Tag

canje

Browsing

Considerando las ofertas recibidas durante el Período Tardío, se destacó que cerca del 51% de los tenedores remanentes de los Títulos Elegibles participaron en esta última etapa, permitiendo alcanzar de este modo una aceptación del 99,41% del total a canjear.

El Ministerio de Economía anunció que el canje de títulos denominados en moneda extranjera emitidos bajo Ley Argentina alcanzó al 99,41% del total de capital emitido, al finalizar el período de adhesión tardía, el pasado 15 de septiembre.

Considerando las ofertas recibidas durante el Período Tardío, se destacó que cerca del 51% de los tenedores remanentes de los Títulos Elegibles participaron en esta última etapa, permitiendo alcanzar de este modo una aceptación del 99,41% del total a canjear

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anticipo el miércoles este resultado y destacó que la resolución del tema de la deuda -tanto en el plano internacional como en el local- «no resolvía todos los problemas».

El ministro respondió de esta forma a una consulta de la prensa sobre la situación que existe en el mercado cambiario a pesar el acuerdo alcanzado con los acreedores.

El ministro agregó, en ese sentido, que «la deuda era un tema a resolver, así como ahora se resolvió la parte del sector público, a la que se debe incluir la deuda del sector privado, para que se establezca una dinámica de financiación que la Argentina pueda sostener».

«Nosotros sabíamos que la deuda no resolvía todos los problemas», enfatizó, tras lo cual subrayó que por eso «es muy importante que la Argentina no vuelva a entrar en ciclos de sobreendeudamiento», dijo Guzmán en declaraciones a la prensa.

Los bonos del canje de deuda bajo ley extranjera y local cerraron la primera semana formal de cotización con curvas normalizadas, con rendimientos promedio de más de 11% y con un riesgo país que se redujo a la mitad, desde los 2.147 puntos del miércoles pasado hasta los 1.108 puntos básicos de ayer, tras la reconfiguración del índice medido por JP Morgan, que incorporó los títulos a la medición.

Los resultados eran esperables aunque no se completaron del todo las expectativas debido a que el mercado recién comenzará a cotizar en dólares la próxima semana.

De esta forma, el riesgo país de la Argentina en comparación con otros países pasó a ubicarse en niveles similares de Ecuador, aunque todavía arriba de Ghana, Ucrania, Egipto o El Salvador, e incluso en niveles superiores a los que había antes de las PASO de agosto de 2019.

Los último datos que aportó el JP Morgan, encargado de elaborar el índice Embi Plus del riesgo país, son que la Argentina subió su ponderación levemente mayor a 1,5% en el indicador de los emergentes.

Los operadores consultados por Télam indicaron que aún esperan una inyección mayor de liquidez y más correcciones de precios para la semana próxima, cuando comiencen a habilitarse las operaciones de título en dólares, ya que esta semana se realizaron íntegramente en pesos.

El riesgo país de la Argentina en comparación con otros países pasó a ubicarse en niveles similares de Ecuador, aunque todavía arriba de Ghana, Ucrania, Egipto o El Salvador
A raíz de las resoluciones 841/2020 y 843/2020 de la Comisión Nacional de Valores, las operaciones en dólares debieron cumplimentar un parking de cinco días hábiles, y ese plazo se cumple la semana próxima.

En rigor, el parking de cinco días hábiles debe ser contabilizado a partir del día de la acreditación de los bonos en la cuentas comitentes.

Por lo que, para el caso del canje local, dicha acreditación resultó ser el mismo lunes 7 de septiembre (aceptación temprana), mientras que para el canje de títulos bajo ley extranjera el día D resultó ser el miércoles, por los que habrá que esperar hasta el próximo miércoles para ver dólares en las cuentas, en este último caso.

Y en el caso de que existan tenedores que ingresen al canje local en la etapa tardía, la acreditación llegará el día de la Primavera, el 21 de septiembre.

Debido a estas restricciones, uno de los datos más llamativos fue que los bonos de ley local cotizaron a un mejor precio que los bonos de ley extranjera, cuando comúnmente ocurre los contrario.

