Tag

Boca

Browsing

Todo cruce de este calibre siempre es especial. Más allá de los intérpretes y los numerosos recambios que tengan unos y otros, estaba claro que Bocay San Lorenzollegaban al clásico y al encuentro más importante de la séptima fecha como ellos pretendían: primero y segundo del torneo hasta que comenzó la fecha, nada menos que con la cima de la Superliga en juego. Oficio y oportunismo, una fórmula que parece patentada por el Boca de Gustavo Alfaro , le permitieron a los xeneizes ganar por 2-0 con goles de Lisandro López y Jan Hurtado. Los visitantes mostraron una vocación más decidida para defender la vanguardia y completaron una sólida producción en el Bajo Flores.

Había mucho en disputa en la tarde del Nuevo Gasómetro, que ofrecía el ansia de siempre, la adhesión inalterable. No sólo aparecía en escena la batalla por figurar en lo más alto. Esteban Andrada, por caso, era uno de los nombres a seguir, y se fue del estadio como llegó, sin recibir goles. El exLanús mantuvo su valla invicta en 33 de los 48 partidos que disputó, y hasta hoy suma 1049 minutos sin recibir tantos en partidos consecutivos.

El partido, entonces, ya tenía suficientes condimentos. En Boedo se vive la expectativa del conjunto que se esmera por crecer, y tuvo un interesante despertar el clásico. La actitud de San Lorenzo, apoyada en el impulso de darle caza a Boca, fue buscar el compromiso desde el primer minuto. Claro, en ese arranque fue con apuros, pocas ideas, y en la ofensiva careció de profundidad.

En el primer tiempo cada uno había tenido su momento. Los dirigidos por Juan Antonio Pizzi exhibieron lo mejor cuando se conectaron los hermanos Romero, movedizos y dándole amplitud al equipo. Aunque promediando el primer tiempo Boca le quitó la pelota a su rival y llevó peligro en cada centro a cargo de Alexis Mac Allister, uno de los responsables de dejar al desnudo las desinteligencias defensivas del equipo local. La primera polémica de la tarde llegó a los 21 minutos, cuando Franco Soldano conectó un cabezazo y Mauro Vigliano -de mal desempeño- le anuló el gol por un offside que no existió.

El partido se hizo abierto, es cierto, pero perdieron en la sucesión de equivocaciones. Una de ellas lo tuvo como protagonista a Nicolás Capaldo, que no pudo empujar a la red una situación muy favorable debajo del arco. Hasta que a los 44 minutos llegó la apertura del marcador: otro córner de Mac Allister encontró esta vez a Lisandro López, que ganó en el aire con soltura. El zaguero central, clave en la pelota detenida, anotó su quinto gol vestido con la camiseta azul y oro.

El gol de Hurtado

Desde ese momento, Boca hizo todo lo que sabe hacer en estas oportunidades para administrar la ventaja. Más ordenado y prolijo que su rival, el equipo de Alfaro demostró tener mayor capacidad de generar peligro. Siempre le costó menos aproximarse. Aprovechó de manera correcta los extremos, con oficio e inteligencia para manejar los tiempos.

El Ciclón, en tanto, fue un manojo de nervios en el segundo tiempo. Se apagaron los hermanos Romero y Pizzi apostó con el doble 9 tras el ingreso de Adolfo Gaich, pero poco pudo hacer el juvenil. El conjunto local no tuvo ni claridad ni fuerza para alcanzarlo a Boca en el marcador. Apenas un cabezazo de Ángel Romero en el cierre incomodó a Andrada.

El mérito de Boca, también, estuvo en que fue por más. Creció Emanuel Reynoso. Con el despliegue de Capaldo e Iván Marcone en el medio, justificó su victoria en la solidez y el equilibrio de su formación. Ejercieron dominio territorial. Y contó con la pericia y pimienta en ataque para cerrar el compromiso con una mayor tranquilidad. Jan Hurtado, en tiempo de descuento, sumó su primer tanto para la entidad de la Ribera.

Los últimos minutos de juego sirvieron para reafirmar la condición de líder de Boca. Confía en su libreto. No hubo lujos, pero fue un justo vencedor. No es casualidad que no recibió goles en sus siete presentaciones por el torneo doméstico, por lo que Andrada dejó atrás la marca de imbatibilidad de Mario Cejas en el inicio de un torneo de primera división. Del otro lado, a San Lorenzo le quedó un sentimiento de frustración. Deslucido, sin ideas, su presentación fue, más que nada, un toque de atención para todo el pueblo de Boedo, informó La Nación.

