Tag

Banco Central

Browsing

El dólar “solidario” costará más de $130 a partir de este miércoles. El salto en el precio de la divisa para atesoramiento fue anunciado este martes a la noche por el director del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Miguel Pesce. Según informó, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) establecerá desde este miércoles una retención del impuesto a las Ganancias del orden del 35% para la adquisición del billete estadounidense, que también regirá para las compras con tarjeta en el exterior.

Pesce confirmó la suba del dólar “solidario” en una rueda de prensa, en la que reconoció que existe una fuerte demanda de la divisa por parte de ahorristas, pero también para el pago de vencimientos.

“Los bancos van a tener que hacer una evaluación de los ingresos de las personas que abran una cuenta y puedan demostrar que tienen ingresos propios para hacer ahorros en moneda extranjera”, explicó el titular del BCRA. También detalló que los propietarios de nuevas cuentas en dólares no podrán ser beneficiarios de planes sociales durante la pandemia ni la pospandemia.

En cuanto a los gastos con tarjeta en el exterior, señaló que las operaciones van a ser a cuenta del tope estipulado en U$S200 mensuales, y que tanto estas transacciones como las compras del dólar ahorro sufrirán una “retención de impuesto a las Ganancias del orden del 35%”, que establecerá la AFIP.

En tanto, los ahorristas que no pagan Ganancias podrán realizar ante la AFIP el pedido de reintegro de la retención una vez que se venza el año fiscal.

Cómo quedan las cotizaciones del dólar

Bajo la nueva modalidad, a la cotización del dólar oficial del Banco Nación ($79,25) deben sumarse el 30% del impuesto solidario ($23.78) y el 35% a cuenta de Ganancias (aplicado a la cotización del dólar oficial, que al precio actual equivale a $27,73). De esta forma, el valor de la divisa para atesoramiento asciende a $130,73.

Así las cosas, el dólar solidario quedó a solo a centavos del blue, que se vendió este martes a $131 en el circuito informal, con una baja de un peso desde los valores de la semana pasada.

Por su parte, el dólar mayorista pasó los 75,19 pesos, administrado por el Banco Central. La autoridad monetaria aumentó el ritmo de devaluación del peso a unos 7 centavos diarios en los últimos días.

Mientras tanto, “contado con liqui” y el dólar Bolsa, las opciones bursátiles para acceder a las divisas, se recalentaron y tocaron los $128,29 y $122,06, respectivamente.

El Banco Central anunció esta noche que en las compras de dólar ahorro y en los pagos con tarjetas de crédito realizadas en el exterior la AFIP establecerá una retención del impuesto a las Ganancias del orden del 35%.

Así lo anunció en una rueda de prensa el titular de la entidad, Miguel Ángel Pesce, quien reconoció que existe una fuerte demanda de dolares por parte de ahorristas, pero también para el pago de vencimientos.

«Los bancos van a tener que hacer una evaluación de los ingresos de las personas que abran una cuenta y puedan demostrar que tienen ingresos propios para hacer ahorros en moneda extranjera», explicó Pesce.

En cuanto a las compras con tarjeta en el exterior, señaló que esas operaciones «van a ser a cuenta de futuras compras que puedan hacer por dólar ahorro».

De esta manera, la entidad monetaria estableció que las compras que excedan el cupo de US$200 por mes se cancelarán con el cupo de los siguientes meses hasta ser saldada la diferencia. Por ejemplo, si se gastaron US$1.000 en el exterior, no se podrá comprar dólares en el mercado oficial por cinco meses. Esto incluirá también el pago de servicios del exterior tales como Netflix, Spotify, iCloud y el almacenamiento de Google, entre otros.

Además, se dispuso que habrá retención del 35% para la compra de dólar ahorro y pagos con la tarjeta por consumos en dólares en el exterior, que aplicará la AFIP.

La retención se aplicará sobre el valor del dólar minorista; es decir, $75 más 30% de impuesto PAIS más 35% de retención de Ganancia. Esto llevará al dólar ahorro a $130.

Por otro lado, aquellos beneficiarios de planes sociales no podrán acceder al mercado cambiario.

También se ampliará el parking -la cantidad de tiempo que debe pasar entre las venta y compra de un bono- a 15 días para el dólar contado con liquidación (CCL). El Banco Central también anunciará que habrán mecanismos de transparencia para operarlos con fines cambiarios.

