Tag

Cámpora

Browsing

El Precandidato a Diputado Nacional por Juntos Somos el Cambio sostuvo que «este momento nos tiene que encontrar a todos juntos: radicales, PRO, hay muchos peronistas que nos están apoyando también, además de extrapartidarios y partidos vecinales».

El Precandidato a Diputado Nacional por Juntos Somos el Cambio, Ignacio Torres, advirtió que «si hay algo que no podemos permitir a nivel nacional es que nos gobierne La Cámpora, creo que eso es lo peor que le puede pasar a la provincia del Chubut. En ese sentido, este momento nos tiene que encontrar a todos juntos: radicales, PRO, hay muchos peronistas que nos están apoyando también, además de extrapartidarios y partidos vecinales».

Al mismo tiempo, cargó contra «los funcionarios que tuvieron altísimos cargos durante la era K, que hablan de lo que necesita Chubut y no pueden justificar las mansiones que tienen frente al mar».

El precandidato a Legislador Nacional expuso que «en este momento bisagra de nuestro país es indispensable ver lo importante por sobre las cuestiones personales, mezquinas y partidarias. Estoy convencido de ello, porque escucho el modelo de país que ellos quieren y apreciaciones de la provincia que son realmente preocupantes. Hasta la frase más ‘lavada’ del ‘roban pero hacen’, a mí me parece gravísima. Atrasa institucionalmente muchísimo el justificar la corrupción en base a hacer ‘caja’ para la política, como si esto los eximiera de un dilema moral».

A su vez, concluyó que «somos una provincia chica, nos conocemos todos, sabemos qué intereses mueven a cada candidato, qué hay detrás de cada sector» y advirtió que «yo estoy orgulloso de mi espacio y doy la cara por lo bueno y lo malo de mi coalición. Pero enfrente hay mucha hipocresía y especulación ‘carguista’ sobre qué hablar, qué decir, qué no decir, o bien de esconderse. La verdad es que, más allá de dos o tres manifestaciones concretas, no he escuchado al sector que representa al kirchnerismo»

La líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, afirmó que en la agrupación La Cámpora «hay muchas personas adictas», al tiempo que consideró que los dirigentes oficialistas Emilio Monzó y Rogelio Frigerio «subestiman al presidente» Mauricio Macri.

«No es toda La Cámpora. Hay gente y personas de La Cámpora que no sólo tienen vinculación con el narcotráfico, sino que también hay muchas personas adictas. Pero no es toda La Cámpora. Esto de decir La Cámpora cuando yo digo corruptos digo (Ricardo) Jaime, (Julio) De Vido… todos me acusan porque personalizo, pero no se puede generalizar», sostuvo la diputada nacional al opinar sobre declaraciones de la monja Martha Pelloni que vinculó a la agrupación peronista con el narcotráfico.

En declaraciones al canal LN+, la ideóloga de Cambiemos señaló: «Axel Kicillof no está en la droga. Y decir que está en la droga porque está en La Cámpora es una mentira. Ahora… Kicillof es que el entregó YPF«.

Por otra parte, Carrió criticó a Monzó y a Frigerio, al sostener que «subestiman al Presidente». «Los operadores creen que son políticos y no, están para estar en la oscuridad. Yo defiendo al Presidente de la República y me he cansado de escuchar que el Presidente no es político y que las falencias que tiene es que no se deja asesorar por el ala política. Macri es político», remarcó.​

A la vez, advirtió que el ex presidente Fernando De la Rúa sufrió «un golpe de acá a la China, fue muy traicionado por el propio radicalismo y condicionado» por el «establishment» económico.

En referencia a la campaña electoral, la diputada cuestionó al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, al considerar que el tigrese «se disolvió».

«Massa fue una construcción de Paolo Rocca que se desinfló. No sabía a dónde ir. Fue una creación de los medios, como (Francisco) De Narváez. Una creación mediática. Incluso Paolo Rocca lo instaló como candidato a Presidente. Después lo bajo yo y el Presidente lo vuelve a subir. Y después lo lleva a Davos», indicó. (NA)

Telefenoticias

La monja Martha Pelloni, referente de luchas sociales y coordinadora de la Red de Infancia Robada, analizó el panorama electoral, advirtió sobre el retorno del kichnerismo al poder y cargó contra su principal agrupación: «La Cámpora es el brazo del narcotráfico en la política de Cristina Krichner».

