Tag

cáncer de mama

Browsing

La Asociación de Prevención y Asistencia en Cáncer (APAeC) informó este lunes que en el marco de las restricciones establecidas en Comodoro y Rada Tilly por el avance del Covid-19, este año no se realizará la campaña de prevención de cáncer de mama.

Según precisan en un comunicado, la decisión se debe a «la necesidad de sostener los cuidados indispensables para evitar el contagio» de coronavirus.

No obstante, «con la voluntad de ofrecer alguna forma de acompañamiento o contención a las pacientes de campañas anteriores» desde la Asociación piden que ante la necesidad de alguna urgencia o por indicación de control anual o semestral, se comuniquen a los siguientes números de teléfono: 154289121, 154354866, 4475450 (para dejar un mensaje) o en el Facebook «Prevención en cáncer» o APAeC.

Señalan finalmente que «mucho lamentamos esta situación que obstaculiza nuestra tarea periódica de prevención, por lo que sugerimos atender de la manera más conveniente los controles que les hayan sido indicados».

En Argentina, el cáncer más habitual en las mujeres es el de mama. Mientras que en hombres, el de próstata. La doctora científica Adriana de Servi creó un innovador kit destinado a la rápida detección del diagnóstico de ambos tipos de cáncer. El mismo actúa como un complemento de los análisis ya existentes. A su vez, puede detectar la enfermedad mucho antes que ellos.

Si bien la pandemia del coronavirus paralizó su trabajo, en los últimos días recibió una buena noticia. Su trabajo fue elegido como uno de los 24 Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica Start Up. Esto quiere decir que recibirá un total de 34 millones de pesos para subsidiar su desarrollo.

“Es un método para diagnosticar la enfermedad de manera rápida y sencilla, y que complemente a otras herramientas que normalmente se utilizan. Por ejemplo, cuando una persona mayor de 50 años va al consultorio de un urólogo ya sabe que le van a mandar a hacerse el PSA, el estudio para determinar si tiene o no la posibilidad de desarrollar un cáncer de próstata. Nuestro objetivo es que, además, lo mande a testearse con nuestro kit”, explicó de Servi, investigadora del Conicet.

Todos los detalles sobre el kit que detecta el cáncer

La también doctora de Ciencias Biológicas, aseguró que tanto el PSA como la mamografía tienen un margen de error. “Proponemos este kit para que mejore el diagnóstico y lo dé con mayor exactitud. Es una herramienta más para acertar al diagnóstico”, dijo.

Una de las mayores ventajas del kit es su rápida y poca invasión: “Lo único que se debe hacer es sacarle un poquito de sangre al paciente”. Además, otra virtud del proyecto es que es más “exacta y no es engorrosa ni invasiva”.

Con respecto al diferencial que tiene la investigación, de Servi contó: “Lo que detectamos son unas moléculas llamadas microRNA, que están alteradas en los pacientes que tienen cáncer. Lo que hicimos en todos estos años es ver qué microRNA están alterados en los pacientes que tienen cáncer de próstata y cáncer de mama. Con eso haremos el kit”.

Si bien no previene la enfermedad, se diagnostica tempranamente. Y no es un reemplazo de los análisis ya existentes, sino un perfecto complemento.

“Si no hubiera sido por el coronavirus, ya lo tendríamos finalizado”, afirmó la doctora que trabaja con un equipo de 11 personas más.

Con el objetivo de concientizar sobre la prevención y la detección precoz del cáncer de mama, distintas ciudades del mundo se vistieron de rosa en el último mes. En este contexto, la doctora Mirta Lanfranchi, que trabaja en el Hospital de Malvinas Argentinas, fue destacada en un Congreso Internacional en Dubái gracias a importantes avances que presentó en la detección precoz de este cáncer y por cumplir con los más altos estándares de calidad profesional sobre patología mamaria. Uno de los principales temas expuestos fue la detección en los hombres.

