Tag

Boca Juniors

Browsing

El Boca Juniors se llevó una victoria por 1 a 0 ante Independiente Medellín y recuperó el liderazgo del Grupo H. Ahora tendrá la chance de buscar la clasificación a octavos de final en la próxima jornada frente a Libertad, en la Bombonera.

En un partido carente de brillo y sin situaciones de riesgo Boca logró quebrar la cantidad de encuentros y años que llevaba sin ganar en Colombia, y que databa de 2004, cuando se impuso por 1 a 0 a Deportivo Cali con un gol del justamente volante nacido en este país, Fabián Vargas.

De hecho las tierras «cafeteras» no le habían resultado particularmente benévolas a los «xeneizes», que en 13 partidos jugados hasta hoy a lo largo de la historia solamente se habían impuesto en tres ocasiones, igualaron en cuatro y empataron en las siete restantes.

Y hasta antes de este partido sumaban siete cotejos consecutivos desde aquel 2004 sin ganar, con dos derrotas y cinco empates cosechados en ese lapso.

Pero tanta historia se quebró hoy, luego de 16 años, en la cuarta fecha de la fase de grupos, cuando pudo batir al DIM de dos ex Boca como el director técnico paraguayo Aldo Bobadilla y el volante Israel Escalante, colista de la zona sin puntos en su haber, al que tenía grandes chances de vencer en la previa para empezar a asegurarse el pasaje a la próxima ronda.

Sin embargo, las diferencias de jerarquía individuales y colectivas se emparejaron por el prolongado parate que sufrieron especialmente los equipos argentinos, y que no se advirtió tanto la semana pasada en Paraguay, cuando superó con justicia por 2 a 0 a Libertad simplemente porque era el primer juego en el regreso a la competencia, pero este segundo compromiso apenas cinco días después y con un viaje más largo en el medio, le terminó pasando factura al físico de los futbolistas boquenses.

Claro que el planteo diagramado por Miguel Ángel Russo en Buenos Aires, donde permaneció por pertenecer a grupos de riesgo sanitario, y ejecutado en Medellín por sus ayudantes de campo Mariano Herrón y Leandro Somoza, al utilizar los mismos 11 titulares que actuaron en Asunción, apuntó a jugar un partido «largo» y que exigiera menos las piernas de sus jugadores.

De hecho el despliegue superior al resto del joven Gonzalo Maroni, prodigándose por el costado derecho de la cancha, le pasó factura a los 36 minutos del primer tiempo con una lesión muscular que obligó a su reemplazo por Agustín Obando.

Este aviso dejó abierto para el segundo tiempo un panorama más cauteloso aún del conjunto auriazul, ya que en el arranque no más se decidió el relevo de otro jugador muy proclive a los mayores esfuerzos como Franco Soldano por Walter Bou,

La idea era trabajar la contra con el ex atacante de Unión de Santa Fe y exigir también menos a Carlos Tevez, otra vez de buena tarea, atesorando nuevamente el cero en el arco propio y buscando en algún resquicio llevarse todo lo que estaba en juego a Buenos Aires para dejar semiabrochada la clasificación a los octavos de final.

Y cuando parecía que el 0-0 era inamovible, un error defensivo de los colombianos le permitió al ingresado Nicolás Capaldo quedar mano a mano con el arquero Andrés Mosquera, que le ganó en primera instancia, pero en el rebote apareció nuevamente Eduardo Salvio para señalar el tanto de la victoria y convertirse en el goleador absoluto de esta etapa pospandemia de los «xeneizes» con las dos conquistas registradas en el 2-0 del cotejo frente a Libertad.

De esta manera a Boca le hará falta solamente sumar un punto la semana próxima en la Bombonera precisamente ante Libertad, que hoy se quedó sin su técnico, Ramón Díaz, que inmediatamente fue reemplazado por Gustavo Morinigo, para asegurarse la clasificación a los octavos de final.

Las posiciones del Grupo H al cabo de cuatro jornadas, con diferencias de gol incluidas, son las siguientes: Boca 10 puntos (+6), Caracas FC 7 (+1), Libertad 6 (-1) e Independiente Medellín (-6).

