Tag

Buenas Noticias Coronavirus

Browsing

El director del Hospital Militar Central, Sergio Maldonado, aseguró hoy que esa institución ya aplicó la primera dosis de la vacuna en fase tres de experimentación de las farmacéuticas Pfizer y Biontech a los 4.500 voluntarios con “una tolerancia de acuerdo a lo esperado” y “ahora estamos vacunando una segunda dosis”, dado que ya trascurrieron más de 21 días de las primeras inoculaciones.

“Ya hemos vacunado con una primera dosis a 4.500 voluntarios y ahora estamos vacunando una segunda dosis”, dijo a Télam Maldonado, quien explicó que «tiene dos dosis que se suministran con una diferencia de 21 días entre dosis y dosis”.

“Estamos bien en tiempo, bien organizados y las tareas se desarrollan en sus tres áreas sin ninguna interferencia: el hospital cumple con su función como hospital de alta complejidad; atiende a los pacientes sospechosos y confirmados con Covid-19; y también puede recibir a esos voluntarios, vacunarlos, y hacer que retornen a la sociedad sin ningún tipo de problema”, detalló.

Y si bien el control médico del ensayo lo lleva adelante el investigador principal del estudio Fernando Polack y su equipo, Maldonado contó que “la tolerancia de la gente a esta primera dosis es normal, va de acuerdo a lo que esperaban” según “lo que manifiestan los investigadores”.

“Tuvimos una semana antes de comenzar la vacunación de prácticas muy intensas y hay 500 personas que trabajan en todo el circuito, lo que nos permitió tener el grado de preparación suficiente para largar de a poquito pero ir incrementando la cantidad de voluntarios y hoy, al mes de haber comenzado, podemos decir que estamos cumpliendo con los objetivos fijados”, expresó el director del Hospital Militar.

Del ensayo clínico de esta vacuna que se realiza simultáneamente en Brasil, Estados Unidos y Alemania, participan en Argentina 4.500 personas de entre 18 y 85 años que fueron seleccionadas a partir de 20 mil voluntarios inscriptos.

“Tenemos una vinculación científica con los investigadores, confían en nosotros y cuando deciden probar la vacuna en Argentina el doctor Polack nos invita a que seamos la única sede porque sabía de la capacidad, no solo del equipamiento estructural sino también profesional de nuestra gente como para poder apoyar este desarrollo. Decidieron tener una única sede porque saben de lo que es capaz este hospital”, dijo.

El estudio que dirigen los investigadores Fernando Polack, Gonzalo Pérez Marc y Romina Libster, comenzó el 10 de agosto y en un comunicado reciente el Hospital informó que “en los primeros días de enrolamiento las pruebas resultaron muy bien toleradas por todos los participantes y sólo se reportaron síntomas leves (fiebre y dolores locales en la zona de aplicación), coincidentes con los relevados en Estados Unidos y Alemania, donde también se realizó el testeo de eficacia”.

Para la evaluación de pacientes se utiliza un sistema electrónico de monitoreo, operado por voluntarios por medio de una app, que es atendido por un equipo médico de vigilancia y el estudio prevé el seguimiento de los pacientes durante dos años con visitas programadas al Hospital Militar Central.

El ensayo clínico tiene un diseño denominado doble ciego, esto significa que la mitad de las personas recibirá la vacuna y a la otra un placebo, sin que médicos ni pacientes conozcan qué administran o reciben para garantizar la objetividad de los resultados.

Para llevar adelante este programa, más de 700 personas trabajan en la atención médica, las consultas diarias y los traslados de los voluntarios desde el domicilio hasta el Hospital Militar Central y viceversa, señaló Télam.

La formulación congelada está diseñada para su uso a gran escala, mientras que la liofilizada se desarrolla teniendo en mente aquellas regiones de difícil acceso.

