Tag

Banco Central

Browsing

El tipo de cambio volvió a aumentar y cerró a $ 46,01. Además, el Banco Central convalidó una tasa de interés récord.

En una nueva jornada volátil para el mercado cambiario, el dólar fue al alza y cerró a $ 46,01, de acuerdo la promedio estimado por el Banco Central (BCRA). De esta manera, el tipo de cambio aumentó 66 centavos respecto ayer.

Tras una fuerte suba de la tasa de interés, la moneda estadounidense cotizó a $ 43,80 para la punta compradora y $ 46,01 para la vendedora.

A su vez, el Central colocó $ 85.824 millones en la segunda subasta de Letras de Liquidez (Leliq) a una tasa promedio del 74,03%, contra el 74,09% de la licitación previa. El vencimiento de estos títulos de deuda fue de $ 172.399 millones.

Además, la autoridad monetaria subastó dólares por cuenta y orden del Tesoro a un monto de U$S 30 millones. El precio promedio fue de $ 44.81.

 

eldestapeweb

Luego del cambio de estrategia de intervención en el mercado de cambio que anunció el lunes el Banco Central —sin montos preestablecidos ni cotización específica—, la entidad monetaria dejó de informar el detalle de los movimientos diarios de las reservas, algo que venía haciendo todos los días al fin de la jornada.

En la comunicación del lunes, donde se informa el resumen de variables financieras, se precisó que las reservas internacionales cerraron el día con un monto de USD 71.744 millones, pero a diferencia de los informes anteriores no se detalló si se realizaron subastas oficiales de venta de dólares,  pagos a organismos internacionales, cancelación de intereses de títulos públicos o pagos por operaciones a través del SML, un sistema de pagos destinado a operaciones comerciales para importadores y exportadores.

 En el marco de los anuncios del lunes tenemos que ser cuidadosos de no revelar la estrategia diaria de intervención cambiaria utilizada

“El BCRA sigue publicando el detalle de las reservas en forma diaria. Y todos los informes que ayudan a realizar un seguimiento detallado del cumplimiento de su objetivos de base monetaria. Pero en el marco de los anuncios del lunes tenemos que ser cuidadosos de no revelar la estrategia diaria de intervención cambiaria utilizada”, explicaron a Infobae desde la entidad monetaria.

A comienzos de abril, las reservas alcanzaron un récord de USD 77.481 millones, cuando ingresó el último desembolso del FMI por USD 10.835 millones. Sin embargo a lo largo del mes disminuyeron en USD 5.737 millones —cerca de la mitad del desembolso— especialmente por el pago de bonos y la cancelación de intereses de los títulos Bonar 2025/2037.

 

 

Infobae

Frente a la aceleración inflacionaria y el terror a otra corrida cambiaria, el Gobierno acordó con el FMI otra corrección al programa económico en el intento de llegar con posibilidades a las elecciones. La banda de no intervención queda fijada entre 39,75 y 51,45 pesos.

La dupla Nicolás Dujovne (Hacienda y Finanzas)-Guido Sandleris (Banco Central) acordó con los técnicos del FMI una nueva alteración del programa económico electoral financiado por el organismo multilateral. Los valores del piso y el techo de la zona de intervención cambiaria se congelarán hasta fin de año. O sea, el tipo de cambio se moverá entre 39,75 y 51,45 pesos. Se fija el techo de la banda como un intento de frenar el proceso de aceleración de la tasa de inflación; no que no haya una inflación elevada, sino que no siga subiendo aún más desde los peores niveles desde 1991. Esta es la limosna que consiguió Dujovne mendigando clemencia a David Lipton, el número dos del FMI y representante de Estados Unidos, el hombre fuerte de esa tecnoburocracia de Washington. Una nueva muestra del compromiso electoral con la Alianza Cambiemos  del FMI-Estados Unidos.

El tipo de cambio estará fijo en esa banda de precios. Si se gatilla una corrida, como prevén analistas de la city a medida que se acercan las fechas de las elecciones, dolarización de activos que es habitual en períodos electorales, el Banco Central deberá defender ese techo. El recorrido hacia ese máximo desde el último cierre de la cotización en el segmento mayorista (42,39 pesos) es de 21,4 por ciento. Este sería lo máximo que el gobierno aceptaría ajustar el tipo de cambio hasta fin de año. Esto es en teoría en una nueva apuesta para domar a las fieras del mercado. Habrá que ver si los 60 millones de dólares que Hacienda rifará en el mercado financiero diariamente hasta totalizar 9600 millones, y los dólares que aportará el complejo agroexportador, serán suficientes.

