Tag

Brasil

Browsing

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva arrojará la toalla en su batalla legal para postularse para las elecciones del 7 de octubre y permitirá que el Partido de los Trabajadores anuncie a Fernando Haddad como candidato.

Lula esperaba que el Tribunal Supremo acordara una apelación para tener más tiempo para cambiar la candidatura del Partido de los Trabajadores (PT) después de que la principal corte electoral de Brasil le prohibiera la carrera por una condena por corrupción y le dio 10 días para eliminar su nombre de las listas.

Dos fuentes conocedoras de la decisión de Lula dijeron que Haddad se convertirá en el candidato oficial con un anuncio frente a la sede de la Policía Federal en la ciudad sureña de Curitiba donde el icono de la izquierda permanece encarcelado desde abril, cumpliendo una sentencia de 12 años por recibir sobornos.

A pesar de las apelaciones pendientes ante el Tribunal Supremo, Lula ha decidido que es hora de pasarle el relevo a Haddad en el plazo establecido por el tribunal y no correr el riesgo de que el tribunal electoral anulara los votos del partido.

Lula fue presidente entre 2003 y 2010 y sigue siendo, con mucho, el político más popular de Brasil. Pero él no es elegible para el cargo bajo la ley brasileña “Clean Slate”, que prohíbe a los candidatos postularse si tienen condenas que se han confirmado en apelación.

La estrategia de Lula ha sido mantener viva su candidatura el mayor tiempo posible, y luego trabajar para transferir su apoyo a Haddad, que apenas es conocido en muchas partes de Brasil.

 

 

El Sol

El ataque a uno de los principales candidatos a la presidencia de Brasil podría reformular la contienda luego de exponer la profunda polarización que se vive en la mayor nación de América Latina.

El congresista de ultraderecha Jair Bolsonaro, un excapitán del ejército que se comprometió a atajar la criminalidad, sostiene desde hace tiempo que Brasil está sumido en el caos y que necesita una mano firme que lo estabilice.

Un hombre apuñaló ayer al candidato en la parte baja del abdomen durante un acto de campaña en Juiz de Fora, una ciudad a unos 200 kilómetros al norte de Río de Janeiro. Tras el incidente, los brasileños debatieron en las redes sociales si la agresión respalda las afirmaciones de Bolsonaro de que el país está fuera de control o si su acalorada retórica contribuyó a incitar el ataque.

El medico Luiz Henrique Borsato, quien operó de urgencia al político, dijo que por el momento su recuperación estaba siendo “satisfactoria”. El candidato seguirá hospitalizado al menos una semana tras una cirugía de dos horas que detuvo una hemorragia interna grave.

En numerosos videos que captaron el momento del ataque, publicados en redes sociales, Bolsonaro aparece sobre los hombros de un simpatizante, viendo a la muchedumbre y con el pulgar de la mano izquierda hacia arriba. Tras la agresión se contrae y se pierde de vista. Otras grabaciones muestran a sus partidarios llevándolo a un auto y golpeando al supuesto agresor. 

El sospechoso, identificado por las autoridades como Adelio Bispo de Oliveira, de 40 años, fue arrestado en cuestión de segundos. La policía no comentó sus motivos, pero un agente señaló que parecía que el sospechoso tenía problemas psicológicos.

“Nuestros agentes informaron que el atacante dijo que estaba en ‘una misión de Dios'”, dijo Luis Boudens, presidente de la Federación Nacional de Policías Federales. “Su impresión es que estaban tratando con una persona que no se encontraba bien desus facultades mentales”.

Después de más de cuatro años de revelaciones de corrupción generalizada en la clase política de Brasil, el malestar se ha extendido por todo el país y los analistas predijeron en un primer momento que estos serían los comicios del cambio. Pero no ha aparecido ningún candidato realmente ajeno al mundo de la política.

En cambio, Bolsonaro, pese a ser congresista desde 1991, catalizó gran parte de esa ira y se presentó como un rebelde dispuesto a limpiar un sistema corrupto. Además promete enfrentar el repunte de la delincuencia otorgando más libertad a la policía para balear y matar a criminales cuando estén de servicio.