Las medidas llegan después que el Banco Centralllevaba 12 semanas seguidas perdiendo reservas y a un ritmo cada vez mayor y que venía prácticamente duplicándose mes a mes desde julio, pese al cepo y las nuevas restricciones impuestas a la demanda de empresas desde fin de mayo, dejando a la vista una dinámica insostenible, pese a las recurrentes desmentidas oficiales.

El dólar minorista, al que pueden acceder los ahorristas con el recargo del 30 por ciento, había llegado a escalar hasta los $102,83 a mitad de la jornada, pero sobre el final recortó la ganancia.

Así, finalizó con un avance de tres centavos con relación al día anterior, dado que fue ofrecido a un promedio de $102,79, de acuerdo con datos dados a conocer por el Banco Central.

En el segmento mayorista, la moneda norteamericana cerró a $74,84, con lo que ganó siete centavos frente al miércoles.

En lo que va de la semana, el billete en el sector en el que operan entidades financieras y empresas acumuló un incremento de 40 centavos.

Según estimaciones del mercado, el Banco Central tuvo que vender en torno a u$s 80 millones durante la sesión.

Ello se suma a los u$s 60 millones vendidos el día anterior y a los u$s 80 millones de los que se desprendió el martes.

Tras la última intervención, la autoridad monetaria concretó ventas por u$s 220 millones en tres jornadas, al tiempo que a lo largo de septiembre sacrificó más de u$s 650 millones ante la creciente demanda en una plaza cambiaria con poca oferta privada.

En ese escenario, el organismo que conduce Miguel Ángel Pesce debió desembolsar unos u$s 1.200 millones en agosto en medio de la fuerte presión para dolarizar carteras.

Este jueves, el volumen negociado en el segmento de contado se ubicó en u$s 236,54 millones.

En el circuito financiero informal de la city el blue fue ofrecido a $131 y, por lo tanto, sigue en el nivel más bajo en un mes.

La brecha con el dólar mayorista se achicó de ese modo a un 75 por ciento.

El Banco Central busca desincentivar la demanda de moneda extranjera y, tras la reunión de directorio semanal, anunció que las entidades financieras podrán ofrecer colocaciones a plazo fijo atadas a la evolución del tipo de cambio para destinar al prefinanciamiento de exportaciones.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que la emisión monetaria como vía de financiamiento del Tesoro responde a «un período de transición macroeconómica» y que el objetivo al que apunta el Gobierno es a «ir reduciendo ese financiamiento en el futuro».

En ese sentido, recordó que la crisis del coronavirus llegó en un momento en el que el país también enfrentaba una crisis de deuda, por lo que recurrir al Banco Central fue el único mecanismo para hacer frente a los programas de asistencia a personas y empresas.

«En el horizonte, lo que se busca es que el Banco Central no esté financiando al Tesoro de forma sistemática. Pero, en la transición, va a haber una porción del déficit fiscal que requiera de financiamiento del Banco Central. A lo que apuntamos es a ir reduciendo ese financiamiento», expresó hoy Guzmán, durante una conferencia de prensa sobre el resultado de reestructuración de la deuda pública.

En lo que va del año, el Banco Central emitió más de 1,5 billones de pesos para asistir al Tesoro de los cuales casi el 90% ($ 1,33 billones) se produjo a partir de la declaración del Aislamiento Social Preventivo y Obligarorio (ASPO) el 19 de marzo.

Al respecto, Guzmán aseguró que «la coordinación entre la política monetaria y fiscal es absolutamente esencial» y que «se ha trabajado en esa dirección desde le primer día» pero que la pandemia profundizó la crisis que arrastraba el país desde 2018.

Según Guzmán, el Gobierno enfrentó una «mayor necesidad de gasto para proteger a la gente, a las empresas y al trabajo» en un contexto en el que también enfrentaba una caída de la recaudación y una crisis de deuda.

«Hemos ido aumentado en los últimos meses la porción de deuda en pesos, pero no alcanza. Por eso se recurrió al financiamiento del Banco Central», afirmó Guzmán.

Respecto de los efectos de emisión monetaria sobre el tipo de cambio, el ministro dijo que «obviamente esto puso presiones sobre la brecha cambiaria» con las cotizaciones de dólar alternativas, aunque destacó que hoy el Gobierno cuenta con «un poder de fuego distinto para intervenir y controlar esa brecha».

«Vamos a ejecutar políticas en pos de dejar esa brecha en una situación de estabilidad, por ahora», afirmó Guzmán.

Esto se debe a que, a partir de la reestructuración de la deuda de legislación local y extranjera, el Banco Central y la Anses dispondrán en su cartera de unos US$ 15.000 en nuevos bonos que podrán liquidar en el mercado para morigerar las fluctuaciones del dólar.