Sobre el final de la tarde del viernes, esta curiosa relación volvía revertirse, según los cálculos de algunos operadores, y podía observarse precios levemente mayores en bonos de títulos bajo ley extranjera.

Debido a estas restricciones, uno de los datos más llamativos fue que los bonos de ley local cotizaron a un mejor precio que los bonos de ley extranjera, cuando comúnmente ocurre los contrario
En consecuencia, rendimientos promedios de 11,9% para el caso de los bonos bajo ley local, y de 11,76% bajo ley extranjera, según la firma Tavelli.

Por su parte, desde Bullmaket Broker afirmaron que «tenemos una curva de un nivel alto de rendimiento pero normal, positiva, aunque mucha panza», lo cual es sinónimo de que persiste el riesgo de mediano y largo plazo.

Mauro Mazza acotó que «estamos negociando acorde a la nueva calificación que hoy tenemos», que es «CCC más» de Standard & Poors, que elevó esta semana en un escalón la nota argentina, tras conocerse el resultado de ambos canjes de deuda.

También Fitch, otra de la calificadoras, elevó la nota del país ayer.

Mazza apunta la mirada «a los próximos movimientos del Banco Central, ya que si vende deuda para inundar de dólares la plaza, eleva el riesgo implicito de deuda argentino; estaríamos en una trampa, si el BCRA no interviene en titulos, veremos una mejora considerable», concluyó.

«El mercado local se mantiene expectante a que los nuevos bonos comiencen a operar en moneda extranjera. Recordemos que por el ‘parking’ esta semana los mismos vienen operando únicamente contra pesos», indicaron por su parte desde Portfolio Personal Inversiones (PPI).

Comenzaron a cotizar los nuevos bonos del canje emitidos bajo ley local con pocas operaciones. Esos títulos aún no fueron emitidos -la acreditación en la cuenta de los bonistas se realizará el viernes- y por lo tanto operan con ciertas restricciones, hasta que se normalice el mercado el 4 de septiembre.

A partir de este miércoles comenzaron a cotizar los nuevos bonos del canje bajo legislación local, con muy pocas operaciones, y en un mercado que solo operó en pesos.

Anoche tanto el BYMA como el MAE habilitaron la negociación de los nuevos bonos emitidos por la República Argentina como resultado de la restauración de la sostenibilidad de la deuda pública instrumentada en títulos emitidos bajo Ley local aprobados por Ley 27.556, Decreto 676/20 y Resolución 381/20.

Es lo que se denomina en la jerga bursátil como «mercado de zona gris», o para ser más precisos «When and if», lo que significa que los títulos están habilitados a operar en el mercado ahora, bajo la condición que se liquiden cuando se emitan, lo que ocurrirá recién la semana próxima, explicó a Télam Manuel Oyhamburu, director de la Fundación Bolsa de Comercio.

En rigor, el mercado operará en su totalidad recién el próximo martes debido a que el lunes es feriado en Estados Unidos, por el Día del Trabajador.

Restricciones

Una de las limitaciones para operar con estos títulos es que los nuevo bonos están bajo la denominación «a plazo firme», con lo cual se liquidarán recién a partir del lunes.

El BYMA explicó que las operaciones que se realicen en este lapso y hasta la semana próxima a través de ese mercado, «no se encuentran garantizadas, condición que deberá quedar expresada en cada uno de los boletos que se emitan», según se precisó en un comunicado de prensa.

También se habilitó a negociar estos bonos por el sistema SENEBi, que comprende a las negociaciones bilaterales, por propia cuenta.

Otra de las restricciones es que, para operar hasta que lo bonos estén emitidos, los títulos pueden cotizar sólo en pesos -y no en dólares-, por lo que de hecho solo algunos títulos operaron este miércoles.

La primera jornada

Uno de los más negociados de la primera jornada fue el flamante AL30 (Bonos de la República Argentina en dólares estadounidenses STEP UP 2030 – Ley Argentina), el código del título ajustado por CER con vencimiento en 2030.

