Tag

Carrió

Browsing

Sin ningún análisis político, los funcionarios del macrismo insistieron en comparar la candidatura de Héctor Cámpora.

El titular del sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi y el ministro de Educación Alejandro Finocchiaro fueron los primeros funcionarios del oficialismo que se refirieron a la candidatura de Alberto Fernández que anunció el sábado la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

A través de su tweet, Lombardi habló en términos de catástrofe. Aseguró que la candidatura Fernández-Fernández “bifurca el poder”, y que Cristina será el poder detrás del poder. Y que la consecuencia histórica fue “Isabel, Videla y la catástrofe”.

En unas elecciones cada cual puede proponer su formula y es su derecho. Pero en Argentina cada vez que se bifurca el poder real del poder institucional la República se debilita.  “Cámpora al Gobierno, Perón al poder” termino en Isabel, Videla y la catástrofe.

-Elisa Carrió también utilizó la red social para atacar la candidatura a presidente de Alberto Fernández, y lo hizo en los términos descalificadores en que suele hacerlo: «Lo que proponen es Jack el Destripador, que garantiza la impunidad de todas y todos(política y empresarios)».

 

Por su parte, Alejandro Finocchiaro opinó en una entrevista radial, “si Cristina está en la fórmula, es la candidata. Igual sigue siendo la representación del gobierno que terminó en 2015”, opinó el precandidato a intendente de La Matanza, en diálogo con radio Nacional.

Además consideró que “era una de las posibilidades que siempre se barajó porque a la ex presidente siempre le ha gustado jugar al misterio con esas cosas”.

En consonancia con Lombardi, agregó, “¿a alguien se le puede ocurrir que la expresidenta pueda acompañar sin ocupar la centralidad del espacio?” y ante una consulta consideró que “básicamente es una copia” de la fórmula de 1973, que encabezó Héctor Cámpora, elegido por Juan Domingo Perón desde el exilio.

“Con la diferencia que en el caso de Cámpora, Perón estaba en el exilio, y no se lo dejó presentarse porque estaba proscripto. Esa experiencia terminó mal. Ese tipo de experiencias no es que terminan mal para un partido político, como si fuera aislado de la realidad. Cuando termina mal para un sector de la sociedad termina mal para la sociedad entera”, dijo Finocchiaro, y agregó: “En este caso ni siquiera sería igual, porque ella está. ¿Alguien puede creer que, representando al kirchenrismo, alguien que no sea ella puede ser el jefe?”, se preguntó Finocchiaro.

José Manuel De la Sota y su hija Candelaria

La hija del ex gobernador de Córdoba interpeló al presidente Mauricio Macri para que le solicite a la líder de la Coalición Cívica que pida perdón

Luego de que la diputada Elisa Carrió dijera en un acto en Córdoba que «gracias a Dios se murió De la Sota», la hija del ex gobernador de Córdoba, Candelaria, interpeló al presidente Mauricio Macri para que le exija que pida disculpas a la líder de la Coalición Cívica.

«Presidente @mauriciomacri, espero que le pida a su socia política @elisacarrio que se disculpe de inmediato conmigo y toda mi familia por la inmensa barbaridad que dijo sobre la muerte de mi padre. No todo vale para conseguir votos», publicó la hija mayor en las redes sociales.

Carrió viajó a Córdoba para respaldar la candidatura provincial del diputado nacional de la UCR Mario Negri, en tanto que el radicalismo «díscolo» hace campaña por Ramón Mestre. Carrió visitará las principales ciudades de la provincia: Cruz del Eje (donde ocurrió este episodio), Alta Gracia, Río Segundo, Carlos Paz, San Martín y Río Cuarto.

Ayer, el candidato a gobernador de Santa Fe por el Frente Progresista Cívico y Social, Antonio Bonfatti, se cruzó con la líder de la Coalición Cívica-ARI y la acusó de «mentirosa y destructora serial», al responder los dichos de la diputada nacional sobre el socialismo y su relación con la banda de narcos denominada «Los monos».

