fbpx
Tag

cambio climático

Browsing

Para el 1º de enero, la extensión del hielo marino antártico se ubicó en 5,47 millones de kilómetros cuadrados, la extensión más baja en esta fecha en el registro satelital de 40 años.

La preocupación por el clima a nivel mundial se profundizó con un estudio publicado por la revista Nature. El medio sostuvo que el derretimiento de los cascos polares además de aumentar el nivel de los océanos, podría multiplicar los eventos meteorológicos extremos y desestabilizar el clima en algunas regiones en las próximas décadas.

El hielo marino antártico experimentó los históricos de enero, tras un rápido deshielo en diciembre y anticipa un mínimo anual sin precedentes en marzo.

Las toneladas de agua podrían debilitar a las corrientes oceánicas, que transportan el agua fría hacia el sur y la sumergen en el fondo del Atlántico, y empujan las aguas tropicales hacia el norte, más cerca de la superficie.

Para el 1º de enero, la extensión del hielo marino antártico se ubicó en 5,47 millones de kilómetros cuadrados, la extensión más baja en esta fecha en el registro satelital de 40 años.

Este valor es de 30.000 kilómetros cuadrados por debajo del mínimo histórico anterior al 1º de enero de 2017 y 1,88 millones de kilómetros cuadrados por debajo del promedio de 1981 a 2010, informó el National Snow & Ice Data Center de Estados Unidos.

Telefé Noticias

En los últimos meses se ha hablado muchísimo del Kiri, un árbol procedente de Asia que tiene muchísimos beneficios para la zona de secano y que es conocido como el capaz de frenar el “cambio climático”.

En el país ya comenzaron algunas experiencias y una de las zonas pioneras es San Luis. En este marco se buscará difundir la propuesta en San Rafael y profesionales puntanos llegarán para exponer este proyecto en dicho departamento.

Este martes pasado en la sede del INTA (Maza 210) se disertó en una capacitación abierta sobre “cultivo del kiri”, el jefe del Área Forestal del Gobierno de la Provincia de San Luis, Pablo Pensotti, quien además es el titular del programa que plantea la producción de más de 100 mil ejemplares de kiri en la provincia puntana.

“La planta es propicia para la producción de madera, beneficia además con sus flores a los productores de miel y sus hojas ricas en proteínas, al caer de la planta fertilizan con sus nutrientes los suelos áridos y sus raíces previenen la erosión”, explica el funcionario.

EL KIRI

Es una de las revoluciones en materia de cuidado medioambiental en el mundo. Es que este árbol originario de China -llamado Paulownia- es capaz de crecer en suelos infértiles y absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otra planta en el mundo.

En San Luis ya se desarrolla una prueba piloto de este proyecto con las primeras plantaciones de estos árboles (con grandes hojas y llamativas flores de color violeta) que en tan solo 5 años pueden crecer hasta 12 metros y llegar a los 27 en su máximo desarrollo.

Los expertos dicen que puede ser la planta capaz de “salvar al mundo” al ser un aliado contra el cambio climático y la desertificación.

Los ejemplares resisten agresiones extremas ya que pueden regenerar sus raíces y vasos de crecimiento rápidamente, incluso en zonas áridas.

En los terrenos poco fértiles, sus hojas (ricas en nitrógeno) aportan nutrientes a la tierra y sus raíces previenen la erosión. Al absorber 10 veces más dióxido de carbono emite grandes cantidades de oxígeno.

También es usada para recuperar suelos contaminados, y también en producción ganadera (silvo-pastoril) y fomentar la producción para crear industrias madereras.

Argentear.com

El planeta azul podría volverse aún más azul en 2100. Eso es al menos lo que dice un estudio realizado por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) en Nature Communications. De acuerdo con este trabajo, la superficie de los océanos podría cambiar de color en las próximas décadas, debido al cambio climático. El cambio climático afecta el crecimiento y a las interacciones del fitoplancton. Hoy sabemos que los océanos desempeñan un papel determinante para el clima de la Tierra. De hecho, son el asiento de los intercambios permanentes con la atmósfera y, por lo tanto, no se salvan de los cambios observados en los últimos siglos. En este nuevo estudio, es el impacto del aumento de la temperatura lo que interesó a los investigadores y, más específicamente, el impacto en el fitoplancton.

