Tag

Ballena

Browsing

El artista Jerónimo Villalba planteó construir en la ciudad una ballena Franca Austral con su ballenato a escala real.

El intendente Gustavo Sastre valoró que “contar con un Monumento a la ballena Franca Austral es una iniciativa de mucho interés para la ciudad porque se convertiría en un sitio emblemático donde se podría apreciar su magnitud, ya que la obra es a escala 1:1 y tendrá 16 metros de largo”.

Por su parte, el artista Jerónimo Villalba explicó que se trata de una obra de hiperrealismo y gran detalle escultórico donde se representará a la ballena hembra Franca Austral con un ballenato. “Parece adecuado y bello representar a la ballena con su cría al ser las costas de la ciudad y de la Península de Valdés el lugar elegido por las ellas para parir y amamantar a sus crías”, detalló.

Si bien ocasionalmente observan pingüinos nadando y quizás algunas orcas, encontrase con una Ballena Jorobada no es cosa de todos los días.

Una de las tantas experiencias que brinda la ciudad de Puerto Madryn a vecinos y turistas, es la posibilidad de hacer avistaje embarcado de delfines y otras especies marinas. Si bien ocasionalmente observan pingüinos nadando y quizás algunas orcas, encontrase con una Ballena Jorobada no es cosa de todos los días.

Durante el día de ayer, mientras hacía avistaje de delfines, el Guía de Turismo y Fotógrafo, Juan Carlos Lobos, tuvo la oportunidad de fotografiar una ballena jorobada a tan solo 30 minutos de navegación. Este tipo de ballena no fue descubierta hasta 1756 y es una de las más conocidas del mundo, distinguible por sus enormes aletas pectorales y una pequeña aleta dorsal.

Si bien su distribución es abarca casi todos los mares del mundo, a excepción del Mediterráneo, no es muy frecuente observarlas sobre las costas argentinas. Sin embargo en el año 2006 varó una sobre las costas del Golfo Nuevo y otro avistaje se registró en abril del año pasado.

Décadas atrás, cuando aún estaba permitido cazarlas, esta especie fue llevada casi al borde de la extinción: se mataron unos 200.000 ejemplares. Se calcula que la población actual es de unas 60.000 ballenas y se sigue recuperando, informó El Chubut.

Si bien es cada vez más frecuente observas ejemplares de ballenas en la zona sur de Chubut, y el norte de Santa Cruz, en las últimas horas, una imagen poco habitual fue compartida en redes sociales.

A través del Facebook de Patagonia Red Global, un sitio de difusión, información y educación sobre la naturaleza patagónica, se compartió la  impresionante imagen de una ballena muy cerca de un bote en Caleta Olivia.

“Esta ballena se encuentra a unos dos kilómetros del bote. Es grande”, aseguraron al publicar la foto, que rápidamente obtuvo la reacción de los usuarios.

«Vi un montón de cosas increíbles jamás algo como esto», dijo el fotógrafo que  logró capturar el momento.

Un joven estadounidense logró capturar la impresionante imagen de un lobo marino cayendo en las fauces de una ballena jorobada.

«Vi un montón de cosas increíbles jamás algo como esto», dijo, el biólogo marino y fotógrafo Chase Dekker, quien tomó la espectacular foto durante un viaje en barco para avistar ballenas en la costa de la Bahía de Monterey, en California.

Dekker notó que un grupo de ballenas jorobadas se estaba dando un festín de anchoas. Y un pobre lobo marino marino no llegó a salir del camino a tiempo y terminó dentro de las fauces de la ballena, contó en su cuenta de Instagram.

Sin embargo, la ballena nunca cerró sus mandíbulas y el lobo marino pudo alejarse, indicó TN. «Estaba eufórico porque logré capturar un momento que jamás volveré a ver», afirmó sobre la impactante imagen.

Un gran susto se llevaron pescadores y turistas de la zona de Monterrey Bay en California al presenciar el impactante salto de una ballena a sólo metros de una embarcación.

Las imágenes fueron tomadas por un observador de vida marina llamado Douglas Croft, de 60 años, quien señaló que todas las personas quedaron estupefactas con lo observado el viernes pasado.

Croft indicó a Daily Mailque esa zona de California es conocida por su gran cantidad de ballenas que salen a la superficie en esta época del año, por lo que muchas embarcaciones de turismo suelen acercarse.

«El hecho fue muy emocionante. La temporada de la pesca de salmón en Estados Unidos coincide con el momento en que las ballenas jorobadas regresan a la Bahía para alimentarse durante el verano. Había cientos de barcos en la zona esa tarde», aseveró.

El fotógrafo aseguró que desde su barco vieron al menos cinco rompimientos de la ballena en el mar, por lo que él decidió tomar una buena posición para retratar alguno de ellos. «Fui a cubierta para disparar cerca de la barrera de nuestra embarcación de turismo. Eso fue lo que dio esta increíble perspectiva para mirar a la ballena», indicó.

