fbpx
Tag

Cáncer

Browsing

El tratamiento utilizará una combinación de péptidos y una toxina que matará específicamente las células cancerosas.

Un equipo de científicos israelíes afirmó que se encuentran en el desarrollo de una cura para el cáncer que puede concluirse el próximo año, informó el Jerusalem Post este lunes.

El nuevo tratamiento está siendo desarrollado por el laboratorio farmacéutico Accelerated Evolution Biotechnologies bajo el liderazgo del CEO, el Dr. Ilan Morad, según el informe.

“Creemos que ofreceremos en un año una cura completa para el cáncer”, dijo Dan Aridor, presidente de la junta de la compañía. “Nuestra cura para el cáncer será efectiva desde el primer día, durará unas pocas semanas y tendrá efectos secundarios mínimos o ninguno a un costo mucho menor que la mayoría de los otros tratamientos en el mercado”.

El tratamiento, llamado MuTaTo, utilizará una combinación de péptidos contra el cáncer y una toxina que matará específicamente las células cancerosas.

El tratamiento eventualmente será personalizado y se les dará a los pacientes un cóctel específico de los medicamentos según su tipo de cáncer, dijo Morad al periódico.

Otros tratamientos:

Actualmente los tratamientos para curar diversos tipos de cáncer son muy caros. “Es posible que el alto precio impida una revolución en potencia en el tratamiento del cáncer”, advirtió el especialista Ezekiel Emanuel sobre la inmunoterapia, que tiene costos de USD 373.000 a USD 475.000 por paciente.

“Una cura para el cáncer se ha vuelto posible, incluso probable”, escribió Ezekiel Emanuel, vicedecano de la Universidad de Pensilvania y titular del departamento de ética médica y políticas sanitarias.

Y es que los tratamientos personalizados son cada vez más comunes y más efectivos. Como en el caso de Heidi Spencer, quien creyó que su vida había terminado a los 45 años, cuando los médicos le comentaron que sólo viviría medio año, por lo que no podría ver crecer a sus dos hijos, William de siete años y Lewis de cuatro.

En el hospital sólo pudieron ofrecerle un tratamiento paliativo de quimioterapia para que pudiera alargar el plazo y así disfrutar un poco a sus pequeños.

Pero Heidi, se olvidó de los médicos y del diagnóstico que le dieron y buscó en Internet una alternativa distinta; ahí encontró a la compañía FoundationOne, que ofrecía una prueba que revelaría los medicamentos que necesitaba para eliminar sus 25 tumores en tres meses.

Y es que los expertos enfatizan que la detección temprana es la clave para un tratamiento exitoso, es por ello la importancia de pruebas de detección oportuna como la desarrollada por investigadores de la Universidad de Queensland lograron distinguir el rastro de ADN dejado por las células cancerosas en el torrente sanguíneo con un procedimiento sencillo y barato logrando un método de detección rápida de cáncer en tan sólo 10 minutos.

 

INFOBAE

El informe, difundido al conmemorarse el lunes el Día Mundial del Cáncer, describió además que Argentina tiene una incidencia media-alta a nivel mundial.

Catorce personas por hora son diagnosticadas con cáncer en Argentina, donde la incidencia de la enfermedad es de 212 casos por cada 100.000 habitantes, informó hoy el Instituto Nacional del Cáncer (INC).

El informe, difundido al conmemorarse el lunes el Día Mundial del Cáncer, describió además que Argentina tiene una incidencia media-alta a nivel mundial, mientras que los porcentajes de casos son similares en ambos sexos: 269 diagnósticos nuevos por año por cada 100.000 varones y 290 por cada 100.000 mujeres.

En cuanto al tipo más prevalente, el INC precisó que en 2018 el cáncer de mama representó el 17% de todos los tumores malignos detectados (21.000 casos), y casi un tercio de los cánceres femeninos.

Le siguieron en prevalencia el cáncer colorrectal, con 15.692 casos (13% del total), de próstata y de pulmón, que representaron cada uno el 9,3% de los tumores detectados.

Asimismo, el informe mostró que según estimaciones de la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC), el 6,8% (7.600) de los casos que se registran en el país “están vinculados con la obesidad”.

En tanto, un 9,8% (11.000) se vincula a diez agentes infecciosos: una bacteria (Helicobacter pylori), seis virus (hepatitis B y virus papiloma humano -VPH-, entre otros ) y tres parásitos (Opisthorchis viverrini, Clonorchis sinensis y Schistosoma haematobium).

Además, la IARC estableció que en Argentina el 52,8% de los casos de melanoma, un cáncer de piel muy agresivo, se atribuyen a la exposición a rayos UV.