La ideóloga de Cambiemos vistió este lunes la provincia de Santa Fe para acompañar la fórmula de Cambiemos integrada por el radical José Corral y la macrista Anita Martínez. En ese marco, Carrió lanzó una dura acusación contra el referente socialista al vincularlo al narcotráfico: «Si quieren votar por Los Monos, voten a Bonfatti».

«Ellos saben que vamos a seguir gobernando Santa Fe y apelan a cualquier método. Carrió cada vez que viene una elección hace exactamente lo mismo. Es una mentirosa, una destructora serial porque todo lo que toca lo destruye», cuestionó el ex mandatario provincial.


Luego de que se viralizaran sus dichos, la diputada publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que pidió disculpas si ofendió a alguien: «La palabras sólo puede ser entendidas desde lo espiritual y en el contexto que fueron dichas. En ningún momento celebré la pérdida del Ex Gobernador De La Sota. De los que no creen, no puedo hacerme cargo. No quise ofender a nadie y si lo hice mis disculpas más sinceras».

La diputada nacional de Cambiemos Elisa Carrió arremetió esta noche contra el ex ministro de Economía Roberto Lavagna y su posible candidatura presidencial al señalar que «no lo podría votar porque es aburrido, soberbio y usa soquetes». «En el 2005 se fue Lavagna ¿Por qué no denunció la cartelización (de la obra pública) por escrito? No hay una sola denuncia, quería compartir la caja», denunció Carrió.

«Yo les aseguro que es peor que una tortuga y no es Illia», dijo sobre el referente del frente peronista Alternativa Federal. «Porque Illia era un ser de una dignidad y una valentía… Él se ama tanto a sí mismo que cree que es el salvador de la Nación. «Yo me retiro porque tengo 62 años, lo que digo es que hay que dar paso a nuevas generaciones. Lavagna no podría ser presidente por aburrido y por soberbio, y te lo dicen todos, es insoportable», sostuvo Carrió en una entrevista concedida al canal de noticias A24 este miércoles.

Posteriormente, la diputada recordó una foto del ex ministro de Economía en Pinamar, que se viralizó en enero pasado, en la que se lo vio con medias y sandalias junto al senador justicialista Miguel Ángel Pichetto. «Tiene un problema de autoestima y además anda en soquetes, no votaría a nadie que ande en soquetes en Pinamar. No hay cosa menos erótica en los hombres que anden en soquetes y calzoncillos, un horror. ¿Malla y soquetes?», concluyó.

 

 

 

Perfil

Denunciado por Elisa Carrió y por el ex titular de la Unidad AMIA, Mario Cimadevilla, el ministro de Justicia, Germán Garavano, puso en duda su continuidad en un eventual segundo mandato de Mauricio Macri. «Cuatro años son realmente desgastantes y es un buen periodo para sentar las bases de las reformas», señaló Garavano, en referencia a ciertas iniciativas impulsadas durante su gestión. El funcionario se sumaría así a la lista de dirigentes de Cambiemos que ya tienen un pie fuera del Gobierno como el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó o el jefe del bloque PRO en Diputados, Nicolás Massot, quienes anticiparon su partida independientemente de la suerte electoral del oficialismo.

Si bien el Presidente lo ratificó en el cargo cuando a fin del año pasado la jefa de la Coalición Cívica presentó un pedido de juicio político en su contra, Garavano sufrió este año un nuevo golpe cuando en febrero Cimadevilla realizó una denuncia penal por el presunto intento de proteger a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, condenados la semana pasada a dos años de prisión por el encubrimiento del atentado a la AMIA. Bajo las indicaciones de la conducción del ministerio de Justicia, la querella que representaba al Estado Nacional en la causa cambió su postura histórica y pidió la absolución de ambos, decisión que fue rechazada por el Tribunal Oral Federal 2.

Envuelto en varias internas de palacio, Garavano resaltó que no viene de la política y detalló que en su paso por la administración pública descubrió que hay «muchas mezquindades», «muchas mentiras» y «poca gente comprometida».

