Tag

Bebé abusado

Browsing

Respecto del abuso sexual, los jueces lo dieron por probado, tanto la materialidad como la autoría del delito, por la inflamación del recto del bebé-víctima y la descripción de los profesionales en medicina sobre la vía anal eritematosa. «Las lesiones de maltrato infantil no son compatibles con accidentes», consideraron los jueces.

Tras haberse celebrado la audiencia de impugnación de sentencia la semana pasada, este jueves en la sala de la Cámara en lo Penal se dio a conocer el fallo en relación a una causa por lesiones graves y abuso sexual agravado. El tribunal por unanimidad resolvió no hacer lugar a la impugnación ordinaria deducida por la defensa y confirmar en todas sus partes la sentencia condenatoria a 15 años de prisión. Por último, tuvieron presente la reserva del caso federal planteada por el defensor.

La parte resolutiva del fallo fue dada por el juez de Cámara, Daniel Pintos, quien explicó que el condenado A.E.O.  fue trasladado a la oficina Judicial de Trelew, pero en razón de la programación de abundantes audiencias de control de detención en aquella circunscripción, se producirá una demora importante para otorgar al acusado sala. Por ello se ha prescindido de su presencia, pero se le remitirá copia del fallo.

En su fallo los jueces por unanimidad resolvieronno hacer lugar a la impugnación ordinaria deducida por la defensa y confirmar en todas sus partes la sentencia condenatoria a 15 años de prisión para A.E.O..

Respecto del abuso sexual lo dieron por probado, tanto la materialidad como la autoría del delito, por la inflamación del recto del bebé-víctima y la descripción de los profesionales en medicina sobre la vía anal eritematosa. También por la declaración de la médica forense que describió un equimosis y ausencia de sangrado, que daba un horario en el que el acusado se había puesto de acuerdo con la madre del cuidado del bebé.  “La coloración de la equimosis y la ausencia de sangrado activo es compatible con un cuadro de abuso sexual”, concluyeron.

Respecto del traumatismo encefálico según distintas opiniones profesionales y principalmente el testimonio del neurocirujano Tedesco, se descartó cualquier causal accidental porque son incompatibles con las lesiones de carácter agudo que presentaba la víctima. «Las lesiones de maltrato infantil no son compatibles con accidentes«, sostuvieron los jueces.

Respecto del monto de la pena, de 15 años de prisión, los jueces estuvieron de acuerdo en receptar muchas circunstancias agravantes como la naturaleza de la acción desplegada con el control del ingreso de la madre del bebé, los medios utilizados y el exceso de violencia desplegada. También la extensión del daño causado que ocasionó secuelas múltiples, motrices y neurológicas en el bebe-víctima. El único atenuante fue la falta de antecedentes penales del condenado A.E.O..

El tribunal de Cámara fue conformado por Daniel Pintos, Guillermo Müller y Martín Montenovo, jueces penales de Cámara; por el Ministerio Público Fiscal se hicieron presentes Martín Cárcamo, fiscal general y Lorena Garate, funcionaria de fiscalía; en tanto que la defensa del imputado –presente por videoconferencia- fue llevada adelante por Esteban Mantecón, defensor público, según ADN SUR.

En horas del mediodía de hoy el tribunal de debate dio a conocer su veredicto de responsabilidad penal en juicio por lesiones graves y abuso sexual que tiene como imputado a A.E.O.. El tribunal por unanimidad declaró al imputado penalmente responsable del delito de «lesiones graves agravadas, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido contra un menor de 18 años y por la convivencia preexistente». La audiencia de cesura o imposición de pena se concretará el próximo lunes.

El martes pasado en su alegato el fiscal solicitó se declare responsable a A.E.O. como autor del delito de “lesiones graves agravadas por haber sido cometidas con alevosía y abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, ambos en concurso real”. En contraposición la defensa requirió la “absolución” en base al “beneficio de la duda”.

El tribunal de debate fue presidido por Gladys Olavarría y conformado por los jueces Daniela Arcuri y Miguel Caviglia; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Martín Cárcamo, fiscal general; el menor víctima fue representado también por Andrea Mac Garva, asesora de menores; en tanto que la defensa de A.E.O. fue ejercida por Esteban Mantecón, defensor público.

Los jueces en su fallo dieron por probada tanto la materialidad, de las lesiones y del abuso sexual, como la autoría de ambos hechos en cabeza del imputado A.E.O. La materialidad de los hechos por las declaraciones de profesionales de la salud que atendieron al niño, en EMEC, La Española y luego en el Hospital Regional. “Se probó la materialidad de los dos hechos imputados”, concluyeron los jueces.

Respecto de la autoría en cabeza de A.E.O. los jueces sostuvieron en base al testimonio del neurocirujano que la causa de la lesión data de 3 o 4 horas antes de la atención del niño-víctima. Cobra relevancia la hipótesis de la fiscalía que en dicho horario el menor se encontraba al exclusivo cuidado del imputado A.E.O.

