Tag

Brasil

Browsing

Brasil superó este miércoles las 158.000 muertes por covid-19 y camina rápidamente hacia los 5,5 millones de casos confirmados tras registrar en las últimas 24 horas 510 fallecidos y 28.629 infectados, según informó el Gobierno.

De acuerdo con el más reciente balance del Ministerio de Salud, el total de muertes vinculadas con el nuevo coronavirus ascendió a 158.456 en la potencia suramericana, donde ya se han registrado 5.468.270 infectados con la enfermedad.

Brasil, uno de los países más afectados en el mundo por la pandemia del nuevo coronavirus junto a Estados Unidos e India, avanza hacia los 5,4 millones de casos confirmados y se acerca a las 157.000 muertes relacionadas con la covid-19, según divulgó este sábado el Ministerio de Salud.

En su más reciente boletín epidemiológico, el Gobierno informó de manera oficial que en las últimas 24 horas se registraron en el país 26.979 nuevos casos confirmados y 432 muertes, cifras que confirman una tendencia, aunque lenta, de reducción de fallecimientos y contagios.

La situación resulta tan insólita como indignante. Una mujer llevó a un anciano muerto en una silla de ruedas hasta un banco para cobrar el dinero su pensión. El hecho ocurrió hace unos días en la ciudad de Campinas, en San Pablo, Brasil, según refleja el portal G1.

El macabro plan comenzó cuando la mujer decidió llamar a la sucursal del Banco do Brasil avisar que había perdido la contraseña de la cuenta de su supuesto compañero, un viudo de 92 años. Pero allí surgió el primer obstáculo para el trámite: dado que no tenía la clave, el banco exigía la presencia del titular de la cuenta, en este caso el hombre ya fallecido.

Lejos de cancelar su plan, la mujer puso en condiciones estéticas al muertos, lo sentó en la silla de ruedas y se presentó. Allí explicó que no se sentía bien, y que estaba cansado. En la sucursal notaron algo extraño y de inmediato llamaron al personal de seguridad y los bomberos, quienes descubrieron que el anciano llevaba horas fallecido.

INFORME E INVESTIGACIÓN

De hecho, según explicó más tarde José Henrique Ventura, director del departamento de la Policía Judicial de San Pablo, el informe de la autopsia indicó que el anciano había muerto 12 horas antes de ser llevado hasta la sucursal, difunde RT.

«La mujer afirma que fue su compañera durante algunos años, pero que no tenía poder para mover o alterar la cuenta», destacó Ventura. A partir del informe, reveló, se iniciará «una investigación por fraude» e intentarán averiguar qué pensaba hacer con él y con el dinero que obtuviera.

QUÉ DIJERON DESDE EL BANCO

El Banco do Brasil manifestó que «se ha cumplido con todos los protocolos previstos en el contrato de prestación del servicio con la fuente de pago». Y mencionaron que no había asuntos pendientes con la cuenta del beneficiario, «solo la falta de credenciales para acceder a la cuenta y realizar el retiro».

Brasil informó el sábado 559 nuevas muertes por causas atribuidas al covid-19, elevando el total de muertes del país a 150.198, según el Consejo Nacional de Departamentos de Salud.

Después de Estados Unidos, Brasil es ahora el segundo país del mundo en alcanzar las 150.000 muertes, atribuidas por los críticos a la respuesta desordenada del país al brote, personificada en el liderazgo del presidente Jair Bolsonaro.

Se cree que el número real de muertos es mucho mayor debido a la baja capacidad de prueba de covid-19 en algunas partes del Brasil.

El consejo también informó el sábado 26.749 nuevos casos del virus, lo que eleva el número total de infecciones en el país a 5,08 millones desde el inicio de la pandemia.

Brasil supera los 150.000 muertos por Covid-19. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, volvió a minimizar la gravedad de la pandemia de coronavirus este sábado, poco después de que se confirmó que el país superó los 150.000 muertos por la COVID-19.

«Si lo agarra un día, no se preocupe. Tengo 65 años, ya lo tuve y no sentí nada. Ni una gripecita. Cero, cero. Nada», declaró en una conversación con una mujer identificada sólo como Alessandra que transmitió este sábado por sus redes sociales y en la que recordó que en julio pasado contrajo COVID-19 y la superó «sin problemas».

