Tag

Catamarca

Browsing

La localidad catamarqueña se llama “Minas Capillitas” (Andalgalá). Del lugar se extrae la piedra rodocrosita. La situación llegó al punto que la Escuela Rural N.° 29 fue tomada por los padres por falta de profesores y porque los chicos hace meses no cuentan con el transporte escolar para llegar al establecimiento. La escuela está ubicada a escasos metros del yacimiento que actualmente explota la empresa estatal provincial minera CAMYEN, a partir de un acuerdo con Fabricaciones Militares dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación. Son los niños ignorantes de pueblos mineros que se cansan de escuchar eslogans publicitarios sobre los beneficios de la minería.

En minería, o mejor dicho, en la política minera implementada por los gobiernos, se habla mucho de “desarrollo sustentable”, pero, en este caso, Nación y Provincia no pueden garantizar la educación elemental a los niños y adolescentes de la zona. Cómo hablar de “sustentable” si no hay clases porque los chicos no pueden llegar a la escuela o faltan docentes. La cuestión es que, ni al Gobierno central ni al ministerio de Educación provincial y nacional les preocupa que esos lugareños crezcan ignorantes. Se puede decir sin lugar a duda que la educación o la capacitación en Capillitas no forma parte de la preocupación oficial. El ministro de Educación de Catamarca es el licenciado Daniel Gutiérrez. El secretario de Minería es el ingeniero Rodolfo Micone. A las autoridades de Catamarca Minera y Energética Sociedad del Estado (Camyen SE) no se les conoce la cara. Se tiran la “pelotita”. Tantos licenciados e ingenieros que posterguen la educación, es más que raro.

Tampoco se puede alegar falta de recursos. Qué sentido tiene hablar de “millones” invertidos y exportados en materia de minería si las autoridades hoy se excusan o se esconden detrás de la versión de que no hay plata para pagar una combi que lleve a los niños a la escuela, atento a que algunos viven a 15 o 20 kilómetros de distancia del establecimiento educativo. Mientras las empresas se movilizan en 4X4, los alumnos llegaban caminando, en burro o a caballo. Es mucho el contraste. No es por ser orgulloso o agrandado, pero en días de lluvia o con el frío que hace en esas localidades, garantizar el proceso enseñanza aprendizaje requiere de un esfuerzo mayor por parte del Estado y las empresas que al parecer reducen su rol a saquear a esos pueblos del interior profundo. En este momento, localidades como Fiambalá (Tinogasta) y Antofagasta de la Sierra hacen reclamos similares. Sin educación ni salud.

¿Desidia oficial al extremo de que no importa tener ciudadanos analfabetos, o ignorancia necesaria para acompañar el desarrollo minero? A cambio de entregar minerales, el gobierno descuida la educación formal sin disimulo alguno. Estamos cambiando recurso natural por ignorancia en una negociación abierta con perjuicios directos en la población más cercana a la mina. Cualquiera hubiera creído que es al revés, pero tendremos que reconocer, aunque nos duela, que la idea tal vez sea robar más y explicar menos.

 

 

El Intransigente

Un apostador enfurecido y una tarde de furia en una agencia de juegos de Catamarca, terminó conamenazas de incendio hacia el local.

El impactante hecho sucedió en Catamarca. El joven increpó a la empleada por haber anotado mal los números y haberle hecho perder el pozo de, nada más y nada menos, $175.000.000.

Se trata de un apostador de 20 años que creyó haber ganado un pozo millonario pero, según su versión, la encargada de la agencia cometió el garrafal error de anotarlo en el Quini en vez de en el Loto.

Una vez sorteados los números del Loto fue convencido a reclamar el premio pero se dio cuenta que sus números habían sido anotados en otro sorteo, el del Quini. En un ataque de furia amenazó con prender fuego el local e inmolarse.

Desde la agencia intentaron tranquilizarlo pero ante la falta de solución entró en cólera nuevamente por lo que los vecinos de la zona debieron llamar al 911.

Efectivos de la comisaría Primera llegaron al comercio donde lograron reducir a frustradoapostador que había tirado líquido inflamable en el local y sobre sí mismo. El joven quedó detenido y a disposición de la Fiscalía de Instrucción 2 a cargo de Mauricio Navarro Foressi.

Habló la dueña del local

En tanto, luego de la polémica, que recorrió todo el mundo, la dueña de la agencia de quiniela, en diálogo con ElAncasti desmintió las versiones del apostador: “El hombre no tenía ningún acierto”.

Por otro lado, agregó: “Es imposible hacer mal una de esas jugadas porque vos la programas a la máquina y ahí tenés que elegir si querés jugar al Loto, jugás con ocho números, mientras que para el Quini jugás solamente con seis”.

De esta manera si hubiese querido jugar al Loto, la empleada de la agencia debería haberle pedido 2 números más.

Sobre el momento que vivió, el joven relató: “fue una situación terrible, tiraba kerosene en medio de la calle”.

 

 

El 9