En cuanto a los cánceres más mortales, el informe señala que en 2018 el primer puesto fue para el cáncer de pulmón, con 10.662 defunciones, es decir, el 16% de las muertes por esa enfermedad en ambos sexos, mientras que representó el 19,2% del total en varones.

El cáncer colorrectal se ubicó en segundo lugar con el 12,8% de las muertes (8.721), mientras que el de mama ocupó el tercer lugar con 6.380. El informe aclara que “si bien al contemplar ambos sexos esa patología representó el 9,3% de los fallecimientos, en las mujeres abarcó el 19,2% del total”.

Le siguen el cáncer de páncreas (4.683) y próstata (3.974), que representan el 6,9% y 5,8 de las muertes respectivamente, indicó el INC.

Ámbito

Un análisis de más de cuatro millones y medio de pacientes muestra que las posibilididades de autolesión son mayores en pacientes con cáncer de páncreas o pulmón

El riesgo de que una persona se suicide en el primer año después de recibir un diagnóstico de cáncer se multiplica por 2,5 respecto a la población normal. Los resultados, publicados en la revista CANCER, muestran también diferencias dependiendo del tipo de tumor. El mayor incremento se observó en los de páncreas y los de pulmón y algo menos en el colorrectal. En otros tipos de cáncer con mejor diagnóstico, como el de próstata o el de mama, no se observó un incremento significativo del riesgo de suicidio.

El estudio, liderado por Hesham Hamoda, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, y Ahmad Alfaar, del hospital Charité, de Berlín, analizó la información de 4.671.989 pacientes registrados en la base de datos estadounidense SEER entre 2000 y 2014. De esas pacientes, que representan el 28% de todos los que existieron en el país norteamericano en ese periodo, se quitaron la vida 1.585 dentro del primer año posterior a recibir la noticia de que sufrían algún tipo de cáncer.

“La concienciación entre los médicos para vigilar el riesgo de suicidio y dirigir [a los enfermos] a los profesionales de salud mental es importante para mitigar ese riesgo y salvar vidas, especialmente durante los primeros seis meses tras el diagnóstico”, apuntó Alfaar. “Además, los familiares y los cuidadores deben ser entrenados para proporcionar apoyo a sus parientes enfermos”, ha añadido.

En España, donde se registran alrededor de 3.600 suicidios al año, no se ha cuantificado cuántos de ellos pueden ser achacables a un diagnóstico de cáncer. Sin embargo, según explica Ruth Vera, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), los médicos toman en cuenta ese riesgo. “Cuando hacemos la primera visita en el servicio de oncología, se tienen en cuenta los antecedentes médicos del paciente, incluidos los antecedentes psiquiátricos, si ha tenido depresión, por ejemplo”, explica. “Y cada vez se incorpora más la figura del psicooncólogo, no solo por el tema del suicidio sino por todo el impacto emocional que puede tener un diagnóstico de este tipo”, añade.

Una de estas psicooncólogas es Eva Rodríguez Bruzos, del Hospital del Mar en Barcelona. Coincide en que se tiene muy en cuenta la historia previa del paciente, “si ha tenido problemas emocionales, vemos cómo los ha afrontado, si ha tenido ideas de hacerse daño o de suicidio…”, y añade que la valoración debe ser amplia. “Hay que tener en cuenta el momento de la enfermedad en que se encuentra el paciente, porque puede cambiar”, señala Rodríguez. “Hay personas que quieren luchar más que otras después de recibir el diagnóstico, pero después de muchos años, cuando hay mucho sufrimiento, se produce un agotamiento, porque el dolor desgasta mucho”, continúa. “Las personas van cambiando y hay que adaptarse”, señala.

La forma de afrontar el cáncer, que hasta hace no tanto era un monstruo innombrable, ha cambiado y eso puede mitigar su impacto emocional. “Cada vez hay más cultura. Hace quince o veinte años te encontrabas a mucha gente que te pedían que no les informases, que no explicases, que tomases la decisión que mejor te pareciese, pero sin decir nada. Casi pedían que no se nombrase la palabra cáncer o la palabra quimio”, recuerda Vera. “Todavía se dan casos así, pero el paciente tiene cada vez más información y participa más en el proceso de decisión”, indica.

Tanto Vera como Rodríguez consideran que el problema es importante y recalcan que el apoyo psicológico es fundamental, sin embargo, ninguna de las dos especialistas, con amplia experiencia, han vivido muchos casos de suicidio entre sus pacientes. Vera cree que habrá tenido uno o dos casos en toda su carrera y Rodríguez no recuerda ninguno. “En una ocasión, hubo un paciente al que vi mal y yo misma le acompañé a urgencias para asegurarme de que no se hiciese daño”, concluye.