Brasil superó este miércoles los cinco millones de casos de la COVID-19 en poco más de siete meses de pandemia, que aún presenta una tasa de incidencia de 2.364 positivos por cada 100.000 habitantes, una de las más elevadas de América y Europa.

El número de infectados de coronavirus en el país se sitúa ahora en los 5.000.694, tras sumar 31.553 en un día, mientras que el balance de fallecidos subió hasta los 148.228, con 734 muertes en las últimas 24 horas, según el Ministerio de Salud.

El país confirmó su primer caso el pasado 26 de febrero, en el estado de Sao Paulo, donde se han registrado un quinto de los contagios, y menos de ocho meses después la vida parece haber vuelto a la normalidad.

La población ha abandonado, de forma general, el aislamiento social y asumido el virus como parte de su cotidianeidad, animada por el negacionismo del presidente Jair Bolsonaro y por los gobiernos regionales y locales, que siguen con sus planes de desescalada y predican la llegada de una vacuna a partir de diciembre.

La crisis sanitaria está estabilizada en Brasil, con una leve tendencia a la baja, pero con cifras todavía altísimas que se traducen en una media diaria de unos 26.000 casos y 660 decesos por la enfermedad, según los datos de la última semana recogidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Aún estamos ante una tragedia y no veo que vaya a disminuir de forma abrupta, lo hará muy lentamente», afirmó a Efe Raquel Stucchi, infectóloga de la Universidad de Campinas y consultora de la Sociedad Brasileña de Infectología (SBI).

De acuerdo con el último informe de Imperial College, el índice de reproducción del patógeno subió ligeramente la semana pasada y ahora se encuentra en 0,99, a un paso de volver a una tasa de 1, cuando se considera que la pandemia está fuera de control.

UNA TASA DE INCIDENCIA DISPARADA DESDE HACE MESES

Brasil, con una población de 212 millones de habitantes, presenta una tasa de incidencia del coronavirus de 2.364 casos por cada 100.000 habitantes, lo cual significa que la transmisión aún es muy alta en todo el territorio nacional.

«Es un número absurdo de total descontrol de la pandemia y preocupa que se traduzca en un tasa de ocupación de camas de terapia intensiva muy grande», advirtió Stucchi.

Ninguno de los 27 estados brasileños tiene un índice inferior a los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

La media del país es una de las más altas de América, por detrás apenas de Panamá, Perú y Chile y por delante de Estados Unidos; y de Europa, solo superado por Andorra, de acuerdo con la Universidad John Hopkins.

«Es conforme a lo esperado por la flexibilización de las cuarentenas. Los comercios están abiertos, las calles y las playas llenas, sobre todos fines de semana y festivos, y es de esperar que el número de casos aumente», apuntó la infectóloga Umbeliana Barbosa, del Hospital Emílio Ribas de Sao Paulo.

Barbosa cree que esa alta incidencia también responde a que Brasil está diagnosticando de forma más precoz y ampliando su capacidad de realizar test.

No obstante, el dato llama la atención porque algunos países europeos, como España y Francia, con tasas de incidencia de alrededor de 1.800 y 1.100 por cada 100.00 habitantes, respectivamente, han comenzado a imponer de nuevo restricciones a la movilidad y al comercio.

MENOS HOSPITALES DE CAMPAÑA

Mientras, Brasil va en el sentido contrario e incluso muchas gobiernos regionales y locales ya desactivaron algunos de los hospitales de campaña que meses atrás ayudaron a evitar el colapso del sistema público de salud.

En la ciudad de Sao Paulo, la más populosa del país y que reporta cerca de 300.000 infectados y 13.000 fallecidos, no cuenta con ninguno de los tres hospitales de campaña que funcionaron durante los últimos meses y que atendieron a unos 11.000 pacientes en total.

Manaos, capital del estado de Amazonas (norte), que llegó a vivir el colapso de su sistema sanitario y funerario, desmontó el suyo a finales de junio, aunque la semana pasada su alcalde, Arthur Virgílio Neto, defendió adoptar el confinamiento total ante el repunte de casos.

En Río de Janeiro, el Gobierno regional planeó hasta la construcción de ocho, al final abrió solo cinco y bajo sospechas de corrupción, pero ya ha cerrado todos, y actualmente solo recibe pacientes en uno administrado por la Alcaldía.

En paralelo, la tasa de ocupación de camas de terapia intensiva para casos de COVID-19 ha aumentado en los últimos días hasta situarse por encima del 70 % en la ciudad de Río.