 

 

Fuente: La Nación

La aparición del ejemplar sorprendió en Puerto Madryn. El video fue compartido en redes sociales.

A semanas de que comiencen a llegar las ballenas francas a Chubut, un ejemplar de ballena yubarta o jorobada fue filmada dando saltos en el mar de Puerto Madryn.

El ejemplar de ballena jorobada sorprendió a quienes navegaban en la ciudad portuaria, quienes no dudaron en registrar el especial momento. Allí se la puede observar dando saltos en el mar.

“Apareció una yubarta esta semana en Puerto Madryn”, escribieron desde la cuenta de Madryn Buceo en Instagram, donde además compartieron el video.

Las ballenas jorobadas son erráticas no son muy sociables, por lo que es una experiencia muy particular poder avistarlas y mucho más, registrar imágenes.

 

ADNSur

Rainer Schimpf, de 51 años, estaba fotografiando un tiburón cuando una ballena se lo tragó, a unos 40 kilómetros del puerto Port Elizabeth, al este de la Ciudad del Cabo.

Rainer Schimpf, de 51 años, estaba fotografiando un tiburón cuando una ballena se lo tragó, a unos 40 kilómetros del puerto Port Elizabeth, al este de la Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

«Supe al instante lo que había sucedido. Sabía que una ballena había venido y me había llevado, y yo, de manera instintiva, contuve el aliento, asumiendo que volvería a zambullirme y me escupiría en algún lugar de las profundidades del Océano Índico», dijo Schimpf en The Telegraph.

El buzo estaba junto a un equipo cuando la ballena lo engulló y, momentos más tarde, lo escupió en una playa.

Schimpf es director de la compañía Dive Expert Tours, que organiza buceos para aficionados y profesionales para observar la vida marina.

Telefé Noticias

Se trata de un ejemplar de ballena jorobada, especie que se alimenta en la Antártida y luego viaja hasta Abrolhos, en Brasil.

En Facebook publicaron el video del misterioso hallazgo en la selva amazónica de una ballena de 8,4 metros de largo.

El cuerpo fue encontrado en el municipio brasileño de Soure.

Al ser notificadas, las autoridades quedaron sorprendidas porque el ejemplar terminó a 15 metros de distancia de la playa de Araruna.

Más tarde, Dirlene Silva, secretaria del Medio Ambiente de Sour, dio una primera explicación: «La ballena encalló en la playa y fue llevada por la marea dentro de las matas».

«Un pescador dijo que la vio el jueves por la noche, pero no pudimos ir al lugar por la marea alta. Tuvimos que esperar hasta el viernes», señaló la funcionaria al portal UOL.

El sábado un equipo del instituto Bicho D’Água arribó al lugar para intentar dilucidar las causas de la muerte del mamífero, que pertenecía a la especie jorobada o yubarta.

De acuerdo con la oceanógrafa Maura Elisabeth Moraes de Souza, no le encontraron ninguna herida a la ballena.

«Creería que era la primera vez que el cachorro iba a migrar solo, pero no lo logró. Debe haber entrado en una corriente fuerte, ya que tuvimos dos días de ‘súper-marea’, y no logró volver», indicó Moraes de Souza, quien explicó que las ballenas jorobadas se alimentan en la Antártida y luego viajan hasta Abrolhos, en Bahía, para reproducirse.

En tanto, Silva anunció que el esqueleto quedará en el museo de la ciudad luego de los estudios de los investigadores.

Telefe Noticias

 

El próximo 25 de septiembre se cumplen 16 años del épico rescate de la ballena Garra en Puerto Pirámides, que había quedado enmallada en la bahía y con el trabajo conjunto de los vecinos de la Villa se logró vararla primero en la costa y luego volverla al mar sin las mallas en la que había quedado atrapada.

Por eso se instituyó el Día de la Ballena, en honor a esa gesta tan importante y que tanto identifica a nuestra zona y particularmente a Puerto Pirámides.

El próximo martes 25de septiembre, a las 17 horas se realizará la apertura del acto de conmemoración y festejo y posteriormente se procederá a la firma de distintos convenios de cooperación inter institucionales.

A las 18 horas se dejará inaugurada la exposición y venta que realizarán emprendedores de Puerto Pirámides y posteriormente, a las 18:30 horas se escuchará al “Coro Eubalena” a la vez que se proyectará un video recordando el rescate de Garra. A las 19:30 horas se llevará a cabo la muestra del taller de guitarra con Waldemar Costa y por último quienes concurran podrán disfrutar de un recital de la banda Luces Bien, cerrando esta serie de actividades, que se realizarán en el predio de la Asociación de Guías Balleneros, ubicada en la Avenida 14de Julio sin número de la Villa balnearia.

 

 

El Chubut

De acuerdo a estudios realizados, las ballenas aumentan la velocidad de natación y modifican su posturas para evitar los picotazos de las aves. Temen que este fenómeno en incremento lleve a los cetáceos a migrar a otros lugares y destruya uno de los principales atractivos del turismo nacional e internacional en Chubut.