La vacuna contra el coronavirus Sputnik V, desarrollada por Rusia, genera anticuerpos contra el virus y no provocó incidentes adversos, según los ensayos clínicos de los investigadores de ese país que publicaron sus resultados preliminares en la revista médica británica «The Lancet».

El grupo de expertos encontró que dos formulaciones -una congelada y otra liofilizada- de una vacuna que consta de dos partes son «seguras», pues no identificaron reacciones adversas de gravedad en más de 42 días e indujeron respuestas de anticuerpos en todos los participantes en un plazo de 21 días.

Los resultados secundarios de los ensayos (no tan relevantes como los primarios) también llevaron a pensar, según esto, que las vacunas producen asimismo, en un plazo de 28 días, la respuesta de la denominada célula T, que detecta y mata patógenos invasores o células infectadas.

La formulación congelada está diseñada para su uso a gran escala, mientras que la liofilizada se desarrolla teniendo en mente aquellas regiones de difícil acceso, ya que pueden almacenarse a temperaturas de entre 2 y 8 grados centígrados.

El estudio

Los ensayos se llevaron a cabo en dos hospitales rusos con 76 adultos de entre 18 y 60 años, que se aislaron tan pronto se registraron para participar en las pruebas clínicas y permanecieron en los centros médicos durante los primeros 28 días.

Entre algunos de los hallazgos, vieron que ambas formulaciones resultaron seguras y se toleraron bien y entre los eventos adversos más comunes figuraron dolor en el lugar de la inyección (en un 58 % de participantes), hipertermia (en un 50 %), dolor de cabeza (un 42 %), astenia (un 28 %), y dolor muscular y de articulaciones (24 %).

Sobre las «limitaciones» del estudio, los investigadores mencionaron el corto periodo de seguimiento (42 días); que se trate de una investigación «pequeña»; que algunas partes de la primera fase de los ensayos incluya solo a voluntarios varones y que no hubiese placebo.

En cuanto a los próximos pasos de la investigación, el profesor Alexander Gintsburg, del Centro Nacional de Investigación para Epidemiología y Microbiología (Rusia), dijo que la fase tres del ensayo clínico de la vacuna incluirá 40.000 voluntarios de diferentes grupos de edad y de riesgo.

Las repercusiones

El epidemiólogo Naor Bar-Zeev, del Centro internacional de Acceso a Vacunas (EE.UU.), ajeno a la investigación, alertó, por su parte, de que todos los candidatos a vacuna deben mostrar «que son seguros y probar una eficacia clínica duradera (que incluya a grupos de mayor riesgo) en ensayos grandes aleatorios antes de que puedan ser utilizados».

El informe sale publicado en The Lancet semanas después de que Rusia informase que tenía una vacuna contra el coronavirus, pero sin haber aportado hasta ahora detalles de las pruebas clínicas, algo que generó inquietud en el mundo científico.

En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su cautela frente al anuncio que hizo el presidente ruso, Vladimir Putin, y recalcó que «acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad», señaló Télam.

Desarrolladas en tiempo récord, cada vez tenemos más vacunas que están avanzadas en la carrera para vencer al covid 19, sin embargo, algunas personas empezaron a cuestionar los avances por la velocidad en la que desarrollaron. ¿Qué es lo que hace segura a una vacuna?

¿Habría que tenerle miedo porque se hicieron en tiempo récord? “Yo no me la doy ni loco, la hicieron muy rápido”, “La hicieron para competir entre los países”, son algunos de los argumentos que han surgido por miedo, especulación o sólo desconocimiento alrededor de la vacuna que podrá ganarle al coronavirus.

El doctor López Rosetti aclara por qué fue posible un avance tan acelerado de la vacuna y cómo será su aplicación en unos meses. 

Hay miles de personas que ya pasaron por este proceso de vacunación porque se sumaron en distintas partes del mundo como voluntarios para probar su efectividad. 