Además de fijar el techo de la banda cambiaria, el gobierno anunciará mañana el congelamiento de precios de productos básicos de la canasta de consumo de los hogares. En otras circunstancias, esas medidas se podrían definir como parte de una estrategia heterodoxa, con el criterio de que el mercado no es el mejor asignador de los recursos y que resulta importante la intervención del Estado para compensar desequilibrios y ganar espacios de estabilidad. Pero en este caso, esas medidas sólo reflejan desesperación de un gobierno en descomposición, con un persistente retroceso en la consideración social del presidente Macri.

El objetivo es llegar con oxígeno a las elecciones PASO, en agosto, y de primera vuelta, en octubre. Estas iniciativas junto a las que anunciará mañana Macri, en el frente de tarifas (plana y en cuotas) y de créditos (la caja de la Anses para financiar préstamos a jubilados y titulares de AUH) forman parte de la estrategia electoral de la alianza macrismo-radicalismo.

Este manotazo de ahogado convoca a realizar paralelismos con otros momentos críticos de la economía argentina, como el Plan Primavera o el fin de la Convertibilidad, que también tuvo a economistas radicales en la gestión de gobierno, hoy discípulos de aquellos en la administración Cambiemos. ¿Qué puede salir mal?

 

pagina 12

EL consenso del mercado volvió a corregir negativamente sus pronósticos de alza de precios para el resto del año, pero redujo en una décima de puntos porcentuales la de baja del producto

El punto de giro que desde diciembre último comenzaron a mostrar los indicadores de actividad económica, como el estimador adelantado del PBI del Indec, respecto del mes previo; así como la decisión de fijar un piso alto a la tasa de interés de referencia, 62,5% anual, no fueron suficientes argumentos para evitar que el consenso de las consultoras volviera a subir la proyección de inflación hasta fin de año; y acentuar la disminución que esperan en el nivel del PBI.

Se sabe que en una Argentina con alta volatilidad de las variables cambiarias y financieras, en parte por cambios en el escenario internacional que ahora se perfila como estancado y por tanto con menor flujo de comercio; pero fundamentalmente por la subestimación de los efectos colaterales de la concentración de los aumentos autorizados en los precios regulados, como el de las tarifas de los servicios públicos, y algunos de los privados, hacer pronósticos de los principales indicadores de la macroeconomía no es tarea sencilla.

Más aún si se está frente a un año electoral donde no se definen las posibles cabezas de listas de los principales frentes, y menos aún se habla de planes y medidas necesarias para comenzar a revertir el cuadro recesivo que va camino a coronar el año, y la tasa de inflación es la más alta desde la salida de la hiperinflación, a comienzos de los noventa.

De ahí que una vez más el promedio de las consultoras elevara de 31,9% que informaron el mes anterior a 36% al cierre de diciembre de 2019 respecto del año previo, con algunos estudios que anticiparon que en sus informes a clientes abren el abanico hasta un nivel cercano a 40%: “todo depende de en qué nivel se cierren las paritarias para el resto del año por parte de los grandes gremios”.

Por el contrario, el promedio de los economistas profesionales coincidió en recortar su estimación de caída del PBI, de 1,3% en el informe de febrero a 1,2%, pese al escenario más complejo que para el conjunto de las economías emergentes, como se caracteriza a la argentina, prevé el FMI, y que hace 8 años que dejó de crecer y más de 12 si se toma la variación del PBI por habitante, porque la población se proyecta crece a un ritmo cercano a 1% por año. En cambio, para 2020, atenuaron la suba esperada de 2,5% a 2,5 por ciento.

El relevamiento de las nuevas estimaciones macroeconómicas se realizó en los últimos 3 días hábiles de marzo, previo a que el Banco Central anunciara el abandono de la “endogeneidad” de la tasa de interés de referencia, al establecer para abril un piso de 62,5% anual a 7 días, sin embargo, estuvieron a tiempo para subir sus expectativas de tasa de referencia a 65% anual.

En el presente informe se contemplaron los pronósticos de 55 participantes, como en febrero, entre los cuales se cuentan 34 n 34 consultoras y centros de investigación locales, 14 entidades financieras de Argentina y 7 analistas extranjeros; quienes, en promedio, proyectaron un déficit fiscal primario para el año de $80 mil millones y un superávit de $138.600 millones para 2020, reflejando menores resultados esperados con relación al REM previo.