Los constantes ataques de las gaviotas a las ballenas que cada año llegan a la zona del Golfo Nuevo, en la Patagonia argentina, provocan inquietud entre los científicos por sus graves consecuencias en salud de los cetáceos, que podrían mudarse a otros lugares de la costa, terminando así con un importante recurso turístico. Los porcentajes de ballenas atacadas por gaviotas crecieron “al 38 por ciento en 1990, al 68 en 2000 y al 77 en el año 2008. No hay otro sitio en el mundo donde se registren ataques de gaviotas a ballenas con la intensidad y frecuencia de Península Valdés“, aseguran investigadores citados por la agencia italiana ANSA.

“Las ballenas aumentan su velocidad de natación y cambian su postura de descanso arqueando la espalda para evitar los picotazos, que interrumpen el amamantamiento y el normal desarrollo de las ballenas recién nacidas“, explicó a ANSA Mariano Sironi, director científico del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB). “Estos ataques, registrados por primera vez en 1972 como un comportamiento casi casual, hoy tienen una frecuencia alarmante, con una tasa promedio de alrededor de 12 ataques por hora para la zona de El Doradillo, uno de los principales sitios de crianza de las ballenas“, explicó a ANSA Marcelo Bertellotti, del Centro Nacional Patagónico del Consejo Nacional de Investigación Científica y Técnica (CONICET).

“Más del doble de los ataques que reciben las madres (9 por hora) son dirigidos a las crías (hasta 18 por hora), con serias consecuencias -agregó-: disminución del tiempo de lactancia de los ballenatos, de modo que las crías podrían no alcanzar el peso necesario para abordar la migración; gasto de energía de las madres; importantes heridas que aumentan el riesgo de enfermedades y muerte de los ballenatos“.

“Al final de la temporada (de mayo a diciembre, NDR) prácticamente la totalidad de las crías terminan lastimadas. Las gaviotas les comen la piel y algo de grasa. Se puede afirmar que la población de ballenas francas australes hoy en Península Valdés no tiene un estado sanitario óptimo“, advirtió Daniel Pérez Martínez, director del proyecto Patrones de Uso de la Bahía Nueva por parte de Embarcaciones y Ballenas y consultor en temas ambientales. La especie se ve afectada además por el cambio climático global, con una “posible disminución de alimento por el derretimiento del casco polar, que afecta los ciclos reproductivos del krill”, precisó.

El origen de la proliferación de gaviotas, explicaron ambos especialistas, es un aumento desmedido de la población de aves por la provisión de abundante alimento en los basurales a cielo abierto que existen en Puerto Madryn, una de las principales ciudades de la región, y el descarte pesquero en tierra y mar abierto.

“Con mi equipo estamos monitoreando las tasas de ataque”, confirmó Bertellotti: “Lamentablemente, hemos visto aumentar alarmantemente la tasa de ataques, un comportamiento que se propaga también por aprendizaje en la generación de gaviotas más jóvenes”.

“Los análisis de nuestro catálogo de fotoidentificación de ballenas francas de Península Valdés, desarrollado conjuntamente con el Whale Conservation Institute/Ocean Alliance, indican que en 1974 sólo el 1 por ciento de las ballenas francas tenían en sus lomos heridas producidas por las gaviotas“, advirtió Sironi, del ICB.

Para Bertellotti, “ya no se puede dejar a la naturaleza que se regule sola: es necesario intervenir para recuperar el equilibrio roto“.

La solución, agregó, “tiene al menos tres partes indisociables: por un lado es necesario eliminar las fuentes de alimento para las gaviotas, es decir eliminar los basurales a cielo abierto y los descartes en el mar; pero también será necesario reducir las poblaciones de gaviotas con métodos eutanásicos bioéticamente correctos. El tercer componente de esta trilogía es el monitoreo”.

Alejándose de las polémicas sobre los riesgos de intervenir en un proceso natural, Pérez Martínez puntualizó: “De hecho ya existe una intervención, sea con acciones directas o no haciendo nada“.

Los turistas que realizan avistajes de ballenas desde la costa o embarcados -una de las principales actividades en la región entre mayo y diciembre- también son frecuentes testigos de estos ataques, que podrían alejar a las ballenas y, en consecuencia, poner fin al recurso turístico.

“En un escenario A, las ballenas ‘huyen’ de la zona de impacto alejándose del acoso; la población tiene menos riesgo de afectar la actividad turística, a la vez que las ballenas pierden los mejores hábitats de crianza”. “En un escenario B, las ballenas ‘no se dan cuenta’ de la afectación de los ataques y se quedan en un hábitat que pierde calidad, que tiene acoso y con riesgo de enfermedades“.

“Hoy nadie puede afirmar que las ballenas se van, pero tampoco afirmar que se quedarán. Si un científico logra demostrar que se van o que la población declina por las gaviotas -concluyó- entonces obviamente será demasiado tarde”.

 

Rawsonline/OPI Santa Cruz