Tag

Bill Gates

Browsing

La llegada de la vacuna contra el coronavirus de Rusia ha provocado que los laboratorios de todo el mundo pongan todos sus esfuerzos en busca de conseguir otras para derrotar al virus. De entre todas, la CureVac de Alemania, que se basa en la biotecnología, y que cuenta con el respaldo de la Fundación Bill y Melinda Gates, ha triplicado su valor en su primer día de operaciones -este viernes-.

La oferta pública inicial que barajó CureVac fue de 16 dólares por acción, pero acabó subiendo, al final del día, a los 56 dólares por cada acción, teniendo un incremento del 250%.

Además, CureVac cuenta con el apoyo del multimillonario Dietmar Hopp, cofundador del software alemán SAP, quien tiene la mitad de la compañía farmacéutica. El gobierno alemán y el líder de las grandes farmacéutivas GlaxoSithKline, también poseen una parte de la empresa.

La competidora de Moderna, Novavax, BioNTech y Pfizer ya ha recibido la aprobación de Alemania y Bélgica para llevar a cabo los ensayos clínicos de una de sus vacunas contra el coronavirus.

La compañía cuenta con el respaldo de varios empresarios multimillonarios, entre los que destaca, como señalábamos anteriormente, la Fundación Bill y Melinda Gates, que invirtió en la empresa una cantidad de 40 millones de dólares en 2015. También cabe señalar la unión con Elon Musk, dueño de Tesla, y con el que llegó a un acuerdo en noviembre de 2015 por el desarrollo y propiedad intelectual.

CureVac llama la atención de Trump

CureVac ha atraído la atención de Donald Trump, aunque la propia compañía negó los informes publicados a principios de este año en los que detallaba que el presidente buscaba que algunos científicos alemanes de la empresa fuesen a Estados Unidos para trabajar en una vacuna.

Hopp, por su parte, no ha descartado la posibilidad de trabajar junto a Estados Unidos, apuntando en marzo que: «(CureVac) está comprometido con el objetivo de proteger a todas las personas de las infecciones y mejorar las terapias para los pacientes de todo el mundo», y añadiendo que la intención de la compañía es «crear infraestructura y puestos de trabajo innovadores y sostenibles en Alemania».

Bill Gates vaticinó que probablemente será a finales del próximo año cuando EEUU salga de esta pandemia. En una entrevista con Bloomberg, además, adelantó que fuera de territorio norteamericano, podría incluso llevar más tiempo, estirando la inestabilidad sanitaria y financiera hasta el 2022.

También Bill Gates hablo que aún con los enormes progresos en la carrera por una vacuna para tratar el Covid-19, Gates explicó que esos primeros desarrollos probablemente serán “un parche”, proporcionando sólo inmunidad a corto plazo.

El panorama, quizás no tan alentador como se desearía, es así a pesar de un esfuerzo extraordinario por acelerar lo que de otro modo llevaría años o incluso décadas para desarrollarse.

Según estimaciones  de Bill Gates, “para el mundo rico, deberíamos ser capaces de acabar con esto (el COVID-19) para finales de 2021, y para el mundo en general para finales de 2022”. Y agregó: “La respuesta más fuerte probablemente vendrá de la subunidad de la proteína. Con tantas compañías trabajando en ello, podemos permitirnos bastantes fracasos y aún así tener algo de bajo costo y larga duración”.

Por mucho que a la gente le gustaría volver al trabajo, o a la escuela, o a la iglesia, o donde sea, “el verdadero fin vendrá de la propagación natural de las infecciones y de la vacuna que produzca la inmunidad de rebaño”, dijo el fundador de Microsoft.

Días atrás, en entrevista con Wire, Gates explicó que una de las razones por las que en EEUU aún se está lejos de una nueva normalidad es la manera en que se testea. “La mayoría de las pruebas de coronavirus en EEUU son un desperdicio, completamente basura”. Para él, en la mayoría de los casos los resultados no llegan a tiempo para que los infectados cambien su comportamiento para evitar infectar a otras personas.