El fitoplancton es un organismo vegetal que vive en suspensión en los océanos del mundo. Existen muchas especies muy diversas que forman comunidades diversas dependiendo del ambiente. Esencial, el fitoplancton está en la base de la cadena alimenticia submarina, pero también influye en el color de los océanos.

El color de los océanos depende de cómo interactúa la luz con lo que está allí. Las moléculas de agua solas absorben casi todas las longitudes de onda del espectro solar, excepto el azul que devuelve. De ahí el color azul de los océanos observados desde el cielo. Sin embargo, si los organismos están en el agua, cambiarán la absorción de luz en su superficie.

Al igual que la vegetación terrestre, el fitoplancton produce clorofila, el pigmento esencial para la fotosíntesis. Sin embargo, este último absorbe más bien las longitudes de onda azules del espectro de la luz y menos las asociadas con el verde. Como resultado, la luz verde es más reflexiva y le da a los océanos un tono verde en áreas ricas en fitoplancton.

Aquí es donde entran en juego las predicciones de los investigadores del MIT. Si se modifica la cantidad o la composición del fitoplancton, también cambia el color de los océanos. Y eso es precisamente lo que podría pasar con el cambio climático. Si la clorofila ya tiene alguna variabilidad natural, el aumento de las temperaturas y la acidificación de los océanos podrían aumentar significativamente.

Predicción de cambios en los océanos

Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron un modelo informático utilizado en el pasado para predecir los cambios causados ​​por factores como el aumento de las temperaturas en el fitoplancton. Sin embargo, han agregado un parámetro adicional que tiene en cuenta las longitudes de onda absorbidas y reflejadas por el océano, dependiendo de los organismos presentes.

Luego, el equipo comparó los resultados de su modelo con las mediciones de luz realizadas en el pasado mediante el monitoreo satelital y encontró que coincidían perfectamente. Evidencia de la efectividad de su técnica para predecir la evolución de los cambios ambientales en los océanos y su color.

Para un aumento de las temperaturas a 3 grados centígrados, un escenario imaginado por científicos sin reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el modelo mostró longitudes de onda en la región azul / verde para responder con mayor rapidez. En otras palabras, en las próximas décadas, los océanos podrían volverse azules o más verdes según la región.

“Una diferencia notable en el color del 50% de los océanos”

En el origen del fenómeno, la modificación de las comunidades de fitoplancton causada por el cambio climático. El estudio sugiere que las regiones azules subtropicales serán aún más pobres en el fitoplancton, intensificando su color azul. Por el contrario, las regiones más verdes lo serán más gracias a la proliferación de fitoplancton favorecida por temperaturas más cálidas.

“Habrá una notable diferencia en el color del 50% de los océanos a fines del siglo XXI”, dice Stephanie Dutkiewicz, autora principal del estudio.

Europa Azul

Los científicos tienden a actualizar la ubicación del norte magnético cada cinco años, en diciembre, pero esta actualización llegó antes porque el polo se está desplazando a mayor velocidad.

El norte real ya no está donde solía esta, aseguran los científicos. El polo norte magnético de la Tierra se estuvo desplazando con tanta rapidez en los últimos decenios que los cálculos antiguos ya no son suficientemente precisos para la navegación y fue necesario aclarar su ubicación. Según el reporte científico, el norte magnético se está desplazando unos 55 kilómetros al año. Cruzó la línea internacional de cambio de la fecha en 2017 y está dejando el Ártico Canadiense en ruta a Siberia.

El desplazamiento constante es un problema para las brújulas en los celulares y en algunos productos electrónicos para el consumidor. Los aviones y barcos también usan el norte magnético, usualmente como recurso de reserva, dijo el geofísico Arnaud Chulliat, de la Universidad de Colorado y autor principal del recién emitido Modelo Magnético Mundial.