La Conmebol tomó una decisión en cuanto al primer duelo de semifinales, que se jugará el martes 1 de octubre.

La Conmebol anunció que Raphael Claus será el árbitro del partido de ida entre River y Boca por las semifinales de la Copa Libertadores. Ese primer Superclásico se disputará el martes 1 de octubre en el estadio Monumental. El brasileño nunca dirigió al Xeneize, pero sí lo hizo con el Millonario (derrota 2 a 1 ante Independiente de Medellín).

Según confirmó la Conmebol en su página oficial, el brasileño será secundado por sus compatriotas Danilo Manis y Bruno Pires, mientras que el paraguayo Arnaldo Samaniego será el cuarto árbitro.

En tanto, el colombiano Nicolás Galloestará controlando el VAR, mientras que estará asistido por los brasileños Rodolpho Tosky (VAR 1) y Emerson de Carvalho (VAR 2), y el chileno Patricio Polic será el «observador VAR», informó TN.

Boca Juniors se apropió anoche de la punta de la Superliga tras vencer ajustadamente a Estudiantes de La Plata por 1 a 0 en la Bombonera, en el partido que cerró el segmento dominical de la sexta fecha del certamen, con una unidad de ventaja sobre su próximo rival, San Lorenzo, y Talleres, de Córdoba.

El rechazo largo que dio el arquero Mariano Andújar a los tres minutos de partido, cuando no pudo controlar una pelota fácil que en el rebote, le permitió a Emanuel Reynoso abrir el marcador y la oportunidad más sencilla aún que malogró a los 10 de esa etapa inicial Federico González sin marca, debajo del arco boquense, condicionaron los 80 restantes del encuentro.

Boca no fue ninguna máquina de atacar ni generar posibilidades de gol en cercanías del arco estudiantil, por lo que, valga la literalidad, llegó al tanto «de rebote» y después se salvó simplemente porque su arquero, Esteban Andrada, extendió ayer a 959 minutos el invicto de su valla, así lo informó El Chubut.

A partir de esas dos situaciones se configuró el resto del partido, con Boca haciendo lo que mejor le sale a la propuesta de su entrenador, Gustavo Alfaro, que es conservar el cero en su arco.

A mano y en hoja de cuaderno, Thiago le escribió una carta a Esteban Andrada para invitarlo a su cumpleaños. El arquero de Boca Juniors le respondió y lo invitó a Buenos Aires. Dentro de dos semanas, el chico de 9 años viajará para presenciar una práctica y cumplir el sueño de conocer a su ídolo.

El arquero de Unión Santacruceña le cuenta a su ídolo de Boca que el próximo 4 de noviembre será su cumpleaños y que le gustaría contar con su presencia, pero a sabiendas de que tal vez no sea posible por algún partido programado, le dice que le gustaría recibir un video con un saludo.

Según informó La Opinión Austral, en el escrito, Thiago le cuenta a su ídolo que lo sigue desde que llegó a su “querido Boca” y mandó «al frente» a toda su familia que es de River.

El chico se define como un “fanático de atajar” y le comenta a Andrada que le gustaría que pueda atajar en la Copa América: “Ojalá yo pueda seguir tus pasos”, anhela el patagónico.

Thiago no esperaba una respuesta pero la tuvo. Alló, el arquero le agradece por su carta y le desea que pase un feliz cumpleaños junto a familia y amigos. «Ojalá algún día nos podamos conocer”, cierra Andrada en el video.

SUEÑO CUMPLIDO

Dentro de dos semanas, el pequeño arquero de Unión Santacruceña viajará a Buenos Aires para conocer a su ídolo. Fue invitado a presenciar una práctica del equipo profesional, verá a Boca de local y además se podrá sumar a un entrenamiento de su categoría.

Toda la familia de Thiago es de River pero él, de Boca. Es que hace algunos años, su hermano mayor, José Chacón, jugó para el Xeneize y cada 15 días, él lo visitaba. Tanto pisó la Bombonera que aprendió a quererla y nada pudo hacer su familia para que el sentimiento fuera millonario. Así, Boca está primero en la lista, si hay cumpleaños y hay partido, Thiago se disculpa pero elige seguir a su club y a su arquero, así lo informó ADN Sur.

El 28 de septiembre, a poco de cumplir diez años, el pequeño futbolista cumplirá un sueño que, por la iniciativa que muestra, seguramente será el primero de muchos otros logros.

Una semana después de conocerse los días y horarios de las semifinalesde la Copa Libertadores, River anunció el comienzo de la venta de entradaspara el partido de ida en el Monumental ante Boca. Y la marcada suba de precios fue un tema que generó polémica y reclamos entre los hinchas millonarios.

