dónde, de qué modo y de qué clase. Sin fiscalización se fomenta un mercado negro, y me consta que para esta medida ni siquiera fueron consultadas las propias áreas del gobierno relacionadas a la fauna y el ambiente”, señaló el experto en dialogo con Télam.

Según Schiavini, uno de los problemas centrales es el “bromatológico”, ya que “cuando alguien compre una pata de guanaco en una carnicería debe estar seguro de su procedencia, y no exponerse a inconvenientes en su salud”, afirmó.

El biólogo observó que, por ejemplo, los mataderos que se utilizan para faenar fauna silvestre no pueden ser los mismos que se usan para faenar animales domésticos.

“El otro tema son los cazadores inexpertos, que puestos a realizar esa tarea sin la capacidad necesaria pueden llegar a matar muchos más animales sin ningún sentido”, sostuvo el especialista.

Por su parte el vicegobernador provincial, Juan Carlos Arcando, impulsor de la ley en el parlamento fueguino, explicó a Télam que la medida tienen su origen en la imposibilidad que posee el sector gastronómico de conseguir carne de guanaco porque con la norma en vigencia estaba prohibida, tanto la caza e industrialización a nivel local, como el comercio desde otros estados provinciales como Santa Cruz.

“A ello hay que sumarle las quejas de ganaderos porque los guanacos compiten por las pasturas de sus animales. Entonces lo que decidimos fue autorizar la caza y comercialización por un año mientras las áreas correspondientes elaboran un plan de manejo de la especie”, fundamentó el funcionario.

Para Schiavini, el principal problema de los ganaderos fueguinos no son los guanacos sino los perros asilvestrados, que “se comen gran parte de su producción ovina”.

La caza y comercialización del guanaco en Tierra del Fuego es autorizada un año después de que la figura del animal fuera presentada como la imagen del nuevo billete de 20 pesos, al ser considerada un símbolo de la fauna patagónica, durante un acto realizado en 2017 en la escuela 27 de la ciudad fueguina de Río Grande.

Fuente: Radio 3 Cadena Patagonia