Según su análisis, que el Estado reembolse todos los test por igual, aún cuando la demora es perjudicial para las medidas de prevención, alienta a que se efectúen más pruebas de las que se pueden procesar y por lo tanto, no sirvan. “Si no te importa que demoren los resultados, por supuesto que van a testear a todos los clientes. Porque están haciendo un dinero ridículo. Tienes que hacer que el sistema de reembolso pague un poco más por resultados dentro de las 24 horas, tarifa normal por 48 horas, y no pague nada si tarda más de 48 horas”, se quejó. “Somos el único país del mundo en el que se tira dinero a la basura en test de coronavirus”, insistió ofuscado.

Es difícil imaginar la reapertura efectiva de negocios, escuelas y otras actividades si no se puede averiguar rápidamente si alguien tiene o no Covid-19, y si podría exponer a otros. Aparte de una vacuna o la inmunidad de la manada, una prueba efectiva que pueda dar resultados en un día es, en última instancia, lo que permitiría reabrir con seguridad. Así, cuando alguien se expone o desarrolla síntomas, podría aislarse durante un corto período de tiempo, averiguar si es positivo de Covid-19, y luego ponerse en cuarentena si es necesario.

En este momento, puede llevar días, o incluso semanas, antes de conocerse los resultados, dejando que las personas decidan por sí solas si deben seguir aislándose aunque no se sientan enfermos o tengan algún síntoma.

“Esto significa que los negocios deben estar preparados para la realidad de que la vida no va a volver pronto a la normalidad. Bueno, creo que está bastante claro que la vida nunca va a volver a lo que todos pensábamos que era normal. Si aún no lo has hecho, es hora de empezar a averiguar cómo es la normalidad para que tu negocio siga adelante”, aseguró en su columna en INC, Jason Aten, después de escuchar atentamente a Gates.

De todas formas, y a pesar de los errores y la grave crisis económica, el fundador de Microsoft sigue siendo optimista. “Hay que admitir que se han perdido billones de dólares en daños económicos y muchas deudas, pero el proceso de innovación en la ampliación de diagnósticos, en nuevas terapias y en vacunas, es realmente impresionante”.

Por cierto, apunta Aten, esa innovación no se detiene con los científicos que investigan formas de proteger al público de una pandemia viral, se extiende a las empresas que piensan en formas creativas de seguir sirviendo a sus clientes y comunidades.

En el «banderazo» que tuvo lugar días atrás, una joven acusó al creador de Microsoft, Bill Gates, de haber creado el coronavirus e instó a investigar quién es. 

Desde el comienzo de la pandemia de coronavirus se han escuchado las versiones más descabelladas en relación a la aparición de este virus, al lugar que ocupan los gobiernos y los organismos internacionales.

En ese contexto, la versión de la falsa pandemia cada vez tiene más adeptos. De hecho, en el último banderazo que hubo en el Obelisco gran parte de las pancartas y carteles que llevaban los manifestantes estaban relacionadas a este punto, además de rodeadas de consignas con insultos a los políticos, cuestionamientos a las medidas y una aparente búsqueda de defender sus libertades.

Una de las versiones más sorprendentes fue la responsabilización de Bill Gates sobre la aparición del Covid-19 en el mundo. En un video publicado recientemente se puede ver a una joven -con pancartas que cuelgan de su cuerpo y sin el barbijo de uso obligatorio- que asegura que la pandemia es un producto de los grandes poderes mundiales y de los medios de comunicación.

Es por eso que, durante su efusivo discurso, insta a los argentinos a «apagar los televisores» porque «hay gente que por la maldita televisión, por los medios de comunicación, está teniendo síntomas por el terror que les infunden».

Luego de repetir la consigna «argentinos, apaguen los televisores», la joven concluye de la siguiente manera: «piensen, investiguen quién es Bill Gates». A partir de esa última frase la pieza comenzó a difundirse y a llegar a más y más usuarios.

El video circuló por la red social Twitter al punto de haber llegado a la cuenta «Por qué es tendencia», que justamente se dedica a investigar las tendencias en relación a los intereses de los usuarios y explican por qué llegaron hasta ese lugar.