Como es el caso de Pablo Berra, el argentino que ya se dio las dos dosis de la vacuna desarrollada en Oxford por parte de la Universidad de Oxford (Reino Unido) en asociación con la empresa farmacéutica AstraZeneca.

Pablo tiene 55 años, vivió parte de su vida en Santiago del Estero pero hace años vive en Sudáfrica. Ahí se convirtió en uno de los voluntarios en probar la vacuna anti-COVID-19 que se encuentra en la fase 3 de investigación, señaló TELEFE NOTICIAS.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, destacó la importancia de que la Argentina tenga un nuevo test serológico nacional -cuya aprobación fue difundida ayer-, porque de esa manera el país no depende de su importación.

«Este nuevo test de inmunoglobulina M complementa el test anterior de inmunoglobulina G. Es decir que la Argentina tiene su propio test y no estamos dependiendo de importarlo», dijo el ministro en diálogo con Radio Nacional y remarcó: «Nosotros tenemos nuestra propia capacidad de ciencia».

El nuevo test serológico que detecta un anticuerpo diferente del ya existente (el Covidar IgG) y que se utilizará como su complemento para mejorar la vigilancia epidemiológica, fue desarrollado por científicas y científicos de la Fundación Instituto Leloir (FIL) y del Conicet, quienes también acaban de validar un protocolo para medir anticuerpos en el plasma de convalecientes.

La prueba, desarrollada junto al Laboratorio Lemos, y denomina Covidar IgM fue aprobada recientemente por Anmat y mide los anticuerpos IgM que «son los anticuerpos que en una infección aparecen normalmente primero, llegan a un pico y luego decaen; mientras que la inmunoglobulina IgG aparece después de la IgM, aumenta y se mantiene durante mucho tiempo» según había explicado a Télam Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la FIL e investigadora del Conicet.

En cuanto a los desarrollos de posibles vacunas contra el coronavirus, el ministro señaló que, en el caso de Pfizer, «en esta primera etapa no ha habido reacciones negativas en las personas que han sido inoculadas».

No obstante, remarcó que «aún hay que esperar hasta el final del ensayo para ver que estas personas no se hayan infectado, o sea que haya una buena respuesta inmune».

«El ensayo de (los laboratorios) Pfizer y de Astrazéneca, están en marcha. Estos son datos muy importantes para que la Argentina tenga un lugar, el año que viene, para obtener los lotes de vacuna necesarios», señaló Télam.

Es la primera patente que China otorga a una vacuna para el coronavirus.

China aprobó la primera patente en el país de una vacuna para el coronavirus, según informaron medios locales este lunes.

Esta podría ser «producida en masa en un período de tiempo breve», según los mismos medios.

La vacuna fue desarrollada por el Instituto de Biotecnología de Pekín y la biofarmacéutica china CanSino Biologics.

La vacuna fue desarrollada por el Instituto de Biotecnología de Pekín y la biofarmacéutica china CanSino Biologics.

Apodada «Ad5-nCoV», la vacuna utiliza un virus debilitado del resfriado común -un adenovirus tipo 5- para introducir material genético del nuevo coronavirus dentro del cuerpo humano.

Su objetivo es entrenar al cuerpo a que produzca anticuerpos que reconozcan la proteína en forma de lanza del coronavirus SARS-CoV-2 y lo combatan.

Según una investigación publicada en la revista The Lancet el mes pasado, la fase II del ensayo clínico, que incluyó más de 500 personas, demostró que es segura y que genera una respuesta inmune.

La prensa local aseguró que provoca una «buena respuesta inmunológica en ratones y roedores, y puede inducir al cuerpo a producir una fuerte respuesta inmune celular y humoral en poco tiempo».

Fase III

No obstante, tanto su seguridad y como su efectividad deberán confirmarse en la fase III del ensayo, que está previsto que se desarrolle en Arabia Saudita.

CanSino también está en conversaciones con otros países entre los que se encuentran Rusia, Brasil y Chile para realizar allí la fase III de sus ensayos.