“Al congreso asistieron más de 300 colegas de todo el mundo y ser reconocida entre tantos profesionales me llena de orgullo”, comenta Lanfranchi, especialista en diagnóstico mamario e intervencionismo. Y agrega: “La preparación suele demandar demasiada exigencia y esfuerzo. También fue debido a que estos temas no fueron repetidos por otros disertantes».

Con más de 34 años en esta especialidad, Mirta tuvo la posibilidad de participar de otros encuentros en países como Corea del Sur, Australia y la India. También como docente dentro de la Federación Mundial de la Sociedad Argentina de Ultrasonografía llegó a dictar cursos en varios países de Latinoamérica y Europa.

“Para dar cursos voy siguiendo un temario que me asignan para desarrollar acerca de la patología mamaria de diferentes índoles”, dice la doctora quien estuvo acompañada por la residente Carolina Sánchez.

La doctora, no solo transmite sus conocimientos a través de sus clases, también lo hace mediante libros que tiene publicados que tocan temas como ecografía mamaria y de tiroides, región cervical y otros temas, tanto en español como en inglés.

Actualmente se encuentra abocada a la realización del diagnóstico precoz y a publicar campañas de concientización, además del hospital.

“Así como a mis pacientes, a mi familia siempre le trasmito la necesidad de realizar un chequeo anual, sobre todo a aquellos familiares o conocidos que tengan un antecedente», manifiesta Mirta, quien además resalta para sus colegas la importancia de investigar a las pacientes de forma precoz y adecuada. Y recomienda a las mujeres y hombres mayores de 40 años estar alerta a señales. Informó Diario Zonales

Cada 19 de octubre se celebra el Día contra el Cáncer de Mama, incluido en un mes que la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y precisamente por eso cada año se celebra el 19 de octubre, una jornada en la que la mayor parte de las localidades del mundo se visten de color rosa para recordar el compromiso de toda la sociedad en la lucha contra este tumor.

¿Pero por qué se utiliza un lazo para conmemorar esta fecha? ¿Y por qué de color rosa? En general, el lazo cruzado se ha venido utilizando como símbolo universal de apoyo a multitud de causas.

Lo que quizás es más desconocido es el hecho de que la primera vez que se utilizó fue en la conocida como ‘crisis de los rehenes de Irán’: una crisis que arrancó el 4 de noviembre de 1979 tras la Revolución Iraní en Teherán, donde fueron secuestradas 66 personas en la Embajada de Estados Unidos, a quienes los iraníes exigían que entregaran a Mohamed Reza Pahlevi, el último ‘sha’ iraní, en el exilio.

La situación no se solucionó hasta 1981, 444 días después, cuando Irán accedió a liberar a los rehenes tras la muerte del ‘sha’ —que falleció de cáncer—.

Entre los rescatados estaba Bruce Laingen, jefe de la misión diplomática en Teherán, a quien su esposa, Penney, había apoyado en todo momento. A él y a todos los rehenes (53 estadounidenses) les mostró su apoyo de forma silenciosa con un lazo amarillo.

Diez años después fue el grupo Visual AIDS —de lucha contra el VIH— el que copió esta idea, en esta ocasión, con un lazo de color rojo que vistió el actor Jeremy Irons en la entrega de los premios Tony de 1991, como muestra de que esta “epidemia” estaba afectando también a una comunidad que parecía inmune a todo: la de los artistas de Hollywood.

Luego de todos estos acontecimientos, el lazo rosa —y, en general, el color rosa— se ha convertido en la forma más sencilla de mostrar apoyo y solidaridad a una lucha que afecta a un importante número de mujeres.

Cada 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama, una cita que pone de relieve el compromiso de toda la sociedad en la lucha contra esta enfermedad.

Una de cada ocho mujeres puede padecer cáncer de mama. El 85% de los tumores puede ser detectado por medio de una mamografía anual y el 95% de los casos tiene un buen pronóstico con un diagnóstico temprano.

En el mes de la conmemoración por el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, es fundamental ponernos como objetivo el sensibilizar a las mujeres sobre la importancia de la visita anual al médico mastólogo, ya que este chequeo y el diagnóstico temprano son sumamente importantes para poder detectar la enfermedad de manera precoz, y así mejorar el pronóstico y la recuperación.