Los operadores consultados por Télam indicaron que el volumen de la jornada fue muy bajo y eso determinó incluso que un mismo bono pudo cotizar a un dólar diferente implícito, por la poca liquidez del mercado.

Oyhamburu sostuvo que, por ejemplo, el AL30 cotizaba esta tarde a 5.975 pesos, según la punta compradora, que da un precio en dólares de 50,21 cada 100 de valor nominal del bono y tomando un dólar MEP a $119.

Esto significa que el AL30 tiene una tasa de salida implícita de 11,3%, dijo el especialista, quien subrayó que «todo es muy cambiante por la poca liquidez».

Federico Furiase, de la consultora Eco Go, explicó en su cuenta de Twitter que el AL30 cerró este miércoles a un valor de 6000/6075 pesos, con un volumen de negocios de apenas 434.000 pesos.

Considerando este último precio y tomando como referencia un dólar MEP a $109,4 por unidad, la cotización fue de entre 50,25 y 50,88 dólares por cada lámina de 100 dólares de valor nominal con una tasa de salida del nuevo bono de entre 11,65% y 11,44%.

Los operadores consultados por Télam señalaron que se negoció solo el AL30 bajo ley local, sin que se registran operaciones el resto de los bonos nuevos que vencen en 2026, 2028, 2035, 2038 y 2041.

«Con estos precios irregulares aún es pronto para calcular una curva de rendimientos de los nuevos bonos, que por ahora marca una curva aplanada», señaló a Télam Mauro Mazza, de Buulmarket Broker.

Mazza dijo que tenía un sólo precio de las operaciones de este miércoles y que si consideraba el dólar MEP a 124 pesos, el valor del bono daba una tasa de rendimiento de salida más alta, de 13,5%.

Respecto a los títulos bajo ley internacional que empezarán a cotizar formalmente la semana próxima, en el caso de que alguna operación se haga de manera previa de acá al viernes, «serán transacciones bilaterales, OTC (over the counter, en inglés), y por lo tanto no están registradas en el mercado», explicó a Télam el especialista Santiago Lopez Alfaro.

«Se espera quizá algún movimiento entre el viernes 4 y el martes 7 de septiembre, pero siempre OTC», especuló Mazza.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, informó esta tarde que el canje de deuda logró una adhesión del 93,55%, pero por las cláusulas de acción colectiva el porcentaje llega al 99%.

El presidente Alberto Fernández confirmó hoy que ayer culminó el proceso de canje de duda que propuso el gobierno a sus acreedores externos, cuyos detalles empezó a dar de inmediato el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Los detalles del canje se brindaban esta tarde en una presentación realizada en el Museo del Bicentenario de Casa de Gobierno, con la asistencia de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, gobernadores y representantes parlamentarios.

Guzmán anunció hoy que el canje de deuda alcanzó un nivel de adhesión de 93,5%, lo que se eleva al 99,9% del total de los bonos elegibles por la clausulas de acción colectivas.

Esto significará un alivio de US$ 37.700 millones en la próxima década y una reducción de la tasa de intereses del 7% al 3,07%, detalló el ministro en una presentación realizada en el Museo del Bicentenario de Casa de Gobierno junto al presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El Gobierno nacional depositará el próximo viernes 4 de septiembre los nuevos bonos en las cuentas de los acreedores que ingresaron al canje de deuda, que cerró durante la víspera con un alto nivel de aceptación, en base a las proyecciones de analistas del mercado.

Desde el Palacio de Hacienda señalaron que este lunes se conocerá la información oficial del canje de la deuda por US$ 66.300 millones de títulos emitidos bajo legislación extranjera, que cerró ayer con un amplio nivel de adhesión, coincidieron distintos analistas.

El equipo económico que conduce el ministro Martín Guzmán mantiene un hermetismo total en cuanto a los números finales de cierre por la «complejidad» de la operación, que requerirá muchas horas para procesar los datos, si bien dejó entrever una visión optimista.

