Tag

cambio climático

Browsing

Dos grupos de activistas realizaron una marcha por las calles céntricas para visibilizar los problemas del cambio climático.

“Jóvenes por el clima” y “Puerto Madryn Animal Save” son dos grupos conformados por jóvenes que tienen el objetivo de avisarle a la sociedad que termina el tiempo para revertir la contaminación y el cambio climático.

Al igual que días atrás, como lo hizo el grupo “Viernes por el Futuro”, varios jóvenes se sumaron a la campaña para concientizar sobre el cambio climático.

La iniciativa mencionada nació de una activista de 16 años que es sueca, Greta Thunberg, que desde agosto de 2018 es un icono de la lucha por el Cambio Climático. La adolescente, que disertó en la Cumbre del Clima y en el Foro Económico de Davos, está nominada al Premio Nobel por su activismo ambiental. Convocó a los jóvenes a nivel mundial bajo el lema “Viernes por el futuro”.

 

 

El Chubut

La población de pingüinos emperador está desde hace años en franco retroceso y un estudio publicado en la revista científica Antarctic Science da cuenta del motivo: los pingüinos están muriendo porque su hábitat se derrite.

El estudio califica de “catastrófico” lo que viene ocurriendo en la colonia Halley, del segundo asentamiento de pingüinos emperador. Emplazado en una bahía en el Mar de Weddell, esa colonia recibía hasta 25.000 parejas que cada año iban hasta allí para reproducirse.

Lo que cambió en los últimos años es que el hielo de la plataforma donde los pingüinos anidan se derrite antes de tiempo. Las bahías como la Halley, protegidas del inclemente clima antártico solían tener durante el verano el suficiente hielo para asegurar la reproducción de los pingüinos. Si el hielo se rompe antes de que hayan mudado sus plumas y fortalecido también sus pulmones, los pichones mueren al caer al agua porque no pueden nadar.

De acuerdo a la investigación, el comportamiento de la capa helada de la bahía de Halley empezó a variar en el comienzo de la primavera de 2015. Peter Fretwell y Philip Trathan, los científicos del British Antarctic Survey autores del estudio, asocian el cambio al fenómeno de El Niño, por el cual entonces se registró el mayor clima tormentoso de los últimos 60 años, con fuertes vientos y una reducción récord del hielo marino.

Al año siguiente de aquel fenómeno, el hielo se quebró en octubre, antes de que los pichones de pingüino estuvieran fuertes para sobrevivir. Lo mismo ocurrió en 2017 y 2018.

Las dificultades para la reproducción en la Halley han llevado a que se haya multiplicado por diez la población de la colonia de pingüino emperador de Dawson-Lambton, situada a 55 kilómetros al sur.

El estudio de Fretwell y Trathan confirma lo que anticipaban otras investigaciones sobre los riesgos que enfrentan los pingüinos emperador por el cambio climático. Ya en 2014 en la revista Nature Climate Change fue publicado un estudio de Institución Oceanográfica de Woods Hole, que advertía que esa especie se reduciría drásticamente como consecuencia del calentamiento global.

 

 

Pagina 12

El biólogo del Conicet, Miguel Pascual, afirmó que el río Chubut disminuirá su caudal debido a los efectos del cambio climático global, y remarcó que “es necesario hacer un dragado en la zona del Virch para recuperar los niveles de transporte”. Alertó que las lluvias extraordinarias del 2017, hicieron que se depositaran grandes caudales de sedimento que disminuyeron la capacidad de contener el agua.

Este punto controversial es uno de los tópicos del Primer Encuentro de Actores Territoriales de la Cuenca Inferior del Río Chubut para tratar la situación hídrica del Valle. Se realizará hoy a partir de las 18.30 horas en el aula 27 de la Sede Trelew de la Universidad Nacional de la Patagonia SJB.

Las charlas, abiertas a todo el público, son organizadas por el Grupo Técnico del Comité de Cuenca Inferior del Río Chubut, conformado por el Departamento de Ingeniería Hidráulica de la Facultad, INTA, CENPAT, CONICET y la Red Eco fluvial de la Patagonia.