En la Argentina cada año se diagnostican 18.000 casos nuevos y fallecen 6.000 mujeres como consecuencia de esta enfermedad. Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Cuando se detecta precozmente, se establece un diagnóstico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas.

Aún conociendo la importancia y beneficio de la detección a tiempo del cáncer de mama, existen muchos pacientes que “esquivan” el diagnóstico, principalmente a través de la mamografía, por una serie de mitos que se han formado alrededor de esta herramienta.

Mitos sobre la mamografía:
• Puede reemplazarse por la ecografía – FALSO.

La Mamografía es irremplazable, siendo la ecografía sólo complementaria

• Duele – FALSO.

Aunque el dolor es una sensación individual, la mamografía ejerce presión que puede resultar incómodo por no doloroso. Es una técnica no invasiva. La compresión de la mama ayuda a la visualización y disminuye la dosis de radiación absorbida.

• No tengo ni síntomas, no necesito una mamografía – FALSO.

El cáncer de mama es una enfermedad indolente; por lo que el chequeo anual es fundamental para detectarla.

• Puede generar cáncer de tiroides – FALSO.

La glándula tiroides no está expuesta a los rayos, por lo que no tiene relación alguna con el cáncer de tiroides. Además, la dosis de radiación que se utiliza en una mamografía es muy baja y tampoco produce cáncer en ningún otro órgano.

• Tengo implantes, no puedo realizarme mamografía – FALSO.

Se puede realizar la mamografía aún con implantes. Para evaluar adecuadamente los tejidos mamarios el especialista realiza una maniobra especial, que también es indolora.

• Hacer anualmente una mamografía aumenta el riesgo de cáncer de mama – FALSO.

La radiación que se utiliza es mínima y no existen datos científicos que sustenten esta creencia.

La mamografía es una técnica no invasiva, rápida, indolora y efectiva. Detecta cáncer o lesiones mamarias de alto riesgo de malignizarse muchos años antes de que sea palpatorio o se manifieste clínicamente, ya que el cáncer de mama es una enfermedad silente y de lenta progresión.

El pasado fin de semana se realizó un té a beneficio de la entidad. Hoy se repartirán lazos y se concretará una intervención en el Muñeco de Nieve para recordar la importancia de la prevención del cáncer de mama.

Este se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama y en la cuidad de Esquel se prevé la realización de diversas actividades que comenzaron recientemente con un Té organizado por el Hotel Las Bayas a beneficio de la entidad.

Liliana Tamame, presidenta de ALCEC Esquel, en diálogo con La Portada informó que “comenzamos un trabajo conjunto con el Hotel que además de su servicio específico tiene una arista solidaria”.

“La intención es colaborar con la comunidad y nos eligieron a nosotros como institución. Haremos una actividad anual como sucedió con el Té. Ellos son los patrocinadores y nosotros recaudamos fondos con la venta de entrada”, explicó.

“Harán, también, un aporte de acuerdo a la cantidad de gente alojada”, resaltó.

Destacó, además, que “otro aspecto que estamos trabajando es un servicio de desayuno que se le brindará a la gente que llega al Hospital. Muchas veces los pacientes llegan del interior sin haber tenido  tiempo de desayunar. Y es importante comer algo antes de comenzar el ciclo de quimioterapia. También se brindará a los pacientes de la ciudad”.

“Estamos muy agradecidas porque la comunidad se verá beneficiada con este servicio que era algo que estaba faltando”, remarcó.

Lazos y muñeco   

Tamame destacó que “el sábado, desde las 11 horas, saldremos por la ciudad a entregar lazos y a charlar con la gente”. Y agregó que más temprano “se hará una intervención en el Muñeco de Nieve colocándole un lazo rosa para recordar la importancia de la prevención del cáncer de mama”.

Adelantó que para hoy está prevista “una clase de zumba en Ver Disco Club con horario a confirmar. Se cobrará un bono contribución con la intención de comprar insumos para el sector de Mastologia del Hospital”.