Las fuerzas armadas usan el norte magnético para navegación y operaciones con paracaídas, mientras que la NASA, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos y el Servicio Forestal también lo utilizan.

Los nombres de las pistas en los aeropuertos se basan en su dirección respecto al norte magnético y sus nombres cambian cuando se mueve el polo. Por ejemplo, el aeropuerto en Fairbanks, Alaska, le cambió el nombre a la pista 1L-19R en 2009. Ahora se llama 2L-20R.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos y Gran Bretaña tienden a actualizar la ubicación del norte magnético cada cinco años, en diciembre, pero esta actualización llegó antes porque el polo se está desplazando a mayor velocidad.

Desde 1831, cuando fue medido inicialmente en el Ártico canadiense, el polo magnético se ha desplazado unos 2.300 kilómetros hacia Siberia. Su velocidad aumentó de 15 kilómetros por hora (9 mph) a 55 kilómetros por hora (34 mph) desde el 2000.

La razón es la turbulencia en el núcleo líquido externo de la Tierra. Hay un océano caliente de hierro y níquel en el núcleo del planeta en el que el movimiento genera un campo magnético, dijo el geofísico Daniel Lathrop, de la Universidad de Maryland, que no forma parte del equipo que monitorea el norte magnético.

El sur magnético se está desplazando a una velocidad mucho menor, afirmaron los científicos.

Perfíl

Es la conclusión de un nuevo estudio que cuenta con participación de la Universidad de Cantabria.

La energía de las olas del océano ha estado creciendo a nivel mundial, con una asociación directa entre el calentamiento del mar y el aumento de la energía de las olas. Es la conclusión de un nuevo estudio que cuenta con participación de la Universidad de Cantabria y que alerta de estos efectos agravantes de la subida del nivel del mar en las zonas costeras.

Una amplia gama de tendencias y proyecciones a largo plazo llevan la huella dactilar del cambio climático, incluido el aumento del nivel del mar, el aumento de las temperaturas globales y la disminución del hielo marino.

Los análisis del clima marino global hasta el momento han identificado aumentos en la velocidad del viento y la altura de las olas en áreas localizadas del océano en las altas latitudes de ambos hemisferios.

Estos aumentos han sido mayores para los valores más extremos que para las condiciones medias. Sin embargo, una señal global de cambio y una correlación entre los aumentos localizados en las alturas de las olas y el calentamiento global no se habían detectado.

El nuevo estudio se centró en la energía contenida en las olas del océano, que se transmite desde el viento y se transforma en movimiento ondulatorio.

Esta métrica, llamada potencia de onda, ha aumentado en asociación directa con el calentamiento histórico de la superficie del océano. El calentamiento del océano superior, medido como una tendencia creciente en las temperaturas de la superficie del mar, ha influido en los patrones de viento a nivel mundial, y esto, a su vez, está haciendo que las olas del océano sean más fuertes.

“Por primera vez, hemos identificado una señal global del efecto del calentamiento global en el clima de las olas. De hecho, la potencia de las olas ha aumentado globalmente en un 0,4 por ciento por año desde 1948, y este aumento está relacionado con el aumento de las temperaturas de la superficie del mar, tanto a nivel mundial como por regiones oceánicas”, afirmó en un comunicado el autor principal Borja G. Reguero, investigador del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de California, Santa Cruz.

El cambio climático está modificando los océanos de diferentes maneras, incluidos los cambios en la circulación océano-atmósfera y el calentamiento del agua, según el coautor Iñigo J. Losada, director de investigación del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria, donde se realizó el estudio.

Noticias Ambientales

El recorte de emisiones de carbono no es suficiente. El calentamiento global hará inhabitables algunas zonas del planeta.

El planeta necesita urgentemente una transición a una economía verde porque la contaminación por combustibles fósiles corre el riesgo de empujar a la Tierra a un estado de “invernadero” irreversible y peligroso, según ha advertido un equipo de expertos.