“La gestión de los recursos hídricos en el Valle Inferior del Río Chubut es una de las principales llaves para el desarrollo en condiciones ambientalmente sustentables de las comunidades asentadas en el noreste de la provincia, tanto por las oportunidades de aprovechamiento del agua como por el riesgo de inundaciones al que se halla expuesta la población”, afirmó la comunidad de científicos.

Este ciclo de exposiciones busca incorporar «una agenda de Evaluación de Riesgo Hídrico y Planificación de Acciones para mitigarlo», y proveer “herramientas para una Gestión Hídrica realista y proactiva, dado que ha sido muy importante el crecimiento de la ocupación de áreas potencialmente inundables y el aumento de la demanda de agua para el consumo y la producción”, indicaron.

El Grupo Técnico contrastó que “han sido muy pocos los avances en infraestructura y gestión del agua luego de las grandes obras que dieron lugar al Sistema de Riego y al Dique Ameghino, hace ya más de cinco décadas”.

Otras exposiciones

Entre otras conferencias, Natalia Pessacg expondrá sobre “Producción de agua y Cambio Climático”, mostrando los resultados de investigaciones de las alteraciones esperables en la magnitud de los aportes hídricos a disponer en la cuenca y, particularmente, en el Valle Inferior.

Por su parte, José Sainz Trápaga identificará las “Demandas de agua en la cuenca” y sus proyecciones, incluyendo aquellas relativas a potenciales proyectos de ampliación o de nuevas áreas bajo riego, como podría ser el anunciado Proyecto Meseta Intermedia. También abordará la capacidad de respuesta del Sistema Dique Ameghino y el río Chubut a los efectos de controlar crecidas, abastecimiento de agua y generación hidroeléctrica mediante la operación del embalse.

 

 

El Chubut

El Día de la Tierra o de la Madre Tierra – llamado en inglés Earth Day – se celebra cada año el 22 de abril y fue celebrado por primera vez por las Naciones Unidas en 1970, siguiendo las intenciones del movimiento ambientalista de Estados Unidos. Es un momento para celebrar, pero también una oportunidad para informar sobre el estado del medio ambiente y dar consejos sobre cómo contaminar menos y preservar los ecosistemas.

La tierra está en riego

Entre enero y febrero de 1969, en Santa Bárbara, California, se produjo uno de los desastres ambientales más graves en Estados Unidos, causado por el derrame de petróleo de un pozo de la Unión Petrolera, este hecho sirvió para llamar la atención de la opinión pública sobre la situación de nuestro planeta.

En más de 45 años, el Día de la Tierra ha contribuido significativamente a las iniciativas ambientales en todo el mundo que, en 1992, condujeron a la organización en Río de Janeiro de la llamada Cumbre de la Tierra, la primera conferencia mundial de Jefes de Estado sobre el medio ambiente. Desde entonces, el Día de la Tierra también se ha convertido en una oportunidad para difundir información científica y concienciar a la gente sobre los riesgos que plantea el calentamiento global y las soluciones que se pueden adoptar para combatirlo.

La tierra: educación y cambio climático

El cambio climático es una de las mayores amenazas para el desarrollo sostenible en todo el mundo y es consecuencia de las acciones insostenibles de la humanidad, que tienen implicaciones directas en la vida de las generaciones futuras. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y el Acuerdo de París fomentan la cooperación internacional entre las partes sobre educación, formación, conciencianción pública, participación pública y acceso público a la información sobre el cambio climático.

La Cumbre sobre el clima

La ONU anuncia que el 23 de septiembre de 2019 se celebrará la Cumbre del Clima, organizada por el Secretario General António Guterres, para hacer frente al cambio climático y acelerar la implementación del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

El Papa y la tierra

El Papa Francisco en diversas oportunidades se ha pronunciado en defensa de la tierra y en la promoción del cuidado de la Casa Común. En uno de sus últimos discursos, dirigido a los Empresarios que participaron en el encuentro con motivo de la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, el Pontífice manifestó que, “cada uno de nosotros tiene también una responsabilidad para con los demás y con el futuro de nuestro planeta. Del mismo modo, la economía debe servir al hombre, no explotarlo y robarle sus recursos”.

