Tag

bebés

Browsing

La joven británica tuvo gemelas, pero una falleció durante el parto. Igual intentó generar recuerdos positivos en la familia.

Una madre con el corazón roto pasó dos semanas viviendo con su hija muerta, incluso la llevó a pasear en un cochecito y le presentó a sus hermanos.
Emma Woodhouse, de 27 años y oriunda de Lancaster, Inglaterra, dio a luz por una cesárea de emergencia a las gemelas Jessica y Bella con sólo 29 semanas de gestación., en junio de este año, después de que el cordón umbilical de Jessica se rompiera en el útero.

Mientras Bella sobrevivió milagrosamente al traumático nacimiento, Jessica nació trágicamente muerta a pesar de que los médicos lucharon por 22 minutos para resucitarla.

Pero gracias a una ‘cuna de enfriamiento’, Emma, que también es madre de tres hijos mayores, pudo llevar a Jessica a su casa y pasar quince días cuidando a su hija; bañándola, llevándola a pasear con su esposo Paul, e incluso presentándola a sus otros hijos antes de ser cremada.

Emma, que cree que Jessica murió para salvar a su gemela, incluso planea comprar regalos de Navidad y una media para el bebé este año, para seguir la tradición familiar.”Desde el momento en que nació Jessica, me enamoré de ella, se veía tan perfecta”, dice hoy la madre al diario Daily Mail.

‘Queremos mostrar a las personas que es posible pasar tiempo con su bebé después de que hayan muerto y crear recuerdos con ellos. Este no debería ser un tema tan tabú. Su rostro era tan perfecto que no quería dejarla sola.

Los médicos pudieron entregar a Bella de manera segura una vez que nació, pero no pudieron reanimar a Jessica. “Durante la cesárea fue todo muy aterrador, a mi esposo ni siquiera se le permitió entrar. Inmediatamente después, le pregunté si estaban bien”, recuerda la madre.

Incluso le mostraron a Jessica a la hermana gemela Bella mientras ésta aún estaba en una incubadora, colocándolas a los dos juntas. La pareja también pudo presentar a su beba fallecida a sus otros hijos, los hermanos Jack, Mikey y Nicole.

Durante la segunda semana de estar fallecida, las enfermeras permitieron a Emma y Paul colocar a Jessica en la morgue del hospital para evitar que se siguiera deteriorando. Luego, la cremaron.