 

Infobae

La decisión de la entidad de reducir los rendimientos de LELIQ a 67,98% anual. La divisa de EEUU subió a $43,90 en el Banco Nación y a $42,87 mayorista

El Banco Central de Argentina (BCRA) colocó este miércoles Letras de Liquidez (LELIQ) por $201.879 millones, en dos subastas, que exhibieron un leve recorte de tasas y una contracción monetaria inferior a los $10.000 millones, que no fue suficiente para evitar una suba de 0,4% en el tipo de cambio.

La tasa de referencia de política monetaria para el día resultó ser del 67,981% anual, con una baja marginal de 17 puntos básicos.

Frente a vencimientos para la fecha por $190.801, el BCRA absorbió menos de $9.000 millones si se descuenta el pago de intereses.

Aunque de manera muy paulatina, la entidad que preside Guido Sandleris disminuyó la tasa de LELIQ por tercera jornada consecutiva, algo que no ocurría desde mediados de febrero.

El stock de este pasivo remunerado es ahora de unos $958.374 millones y, medido en dólares, se ubicó en los 22.355 millones de dólares.

En la última hora de operatoria del mercado de cambios, conocido el resultado de la segunda licitación de LELIQ, la divisa de EEUU sacudió la calma con la que había sido operada desde la apertura y el dólar finalizó con alza de 16 centavos en el mercado mayorista, a 42,87 pesos.

 

Infobae

Fue en una conferencia en la ciudad de Santiago de Chile, frente a directivos del mundo de las finanzas y los negocios. Gustavo Cañonero, vicepresidente de la autoridad monetaria, participó como expositor.

“No vamos a ignorar la inflación”. Con esa frase, el vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero, buscó transmitir calma a los mercados. Fue en una conferencia en la ciudad de Santiago de Chile, frente a directivos del mundo de las finanzas y los negocios, donde participó como expositor.

A lo largo de su presentación, explicó que la sociedad argentina vio como un “fracaso” las metas de inflación y que ese fue uno de los factores que llevó al BCRA a optar por un nuevo esquema, según relataron los medios chilenos que participaron del encuentro, organizado por Larraín Vial, una empresa chilena especializada en servicios financieros.

La nueva estrategia monetaria no logró controlar la inflación dada la fuerte depreciación del peso argentino frente al dólar en los últimos meses

“Tratamos con metas de inflación, pero tuvimos que hacer algo más moderno”, relató Cañonero, según el Diario Financiero. Con todo, el funcionario, explicó ante el auditorio que la nueva estrategia monetaria no logró controlar la inflación dada la fuerte depreciación del peso argentino frente al dólar en los últimos meses.

Con todo, enumeró las variables que sí mejoraron desde la implementación del nuevo esquema monetario. La inflación núcleo —excluyendo a la carne y sus derivados que tuvieron volatilidad en sus precios— fue retrocediendo mes a mes, según detalló Cañonero.

Además, el ejecutivo consideró que el hecho de que el BCRA haya superado su meta de no crecimiento de la base monetaria, en parte gracias a las subastas diarias de liquidez, generó una mayor confianza en la entidad.

Durante el seminario del que participó Cañonero se ofreció un panorama para distintos mercados financieros, pero el foco estuvo puesto especialmente en la Argentina. En la invitación para participar del evento se destacó que el país tenía una realidad más compleja que otros mercados emergentes como consecuencia de la fuerte devaluación del peso y de la recesión económica.

“Las medidas del actual Gobierno orientadas a estabilizar sus mercados financieros abren espacio para vislumbrar si acaso la economía se recuperaría desde el segundo semestre”, indicaron los organizadores.

Sandleris, también

La semana pasada, Guido Sandleris, presidente del BCRA había recorrido un camino similar en un discurso en al Fundación Libertad. Allí dijo que la inflación de enero, de 2,9%, fue “elevada” y estimó que “lo más probable es que la de febrero también lo sea”.

“La inflación es alta desde hace tiempo. Sólo fue menor al 10% en sólo 17 de 75 años. ¿Esto significa que tenemos que resignarnos a vivir con inflación? De ninguna manera”, dijo el presidente del Central.

El camino fue más arduo de lo que imaginábamos. La reversión del financiamiento externo en 2018 junto con los errores mencionados nos llevó a una contracción de la economía y una situación de inestabilidad nominal el año pasado (Sandleris).

“El camino fue más arduo de lo que imaginábamos. La reversión del financiamiento externo en 2018 junto con los errores mencionados nos llevó a una contracción de la economía y una situación de inestabilidad nominal el año pasado. La inflación y las expectativas de inflación aumentaron fuertemente”, agregó.