Hoy, dijo el Papa, estamos llamados a aprovechar las posibilidades que la tecnología nos brinda, con un buen uso de los recursos, ayudando en particular a los países más afectados por la pobreza y la degradación a emprender el camino de la renovación y del desarrollo sostenible e integral. “Mi esperanza – concluyó el Pontífice – es que los hombres y mujeres de nuestro tiempo, reconociéndose unos a otros como hijos e hijas del Padre y Creador que está en los cielos, contribuyan cada vez más y más concretamente a que todos puedan compartir los recursos preciosos de la tierra”.

 

 

vaticannews

Según un reciente estudio, la producción de cebada se reducirá un 38% en los grandes países productores de cerveza, como Bélgica y Alemania, debido al aumento de la temperatura global.

Debido al incremento de la temperatura y a los períodos de sequía provocados por el cambio climático, la producción de cereales se verá afectada a medida que transcurra el siglo XXI, incluso en el caso de que se consiga limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados. Esto repercutirá en los cultivos de cebada, que es el componente principal de la cerveza.

Según un reciente estudio efectuado al respecto y publicado en la revista científica Nature Plants, la producción de cebada llegará a reducirse hasta en un 38% en países como Bélgica y Alemania, dos de los grandes productores de cerveza. Como consecuencia, los precios se duplicarán en algunos países y casi se cuadruplicarán en Irlanda a finales de siglo.

Menor producción a nivel global

El equipo de investigadores realizó simulaciones por ordenador teniendo en cuenta los datos sobre las olas de calor y sequías producidas desde el año 1981 en las regiones donde se cultiva la cebada, además de calcular las pérdidas de las cosechas tras estos episodios críticos. En todas las predicciones comprobaron que el calor y las sequías aumentarían en intensidad y frecuencia.

En el peor escenario, la producción de cebada a nivel global descendería una media de un 17% a fin de siglo, en comparación con el promedio de rendimiento entre los años 1981 y 2010. Sin embargo, habría pérdidas más importantes en las cosechas de Alemania, Bélgica y la República Checa (hasta un 38%), así como en Brasil (20%).

“El descenso en la producción provocará cambios importantes en el precio y en el consumo de la cerveza”, afirmó Steven Davis, investigador de la Universidad de California y coautor del estudio.

Mayor precio y menor consumo

Al haber escasez de cebada, el precio de la cerveza se incrementará y eso repercutirá sobre el consumo. En la actualidad, China, Estados Unidos y Brasil son los países más consumidores, ocupando España el octavo lugar de la lista, donde ya la están usando incluso para bañarse en ella. Por otra parte, en lo que respecta al consumo per cápita, Irlanda es el líder con 138 litros de cerveza por persona al año.

Los resultados del estudio indicaron que el consumo descendería un 16% a nivel global, lo que representaría unos 29.000 millones de litros de cerveza. Durante los peores años, el precio se doblaría, aunque el caso más extremo se daría en Irlanda, donde el consumo se reduciría 40 litros por persona y el precio subiría entre el 43% y el 338%, dependiendo del escenario. A pesar de todo, los irlandeses seguirían siendo los más bebedores.

Por supuesto, otros cultivos también se verán amenazados por el cambio climático, como el trigo, el maíz, la soja e incluso la producción de vino. No obstante, en el último estudio sobre la cebada no se tuvieron en cuenta los posibles ajustes genéticos ni las innovaciones tecnológicas, los cuales podrían mejorar la situación.

Ante la posibilidad de que se produzca tal racionamiento, y la consiguiente pérdida de felicidad de la población mundial, la idea de fabricar cerveza a partir de patatas no parece tan descabellada.