Octubre es en el mundo el mes de la Sensibilización sobre el cáncer de mama, motivo por el que en Córdoba se desarrollan numerosas campañas de prevención.  En ese contexto, Verónica Andreoli, responsable de Oncología Molecular de la Fundación para el Progreso de la Medicina, explicó a Cadena 3 qué son los estudios genómicos que encabeza en la capital cordobesa.

La doctora en Ciencias Químicas y en Ciencias de la Vida y de la Salud señaló que se trata de un estudio multidiscplinario de trabajo que se enmarca en el área de la biología molecular. Se enfoca en el mapeo de los genomas -conjunto de genes y su disposición en la célula-. Esto quiere decir que no sólo estudian la estructura genética de las personas, sino el conjunto de ADN de un organismo. También se utiliza para otras enfermedades.

«Toma un rol muy especial en oncología, porque si bien sabemos que el ADN es similar entre todas las personas, tenemos diferencias y características genotípicas distintas. Algunas dan ventajas selectivas frente a enfermedades y otras lamentablemente nos marcan o condicionan para desarrollar una enfermedad a lo largo de nuestra vida», amplió.

En ese sentido, la especialista detalló que buscan ver las diferencias entre los individuos. Aclaró que «cada tumor es diferente del otro», si bien hay características generales. De esta manera, desentrañan las características específicas del tumor para determinar el tratamiento o la terapia.

Y explicó el procedimiento: «Se llama secuenciación de última generación. Consiste en secuenciar muchas veces (entre 100 y 1000) el ADN de una persona. Se puede obtener de los glóbulos blancos de la sangre o del mismo tumor. Se ven qué genes están alterados en el tumor. Hace dos años la desarrollamos en la Fundación y se valida con resultados, está en funcionamiento».

Andreoli indicó que se puede utilizar en diagnóstico temprano, en tratamiento y en la prevención. Sobre el último punto, agregó que con la información obtenida ayudan a tener conductas preventivas en la paciente y en la familia, en los casos hereditarios.

«El 85% de los tumores son esporádicos, pero hay un grupo que es del 15% en el que pueden ser hereditarios, a los que estamos apuntando actualmente. Las mujeres que se detectan de forma temprana el cáncer de mama tienen un 90% de posibilidades de curarse, es una herramienta útil para aplicarla temprano», cerró, informó Cadena 3

El marco de gente fue espléndido y el clima también, que acompañó de la mejor manera a las personas que se sumaron vestidas de rosa a la caminata en la Laguna Cacique Chiquichano de Trelew.

Además de la caminata tradicional, habrá clases de baile, zumba, exhibiciones y números artísticos para completar una tarde de recreación y concientización sobre el cáncer de mama.

Investigadores suizos demuestran en ratones una estrategia que impide que los tumores de mama se expandan a otros órganos.

El cáncer es un reverso oscuro de la vida. Una célula tumoral no es más que una célula sana en la que ha cambiado la programación genética, lo que le permite reproducirse más rápido, generar un tumor primario, moverse por el organismo y generar tumores secundarios, la metástasis que causa el 90% de las muertes por cáncer. Para todo esto, la enfermedad usa mecanismos biológicos idénticos a los que permiten crecer a un ser vivo sano.

Esta plasticidad puede ser también un punto débil, tal como demuestra un estudio publicado este lunes. El trabajo es una prueba de concepto, la demostración aún preliminar de que se puede dar marcha atrás al proceso de evolución del cáncer.

El estudio ha demostrado que la combinación de dos fármacos —el antitumoral Trametinib y el antidiabético Rosiglitazone— transforma las células del cáncer de mama en grasa inofensiva en ratones a los que se les había injertado tumores de mama con metástasis de pacientes. En el trabajo se han usado tumores triple negativo, la clase más agresiva de cáncer de mama y que no responde a tratamientos basados en receptores hormonales.