Con más de 50 años como monja, aseguró que «nunca» dudó de su vocación y comentó su visión de la crisis socioeconómica que atraviesa la Argentina: «Hay mucha pobreza, falta de trabajo. El tema crucial es el abuso intrafamiliar», manifestó en diálogo con Luis Novaresio en A24, y agregó que se está «perfilando para dar charlas educativas a familias, docentes, padres y alumnos sobre la educación integral para que no se produzcan estos abusos. «La ideología la pone cada uno, yo me resisto a las grietas», comentó.

De cara a las elecciones, expresó: «No voy a votar la corrupción, el narcotráfico, y voy a luchar para que todo el país tenga trabajo. Es una vergüenza que se haya despedido tanta gente». Y criticó la «ideología económica» de Mauricio Macri: «No anduvo, fracasó», dijo, aunque destacó la conformación de Juntos por el Cambio: «Veo bien lo de Pichetto (Miguel Ángel), es una puerta que se abrió y una esperanza».

Su visión más cruda y crítica de la realidad política la expresó cuando se le consultó sobre Cristina Kirchner. «Me da mucha pena, la considero una líder pero si hubiera estado en su lugar me hubiera retirado. El país necesita en estos momentos sentencias, no procesamientos. Si no curamos el mal en el cual hemos caído como Argentina es difícil que nos recuperemos como argentinos».

«No conozco sus intenciones e intereses pero se equivocó en poner de laderos a La Cámpora», agregó Martha Pelloni sobre la candidata a vicepresidente del Frente de Todos y cargó contra la agrupación ultra K: «El narcotráfico es lo que mata a nuestra gente y La Cámpora hizo frente a esto con la droga. La Cámpora es el brazo del narcotráfico en la política de Cristina».

La religiosa profundizó su acusación: «Lo viví en mi provincia, en Corrientes, me atrevo a decir que cuidado. Nos ha dejado el estigma de la droga, del consumo, del comercio».

«Tiene que haber un futuro mejor, que enriquezca a la argentina, pido que votemos con conciencia de no corrupción, no al narcotráfrico, idoneidad en los cargos políticos», manifestó con optimismo Pelloni y agregó: «Hay que consensuar, es cuestión de llamar, conversar, pedir opiniones a los distintos estamentos sociales. Vidal (María Eugenia) ha hecho bastantes cosas, ella pregunta, habla con la gente…», destacó la religiosa sobre la gobernadora de la provincia de Buenos Aires.

Consultada sobre el Papa Francisco, Martha Pelloni destacó:»Soy amiga. No me preocupa que digan que es kirchnerista, que piense como quiera. El camino que ha iniciado, que es más que la política que podemos adjudicarle partidariamente, él está empeñado en el gran problema de la deshumanización. El Papa Francisco predica y vive la cultura del encuentro. Se necesitan actitudes para esa cultura del encuentro, la primera es la cercanía con el otro, con todos. Para ser cercano tengo que tener una segunda actitud: la de la escucha», concluyó.

Mirá la entrevista en: INFOBAE

Máximo Kirchner, junto al camporistas Wado De Pedro.

CFK digitó las listas de senadores. Máximo y Wado De Pedro fueron el último filtro. Pelea con gobernadores y enojo de intendentes.

Cristina Kirchner habló 25 minutos sobre Diego Bossio. Nunca bien. Fue durante la charla que mantuvo con Sergio Massa y reflejó la dimensión del entripado que la ex presidente tiene con quien fue su jefe de ANSeS.

Bossio, ahora espada de Sergio Massa, no quedó en las boletas del Frente de Todos porque al tigrense, luego del poema fatal de Cristina, ni se le ocurrió incluirlo como candidato.

El #EsConTodos que militó el kirchnerismo en los últimos meses no fue al final -más allá de maldiciones y dones de Bossio- tan con todos. Máximo Kirchner y Eduardo «Wado» De Pedro, sentados en el Instituto Patria, fueron el filtro definitivo de las listas.

Ejecutaron la hoja de ruta que bajó Cristina. Alberto Fernández, el candidato presidencial, apenas pudo intervenir en algunos entuertos: incidió en el acuerdo porteño, cinceló la aventura de Matías Lammens y la diputación de Fernando «Pino» Solanas aunque la butaca más apetecible fue para el camporista Mariano Recalde.

Esa «concesión» respondió a una lógica híper K: enfocarse en las butacas del Senado, por lo que además de Recalde, Cristina pulseó en todas las provincias para meter a sus dirigentes preferidos.

Oscar Parrilli, edecán cristinista, competirá por Neuquén en desmedro de Darío Martínez, un diputado camporista que se instaló como figura joven.

