Tag

BCRA

Browsing

Las reservas internacionales cayeron U$S 564 millones. Luego de haber pasado una semana estable, el Banco Central volvió a informar una fuerte caída.

Tras la renuncia de Luis Caputo y la asunción de Guido Sandleris al frente la máxima autoridad monetaria, el mercado volvió a mostrarse hostil para el Gobierno. La fuerte sangría de reservas internacionales fue acompañado por el ascenso del riesgo país.

El indicador medido por el banco JP Morgan subió 29 unidades a 623 puntos, por lo que volvió a estacionarse por encima de la barrera de los 600.

El anuncio de la implementación de la flotación cambiaria entre bandas sin intervención también afectó una de las variables que más preocupa el Gobierno: el dólar alcanzó un nuevo récord histórico y cotizó a $ 41,88.

 

 

El Destape Web

El nuevo titular del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Guido Sandleris, anunció que la política de metas de inflación fracasó y que ahora, se utilizará el “ancla nominal”.

“Estos meses han dejado que, como Gobierno, hemos cometido errores”, afirmó.

Sandleris dijo que “reducir la inflación es el objetivo primario de este Banco Central”. Para ello, queda descartado el régimen de meta de inflación. “No estaban dadas las condiciones para su éxito”, aseguró.

Ahora, en vista de la alta volatilidad, habrá una nueva guía del Central. “El programa monetario usará un ancla nominal. Los instrumentos de política monetaria deben adaptarse a las circunstancias”, afirmó.

¿De qué se trata? De un estricto control sobre la cantidad de dinero en la economía, aseguró el titular del BCRA. “Tomaremos las medidas necesarias para que la base monetaria crezca cero por ciento de acá a junio del año que viene”, afirmó.

Así, el Central se compromete a no financiera al Tesoro.

Dólar

Además, Sandleris habló del tipo de cambio.

En ese sentido, el director del BCRA defendió la flexibilidad de la moneda. Pero remarcó que una “volatilidad excesiva” es peligrosa en países como Argentina (y la inflación).

Así, anunció una política de intervención del Central. Se trabajará con “dos zonas”.

La de “no intervención” será de entre 34 y 44 pesos por dólar. Y se ajustará diariamente a una tasa del 3% mensual.

Dentro de esa zona, el Central no operará en el mercado cambiario. Y se concentrará en mantener el crecimiento nulo de la base monetaria.

Ahora bien: si el dólar pasa cruza los 44 pesos, el Central realizará ventas de hasta 150 millones de dólares diarios.

Sandleris aseguró que, de todas maneras, no son topes fijos y podrían ir variando con el tiempo.

 

 

La Voz

Luis Caputo llegó al Banco Central de la República Argentina (BCRA), tras la salida de Federico Sturzenegger luego de la primera corrida cambiaria, en medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con el dólar a 28 pesos.

Caputo llegó a la entidad financiera para calmar los ánimos, pero en casi tres meses de gestión en el Banco Central no pudo frenar el dólar, que en la segunda fuerte corrida cambiaria llegó a los 40 pesos, por lo que el tipo de cambio se devaluó más de un 100%.

En medio de las negociaciones con el Fondo Monetario, Caputo implementó diversas medidas como comenzar a terminar con el stock de Lebacs, o licitar a diario los dólares que el mismo FMI había prestado al país.

Nada de todo lo que hizo, logró frenar la divisa ni la incertidumbre económica en el país. Aunque su mayor traspié parece tener que ver con una decisión más bien política, y es la del día que le aconsejó a Mauricio Macri brindar un mensaje para avisar que había una renegociación y los mercados respondieron de manera negativa.

Cuando asumió Caputo, las reservas del Central eran de 49.065 millones, mientras que en la actualidad al 20 de este mes se redujeron a 48.982.

 

El Intransigente

La divisa operó hoy con tendencia alcista y cerró a $38,88 para la venta en medio de la incertidumbre por la salida de Luis Caputo del Banco Central.

Según un promedio realizado por la autoridad monetaria, la divisa finalizó a $37,06 para la punta compradora y a $38,88 para la vendedora.

Así, el billete escaló 71 centavos frente al lunes, cuando el dólar había operado a $38,17.

 

 

Diario Jornada

 

En febrero de 2018, el economista Guido Sandleris, nuevo presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), le concedió una entrevista a PERFIL. En aquel momento, el titular de la autoridad monetaria se desempeñaba como jefe de asesores del Ministerio de Hacienda. “Soy el que les explica la macro y lo fiscal a los inversores”, aseguraba en aquel entonces.