El País

Los creadores de la inmunoterapia, el estadounidense James P. Allison y el japonés Tasuku Honjo, obtuvieron el  Premio Nobel de Medicina 2018, que fue anunciado hoy por la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska de Estocolmo. “Soñaba con esto pero no pensé que se produciría. Me parecía demasiado”, agradeció el estadounidense Allison. Al premio de Medicina seguirá el martes el de Física, el miércoles el de Química y el lunes próximo el de Economía, mientras que el viernes se conocerá en Oslo el Nobel de la Paz.

“Por su descubrimiento de una terapia contra el cáncer mediante la inhibición de la regulación inmunonegativa”, describió la Asamblea Nobel el trabajo de los flamantes galardonados que revolucionaron el tratamiento contra el cáncer. La terapia creada por Allison y Honjo busca inhibir las proteínas generadas por algunas células inmunitarias, así como algunas células cancerígenas, que evitan que las defensas naturales del cuerpo maten las células cancerígenas.

Allison, de 70 años, es profesor de la Universidad de Texas, y Honjo, de 76 años, es docente de la Universidad de Kyoto. Por su método terapéutico que permite al sistema inmunitario actuar más rápido para combatir el cáncer ya habían sido premiados en 2014 por su investigación con el premio Tang, considerado como la versión asiática de los Nobel. Ambos se repartirán el monto de 1 millón de dólares con el que se recompensa a los galardonados.

El rey Carlos XVI Gustavo de Suecia entregará el premio en una ceremonia en Estocolmo el 10 de diciembre, aniversario del fallecimiento en 1896 de Alfred Nobel, creador de los premios como su última voluntad. El año pasado tres genetistas estadounidense fueron recompensados con el Nobel por sus trabajos sobre el reloj biológico, que ilustra la adaptación del cuerpo a los ciclos del día y la noche, así como los trastornos del sueño.

El Nobel de Medicina abrió la temporada del galardón sueco que continuará hasta el próximo lunes con los reconocimientos para Física, Química, Economía y el de la Paz. Este año, por primera vez desde 1949, el anuncio del Nobel de literatura será aplazado un año por la Academia Sueca, sumergida en el escándalo #MeToo, en divisiones internas y la renuncia de varios de sus miembros que le impiden funcionar normalmente.

 

 

Pagina 12

Un jurado en California (EE.UU.) condenó este viernes a Monsanto a indemnizar con 289 millones de dólares a un hombre que asegura que el cáncer terminal que padece se debe a su exposición a un producto de la multinacional que contiene el herbicida glifosato.

El hombre en cuestión, Dewayne Johnson, sostiene que utilizó el herbicida Roundup de Monsanto de manera frecuente mientras trabajó como jardinero para el distrito escolar de San Francisco.

El jurado, del Tribunal Superior de San Francisco, determinó que Monsanto no advirtió correctamente del riesgo para la salud que se corría al usar este producto con glifosato.

El jurado también concluyó que la omisión de las advertencias necesarias fue “un factor sustancial” en la enfermedad de Johnson, que tiene 46 años y padece linfoma no hodgkiniano (un cáncer en los linfocitos de la sangre), detectado 4 años atrás.

Los médicos del demandante aseguraron en el juicio que a Johnson le quedan meses de vida.

El glifosato es un herbicida que ha generado una gran controversia en todo el mundo por presuntos efectos perjudiciales tanto en la salud de las personas como en las tierras donde se aplican productos que lo contienen.

Roundup, la marca con la que Monsanto comercializa el fitosanitario. / AFP PHOTO / JOSH EDELSON

Diversos especialistas al tanto de este juicio consideran que para el esclarecimiento científico de esta polémica instalada en la sociedad es positivo que se trate a fondo, en todas las instancias judiciales que correspondan.

En un comunicado de prensa, Scott Partridge, uno de los vicepresidentes de Monsanto, señaló que apelarán la decisión judicial.

“Mostramos nuestra empatía con el señor Johnson y su familia. La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones -y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA), el Instituto Nacional de Salud de EE.UU. (NIH) y autoridades regulatorias en todo el mundo- apoyan el hecho de que el glifosato no causa cáncer”, aseguró.

Medios californianos estimaron que este puede ser el primero de otros casos que Monsanto podría afrontar en Estados Unidos por los supuestos efectos cancerígenos del glifosato.

 

Clarín / EFE