Martín Doñate, diputado nacional de La Cámpora, encabezará por Rio Negro seguido de Silvia Larraburu -que está en el bloque K- mientras que Matías Rodríguez, otro diputado camporista, encabeza la tira de Tierra del Fuego.

Martín Soria, ex candidato a gobernador, tuvo que bajar a diputado y Rosana Bertone, que perdió la gobernación, quería ir al Senado pero le cedieron una banca en la cámara baja.

Alberto F. era mirado por los gobernadores y los intendentes como un posible garante y contrapeso que limite la «voracidad» K en el cierre de listas. El dibujo final no parecía que lo haya logrado de manera sustanciosa.

«Alberto está como Néstor en el 2003: tiene que aceptar lo que sea», apunta un dirigente que lo rodea y defiende que no haya tenido más protagonismo.

En el planeta K, la defensa de la centralidad K -que comparte algún gobernador- es que «los votos son de Cristina» y los lugares entrables los aporta ese caudal de votos.

El argumento anexo, nota al pie, es que al peronismo le corresponden lugares «expectantes» porque es una especie de premio para que se esfuercen para que entren sus dirigentes. Hay, como en toda explicación política, bastante de cinismo.

El planteo más común en el mundo PJ es que La Cámpora volvió a ser lo que nunca dejó de ser: un sistema cerrado que prioriza a los propios incluso por encima de la competitividad del espacio.

El viejo refrán del la naturaleza del escorpión»Es con todos, con todos ellos», chicaneó, molesto, un peronista que siguió de cerca el cierre de listas para graficar el regreso de un fantasma: la pelea entre La Cámpora y el peronismo por el reparto de espacios.

La lapicera, el final, estuvo alojada en el Patria aunque el trámite final pueda ser en las oficinas de la calle Matheu adonde fue incesante el desfile de dirigentes para pedir número y nombre para participar de las primarias.

El viernes a la tarde, según el registro de los apoderados, había más de 500 presentaciones para participar de las PASO del Frente de Todos.

Una explicación: salvo Consenso Federal, bastante desdibujado y poco atractivo para el peronismo, no había otras ventanillas donde el PJ pueda ir a anotar sus candidatos.

El embudo, esta vez, fue más chico y brutal que años anteriores cuando existía la oferta del Frente Renovador de Sergio Massa.

Hubo más sectores y menos espacio porque la tira a repartir es más corta que la de la última vez que todo mayoritariamente le peronismo estuvo unificado: en 2011 cuando, incluso, existía la ventanilla De Narvaez.

Salvo excepciones, casi no hubo lista nacional donde La Cámpora una figura propia, pura, en los lugares más visibles y salibles: Mendoza (Marisa Uceda), en Tucumán (Mabel Carrizo), Marcos Cleri (Santa Fe), Gabriela Estevez en Córdoba o, por citar algunos, Carmina Besga (La Pampa).

Hubo batallas durísimas. En Entre Ríos, Gustavo Bordet forcejeó y en Chaco, Domingo Peppo amagaba con una PASO. En Salta, Javier David y Sergio «Oso» Leavy se prometían una primaria por el Senado que resolvería, también, la candidatura a gobernador del peronismo salteño.

Hay, claro, gobernadores en las boletas: Lucía Corpacci, que no reelegirá -y deja el lugar para Raúl Jalil- irá de primera diputada y Sergio Casas, en La Rioja, encabezará la boleta del Frente de Todos: en esa provincia, se votará el 27 de octubre.

Por PABLO IBÁÑEZ

 

 

El diputado nacional y jefe de La Cámpora, Máximo Kirchner, arengó este sábado a los militantes que coreaban el nombre de su madre, Cristina Fernández, que lo hagan «más fuerte así escucha» y se postula a la Presidencia para las elecciones de octubre.

Las declaraciones del diputado se produjeron en el marco de un acto de homenaje al ex presidente Néstor Kirchner, al cumplirse este sábado 16 años desde su llegada al Gobierno nacional cuando fue designado presidente luego de que su contrincante, el ex mandatario Carlos Menem decidió bajarse del ballottage.

Durante el acto, realizado esta tarde en el municipio bonaerense de José C. Paz, Kirchner afirmó que haya “un candidato o candidata a presidente, la responsabilidad de los dirigentes es no mentirle a la gente”, lo que provocó la reacción de los militantes que gritaron para que la candidata sea «Cristina» Fernández.

