Tag

Bayern Munich

Browsing

El Bayern Múnich se consagró campeón de Europa por sexta vez en su historia, ya que le ganó 1-0 al Paris Saint Germain en la final de la Champions League que se disputó en el Estadio da Luz de Lisboa, con el arbitraje del italiano Daniele Orsato. El francés Kingsley Coman, que se metió en el once inicial a último momento, anotó el único gol del juego con un cabezazo a los 61 minutos.

En el equipo francés comenzarón como titulares los argentinos Ángel Di María y Leandro Paredes, luego sustituidos en la segunda mitad, mientras que Mauro Icardi quedó sentado en el banco de los suplentes.

A pesar de que no hubo goles en el primer tiempo, el desarrollo del encuentro fue muy entretenido, con dos equipos bien dispuestos para atacar en todo momento. Así, los dos tuvieron ocasiones importantes para abrir el marcador, pero las eficaces tareas de Manuel Neuer y Keylor Navas sirvieron para que el marcador se mantuviera cerrado.

La iniciativa del partido la tomó el conjunto alemán, que imponía su presión alta para mantener preocupado a su rival, que en los primeros minutos no podía hacer pie en el partido. Sin embargo, en los primeros diez minutos no hubo situaciones de peligro frente a los arcos.

Neuer y Navas, importantes

Y a pesar de que los alemanes impresionaban mejor en el juego, la posición de Mbappé, casi como extremo izquierdo, se convirtió en el primer factor de desequilibrio en el desarrollo. Desde ese sector, el internacional francés produjo dos corridas peligrosas, que no tuvieron consecuencias. Pero en la tercera, habilitó a Neymar para que quedara mano a mano con Neuer. El brasileño midió su zurdazo, pero el portero alemán evitó el gol con su pierna izquierda. Y en el rebote, el arquero se volvió a lucir al evitar el centro de Neymar buscando la entrada de Di María.

La respuesta del Bayern llegó por intermedio de Lewandowski, que tuvo la posibilidad más clara del partido: el delantero recibió un centro en el área, giró en el punto del penal y sacó una media vuelta que rebotó en el palo.

Sobre los 20, Di María tuvo la primera ocasión después de un gran contragolpe encabezado por Neymar, pero el derechazo del argentino se fue por encima del travesaño. Ya sobre los 25 minutos, el Bayern tuvo que hacer su primera variante por la lesión de Jerome Boateng, que fue reemplazado por Niklas Süle.

A pesar del cambio, el Bayern mantuvo la iniciativa, ante un PSG que cada vez se sentía más cómodo esperando y contragolpeando con la velocidad de sus atacantes. Con sus diferentes fórmulas, los dos llegaban: los franceses estuvieron cerca de abrir el marcador con un tiro lejano de Ander Herrera, mientras que los alemanes amenzaron con un cabezazo de Lewandowski que Navas desvió a puro reflejo. Y un rato después, el costarricense debió esforzarse para tapar un centro de Coman que se fue cerrando.

Sobre el final del primer tiempo, otra vez ocasiones frente a los dos arcos, con el PSG más cerca: entre Mbappé y Ander Herrera armaron una buena combinación en el área, pero el remate débil del francés encontró bien ubicado a Neuer. Y en la réplica, Gnabry desbordó con categoría a Bernat, pero su centro bajo encontró bien ubicado a Navas para descartar el peligro.

La aparición de Coman

El comienzo de la segunda parte perdió la intensidad de la primera, con menos emociones frente a los arcos. Incluso, un golpe de Gnabry a Neymar picó el desarrollo, con amarillas para el alemán y para Paredes.

Sin embargo, cuando poco pasaba en el juego, Kimmich trepó por la derecha y envió un centro pasado para la llegada de Coman, que metió un cabezazo cruzado para dejar sin chances a Navas.

A partir de allí, el Bayern Múnich comenzó a mandar en el desarrollo y justificó la ventaja, con desbordes incesantes por ambas bandas. Agrandado por el gol, Coman se convirtió en una pesadilla para la defensa francesa, aunque el técnico Flick optó por reemplazarlo por Perisic, el jugador que había salido del once inicial para que ingresara el francés.