Cabe aclarar que ninguno de los participantes de los ensayos estuvo expuesto al virus tras la inoculación, por lo cuál aún es muy temprano para saber si la vacuna protege o no contra el virus.

Esto podrá verse durante la fase III, que involucra a un número mucho mayor de participantes, indicó BBC.

El primer lote de la vacuna Sputnik V, desarrollada por Rusia contra el coronavirus, superó las 15.000 dosis, informó hoy la fábrica farmacéutica Binnopharm.

La vacunación masiva en el país comenzará dentro de un mes, afirmó el director del Centro de Microbiología y Epidemiología Gamaleya, Alexandr Ginzburg, responsable de desarrollar la vacuna.

El viernes pasado se anunció el inicio de la producción en serie, sin especificar las cantidades, pero este lunes la empresa reveló que «el primer lote industrial de la vacuna fue de 15.500 dosis», según la agencia de noticias estatal Tass.

La vacunación masiva en Rusia contra el coronavirus comenzará dentro de un mes, afirmó el director del Centro de Microbiología y Epidemiología Gamaleya, Alexandr Ginzburg, responsable de desarrollar la vacuna.

El científico, en declaraciones a la agencia oficial rusa RIA Nóvosti, indicó que la tercera fase de pruebas comenzará como máximo dentro de diez días en la región de Moscú con la participación de decenas de miles de personas, entre ellas a los médicos que tratan a los pacientes graves con Covid-19.

Guinzburg señaló que estos estudios tendrán una duración de entre cuatro y seis meses, pero que ello no será obstáculo para iniciar en un mes la vacunación masiva de la población, que como declararon las autoridades del país tendrá carácter voluntario.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recibió con cautela la noticia de la vacuna de Rusia, señalando que, como el resto, deberán seguir los trámites de precalificación y revisión que marca el organismo de la ONU, señaló Télam.

El director del Hospital Militar Central, Sergio Maldonado, confirmó que hoy comenzó allí la vacunación de voluntarios que participan de la última etapa de experimentación de la vacuna contra el coronavirus que desarrollaron conjuntamente las empresas Pfizer y Biontech, y se está testeando también en Brasil, Estados Unidos y Alemania.

«Como Hospital Militar Central firmamos un convenio hace unas semanas y a partir de ahí empezamos a trabajar con el investigador principal Fernando Polack y su equipo, y también con los representantes del Laboratorio Pzifer, que es el que va a producir la vacuna», dijo Maldonado a Radio Rivadavia.

En virtud de ese acuerdo, el Hospital se comprometió a aportar «la infraestructura, parte del equipamiento y del personal especializado», un total de 70 personas, entre «médicos y vacunadores» que «participan como investigadores».

Además, hizo falta comenzar con «una etapa de preparación y capacitación que pudimos cumplimentar muy bien», por eso «a partir de esta semana empezamos la vacunación de los voluntarios».

Maldonado explicó que «son más de 25.000 los voluntarios» anotados para el testeo de 4.500 personas en Argentina que, «a diferencia de los otros tres lugares» donde se está realizando esta tercera fase, centraliza la vacunación de voluntarios «en el Hospital Militar» como único punto, «lo que es un desafío para los investigadores y para nosotros como hospital».

«Los voluntarios que se van a vacunar forman parte de una base de datos que aporta la misma Pfizer, no depende de nosotros», explicó

«Los seleccionados van siendo citados por los mismos investigadores y a medida que van llegando se los somete a un circuito que incluye entrevistas, un consentimiento informado y algunos estudios», dijo.

Es decir que previo a la aplicación hay «toda una seria de pasos previos que necesariamente tienen que ser cumplimentados».

A fines de julio, Pfizer afirmó que proyecta tener la vacuna contra el coronavirus lista para fin de año, aunque advirtió, en coincidencia con otras empresas que entran en la última fase de experimentación de sus productos, que la disponibilidad dependerá de las entidades regulatorias y capacidad de logística de cada país.