La joven no fue la única que mencionó a Bill Gates como respondable de la situación que actualmente azota a la Argentina y al mundo. Un video de La izquierda diario, que también llegó a ser tendencia en Twitter, muestra a varias personas que participaron del banderazo y expusieron sus teorías en relación a la pandemia, la aparición del Covid-19 en el mundo y las medidas implementadas por los gobiernos, puntualmente el argentino.

Uno de los manifestantes señala que «nos quieren imponer el nuevo orden mundial, que es la Organización Mundial de la Salud».

A continuación, otra joven indica que «no puede ser que nos quieran imponer el nuevo orden mundial». En ese sentido, se refirió al magnate estadounidense cuando dijo: «después nos van a querer dar una vacuna que va a venir de Bill Gates y va a tener niños abortados, yo esa vacuna no me la doy».

Por último, un hombre que se mostró sin barbijo ni respeto por la distancia social se refirió también a la OMS. «El director de la OMS […] reconoció que se equivocaron con el protocolo», contó, al tiempo que acusó a Bill Gates de estar detrás de la estrategia de la OMS y de haber sido quien le dijo al director del organismo mundial que hablara y se hiciera responsable.

Bill Gates también es señalado en México

Pero la joven argentina y los demás participantes del banderazo no son los primeros ni los únicos partidarios de esta teoría. Alrededor de todo el mundo circulan diversas teorías casi conspirativas que señalan al magnate como partícipe de la pandemia y de las consecuencias que trajo.

Según informaron diversos medios mexicanos, hace pocos días un grupo de personas residentes de Las Margaritas, Chiapas, se manifestaron en la plaza principal de la capital Tuxtla Gutiérrez. Exigían a las autoridades que paren las jornadas de sanitización, ya que solo esparcen de forma líquida al SARS-CoV-2 (COVID-19), que ellos consideran una creación de Bill Gates para asesinar a las personas mayores y enfermos.

Al mismo tiempo, señalaron que la pandemia es un truco del capitalismo para «deshacerse» de las personas mayores de 60 años y población con salud débil.

«Fue hecho para matar a los mayores de 60 años (estorban al capitalismo porque ya no producen y significa una carga al sistema social) o a los que ya están enfermos de diabetes, cáncer pulmonar, enfisemas pulmonar y otras enfermedades», señaló la organización Luz y Fuerza del Pueblo Chiapas a través de un comunicado oficial.

Bill Gates responde a las teorías conspirativas

La popular teoría conspirativa dice que el fundador de Microsoft, Bill Gates, además de financiar la creación del coronavirus, también quiere matar a hasta el 95% de la población a través de una vacunación masiva. Según los que defienden esta creencia, habría un supuesto complot por parte del multimillonario para controlar el mundo a través de microchips o tatuajes digitales.

«Nunca he tenido nada que ver con un microchip. Es difícil desmentir esto porque es tan estúpido y extraño», dijo el magnate estadounidense en una reciente charla virtual con periodista, celebrada la víspera de la conferencia de donantes de Gavi, una coalición destinada a facilitar el acceso a inmunización para las poblaciones más vulnerables.

«Repetirlo tantas veces casi parece que le otorga credibilidad. Lo que hace nuestra fundación es invertir dinero para comprar vacunas», agregó el famoso emprendedor, quien subrayó que las teorías conspirativas son «tan bizarras que quieres percibirlas como algo chistoso, pero en realidad no es nada gracioso».

También dijo que era «perturbador» que haya «tanta locura» y teorías conspiratorias en las redes sociales en torno a un posible antídoto contra el virus y, en general, sobre las vacunas.

Pobladores de Las Margaritas, Chiapas, se manifestaron el pasado miércoles en la plaza principal de la capital Tuxtla Gutiérrez, exigiendo a las autoridades que paren las jornadas de sanitización, ya que solo esparcen de forma líquida al SARS-CoV-2 (COVID-19), el cual según ellos es una creación de Bill Gates para asesinar a las personas mayores y enfermos.