A pesar de ser superado en el desarrollo, el PSG se adelantó en busca del empate, a un a riesgo de sufrir en el fondo. Y tuvo una ocasión inmejorable en los pies de Marquinhos, que recibió una gran asistencia de Di María y definió cruzado, pero de nuevo apareció la figura clave de Neuer para salvar con su pie izquierdo.

Entre la confianza del Bayern Múnich y la baja de autoestima del PSG, que además perdió rendimiento con las variantes, el partido se fue decantando para los alemanes, que controlaron el desarrollo sin mayores sobresaltos. Igualmente, faltaba una oportunidad de oro para el equipo de Tuchel, que en tiempo de descuento encontró una combinación entre Mbappé y Neymar, que el brasileño no pudo definir con acierto. Así se cerraron las ilusiones del PSG, que no pudo ante el poderoso Bayern Múnich.

Si bien esta vez no pudo golear, el equipo alemán consiguió el triunfo que necesitaba para consagrarse campeón ganando todos los partidos que disputó y marcando una clara superioridad sobre todos sus rivales. Y volvió a lograr el triplete de Bundesliga, Copa Alemana y Champions, como lo había hecho en 2013.

A partir de las 16 horas de Argentina en el estadio Da Luz de Lisboa, Portugal, Bayern Munich y Paris Saint-Germain se enfrentan por la final de la UEFA Champions League.

El equipo alemán, que goleó en todas las instancias previas a la final, acumula un invicto de 29 partidos, que se inició en diciembre de 2019, y en el que se contabilizan 28 victorias. Cuenta con el máximo goleador de la competencia, el polaco Robert Lewandowski tiene 15 tantos en los nueve partidos que disputó en la competencia.

Bayern Munich quiere conquistar la Champions por sexta vez en su historia, luego de levantar el trofeo en 1974, 1975, 1976, 2001 y 2013.

Por su parte, el PSG, con todos sus jugadores a disposición, buscarán darle el primer titulo en esta competencia a la institución. Keylor Navas, arquero costarricense, volverá a ocupar el arco luego de la lesión sufrida en el partido de cuartos de final.

El argentino que será titular de manera indiscutida es Ángel Di María, que después de ser elegido MVP del partido ante el Leipzig estará entre los once que arranquen el encuentro en el conjunto parisino. Leandro Paredes es duda, y su lugar lo podría ocupar Marco Verrati. Mauro Icardi estará en el banco de suplentes.

Bayern Münich se clasificó para la final de la Champions League tras vencer hoy a Olympique Lyon por 3 a 0 en el estadio José Alvalade, de Lisboa, en la semifinal de la Liga de Campeones de Europa, que se juega en la capital portuguesa.

Los goles del encuentro fueron del alemán Serge Gnabry, a los 17 y 33 minutos del primer tiempo y del polaco Robert Lewandoski, goleador de la Champions con 15 tantos y a dos del récord del portugués Cristiano Ronaldo (hizo 17 en la edición 2013-2014), a los 42 minutos del segundo.

Con esta victoria, Bayern Münich se enfrentará el domingo, a las 16 (de Argentina), al París Saint Germain de los argentinos Ángel Di María, Mauro Icardi y Leandro Paredes.

Además, el equipo alemán arribó a su undécima final en la competición, que ganó en cinco ocasiones, como el amplio favorito por historia y presente. Y así irá por la triple corona luego de conquistar la Bundesliga y la Copa de Alemania.

La contundencia de los conducidos por Hans-Dieter Flick -158 goles en 51 partidos (3.4 de promedio) en esta temporada- estuvo a la orden del día cuando Gnabry sacudió el complejo arranque y posteriormente canceló los sueños de Lyon, a los que enterró definitivamente la buena jornada de Manuel Neuer en el arco y la eficacia de Lewandoski.

Es que Olympique Lyon, siendo una réplica de los juegos previos, puso todo a la velocidad de Memphis Depay y de Karl Toko Ekambi sobre los espacios defensivos que pudieran dejar los alemanes. Y de hecho, en apenas cinco minutos tuvieron una opción clara en la que Manuel Neuer tapó bien el arco, achicó y lo llevó a Depay a una definición forzada.