A través de un comunicado en el sitio web oficial, el club de Núñez informó que los socios que posean el abono «Tu Lugar en el Monumental» tendrán una semana de prioridad para adquirir su ubicación, que serán las mismas con las que cuentan para los partidos de Superliga. El período de venta se extenderá desde hoy hasta el viernes 13 de septiembre a las 22 y el retiro de los tickets comenzará el lunes 16 y culminará el sábado 28.

¿Cuánto cuestan las entradas? Las más baratas son las cabeceras Sívori y Centenario: las altas cuestan $1200 pesos y tanto las bajas como las medias tienen un valor de $2475. En tanto, las San Martín y Belgrano altas valen $2775, las bajas $3900 y las medias $4200.

Ahora bien, en comparación con los valores que se utilizaron para la final de la Recopa Sudamericana ante Athletico Paranaense (30 de mayo), los octavos de final de la Copa Libertadores ante Cruzeiro (23 de julio) y los cuartos de final Cerro Porteño (22 de agosto), los precios aumentaron de un 50% a un 106%, según la tribuna.

Frente a la situación, que provocó muchas críticas de los socios hacia el presidente Rodolfo D’Onofrio en las redes sociales, el club brindó una explicación oficial sobre el aumento: «De todas las variables para ajustar el precio se tomó la mas baja: la inflación. Así y todo, aunque da un 55%, se fijó un 50%. Además, no se tomó la suba del dolar, la deformación de precios y la comparativa de porcentajes de aumento respecto a otros partidos». La comparación la realizaron con los números que se habían fijado para los tickets de la final frente a Boca de la Libertadores del año pasado que finalmente no se jugó en el Monumental.

Los incrementos de las entradas de Cerro Porteño a Boca

  • San Martín y Belgrano media: de $2500 a $4200 (68% de aumento)
  • San Martín y Belgrano baja: de $2100 a $3900 (85%)
  • San Martín y Belgrano alta: de $1600 a $2775 (73%)
  • Sívori y Centenario media y baja: de $1200 a $2475 (106%)
  • Sívori y Centenario alta: de $800 a $1200 (50%)

Los incrementos de las entradas de la final de 2018 a la semifinal de 2019

  • San Martín y Belgrano media: de $2800 a $4200 (50% de aumento)
  • San Martín y Belgrano baja: de $2600 a $3900 (50%)
  • San Martín y Belgrano alta: de $1850 a $2775 (50%)
  • Sívori y Centenario media y baja: de $1650 a $2475 (50%)
  • Sívori y Centenario alta: de $800 a $1200 (50%), informó La Nación.

Compañeros en la Selección, se volvieron piezas clave en sus equipos. El de River tiene el récord histórico de valla invicta en su club. Y el de Boca lo puedo lograr en el Monumental.

Esteban Andrada, como casi nunca durante un partido, queda a metros de distancia de Franco Armani, el otro arquero. Cuando el Pity Martínez toca la pelota en la corrida del 3-1 en Madrid, Andrada mira el área propia desde la otra orilla. Es una de las fotos instantáneas del último River-Boca, la final de la Copa Libertadores 2018. Armani y Andrada, arqueros de la Selección que dirige Lionel Scaloni, son al mismo tiempo las figuras de River y Boca, los que, en reiteradas ocasiones, salvan las papas. En Superliga, Armani atajó 38 partidos: 19 veces mantuvo la valla invicta. Andrada jugó 22 partidos: en 15 conservó el cero. Y un plus que tendrá el Superclásico en el Monumental: si no recibe un gol hasta los 4 minutos y 34 segundos de partido, Andrada superará el récord de imbatibilidad como arquero de Boca de Antonio Roma. Armani y Andrada, que agarraron bien fuerte los buzos de arqueros de los equipos más grandes del fútbol argentino, son jugadores que ganan partidos. Arcos del triunfo.

Armani fue el arquero titular de la Selección en la Copa América de Brasil. Andrada fue citado y, antes de que se abriera el debate de la titularidad, fue desafectado por una lesión. En aquellos días de Copa América compartieron habitación. Pero Armani, sobre todo, fue clave en los mano a mano de River en la Copa Libertadores: en los octavos de final ante Cruzeiro, atajó dos penales en la serie y se erigió como figura. Armani, además, tiene el récord de imbatibilidad en la historia de River: el año pasado sumó 965 minutos sin recibir goles. “Ojalá pueda alcanzarme -dijo sobre Andrada-. Esto es fútbol. Está pasando por un gran momento, es un gran arquero. Si lo consigue, lo tiene bien merecido, porque cada uno lucha por eso.” El récord de minutos sin recibir goles en partidos de Primera desde el inicio del profesionalismo le pertenece a Carlos Barisio, de Ferro, en 1981: 1076 minutos.