De esta forma, la Argentina puso punto final al asunto y el próximo viernes 4 de septiembre quienes hayan ingresado a la operación tendrán en sus cuentas los nuevos bonos, con menores intereses y vencimientos más largos.

Para los analistas, el nivel de adhesión superaría los umbrales necesarios previstos en los distintos tipos de bonos, lo que -por la aplicación de las Cláusulas de Acción Colectivas- obligaría a ingresar a quienes en un comienzo no aceptaron la propuesta.

Esas cláusulas establecen, según cada tipo de título, que si entre el 65% y 85% de los tenedores aceptaron el canje, el resto debe acogerse.

Las estimaciones de los especialistas privados son que la Argentina alcanzará su objetivo con la deuda, en especial con los bonos globales emitidos en 2016, aunque mantienen cierta reserva respecto a los títulos que formaron parte del canje de 2005, que requieren un umbral de aceptación mayor.

En ese sentido, algunos analistas pusieron reparos con la suerte de alguna serie de los inversores de bonos 2005 y 2010, que necesitan una alta aceptación -de 85%- para arrastrar al resto de los tenedores a ingresar a la oferta.

El proceso de reestructuración de la deuda bajo legislación extranjera llevó ocho meses desde el momento en el que el Gobierno -el 21 de enero pasado- anunciara la intención formal de hacerlo; aunque el plazo final en sí se reduce a cuatro meses si la fecha en cuestión pasa a ser la del 21 de abril, cuando la Argentina presentó ante la SEC, el órgano de contralor bursátil de Estados Unidos, la propuesta de reestructuración de deuda, enmendada en dos oportunidades hasta la oferta última formulada el pasado 4 de agosto, tras el acuerdo alcanzado con los grupos acreedores más duros.

El canje ya cuenta con el apoyo de los tres grandes grupos de acreedores, que representan a grandes fondos de inversión como Blackrock, Ashmore, Monarch y Fidelity y fueron ellos mismos quienes alentaron a ingresar al canje.

También recibieron el aval de fondos como Fintech, Gramercy y Greylock, que ya participaron de reestructuraciones anteriores con la Argentina y en la región.

A esto se suma que la propuesta argentina tuvo también el apoyo del FMI, quien consideró que la misma cumplía con los requisitos de sustentabilidad, una nueva medida que impuso el canje argentina y que se tomará de referencia para futuras reestructuraciones de deudas en tiempos de pandemia.

En los canjes 2005 y 2010, la Argentina alcanzó una aceptación primero de 75% y luego de 93%, pero no pudo evitar a los holdouts, quienes -con menos de 7%- se quedaron al margen y lograron negociar un acuerdo en 2016; y en la actualidad aún persisten holdouts que litigan contra la Argentina por el default de 2001.

Este viernes, se confirmó el cierre del canje de deuda del Gobierno bajo legislación extranjera. Según informaron fuentes oficiales, se consiguió una aceptación superior a la expectativa del propio ministro de Economía, Martín Guzmán. Según se pudo conocer, más del 90% de los representantes en Wall Street adhirieron a la propuesta presentada.

El próximo lunes, el Palacio de Hacienda brindará más especicaciones al respecto tras el procesamiento de la información. Así, se evitó la prolongación del default con una deuda total de USD 64.800 millones a canjear.

La aceptación del canje en Wall Street

“El piso es de 95% de adhesión total, con chances de llegar al 100%”, según fuentes oficiales consultadas por Infobae. De esta manera, se superaría el porcentaje alcanzado en las instancias de 2005 y 2010, las cuales llegaron a una aceptación del 93%.

Desde el mercado, se comenzó a ver con optimismo la negociación a principios de agosto. En ese entonces, se hizo explícito un acuerdo entre Gobierno y los tres grupos de acreedores, Ad Hoc, Exhange Bondholders y el Comité de Acreedores (ACC). De esta manera, se consiguió el apoyo necesario para la presentación de la última propuesta de canje, durante la semana pasada, a la Securities & Exchange Commissions (SEC).