El malestar de la población es en parte el responsable de esta campaña sea la más impredecible en años en Brasil, y la agresión podría suponer otro giro drástico. Las autoridades electorales vetaron la presencia en las boletas del hombre que encabeza las encuestas, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que cumple su pena tras ser condenado por corrupción. Esto coloca a Bolsonaro en cabeza, aunque no está claro cómo podría afectar el apuñalamiento a la campaña.

En las horas posteriores al ataque, los seguidores de Bolsonaro predijeron que podría llevarlo a la presidencia. 

“Convirtieron a Bolsonaro en un mártir”, dijo Jonatan Valente, un estudiante que participaba en una pequeña vigilia por el político en Sao Paulo. “Creo que la izquierda se dio un balazo en el pie porque con este ataque Bolsonaro acabará siendo elegido”.

Por el momento se desconoce cuándo podrá reincorporarse a la campaña y si sus heridas afectarán a su agenda.
Las señales de la profunda división de la nación también se reflejaron en la vigilia, donde los partidarios de Bolsonaro intercambiaron brevemente insultos con algunos detractores que aparecieron en el acto.

En Twitter, muchos criticaron el apuñalamiento y pidieron oraciones por el candidato, mientras que otros sugirieron que se lo había buscado o que pudo haberse tratado de un montaje.

Esta no es la primera vez que la violencia alcanza a los políticos en los últimos meses. En marzo, mientras Lula se encontraba en el sur del país antes de entrar en prisión, los autobuses de su caravana recibieron balazos que no causaron heridos. Ese mismo mes, Marielle Franco, una concejala negra de Río de Janeiro, murió baleada junto a su conductor tras acudir a un acto.

Aunque cuenta con muchos partidarios, Bolsonaro es una figura muy polémica. Ha sido multado, e incluso enfrentado cargos, por declaraciones peyorativas hacia las mujeres, los negros y los homosexuales. Habla nostálgicamente sobre la dictadura militar que rigió el país entre 1964 y 1985, y ha prometido crear un gobierno con líderes y exlíderes militares. Su compañero de fórmula para la vicepresidencia, Hamilton Mourao, es un general retirado.

“Es probable que Bolsonaro utilice el ataque para argumentar que sus oponentes están desesperados y que no tenían otra manera de detenerlo”, dijo Mauricio Santoro, profesor de ciencias políticas en la universidad estatal de Río de Janeiro.

 

 

Los Andes

El candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro debió dejar el acto de campaña en la ciudad de Juiz de Fora en Minas Gerais luego de ser atacado por una persona que le dio una cuchillada en el abdomen. El postulante, que tiene 22% de aprobación y lidera las encuestas cuando no figura Lula da Silva como presidenciable, salió en andas llevado por su entorno, en medio de una multitud. Se tapó el tórax con una especie de camiseta o trapo, pero no se veían gotas de sangre.

“Él ya está bien, tiene seis puntos en el abdomen. La intención era matarlo, la cuchillada iba directo al corazón, pero él se dio cuenta un segundo antes, se movió y así se salvó”, afirmó Flavio Bolsonaro, diputado e hijo del candidato, al canal de TV “Globo News”.

El hijo también señaló que ​este jueves por la noche sería dado de alta en el Hospital de la Misericordia, de Juiz de Fora.

En declaraciones hechas hace minutos, Flavio Bolsonaro, explicó que el ataque a su padre “fue más grave de lo que esperábamos”. “La perforación alcanzó parte del hígado, del pulmón y parte del intestino. Perdió mucha sangre”, detalló, antes de precisar que “su estado ahora parece estabilizado”.

Poco antes Flavio había tuiteado que la herida no era de consideración. “Gracias a Dios fue apenas superficial. Está Ok”, dijo.

El hecho sin embargo produjo conmoción y el derechista aspirante a dirigir el país consiguió una cobertura espectacular que supera con creces la de su adversario Geraldo Alckmin, que posee cinco minutos de TV gratuita para su publicidad.