Y el dominio, más allá de la cesión del terreno, pasó por los franceses en los minutos iniciales. Las contras se repitieron una y otra vez, al igual que la falta de una puntada final para traducirlo en ventaja ante el todopoderoso Bayern Münich, que llegó a esta instancia tras un histórico 8-2 sobre Barcelona.

En ese contexto en el que el único dato alentador para los bávaros era la posesión de la pelota (66 por ciento), llegó el 1-0 con un golazo de Gnabry tras una maniobra individual extraordinaria y una muestra más de su habilidad con ambas piernas.

Bayern Münich se despertó y si bien tuvo menos elaboración que en otras presentaciones, su mediocampo impuso las condiciones de juego y acorraló a Lyon, al punto que nuevamente Gnabry (nueve tantos en la misma cantidad de partidos) se chocó con el gol cuando Anthony Lopes dejó un rebote corto luego de una tremenda atajada a un remate de Robert Lewandoski.

Simultáneamente entonces Lyon se fue apagando, ya sin la posibilidad de salir rápidamente a las espaldas de una defensa adelantada, y padeció las subidas por las bandas de Joshua Kimmich y Alphonso Davies, quienes se soltaron con el correr de los minutos y la ventaja en el resultado.

En el complemento Lyon dejó su libreto de lado, soltó a sus volantes creativos y el 3-5-2 pasó a ser un 4-2-4 que le permitió pisar nuevamente el área rival, aunque como siempre se topó con la figura de Manuel Neuer, bien parado y rápido de reflejos para ahogar el descuento en los pies de Ekambi (10m.).

Sin embargo, y sin despeinarse demasiado, Bayern Münich amplió su goleada con un cabezazo de Lewandoski (15 en la Champions), en el que poco pudo hacer Lopes en el arco y Marcelo en su marcaje.

La derrota de Lyon le permitió al Ajax holandés meterse en la fase de grupos de la próxima edición de la Champions, ya que si los franceses se consagraban campeones lo hubiesen desplazado de esa posición.

– Síntesis –

Olympique Lyon: Anthony Lopes; Jason Denayer, Marcelo y Fernando Marçal; Léo Dubois, Maxence Caqueret, Bruno Guimarães, Houssem Aouar y Maxwel Cornet; Memphis Depay y Karl Toko Ekambi. DT: Rudi García.

Bayern Múnich: Manuel Neuer; Joshua Kimmich, Jerome Boateng, David Alaba y Alphonso Davies; Leon Goretzka y Thiago Alcántara; Ivan Perisic, Thomas Müller y Serge Gnabry; Robert Lewandowski. DT: Hans-Dieter Flick.

Goles en el primer tiempo: 17m. Gnabry (BM) y 33m. Gnabry (BM).

Goles en el segundo tiempo: 42m. Lewandoski (BM).

Cambios en el segundo tiempo: Al comenzar, Thiago Mendes por Guimarães (OL) y Niklas Süle por Boateng (BM), 13m. Moussa Dembele por Depay (OL), 17m. Kinglsley Coman por Perisic (BM), 21m. Jeff Reine-Adelaide por Ekambi (OL) y Kenny Tete por Dubois (OL), 28m. Mathis Cherki por Marçal (OL), 29m. Philippe Coutinho por Gnabry (BM), 34m. Corentin Tolisso por Alcántara (BM) y Benjamin Pavard por Goretzka (BM).

Amonestados: Marcelo, Mendes y Marçal (OL).

Árbitro: Antonio Mateu Lahoz, de España.

Cancha: Sporting Lisboa (Portugal).

El crack argentino y capitán del Barcelona, Lionel Messi, vive días tristes con el club de su vida, tras constatar de la peor forma posible la cruda realidad de que el equipo ganador que hasta hace no mucho tiempo le permitía olvidar sus momentos de frustración con la selección argentina está agotado.

El viernes último Bayern Munich eliminó al Barcelona de la fase final de la Liga de Campeones de Europa asestándole la mayor goleada de la historia en esta competición (8-2), que también ha sido la más abultada que recibió Messi a lo largo de su carrera, tras el 6-1 frente a Bolivia en La Paz con la selección argentina.