Aún así, Guzmán afirmó que «el objetivo es que el horizonte se logre reducir la brecha y llevarla a cero», y que «para eso necesitamos ir juntando reservas y eso no se consigue en lo inmediato».

En los primeros dos días de septiembre, la demanda del dólar “solidario” exigió al Banco Central ventas por 200 millones de dólares. El presidente de la Nación Alberto Fernández se mostró preocupado y reconoció que es un problema muy serio pero adelantó que no limitará más la compra de la divisa.

En declaraciones a Todos Noticias, el mandatario remarcó: “Siempre creí que los cepos de esta naturaleza son malos”. Pero recordó que lo “heredó al igual que “un país, en términos de reservas, en caída libre”.

En ese sentido declaró que “no potenciaría el cepo, no lo haría más grave”, pero manifestó que hay que analizar “cómo empezamos a acumular dólares; esa es la solución”. También espera “que la gente empiece a confiar más en el peso”. “Es difícil decirlo hoy por las condiciones macroeconómicas que tuvimos”, reconoció.

Consultado por la posibilidad de devaluar, Alberto Fernández sostuvo: “No está en mis planes”. Y analizó que “hay un dólar especulación y hay un dólar que va creciendo siguiendo el ritmo de la inflación”. “La verdad es que me gustaría que la gente confíe en nosotros y no en los que especulan”, insistió.

En los últimos 45 días casi 20.000 personas fueron inhabilitadas para operar en el mercado de cambios. Si alguien que aparece en estas comunicaciones pide comprar su cupo mensual de USD 200, los bancos o compañías financieras no podrán vendérselos “sin la autorización previa” del Banco Central, lo que en los hechos equivale a una inhabilitación. El BCRA, asimismo, les inició un sumario cambiario que, una vez avanzado, puede transformarse en una causa judicial en la justicia penal cambiaria.

Mientras el Gobierno Nacional de cara a la post pandemia evalúa cómo reactivar la economía, el Jefe de Estado se refirió al Presupuesto 2021 que será presentado en las próximas semanas: “Ahí van a saber todos cuáles son los objetivos fiscales que tiene la Argentina, cuál es la política monetaria y cuál es la política cambiaria que el Gobierno prevé para el próximo año”.

Luego de la presentación del Presupuesto, Fernández aseguró que “a partir de allí van a ir conociendo las diferentes medidas con la que vamos a impulsar la economía”. En ese sentido, frente a las críticas de la oposición que asegura que el Poder Ejecutivo no tiene un plan de salida de la pandemia en materia económica, respondió: “A aquellos que reclaman por el plan, si quieren les recuerdo todos los planes que presentaron Prat Gay (Alfonso), Dujovne (Nicolás), Sturzenegger (Federico), Lacunza (Hernán)…”.

“Nosotros vamos a seguir trabajando bajo ciertos criterios. La Argentina debe desendeudarse, todavía queda pendiente la discusión con el Fondo, debe acumular reservas, debe tener un dólar competitivo para que podamos exportar, para que tengamos superávit fiscal en la balanza comercial y para que empecemos a equilibrar las cuentas fiscales”, planteó y contextualizó el Presidente de la Nación.

En otro fragmento de la entrevista, se refirió al proyecto kirchnerista de “aporte solidario” para las grandes fortunas. El Presidente negó que se trate de un “impuesto” a la riqueza: “Es un aporte único que en un momento de excepción, como es una pandemia, le estamos pidiendo a 12 mil personas que tienen más de 200 millones de pesos”.

“No es un universo tan grande y lo que le pedimos es que nos ayuden, porque además tienen un destino específico esos recursos. No van al Tesoro para que nosotros lo gastemos en lo que queramos”, comentó reafirmando que está “absolutamente de acuerdo” con la iniciativa de Máximo Kirchner.

Por último, el Presidente reivindicó el rol del Estado en medio de la pandemia de coronavirus. “Muchos argentinos saben que hay un Gobierno que se ocupa y preocupa de ellos; 9 millones de argentinos que el Estado desconocía, que cobran el IFE (Ingreso Familiar de Emergencia) por decisión nuestra; 2 millones y medio de trabajadores registrados que cobran su sueldo porque creamos la Asignación para el Trabajo y la Producción (ATP), y eso auxilia a casi medio millón de empresas”.