Entre los cambios que presentó esta última oferta, se rescata un valor neto de USD 54,8 con una tasa de descuento del 10%. En ese sentido, se registró la suba de un punto con respecto a la propuesta previa, además de la conceción de algunos cambios legales para limitar las cláusulas de reasignación y pac man.

La fecha límite para el ingreso a la operación es el próximo viernes 28, a las 17 (hora argentina,18 hora Nueva York). Los acreedores del país tendrán acreditado en sus cuentas la realización del canje el próximo 4 de septiembre.

El canje de bonos emitidos bajo ley extranjera entra en la recta final, ya que la fecha límite para el ingreso a la operación es el próximo viernes 28, a las 17 (hora argentina,18 hora Nueva York).

El gobierno de Alberto Fernández elevó finalmente el lunes último la oferta final de reestructuración de la deuda por 63.500 millones de dólares a la comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC), con las enmiendas y cambios introducidos luego del acuerdo alcanzado entre Ia Argentina y los principales grupos de acreedores el pasado 4 de agosto.

Los acreedores del país tendrán acreditado en su cuentas la realización del canje el próximo 4 de septiembre.

El apoyo

Los principales grupos de bonistas confirmaron su apoyo al canje, luego de que la Argentina formalizó su oferta ante la SEC. Aquí se encuentran los fondos de inversión que resultaron mas duros en las negociaciones Como BlackRock, Monarch, Ashmore y Fidelity, entre otros.

«Tras un compromiso constructivo y exitoso con el Gobierno argentino para llegar a un acuerdo», señalaron los fondos, «confirmamos nuestro apoyo a la oferta enmendada hoy (por el lunes último) por la República Argentina».

Para los fondos de inversión el pacto se cerró con un valor de deuda de 54,9 cada 100 dólares de deuda nominal, en términos de valor presente neto.

«Nuestros miembros se comprometieron en una etapa temprana a ingresar con 5.000 millones de dólares, para el lunes 24 de agosto, en conexión con la propuesta argentina modificada», precisó el viernesel comité de acreedores Ad Hoc que reúne a la mayoría de los tenedores de bonos del canje de deuda de 2005 y 2010.

La oferta argentina modificada es una resolución de consenso que ofrece un resultado beneficioso para todos los participantes, y es una oferta que todos los acreedores deberían aceptar”

Este grupo en particular confirmó a través de un comunicado el ingreso de 3.700 millones de dólares de bonos del canje 2005 y 2010, y de otros 1.100 millones de dólares de bonos globales para el lunes, para gozar de todos los beneficios de la oferta, que incluyen un bono contemplando los intereses corridos hasta la fecha del canje.

Al mismo tiempo, alentaron a todos los bonistas a un pronto ingreso para gozar de dichos beneficios de los intereses corridos. «Urgimos a todos los acreedores a unirnos en participar en a reestructuración de la deuda externa argentina».

Y agregaron: «La oferta argentina modificada es una resolución de consenso que ofrece un resultado beneficioso para todos los participantes, y es una oferta que todos los acreedores deberían aceptar».

También precisaron que aquellos que acepten la oferta antes del cierre del 28, serán «elegibles de recibir una consideración adicional en la cuenta de los intereses corridos, y tendrán una mejor posibilidad de seleccionar los bonos recibidos», como resultado del acuerdo alcanzado entre los principales grupos de bonistas y el equipo económico argentino.

En cambio, aquellos que no consientan a la oferta no tendrán luego estos beneficios adicionales, advirtieron.

Es decir, si el canje resulta exitoso y logra las mayorías necesarias para arrastrar al resto de los acreedores, quienes resulten forzados a ingresar por arrastre no gozarán de los beneficios de los intereses corridos ni de seleccionar los bonos elegibles.

En el Gobierno se mantienen en reserva hasta dar a conocer oficialmente los resultados de la operación, pero adelantaron que esperan la activación de las cláusulas de acción colectiva para obligar a los holdouts a ingresar al canje.