El durísimo golpe obligó al Barcelona, pero también a su máxima estrella, de 33 años, a plantearse cuáles son las posibilidades de futuro, sin que se descarte la salida de Messi del equipo catalán, algo que probablemente sería viable recién a mitad del año próximo, cuando quedará libre al vencer su actual contrato multimillonario.

A pesar de que el crack argentino es pretendido por varios equipos, muy pocos pueden pagar su sueldo, apenas el Manchester City, el París Saint Germain, el Inter de Milán o el Bayer Munich, aunque este último no parece necesitarlo.

El Manchester City de Pep Guardiola tiene un atractivo especial desde el punto de vista deportivo, ya que implicaría el reencuentro entre Messi y el DT catalán, su mentor en el Barcelona, con el que comparte actualmente la obsesión de volver a conquistar la Champions.

No obstante, el divorcio entre Messi y el Barcelona, el club al que llegó con 13 años y con el que lo ganó todo, y en el que dijo en reiteradas ocasiones que quería terminar su carrera, todavía puede evitarse.

El 10 del Barcelona pudo abandonar el club este año, puesto que su contrato le permitía cortar la relación si así lo manifestaba antes del 31 de mayo, pero no lo hizo.

En su decisión pesaron cuestiones de índole personal, como el hecho de que su familia, su mujer Antonella Roccusso y tres hijos, se encuentran felices y cómodamente asentados en la capital catalana, mientras el contexto de la pandemia mundial de coronavirus tampoco invitaba a emprender una aventura incierta.

Además, Messi había dejado claro meses antes que no quería irse del Barcelona, aunque tampoco se quedaría a cualquier precio. Su sueño no es otro que tener un final glorioso en el Camp Nou, liderando un proyecto que devuelva al club catalán a la cima de Europa.

«No quiero un contrato largo y quedarme porque tengo contrato, sino porque quiero estar en buena forma física, jugar, ser importante y ver que hay un proyecto ganador», dijo el capitán azulgrana en una entrevista en septiembre de 2019, al inicio de la temporada.

Sin embargo, muchas cosas pasaron desde entonces y hasta que el Barcelona sucumbió de forma humillante frente al Bayern, poniendo fin a la primera temporada sin título en 12 años.

«Jugando así, no nos da para ganar la Champions», había dicho Messi en febrero, tras la destitución de Ernesto Valverde, y lo repitió luego de perder la Liga, con Quique Setién en el banquillo, quien no compartió su análisis, posteriormente confirmado.

Tras dejar escapar la Liga española en manos del Real Madrid, Messi seguía depositado sus esperanzas en la Champions League, pero la inédita fase final de Lisboa hizo emerger la crisis deportiva soslayada por la crisis institucional en la que se encontraba ya sumido el club, con una cúpula directiva cuestionada y enfrentada con su máxima estrella.

Si bien en el Barcelona confían en convencer al seis veces ganador del Balón de Oro para que se quede con un proyecto nuevo, la situación es compleja porque el tiempo apremia y se requiere un dinero con el que no cuenta.

La incierta situación de la pandemia de coronavirus puso en jaque las finanzas del club, que en sus últimos años gastó una cifra sideral en jugadores a los que no logró sacarles el rédito esperado, como Dembelé, Coutinho y Griezmann (+ de 350 millones de euros).

Ahora, la dirección está dispuesta a poner en venta a gran parte del plantel, incluidos jugadores emblemáticos como Piqué, Busquets y Jodi Alba, excluyendo solo a Ter Stegen, De Jong y Messi, así como los jóvenes ascendidos de la «cantera», Ansu Fati y Riqui Puig.

Así tendrían dinero para pagar la cláusula del argentino Lautaro Martínez, actualmente en el Inter de Milán.

Los directivos también trabajan en la llegada de un nuevo técnico para sustituir a Setién, siendo el argentino Mauricio Pochettino y al neerlandés Ronald Koeman, actual DT del seleccionado de los Países Bajos, los que más chances tienen con la actual directiva.