Carlos Tevez renovó su contrato con el club Boca Juniors. Esta renovación llega en un momento especial de su vida, ya que su padre está sufriendo un momento delicado de salud y se encuentra internado en terapia intensiva con coronavirus, enfermedad de la que también se contagiaron sus suegros.

La foto con el momento de su firma fue subida por su hermano Diego a las redes sociales y, según allegados, fue el propio Tevez quien pidió que le llevaran el contrato a la intimidad de su domicilio para evitar el encuentro con dirigentes y colaboradores.

El Apache renovó por una cifra inferior al contrato anterior, que tenía con la dirigencia encabezada por Daniel Angelici, y todavía no se confirmó si donará sus ingresos a una sociedad benéfica, como había manifestado al comienzo de las negociaciones.

De esta manera se terminó una novela de varios capítulos entre Tevez y los integrantes de la secretaría de Fútbol de Boca, el colombiano Jorge Bermúdez y Raúl Cascini, quienes antes de llegar con la nueva Comisión Directiva habían calificado al delantero como un «exjugador».

Luego de que Tevez lo considerara una falta de respeto, intervino el encargado del Departamento de Fútbol y vicepresidente segundo de la institución, Juan Román Riquelme, quien llamó al capitán del campeón de la Superliga y llegaron a un acuerdo para que renovara por 12 meses más, con la cláusula a favor del delantero de poder desvincularse a los seis meses del contrato.

Tevez paso su cuarentena en la localidad de Maipú, a 250 kilómetros de Buenos Aires, y regresó el viernes para realizarse el hisopado correspondiente en el predio de Ezeiza para la vuelta a los entrenamientos, el lunes próximo por la mañana.

Carlos Tevez, de 36 años, volvió a Boca en enero de 2018 luego de jugar una temporada en el fútbol chino. y en ese lapso consiguió las Superligas 2017/18 y 2019/20 y la Supercopa Argentina 2019.

El equipo argentino de River Plate, derrotó a Estudiantes por 2-0 en La Plata en la Superliga Argentina y, a dos jornadas del final, se mantiene a tres puntos de Boca Juniors, que previamente derrotó por 3-0 a Godoy Cruz.

En el inicio del encuentro, el cuadro local hizo respetar su casa y generó las primeras ocasiones de gol, pero River Plate y el colombiano Rafael Santos Borré protagonizaron en el minuto 20 una gran acción individual la cual terminó en gol para el conjunto ‘Millonario’, el otro gol llegaría al minuto 64 por intermedio de Matías Suárez.

El colombiano Rafael Santos Borré se posiciona como el máximo anotador del torneo con once dianas, una más que Silvio Romero (Independiente).

El flamante director técnico de Boca Juniors, Miguel Ángel Russo, último entrenador campeón de América en el club, expresó hoy su claro deseo de «ganar la Copa (Libertadores) y festejar en La Bombonera», tras firmar su contrato para asumir la conducción del plantel el próximo viernes.

Sin la presencia de Juan Román Riquelme, responsable del Departamento de Fútbol, en su presentación, pero con la compañía del presidente Jorge Amor Ameal, Russo aseguró que su revancha en Boca le llega «en un buen momento» de su vida y agradeció a toda la dirigencia, «especialmente a Román», por la «posibilidad importante» de retornar a la institución.

A los 63 años, y tras superar un cáncer, Miguel -como se lo conoce en el ambiente del fútbol- se mostró sensible durante una conferencia de prensa en la que aseguró que «lo mejor está por venir», confiando en el conocimiento del club por su primer paso en 2007.

«Todo lo que viene para mí es importante. Uno en la vida tiene que hacer lo que le gusta y yo lo sigo haciendo. Boca significa mucho para mí. Por suerte se terminó la espera que fue larga. Ya veníamos trabajando en silencio y ahora nos vamos a hacer cargo de todo lo que viene», dijo Russo en sus primeras palabras.

Sin mayores preámbulos, las primera preguntas apuntaron al objetivo de la Libertadores 2020 y al recuerdo de no haber podido festejar en el estadio de Boca 2007 tras conquistarla ante Gremio de Porto Alegre en Brasil.

