Tag

BCRA

Browsing

Pese a que el Banco Central sacrificó más de u$s 200 millones, el dólar cerró en $ 40,50 en agencias y bancos. De esta manera, acumuló una suba de casi $ 3 en toda la semana.

Fue en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa subió 31 centavos a $ 39,86, su nivel más alto desde la salida de la convertibilidad, según publicó Ámbito.com.

La autoridad monetaria vendió directamente a los bancos unos u$s 150 millones, según indicaron operadores del mercado.

El giro en la estrategia de intervención oficial, con fuertes ventas en el segmento de contado y una subasta efectuada sobre el final de la rueda, logró moderar el ajuste de los precios manteniéndolos por debajo de los $ 40.

“Desde mediados de la semana anterior, la autoridad monetaria no utilizaba en una misma jornada los dos mecanismos de intervención, las ventas directas y las subastas de divisas, un dato que sugiere la fuerte determinación de impedir que el precio del dólar supere en el corto plazo el techo de $ 40”, destacó el analista Gustavo Quintana.

Por su parte, el blue aumentó 50 centavos a $ 40, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. Asimismo, el “contado con liqui” escaló ayer un 3,3% a $ 39,91.

Por último, las reservas del Banco Central cayeron este jueves u$s 88 millones hasta los u$s 50.529 millones.

La Gaceta

Tras cerrar a $ 40,22, este viernes, en el mercado aguardaban algún tipo de reacción del Banco Central. Y la entidad que comanda Luis Caputo cambió de estrategia: arrancó el día vendiendo y poniéndole un techo a la divisa. Sin embargo, tras una baja inicial, el dólar subía unos 20 centavos, a $ 40,40.

La entidad había dejado subir el jueves la divisa, sin ponerle freno hasta última hora, en la que vendió US$ 30 millones y apenas consiguió un pequeño retroceso. Un movimiento que los analistas no terminaban de comprender.

En el mercado mayorista, que es donde interviene el Central y sirve como guía del minorista, el dólar subía 10 centavos, a $ 39,74. En Brasil, la divisa también retrocedía.

La suba del jueves se dio a contramano del descenso del dólar en todo el mundo, aunque en Brasil también mostraba incrementos. Todo, en una jornada en la que el Gobierno salió a desmentir que estuviera en estudio una posible “dolarización” de la economía.

 

 

 

Clarín

En medio de una grave crisis económica, el Banco Central argentino (BCRA) la incrementó hasta el 60%.

Se trata de una cifra que casi triplica a la de Venezuela, el país con la segunda tasa más alta del mundo (22,58%).

El sorprendente aumento que anunció el pasado jueves el gobierno de Mauricio Macribusca lo mismo que en mayo, cuando empezó la vertiginosa caída del peso (que ha perdido en el último año más del 50% de su valor frente al dólar): hacer más atractiva la moneda local.

La tasa de referencia que estableció el BCRA significa que por cada peso invertido en un instrumento en moneda local, al cabo de un año el inversor recibirá 1.6 pesos, es decir un 60% más.

De esta forma -creen los economistas del gobierno- se combatirán al mismo tiempo dos problemas: se frenará el alza del dólar y se reducirá la inflación, que aumenta con el consumo.

Sin embargo, numerosas voces se han alzado para criticar la estrategia oficial, que en el corto plazo no ha servido para contener al dólar, que este jueves alcanzó un nuevo valor récord de cerca de 40 pesos y marcó la peor depreciación de moneda del día en todo el mundo.

“Un disparate”

Cristiano Rattazzi, presidente de la empresa de automóviles Fiat, y uno de los empresarios más reconocidos de Argentina, consideró este jueves que “la tasa al 60% es un disparate”.

Varios de sus colegas coincidieron

“Los cambios bruscos quitan certidumbre, se ve una gran improvisación”, criticó en declaraciones al canal de noticias TN José Urtubey, dirigente de la Unión Industrial Argentina (UIA).

“No nos gustan las variaciones tan bruscas de las variables macroeconómicas, especialmente de la tasa, que tiene un impacto muy directo en nuestro sector”, sentenció por su parte el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina.

Los empresarios de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) son los más preocupados: ellos son los más afectados por el aumento de la tasa de interés.

Porque así como el inversor en pesos recibe un 60% de ganancias, ellos, que muchas veces dependen de los créditos, son la otra cara de la moneda: por cada préstamo que piden ahora tienen que pagar una tasa del 60%, algo insostenible para muchos.

Este dato no es menor: el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) señaló a BBC Mundo que las Pymes generan el 70% del empleo en Argentina, por lo que muchos dependen de su suerte.

“No estamos ante un fracaso económico. Hay una transformación y en esa transformación hay momentos más difíciles y momentos en los que parece que la cosa va más fácil”, señaló en conferencia de prensa el jefe de gabinete, Marcos Peña, mano derecha de Macri.

Un día antes, el propio presidente había anunciado que el gobierno adelantaría parte de un préstamo de US$50.000 millones otorgado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), con el fin de garantizar las cuentas de 2019 y traer tranquilidad al mercado.

Su anuncio claramente no funcionó: lejos de calmar la corrida del dólar la pronunció.

Luego, Peña empañó el panorama admitiendo que el gobierno aún no había sellado el acuerdo con el FMI para acelerar la entrega de fondos.

No obstante el funcionario aseguró que la tormenta pasará y Argentina “saldrá fortalecida de esta crisis”.