Respecto de la calificación legal esgrimida por el fiscal los jueces sostuvieron que “la misma solo puede aceptarse en forma parcial” descartando el agravante de alevosía. Sí consideraron “probadas las lesiones graves por la abundante prueba médica y también el abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser cometido contra un menor de 18 años de edad y por la convivencia preexistente”.

EL HECHO

Sucedió el pasado 17 de marzo de 2018, entre las 19 y las 20 hs., cuando el bebé de 7 meses de edad, se encontraba recostado llorando en la cama de dos plazas del dormitorio de su madre al cuidado del imputado A.E.O. en el barrio LU4. Así en el momento en que la madre del menor se retira a comprar, el imputado a sabiendas que la madre no podía ingresar porque no tenía llaves, provocó diversas lesiones al menor, calificadas como graves ya que pusieron en riesgo la vida del niño.

Seguidamente, entre el 21 y 25 de marzo de 2018, se produce un hecho de abuso sexual con los mismos protagonistas. Calificándose los hechos como “lesiones graves, agravadas por haber sido cometidas con alevosía, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser cometido contra un menor de 18 años y por la situación de convivencia preexistente”, en calidad de “autor” para A.E.O., informó El Patagónico.

El fiscal requirió que se lo declare penalmente responsable a A.E.O. como autor del delito de “lesiones graves agravadas por haber sido cometidas con alevosía y abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, ambos en concurso real”, mientras que el defensor solicitó la absolución en base al beneficio de la duda ya que “no se ha logrado probar con la certeza necesaria que fue el autor del hecho”.

Este  martes se concretaron los alegatos finales de las partes en el juicio porlesiones graves agravadas y abuso sexual agravadocometidos en perjuicio de un bebé de 7 meses en el barrio LU4 y que tienen como imputado a A.E.O. 

En su alegato, el fiscal aseguró que se ha probado en el debate la responsabilidad penal del traído a proceso en base a la declaración de la forense, quien describió lesiones en órganos genitales del menor y observó un “eritema en el periné alrededor del orificio anal, con borramiento de pliegues, con dilatación menor a dos centímetros” al momento de ser analizado.

“Presentaba una pequeña solución de continuidad entre hora cinco y hora seis, que se describió como fisura y un hematoma en hora dos”, concluyó la forense.

Asimismo, el neurocirujano que lo operó sostuvo que que recibe el menor-victima con un riesgo quirúrgico grave, por traumatismo de cráneo, en el quirófano del Hospital. Se le practicó una cirugía de urgencia para evacuación de hematoma cerebral. «Se evacúa hematoma subdural agudo, se constata buen latido cerebral, se cierra y se coloca fistula para controlar la presión craneal», dijo y recordó que luego «se reposiciona plaqueta y que la intervención duró una hora y media. Este tipo de lesiones están ampliamente descriptas en la literatura médica como maltrato infantil. Se ha alcanzado el estado de certeza necesaria que se requiere para este momento del proceso», enfatizó el fiscal.

«Fueron múltiples y concordantes los testimonios acerca de los momentos previos y posteriores a la agresión. En su declaración el imputado confirma que ese día el menor víctima se encontraba bajo su cuidado. También una pediatra que lo atiende confirmó que el estado del menor, previo a la agresión, era bueno. Hay indicios de presencia y participación del imputado A.E.O. en los hechos», dijo y aseguró el fiscal que «de no haber recibido asistencia médica inmediata el desenlace hubiera sido fatal».

Descartó que la madre haya participado en el momento en que sucedió el hecho porque estaba en otro lugar, y contrariamente «se preocupó por socorrerlo», solicitando en base a la prueba que se declare a A.E.O. como autor penalmente responsable del delito de “lesiones graves agravadas por haber sido cometidas con alevosía y abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo, ambos en concurso real”.

En contraposición, el defensor pidió la absolución del imputado por el beneficio de la duda ya que a su entender no se ha podido probar en el debate que él haya sido el autor del hecho, existe una duda razonable. Sostuvo que la autora del hecho pudo ser la madre del niño. Dijo que «la duda que al comienzo del proceso no tiene importancia a medida que va avanzando, tiene que ser superada» y que «tiene que existir certeza al momento de condenar».

Consideró que «el Ministerio Público Fiscal no logró destruir el principio de inocencia de mis asistido”. Planteó que una testigo aseguró que su madre tenía un gran desamor por el bebé, que decía que “era un negro como su padre”; manifestando que su asistido «era un buen padre, responsable y cuidadoso de su hijo», concluyó el defensor.

Finalmente, el tribunal pasó a deliberar y el próximo viernes 13 de septiembre, a las 12 horas dará a conocer su veredicto de responsabilidad penal.

