Tag

California

Browsing

Al menos 31 personas murieron por los devastadores incendios en California, cuyas llamas continúan extendiéndose, sin dar un respiro a los habitantes y socorristas. Estos incendios consiguieron en estos días otro triste record, no sólo como los peores de la historia del Estado Dorado sino también los más mortales desde 1991 y ya ocupan el tercero lugar.

Pero se teme lo peor, ya que hay 228 personas desaparecidas y el principal de los incendios, aquel en el norte de la capital, Sacramento, aún en parte está fuera de control. Es justo allí, en la región de Sierra Nevada, que todavía reina el caos. La devastación es indescriptible, con la ciudad Paraíso, 27 mil habitantes, barrida por las llamas, borrada del mapa, con un alto número de muertes, al menos 14.

En algunas áreas es imposible que intervenga los socorristas y el incendio parece aún sin control. Después de unos días, solo el 25% del incendio llamado Camp Fire fue contenido, mientras que más de 7 mil casas fueron destruidas. Más al sur, entre el condado de Los Angeles y aquel de Ventura, hay dos frentes de fuego más, de menor tamaño: el Hill Fire, contenido en un 10% y el Woolsey Fire, casi domesticado.Mientras tanto, el condado de Los Angeles ha emitido una orden de evacuación para 170.000 personas, mientras que en total, de norte a sur de California, los desplazados ya son más de 300 mil.

En las áreas más golpeadas la escena parece fantasmal, con bosques y localidades reducidas a un montón de cenizas, y las pocas zonas salvadas por el fuego parecen envueltas en un clima surrealista, con casas y estructuras abandonadas y calles completamente desiertas. La búsqueda de cuerpos es dolorosa: la mayoría de los cadáveres fueron encontrados en hogares o en autos donde las víctimas intentaron escapar. La protección civil ha desplazado varias estaciones móviles para la detección de ADN, ya que en muchos casos solo se encuentran huesos humanos. 

Los fuertes vientos, de más de 110 kilómetros por hora, no ayudan a domar las llamas y uno de los principales peligros es la formación de lo espectacular como el devastador “tornado de fuego”, los tornados ardientes que abruman todo lo que está a su paso lo incineran. Luego está la emergencia ligada al aire cada vez más insoportable emergencia relacionada con el aire, incluso en áreas no afectadas directamente por incendios, con un manto de niebla naranja que se extiende por gran parte de California.

En tanto, independientemente de las críticas, Donald Trump desde Europa sigue culpando a las autoridades de California por ser responsables del desastre debido a la mala gestión de los bosques: “Podemos detener la devastación que afecta a menudo a California. Usen el cerebro!”, escribió el magnate que previamente amenazó con un recorte en los fondos federales.

La respuesta de las autoridades locales llegó rápido: “El presidente debe informarse de que principalmente los bosques que pertenecen al estado federal están quemados, no los estatales”. Los ecologistas también expresaron su enojo y apuntaron el dedo, en cambio, sobre la sequía causada por el cambio climático, aquellos en los que el magnate no cree.

 

 

 

El Intrasigente

El mayor incendio forestal que se haya registrado en California necesitó apenas 11 días para calcinar un área casi del tamaño de Los Ángeles, y ése es apenas uno de muchos siniestros enormes que pudieran hacer ésta la peor temporada de incendios en la historia del estado.

Unos 14 mil bomberos, algunos provenientes de lugares tan lejanos como Florida y Nueva Zelanda, batallan para controlar 18 incendios en medio de un asfixiante verano en el que llamas avivadas por los vientos han devorado tramos de bosques nacionales y áreas rurales, amenazan zonas urbanas e incineran barrios.

“Por la razón que sea, los incendios están ardiendo mucho más intensamente, mucho más rápidamente que antes”, dijo Mark A. Hartwig, presidente de la Asociación de Jefes de Bomberos de California.

Algunos de los mayores incendios han estallado en las últimas pocas semanas, cuando el estado ha registrado calores récord. Y los meses históricamente peores de la temporada de incendios forestales están por venir.

En el norte de California, el masivo incendio Complejo Mendocino –dos siniestros que son combatidos como una sola conflagración– ganó terreno el martes, pero con más lentitud porque su propio humo cubría el área y bajó las temperaturas, dijo el departamento forestal de California.

Las llamas, que habían quemado un área de mil 184 kilómetros cuadrados, ardían mayormente en áreas remotas y no se reportaron muertes ni heridos graves, aunque 75 viviendas fueron destruidas.

El incendio, que estalló el 27 de julio, se diseminó al inicio rápidamente por lo que las autoridades llamaron una combinación perfecta de condiciones climáticas, topografía escarpada y abundancia de maleza y troncos vueltos leña por años de sequía.

Los recursos además eran escasos inicialmente porque miles de incendios batallaban un incendio ya centenares de kilómetros al norte. Ese incendio, que se extendió a la ciudad de Redding, mató a seis personas y destruyó más de mil viviendas. El incendio Carr estaba contenido menos de 50%.

California está registrando temporadas de incendio más tempranas, más largas y destructivas debido a la sequía, calor más intenso por el cambio climático global y la construcción de viviendas más adentro en zonas boscosas.

Al convertirse en el peor incendio en la historia californiana, el Complejo Mendocino rompió una marca fijada apenas hace ocho meses, cuando un incendio en el sur de California en diciembre mató a dos personas, calcinó 440 millas cuadradas (mil 140 kilómetros cuadrados) y destruyó más de mil inmuebles.

 

 

 

Zocalo