 

 

Portal de Noticias

Tras los anuncios económicos del Gobierno para intentar llevar calma a los mercados y aplacar la volatilidad del dólar, la divisa estadounidense llegó a subir más de un peso y medio y tocó los $39,50. Pero sobre el final de la jornada el Banco Central salió a vender 100 millones de dólares en subasta a $37,97, lo que tiró hacia abajo el valor de la moneda estadounidense.

En el orden mayorista, la divisa terminó con un salto de un peso y treinta centavos respecto al cierre del viernes, y terminó en $37,40. Se trata del mercado donde inciden los grandes jugadores como los bancos, empresas y el Banco Central y cuya cotización afecta al canal minorista, donde operan los pequeños ahorristas.

El Banco Nación, que llegó a ofrecer dólares a $39,50 pocos minutos antes del cierre de la rueda, tras la intervención de la autoridad monetaria con 100 millones de dólares, bajó hasta $38. El promedio de cotizaciones que hace el Banco Central, de todas formas, mostró un valor de $38,98, por lo que el aumento respecto al viernes fue de un peso.

De todas formas, la jornada cambiaria que abrió la semana estuvo marcada por la ausencia de operaciones desde el exterior, ya que la principal plaza financiera, Wall Street, no funcionó por el feriado en Estados Unidos. En la región, la moneda estadounidense se aprecia en los principales mercados como en Brasil (1,78%), México (0,81%), Colombia (0,49%), y Chile (0,23%).

La última semana el dólar atravesó jornadas frenéticas que lo llevaron a romper la barrera de los 40 pesos. El viernes pasado la moneda se acomodó en 38 pesos, tras la intervención del Central, y así, cerró el mes de agosto con un avance de 35,5 por ciento.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, partirá junto al titular del Banco Central, Nicolás Caputo, rumbo a Washington para renegociar con el FMI adelantos de los desembolsos de dólares para despejar dudas del mercado sobre la solidez del país para afrontar los vencimientos en 2019. Uno de los puntos clave de las reuniones que mantendrán los integrantes del equipo económico con la jefa del Fondo, Christine Lagarde, será flexibilizar el acuerdo original para permitir una mayor intervención del Banco Central en el mercado de cambios.

 

 

TN

Con máxima tensión, desconcierto, y en algunos casos escenas de pánico en la city porteña, el dólar registra su mayor disparada diaria desde diciembre de 2015 al volar 18,8% a $ 40,97 en bancos y agencias del microcentro porteño, según el promedio de ámbito.com.

El billete verde parece no encontrar un techo al aumentar la desconfianza de los inversores en la política financiera del país, y pese a los esfuerzos del Gobierno de demostrar el aval del Fondo Monetario Internacional (FMI) para garantizar el financiamiento y del BCRA, que anunció un incremento en la tasa de referencia al 60% y una suba de 5 puntos en los encajes bancarios.

En el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), la divisa escaló 10,6% a $ 37,60, después de superar los $ 40 más temprano, ante ausencia de oferta de divisas por parte de los exportadores y una masiva demanda entre ahorristas mayoristas y minoristas.

Por eso, el Banco Central vendió este jueves u$s 330 millones, de u$s 500 millones ofrecidos, al cierre del mercado con el objetivo de morigerar la abrupta escalada de la divisa. La colocación tuvo un precio promedio de 38,7102 pesos y un mínimo adjudicado de 37,03 pesos.

El Gobierno buscó nuevamente tranquilizar los ánimos del mercado financiero con declaraciones alentadoras, pero nuevamente no tuvo éxito.

Operadores del mercado remarcaban que el nerviosismo de sus actores era de los más exaltados en los últimos tiempos. “La recesión (económica) es el principal problema del Gobierno”, y “si no se regenera la confianza, se sigue pagando con suba del dólar”, dijo el economista Federico Furiase de la consultora EcoGo.

“El mercado sigue bajando el pulgar y tiene impacto en la economía real (…) al margen de que el contexto internacional es adverso para las economías emergentes”, agregó.

Diferentes funcionarios del Gobierno intentaron este jueves contener la crisis financiera con mensajes de optimismo, pero en el mercado aumentaba la incertidumbre de los inversores y las críticas de empresarios.

La devaluación era la segunda más grande en la era presidencial de Mauricio Macri, quien a la semana de asumir en diciembre de 2015 liberó el mercado cambiario y el peso cayó casi un 30 por ciento en una sola jornada.

“Estamos frente a precios de pánico. Tenemos un dólar mayorista que te sube y baja dos pesos en 10 o 15 minutos con un volumen operado muy bajo. No hay mucha posibilidad de hacer un análisis más que hablar de miedo y la huida que está teniendo la gente sobre el peso”, afirmó el analista Christian Buteler en declaraciones a ámbito.com.

En ese marco, agregó que el BCRA “hoy aportó algo que no ha dado resultado” y que se niega a bajarlo con venta de reservas “ya sea porque no puede o porque no lo dejan”.

“El mercado está pidiendo cambios en el gabinete. Del lado de Hacienda tiene que haber una baja del gasto importante como suspender la obra pública. Estos precios de pánico no pueden sostenerse en el tiempo”, advirtió.

En el mercado informal, en tanto, el blue avanza $ 6,50 a $ 41,50 según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño.

Por último, las reservas del Banco Central cedieron este miércoles u$s 396 millones hasta los u$s 54.301 millones.

 

 

Ambito