Tag

Boxeador

Browsing

El panameño Roberto «Mano de Piedra» Durán, de 69 años y una de las leyendas del boxeo mundial, dio positivo de coronavirus y permanece en el hospital de la Ciudad de Panamá donde fue internado este mismo día por presentar un cuadro viral.

«Acaban de llegar los exámenes de mi papá y confirman que es positivo de COVID-19. Gracias a Dios por ahora no está con síntomas más allá de un resfriado», informó el hijo del excampeón de boxeo, Robin Durán.

Durán, también conocido como «el Cholo», fue llevado este mismo jueves a un centro privado de salud tras sentirse un «poco resfriado» y como prevención tanto por su edad como porque «tiene un pulmón que no funciona al 100 por ciento por un accidente» que sufrió en 2001 en Argentina, explicó su hijo en un comunicado.

Andrew Case-Allan recibió un mazazo que seguramente le hará replantear su futuro en el boxeo.

El estadounidense Andrew Case-Allan va a recordar siempre del día de su debut como boxeador. Y todo tiene una clara explicación: la piña que lo noqueó es inolvidable.

Pese a sus 187 kilos, el derechazo del veterano canadiense Colin Sangste entró de lleno en su cara, derribándolo como si de un papel de tratara.

El combate de estos pesos pesados era a 4 rounds, pero finalizó en el segundo y Andrew tuvo que ser levantado de la lona por varios.

En hecho ocurrió en la zona norte de Puerto Madryn. El hombre de más de 70 años, padece un problema en un riñón producto de los fuertes golpes que recibió.

Según consta en la denuncia, el hecho ocurrió en la zona norte de Puerto Madryn, cuando el anciano le habría tirado piedras al boxeador desde su auto. Tras la agresión, el acusado persiguió al señor hasta la zona sur y en Avenida Roca y Dorrego comenzaron a discutir.

Ahora, el hombre de más de 70 años, padece un problema en un riñón, producto de los golpes, con lo que la acusación contra el boxeador es la de justamente lesiones graves. Los testigos son varios y todos corroboran la versión del septuagenario, lo que surge de la causa judicial que se tramita en el Ministerio Público Fiscal (MPF) de Chubut.

Según destaca diario El Chubut, la situación se agrava por la figura jurídica del boxeador, ya que según se menciona “tiene la mano prohibida” justamente por su condición.

El ex campeón mundial en dos divisiones y actual número 7 en el ranking mundial AMB, el trelewense Omar Andrés «Huracán» Narváez (49-4-2, 25 KO), cayó ante el excampeón sudamericano de la categoría y número 4 en el ranking argentino, el bonaerese Pablo Ariel «Pablito» Gómez (12-10-2, 1 KO).

El «Huracán» cayó en las tarjetas, en fallo dividido, ante Pablo Gómez y perdió el título Latino Gallo de la FIB en su primera defensa, en la pelea de fondo de la velada desarrollada en Rosario. Los jurados vieron ganador al bonaerense por 94-96, 96-94 y 97-93.

Gómez, de 29 abriles y crédito de la localidad de Grand Bourg, partido de Malvinas Argentinas, sorprendió en el combate más importante de su carrera y dio el gran batacazo.

Luego de un irregular inicio en el profesionalismo, alternando derrotas y victorias, a partir de 2017 su carrera dio un notable vuelco para hilvanar 8 victorias en fila, logrando capturar el título sudamericano gallo luego de destronar (y quitarle el invicto) al sanjuanino Carlos Sardinez en patio ajeno en la previa a la pelea de Rosario ante el «Huracán» Narváez, de 44 años de edad.

La comunidad boxística de Australia fue sacudida el domingo por la madrugada tras conocer la noticia de la muerte del boxeador Dwight Ritchie, de 27 años y de peso mediano, quien se derrumbó sin vida aparentemente durante una sesión de entrenamiento.

El diario Daily Telegraph, de Sídney, apuntó que Ritchie recibió un golpe en el cuerpo en una sesión de ‘sparring’ con Jeff Horn, un ex campeón de los pesos welter.

De acuerdo con el periódico, Ritchie alcanzó a retroceder hasta su rincón del cuadrilátero y se desmoronó. A pesar de los esfuerzos para ayudarlo, el pugilista no sobrevivió.

El promotor de Ritchie, Jake Ellis, confirmó las noticias en la red Facebook. «Es con una enorme tristeza que debo anunciar que Dwight Ritchie murió haciendo lo que más amaba», apuntó. «Como promotor y amigo de Dwight es insoportable aceptar esta trágica noticia», añadió.

Ritchie, quien utilizaba el apodo de «Vaquero Luchador», exhibía una foja de 19 victorias y dos derrotas como profesional.

En su último combate, realizado en agosto, había perdido por decisión unánime ante el también australiano Tim Tszyu, por la corona de Australasia de la IBF en la categoría super welter.

En la red social Instagram, Tszyu apuntó que se sentía «verdaderamente triste con la muerte de Dwight Ritchie. Solamente los peleadores entienden el lazo que los une, especialmente a aquellos con quienes se comparte el ring. Descansa en paz, campeón».

La muerte de Ritchie ocurrió menos de un mes después que el estadounidense Patrick Day perdiera la vida como consecuencia de una lesión cerebral luego de su derrota por nocaut ante Charles Conwell, en Chicago.