En dicha entrevista, Sandleris se mostraba optimista en que Argentina despegara, apalancado por “motores invisibles de la economía”. Se refería al despegue de Vaca Muerta, el crecimiento de la aeronáutica (por las low cost), el despliegue de las energías renovables y de la industria del litio.

“No hay que preocuparse en lo que tiene que ver con actividad económica. Estamos muy bien. El año 2018 va a ser mejor que 2017, que a su vez fue mejor que 2016”, afirmaba previo a las devaluaciones que golpearon a la economía doméstica y que hicieron recalcular las previsiones. Asimismo, auguraba que los años de mayor vulnerabilidad “ya habían pasado”.

“El mandato que dio el Poder Ejecutivo al BCRA es que cumpla la meta de 15%. Se cambió para que sea creíble y sea accesible. La inflación va a seguir bajando, no tengo dudas”, confiaba Sandleris.

Incluso, cuando todavía existía optimismo respecto de cuál sería el devenir de la economía Argentina, Sandleris estimaba que la inflación iba a seguir bajando: “El mandato que dio el Poder Ejecutivo al BCRA es que cumpla la meta de 15%. Se cambió para que sea creíble y sea accesible. La inflación va a seguir bajando, no tengo dudas”.

Por otra parte, en aquella nota, Sandleris se refería al endeudamiento, como una forma de sostener el gradualismo que venía llevando a cabo el Gobierno en materia de ajuste del gasto: “La forma de financiar el déficit es con deuda. Pero está totalmente controlado y pensado el sendero de endeudamiento que vamos teniendo, de forma tal que en ningún momento eso nos lleve a una crisis. Si cumplimos las metas fiscales, la deuda con acreedores privados nunca va a pasar de ser 36% del PBI. Eso es bajo comparado con la región y con la historia argentina”.

En materia monetaria, que es lo que ahora le tocará administrar, Sandleris explicaba: “Hoy tenemos tipo de cambio flotante y la paridad peso dólar cambia todos los días y el Gobierno prácticamente no se mete. Yo no tengo recuerdo de dos años con la Argentina con tipo de cambio flotante. Es un sistema distinto del que estamos acostumbrados”.

Al ser consultado por las subas de tasas a nivel Mundial, el reemplazante de Luis Caputo reconocía: “A nosotros, que todavía necesitamos financiarnos, eso nos encarece un poquito el crédito”.

El nombramiento de Sandleris implica un triunfo de Dujovne, ya que, el flamente presidente del BCRA fue uno de los negociadores frente al FMI, enviado por el ministro de Hacienda.

Sandleris fue uno de los negociadores enviador por Hacienda frente al FMI.

Por otra parte, en julio de este año Sandleris había vuelto a referirse a la situación del país, también con una esperanza de mejora: “La caída más fuerte de la economía, ya pasó”, había asegurado.

Otros aspectos

Guido Sandleris se ha mostrado desde su cuenta de Twitter abiertamente a favor de la legalización del aborto. Además, ha escrito un libro de cuentos de fútbol para chicos junto a Fernando Sánchez, fundador de la Revista Barcelona.

Es licenciado en Economía, egresado de la Universidad de Buenos Aires. Realizó un Doctorado en Economía en la Universidad de Columbia, en 2005, y una  Maestría en Economía en la London School of Economics.

Entre 2007 y 2015 dirigió el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella y entre 2014 y 2015 fue decano de la Escuela de Negocios de UTDT.

Según su perfil en la página de la Universidad Di Tella, Sandleris “se especializa en economía internacional, finanzas y macroeconomía. Entre otros temas, sus estudios analizan el efecto de las crisis financieras y los costos de los defaults soberanos”.

 

 

Perfil

En medio de la renegociación con el FMI, Luis Caputo presentó su renuncia como presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA). El funcionario ya se lo comunicó al Presidente de la Nación, Mauricio Macri, quien este martes cerrará su gira por Nueva York con un discurso ante la Asamblea General de la ONU. La inesperada noticia generó un fuerte salto en el valor del dólar, que se vende a $38,80 en el Banco Nación.

“Esta renuncia se debe a motivos personales, con la convicción de que el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) reestablecerá la confianza acerca de la situación fiscal, financiera, monetaria y cambiaria”, informó la entidad a través de un comunicado. El reemplazante de Caputo será Guido Sandleris, que se desempeñaba como viceministro de Hacienda, números dos de Dujovne, y quien tuvo un rol clave en las negociaciones con el FMI.