«Ojalá me toque ganar de nuevo la Copa y festejar en La Bombonera. Es lo que uno busca y quiere. Ojalá me toque pasar lo mismo que en 2007, volver a repetirla, esa es la idea… Boca es así -asumió-, tiene esa exigencia, esa norma y bienvenido sea para mi vida».

De todas formas, aclaró las metas deportivas son más amplias que la eventual conquista del máximo torneo de la Conmebol: «El objetivo prioritario en Boca siempre es el próximo partido oficial, así es la intensidad de este club, que nos obliga permanentemente. Cada situación de Boca es ganar. Primero tendremos el compromiso del 26 de enero por el torneo local».

El segundo ciclo de Russo tendrá dos pruebas amistosas en el estadio Bicentenario de San Juan durante la pretemporada (jueves 16 de enero ante Universitario de Perú y domingo 19 con Athletico Paranaense de Brasil) y una semana más tarde será el debut oficial con Independiente, de local, por la Superliga, que tiene al equipo como escolta a un punto del líder Argentinos Juniors.

«Sabía que en algún momento iba a volver. Todos los técnicos que fueron campeones de América en Boca (Juan Carlos Lorenzo y Carlos Bianchi) pudieron volver y yo sabía que también tendría esa posibilidad. Dios sabe por qué se dan las cosa y creo que este es un buen momento para volver», sintió.

Al momento de enfrentar consultas puntuales, Russo se excusó en las respuestas por su intención de ser «respetuoso» con el plantel. «Ellos serán los primeros en conocer las formas como me manejo. No me pregunten por favor quién se va y qui no haber tomado contacto con el plantel», pidió.

En ese sentido, ante la lógica pregunta por Carlos Tevez, el nuevo DT «xeneize» explicó que «es jugador del club» y, como tal, «habrá que sentarse a hablar con él, con respeto, y nada más».

Tampoco quiso responder sobre posibles refuerzos: «Cuando tomemos contacto con el plantel veremos las necesidades dentro de todo lo que abarca lo futbolístico, buscando lo mejor para Boca».

Ni adelantar si mantendrá su tradicional esquema con enganche, como el que utilizó en 2007 con un Riquelme en excepcional nivel: «Siempre sueño con buenos jugadores, que desequilibren. Habrá que buscarlos y encontrarlos. La intención será que el equipo siempre juegue bien al fútbol».

«El equipo de 2007 fue el mejor que dirigí. Tengo un gran recuerdo, más allá del momento brillante de Román, que fue único e inolvidable. También había alrededor un equipo con jugadores muy importante. No pretendo que el actual tenga similitudes con ese equipo, sí siento cómo tiene que jugar Boca, he pasado por acá y sé cuál es la sensación de la gente».

En Argentina, Russo también dirigió a Lanús (1989-1994 y 1999-2000), Estudiantes de La Plata (1994-95 y 2011), Rosario Central (1997-98, 2002-04, 2009 y 2012-14), Colón de Santa Fe (1999), Los Andes (2000-01), Vélez Sarsfield (2005-05 y 2015), San Lorenzo (2008-09), Racing Club (2010-11).

Y en el exterior trabajó en Universidad de Chile (1996), Salamanca de España (1998-99), Morelia de México (2002), Millonarios de Colombia (2017-18), Alianza Lima de Perú (2019) y Cerro Porteño de Paraguay (2019).

El viernes próximo, acompañado por Leandro Somoza (ayudante de campo), Damián Lanatta (preparador físico) y un grupo de colaboradores a completar en las próximas horas, Russo pondrá en marcha el ciclo técnico número 22 de una carrera de entrenador que ya lleva tres décadas.

Durigutti Family Winemakers, la bodega mendocina de los reconocidos enólogos Héctor y Pablo Durigutti, cerró un acuerdo con el Club Atlético Boca Juniors para desarrollar y lanzar, en conjunto, una nueva línea de vinos.

«Este proyecto une pasiones argentinas y marcas que nos identifican en el mundo. El resultado es una colección de vinos diseñada exclusivamente para el Club con tres etiquetas para disfrutar distintas cepas de nuestra bebida más emblemática», explicaron desde la bodega, para luego agregar que «el vínculo se apoya en pilares fundamentales que respetan valores semejantes: amor por lo que se hace, tradición, riquísimas historias futboleras y vitivinícolas, sentido de pertenencia por el lugar de dónde venimos, orígenes inmigrantes comunes, inserción cotidiana en la vida de nuestra gente y apertura al mundo como embajadores de la Argentina».