“Lógicamente, si atrasar el tipo de cambio y las tarifas tiene efectos de corto plazo en contener a la inflación, sincerar estos precios genera alzas transitorias de la misma. Pero estas correcciones son necesarias para bajar la inflación de forma permanente”, cerró el funcionario.

Infobae

Al menos ocho toneladas de oro salieron de las bóvedas del Banco Central de Venezuela en la última semana en camionetas del oficialismo para presuntamente ser vendidas fuera de ese país.

La información fue confirmada a medios internacionales por un diputado opositor y tres fuentes de gobierno que tuvieron conocimiento de los movimientos.

Según el legislador Ángel Alvarado, en los tres días en los que fue retirado el oro no había personal de custodia del banco, y se contó con apoyo de vehículos de gobierno.

Otras tres fuentes del Gobierno confirmaron a la agencia de noticias Reuters el traslado de los lingotes de las reservas y la falta de los guardias regulares en esos días, en los que el jefe del ente, Calixto Ortega, estaba de viaje.

“Han estado sacando oro en cuatro camionetas por las puertas 3 y 4 del banco, usando un acta con fecha 2018 para despistar”, dijo Alvarado.

“Pretenden venderlo de contrabando fuera del país”, agregó sin dar detalles del supuesto destino de las barras.

La Casa Blanca y decenas de países han reconocido al líder opositor Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, por considerar que el mandatario Nicolás Maduro ganó su reelección en comicios que no tuvieron garantías democráticas y en los que no se pudieron presentar los principales líderes opositores.

Violación de derechos humanos

Este martes, Christoph Heusgen, embajador de Alemania ante las Naciones Unidas, declaró en la reunión del Consejo de Seguridad que la crisis política, económica y social en Venezuela “es una amenaza para la paz y la seguridad internacional”.

Heusgen argumentó su posición considerando que hay 3,4 millones de refugiados que han salido de Venezuela y viven ahora en diversos países de Sudamérica, generando inestabilidad en la región.

Países europeos hacen llamado

“Hay que permitir que la ayuda humanitaria ingrese al país”, coincidieron ocho países europeos, incluidos cinco que integran el Consejo de Seguridad (Alemania, el Reino Unido, Francia, Bélgica y Polonia), en una declaración divulgada este martes.

Los europeos también llamaron a organizar elecciones presidenciales “libres, transparentes y creíbles” en Venezuela, y pidieron evitar el recurso a la fuerza.

 

El Banco Central detalló las medidas de seguridad para identificarlos correctamente. Poseen marcas de agua, imagen latente, hilos de seguridad, microletras y varias numeraciones.

Se multiplicaron en las últimas horas los comentarios sobre la circulación de billetes falsos de $ 1.000. En las últimas horas, una gran cantidad de vecinos comenzaron a realizar advertencias en las redes sociales sobre la circulación de billetes falsos de 1000 pesos.

En enero pasado ya se habían encendido las alertas : “Ojo, andan circulando billetes falsos de 1000 pesos con la serie 2100D y la numeración es 58586181”, advirtieron en ese entonces, y el mensaje se viralizó por los chats.

Según informó el Banco Central todos los billetes tienen un tamaño uniforme de 155 mm de ancho y 65 mm de alto. El papel utilizado es 100% de fibra de algodón, con un peso de 83 gr/m2, exento de fluorescencia a la luz ultravioleta, con una impresión en tres etapas sucesivas, bajo sistemas de impresión offset, calcografía y tipografía.

El billete naranja con la figura del hornero salió a la calle el 30 de noviembre pasado. “Es un pájaro emblemático que se distingue por el potente nido que construye, su casita de adobe. Esta ave sudamericana en 1928 fue denominada Ave Nacional por la organización conocida como Aves Argentinas”, resaltó la entidad monetaria.

Para evitar inconvenientes con los “naranjitos”, el Central recordó las principales medidas de seguridad a tener en cuenta, para saber si es falso o válido.

Microletra: “BCRA$1000…” dentro de la rama sobre la que se apoya el hornero y su nido y “BCRA” dentro del valor 1.000.

Marca de agua: se observa al trasluz. Reproduce el retrato del hornero y la denominación “1.000” en tono muy claro.

Motivo de complementación frente-dorso: la huella del hornero se completa por transparencia con el reverso.

Hilo de seguridad principal: aventanillado, presenta una flor y el valor 1.000. Se observa un efecto dinámico al mover el billete.

Impresión calcográfica: el retrato del hornero y las flores presentan relieve perceptible al tacto.