«Estamos viviendo momentos muy difíciles, creemos que la foto de los primeros adultos vacunándose antes de fin de año nos dará mucha esperanza», aseguró en ese momento Graciela Montes, jefa de Asuntos Científicos y Médicos para Mercados Emergentes de la División de Vacunas de Pfizer.

La representante de Pfizer señaló que la compañía se encuentra produciendo las dosis para que, una vez finalizados los ensayos clínicos, si éstos son positivos «la disponibilidad sea inmediata».

Según lo último reportado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay otras cuatro vacunas en Fase 3: la de AstraZeneca, la de Moderna y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID); dos de Sinopharm (una con el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan y la otra con el Instituto de Productos Biológicos de Beijing), y la de Sinovac.

Además, otras 20 se encuentran en distintas fases de ensayos clínicos y unas 139 en estudios preclínicos, es decir que todavía no fueron probadas en humanos.

El Ministerio de Defensa ruso asegura que todos los voluntarios rusos que recibieron la vacuna contra el coronavirus desarrollaron inmunidad y que no produce efectos secundarios. En octubre harán vacunación masiva y gratuita en Rusia. Y suministrarán un medicamento contra el coronavirus a siete países latinoamericanos, Argentina incluida.

El Ministerio de Defensa de Rusia confirmó hoy que “los resultados de los ensayos muestran que todos los voluntarios tienen evidente respuesta inmunológica” a la vacuna  contra el coronavirus del laboratorio ruso Gamaleya.

En el marco del ensayo dirigido por el Ministerio de Defensa y el laboratorio, un grupo de militares voluntarios recibió la vacuna rusa y hoy, conforme al protocolo de las pruebas clínicas, se les hizo el chequeo médico final en el hospital Burdenko, 42 días después de la primera vacunación.

La vacuna demostró que es segura para los humanos y no produce efectos secundarios, recalcó el organismo. Durante el ensayo que duró del 3 de junio al 20 de julio, los voluntarios estaban en observación constante de los médicos del hospital que tiene gran experiencia en el ensayo clínico de medicamentos, detalló Sputnik

Vacunación masiva y gratuita desde octubre

Este fin de semana, el ministro de Salud, Mijaíl Murashko, ya adelantó que la vacunación masiva comenzará en el país en octubre y será completamente gratuita. Los primeros en recibir la vacuna serán los médicos y los profesores. Al día de hoy, más de 856.000 rusos se infectaron con el coronavirus y 14.207 fallecieron.

Hay otro laboratorio ruso, Vector, que también inició ensayos clínicos de su vacuna contra el Covid-19, pero más recientemente, el 27 de julio. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay 164 candidatos a vacunas contra el coronavirus, de los cuales 25 están en la fase clínica y 139 en la fase preclínica.

Medicamento disponible en América latina

En tanto, Rusia también aseguró hoy que suministrará el medicamento Avifavir -utilizado en el tratamiento de algunos pacientes con coronavirus- a Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Honduras y El Salvador.

Según anunció hoy el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), al menos 150.000 unidades del medicamento ruso estarán disponibles para América latina, que roza los cinco millones de contagios del Covid-19.

rusia_vacuna_medicamento_bloomberg_crop1596465338315.jpg_430732068.jpg

Bolivia

El acuerdo firmado el 29 de julio tiene por socio en la región a la compañía boliviana Sigma Corp S.R.L., que recibirá la tecnología de la elaboración del medicamento, que está incluido en la lista oficial de pautas para la prevención, diagnóstico y tratamiento del Covid-19 en el país.

Bolivia ya sobrepasó los 80.000 contagios y 3150 muertos por el coronavirus, que impactó en su sistema sanitario, que se vio colapsado, así como funerarias en las ciudades más afectadas, y a nivel gubernamental, desde la presidenta hasta varios ministros también se infectaron, señaló El Comodorense.