 

 

Num3

Naciones Unidas ha dado a conocer esta semana, en Nairobi, la sexta edición de su informe GEO, una radiografía de la salud del planeta. “Las actividades antropógenas han socavado los cimientos ecológicos de la sociedad”, advierten. El calentamiento global bate récords y estiman que en 2030 más de la mitad de la población del mundo no tendrá agua. Cómo detener una catástrofe medioambiental.

Ni hay tiempo ni excusas ni opciones. Es necesario adoptar medidas urgentes a una escala sin precedentes para detener y revertir el deterioro de la Tierra. Ese es el mensaje del sexto informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO, por sus siglas en inglés), dado a conocer esta semana por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

En ese documento se plantea que desde 1997, cuando se publicó el primer GEO, el planeta ha seguido deteriorándose. Eso significa que los esfuerzos realizados durante este tiempo no han sido suficientes, pues se han visto dificultados por diversos factores; en particular, por las modalidades de producción y de consumo insostenibles. “Las actividades antropógenas han degradado los ecosistemas de la Tierra y socavado los cimientos ecológicos de la sociedad”, se lee.

Mitigar el cambio climático y adaptarse a él; mejorar la calidad del agua y la capacidad de los recursos hídricos; sanear el aire; detener la pérdida de la biodiversidad; reducir la contaminación marina y abordar la descarbonización son algunas de las medidas que cabe adoptar.

Mientras tanto, la humanidad se encuentra alejada de las metas fijadas para 2030 y 2050 en los distintos acuerdos internacionales. “Los avances son demasiado lentos para alcanzar los objetivos”, coincidieron los 250 científicos y expertos de 70 países que participaron de la elaboración del memorándum. Es decir que si no se producen los cambios que se señalan, se incumplirá -principalmente- con el Acuerdo de París contra el cambio climático y con los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“La incapacidad constante para adoptar medidas urgentes está teniendo repercusiones negativas y potencialmente irreversibles”, se advierte en otro párrafo del estudio, que consta de 740 páginas. Fue presentado el miércoles, en el marco de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que se celebra por estos días en Nairobi (Kenia).

Los tres principales escollos planteados por el GEO podrían aglutinarse en lo siguiente: la temperatura global sigue subiendo; la biodiversidad se reduce y el planeta es incapaz de regenerar los recursos naturales que la población consume, como el agua.

Cambio climático

El cambio climático es, para muchos expertos, el gran reto de la humanidad para este siglo. De hecho, el calentamiento global recorre de modo transversal el escrito de la ONU, que ha sido puesto a disposición de los periodistas en versiones reducidas y en varios idiomas. “De persistir las emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura media mundial seguirá aumentando al ritmo actual”, se consigna.

Y ese ritmo da calambres: el calentamiento bate récords, con un pronóstico preocupante para lo que vendrá. Según alertó la Organización Meteorológica Mundial (OMM), los últimos cuatro años fueron los más calurosos que se hayan registrado. De hecho, en el último decenio se han producido ocho de los 10 años más cálidos de los que se tiene constancia.

Para cumplir París se necesita que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan entre un 40% y un 70% hasta 2050. Para 2070, simplemente, deberán ser cero.

Agua dulce

El crecimiento demográfico, la contaminación del agua y el desarrollo insostenible están aumentando la presión sobre los recursos hídricos en todo el mundo, se indica en otro capítulo del informe. Para peor, esa presión se ve exacerbada por el cambio climático.

Luego se consigna que en la mayoría de las regiones, los desastres de evolución lenta ya están siendo palpables, como la escasez de agua, la sequía y la hambruna. Cada vez son más las personas que se ven afectadas por tormentas e inundaciones graves, además.

Entre las soluciones, la ONU plantea el concepto de buena gobernanza, en alusión a la adopción de trazados urbanos que tengan en cuenta la gestión integral del recurso: infraestructura para las aguas pluviales, las aguas grises, las aguas residuales y la recarga de acuíferos.

El próximo viernes, Naciones Unidas convoca a celebrar el Día Mundial del Agua. El tema de este año es “No dejar a nadie atrás”. Es que el agua es, hoy, el verdadero oro líquido.