La ciudad de Juiz de Fora, donde ocurrió el incidente, queda a unos 200 kilómetros al norte de Río de Janeiro.

El agresor fue detenido instantes después del ataque. Lo identificaron como Adélio Bispo de Oliveira y sería de una localidad vecina de Minas Gerais. Tiene 40 años y la Policía lo apresó cuando un grupo de seguidores de Bolsonaro intentaba lincharlo.
Bolsonaro, ex capitán del ejercito, fue diputado federal durante siete períodos electorales y ganó terreno en la campaña con discursos que reivindican valores cristianos
Según las primeras encuestas después de que la Justicia Electoral determinó que Lula Da Silva no podría ser candidato a presidente, Bolsonaro es quien tiene mayor intención de voto para la primera vuelta, con 22 por ciento.

Por detrás suyo están la ambientalista Marina Silva y Ciro Gomes, de la izquierda.

Desde distintos sectores políticos de Brasil salieron a repudiar el ataque. El presidente Michel Temer calificó el ataque como “intolerable”. Ciro Gomes, en tanto, lo consideró “una barbarie”. La ex mandataria Dilma Rousseff sostuvo: “Me parece lamentable. No podemos alentar el odio. Quienquiera que haya hecho esto no puede quedar impune. Esto no puede suceder en un país democrático”.

 

Clarín

Un incendio de enormes proporciones se desató este domingo en el Museo Nacional de Brasil, situado en Río de Janeiro y que contiene valiosas piezas del acervo nacional del gigante sudamericano.

Según imágenes de TV, el incendio afecta y consume a todo el edificio. Bomberos de tres cuerpos diferentes se encuentran en el lugar, situado en el barrio de Sao Cristovao, combatiendo las llamas. La asesoría de comunicación del museo comunicó al canal “GloboNews” que no hay heridos.

De acuerdo a las primeras informaciones, el fuego comenzó aproximadamente a las 19:30 (22:30 GMT), cuando el museo estaba cerrado. Durante el domingo, el museo había abierto al público hasta las 16.

Aunque todavía no se pueden realizar estimaciones exactas de la pérdida, los medios locales calculaban que debido al fuego se perderá la totalidad del acervo de más de 20 millones de piezas que corresponden a diferentes períodos de la historia de Brasil y del mundo.

El Museo Nacional, el más antiguo del país, existe en su forma actual desde 1892. Antes, desde 1802, el edificio había servido de residencia a la familia real portuguesa y, luego de la independencia, a la familia imperial brasileña. Debido a su enorme acervo, que incluye colecciones de geología, botánica, paleontología y arqueología, es considerado uno de los museos más importantes de América del Sur.

Además del enorme acervo brasileño, el museo alberga material proveniente de otras regiones del mundo, incluyendo momias egipcias y estatuas de la Antigua Grecia, así como piezas de arqueología de la civilización etrusca.

Paulo Knauss, director del Museo Histórico Nacional, otro de los museos más importantes del país, manifestó en “GloboNews”: “Esta es una tragedia para la cultura de Brasil”.

 

 

LMNeuquén

El Tribunal Superior Electoral de Brasil votó el viernes en contra de que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva se postule a los comicios presidenciales de octubre a pesar de que encabeza las encuestas, fallo que agrega incertidumbre a una contienda en la que ya no hay un claro favorito.

En una sesión que se extendió hasta la madrugada del sábado, los jueces sufragaron 6-1 en contra del alguna vez enormemente popular presidente, que está encarcelado por una condena de corrupción que considera una farsa.

El izquierdista Partido de los Trabajadores de Lula emitió un comunicado en el que afirma que apelará, pero parece haber pocas probabilidades de que tenga éxito. Aparentemente eso dejaría el destino del partido en manos de su actual candidato a vicepresidente Fernando Haddad, un exalcalde de Sao Paulo que hasta ahora ha registrado un solo dígito en las encuestas y tendría que apoyarse en el carisma de Lula para poder ganar.