La vacuna contra el coronavirus que está desarrollando la farmacéutica Moderna, una de las que se encuentra en la fase de 3 de ensayos, podría costarle a los Gobiernos en torno a 50 euros por dosis.

Este precio (la publicación habla de entre 50 y 60 dólares, es decir, entre 42 y 52 euros al cambio actual) sería algo superior al de otras vacunas que están en la carrera por tratar el coronavirus, como las de Pfizer o BioNTech, y se aplicaría para los Gobiernos de países de grandes ingresos, el nicho en el que la farmacéutica pretende moverse.

Moderna anunció la pasada semana resultados «prometedores» en la fase 1 del desarrollo de la vacuna e informó de que ésta podría llegar antes de final de año, probablemente en noviembre. Esta misma semana el Gobierno de EEUU ha doblado la financiación para su producción, hasta superar los 800 millones de euros.

La del precio no ha sido la única noticia relativa a la vacuna de Moderna de las últimas horas. Un estudio publicado en New England Journal of Medicine asegura que la vacuna de Moderna ha generado una «robusta respuesta inmunológica» en su tratamiento en primates.

El estudio realizado en tres grupos de ocho macacos rhesus cada uno con inyecciones de la vacuna contra la covid-19 mRNA-1273 muestra «altos niveles de anticuerpos neutralizadores» en el virus SARS-CoV-2, incluso en el grupo que recibió solo 10 microgramos, una dosis baja comparada con la de 100 microgramos que reciben los voluntarios humanos.

Los macacos fueron expuestos al nuevo coronavirus causante de la covid-19 a las cuatro semanas de haber sido vacunados y la mayoría no desarrolló una infección en los pulmones y ninguno la desarrolló en las vías respiratorias superiores.

«Este estudio preclínico muestra que la mRNA-1273 protege contra altas dosis de infección por SARS-CoV-2 en primates y previene la enfermedad pulmonar en animales, lo cual apoya los avances que estamos haciendo con la vacuna mRNA-1273″, aseguró Stephen Hoge, presidente de Moderna en un comunicado.

Según indicaron en un comunicado los Institutos Nacionales de Salud (NIH), «esta es la primera vez que una vacuna experimental de covid-19 probada en no humanos ha mostrado un control tan rápido de las vías respiratorias superiores». La respuesta registrada en los primates es especialmente favorable, ya que al reducir la carga viral tanto en pulmones como en fosas nasales se minimiza la posibilidad de transmisión por vía aérea, indicó El Economista.

La compañía farmacéutica Moderna, que comenzará sus pruebas de Fase 3 a fin de mes, indicó que la vacuna contra el coronavirus valdrá entre u$s 50 y 60, según publicó hoyel Financial Times. Se trata de un precio más elevado de lo que otros laboratorios anunciaron que le cobrarán a los gobiernos en la lucha contra la pandemia de Covid-19.

La vacuna de esta farmacéutica se convirtió en la primera en mostrar signos tempranos de efectividad. . Esta semana la empresa amplió su acuerdo de financiación con el gobierno de Estados Unidos, que ahora ha invertido cerca de u$s 1000 millones en el desarrollo de la vacuna.

En tanto, sus acciones se dispararon casi un 325% este año. En un rango de aproximadamente u$s 50 a u$s 60, es decir, entre u$s 25 y u$s 30 por dosis, es más alto que lo acordado por Pfizer y BioNTech cuya dosis podría valer unos u$s 20.

El precio regiría para Estados Unidos y otros países de altos ingresos que la compañía dijo que pretendía priorizar.

Por su parte, la vacuna llamada Chadox1 -de AstraZeneca, que trabaja en colaboración con la Universidad de Oxford- podría tener un costo de entre u$s 3 y u$s 4 por dosis, según los cálculos de Geoffrey Porges, un analista farmacéutico y biotecnológico de SVB Leerink.