Las nuevas etiquetas son La Mitad +1, República de La Boca y 1905. «Una forma de asociar los vinos con algunos de los máximos símbolos que representan el sentimiento xeneize, cada uno con características distintivas, pensados no solamente como vinos para atesorar sino también para disfrutar en cada momento de la vida», señalaron desde la bodega.

La Mitad +1 Malbec 2018 – Precio sugerido: $500

Se trata de un tradicional Malbec joven mendocino, expresivo, «que representa a la gente, la unión y la fuerza», con uvas seleccionadas de los mejores viñedos con mucha identidad del valle de Luján de Cuyo, explicaron desde Durigutti Family Winemakers. 

República de La Boca Malbec 2017 – Precio sugerido: $1.200

«Un histórico Malbec de guarda con profundo orgullo por el lugar de procedencia, Luján de Cuyo. El mismo orgullo de un barrio, forjado por gente humilde y trabajadora», acotaron.

1905 Blend 2016 – Precio sugerido: $2.500

«La elegancia hecha vino. Un blend de alta gama de Cabernet Franc, Petit Verdot y Malbec, de partida limitada (3000 botellas). Un homenaje a las raíces, con viñedos plantados hace más de 100 años, en la misma época fundacional en la que Boca sentaba sus bases para convertirse en uno de los iconos del fútbol mundial», plantearon.

«La admiración global por el fútbol que jugamos y el producto que hacemos es otro de los aspectos que nos vinculan: así como hay un prestigio internacional de la camiseta, también existe un reconocimiento creciente por la calidad de una bodega que elabora y exporta vinos de alta gama», concluyeron desde la bodega.

 

En pleno Superclásico, el 1 del Xeneize rompió una marca que venía del año 1969.

El domingo, en pleno Superclásico en el estadio Monumental, Esteban Andrada consiguió un récord el arco de Boca en el minuto 3 de juego: superó la racha invicta más larga de la historia del club.

El exarquero de Lanús y Arsenal llegó al Superclásico empatando los 781 minutos que había logrado Antonio Roma sin recibir ningún gol en contra en el año 1969. Reseñó el portal Todo Noticias.

La última vez que le convirtieron a Andrada fue el 2 de junio pasado, cuando Lucas Janson le marcó para Tigre el tanto que le permitió al Matador coronarse como campeón de la Copa de la Superliga. Desde entonces se mantuvo invicto para alcanzar esta nueva marca.

Desde el gol que sufrió ante Tigre, Andrada cerró su arco ante Athletico Paranaense (ida de octavos de final de la Copa Libertadores. Boca ganó 1-0), Huracán (Superliga Argentina, Fecha 1. Fue empate 0 a 0), Athletico Paranaense (vuelta de octavos de final de la Copa Libertadores. Boca ganó 2-0), Patronato (Superliga Argentina, Fecha 2. Boca ganó 2-0), Aldosivi (Superliga Argentina, Fecha 3. Boca ganó 2-0), Liga de Quito (ida de cuartos de final de la Copa Libertadores. Boca ganó 3-0), Banfield (Superliga Argentina, Fecha 4. Boca ganó 1-0) y Liga de Quito (vuelta de cuartos de final de la Copa Libertadores. Fue empate 0 a 0).

En lo que va del actual semestre, Boca recibió un solo gol, ante Almagro, por la Copa Argentina, pero en ese partido el arco fue defendido por Marcos Díaz. De esta forma, Andrada está muy cerca de establecer un récord impresionante y batir una marca que acumula ya 50 años.

El Millonario, campeón vigente, igualó ante el Ciclón en Paraguay, 1-1, y con la ventaja del 2-0 en la ida en el Monumental avanzó a las semifinales de la Copa Libertadores, donde se medirá ante Boca, reeditando la final del año pasado.