El exmediocampista y actual entrenador del Al Saad qatarí Xavi Hernández, amigo personal de Messi, hizo saber que sólo vendría con una nueva conducción.

En ese sentido, Messi envió un mensaje sobre su futuro cuando a principios de julio hizo saber a la prensa que paralizaba las negociaciones para renovar su contrato. El presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, estaba en ese entonces cuestionado, y actualmente la presión es mayúscula para que convoque a elecciones.

Barcelona le ganó por 3 a 1 a Nápoli en el Camp Nou, donde el VAR cobró protagonismo en varios fallos discutidos, mientras que Bayern Munich se impuso por 4 a 1 sobre Chelsea en el Allianz Arena, en los partidos que se disputaron esta tarde por la vuelta de los octavos de final de la Champions League.

El elenco catalán la pasó mal en los primeros minutos, pero un cabezazo del francés Clement Lenglet le permitió abrir el marcador, a los 10.

Luego, el crack argentino Lionel Messi anotó el segundo, a los 23, en una acción en la que luchó con los defensores rivales y definió desde el piso, de zurda.

Jugados 30 minutos, Messi volvió a convertir, pero el árbitro turco Cuneyt Cakir anuló el gol, a instancias del VAR, por una supuesta mano que no pareció ser tal.

Sobre la hora, Kalidou Koulibaly quiso despejar el balón, pero Messi lo anticipó y el defensor senegalés lo golpeó sin intención, dentro del área.

Cakir recurrió nuevamente al VAR y cobró penal, aunque Messi no lo pudo ejecutar, muy dolorido por la infracción.

El uruguayo Luis Suárez se hizo cargo de la falta y marcó el tercero, aunque todavía hubo tiempo para otro penal, esta vez para los italianos, convertido por Lorenzo Insigne.

En tanto, Bayern Munich fue muy superior a Chelsea otra vez y sacó ventajas en el primer tiempo con goles de Robert Lewandowski, de penal, y de Ivan Perisic, a los 10 y 24 minutos, respectivamente.

Chelsea alcanzó el descuento por intermedio de Tammy Abraham, a los 44 minutos.

En el complemento,Tolisso y nuevamente Lewandowski, ampliaron la ventaja.

Con estos resultados, Barcelona, que empató la ida 1 a 1, y Bayern, que se había impuesto por 3 a 0 en Inglaterra, se verán las caras en los cuartos de final de la Champions League.

El líder jugará a partir de las 13.30 en el estadio Allianz Arena de la capital bávara, cuando quedan apenas cuatro fechas para el final del torneo, que se reanudó a puertas cerradas.

Bayern Munich, ganador de las últimas siete ediciones de la Bundesliga en forma consecutiva, recibirá hoy al Borussia Monchengladbach por la fecha 31 con la posibilidad de ganar y consagrarse campeón, siempre y cuando previamente pierda el escolta, Borussia Dortmund, en su visita al Fortuna Dusseldorf.

El líder jugará a partir de las 13.30 (hora de la Argentina) en el estadio Allianz Arena de la capital bávara, sabiendo el resultado del Borussia Dortmund, que desde las 10.30 visitará al Fortuna, en Dusseldorf.

El Bayern Munich tiene 70 puntos, siete más que el Dortmund, cuando quedan apenas cuatro fechas para el final de la Bundesliga, que se reanudó a puertas cerradas para el público en mayo pasado, luego de dos meses y medio de receso debido al coronavirus.

La fecha de la Bundesliga comenzó ayer con el triunfo de Leipzig como visitante del Hoffenheim por 2-0 y continuará de acuerdo a la siguiente programación:

Hoy: Bayern Munich-Borussia Monchengladbach; Fortuna Dusseldorf-Borussia Dortmund; Wolfsburgo- Friburgo; Hertha Berlín- Eintracht Frankfurt; Colonia-Union Berlin y Paderborn- Werder Bremen.

Mañana: Mainz- Augsburgo; y Schalke 04- Bayer Leverkusen.

Principales posiciones: Bayern Múnich 70 puntos; Borussia Dortmund 63; Leipzig 59; Borussia Mönchengladbach y Bayer Leverkusen 56; Wolfsburgo 45, señaló Télam.