Rara es la situación en Ceará, cuyo Gobierno informó que los siete hospitales de campaña que montó seguirán en pie porque «la pandemia aún no acabó».

Las dos especialistas consultadas por Efe consideran que el cierre de los hospitales de campaña en esas y otras regiones del país está justificada porque la presión hospitalaria ha disminuido en algunas zonas y el coste de mantenimiento es muy alto como para tenerlos activos por si acaso se produce un repunte.

Brasil registró en las últimas 24 horas 819 muertes por COVID-19, con lo que el número de fallecidos por la enfermedad llegó a los 147.494, mientras que la cantidad de contagios roza los 5 millones de casos, informó este martes el Gobierno.

De acuerdo con las cifras divulgadas en el más reciente boletín del Ministerio de Salud, con 41.906 nuevas infecciones por coronavirus registradas en la última jornada, el gigante suramericano suma un total de 4.969.141 casos confirmados.

Brasil superó este martes las 147.000 muertes causadas por la pandemia de coronavirus y se encamina hacia los 5 millones de infectados, confirmaron esta noche las autoridades sanitarias.

En las ultimas 24 horas fueron reportados 819 fallecimientos, una cifra bastante más alta que la de 323 de ayer, si bien para las autoridades sanitarias es normal, ya que se reactivan las labores en las secretarías de salud tras la disminución de los registros durante el fin de semana por falta de personal.

De esta manera, la cantidad de fallecidos por la enfermedad llegó a 147.494, reportaron las agencias de noticias Ansa y EFE.

De acuerdo con las cifras divulgadas en el más reciente boletín del Ministerio de Salud, con 41.906 nuevos contagios registrados en la última jornada, el gigante sudamericano suma un total de 4.969.141 casos confirmados.

Brasil, con sus 210 millones de habitantes, es el segundo país del mundo con más muertes por Covid-19, detrás de Estados Unidos (320 millones de habitantes), y el tercero con más contagios en el mundo, después de India (1.300 millones).

Aún así, la situación se muestra relativamente estable en gran parte del territorio nacional, pero expertos temen que la ola de calor que se vive en los últimos días, en plena primavera austral, cause un nuevo incremento de los casos.

En Brasil no se puede hablar de rebrote porque la primera ola no ha finalizado, pero hace más de un mes que el país registra cierta estabilidad en la mayoría de sus regiones, con casos aislados de «rebrote», como se observó en Amazonas y Río de Janeiro, dos de los estados más afectados por el virus.

Las altas temperaturas han vuelto a colmar las playas, los parques y los bares en distintas ciudades del país, por lo que los médicos e infectólogos temen que en pocos días comiencen a evidenciarse nuevos casos.

Los datos del Ministerio señalan que el promedio de muertes diarias en los últimos 14 días está por los 670, mientras que la media en contagios ronda los 27.000.

Los presidentes de Brasil y Paraguay, Jair Bolsonaro y Mario Abdo Benítez, respectivamente, acordaron este viernes reabrir uno de los pasos fronterizos entre ambos países antes del 15 de octubre.

Según detalló la Presidencia de Paraguay en un comunicado, los mandatarios acordaron la reapertura de la frontera común durante una conversación telefónica. La nota subraya que ello se concretará cuando «exista plena seguridad en materia de control sanitario, migratorio y ciudadano».

Abdo manifestó que Paraguay está listo para proceder a la apertura, mientras que Bolsonaro expresó que esperaría los informes de las instituciones técnicas. La línea divisoria había sido cerrada en marzo con la intención de evitar la propagación del coronavirus.

En este momento Paraguay contabiliza 41.799 contagiados (de ellos, 15.763 activos), 869 fallecidos y 25.167 recuperados. Por su parte, Brasil registra desde finales de febrero, cuando se detectó allí el primer contagio de coronavirus Sars-Cov-2, 4.880.523 infectados (504.207 activos), 145.388 muertes y 4.232.593 recuperados. En cuanto a cifras de contagiados, ocupan el lugar 66 y 3 a nivel mundial, en ese orden.

El anuncio ha despertado alarma en Paraguay, que pretende pasar al desconfinamiento sin fases a partir del lunes próximo, pese a la circulación comunitaria del virus en el país, como reconoció este viernes el ministro de Salud, Julio Mazzoleni.