River Plate paseó su jerarquía de campeón también por Asunción y logró esta noche la clasificación a las semifinales de la Copa Libertadores de América, instancia en la que se cruzará con Boca Juniors, tras empatar 1 a 1 con Cerro Porteño, con un gol del ayer detenido por un episodio policial Nicolás De la Cruz. Publicó Diario Jornada.

La pasó mal River ayer, cuando llegó al hotel Bourbón y se llevaron detenido al uruguayo De la Cruz por un episodio policial ocurrido cuando estuvo en Paraguay en 2016 con el equipo sub 20 de su club de entonces, Liverpool de Montevideo.

La pasó mal River ayer por la tarde, cuando estaba entrenando frente a su lugar de hospedaje y dos hinchas se filtraron al lugar de entrenamiento y se contactaron con los futbolistas, aunque rápidamente fueron apartados por la seguridad privada del club de Núñez.

La pasó mal River ayer al atardecer, cuando el presidente Rodolfo D’Onofrio advirtió de un «clima pesado» que rodeaba a este partido luego del 2-0 conseguido en la ida en el Monumental.

La pasó mal River esta madrugada, cuando sonaron algunas bombas de estruendo en las cercanías del hotel con el objetivo de interrumpir el sueño copero de los futbolistas dirigidos por Marcelo Gallardo.

Y la pasó mal River durante el primer tiempo del partido de hoy en el hirviente estadio La Nueva Olla, cuando ya a los 8 minutos Cerro Porteño logró ponerse en ventaja tras un centro del argentino Joaquín Larrivey que conectó de «palomita» el experimentado Nelson Haedo Valdez para dejar a su equipo a un tanto de llegar a la definición por penales, con «una vida» por delante.

Es que en el resto de la etapa River no encontró los espacios para sacar la contra y por contrapartida su rival, dirigido por Miguel Ángel Russo, le metió presión y merodeó el área de Franco Armani con real peligro, obligando a un par de intervenciones exigidas del arquero.

Pero con el pitazo del final del primer tiempo del árbitro chileno Julio Bascuñán se terminaron los sufrimientos para River, ya que bastó una «lavada de cabeza» del «Muñeco» Gallardo en el vestuario para que todo volviera a la «normalidad» para River, que es lo mismo que decir su buen juego y su paleta multicolor de recursos.

Y como para hacer más épica su épica de estos tiempos «gallardianos», a los 8 minutos de esa etapa final llegó Matías Suárez, uno de los grandes aciertos del técnico a la hora de decidir contrataciones, en un mano a mano con el ex arquero de River Juan Pablo Carrizo, que ganó en primera instancia, pero del rebote apareció De la Cruz, justo a él le cayó la pelota, para que con un derechazo alto transformara el sufrimiento en alegría.

Y aunque quedaba mucho por delante, el mazazo fue letal para Cerro Porteño, que ya debía llegar a cuatro goles para atrapar la clasificación a semifinales. Demasiado para este River que por entonces era pura solidez y amenazaba con llevarse más que ese empate «a priori» más que suficiente.

Así, cuando el final estuvo resuelto y el partido pasó a ser otro hito más en la frondosa historia contemporánea de este River de Gallardo, ni siquiera hubo efusividad en el festejo. Apenas saludos de satisfacción entre jugadores y cuerpo técnico.

Y a pensar en Boca, pero en el superclásico del próximo domingo, por la Superliga, ya que para el otro, que como éste también se jugará por la ida en el Monumental, hay tiempo hasta el 2 de octubre.

– Síntesis –

Cerro Porteño: Juan Pablo Carrizo; Alberto Espínola, Juan Patiño, Juan Camilo Saiz y Santiago Arzamendia; Óscar Ruiz, Juan Aguilar, Mathías Villasanti y Federico Carrizo; Joaquín Larrivey y Nelson Haedo Valdez. DT: Miguel Angel Russo.

River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Robert Rojas, Lucas Martínez Quarta, Milton Casco; Nicolás De La Cruz, Exequiel Palacios, Bruno Zuculini, Ignacio Fernández; Matías Suárez y Rafael Santos Borré. DT: Marcelo Gallardo.

Gol en el primer tiempo: 8m. Haedo Valdéz (CP).

Gol en el segundo tiempo: 8m. De la Cruz (RP).