La clave del estudio ha sido atacar al cáncer en un momento en el que las células del tumor realizan la llamada transición epitelial-mesenquimal. Esta metamorfosis es fundamental para el desarrollo de un embrión y la formación de los diferentes órganos y tejidos de un cuerpo sano. También juega un papel en la proliferación tumoral, pues ayuda a que células tumorales epiteliales que están fijadas a un tejido se transformen en mesenquimales, lo que les permite despegarse y moverse por el flujo sanguíneo. Dentro de los tumores de mama, son estas células las encargadas de diseminar el cáncer a otros órganos.

Las células de grasa no pueden multiplicarse, por lo que tras la transformación el tumor no puede crecer.

El estudio, publicado en Cancer Cell, muestra cómo la combinación de los dos fármacos frena la proliferación del tumor de mama original y también la metástasis. Según el trabajo, esto se debe a que los fármacos interfieren en la transición transformando células cancerosas en adipocitos (grasa).

“Por definición, las células de grasa no pueden multiplicarse para generar hijas, por lo que tras la transformación el tumor no puede crecer, es como un callejón sin salida”, explica Dana Ronen, investigadora de la Universidad de Basilea y coautora del estudio. “La transformación en grasa solo afecta a las células más externas del tumor, que son las responsables de moverse y causar metástasis, por lo que no debería tener un efecto negativo en la salud ni hemos observado cambios en el peso de los animales. El resto de células del tumor primario se vuelven más diferenciadas, con lo que posiblemente se vuelvan más vulnerables a otros tratamientos como la terapia hormonal”, resalta. Ahora, el equipo quiere estudiar si esta misma estrategia funciona con otros tumores y si también puede ayudar a animales que ya han generado metástasis.

“Se trata de resultados muy preliminares, pero son importantes porque representan una nueva vía terapéutica novedosa”, opina Miguel Ángel Quintela, director de la unidad de cáncer de mama del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). “Lo lógico es seguir investigando. Hay una buena base para llevarlo a humanos porque solo hacen falta dos fármacos ya aprobados para otros usos, ambos con baja toxicidad”, resalta Quintela.

“Uno de los fármacos que hemos empleado, Trametinib, es muy caro, por lo que esperamos que este trabajo despierte el interés de alguna de las compañías farmacéuticas que lo fabrican para que puedan financiar su estudio en este tipo de combinación”, añade Ronen.

El País

Descubren que el tamoxifeno, conocido por bloquear receptores de estrógeno, también modula la estructura externa de los carcinomas

Desarrollar un fármaco suele llevar décadas y cuesta millones de euros. Por eso, un equipo de investigadores dirigido desde el Imperial College de Londres celebra haber encontrado un uso nuevo y prometedor para un antiguo medicamento, el tamoxifeno. Este compuesto, con estructura molecular parecida al estrógeno, se lleva empleando durante años para tratar y prevenir cáncer de mama. Ahora, mediante una serie de experimentos en ratones, los científicos han encontrado que también debilita la estructura externa de tumores sólidos, como los de páncreas, y así podría limitar su proliferación y supervivencia.

Desde 1990, la tasa de mortalidad del cáncer de páncreas ha aumentado un 5%; ahora es de casi 10 fallecidos por cada 100.000 habitantes. Menos del 5% de los pacientes sobrevive al tumor pancreático más habitual, el adenocarcinoma ductal. Estas masas descontroladas de células responden muy mal a los tratamientos porque se rodean de una coraza, formada por varios tipos de fibras enmarañadas, que bloquea el acceso a los fármacos e incluso a la circulación de la sangre. Para sobrevivir a su aislamiento, el tumor segrega proteínas que reprograman el metabolismo habitual de las células y les permiten aguantar en ausencia de oxígeno, una condición llamada hipoxia.

En ratones con cáncer de páncreas y en cultivos celulares que lo simulan, los científicos constataron que el tratamiento con tamoxifeno tiene dos efectos: ablanda la coraza externa —llamada estroma, que también es crucial para la proliferación del cáncer— y desactiva la defensa metabólica contra la hipoxia. En teoría, esto debería reducir tanto el avance como la supervivencia de las células tumorales, algo que los investigadores han observado en cultivo pero solo constatan de forma tentativa en los ratones vivos. Al mejorar la circulación sanguínea del tumor en respuesta al tamoxifeno, también debería aumentar la eficacia de tratamientos como la quimioterapia, otro fenómeno que se deberá comprobar en investigaciones futuras. Los resultados actuales son prometedores, pero preliminares.