Caputo venía manteniendo fuertes diferencias con Nicolás Dujovne. Una de las últimas disputas se produjo en la previa de la renegociación con el FMI. El ahora extitular del BCRA quería comunicar cuantos antes el nuevo convenio con el organismo internacional, pero el ministro de Hacienda se negaba. Macri se inclinó por la recomendación del exfuncionario y habló al país sin nada concreto que anunciar. Tras el anunció el dólar se disparó y llegó a un nuevo pico histórico.

Por otra parte, desde hace tiempo Caputo reclamaba mayor poder de intervención del BCRA para intentar controlar la escalada del dólar. Cuando asumió al frente de la entidad la moneda extranjera estaba a $28,42 y dejó el Banco Central con un dólar a $38,18. Había llegado al cargo el 14 de junio para reemplazar a Federico Sturzenegger.

A su vez, el acuerdo con el FMI establece la flotación libre del dólar, por lo que restringe la capacidad del Banco Central. Por este motivo desde el BCRA dejaron trascender la semana pasada que se negociaban bandas de flotación: el dólar flotaría pero la entidad pondría techo (vendería dólares cuando llegue a determinado valor) y piso (compraría cuando lo perfore).

Y continuó: “Caputo le ha expresado al Presidente Macri todo su agradecimiento por la confianza depositada en él para ocupar diferentes cargos desde el comienzo de su gobierno; primero como Secretario de Finanzas, luego como Ministro de Finanzas y como Presidente del Banco Central de la República Argentina durante este último tiempo”.

 

 

TN

Pese a que el Banco Central sacrificó más de u$s 200 millones, el dólar cerró en $ 40,50 en agencias y bancos. De esta manera, acumuló una suba de casi $ 3 en toda la semana.

Fue en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa subió 31 centavos a $ 39,86, su nivel más alto desde la salida de la convertibilidad, según publicó Ámbito.com.

La autoridad monetaria vendió directamente a los bancos unos u$s 150 millones, según indicaron operadores del mercado.

El giro en la estrategia de intervención oficial, con fuertes ventas en el segmento de contado y una subasta efectuada sobre el final de la rueda, logró moderar el ajuste de los precios manteniéndolos por debajo de los $ 40.

“Desde mediados de la semana anterior, la autoridad monetaria no utilizaba en una misma jornada los dos mecanismos de intervención, las ventas directas y las subastas de divisas, un dato que sugiere la fuerte determinación de impedir que el precio del dólar supere en el corto plazo el techo de $ 40”, destacó el analista Gustavo Quintana.

Por su parte, el blue aumentó 50 centavos a $ 40, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. Asimismo, el “contado con liqui” escaló ayer un 3,3% a $ 39,91.

Por último, las reservas del Banco Central cayeron este jueves u$s 88 millones hasta los u$s 50.529 millones.

La Gaceta

Tras cerrar a $ 40,22, este viernes, en el mercado aguardaban algún tipo de reacción del Banco Central. Y la entidad que comanda Luis Caputo cambió de estrategia: arrancó el día vendiendo y poniéndole un techo a la divisa. Sin embargo, tras una baja inicial, el dólar subía unos 20 centavos, a $ 40,40.

La entidad había dejado subir el jueves la divisa, sin ponerle freno hasta última hora, en la que vendió US$ 30 millones y apenas consiguió un pequeño retroceso. Un movimiento que los analistas no terminaban de comprender.

En el mercado mayorista, que es donde interviene el Central y sirve como guía del minorista, el dólar subía 10 centavos, a $ 39,74. En Brasil, la divisa también retrocedía.

La suba del jueves se dio a contramano del descenso del dólar en todo el mundo, aunque en Brasil también mostraba incrementos. Todo, en una jornada en la que el Gobierno salió a desmentir que estuviera en estudio una posible “dolarización” de la economía.

 

 

 

Clarín

En medio de una grave crisis económica, el Banco Central argentino (BCRA) la incrementó hasta el 60%.

Se trata de una cifra que casi triplica a la de Venezuela, el país con la segunda tasa más alta del mundo (22,58%).

El sorprendente aumento que anunció el pasado jueves el gobierno de Mauricio Macribusca lo mismo que en mayo, cuando empezó la vertiginosa caída del peso (que ha perdido en el último año más del 50% de su valor frente al dólar): hacer más atractiva la moneda local.

La tasa de referencia que estableció el BCRA significa que por cada peso invertido en un instrumento en moneda local, al cabo de un año el inversor recibirá 1.6 pesos, es decir un 60% más.