Cambios en el segundo tiempo: 10m. Cristian Ferreira por Fernández (RP), 20m. Luis Fariña por Federico Carrizo (CP), 22m. Lucas Pratto por Santos Borré (RP), 28m. Ignacio Scocco por Suárez (RP), 30m. Diego Churín por Larrivey (CP) y 34m. Sergio Díaz por Ruiz (CP).

Amonestados: Haedo Valdez, Patiño, Villasanti, Espínola y Larrivey (CP). Suárez y Zuculini (RP).

Cancha: Estadio «La Nueva Olla» (Cerro Porteño, Asunción).

Árbitro: Julio Bascuñán (Chile).

El Xeneize, con la tranquilidad que le otorgaba el triunfo 3-0 de visitante en la ida, igualó hoy sin goles en la vuelta ante la Liga Deportiva Universitaria de Quito, en La Bombonera, y pasó a las semifinales de la Copa Libertadores.

Boca Juniors logró esta noche la clasificación a las semifinales de la Copa Libertadores en lo que fue más una conformación que otra cosa, ya que en el partido de ida le había ganado por 3 a 0 a Liga de Quito en la capital ecuatoriana, pero el 0-0 de hoy le terminó resultando bastante caro porque se retiraron lesionados Eduardo Salvio y Ramón Ábila que, como mínimo, se perderán el superclásico con River Plate de este domingo.

Las lesiones, para ambos lados, fueron las que terminaron acapando el interés de la noche dada la chatura del partido, ya que en los ecuatorianos el que peor la pasó fue el defensor Christian Cruz, que sufrió una luxo fractura en el tobillo derecho cuando sobre la media hora del primer tiempo se le clavó el botín en el césped al estirarse para bloquear con la pierna izquierda un disparo al arco de Carlos Tevez. Reseñó Diario Jornada.

El otro lesionado en los quiteños fue el volante Jordy Alcívar cuando promediaba el segundo período y ya todo estaba resuelto y lo único que espareban los protagonistas era el todavía lejano pitazo final del árbitro brasileño Wilton Sampaio.

Claro que para los hinchas de Boca la historia de hoy se había terminado mucho antes, y por entonces todo apuntaba al partido del domingo con River y el reclamo por una victoria en el Monumental, tratando de empezar a lamerse las heridas de la final copera perdida en Madrid el año pasado.

El único que parecía no estar en esa sintonía y jugaba el partido que correspondía era el pampeano Nicolás Capaldo, que jugaba, recuperaba y corría como si el 3-0 de la semana pasada en los 2.850 metros de altura de Quito nunca hubiese existido.

Claro que de tanto fervor se sintió el tobillo derecho y también debió irse del campo prematuramente, cuando restaban más de 10 minutos, para que debutara en una Copa Libertadores el italiano Daniele De Rossi.

Por eso en el tramo final del encuentro lo único que importaba de este encuentro era que el arquero Esteban Andrada volviera a terminar con la valla invicta, ya que si la mantiene durante los tres minutos iniciales del partido del domingo ante River, que será el primero ante los «millonarios» después de la mencionada final perdida en el Santiago Bernabéu, habrá superado los 781 seguidos de imbatibilidad del célebre Antonio Roma.

Ese récord puede ser un buen comienzo de superclásico para los boquenses, pero hoy sus hinchas piensan más en el final de este partido que en el principio, mientras miran en el horizonte un eventual cruce en semifinales para octubre si es que River también se clasifica mañana en Asunción, cuando intente hacer valer el 2-0 conseguido en la ida frente a Cerro Porteño en el estadio Monumental.

Pero los lesionados seguramente le abrirán un asterisco de cuestionamiento a Gustavo Alfaro, cuando se plantée el interrogante respecto de si era necesario utilizar a todos los titulares para este encuentro cuando la clasificación estaba prácticamente consumada.

Es que salvo otro jugador con un lesión muscular como Salvio y Ábila, tal fue el caso de Mauro Zárate, al que reemplazó Carlos Tevez, otra de las figuras boquenses, hoy jugaron la revancha los mismos que ganaron en Quito y que seguramente Alfaro tenía también en mente para el superclásico del domingo.