Fuente: Infobae

En busca de dar un poco más de aire a los bolsillos, el Banco Central habilitó la posibilidad de que el resumen de tarjetas de crédito que vence en septiembre se pueda financiar en doce cuotas, con tres meses de gracia y nueve cuotas fijas, a una tasa de 40% más IVA, según indicaron fuentes de la autoridad monetaria a Ámbito.

Según dispuso una resolución tomada por el directorio de la autoridad monetaria, el plan de financiamiento de tarjetas tiene «carácter automático» y en el caso de que se ejecute algún pago (por ejemplo por débito automático) hay un plazo de 30 días para pedir al banco la reversión de la operación.

Un dato importante a tener en cuenta es que, de acuerdo a lo que dispuso el BCRA, las cuotas solamente pueden devengar el interés compensatorio de 40% anual (más IVA) y ningún otro recargo.

A su vez, las personas podrán cancelar anticipadamente total o parcialmente, en cualquier momento y sin costo, excepto el interés compensatorio devengado hasta el momento del pago.

Fuentes de la entidad que conduce Miguel Pesce aclararon a Ámbito que el plan de financiamiento «incluye una de las cuotas del plan anterior» refinanciado.

Contratos de Locación de inmuebles

El directorio del BCRA también aprobó este jueves el método de cálculo del Índice para Contratos de Locación de inmuebles destinados a uso habitacional, establecido en el artículo 14 de la Ley 27551.

La ley establece que en el precio del alquiler solo pueden realizarse ajustes anuales utilizando un índice conformado por partes iguales por las variaciones mensuales del índice de precios al consumidor (IPC) y la remuneración imponible promedio de los trabajadores estables (RIPTE).

El índice elaborado por el BCRA tendrá carácter diario y posibilitará el cálculo del ajuste cualquiera sea el día de inicio del contrato.

Así lo informó el Banco Central y comunicó, además, que la entidad «decidió elevar, a partir de agosto, el piso a la tasa de interés que deben pagar las entidades financieras por los depósitos a plazo en pesos por hasta un millón de pesos, desde el 79% al 87% de la tasa de política monetaria».

Los depósitos a plazo fijo aumentaron 7,4% a precios corrientes en julio con respecto a junio, lo que implicó un aumento de 4,7% a precios constantes, alentados por las tasas de interés positivas, destacó hoy el Banco Central a través de su Informe Monetario Mensual.

Además, “el BCRA decidió elevar, a partir de agosto, el piso a la tasa de interés que deben pagar las entidades financieras por los depósitos a plazo en pesos por hasta un millón de pesos, desde el 79% al 87% de la tasa de política monetaria».

Los préstamos en pesos al sector privado mantuvieron un ritmo de expansión elevado en julio, aunque continuaron moderándose respecto del máximo alcanzado en abril.

En términos nominales y sin estacionalidad, la expansión fue de 3,5% mensual (0,9% a precios constantes). Dicho aumento fue impulsado principalmente por las financiaciones con tarjetas de crédito, que completaron un aumento promedio mensual, sin estacionalidad, de 9,2% nominal (6,5% real).

Entre los factores que contribuyeron a su crecimiento se destacan los préstamos a tasa 0 y el aumento de las financiaciones con el programa Ahora 12.

Estas últimas, recientemente, mostraron una expansión dada sus condiciones preferenciales en un contexto de recomposición del consumo de los hogares.

El Banco Central avanza en la los controles cambiarios y, para evitar maniobras dolosas, bloqueará el CUIT de los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para la compra de dólares.

Luego de que diversas entidades financieras decidieran restringir cuentas bancarias con movimientos inusuales para compra de moneda extranjera, la autoridad monetaria apunta a profundizar los mecanismos de control ante las especulaciones en medio del cepo cambiario.

Fuentes del organismo indicaron a NA que, con el fin de evitar maniobras dolosas, el directorio del Banco Central bloqueará el CUIT de los beneficiarios del IFE para operar en el mercado cambiario.

Se trata de la misma restricción que tienen las empresas que reciben ayuda financiera mediante el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) o quienes accedieron a créditos con tasa cero.

El organismo que conduce Miguel Ángel Pesce considera que el IFE es de «carácter alimentario», motivo por el que no se pueden aplicar descuentos, pero tampoco operar en el mercado de cambios.

En ese escenario, el Banco Central también enviará una comunicación a las entidades financieras vinculada con la prevención y posibles sanciones ante el accionar de los denominados «coleros digitales».