Identificación para personas con discapacidades visuales: valor en número romano y código con relieve perceptible al tacto.

Imagen latente: las iniciales RA pueden apreciarse cuando se observa el billete con luz rasante.

Tinta de variabilidad óptica: el valor en números y letras “1.000 MIL PESOS” cambia de color del verde al azul al mover el billete.

Hilo de seguridad secundario: integrado, solo se percibe al trasluz y presenta el texto “1000 BCRA”. Además, el reverso presenta las siguientes medidas de seguridad:

Numeración vertical: en color rojo, con luminosidad roja a la luz ultravioleta.

Numeración horizontal: tinta negra con luminosidad amarilla a la luz ultravioleta.

Motivo principal del reverso: recreación artística de la llanura pampeana.

Ámbito

Las metas de inflación fueron desterradas del programa monetario con la llegada de la nueva cúpula al Banco Central, que pasó a un esquema de contracción monetaria con una fuerte absorción de los pesos de la economía. Aún así, la autoridad monetaria sigue de cerca el aumento de precios, que en septiembre marcó 6,5 por ciento.

Fuentes del Central consignan la preocupación que genera la cifra, y doblan la apuesta por el esquema monetario actual. Si bien entienden que desde el sector privado señalar a las altas tasas de interés como un problema, en la autoridad monetaria las ven como consecuencia de la cantidad de pesos que quieren absorber y no una variable elegida a dedo.

“Controlar la inflación es nuestro llamado más urgente y más inmediato”, explican desde el BCRA. “Reducirla y no dejar que el comportamiento inflacionario y el riesgo se espiralice es de primer orden”, agregan. El control, admiten, no será inmediato y probablemente octubre será otro mes de aumentos importantes en precios.

Los efectos del nuevo esquema enfocado en agregados monetarios empezarían a verse recién en los próximos meses, ya que tanto la política monetaria como la transferencia a precios de la devaluación (el pass-through) por naturaleza tiene un desfase en términos de resultados visibles. Por eso, los primeros tres meses de aplicación serán clave para “reducir la incertidumbre en las variables nominales”, contextualizan desde el Central para referirse tanto a la inflación como a la evolución del tipo de cambio.

En ese aspecto hay un dato que el equipo de Guido Sandleris, flamante presidente del Central, nota: una reciente caída en la demanda de dólares para atesoramiento, que adjudican a más individuos yendo a plazo fijos en pesos frente a nuevas tasas que los volvieron más atractivos.

Es decir, si bien no se establecen fechas ni montos para evitar los golpes a credibilidad de incumplimiento de metas inflacionarias que antes afectaron al BCRA, esperan que al sostener la actual agresividad en absorción de dinero a través de tasas se comenzarían a ver una baja en los niveles de inflación en los primeros meses del próximo año.

Una vez que el frente inflacionario se “tranquilice”, las tasas deberían bajar, porque son una “variable endógena”-es decir es determinada por el cambio de otra variable, en este caso la absorción de pesos-. En ese sentido, la suba programada en cantidad de dinero para diciembre por factores estacionales es beneficiosa para poder cumplir con el mandato de absorber pesos sin tener que convalidar tasas nominales como las que hay actualmente.

infobae

El Fondo Monetario Internacional abrirá una oficina en Buenos Aires, que por el momento funcionará dentro del Banco Central y que será dirigida por el jamaiquino Trevor Alleyne.

La dependencia tendrá como principal propósito controlar la evolución de las metas de déficit y expansión monetaria cero, dos de los puntos contenidos en el acuerdo firmado por la Argentina con el organismo multilateral.

En su última visita, los representantes del Fondo que estuvieron en la Argentina se instalaron en la oficina que en breve ocupará Alleyne, un funcionario con 25 años de experiencia dentro del organismo.

Alleyne desembarcará en Buenos Aires en noviembre y su cargo será “resident representative”, el primer punto de contacto entre el FMI y el equipo económico argentino.

El FMI cuenta con oficinas propias en alrededor de 70 países, incluso en lugares donde no hay un acuerdo financiero con el organismo.

La confirmación sobre el representante del Fondo en el país se conoció incluso antes de que se firme el nuevo acuerdo. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, avanzó en la última semana en la reunión anual del FMI en Indonesia en los detalles y volvió a recibir el respaldo del secretario del Tesoro norteamericano.

Se supone que antes antes de fin de mes el directorio del organismo dará su visto bueno del nuevo paquete de ayuda financiera, que suma u$s57.000 millones.

 

 

iProfesional