Para dimensionar a Armani-Andrada: desde la época previa al Mundial de Argentina 78, con Hugo Gatti y Ubaldo Fillol, que Boca y River no peleaban por el arco en la Selección. Lungos, sobrios, de atajadones y reflejos en los disparos a quemarropa. A Andrada, 28 años, le cuesta menos el juego con los pies. A Armani, 32 años, le cuesta menos despejar los centros. “Scaloni convocó a ocho, nueve arqueros -dijo el Pato Fillol, el elegido por César Menotti, campeón del mundo en aquel Mundial-, pero no potenció al ‘1’, y hoy tiene que potenciar tanto a Armani como a Andrada”. ¿Ganará un arquero alguno de los tres Superclásicos? ¿O, por el contrario, le caerá alguna maldición? “Con una sola pifia -inmortalizó Eduardo Galeano en El fútbol a sol y sombra-, el guardameta arruina un partido o pierde un campeonato, y entonces el público olvida súbitamente todas sus hazañas y lo condena a la desgracia eterna”. Armani y Andrada sobrevivieron a la final de Madrid. Lo que los distancia en la cancha los acerca afuera, aunque a veces ni siquiera el juego los puede separar. Armani-Andrada, otra mirilla por la que apreciar y, claro, disfrutar del Superclásico.

El delantero no pudo completar el partido ante Liga de Quito y tiene chances de perderse la semifinal.

Boca avanzó a semifinales de la Copa Libertadores luego de eliminar a Liga de Quito pero terminó el miércoles con dos malas noticias: las lesiones de Eduardo Salvio y Ramón Ábila.

Esta mañana los futbolistas se sometieron a estudios que arrojaron resultados muy distintos. Lo del Toto es un desgarro muy leve. Toda Pasión confirmó mediante fuentes del club que en 15 días estaría listo para volver.

El problema, para el cuerpo técnico, es Wanchope: el parte médico indicó una avulsión parcial en el aductor derecho. Se trata de un desprendimiento que suele ser doloroso y que maneja otros plazos de recuperación.

Esta lesión la sufrieron varios futbolistas, entre ellos Juan Román Riquelme y Ronaldinho. El ídolo de Boca estuvo tres meses sin jugar y el brasileño dos meses y medio.

Quien vivió en carne propia un desprendimiento total (el de Wanchope es parcial) del aductor fue el central Juan Manuel Insaurralde, quien debió ser operado porque su caso era extremo.

Así las cosas, el 9 de Boca tiene muchas chances de quedarse afuera de la semifinal ante Cerro Porteño o River, informó TN.

Se viene un nuevo Superclásico en el fútbol argentino. River recibirá a Boca el domingo por la quinta fecha de la Superliga, en un partido que trae todo tipo de recuerdos para los hinchas.

Será el primer enfrentamiento entre los clásicos rivales luego de la final de la Copa Libertadores 2018 que terminó coronando a River en el estadio del Real Madrid en la capital española.

Pero, además, será la primera visita de Boca al Monumental tras la suspensión del partido de vuelta de esa final, en la que hinchas de River apedrearon el micro que transportaba a los futbolistas visitantes.

Con eso en la cabeza, desde el club «xeneize» tomaron nuevos recaudos para la llegada a Núñez.

«Llevaron un auto al predio de Boca en Ezeiza con los mismos vidrios blindados que se le pusieron al micro y hasta los mismos jugadores le pegaron con una maza y no se rompen», contó Darío Rubén Ebertz, chofer del conjunto boquense desde hace más de una década.

En declaraciones a Olé, el conductor detalló: «Se rompe el vidrio de la parte de afuera, se astilla, pero para adentro no pasa nada. Tiene doble vidrio con una lámina de espesor muy gruesa en el medio. Y eso no deja que la piedra que impacta pase para el otro lado».

Tras reiterar que «le pegaron fuerte» y no ocurre «nada» peligroso para los pasajeros, Ebertz sostuvo: «Va a ser la primera vez que vuelva, pero sin dudas que me genera una sensación muy rara, extraña».

«Aunque creo que esta vez no pasará nada. Porque si ocurre algo es para que se desmadre todo de nuevo, si volvemos a lo mismo es como que no aprendimos nada», consideró el chofer de Boca, así lo reseña Telefe Noticias.