Más de 1,500 indígenas de los grupos étnicos tojolabales y tzeltales, se dieron a la tarea de reunirse para alzar la voz y pedir a la población que “abra los ojos”.

Señalan que la pandemia es un truco del capitalismo para “deshacerse” de las personas mayores de 60 años y población con salud débil.

“Fue hecho para matar a los mayores de 60 años (estorban al capitalismo porque ya no producen y significa una carga al sistema social) o a los que ya están enfermos de diabetes, cáncer pulmonar, enfisemas pulmonar y otras enfermedades”, señaló la organización Luz y Fuerza del Pueblo Chiapas a través de un comunicado oficial.

Más de 1,500 indígenas se reunieron en Chiapas para manifestarse en contra del coronavirus (Foto: Facebook@Luz Yfuerza Del Pueblo Chiapas)

Detallaron que el coronavirus es un invento financiado por la fundación Melinda Gates y la empresa Johnson & Johnson, en laboratorios de Inglaterra y que los gobiernos de todas las naciones están coludidos para que mueran miles de cientos de personas en todo el globo.

“Que los gobiernos del mundo no se atreven a denunciar y a enjuiciar a Bill Gates (hombre más rico del mundo) a la corte penal internacional por crímenes de lesa humanidad, porque es parte de los ricos que dominan el mundo”, señalaron.

La organización que ha convocado a los indígenas, señala que también los partidos políticos están relacionados con el plan que favorece a los mercados y no a los pueblos.

Los inconformes piden que también se detengan las labores de fumigación del mosquito del dengue (Foto: Facebook@Luz Yfuerza Del Pueblo Chiapas)

También aprovecharon, para protestar en contra la construcción del Tren Maya, así como la del Tren Transístmico, pues dicen, son proyectos del “capitalismo internacional”, que Andrés Manuel López Obrador desea implementar en el país, afectando también la salud de las personas.

Asimismo, aseguraron que el ejecutivo federal invierte más en la Guardia Nacional que en el sistema de salud pública.

Señalaron que pese a los discursos del Presidente, los hospitales no cuentan con medicamentos, instrumental médico o personal capacitado para atender a los pacientes. Argumentan que el abandono es igual al de las administraciones pasadas, por ello han tomado la decisión de salir a protestar.

Igualmente piden que se detenga la fumigación del mosquito del dengue, pues dicen que es una farsa, ya que están usando otros químicos que afectan a los pobladores.

Señalan que el gobierno de López Obrador no es distinto al de administraciones pasadas ya que solo tiene planes a favor del capitalismo  (Foto: Facebook@Luz Yfuerza Del Pueblo Chiapas)

«El gobierno federal a través de la Sader-Senasica, sigue manteniendo a la moscamed (mosca del mediterráneo) que con sus fumigaciones y líquidos que rocían sobre plantaciones del campesino, destruyen las producciones criollas, para después imponernos sus productos transgénicos».

Refieren que es un plan más del gobierno para afectar a los indígenas, al propiciar la deforestación en ejidos y que también se hacen pasar por miembros del EZLN para confundir a los habitantes.

Otra de sus teorías, señala que el presidente municipal de Las Margaritas, Jorge Luis Escandón Hernández, se ha negado en invertir para la construcción de una planta de aguas residuales en la región, de tal modo que el agua del drenaje desemboca en las comunidades que producen verduras, mismas que son vendidas en los mercados y producen cáncer.

Cabe recordar que hasta este día fallecieron 33,526 pacientes de COVID-19, y que hay 29,129 caso activos y 80,988 sospechosos. En múltiples ocasiones las autoridades han exhortado a la ciudadanía a dudar de información no oficial y seguir las recomendaciones de distanciamiento social, evitando aglomeraciones como puede ser una manifestación, ya que el virus se esparce de persona a persona.

Bill Gates es el cocreador de la empresa de software Microsoft y una de las personas más ricas de la historia de la humanidad. En los últimos años, ejerció su actividad filantrópica a través de la fundación Bill y Melinda Gates, en la que se dedicó a investigar y prácticamente erradicar la malaria y la tuberculosis en todo el mundo. La organización que preside el empresario norteamericano es la mayor financiadora de vacunas a nivel mundial.