¿Qué es el Acuerdo de París?

El Acuerdo de París es un acuerdo dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Su aplicabilidad sería para 2020, cuando finaliza la vigencia del Protocolo de Kioto. El acuerdo fue adoptado el 22 de diciembre de 2015. Hasta el 3 de noviembre de 2016 este instrumento internacional había sido firmado por 97 partes (96 países firmantes individualmente y la Unión Europea). El 1 de junio de 2017, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció la retirada de ese acuerdo. Las demás naciones, en cambio, reiteraron su compromiso.

Objetivos del milenio

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, son un llamado universal a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad. Estas 17 metas se pusieron en marcha en enero de 2016, a instancias del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

El decenio del agua

El acceso al agua potable y el saneamiento es imprescindible para la vida y un derecho humano reconocido. Asimismo, el agua es de vital importancia para el desarrollo sostenible, desde la salud y la nutrición hasta la igualdad de género y la economía. Durante los próximos años, los problemas relacionados con los recursos hídricos serán más urgentes. El aumento de las demandas de una población cada vez más numerosa y una economía mundial que evoluciona rápidamente, combinados con los efectos del cambio climático, exacerbarán la dificultad del acceso al agua y al saneamiento para usos domésticos. La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el período 2018-2028 Decenio Internacional para la Acción “Agua para el Desarrollo Sostenible”.

¿Para qué sirven los Días Internacionales?

Concienciar y señalar que existe un problema sin resolver. Y a través de esa sensibilización, se espera que los gobiernos actúen y/o que los ciudadanos se lo exijan a sus representantes. Esa es la respuesta de la Organización de las Naciones Unidas, que a través de su Asamblea General instaura los días internacionales.

Lo que viene

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Agua, este viernes 22 de marzo, LA GACETA ha preparado una serie de reportajes en profundidad, que diseccionan algunas de las aristas locales y universales de esta problemática, así como sus posibles soluciones. Estos son algunos de los temas que se publicarán:

– Tucumanos se unen en un Foro del Agua y proponen cambios. El viernes, especialistas debatirán en la Facultad de Derecho de la UNT; invitan a los ciudadanos a involucrarse para ser parte de la solución.

– Gestión comunitaria, la gran oportunidad para que todos tengamos agua. La ONU y otros expertos insisten en que hay que formar a la población para que sepa administrar los pozos, por ejemplo.

– La mercantilización del agua. El oro azul. Cómo y por qué fortalecemos el concepto de bien económico del agua y debilitamos el concepto de bien común.

– Las cifras del agua y las soluciones sustentables para saciar la sed del mundo.

La Gaceta

 

Para el 1º de enero, la extensión del hielo marino antártico se ubicó en 5,47 millones de kilómetros cuadrados, la extensión más baja en esta fecha en el registro satelital de 40 años.

La preocupación por el clima a nivel mundial se profundizó con un estudio publicado por la revista Nature. El medio sostuvo que el derretimiento de los cascos polares además de aumentar el nivel de los océanos, podría multiplicar los eventos meteorológicos extremos y desestabilizar el clima en algunas regiones en las próximas décadas.

El hielo marino antártico experimentó los históricos de enero, tras un rápido deshielo en diciembre y anticipa un mínimo anual sin precedentes en marzo.

Las toneladas de agua podrían debilitar a las corrientes oceánicas, que transportan el agua fría hacia el sur y la sumergen en el fondo del Atlántico, y empujan las aguas tropicales hacia el norte, más cerca de la superficie.

Para el 1º de enero, la extensión del hielo marino antártico se ubicó en 5,47 millones de kilómetros cuadrados, la extensión más baja en esta fecha en el registro satelital de 40 años.

Este valor es de 30.000 kilómetros cuadrados por debajo del mínimo histórico anterior al 1º de enero de 2017 y 1,88 millones de kilómetros cuadrados por debajo del promedio de 1981 a 2010, informó el National Snow & Ice Data Center de Estados Unidos.