Los puntos clave de la negociación

Antes de cerrar el acuerdo, las partes negociaron puntos legales que terminaron por perfeccionar contratos standard de deuda, que se utilizaran de aquí en más.

Específicamente se impusieron límites a los gobiernos en cuanto a la reasignación de los bonos posterior al canje y a la estrategia conocida como Pacman, que tuvieron consenso en la comunidad internacional tanto del G24 y de los mercados (EMTA).

El acuerdo incorporó el concepto novedoso de sustentabilidad en materia de reestructuraciones de deuda, y la oferta Argentina logró mantener esa premisa inicial en las negociaciones.

En este sentido, el FMI tuvo un rol clave al avalar durante el proceso de negociaciones la medición de sustentabilidad y materializarla con números concretos, inicialmente muy duros para los oídos de los acreedores: el país necesitaba un «alivio sustancial» de entre 50.000 a 80.000 millones de dólares.

Así fue como la Argentina pasó a ser considerada de padecer un problema de solvencia y no de liquidez, como sostenían los acreedores inicialmente. La irrupción de la pandemia empeoró todo, para la Argentina y para el mundo, donde una lista larga de países afronta problemas de crisis de deuda, entre ellos Ecuador.

Finalmente, con esta operación el país alcanzaría una menor carga de deuda por 42.500 millones de dólares en los próximos cinco años, precisó el ministro de Economía, Martín Guzmán, cuando dio los detalles del acuerdo alcanzado con los acreedores.

Este cálculo se obtuvo computando también el resultado del canje de deuda en dólares bajo ley local, operación que abrió el martes último y que estará abierto hasta el 15 de septiembre.

Por último, en cuanto al alivio en el pago de los intereses, se redujo la carga desde 7 dólares a la mitad, por cada 100 de valor nominal de deuda.

De esta forma se inició el período de aceptación temprana de la oferta, que estará vigente hasta el 1 de septiembre. Quienes ingresen en la etapa temprana, gozarán de un mayor valor de recupero, ya que tendrán un reconocimiento de intereses corridos.

El Ministerio de Economía formalizó este martes la apertura del proceso de reestructuración de deuda emitida en dólares bajo legislación local, por un monto total de US$ 41.717 millones, que estará vigente hasta el 15 de setiembre próximo y que alienta a los tenedores a confirmar su participación de manera temprana a través de un premio económico.

Así lo hizo a través de la Resolución 381/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial, que aprobó el procedimiento de reestructuración y designó a la Caja de Valores como agente de canje de la operación de los títulos elegibles.

Con esta publicación, se inició el período de aceptación temprana de la oferta, que estará vigente hasta el 1 de septiembre y luego vendrá el período de aceptación tardía, desde el 2 hasta el 15 de septiembre, fecha de vencimiento final previsto para la oferta, que podrá ser prorrogada.

Quienes ingresen en la etapa temprana, gozarán de un mayor valor de recupero, ya que tendrán un reconocimiento de intereses corridos, según explicaron a Télam fuentes del mercado.

La puesta en marcha del canje de deuda bajo legislación local se concretó veinticuatro horas después de que el Gobierno presentará formalmente ante la SEC, el órgano de contralor bursátil de EEUU, la nueva oferta consensuada con los principales acreedores el 4 de agosto pasado.

La nueva enmienda -con la que se modificó por segunda vez la propuesta presentada en abril pasado-, fija que el plazo final para que los bonistas comuniquen la decisión de ingresar al canje será el 28 de agosto y que la liquidación de los nuevos bonos se concretará el 4 de septiembre.

Anoche, varios acreedores internacionales, algunos de los cuales también tienen en su poder bonos en dólares bajo legislación local, confirmaron su apoyo a la oferta que formalizó la Argentina ante la SEC, que tiene un valor de recupero medido en términos de valor presente neto de 59,4 dólares cada 100 dólares de deuda nominal, en promedio.