La vacuna de Moderna

En el estudio, publicado en la revista ‘The New England Journal of Medicine’, la inmunogenicidad y la eficacia protectora se evaluaron después de un programa de vacunación de dos dosis de 10 o 100 ug de dosis de ARNm-1273 o de un control administrado con cuatro semanas de diferencia. Cuatro semanas después de la segunda vacunación, se desafió a los animales con altas dosis de SARS-CoV-2 por vía intranasal e intratraqueal.

Después de dos vacunaciones, la respuesta inmunológica observada en este estudio con primates no humanos fue consistente con el estudio de Fase 1 en humanos del mRNA-1273. La vacunación también condujo a un aumento significativo de las respuestas de las células T, principalmente de las células T CD4 Th1.

Dos dosis de ARNm-1273 proporcionaron protección contra la inflamación pulmonar tras el desafío viral con el SARS-CoV-2 en primates no humanos a los niveles de dosis de 10 ug y 100 ug. Además, tanto el grupo de la dosis de 10 ug como el de 100 ug demostraron protección contra la replicación viral en los pulmones, y la dosis de 100 ug también protegió contra la replicación viral en la nariz de los animales. Ninguno de los ocho animales del grupo de 100 ug mostró una replicación viral detectable en la nariz, en comparación con seis de los ocho del grupo de placebo en el día 2.

“Este importante estudio preclínico muestra que el mRNA-1273 protegió contra una alta dosis de infección por SARS-CoV-2 en primates no humanos y previno la enfermedad pulmonar en todos los animales, apoyando aún más el avance clínico del mRNA-1273. Creemos que esta es la primera demostración de control de la replicación viral dentro de los dos días del desafío tanto en la nariz como en los pulmones en primates no humanos por una vacuna contra el COVID-19”, explica el presidente de Moderna, Stephen Hoge.

Dada la similitud entre la respuesta inmunológica protectora generada por el mRNA-1273 en este estudio y la respuesta inmunológica observada en los humanos en los datos clínicos de la fase 1 de la vacuna recientemente publicados, Moderna se muestra “cautelosamente optimistas” en cuanto a que el mRNA-1273 será capaz de prevenir la enfermedad de Covid-19 y también puede frenar la propagación del SARS-CoV-2.

La vacuna de Oxford

Marta Cohen (patóloga pediatra argentina, que actualmente trabaja en el Hospital de Niños de Sheffield, Reino Unido) habló por Radio Continental con Diego Schurman sobre la vacuna de Oxford.

“Ya la vacuna está en la etapa 3, habrá más de 10 mil voluntarios. Esta etapa termina para septiembre. El objetivos es que los anti cuerpos persisten en el tiempo”, indicó la científica.

“Ya hay millones de dosis preparadas para poder comercializarlas, pero habrá que esperar hasta diciembre o enero”, sumó. Y concluyó: “La buena noticia es que la vacuna no será cara y realizarán donaciones para que se accesible a países en vía de desarrollo. La pandemia nos afecta a todos”.

La de Pfizer

Pfizer Inc. y BioNTech SE anunciaron que comenzaron un ensayo de fase final para su vacuna experimental líder contra el coronavirus y se impusieron el objetivo de presentarlo a revisión regulatoria ya en octubre.

La alianza indicó que habían seleccionado una vacuna experimental líder en un programa de desarrollo más amplio y que procederán con un ensayo de fase final para evaluar la seguridad y eficacia de la vacuna en un régimen de dos dosis.

Gobiernos de todo el mundo ahora están intentando asegurar suministros de las candidatas aún experimentales.

La semana pasada, Pfizer y BioNTech cerraron un acuerdo de u$s 2.000 millones con Estados Unidos para el suministro inicial de 100 millones de dosis de una vacuna. El acuerdo fijó un precio máximo de menos de u$s 20 por dosis, lo que probablemente influirá en cuánto cobrarán los demás, señaló El Comodorense.