Tag

Calcaterra

Browsing

Manuel Vázquez declaró que ofició como nexo entre el dueño de IECSA y el ex secretario de Transporte kirchnerista por el negocio del soterramiento del tren Sarmiento. Sostuvo que se pagaron coimas por 20 millones de dólares.

Manuel Vázquez, el testaferro de Ricardo Jaime, se arrepentió ante el fiscal Franco Picardi en el caso del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento y, según indicaron a Infobae fuentes judiciales, apuntó contra Angelo Calcaterra, a quien sindicó como el gestor del millonario negocio junto al ex secretario de Transporte kirchnerista. Vázquez señaló a Calcaterra como quien le propuso a Jaime el proyecto del soterramiento.

Según el testimonio de Vázquez, Jaime pidió 5 millones de dólares para empezar a hablar y después para que la empresa IECSA confeccionara el pliego de licitación a su medida exigió otros 15 millones de dólares. Es decir que el ex secretario de Transporte habría cobrado unos 20 millones de dólares de coimas en efectivo.

Como imputado-colaborador, el asesor de Jaime reconoció haber sido un intermediario y confesó haber cobrado dinero que le dio Jaime por la gestión que hizo para que la empresa IECSA de Calcaterra se quedara con el millonario negocio. Aseguró Vázquez que parte del dinero que Jaime le dio por ese negociado lo repartió con ex funcionarios del ministerio de Planifiación para acelerar el expediente.

Según la declaración de Vázquez, Calcaterra y su mano derecha, Javier Sánchez Caballero, se acercaron a él para contactar a Jaime y así quedarse con el negocio del soterramiento. Vázquez también explicó que Jaime se jactaba de hablar de este negocio directamente con su amigo Néstor Kirchner, quien por entonces era presidente de la Nación. No reportó-siempre según Vázquez- en este caso a Julio De Vido, ministro de Planificación de donde dependía la secretaría de Transporte.

El acuerdo de colaboración entre Vázquez y Picardi aún no fue homologado por el juez Marcelo Martínez De Giorgi, quien investiga si existieron coimas en el marco de la licitación que ganó la brasileña Odebrecht y sus socios locales, entre ellos la empresa IECSA.

Cuando le tocó declarar en indagatoria, Calcaterra, ex dueño de la constructora IECSA, negó las acusaciones en su contra y aseguró que la compañía que dirige no pagó coimas. “Si lo hizo Odebrecht fue por su cuenta”, añadió. “La obra del soterramiento del Sarmiento no fue ilegal. Si hubo irregularidades fueron faltas administrativas, no delitos”, había agregado en su momento.

Vázquez está a punto de comenzar a ser juzgado, junto a Jaime y otros implicados, por una megacausa en donde se ventilarán el enriquecimiento ilícito y la compra de trenes chatarra a España y Portugal. Vázquez había sido arrestado junto a Jaime en abril de 2016, aunque por cuestiones de salud cumple prisión domiliciaria. Este sospechoso está en casi todos los casos judiciales en los que fue imputado Jaime. Se lo señala como testaferro y hacedor de negocios sucios de quien fuera el secretario de Transporte de Néstor y Cristina Kirchner.

Infobae reveló que la familia Vázquez aparecía complicada en la causa del soterramiento: sus hijos Julián y Mariano figuran en el estatuto original de la firma CAESA, empresa que les facturó durante años a muchas de las compañías que hicieron negocios a partir de decisiones de Jaime, entre las que estaban las del soterramiento. Sus hijos Julián y Mariano y sus esposa Marta Margarita Domínguez fueron indagados en esta causa. Esa situación llevó a Vázquez a arrepentirse.

Se sospecha que los desembolsos de IECSA y COMSA a CAESA fueron la antesala de las millonarias coimas que Odebrecht admitió en Brasil haber pagado a funcionarios del kirchnerismo para obtener el negocio.

Según fuentes judiciales, la versión de Vázquez coincide con la información que se acumuló en Brasil en el caso Lava Jato. Allí se estableció que los negocios eran conseguidos por socios locales para que luego llegara Odebrecht.

Ante la consulta de Infobae desde el entorno del empresario Calcaterra negaron la versión sostenida por Vázquez. Señalaron que con la consultora de Vázquez IECSA tuvo una facturación de unos 300.000 pesos. Aseguraron que la declaración del testaferro de Jaime forma parte “de la campaña electoral para las presidenciales de octubre”.

 

Infobae

Días después de convertirse en imputado colaborador en la causa de los cuadernos de la corrupción, Ángelo Calcaterra primo de Mauricio Macri, volvió a los Tribunales de Comodoro Py y presentó un escrito en la causa en la que está imputado en una causa vinculada a Odebrecht.

Se trata de la investigación sobre la construcción del soterramiento del Tren Sarmiento. Según confirmaron a Clarín, el empresario presentará un escrito ante el juzgado.

El juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, tras un pedido del fiscal Franco Picardi, citó a indagatoria al ex dueño de Iecsa junto a otros imputados, todos acusados en la causa que investiga el pago de sobornos e irregularidades en la adjudicación de la obra del soterramiento del Tren Sarmiento.