«Tras un compromiso constructivo y exitoso con el Gobierno argentino para llegar a un acuerdo para la reestructuración de la deuda pendiente de Argentina, el Grupo Ad Hoc de tenedores de bonos argentinos y el Grupo Exchange Bondholders confirmamos nuestro apoyo a la oferta modificada anunciada este lunes por la República Argentina», señalaron ambos grupos en un comunicado conjunto, avalando de esta forma todas las enmiendas realizadas por las autoridades argentinas, en cuanto al valor económico y las cláusulas legales.

Los bonistas de títulos bajo legislación local también tendrán un menú de bonos a canjear, cuya emisión seguirá siendo bajo ley argentina.
Los tenedores de Letras y Bonos del Tesoro, con vencimiento entre el año pasado y 2023, pueden elegir nuevos títulos en dólares bajo legislación argentina, con vencimientos en 2030, 2035 y 2041.

También se podrán seleccionar bonos denominados en pesos, ajustados por el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), Boncer 2026 más un margen de 2 puntos porcentuales, y Boncer 2028 más uno de 2,25.

En tanto, los acreedores con bonos que vencen entre 2025 y 2037, tienen a su elección títulos a 2035 o 2041; y la opción para el bono con Descuento 2033, es uno nuevo a 2038 o 2041, y para el Par 2038, solo a 2041.

Asimismo, los tenedores de bonos con vencimiento entre 2020 y 2033, tendrán la opción del Bonar 2029.

De los bonos 2030, se emitirán US$ 19.030 millones; de los 2035, US$ 32.084 millones; de los 2038, US$ 7.254 millones, y de los 2041, US$ 40.639 millones.

De los Boncer 2026 se emitirán $ 452.854 millones; de los Boncer 2028, $ 1.503.390 millones, y del Bonar 2029, US$ 2.325 millones, según se consignó.

Según un informe elaborado por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), la propuesta de reestructuración de los bonos emitidos bajo ley extranjera contempla una reducción en la carga de intereses, a lo largo de la vida de los tìtulos, de US$ 38.675 millones.

Al sumar a esto la quita de capital, la reducción neta sería de US$ 42.346 millones, agregó la dependencia legislativa.

Los legisladores cambiaron tickets que no utilizaron por dinero, en una práctica transversal de la que no se brinda información oficial.

Mario País, Nancy González y Alfredo Luenzo, los tres senadores que tiene Chubut en el Congreso, durante 2018 canjearon 459 pasajes que no utilizaron por dinero. Así se desprende de un informe que publicó el sitio Infobae, donde da a conocer el ranking de los 11.431 pasajes que canjearon los 72 legisladores durante el último año.

El informe asegura que está es una práctica transversal de la que no se brinda información oficial. Cada senador recibe 20 pasajes de avión y otros 20 de ómnibus al mes para viajar al destino de cabotaje que desee. Los puede utilizar personalmente o dárselos a un asesor, familiar o amigo. Hay quien se lo otorga a algún militante o allegado de su distrito que necesita viajar y no tiene dinero. Pero muchos prefieren canjearlos por dinero en efectivo y complementar los $184.504,35 ($126.600,49 netos) que perciben como salario mensual. El canje les permite sumar hasta 91.140 pesos de sobresueldo.

Es que de acuerdo a la reglamentación, se pueden canjear la totalidad de los pasajes de avión pero sólo la mitad de los terrestres. En total, son entonces 360 tickets (240 aéreos y 120 terrestres) que pueden transformarse en cash cada año

Según el listado publicado Mario Pais canjeó 185 pasajes, siendo el legislador chubutense que mayor cantidad de veces efectuó está práctica. Luego se ubicó Nancy González que canjeó 159 boletos, y finalmente Alfredo Luenzo no quedó fuera de la lista. El senador canjeó 115 pasajes.

Se debe recordar que el valor de canje de cada pasaje aéreo fue de $3.401 durante los primeros cinco meses de 2018 y luego aumentó a $4.437. En ese sentido el informe indica que nada obliga a canjear los pasajes durante el mes en que se otorgan. Se pueden acumular y cambiarlos todos a fin de año, al valor de ese momento. Los pasajes terrestres, en cambio, se canjean hace años por $240 cada uno.