El juez del Supremo Tribunal Federal Luis Roberto Barroso emitió el primer voto contra Lula, diciendo que el fallo fue “muy simple” porque la ley prohíbe la participación de candidatos cuya declaración de culpabilidad ha sido refrendada por una corte de apelaciones.

“Aquí no hay margen para que el tribunal electoral haga ninguna otra evaluación salvo la que muestra que hay una declaración de culpabilidad, y esa condena afecta los requisitos del candidato para poder participar”, señaló Barroso.

El juez Edson Fachin no estuvo de acuerdo, y mencionó una exhortación reciente de una comisión de derechos humanos de las Naciones Unidas para que se permitiera que Lula se postulara mientras sigue apelando su declaración de culpabilidad.

Incluso mientras los jueces debatían, el Partido de los Trabajadores difundió anuncios en las redes sociales protagonizados por Lula, apegándose a una estrategia de mantener al expresidente a la vista del público lo más posible.

Lula, exlíder sindical de 72 años, fue el mandatario de Brasil durante un período de auge de 2003 a 2010, promoviendo políticas sociales que sacaron a millones de personas de la pobreza. El expresidente estadounidense Barack Obama lo llamó alguna vez “el político más popular de la Tierra”.

Pero Lula y su partido han perdido mucho de ese atractivo en los últimos años debido a un desplome económico durante el gobierno de Dilma Rousseff, la sucesora que él eligió, y una amplia pesquisa anticorrupción en la que se han visto involucrados muchos altos empresarios y políticos, incluido el mismo Lula.

El expresidente cumple una sentencia de 12 años por corrupción y lavado de dinero tras ser declarado culpable de favorecer a la compañía constructora Grupo OAS a cambio de que le prometiera darle un apartamento en la playa.

Barroso dijo que el Partido de los Trabajadores debería reemplazar a Lula en un plazo de 10 días, y que él no debería aparecer como candidato presidencial en el tiempo gratuito que se les concede a los partidos políticos en la televisión y radiodifusoras nacionales a partir del sábado.

En un comunicado el viernes por la noche, el Partido de los Trabajadores dijo que apelará el fallo del Tribunal Electoral, de la misma forma en que Lula lucha para revocar su condena por corrupción.

Con Lula fuera de la contienda, se espera que Haddad ocupe su lugar en la postulación del Partido de los Trabajadores. Las encuestas muestran un apoyo tibio a la postulación de Haddad, pero el partido espera que la popularidad de Lula pueda impulsar las aspiraciones del exalcalde.

Haddad visitará el sábado Garanhuns, una ciudad en el empobrecido noreste de Brasil donde Lula nació.

 

Los Andes

El presidente brasileño Michel Temer ha decretado el uso de las Fuerzas Armadas en la frontera del país con Venezuela, para garantizar el orden entre las recientes tensiones provocadas por la crisis migratoria. “Es naturalmente para ofrecer seguridad a los ciudadanos brasileños y a los inmigrantes venezolanos que huyen de su país en busca de refugio en Brasil”, ha añadido en una intervención televisada este martes y haciendo referencia a los casi 60.000 venezolanos que desde enero de 2017 han huido de su país pasando por la linde con el Estado de Roraíma.

El despliegue del Ejército es la medida más contundente del Gobierno de Temer desde el comienzo de la crisis hace poco más de una semana, cuando miles de ciudadanos de Roraíma atacaron un campamento de refugiados y expulsaron a 1.200 de ellos. Desde entonces, varios políticos de la región, que se encuentran haciendo campaña para su reelección en octubre, han ido empleando discursos más y más xenófobos y atacando al Gobierno por su actitud laxa ante lo que consideran una crisis de seguridad en toda regla para los habitantes del Estado.

Uno de esos políticos, el senador Romero Jucá, era hasta ayer uno de los más fieles y poderosos aliados de Temer: preside su agrupación, el Movimiento Democrático Brasileño y, hasta el lunes, tenía el puesto clave de representar a su Gobierno en el Senado. Pero ayer anunció que dimitía de ese último puesto en protesta por la gestión de la crisis de los inmigrantes, lo que da buena muestra del tipo de presiones a las que están dispuestos a someter a Temer.