Las indagatorias pedidas por el fiscal Franco Picardi, se toman en el marco de la investigación por el presunto pago de sobornos y sobreprecios en las obras del soterramiento del tren Sarmiento. Iecsa, la ex empresa de Calcaterra -primo del presidente Mauricio Macri- era parte del consorcio de firmas lideradas por Odebrecht. También fueron citados los demás integrantes de la UTE: representantes de Ghella, Comsa.

En el marco del Lava Jato, los dueños de Odebrecht admitieron haber pagado 36 millones de dólares a funcionarios argentinos hasta el 2015 para manipular diversos contratos de obra pública. Es sólo una porción de los más de 700 millones de dólares que pagaron en otros once países para obtener obras.

En ese contexto, en Comodoro Py hay tres causas sobre licitaciones adjudicadas a la constructora brasileña, sospechadas de irregularidades administrativas, sobreprecios y pago de sobornos.

La obra del soterramiento que investiga Martínez De Giorgi, cotizada en 3.000 millones de dólares, fue otorgada al consorcio constituido por Odebrecht, IECSA (entonces de Calcaterra), Ghella y ComSa SA. Por el escándalo de las coimas, en junio del año pasado la brasileña se fue de la obra.

Las indagatorias que incluyen a Julio De Vido y concluirán el 17 de octubre con el Corcho Rodríguez (señalado como intermediario entre los funcionarios y la firma Odebrecht) bajo la premisa de que hubo un “direccionamiento” de la licitación a favor del consorcio, y luego se generaron “modificaciones en el contrato original” que esconderían los supuestos sobreprecios y coimas.

Para el magistrado las instancias administrativas y una serie de reuniones realizadas previo a la licitación, y el intercambio de e-mail donde “se habla del pago de sobornos”, explicaría “el presunto direccionamiento de dicho proceso, los alcances de la contratación y sus modificaciones en beneficio del consorcio ganador”, que integraba entonces la constructora IECSA.

Todos los imputados están acusados ​de participar en lo que Martínez De Giorgi denominó como “anómalas circunstancias”señaladas por un informe de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA) que conduce Sergio Rodríguez y que expusieron “sospechas en torno a los sucesos acaecidos en relación proceso licitatorio que se vinculan de manera directa con los pagos efectuados por parte de la empresas adjudicatarias de la obra, a la empresa CAESA y aquellos confesados por la empresa Odebrecht”, indica la resolución.

Sólo en la licitación se consignaron al menos 21 irregularidades: entre ellas, “se efectuó mediante un procedimiento de etapa múltiple, sin presupuesto ni crédito legal y poniendo en cabeza de los oferentes el proyecto de ingeniería y ejecutivo”, además, “no se cumplieron los plazos de publicación del llamado exigidos”, “se modificaron algunas cuestiones esenciales del Pliego de Bases y Condiciones Generales a requerimiento de los oferentes”, entre otras.

El fiscal Picardi cree que los sobornos se pagaron a través de la empresa CAESA de Manuel Vázquez, ex asesor de Jaime en la Secretaría de Transporte, por unos 600 mil pesos, y por pagos a través de empresas offshore radicadas en el exterior.

Se trata de una red de empresas. Por un lado, las empresas Controles y Auditorias Especiales SL de España (CYAES) y CAESA -, y aquellas que se habrían utilizado para recibir el “pago de sobornos efectuados por parte del grupo Odebrecht, a través de la cuenta de la empresa off shore “Klienfeld Service Ltd”.

En este contexto, el juzgado siguió la ruta del dinero, “los pagos que se han podido identificar con destino a los funcionarios públicos investigados, emanaron directa o indirectamente de sociedades que integraron la UTE contratada y se presentan,a la luz de las pruebas colectadas, como la contraprestación y justificación del desarrollo irregular señalado”.​ En relación a la millonaria obra, se distinguieron al menos dos formas en las que se materializó la maniobra de pagos irregulares. Por un lado, a través de pagos a la empresa CAESA, por servicios de consultoría presuntamente inexistentes, y también, por intermedio de transferencias “que se enmarcan en el esquema internacional de pago de coimas montado por el Grupo Odebrecht a través desde su “División de Operaciones Estructuradas”, concretamente materializadas desde y hacia cuentas radicadas en el exterior a nombre de empresas offshore”, señaló Martínez De Giorgi.

Parte de esta ruta de fondos se investigó en base a unos correos electrónicos entre Vázquez y Marcelo Couri Ribeiro integrante de Odebrecht. Se destacó que “en dichos correos, éste último habría dejado asentado que Javier Sánchez Caballero, gerente de IECSA, mantuvo reuniones para tratar el pago de coimas del soterramiento del Tren Sarmiento”.

Para el Juez ños ex funcionarios y los apoderados de las empresas privadas adjudicatarias “que hubieren intervenido de manera efectiva en el expediente y/o participando en reuniones con los funcionarios públicos intervinientes”. Como así también, los responsables dela firma CAESA S.A., señalados como intermediarios entre la firma brasileña y los ex funcionarios.