“Los efectos que describen del tamoxifeno en las células del estroma son interesantes y en buena parte novedosos”, opina Francisco Real, jefe del Grupo de Carcinogénesis Epitelial en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Sin embargo, el estudio “está muy lejos de demostrar un efecto antitumoral” en vivo, matiza. Además, los experimentos emplearon dosis de tamoxifeno muy superiores a las que se utilizan en la clínica para tratar el cáncer de mama; hasta cien veces más, en algunos casos. Los autores describen sus resultados en dos artículos de investigación publicados en la revista científica EMBO Reports, que ha dedicado su portada de enero al descubrimiento.

Una nueva diana terapéutica

El tamoxifeno se desarrolló como un fármaco anticonceptivo en la década de 1960. Ese uso del medicamento falló, pero encontró una nueva vida como el compuesto antiestrógeno más recetado de todos los tiempos. Durante más de 50 años se ha empleado, sobre todo, para evitar recaídas de cáncer de mama, ya que su estructura molecular bloquea los receptores de hormonas femeninas que regulan el crecimiento de algunos tumores de pecho.

Dichos receptores no se encuentran en otros tipos de cáncer, por eso los investigadores biomédicos no han tenido motivo para sospechar que el tamoxifeno tuviese otra utilidad. Lo más sorprendente del nuevo descubrimiento es que el medicamento actúa por adhesión a una diana terapéutica completamente distinta, un receptor que no es específico a ningún tipo de tejido y por tanto está presente en células de muchos cánceres sólidos que forman estromas, como el de hígado, el de pulmón, y también el de mama.

Armando del Río, el investigador de Imperial College London que ha encabezado las investigaciones, asocia el tratamiento con tamoxifeno a la reducción del tejido fibroso del estroma incluso en casos históricos de cáncer de mama, aunque este efecto del medicamento se desconocía hasta ahora. “Al ver mamografías de mujeres con riesgo de cáncer de mama, nos llamó la atención que en aquellas que tomaban tamoxifeno, disminuía drásticamente la fibrosis. Eso fue lo que nos hizo pensar que [el tamoxifeno] tenía un mecanismo de acción nuevo, diferente al conocido”, explica.

Del Río y sus compañeros eligieron estudiar ratones con cáncer de páncreas porque produce los tumores más rígidos de todos los cánceres sólidos, pero sospechan que el tratamiento podría ser eficaz contra muchos otros. En un estudio más reciente, ya dicen haber replicado sus resultados en modelos de cáncer de hígado.

Los científicos destacan que es interesante estudiar la capacidad de modificar el estroma, porque el papel que juega esta estructura no es idéntico en todos los tumores. “En los últimos diez años ha habido un debate acalorado sobre si el estroma es amigo o enemigo de las células del tumor”, explica Real, que no participó en esta investigación. “En determinados casos puede ser beneficioso para el paciente y negativo para el tumor, pero otras veces es al revés. Lo más importante no es eliminar el estroma, sino modularlo”, dice.

Aunque el tamoxifeno, que no es tóxico, está aprobado para uso clínico por su efecto antiestrógeno, será necesario llevar a cabo ensayos clínicos para comprobar su eficacia en el nuevo contexto. Si se demuestra que es útil para frenar la proliferación y crecimiento de los tumores sólidos gracias a un efecto sobre el estroma, las sociedades oncológicas y entidades reguladoras podrían empezar a recomendar la prescripción de este medicamento más allá del cáncer de mama. Ese futuro es hipotético, recuerda Real, y sería irresponsable recetarlo así de acuerdo con las evidencias actuales. Pero abre una nueva vía de investigación en el tratamiento del cáncer de páncreas, un tumor para el cual los avances clínicos llevan décadas prácticamente estancados.

El País