Por otra parte, la situación epidemiológica de Brasil no está bajo control, aunque el Gobierno paraguayo precisó que otros pasos fronterizos con este país no se abrirán -en referencia a Pedro Juan Caballero y Salto del Guairá-, lo cual incomodó a empresarios y comerciantes de estas dos ciudades.

Con el objetivo de incentivar el intercambio comercial con Brasil y diversificar la oferta exportable a ese mercado, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Jorge Neme, y el embajador argentino Daniel Scioli, presentaron hoy los detalles del Plan de Promoción Comercial Brasil 2020-2022 ante casi 300 empresarios y diferentes autoridades de Comercio Exterior provinciales.

«Tenemos que ganar un espacio en las góndolas brasileñas, en las industrias de bienes intermedios, en la venta de servicios calificados. Tenemos un conjunto de productos que tienen posibilidad cierta de llegar al consumidor de Brasil. No solamente hablamos de agroalimentos, sino también de indumentaria, de partes para la industria, de bienes culturales, de la creatividad, de la economía basada en el conocimiento, el software y el diseño», enumeró Jorge Neme en su intervención.

Durante la conferencia virtual, en la que participaron además Fernando Asencio, Subsecretario de Asuntos Nacionales, y Pablo Sívori, Subsecretario de Promoción del Comercio e Inversiones, Neme hizo hincapié en la necesidad de superar «el déficit histórico con Brasil, incrementado en los últimos años, y que en los últimos 15 años lleva acumulado 52 mil millones de dólares».

«El desafío es ver cómo a través de otra producción industrial con valor agregado y con productos terminados, podemos nivelar esa balanza en los próximos años. Hemos creado el Consejo Público – Privado, con 16 mesas diferentes, y pronto vamos a abrir el Consejo Federal de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior, con todos los gobernadores provinciales, para que el comercio y las políticas de exportación no sólo tengan la promoción necesaria sino también fundamentos institucionales que las hagan sostenibles en el tiempo», aseguró el funcionario.

El embajador Scioli, en tanto, hizo ante los empresarios un resumen de sus gestiones ante autoridades y cámaras empresariales desde que asumió al frente de la embajada en Brasilia, y en la coordinación de los 10 consulados argentinos distribuidos en el extenso territorio del Brasil.

Scioli reiteró el mensaje transmitido en su reunión de agosto pasado con el Presidente Jair Bolsonaro de parte de Alberto Fernández: «La voluntad de trabajar juntos, la predisposición de encontrarse, dejar atrás los desencuentros y focalizarnos en la agenda positiva».

«No queremos comprarle menos a Brasil, queremos venderle más», sentenció Scioli, al explicar que «el 50 % del déficit en la balanza comercial se explica en el intercambio del sector automotriz», que es donde deben ponerse «los esfuerzos para una mayor complementación productiva en la Argentina».

«El equilibrio no se va a dar de un día para el otro. Este equilibrio que se da últimamente es debido a la caída en las ventas del sector automotriz, y en el que el agro pasó a ocupar el 45% del intercambio», aseguró Scioli, quien afirmó también que «los números del comercio bilateral se están recuperando, de la mano de los vinos, peras, porotos, además de aluminio, naftas, autopartes y neumáticos».

El plan de Promoción Comercial Brasil 2020-2022 se sustenta en un trabajo de inteligencia comercial entre la Cancillería y la embajada argentina en Brasil y la red de consulados, que busca acercar al empresariado argentino información relevante, acciones de promoción, y herramientas que coadyuven a incrementar su presencia en la nación vecina.

«Unimos la demanda potencial con la oferta argentina para volcarlo a la acción», subrayó Scioli al mencionar el relevamiento realizado, a la vez que destacó el trabajo de «once cámaras sectoriales que definieron la oferta exportable».

Asimismo, se refirió a la cooperación en materia energética, cuestión en la que ayer se dio un primer paso a través de la formación de una mesa binacional orientada al intercambio de información en lo que hace al petróleo y gas natural.

«Como dirigente empresario, esto nos da muestras de una Cancillería presente y nos da vuelta todo lo que veníamos traccionando en los últimos años y en el que no encontrábamos el eco necesario», mencionó el titular de la Federación Argentina de la Industria Molinera FAIM, Diego Cifarelli. «Con todo el potencial que tenemos como país y con la cantidad de Pymes que tienen ganas de exportar, si la política nos allana el camino podemos lograr una mejor performance y fortalecer nuestra presencia», aseguró.