Telefé Noticias

En los últimos meses se ha hablado muchísimo del Kiri, un árbol procedente de Asia que tiene muchísimos beneficios para la zona de secano y que es conocido como el capaz de frenar el “cambio climático”.

En el país ya comenzaron algunas experiencias y una de las zonas pioneras es San Luis. En este marco se buscará difundir la propuesta en San Rafael y profesionales puntanos llegarán para exponer este proyecto en dicho departamento.

Este martes pasado en la sede del INTA (Maza 210) se disertó en una capacitación abierta sobre “cultivo del kiri”, el jefe del Área Forestal del Gobierno de la Provincia de San Luis, Pablo Pensotti, quien además es el titular del programa que plantea la producción de más de 100 mil ejemplares de kiri en la provincia puntana.

“La planta es propicia para la producción de madera, beneficia además con sus flores a los productores de miel y sus hojas ricas en proteínas, al caer de la planta fertilizan con sus nutrientes los suelos áridos y sus raíces previenen la erosión”, explica el funcionario.

EL KIRI

Es una de las revoluciones en materia de cuidado medioambiental en el mundo. Es que este árbol originario de China -llamado Paulownia- es capaz de crecer en suelos infértiles y absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta en el mundo.

En San Luis ya se desarrolla una prueba piloto de este proyecto con las primeras plantaciones de estos árboles (con grandes hojas y llamativas flores de color violeta) que en tan solo 5 años pueden crecer hasta 12 metros y llegar a los 27 en su máximo desarrollo.

Los expertos dicen que puede ser la planta capaz de “salvar al mundo” al ser un aliado contra el cambio climático y la desertificación.

Los ejemplares resisten agresiones extremas ya que pueden regenerar sus raíces y vasos de crecimiento rápidamente, incluso en zonas áridas.

En los terrenos poco fértiles, sus hojas (ricas en nitrógeno) aportan nutrientes a la tierra y sus raíces previenen la erosión. Al absorber 10 veces más dióxido de carbono emite grandes cantidades de oxígeno.

También es usada para recuperar suelos contaminados, y también en producción ganadera (silvo-pastoril) y fomentar la producción para crear industrias madereras.

Argentear.com

El planeta azul podría volverse aún más azul en 2100. Eso es al menos lo que dice un estudio realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en Nature Communications. De acuerdo con este trabajo, la superficie de los océanos podría cambiar de color en las próximas décadas, debido al cambio climático. El cambio climático afecta el crecimiento y a las interacciones del fitoplancton. Hoy sabemos que los océanos desempeñan un papel determinante para el clima de la Tierra. De hecho, son el asiento de los intercambios permanentes con la atmósfera y, por lo tanto, no se salvan de los cambios observados en los últimos siglos. En este nuevo estudio, es el impacto del aumento de la temperatura lo que interesó a los investigadores y, más específicamente, el impacto en el fitoplancton.

El fitoplancton es un organismo vegetal que vive en suspensión en los océanos del mundo. Existen muchas especies muy diversas que forman comunidades diversas dependiendo del ambiente. Esencial, el fitoplancton está en la base de la cadena alimenticia submarina, pero también influye en el color de los océanos.

El color de los océanos depende de cómo interactúa la luz con lo que está allí. Las moléculas de agua solas absorben casi todas las longitudes de onda del espectro solar, excepto el azul que devuelve. De ahí el color azul de los océanos observados desde el cielo. Sin embargo, si los organismos están en el agua, cambiarán la absorción de luz en su superficie.

Al igual que la vegetación terrestre, el fitoplancton produce clorofila, el pigmento esencial para la fotosíntesis. Sin embargo, este último absorbe más bien las longitudes de onda azules del espectro de la luz y menos las asociadas con el verde. Como resultado, la luz verde es más reflexiva y le da a los océanos un tono verde en áreas ricas en fitoplancton.