El argentino Hugo Santillán murió en julio de este año luego de una pelea en la ciudad de San Nicolás, al norte de Buenos Aires, apenas dos días después que el ruso Maxim Dadashev falleció a causa de lesiones sufridas en un combate en Maryland, Estados Unidos. Informó Diario TodaPasión

El estadounidense había quedado inconsciente en el ring y agonizaba desde el sábado pasado. El dolor de Charles Conwell, su rival.

El boxeador estadounidense Patrick Day, que estaba internado en estado crítico tras recibir un brutal nocaut el sábado por parte de su compatriota Charles Conwellen un combate celebrado en Chicago, falleció este miércoles, según confirmó Lou DiBella, promotor de esa pelea, a través de un comunicado.

«Patrick falleció como consecuencia de la lesión cerebral traumática que sufrió en su pelea del sábado. Estaba rodeado de su familia, sus amigos más cercanos y miembros de su equipo, entre ellos su mentor Joe Higgins», escribió DiBella.

Y agregó: «Su amabilidad, su positivismo y su generosidad de espíritu dejaron una marca en todos los que lo conocieron».

En el combate del sábado, Conwell había mandado a Day al suelo en el cuarto y octavo rounds, hasta que en el décimo asalto lo sacudió un derechazo que lo hizo tambalear y un gancho de izquierda, que derivó en el KO. En la caída, Day golpeó su cabeza contra el cuadrilátero e inmediatamente fue atendido por el cuerpo médico.

Day estaba inconsciente cuando abandonó el ring en camilla y fue trasladado en ambulancia, donde sufrió convulsiones y necesitó un tubo de respiración una vez que llegó al hospital.

Allí fue sometido a una cirugía de emergencia y quedó en coma en «estado extremadamente crítico», según informaron desde su entorno días más tarde.

Desde la pelea del sábado, Conwell aprovechó sus redes sociales para pedirle a la gente que rezara por su rival. Y el lunes publicó una carta en la que compartió el difícil momento que estaba viviendo.

«Querido Patrick Day, nunca quise que esto te pasara. Lo que siempre quise fue ganar. Si pudiera volver atrás, haría todo para que esto no sucediera. Repito la pelea una y otra vez en mi cabeza y pienso qué pasaría si esto nunca hubiese pasado y por qué te sucedió a ti», escribió Conwell.

Y agregó: «Te veo en todas partes y todo lo que escucho son cosas maravillosas sobre vos. Pensé en dejar el boxeo pero sé que no querrías eso. Sé que eres un luchador de corazón, así que decidí no solo pelear sino ganar el título porque eso es lo que querías y eso es lo que quiero». 

El boxeador oriundo de Free Port, Nueva York, venía de una derrota en junio ante Carlos Adames en Nueva York. Su balance era de 17 victorias, cuatro derrotas y un empate, desde que debutara como profesional en 2013.

«Patrick no necesitaba boxear. Venía de una buena familia, era inteligente, un egresado universitario, tenía buenos valores y la posibilidad de ganarse la vida de otra manera. Él eligió el boxeo, conociendo los riesgos que cada boxeador afronta cuando se sube al ring. Boxear era lo que Pat amaba hacer. Era lo que lo hacía senti vivo«, contó DiBella en el texto que divulgó este miércoles.

La muerte de Day fue otro durísimo golpe para un deporte que ya había sido sacudido otras dos veces por hechos similares en este 2019. El 23 de julio,el ruso Maxim Dadashev falleció a los 28 años, como consecuencia de las lesiones cerebrales que había sufrido cuatro días antes en un combate de peso welter ante el puertorriqueño Subriel Matías, en Oxon Hill, Estados Unidos.

Y el 25 de ese mismo mes murió el argentino Hugo Alfredo Santillán, de 23 años, cinco días después de haberse desvanecido tras escuchar el fallo de los jueces en un combate de peso liviano ante el uruguayo Eduardo Abreu en San Nicolás, informó El Clarín.

El ex deportista confirmó que participó de una pelea bajo los efectos de los estupefacientes.

Mike Tyson es uno de los mejores boxeadores de la historia del deporte. El estadounidense ganó dos veces el título mundial de los pesos pesados en la década de los 80 y además es el boxeador más joven de la historia en conseguir un título de esa característica.

El hombre confirmó recientemente que toda su vida ha fumado marihuana y también ha revelado que en una pelea, que ganó por “knockout”, había ingresado drogado al cuadrilátero.

Durante el 2018, Tyson inauguró “Tyson Ranch”, que es una plantación de cannabis que consiste en más de 80 mil metros cuadrados dedicado a la venta y estudio de la marihuana.

“Voy a producir la mejor, por lo que no me preocupa la competencia”, había asegurado el hombre que luce un tatuaje en su rostro, luego de comenzar con su negocio en California, Estados Unidos, ciudad en la que se legalizó el consumo cannabico para las personas que sean mayores de 21 años.

“Fumé marihuana justo antes entrar en el vestuario para pelear contra Andrew Golota… y no me afectó. Le hizo más efecto a él”, confesó el ex deportista en el programa “Dan Patric Show”.

El combate terminó en esa ocasión con victoria de Tyson por “knockout” técnico. Su rival, el polaco Golota, no pudo salir a disputar el tercer round de la pelea y se retiró del recinto tras ser abucheado por miles de fanáticos que se habían hecho presentes en el Palace of Auburn Hills de Michigan.

Mike Tyson desde hace mucho tiempo es un fiel activista del uso de la marihuana con fines médicos: “He estado peleando por más de 20 años y tengo muchos dolores y molestias (…)Si no tuviera cannabis, no se que pasaría”, había reconocido el ex boxeador.

Radio Mitre