El encuentro se jugará en el estadio Rodrigo Paz Delgado de Quito desde las 19.15 hora argentina, contará con el arbitraje del colombiano Wilmar Roldán, el venezolano Jesús Valenzuela estará a cargo del VAR, y será televisado por Fox Sports.

Aún con las dificultades que representa este cruce con el equipo ecuatoriano, campeón de la Libertadores en 2008, es inevitable para Boca ir pensando en el horizonte de las semis, donde lo espera un eventual cruce con River Plate que el martes jugará la ida de cuartos en el Monumental con Cerro Porteño de Paraguay.

Pero antes está la Liga, que fue segundo de Flamengo de Brasil en el grupo D de la fase inicial, viene de dejar en el camino a Olimpia de Paraguay y se hace fuerte en la altura de su ciudad.

Para el partido de mañana, Gustavo Alfaro analiza prescindir del italiano Daniele de Rossi y hacer dos modificaciones respecto de la formación que eliminó en los octavos de final a Paranaense, de Brasil. Lisandro López entrará en la defensa por el paraguayo Junior Alonso y Eduardo Salvio, otro de los refuerzos estrella, lo hará por el uruguyo Nahitán Nández, ahora en Cagliari de Italia.

Para contrarrestar los efectos de la altura de 2.800 metros sobre el nivel del mar, Alfaro decidió ir directamente a Quito y esperar allí el encuentro de mañana en vez de hacer base en el llano de Guayaquil y trasladarse directamente a la hora del partido.

Es decir, el DT repitió la fórmula de la primera fase, cuando viajó a los 2.500 metros de Cochabamba para enfrentar a Jorge Wilstermann, ante el que cosechó un empate sin abrir el marcador.

El domingo, el xeneize visitará a Banfield a las 20 por la cuarta fecha de la Superliga, seguramente con un equipo conformado por suplentes, ya que el miércoles 28 definirá en la Bombonera el pase a semifinales de la Copa.
Liga Deportiva Universitaria, que cuenta con el arquero argentino Adrián Gabbarini ex Independiente, está en duda por una lesión en el muslo de la pierna izquierda, y tendrá las bajas obligadas de Jhojan Julio y Edison Realpe, expulsados en el choque con Olimpia.

-PROBABLES FORMACIONES-

LIGA: Adrián Gabbarini, Antonio Valencia, Luis Caicedo, Carlos Rodríguez y Cristian Cruz, Jefferson Orejuela, Edison Vega, José Ayoví y José Cazares, Anderson Julio y Rodrigo Aguirre. DT: Pablo Repetto.
BOCA: Esteban Andrada, Marcelo Weigandt, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Mas, Eduardo Salvio, Iván Marcone, Nicolás Capaldo y Alexis Mac Allister, Mauro Zárate y Ramón Abila. DT: Gustavo Alfaro.
ARB: Wilmar Roldán (Colombia). CAN: Rodrigo Paz Delgado, de Quito. HORA: 19.15. TV: Fox Sports.

Por la mañana, desde las 9.30, los jugadores practicaron en el predio de Casa Amarilla a las órdenes del entrenador Gustavo Alfaro. Los futbolistas que vencieron anoche por la Superliga a Aldosivi (2-0) en la Bombonera realizaron ejercicios regenerativos, mientras que quienes no jugaron ante el equipo de Mar del Plata hicieron fútbol en espacio reducido.

Después del almuerzo en el complejo Pedro Pompilio, los futbolistas y el cuerpo técnico partieron rumbo al aeroparque Jorge Newbery para embarcar en un vuelo charter que partió pasadas las 14:30 horas con destino a la capital de Ecuador, sin escalas. El posible equipo que pondría Alfaro para visitar a la Liga de Quito formaría con Esteban Andrada; Marcelo Weigandt, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Mas; Eduardo «Toto» Salvio, Iván Marcone, Nicolás Capaldo y Alexis Mac Allister; Mauro Zárate y Ramón «Wanchope» Abila.

El plantel boquense que viajó ayer por la tarde a Quito se completa con Marcos Díaz, Julio Buffarini, Frank Fabra, Paolo Goltz, Junior Alonso, Agustín Obando, Daniele De Rossi, Jorman Campuzano, Emanuel Reynoso, Carlos Tevez, Franco Soldano y Sebastián Villa.

En Quito, Boca se alojará en el Hotel Hilton de la capital de la capital ecuatoriana. Hoy, a las 19, los jugadores se entrenarán en el estadio Atahualpa, donde habitualmente lo hace la selección «tricolor» para habituarse a la velocidad de la pelota en los 2.800 metros sobre el nivel del mar que tiene Quito, un tema que preocupa al entrenador Alfaro.