«Ojalá mañana se clasifique River, porque tengo ganas de jugar otro superclásico con ellos en esta semifinal de Libertadores. Y también deseo estar el próximo domingo, pero no sé si el técnico tendrá decidido ponerme», alertó Tevez todavía en el campo de juego, cuando ya este partido, más que historia había pasado a ser una anécdota.

– Síntesis –

Boca: Esteban Andrada; Marcelo Weigandt, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Mas; Eduardo Salvio, Iván Marcone, Nicolás Capaldo y Alexis Mac Allister; Carlos Tévez y Ramón Ábila. DT: Gustavo Alfaro.

Liga de Quito: Adrián Gabbarini; Antonio Valencia, Carlos Rodríguez, Franklin Guerra y Christian Cruz; Jhojan Julio, Edison Vega, Jordy Alcivar, Adolfo Muñoz y José Ayoví; Anderson Julio y Rodrigo Aguirre. DT: Pablo Repetto.

Cambios en el primer tiempo: 33m. Luis Ayala por Cruz (LQ) y 43m. Sebastián Villa por Salvio (B).

Cambios en el segundo tiempo: 10m. Franco Soldano por Ábila (B), 20m. José Cazares por Alcívar (LQ), 34m. Daniele De Rossi por Capaldo (B) y 40m. Adolfo Muñoz por Jhojan Julio (LQ).

Amonestados: Capaldo y Weigandt (B). Rodríguez, Aguirre, Guerra, Valencia y Alcívar (LQ).

Cancha: Boca Juniors.

Árbitro: Wilton Sampaio (Brasil).

Lesiones musculares confirmadas

El parte médico de Boca Juniors confirmó esta noche que los atacantes Eduardo Salvio y Ramón Ábila sufrieron sendas lesiones musculares, aunque no dieron precisiones sobre la gravedad de las mismas, pero según fuentes «xeneizes», en el caso de «Wanchope» es un desgarro, y lo mismo insinuó el «Toto».

El textual del parte médico dice que Salvio sufrió «una molestia en el isquiotibial izquierdo», mientras que Ábila padeció otra «molestia en el aductor derecho», la zona que estaría desgarrada.

Salvio debió ser reemplazado por el colombiano Sebastián Villa a los 33 minutos del primer tiempo y Ábila fue relevado por Franco Soldano a los 10 del segundo.

Con vistas al superclásico del domingo frente a River Plate, en el estadio Monumental, por la quinta fecha de la Superliga, ya estaría descartado Ábila y muy probablemente también Salvio.

«La verdad que nunca me desgarré en mi carrera, por lo que no reconozco como se siente eso, pero ahora que terminó el partido me sigue doliendo la zona, así que veo difícil que pueda jugar el domingo contra River», anticipó el «Toto» Salvio en la zona mixta de la Bombonera.

La injusticia se paseó muy oronda anoche por la cancha de Banfield, donde el equipo local dominó sin respiro a Boca Juniors desde los 20 segundos de partido en adelante, sin embargo por obra y gracia de ella y de un gol marcado por Franco Soldano un instante antes para el 1 a 0 final, el equipo «xeneize» se llevó un triunfo.

Un solo error cometió el zaguero central banfileño Sergio Vittor a los 19 segundos dejando corto un rechazo que aprovechó Soldano, en su segundo partido con la camiseta de Boca después de debutar ante Aldosivi, para facturar el gol más rápido en la historia del profesionalismo para el «xeneize» en campeonatos locales.

Esa anotación lo llevó al Boca de Gustavo Alfaro a refugiarse en su campo y ser sometido por el juego de tenencia de Banfield. Así, el equipo chico pareció Boca y el grande Banfield.

El arquero boquense, Esteban Andrada, fue la gran figura de los visitantes, que concedieron la «friolera» de 15 tiros de esquina a lo largo del encuentro.

Se trata de Valentín Roo de la categoría 2005 (14 años) del Club Independiente Deportivo, que se incorporará al Xeneize el próximo lunes. «Te acompañamos en lo que viene y las puertas de casa siempre abiertas Valen, todos los éxitos en lo que sueñas», expresó la institución en su cuenta de Twitter.

Radio 3