«Yo creo que estamos en un periodo de transición, nuestra Justicia tuvo durante mucho tiempo una muy fuerte influencia política y de otros sectores. El proceso de salida de esa situación generan peleas por parte de algunos que parece que están de un lado o del otro», consideró el ministro, repitiendo el libreto sobre la «independencia de poderes» que usó Macri durante la asamblea legislativa.

Entre otras cosas, Garavano defendió la baja en la edad de imputabilidad, iniciativa que Cambiemos quiere comenzar a debatir en el Congreso en pleno año electoral. A pesar de las críticas de jueces y especialistas en derecho penal, el ministro aseguró que con ese proyecto «se crea un régimen muy novedoso, que hace eje en la reubicación de los chicos para que salgan temprano del delito». «La mayoría de las personas detenidas tienen entre 18 y 25 años y el 80 por ciento de ellos cometieron delitos siendo menores y el Estado no hizo nada para ayudarlos», agregó.

Durante una entrevista en La990, Garavano explicó que lo que pretende hacer desde su Ministerio «son cambios que van a llevar tiempo», pero destacó la modificación de «algunas leyes de la organización» del sistema judicial y el cambio del Código Procesal Penal Federal «que va a comenzar a implementarse este año en el norte, en Salta, y luego en el resto del país».  «Estos cambios hacen (que se las causas avancen) como en Estados Unidos, que los fiscales sean los que investiguen y que los jueces sean los que le pongan límites a los fiscales y sean el equilibrio», precisó.

 

 

 

Pagina 12

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, volvió a pedirle al presidente Mauricio Macri que saque del Gobierno al ministro de Justicia, Germán Garavano, por sus dichos sobre la situación judicial de la expresidenta Cristina Kirchner.

«Acá hay cartelización y monopolios inadmisibles y ese es mi próximo objetivo. Eso me va a llevar a pelear con otros sectores y va a permitir amigarme con el Presidente ahora, cuando me lo saque a Garavano», afirmó Carrió durante su exposición en el acto de lanzamiento de la estrategia federal de exportaciones «Argentina Exporta», que se lleva a cabo el Centro Cultural  Kirchner.

La semana pasada la diputada ratificó que pedirá el juicio político de Garavano y le reclamó a Macri «no volver al pasado».

La socia de Cambiemos salió al cruce de lo expresado por el ministro de Justicia, quien dijo que «nunca es bueno para un país que un expresidente esté detenido o se pida su detención». 
La Nueva

«Si se va con Angelici no vamos a estar ahí, tiene que dar una respuesta», emplazó Carrió a Macri.

La crisis se veía venir. Este sábado por la noche Carrió le dirigió a Macri algo muy parecido a un ultimátum. «Si yo encubro no puedo dormir y me suicido, por eso en vez de suicidarme elijo denunciar, aunque tenga que ser Cambiemos y le toque al presidente de la República», afirmó la diputada en un encuentro en Corrientes.

La diputada aprovechó la presentación de un libro de su amiga Mariana Zuvic, para emplazar a Macri o en todo caso, preparar el terreno para su ruptura con Cambiemos. «Siempre dije: el presidente está entre la línea de Angelici y la línea Carrió y va a tener que elegir. Tiene tiempo para elegir, pero sabe que o elige o cae», afirmó con una frase muy inquietante, sin especificar que quiso decir con «cae».

Carrió tuvo una pésima semana y no lo ocultó. Primero en diputados sus pares macristas no la defendieron cuando el peronismo le impidió asumir la presidencia de la comisión bicameral que controla a los fiscales. Luego el ministro de Justicia, Germán Garavano, dijo que no era bueno que los ex presidentes vayan presos, cuando en una entrevista le preguntaron sobre la posibilidad de quitarle los fueros a Cristina Kirchner.

Esto enfureció a Carrió que denunció un pacto de impunidad, para mantener a Cristina libre hasta las elecciones, en un paso más de la polarización y la utilización de la grieta, que abonan Marcos Peña y Jaime Durán Barba. Y este viernes por la noche llegó la gota que colmó el vaso: Macri autorizó al titular de la AFIP, Leonardo Cuccioli, a echar a los directivos de la AFIP cercanos a Carrió que estaban investigando las coimas que pagó su primo Angelo Calcaterra, en un caso que podría salpicar también a su hermano Gianfranco y su amigo Nicolás «Nicky» Caputo.