 

 

Clarín

La investigación periodística devenida en causa judicial sobre presuntas coimas en la obra pública y basada en las anotaciones del exchofer de un exfuncionario y entregados por la ex esposa de este, Oscar Centeno, a la prensa; configura una de las burradas jurídicas más destacadas de los últimos años. Desde la falta de la prueba material, que habría sido quemada por el propio autor, hasta los aprietes del fiscal Carlos Stornelli a los empresarios imputados para que se arrepientan. Pero el desaguisado judicial no termina allí. Al Forum Shopping que permitió que la causa quede en manos de Claudio Bonadío,  ahora se le suma otra noticia indecorosa. María Pía Monkes, hija de María Teresa Calcaterra, hermana de Ángel Calcaterra, o “Ángelo” como le dicen en la familia, sería una de las encargadas de investigar a su tío.

 

 

Portal de Noticias

Quienes pasaron el fin de semana unas horas con Mauricio Macri lo notaron golpeado y dolido por la situación de Angelo Calcaterra. El empresario habló el sábado con el Presidente y le adelantó que estaba decidido a presentarse en la Justicia para asumir que él ordenó los pagos ilegales en los años kirchneristas. Altísimas fuentes de la Casa Rosada revelaron a Clarín que el Presidente hizo luego una selectísima y reservada rueda de consultas y que esos llamados incluyeron a Elisa Carrió. La socia más temida de Cambiemos le habría hecho llegar un mensaje a Macri: “Es lo mejor que puede hacer”.

El primer mandatario pidió este lunes que lo mantuvieran informado de todo lo que pasaba en torno a la causa que sacude al país. “Le tengo un gran afecto a mi primo. Esto le hace bien al país. Esto es el cambio”, se confesó frente a uno de sus funcionarios más importantes. En rigor, la decisión del primo fue más que meditada y sucedió después de que cayera preso el ex CEO de IECSA, Javier Sánchez Caballero. Su situación ya era muy delicada.

Horas antes, Macri había hablado públicamente por primera vez sobre la aparición  de los cuadernos de Oscar Centeno, el ex chofer de Roberto Baratta. Celebró que “haya salido a la luz” el caso y apuntó contra el peronismo por no avanzar con el desafuero de Cristina Kirchner en el Senado.

“En general, celebro que todo haya salido a la luz. No hay dudas de que esto es bueno para la sociedad. Nos habla de que hay un cambio profundo. Hoy las cosas salen a la luz porque elegimos la transparencia y la verdad. Cosas como estas han hecho que no hoy tengamos los puentes, las rutas, las escuelas y la energía. Es muy importante que la verdad salga a la luz”, aseguró en una entrevista con radio FM Victoria 102.1 de Virasoro, provincia de Corrientes.

El Presidente buscará de ahora en más capitalizar la movida que lideran el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, pese a los riesgos que algunos integrantes del propio Gobierno advierten sobre el inesperado rumbo que podría tomar el expediente y al efecto que eso podría provocar en su propio seno familiar. Su mesa judicial, comandada por el ministro Germán Garavano, se mantiene on line desde que estalló el escándalo. “Es la oportunidad para demostrar que somos distintos”, razonan. De paso, la inflación y la tensión cambiaria quedan relegadas en la agenda.

En Balcarce 50 comienzan a detectar que la causa copará la escena mediática por un largo tiempo y no descartan que se convierta definitivamente en un lava jato. El rating en TV, incluso a la hora de los programas que suelen estar más pendientes del espectáculo, es una señal que nadie pasa por alto en el poder. “Esto le atrae al tipo común, al que no llega a fin de mes y ve que se la robaron toda”, especulan quienes monitorean medios y comunicación.

El ala política teme que el futuro oscuro que asoma sobre Cristina sea una trampa para el deseo reeleccionista de su jefe, pero la estrategia hoy pasa por tratar de arrinconar a la ex presidenta en el Senado. Más allá de la grieta electoral, siempre comandada por Jaime Durán Barba, lo que está pasando en los Tribunales podría ser funcional a los intereses del Ejecutivo para que la oposición cierre filas detrás de la aprobación del Presupuesto 2019, que contempla un fuerte ajuste. “¿Con qué cara nos van a negar que estamos tratando de ordenar el caos que nos dejaron?”, decía por la tarde un encumbrado diputado oficialista.

Macri también pareció apurar a los líderes del PJ. “Estamos todos a la espera de saber su posición. En principio han dicho que no al desafuero, insisten en una posición que a muchos nos cuesta entender”, cuestionó. Al pasar, recordó que el justicialismo “tiene mayoría” en el Senado. Dardo destinado a Miguel Angel Pichetto, con quien el vínculo sigue aceitado pero ya no es lo que era hace unos meses. Pichetto es la llave para que el interbloque de Cambiemos junte los votos para allanar los domicilios de la ex mandataria y luego de la declaración indagatoria avanzar con el desafuero, si se confirma que el juez irá por ese camino. El rionegrino, por ahora, resiste.

“No sólo robaron el dinero y las oportunidades. Ha sido demasiado de un ‘sálvese quien pueda’”, sostuvo Macri, en un tono muy parecido al que exhibe en campaña.

 

 

Clarín