Según el decreto firmado hoy, las tropas deberán quedarse en las zonas norte y este de la fronteras, así como en las autopistas, las próximas dos semanas. Es menos de lo que habían pedido en el pasado Jucá y la gobernadora de Roraima, Suely Campos, que en momentos distintos llegaron hasta a exigir el cierre de la frontera. Pero sí es más de lo que ha hecho Temer hasta ahora. Es decir: decretar la “situación de vulnerabilidad” de Roraima en 2016 y previendo medidas “de asistencia” a los venezolanos y trasladar a algunos cientos de ellos a otros Estados en la llamada Operación Acogida.

La postura oficial del Gobierno siempre ha sido contraria a cerrar la frontera, lo que supondría una violación del derecho internacional. Pero Temer había insinuado ya que veía en los militares una solución al problema. En una réplica a las muchas críticas de la gobernadora Suely Campos le sugirió que solicitase la intervención de las tropas.

El presidente ha sido abiertamente crítico con el gobierno venezolano. “Brasil respeta la soberanía de los estados, pero tenemos que recordar que solo es soberano un país que respeta y cuida de su pueblo”, ha dicho. También ha descrito la situación venezolana como “dramática”, un “desastre humanitario”

 

 

El País

Luiz Inácio Lula da Silva y Jair Bolsonaro se ubicaron primero y segundo en una encuesta publicada hoy, donde el candidato favorito del mercado, Geraldo Alckmin, apareció en cuarto lugar lo que hizo subir el precio del dólar.

A menos de dos meses de las elecciones del 7 de octubre, el exmandatario Lula da Silva cuenta con el 37,7 por ciento de las intenciones de voto, de acuerdo con un sondeo de la consultora MDA contratado por la Confederación Nacional del Transporte (CNT).

Lula, del Partido de los Trabajadores (PT), está detenido desde el 7 de abril en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba donde cumple una condena de doce años y un mes por corrupción y lavado de dinero en la causa Lava Jato. El capitán retirado del Ejército Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), obtuvo el 18,8 por ciento y Marina Silva, de la Red de Sustentabilidad (Red), se ubicó tercera con el 5,6 por ciento.

En esa encuesta se confirmó la tendencia observada por los otros sondeos a cargo de diversas consultoras desde el inicio del año con Lula y Bolsonaro como favoritos. Respecto del sondeo realizado por MDA en mayo pasado, Lula avanzó el 5,3 por ciento mientras la medición Bolsonaro tuvo un crecimiento del 2,1 por ciento.

La consulta divulgada hoy ubicó que en el quinto lugar, con el 4,9 por ciento, al exgobernador de San Pablo Alckmin, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), y en el sexto, con el 4,1 por ciento, a Ciro Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT).

El PT presentó la fórmula Lula presidente, Fernando Haddad vice, el miércoles pasado ante el Tribunal Superior Electoral (TSE) (TSE), en Brasilia. La mayoría de los analistas y dirigentes políticos, incluso algunos del PT, consideran improbable que el TSE autorice la candidatura de Lula que violó la Ley de la Ficha Limpia.

Esa norma establece que ningún ciudadano puede ser candidato si pesa contra él una sentencia en segunda instancia, que es el caso de Lula. Ya se presentaron siete pedidos de impugnación contra el postulante del PT, uno de ellos promovido por la procuradora general de la República, Raquel Dodge.

Si Lula no participa Fernando Haddad, ex alcalde de San Pablo, se convertirá en el candidato presidencial del PT. La encuesta de MDA indicó que Haddad obtendrá el 17 por ciento de los votos potenciales de Lula, si éste queda afuera de la disputa. Mientras que el 11,9 por ciento de los que escogerían a Lula emigrarán a Marina Silva si el líder del PT no compite el 7 de octubre.

El sondeo de MDA fue recibido con preocupación por los inversores privados que, en un buen número, apuestan a Alckmin por entender que es el candidato que dará continuidad a las reformas iniciadas por el presidente Michel Temer.