Si el hielo polar continúa derritiéndose, los bosques se reducen y los gases de efecto invernadero se elevan a nuevos niveles, como ocurre actualmente cada año, 
la Tierra pasará por un punto de inflexión.

Un equipo internacional de científicos ha publicado un estudio en la revista Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) que demuestra que incluso si se cumplen las reducciones de emisiones de carbono exigidas en el Acuerdo de París, existe el riesgo de que la Tierra entre en lo que los científicos llaman estado de “Tierra Invernadero”. El clima de esta “Tierra de invernadero” se estabilizará a largo plazo a un promedio global de 4-5 °C más alto a las temperaturas preindustriales con un nivel del mar 10-60 metros más alto que hoy en día. Los autores concluyen que es muy urgente acelerar la transición hacia una economía mundial libre de emisiones.

“Las emisiones humanas de gases de efecto invernadero no son el único factor determinante de la temperatura en la Tierra. Nuestro estudio sugiere que el calentamiento global inducido por el hombre -de 2 ° C- puede desencadenar otros procesos, a menudo llamados“retroalimentaciones”, que pueden generar un mayor calentamiento si no dejamos de emitir gases de efecto invernadero. Evitar este escenario requiere una redirección de las acciones humanas desde la explotación hasta la administración del sistema de la Tierra”, comenta Will Steffen de la Australian National University y Stockholm Resilience Center y líder del trabajo.

El escenario

Una cascada de hielo derretido, mares templados, corrientes cambiantes y bosques moribundos podrían hacer que la Tierra se convirtiese en un “invernadero” donde los esfuerzos humanos para reducir las emisiones serían cada vez más inútiles.

Esta sombría perspectiva está esbozada en dicho trabajo, que considera las consecuencias combinadas de 10 procesos de cambio climático, incluida la liberación de metano atrapado en el permafrost de Siberia y el impacto de la fusión del hielo de Groenlandia en la Antártida.

Los autores subrayan que este camino “casi con seguridad inundaría los ambientes deltaicos, aumentaría el riesgo de daños por las tormentas costeras y eliminaría los arrecifes de coral (y todos los beneficios que brindan a las sociedades) para finales de este siglo o antes“.

“Espero que estemos equivocados, pero como científicos tenemos la responsabilidad de explorar si esto es real. Necesitamos saberlo ahora”, explica Johan Rockström, director ejecutivo del Stockholm Resilience Center y coautor del estudio.

Estudios previos han demostrado que el debilitamiento de los sumideros de carbono agregará 0,25ºC, la extinción del bosque añadirá 0,11ºC, el descongelamiento por permafrost sumará 0,9ºC y el aumento de la respiración bacteriana agregará 0.02ºC.

Rockström dice que hay enormes lagunas en los datos y el conocimiento sobre cómo un proceso puede amplificar otro. Al contrario de la teoría de Gaia, que sugiere que la Tierra tiene una tendencia a la auto corrección, dice que las retroalimentaciones podrían llevar al planeta a un estado más extremo.

Como ejemplo, los autores dicen que la pérdida de hielo de Groenlandia podría alterar la corriente oceánica de la Corriente del Golfo, lo que elevaría los niveles del mar y acumularía calor en el Océano Austral, lo que a su vez aceleraría la pérdida de hielo de la Antártida oriental.


Actualmente, las temperaturas promedio mundiales están alrededor de 1ºC por encima de los niveles preindustriales y 
aumentan a 0,17ºC por década. El acuerdo climático de París estableció acciones para mantener el calentamiento limitado a 1.5C-2C a finales de siglo, pero los científicos advierten que podría ser necesaria una acción más drástica.

“La ola de calor que tenemos ahora en Europa no es algo que se espere con solo 1ºC de calentamiento”, dice Rockström. “Varios ciclos de retroalimentación positiva ya están en funcionamiento, pero aún son débiles. Necesitamos más estudios para mostrar cuándo podrían causar un efecto de escape“.

Fuente: Muy Interesante