El hijo de la ex presidenta no fue contundente en afirmar que la candidata a presidenta sea su madre, lo que provocó un griterío en la multitud, a lo cual el jefe de La Cámpora respondió: “Más fuerte, así escucha”, en alusión a la senadora nacional.

Luego, continuó con su discurso y señaló: “El 27 de octubre las urnas van a rebalsar de votos para volver a poner a la Argentina de pie, en el camino del desarrollo, de la ciencia y tecnología y de la producción”.

Entonces, la gente volvió a corear «Cristina» y Kirchner advirtió: “Sepamos que no hay apellidos providenciales y que una sola persona no puede sacar a la Argentina del pozo que la metieron. Debemos hacerlo entre todos».

«Háganse parte y no se quiebren, resistan, que van a venir tiempos mejores”, acotó y, en un tono proselitista, planteó que “las tarifas deben estar congeladas hasta el 2021 y la paritarias debe estar a la suba en 2020”.

También consideró que «el FMI (Fondo Monetario Internacional) está a la cola, porque primero está la deuda interna con el pueblo argentino que generó el presidente (Mauricio) Macri”.

Acompañado por el intendente Mario Ishii en el escenario, Kirchner remató: “Puede ser que en mis manos haya tenido un joystick de Playstation pero nunca voté contra el pueblo en el Congreso”.

Al abrir el acto, Ishii aseguró que “hoy estamos peor que en el 2015” y le envió un mensaje a la interna peronista: “Necesitamos estar todos juntos para poder salir para adelante”.

El intendente tuvo una muy buena relación con Néstor Kirchner pero luego se distanció del kirchnerismo y criticó que los jóvenes de La Cámpora ocuparan varios cargos en la función pública.

El acto fue para recordar que hace 16 años se consagraba Kirchner presidente luego de que en las elecciones generales de 2003, ganó Carlos Menem con el 24,45% de los votos contra el 22,25% de Néstor Kirchner, pero días después el riojano desistió de presentarse a la segunda vuelta, por lo que el entonces gobernador santacruceño se quedó con la Presidencia tras el interinato de Eduardo Duhalde.

«No puede ser un calvario para las compañeras militar en una organización sindical y política», dijo el dirigente y diputado nacional.

El diputado Máximo Kirchner se refirió a las denuncias de abuso sexual contra dirigentes de la organización La Cámpora y advirtió que la militancia «no puede ser un calvario para las compañeras».

«Tenemos que ser mejores. No puede ser un calvario para las compañeras militar en una organización sindical y política. Deben tener todos los resguardos necesarios», afirmó Máximo Kirchner.

En ese contexto, el legislador advirtió: «Que los que mercantilizaron a la mujer no nos vengan a correr con la vaina de la moralina y la ética».

«Las organizaciones políticas, sociales, culturales y sindicales deben ponerse al frente de las demandas como las del colectivo de mujeres», agregó el legislador durante un acto de Unidad Ciudadana en La Plata.

En los últimos días varios dirigentes de la organización juvenil fueron denunciados por acoso y abuso sexual.

El caso que adquirió más relevancia es el de Jorge Romero, senador bonaerense de Unidad Ciudadana-Frente Para la Victoria, quien ya anunció que renunciará a su banca.

Fuente: Ámbito.com

Así lo expuso el referente de esa agrupación política, Emanuel Coliñir.

Para el referente de la juventud kirchnerista, todo lo que se está conociendo sobre los presuntos actos de corrupción que se direccionan hacia la ex presidenta es un gran armado judicial y mediático.

“Confiamos ciegamente en Cristina” definió el joven militante, quien sin embargo se mostró preocupado por la actuación del juez Claudio Bonadio y en tándem con el fiscal Carlos Stornelli, quienes investigan la causa de los cuadernos y sus derivaciones.

Para Coliñir, mientras ambos estén en la investigación es imposible que se llegue a buen puerto porque “son parte de una gran operación”.

Sin embargo reconoció que “algo hay” en tantas denuncias, toda vez que se observó a un ex funcionario como Julio López revoleando en un convento un bolso con millones de dólares.

Al respecto, el dirigente de la Cámpora detalló que “justamente lo que hay que hacer es investigar para saber quién hizo esos actos de corrupción y buscar la plata, que tiene que estar en algún lado”.

Admitió que la gente le suele hacer preguntas sobre estas denuncias porque “tenemos despliegue territorial y estamos en varios lados”, situación que no le escapan y tratan de explicarlo en la medida de sus posibilidades, aunque no cree que la figura de la ex presidenta quede en el ojo de la sospecha de la ciudadanía.

 

Radio Chubut