En su blog personal, Gates afirmó que: «La humanidad nunca tuvo una tarea más urgente que crear una inmunidad amplia para el coronavirus».

¿Cuando el mundo podrá volver a ser como era en diciembre antes de la pandemia de coronavirus?

Cuando tengamos un medicamento casi perfecto para tratar la enfermedad, o cuando casi todas las personas en el planeta hayan sido vacunadas.

Es improbable que lo primero ocurra pronto. Para detener el brote, necesitaríamos un tratamiento milagroso que fuera efectivo al menos en un 95%. La mayoría de los candidatos en este momento no están tan cerca. Podrán salvar muchas vidas, pero no son suficientes para que volvamos a la normalidad.

La humanidad nunca tuvo una tarea más urgente que crear una inmunidad amplia para el coronavirus. Siendo realistas, si vamos a volver a la normalidad, necesitamos desarrollar una vacuna segura y efectiva.

El mundo está creando esta vacuna en una línea de tiempo históricamente rápida. El Dr. Anthony Fauci ha dicho que cree que tomará alrededor de dieciocho meses desarrollar una vacuna contra el coronavirus. Estoy de acuerdo con él, aunque podría ser tan poco como 9 meses o tanto como hasta dos años.

Fases de una vacuna

Para evaluar la seguridad y la eficacia, cada vacuna pasa por tres fases de ensayos:

La primera fase es la prueba de seguridad. Un pequeño grupo de voluntarios sanos obtiene la vacuna candidata. Probar diferentes dosis para crear la respuesta inmune más fuerte a la dosis efectiva más baja sin efectos secundarios graves.

Una vez que se haya decidido por una fórmula, pasa a la fase dos, que le indica qué tan bien funciona la vacuna en las personas que están destinadas a obtenerla. Esta vez, cientos de personas reciben la vacuna. Este grupo debe incluir personas de diferentes edades y estados de salud.

Luego, en la fase tres, se la aplican a miles de personas. Esta suele ser la fase más larga, porque ocurre lo que se llama «enfermedades naturales». Se aplican a un gran grupo de personas que probablemente ya corren el riesgo de infección, y luego se espera y ve si la vacuna reduce la cantidad de personas que se enferman.

Después de que la vacuna pasa las tres fases de prueba, hay que construir la industria que las fabriquen, luego se envía a la OMS y a varias agencias gubernamentales para su aprobación.

En una entrevista concedida al periódico francés Le Figaro, el multimillonario y filántropo estadounidense Bill Gates ha sugerido cuándo podría volver a la normalidad el mundo después de la pandemia de coronavirus.

Según el fundador de Microsoft, la sociedad necesitará de uno a dos años para superar por completo todas las consecuencias de la propagación del SARS-CoV-2. Para salir de la primera etapa de la pandemia, es necesario construir un sistema de actividades que elimine el riesgo de un retorno a la fase exponencial de la progresión de la infección, señaló Gates.

El empresario destacó que con los sistemas de prueba y monitoreo, los gobiernos podrán identificar rápidamente los puntos críticos de virus y mantenerlos bajo control. Asismismo, opinó que el estilo de vida promedio y el comportamiento cambiarán drásticamente debido al temor de los ciudadanos a contraer la enfermedad.

«Incluso las decisiones de las autoridades no los devolverán a los estadios hasta que se pruebe que el tratamiento o la vacunación pueden prevenir la muerte», sostuvo Gates.

El paso principal hacia un retorno a la vida normal será el desarrollo de métodos de tratamiento extremadamente efectivos o de una vacuna, apuntó el filántropo, recordando que la Fundación Bill y Melinda Gates está involucrada en ese proceso.

También expresó la esperanza de que Estados Unidos se una a una iniciativa global patrocinada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), destinada a acelerar el desarrollo de tecnologías para el diagnóstico el tratamiento del covid-19, criticando la decisión del presidente de Donald Trump de dejar de aportar a la organización.