De esta forma -creen los economistas del gobierno- se combatirán al mismo tiempo dos problemas: se frenará el alza del dólar y se reducirá la inflación, que aumenta con el consumo.

Sin embargo, numerosas voces se han alzado para criticar la estrategia oficial, que en el corto plazo no ha servido para contener al dólar, que este jueves alcanzó un nuevo valor récord de cerca de 40 pesos y marcó la peor depreciación de moneda del día en todo el mundo.

“Un disparate”

Cristiano Rattazzi, presidente de la empresa de automóviles Fiat, y uno de los empresarios más reconocidos de Argentina, consideró este jueves que “la tasa al 60% es un disparate”.

Varios de sus colegas coincidieron

“Los cambios bruscos quitan certidumbre, se ve una gran improvisación”, criticó en declaraciones al canal de noticias TN José Urtubey, dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA).

“No nos gustan las variaciones tan bruscas de las variables macroeconómicas, especialmente de la tasa, que tiene un impacto muy directo en nuestro sector”, sentenció por su parte el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina.

Los empresarios de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) son los más preocupados: ellos son los más afectados por el aumento de la tasa de interés.

Porque así como el inversor en pesos recibe un 60% de ganancias, ellos, que muchas veces dependen de los créditos, son la otra cara de la moneda: por cada préstamo que piden ahora tienen que pagar una tasa del 60%, algo insostenible para muchos.

Este dato no es menor: el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) señaló a BBC Mundo que las Pymes generan el 70% del empleo en Argentina, por lo que muchos dependen de su suerte.

“No estamos ante un fracaso económico. Hay una transformación y en esa transformación hay momentos más difíciles y momentos en los que parece que la cosa va más fácil”, señaló en conferencia de prensa el jefe de gabinete, Marcos Peña, mano derecha de Macri.

Un día antes, el propio presidente había anunciado que el gobierno adelantaría parte de un préstamo de US$50.000 millones otorgado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el fin de garantizar las cuentas de 2019 y traer tranquilidad al mercado.

Su anuncio claramente no funcionó: lejos de calmar la corrida del dólar la pronunció.

Luego, Peña empañó el panorama admitiendo que el gobierno aún no había sellado el acuerdo con el FMI para acelerar la entrega de fondos.

No obstante el funcionario aseguró que la tormenta pasará y Argentina “saldrá fortalecida de esta crisis”.

 

 

Portal de Noticias

Tras los anuncios económicos del Gobierno para intentar llevar calma a los mercados y aplacar la volatilidad del dólar, la divisa estadounidense llegó a subir más de un peso y medio y tocó los $39,50. Pero sobre el final de la jornada el Banco Central salió a vender 100 millones de dólares en subasta a $37,97, lo que tiró hacia abajo el valor de la moneda estadounidense.

En el orden mayorista, la divisa terminó con un salto de un peso y treinta centavos respecto al cierre del viernes, y terminó en $37,40. Se trata del mercado donde inciden los grandes jugadores como los bancos, empresas y el Banco Central y cuya cotización afecta al canal minorista, donde operan los pequeños ahorristas.

El Banco Nación, que llegó a ofrecer dólares a $39,50 pocos minutos antes del cierre de la rueda, tras la intervención de la autoridad monetaria con 100 millones de dólares, bajó hasta $38. El promedio de cotizaciones que hace el Banco Central, de todas formas, mostró un valor de $38,98, por lo que el aumento respecto al viernes fue de un peso.

De todas formas, la jornada cambiaria que abrió la semana estuvo marcada por la ausencia de operaciones desde el exterior, ya que la principal plaza financiera, Wall Street, no funcionó por el feriado en Estados Unidos. En la región, la moneda estadounidense se aprecia en los principales mercados como en Brasil (1,78%), México (0,81%), Colombia (0,49%), y Chile (0,23%).

La última semana el dólar atravesó jornadas frenéticas que lo llevaron a romper la barrera de los 40 pesos. El viernes pasado la moneda se acomodó en 38 pesos, tras la intervención del Central, y así, cerró el mes de agosto con un avance de 35,5 por ciento.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, partirá junto al titular del Banco Central, Nicolás Caputo, rumbo a Washington para renegociar con el FMI adelantos de los desembolsos de dólares para despejar dudas del mercado sobre la solidez del país para afrontar los vencimientos en 2019. Uno de los puntos clave de las reuniones que mantendrán los integrantes del equipo económico con la jefa del Fondo, Christine Lagarde, será flexibilizar el acuerdo original para permitir una mayor intervención del Banco Central en el mercado de cambios.

 

 

TN