Alckmin prometió que mantendrá las reforma previsional y laboral, sancionadas por el actual gobierno así como el techo al gasto público. El reflejo de la preocupación de los privados fue que el dólar llegó a venderse hoy a 3,95 reales, en lo que fue su cuarto día consecutivo de valorización en el mercado de cambio de San Pablo. “La incertidumbre electoral afecta a los mercados y el dólar toca los 3,95 reales”, tituló el portal del diario Valor Económico.

 

 

El Intransigente

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas reclamó al gobierno de Michel Temer que efectivice la autorización al ex presidente Lula da Silva para realizar campaña desde la prisión, como candidato a las elecciones presidenciales del 7 de octubre en Brasil.

“Es una decisión de efecto inmediato y obligatoria”, indicó al diario Folha Paulo Sergio Pinheiro, titular de la comisión de la ONU que investiga la situación de los derechos humanos en Siria. Sin embargo, la Cancillería brasileña emitió un comunicado donde señala que el pronunciamiento del Comité tiene apenas “carácter de recomendación” y “no posee efecto jurídico vinculante”.

Según Itamaraty, la comisión es “un órgano de supervisión del Pacto de Derechos Civiles y Políticos”, integrado por peritos y no por países. Añadió, además, que “Brasil es fiel cumplidor del Pacto de Derechos Civiles y Políticos” que suscribió, para subrayar que el gobierno “implementa en forma puntillosa la independencia del poder judicial”. Quien también habló sobre la resolución de las Naciones Unidas fue el ministro de Justicia Torcuato Jardim. Sostuvo que la determinación la ONU es “una intromisión política e ideológica indebida en un tema técnico-legal”.

La Comisión de Derechos Humanos “es el órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, que Brasil firmó en 1986, bajo el gobierno de José Sarney. En esa condición se basó el comité para “requerir al Estado brasileño que tome todas las medidas necesarias para garantizar al ex presidente el disfrute y el ejercicio de sus derechos políticos mismo dentro de la prisión, como candidato a las elecciones presidenciales de 2018”.

Pide también que se incluya “el acceso apropiado a los medios de comunicación y a dirigentes de su partido político”. Esos son los derechos que asisten a Lula hasta tanto se analice y se dictamine respecto de todos los recursos que fueron presentados contra las condenas de primera y de segunda instancia.

Según indicó Pinheiro, la decisión que adoptó la ONU “es el resultado de un largo proceso de informaciones. Esta medida era de esperar”. Dijo también que el no cumplimiento de la decisión por parte del gobierno de Brasil implicará una “sanción moral y una mala fama internacional”. Para evitar estos percances, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil deberá cursar al gobierno federal la nota de la ONU y luego informar de la misma al Tribunal Superior Electoral y a la Corte Suprema de Justicia.

La postulación del ex presidente Lula para un nuevo gobierno brasileño fue presentada el miércoles en la corte electoral en Brasilia. Y, de acuerdo con una ley votada en 2010, el ex mandatario no tendría condiciones para continuar en carrera debido a que tiene una sentencia en contra en segunda instancia, por un tribunal de Porto Alegre.

Pese a carecer, según la Cancillería brasileña de “vínculos jurídicos”, el ministerio resolvió encaminar la resolución al poder judicial. El ministro de Justicia, Jardim, insistió que la medida “no tiene ninguna relevancia”, lo que indica una postura en ese sentido del propio presidente Michel Temer. El funcionario, que es también jurista, insistió en la tesis de la “manipulación política” por parte de la organización internacional: “Es la manipulación sectaria que se permite la ONU”. Dada la complejidad de la situación, que creó la detención del ex jefe de Estado (por un caso de corrupción vinculado a la supuesta propiedad de un departamento en la playa de Guarujá), ha provocado un desplazamiento del foco de interés electoral. Hoy se da atención prioritaria a los entretelones de la situación legal del candidato Lula antes que a las propuestas programáticas de los distintos partidos y alianzas.

 

 

Clarín