La discusión de Carrió en rigor la excede. Es la expresión más visible de sectores muy poderosos del establishment empresario y mediático que no comparten para nada el riesgo que implica el juego a la polarización con Cristina que ensayan Macri y Marcos Peña. Con la imagen del gobierno en caída y una crisis social y económica que da pie al relato kirchnerista, estos grupos de poder no entienden porqué deberían arriesgarse a un regreso de la ex presidenta.

Como no acepté contribuciones de campaña no soy presidente, pero soy autoridad nacional. Tengo la autoridad de la palabra que no la tiene el presidente.

Carrió no se privó de remarcarle a Macri su supuesta superioridad moral. Al hablar de la corrupción argentina afirmó: «Toca parte de Cambiemos por supuesto. No es posible que hayan existido partidos con relación con las empresas de obra pública, salvo nosotros. Somos la única fuerza política que puede hablar de contribuciones de campaña, porque no la recibimos. Por eso no soy presidente, pero soy autoridad nacional. Tengo la autoridad de la palabra que no la tiene el presidente», afirmó.

Incluso cuestionó a los «cinco, seis o siete empresarios» que manejan el país. «Son los que davalúan, los que fijan el precio del acero, del aluminio», afirmó en obvia referencia a Paolo Rocca y Javier Madanes de Techint y Aluar. De hecho, el CEO de Techint declaró este viernes ante Bonadío en la causa de los cuadernos porque su grupo pagó coimas al kirchnerismo y antes y después de ese paso procesal, compartió una actividad pública con Macri.

La decisión de Bonadio de creer en la inocencia de Rocca podría favorecer a Cristina

«Estamos en una bisagra histórica en la lucha contra la impunidad, que se juega ahora en Cambiemos, tenia que pasar, había doble juego», agregó Carrió y advirtió «o se va con Angelici o hacemos el cambio en serio», un en golpe durísimo al relato que el Gobierno intenta consolidar.

«Si se va con Angelici es los barrabravas, los contenedores, el arreglo con los jueces, los equipos de fútbol, Moyano, Nosiglia. Y no vamos a estar ahí porque somos millones los argentinos que hemos padecido todas las crisis», apuntó en su párrafo más claramente rupturista.

Para enseguida moderarse, a medias. «Pero no me voy a ir porque no voy a ser funcional a los que me quieren echar. Yo garantizo la gobernabilidad, es cierto que el presidente me busca, pero tiene que dar una respuesta, yo ya no necesito hablar. El partido está jugado», concluyó críptica.

La diputada y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, volvió hoy a la carga contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, y consideró que sus dichos sobre el desafuero de la ex presidenta Cristina Kirchner «son una vergüenza para la República y la división de poderes».

A la vez, Carrió advirtió que las declaraciones del funcionario nacional sobre la situación judicial de la senadora de Unidad Ciudadana son merecedoras de un «juicio político».

«Estos dichos de Garavano son una vergüenza para la República y la división de poderes. Puede estar emparentado también con la impunidad de (Carlos) Menem en la Cámara de Casación. Si esto es así es pasible de juicio político», resaltó la legisladora nacional en su cuenta de Twitter.

La socia de Cambiemos salió al cruce de lo expresado por el ministro de Justicia, quien este miércoles consideró: «Nunca es bueno para un país que un ex presidente esté detenido o se pida su detención».

Garavano se manifestó de esta forma al ser consultado sobre el pedido de desafuero que tiene pendiente en el Senado la ex mandataria, en el marco de la causa que investiga el supuesto encubrimiento de Irán en el atentado a la AMIA.

De esta forma, Carrió abrió un nuevo round en su pelea personal con el ministro de Justicia, a quien en una oportunidad catalogó de «poste».

 

 

InfoNews