 

Bill Gates dejó el mundo empresario para convertirse en uno de los filántropos más importantes del mundo. Además, se transformó en una de los divulgadores más influyentes sobre el riesgo de las enfermedades virales como el coronavirus que causa estragos en todo el mundo.

Ya en 2015, Gates había adelantado que el mundo no estaba preparado para enfrentar una pandemia.  Ahora, el empresario publicó un l argo documento en su blog donde sostuvo cuáles son los tres avances científicos que la humanidad necesita desarrollar para derrotar al SARS-Co-V-2 : test hogareños, rastreo de contactos, tratamientos efectivos y una vacuna de ARN (ácido ribonucleico que participa en la síntesis de las proteínas y realiza la función de mensajero de la información genética).

Test hogareños

«Para reabrir la economía, necesitamos probar a suficientes personas para que podamos detectar rápidamente los puntos críticos emergentes e intervenir temprano. No queremos esperar hasta que los hospitales comiencen a llenarse y muera más gente», afirma Bill Gates.

Y agregarque «las pruebas actuales de coronavirus requieren que los trabajadores de la salud realicen hisopos nasales, lo que significa que deben cambiar su equipo de protección antes de cada prueba».

En este sentido, el cofundador de la empresa que desarrolló Windows, sostiene que existen posibilidades de realizar test hogareños o fuera de los centros de salud y sin ser profesional de la salud.

«Nuestra fundación (Bill and Melinda Gates Foundation) apoyó la investigación que muestra que hacer que los pacientes hagan el hisopado ellos mismos produce resultados que son igual de precisos. Este enfoque de hisopo automático es más rápido y seguro, ya que los reguladores deberían poder aprobar el hisopado en el hogar o en otros lugares en lugar de que las personas corran el riesgo de tener un contacto adicional», asegura.

Gates detalla que «otra prueba de diagnóstico en desarrollo funcionaría de manera muy similar a una prueba de embarazo en el hogar. Se limpiará la nariz con un hisopo, pero en lugar de enviarlo a un centro de procesamiento, lo colocará en un líquido y luego verterá ese líquido en una tira de papel, que cambiaría de color si el virus estuviera presente. Esta prueba puede estar disponible en unos pocos meses».

Además, el multimillonario y filántropo, sostiene que «necesitamos otro avance en las pruebas, pero es social, no técnico: estándares consistentes sobre quién puede hacerse la prueba. Si el país no evalúa a las personas adecuadas (trabajadores esenciales, personas sintomáticas y personas que han estado en contacto con alguien que dio positivo), entonces estamos desperdiciando un recurso precioso y potencialmente perdiendo grandes reservas del virus. Las personas asintomáticas que no están en uno de esos tres grupos no deben hacerse la prueba hasta que haya suficientes pruebas para todos los demás».

Rastreo de contactos

Gates asegura que la segunda área donde se precisa innovación es en el rastreo de contactos . «Una vez que alguien da positivo, los funcionarios de salud pública necesitan saber a quién más podría haber infectado esa persona», dice y agrega: «Por ahora, Estados Unidos puede seguir el ejemplo de Alemania: entrevistar a todos los que dan positivo y usar una base de datos para asegurarse de que alguien haga un seguimiento con todos sus contactos».

Si bien reconoce que «este enfoque está lejos de ser perfecto, ya que depende de la persona infectada para informar sus contactos con precisión y requiere mucho personal para hacer un seguimiento de todos en persona», sostiene que «sería una mejora con respecto a la forma esporádica en que ahora se realiza el seguimiento de contactos en todo Estados Unidos».

Por otro lado, sugiere que una solución aún mejor sería la adopción amplia y voluntaria de herramientas digitales. «Hay aplicaciones que te ayudarán a recordar dónde estuviste. Si alguna vez da positivo, puede revisar el historial u optar por compartirlo con quien quiera entrevistarlo sobre sus contactos».