La autoridad monetaria investigará las denuncias concretadas por las entidades así como también las operaciones sospechosas, y si se verifican los hechos, dispondrá la apertura de las investigaciones, citará a los involucrados y dictará las medidas cautelares que le autoriza el artículo 17 de la Ley 19.359, las cuales van desde la suspensión para operar hasta la prohibición de salida del país para quienes no se presenten ante el requerimiento de la autoridad.

A su vez, aquellos que estén involucrados enfrentarán un proceso penal cambiario, con lo que podría recibir penas de multa de entre una y diez veces el monto de la infracción cometida y, en casos de reincidencia, penas de prisión de hasta ocho años.

El Banco Central (BCRA) repuso el mecanismo por el cual las personas que perciben los beneficios otorgados a las víctimas de la violencia de Estado, puedan acceder a dólares sin pagar el Impuesto País y poder girarlos al exterior. De esta manera, el ente regulador exceptuó del pago de ese impuesto solidario del 30% (creado para gravar y desalentar la compra de dólares) a los descendientes de desaparecidos y personas que hayan percibido indemnizaciones por ser reconocidas como víctimas del Estado argentino.

Desde el Banco Central de la República Argentina, señalaron que la norma alcanza a beneficiarios que residan en el exterior y busca asegurar los pagos a los que hoy tienen residencia fuera del país ya que tuvieron problemas para hacerlo por las últimas restricciones. Sólo se podrá convertir a dólares el monto de la indemnización o las cuotas, en caso de que se esté pagando mediante esta forma.

Igualmente, la decisión -que irónicamente en las redes es llamada “dólar Carlotto” por opositores al sectores del gobierno- fue comunicada mediante la Comunicación «A» 7052, circular que busca corregir distorsiones o problemas generados por regulaciones que agrega semana a semana el mercado cambiario.

Así mismo, refiere a las denominadas leyes Reparatorias para víctimas del terrorismo de Estado (24.043, 24.411 y 25.914 y concordantes) a las que habilita a transferir dólares a una cuenta en el exterior al tipo de cambio oficial, es decir, sin necesidad de tener que pagar el 30% que el Gobierno denominó «solidario».

La modificación incorpora como punto 3.12.6. del Texto Ordenado sobre las normas de «Exterior y cambios» a las «transferencias a cuentas bancarias en el exterior de personas humanas que percibieron fondos en el país asociados a los beneficios otorgados por el Estado Nacional en el marco de las Leyes 24.043, 24.411 y 25.914 y concordantes».

El encuentro que tendrá formato virtual, se coordinó ante inquietudes de integrantes de la agrupación ruralista por condiciones establecidas para acceder a la compra de dólares para importaciones.

El directorio del Banco Central (BCRA) se reunirá este lunes con autoridades de la Mesa de Enlace agropecuaria para dialogar sobre las nuevas regulaciones del mercado cambiario, ante inquietudes de integrantes de la agrupación ruralista por condiciones establecidas para acceder a la compra de dólares para importaciones.

El encuentro tendrá formato virtual y está agendado para a las 15, según confirmaron a Télam desde ambos sectores, luego de un pedido del nucleamiento ruralista que integran la Sociedad Rural Argentina (SRA), Coninagro, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Federación Agraria Argentina (FAA).

La Unión Industrial Argentina (UIA) había hecho lo propio a principios de esta semana y concretó el encuentro el jueves pasado, cuando se avanzó en la presentación de un nuevo esquema para la solicitud de dólares para importaciones y pago de deudas a través de los bancos.

Según confiaron a Télam fuentes que participaron de aquella reunión el encuentro fue «una reunión con muy buen diálogo» y se planteó que el objetivo del BCRA es avanzar en un mecanismo para «adaptar la norma» para que no se resienta en absoluto el acceso a las importaciones.

Las inquietudes del sector agropecuario radican en la necesidad de contar con dólares para adquirir fertilizantes, agroquímicos y semillas que son necesarios para la siembra de trigo, así como la adquisición de otros bienes importados.

La circular A 7030, emitida el 28 de mayo por el BCRA, establece que solo podrán comprar dólares en el segmento mayorista aquellas empresas que tengan «activos externos líquidos disponibles», entendidos como efectivo o depósitos a la vista en entidades financieras del exterior así como otras inversiones que les den disponibilidad inmediata de moneda extranjera.

Asimismo, la norma establece un período de 90 días previos y posteriores de inhabilitación para la compra venta de dólares a través del mercado bursátil -Contado Con Liquidación y Dólar MEP- para aquellas empresas que adquieran divisas en el mercado oficial.