Aquí es donde entran en juego las predicciones de los investigadores del MIT. Si se modifica la cantidad o la composición del fitoplancton, también cambia el color de los océanos. Y eso es precisamente lo que podría pasar con el cambio climático. Si la clorofila ya tiene alguna variabilidad natural, el aumento de las temperaturas y la acidificación de los océanos podrían aumentar significativamente.

Predicción de cambios en los océanos

Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron un modelo informático utilizado en el pasado para predecir los cambios causados ​​por factores como el aumento de las temperaturas en el fitoplancton. Sin embargo, han agregado un parámetro adicional que tiene en cuenta las longitudes de onda absorbidas y reflejadas por el océano, dependiendo de los organismos presentes.

Luego, el equipo comparó los resultados de su modelo con las mediciones de luz realizadas en el pasado mediante el monitoreo satelital y encontró que coincidían perfectamente. Evidencia de la efectividad de su técnica para predecir la evolución de los cambios ambientales en los océanos y su color.

Para un aumento de las temperaturas a 3 grados centígrados, un escenario imaginado por científicos sin reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el modelo mostró longitudes de onda en la región azul / verde para responder con mayor rapidez. En otras palabras, en las próximas décadas, los océanos podrían volverse azules o más verdes según la región.

“Una diferencia notable en el color del 50% de los océanos”

En el origen del fenómeno, la modificación de las comunidades de fitoplancton causada por el cambio climático. El estudio sugiere que las regiones azules subtropicales serán aún más pobres en el fitoplancton, intensificando su color azul. Por el contrario, las regiones más verdes lo serán más gracias a la proliferación de fitoplancton favorecida por temperaturas más cálidas.

“Habrá una notable diferencia en el color del 50% de los océanos a fines del siglo XXI”, dice Stephanie Dutkiewicz, autora principal del estudio.

Europa Azul

Los científicos tienden a actualizar la ubicación del norte magnético cada cinco años, en diciembre, pero esta actualización llegó antes porque el polo se está desplazando a mayor velocidad.

El norte real ya no está donde solía esta, aseguran los científicos. El polo norte magnético de la Tierra se estuvo desplazando con tanta rapidez en los últimos decenios que los cálculos antiguos ya no son suficientemente precisos para la navegación y fue necesario aclarar su ubicación. Según el reporte científico, el norte magnético se está desplazando unos 55 kilómetros al año. Cruzó la línea internacional de cambio de la fecha en 2017 y está dejando el Ártico Canadiense en ruta a Siberia.

El desplazamiento constante es un problema para las brújulas en los celulares y en algunos productos electrónicos para el consumidor. Los aviones y barcos también usan el norte magnético, usualmente como recurso de reserva, dijo el geofísico Arnaud Chulliat, de la Universidad de Colorado y autor principal del recién emitido Modelo Magnético Mundial.

Las fuerzas armadas usan el norte magnético para navegación y operaciones con paracaídas, mientras que la NASA, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos y el Servicio Forestal también lo utilizan.

Los nombres de las pistas en los aeropuertos se basan en su dirección respecto al norte magnético y sus nombres cambian cuando se mueve el polo. Por ejemplo, el aeropuerto en Fairbanks, Alaska, le cambió el nombre a la pista 1L-19R en 2009. Ahora se llama 2L-20R.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos y Gran Bretaña tienden a actualizar la ubicación del norte magnético cada cinco años, en diciembre, pero esta actualización llegó antes porque el polo se está desplazando a mayor velocidad.

Desde 1831, cuando fue medido inicialmente en el Ártico canadiense, el polo magnético se ha desplazado unos 2.300 kilómetros hacia Siberia. Su velocidad aumentó de 15 kilómetros por hora (9 mph) a 55 kilómetros por hora (34 mph) desde el 2000.

La razón es la turbulencia en el núcleo líquido externo de la Tierra. Hay un océano caliente de hierro y níquel en el núcleo del planeta en el que el movimiento genera un campo magnético, dijo el geofísico Daniel Lathrop, de la Universidad de Maryland, que no forma parte del equipo que monitorea el norte magnético.

El sur magnético se está desplazando a una velocidad mucho menor, afirmaron los científicos.

Perfíl