Sobre este asunto, afirma que «algunas personas han propuesto permitir que los teléfonos detecten otros teléfonos que están cerca de ellos mediante Bluetooth y emitiendo sonidos que los humanos no pueden escuchar. Si alguien dio positivo, su teléfono enviaría un mensaje a los otros teléfonos, y sus propietarios podrían hacerse la prueba. Si la mayoría de la gente eligiera instalar este tipo de aplicación, probablemente ayudaría a algunos».

Tratamientos efectivos

Como es de público conocimiento, Bill Gates dice: «En este momento, no hay tratamiento para Covid-19 . La hidroxicloroquina , que funciona cambiando la forma en que el cuerpo humano reacciona a un virus, ha recibido mucha atención». Y agrega que «nuestra fundación está financiando un ensayo clínico que dará una indicación de si funciona en Covid-19 para fines de mayo, y parece que los beneficios serán modestos en el mejor de los casos».

Uno de esos tratamientos en etapa de investigación «implica extraer sangre de pacientes que se han recuperado de Covid-19, asegurarse de que esté libre del coronavirus y otras infecciones, y administrar el plasma (y los anticuerpos que contiene) a las personas enfermas. Varias compañías importantes están trabajando juntas para ver si esto tiene éxito».

Según Gates: «Otro tipo de fármaco candidato implica identificar los anticuerpos que son más efectivos contra el nuevo coronavirus y luego fabricarlos en un laboratorio. Si esto funciona, aún no está claro cuántas dosis podrían producirse; depende de cuánto material de anticuerpo se necesita por dosis. En 2021, los fabricantes pueden realizar tan solo 100.000 tratamientos o muchos millones».

Una vacuna de ARN

La cuarta y última innovación que el filántropo sugiere es «hacer una vacuna de ARN» . Según él: «La primera vacuna Covid-19 que inicia ensayos en humanos es una vacuna de ARN». Luego explica que, «a diferencia de una vacuna contra la gripe, que contiene fragmentos del virus de la gripe para que su sistema inmunitario pueda aprender a atacarlos, una vacuna de ARN le proporciona a su cuerpo el código genético necesario para producir fragmentos virales por sí solo».

Al respecto, Gates explica que «una vacuna de ARN esencialmente convierte su cuerpo en su propia unidad de fabricación de vacunas . Hay al menos otros cinco esfuerzos que parecen prometedores. Pero debido a que nadie sabe qué enfoque funcionará, algunos de ellos necesitan financiación para que todos puedan avanzar a toda velocidad simultáneamente».

Pero tener una vacuna efectiva no es todo. Según el cofundador de Microsoft, «incluso antes de que haya una vacuna segura y efectiva, los gobiernos deben determinar cómo distribuirla. Los países que proporcionan la financiación, los países donde se ejecutan las pruebas y los más afectados tendrán un buen caso en el que deberían recibir prioridad».

Bill Gates afirma: «Idealmente, habría un acuerdo global sobre quién debería recibir la vacuna primero, pero dada la cantidad de intereses en competencia que existen, es poco probable que esto suceda. Quien resuelva este problema de manera equitativa habrá hecho un gran avance».

El fundador de Microsoft, Bill Gates, que actualmente financia la producción de siete vacunas con el objetivo de que alguna pueda detener la pandemia de coronavirus, advirtió que podrían pasar 18 meses más para que la vida vuelva a la normalidad, informó el portal La Nación.

Además, aclaró que una vacuna pondrá fin a toda la pandemia, porque la gente está viendo la destrucción económica, el estrés psicológico. «Si todo sale a la perfección, la vacuna podrá salir antes. Pero tendremos menos pruebas de seguridad de lo que normalmente tendríamos y, por lo tanto, los gobiernos tendrán que decidir si indemnizarán a las empresas y dirán: ‘salgamos con esto’ cuando simplemente no tenemos tiempo para hacer lo que normalmente hacemos», sostuvo.

Gates dijo que había «muy poca preparación» antes de la pandemia. Y no dudo en afirmar que » el mundo miraría hacia atrás y desearía haber respondido más rápido ante esta crisis». Y cerró: «Definitivamente miraremos hacia atrás y desearíamos haber invertido más para poder tener rápidamente todos los diagnósticos, medicamentos y vacunas».