El tribunal de debate estuvo conformado por los jueces Daniela Arcuri, Miguel Caviglia y Gladys Olavarría; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Martín Cárcamo, fiscal general y Lorena Garate, funcionaria de fiscalía; el menor víctima fue representado también por Andrea Mac Garva, asesora de menores; en tanto que la defensa de A.E.O. fue ejercida por Esteban Mantecón, defensor público.

El hecho ventilado en el debate:

El ilícito ventilado en debate acontece el pasado 17 de marzo de 2018, entre las 19 y las 20 hs., cuando el menor víctima, de 7 meses de edad, se encontraba recostado llorando en la cama de dos plazas del dormitorio de su madre al cuidado del imputado A.E.O.. En el barrio LU4 de nuestra ciudad. Así en el momento en que la madre del menor se retira a comprar, el imputado a sabiendas que la madre no podía ingresar porque no tenía llaves, provocó diversas lesiones al menor, calificadas como graves ya que pusieron en riesgo la vida del niño. Seguidamente, entre el 21 y 25 de marzo de 2018, se produce un hecho de abuso sexual con los mismos protagonistas. Calificándose el hecho como “lesiones graves, agravadas por haber sido cometidas con alevosía, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser cometido contra un menor de 18 años y por la situación de convivencia preexistente”, en calidad de “autor” para A.E.O., informó ADN SUR.

Este lunes por la mañana continuó en tribunales el debate oral por el abuso sexual a un bebé de 7 meses ocurrido en marzo de 2018 en el barrio LU4 de nuestra ciudad, que tiene como único imputado a A.E.O. En la fecha se pudo escuchar el testimonio de dos testigos propuestas por la defensa y la declaración del imputado, quien manifestó que el bebé lloraba, pero luego se calmó y que cuando la madre del chiquito salió a comprar, miró al bebé y «estaba pálido». Le preguntó a su madre qué le había pasado, «ella entró en pánico» y salieron «a buscar ayuda” hasta que un vecino los llevó a una clínica. Este martes a las 9 horas se esperan los alegatos finales de las partes.

La primera testigo dijo conocer al imputado del barrio Caleta Córdova “que a veces lo llevaba con el nene, junto a su pareja, hasta Km. 8 al jardín maternal”. Aseguró que A.E.O. se hizo cargo de su hijo cuando estaba en el barrio, que era artesano y malabarista, afirmando en ese sentido que “nunca lo vi golpeado al nene”.

La siguiente testigo expresó que conocía al imputado y al niño ya que A.E. O. “era amigo de su hija”. Recordó que una vez fueron a visitarla a su casa y que creyó que eran una familia, que el imputado tenía un vínculo muy fuerte con su hijo. Siempre atento, muy respetuoso y afectivo con su hijo era. También la testigo “percibió un trato despectivo y un rechazo de la madre hacia el niño”.

Declaración del imputado

El imputado accedió a prestar declaración y recordó que aquel día había salido a trabajar ya que “tenía deudas porque le había chocado el auto a su amiga”, la madre del niño-víctima. Luego volvió al departamento que compartían y el bebe lloraba, pero luego se calmó. Según relató, la madre salió a comprar y miró al bebé y estaba pálido.  Le preguntó a su madre “¿qué le pasó al bebe?, ella entró en pánico» y salieron «a buscar ayuda”. Consiguieron que un vecino los lleve a EMEC, donde recibió los primeros auxilios, luego lo trasladaron a La Española y finalmente lo operaron e internaron en el Hospital Regional.

Al día siguiente, entre las 14 y 15 horas lo detuvo la policía.

El tribunal de debate estuvo conformado por los jueces Daniela Arcuri, Miguel Caviglia y Gladys Olavarría; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Martín Cárcamo, fiscal general y Lorena Garate, funcionaria de fiscalía; el menor víctima fue representado también por Andrea Mac Garva, asesora de menores; en tanto que la defensa de A.E.O. fue ejercida por Esteban Mantecón, defensor público.

El hecho ventilado en el debate

El ilícito ventilado en debate ocurrió el 17 de marzo de 2018, entre las 19 y las 20 hs., cuando el menor víctima, de 7 meses, se encontraba recostado llorando en la cama de dos plazas del dormitorio de su madre al cuidado del imputado A.E.O, en el barrio LU4 de nuestra ciudad.

En el momento en que la madre del menor se retiró a comprar, el imputado a sabiendas de que la madre no podía ingresar porque no tenía llaves, provocó diversas lesiones al menor, calificadas como graves ya que pusieron en riesgo la vida del niño. Seguidamente, entre el 21 y 25 de marzo de 2018, se produjo un hecho de abuso sexual con los mismos protagonistas.

El hecho fue calificado como “lesiones graves, agravadas por haber sido cometidas con alevosía, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal, agravado por ser cometido contra un menor de 18 años y por la situación de convivencia preexistente”, en calidad de “autor” para A.E.O, así lo informó ADN Sur.