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, considera que EE.UU. dejó pasar su «oportunidad» de controlar el brote del nuevo coronavirus sin tener que optar por la paralización del país porque el Gobierno no «actuó lo suficientemente rápido» en las primeras etapas de la pandemia.

En una entrevista en vivo para el programa TED Connects, el magnate aseguró que EE.UU. debió haber «estado en aviso» desde enero. Los primeros casos de covid-19 fueron reportados por primera vez en China a finales de diciembre, aunque el virus pudo haber existido antes sin ser detectado.

Respecto a las leves medidas preventivas adoptadas por Washington basadas en el distanciamiento social —a fin de evitar daños económicos graves—, Gates cree que «no hay un punto medio» entre el virus y el costo para las empresas.

«Es muy difícil decirle a la gente: ´Sigue yendo a restaurantes, ve a comprar casas nuevas, ignora esa pila de cuerpos en la esquina, queremos que sigas gastando porque hay algún político que piensa que el crecimiento del PIB es lo que cuenta'», opina el filántropo.

Gates considera que EE.UU. necesita aumentar drásticamente sus kits de pruebas para la enfermedad y sugiere un cierre de la nación de entre seis y diez semanas para «evitar» escenarios como el ocurrido en Wuhan, la ciudad china donde se originó la pandemia, y el que actualmente sufre Italia.

«Es difícil decirles a las personas durante una epidemia que deberían hacer cosas sabiendo que su actividad está propagando esta enfermedad «, argumentó el empresario, quien recientemente abandonó la junta directiva de Microsoft.

El cofundador de Microsoft, Bill Gates, ha renunciado a su puesto en la junta directiva de la compañía para dedicar más tiempo a sus prioridades filantrópicas, incluida la salud global, la educación y la lucha contra el cambio climático, según ha informado este viernes la compañía.

Gates, que también ha renunciado a la junta de Berkshire Hathaway Inc de Warren Buffett, donde ha trabajado desde 2004, cofundó el gigante del software en 1975, cuando tenía 19 años, junto a su amigo Paul Allen, quien falleció en 2018 a los 65 años de cáncer.

El reconocido fundador de la empresa que dominó la informática en los años noventa se encuentra entre los principales accionistas de Microsoft. En la actualidad posee el 1,36% de la compañía, según FactSet.

«He tomado la decisión de renunciar a las dos juntas directivas en las que presto servicios, Microsoft y Berkshire Hathaway, para dedicar más tiempo a  mis tareas filantrópicas», ha dicho Gates en LinkedIn. «El liderazgo en ambas empresas nunca ha sido más fuerte, por lo que es el momento adecuado para dar este paso», añadió.

El artífice de Windows deja claro en su escrito que dejar la junta de Microsoft no supone en ningún caso alejarse de la compañía. «Microsoft siempre será una parte importante de mi vida y continuaré comprometido con Satya [Nadella, el actual CEO de la compañía] para alcanzar los ambiciosos objetivos de la compañía. Me siento más optimista que nunca sobre la evolución que está teniendo la empresa y cómo puede continuar beneficiando al mundo».

Nadella sustituyó a Steve Ballmer al frente de Microsoft en 2014, tras años de crisis al perder la compañía su liderazgo con el impulso del móvil y el software de código abierto. Ahora, la multinacional ha vuelto a lo más alto, peleando a Apple la primera plaza como la empresa más valiosa del mundo, tras enfocar su negocio hacia la nube. Su capitalización actual es del 1,21 billones de dólares.

Gates fue CEO hasta el año 2000 cuando Ballmer le sustituyó en el cargo. Se volcó más intensamente a su trabajo en la Fundación Bill y Melinda Gates a partir de 2008.

Nadella ha querido también destacar en este momento lo visionario que fue Bill Gates, un nombre que pasará a la historia junto a Steve Ballmer, del que fuera amigo y competidor. Y ha resaltado cómo creó MIcrosoft con el objetivo de democratizar la informática, los ordenadores, gracias al software.