Tag

avion

Browsing

El informe de la Junta de Seguridad en el Transporte contiene varios datos técnicos sobre la aeronave y las condiciones en las que ocurrió el accidente, aunque por el momento no abunda conclusiones contundentes. Qué opinan los especialistas.

La Junta de Seguridad en el Transporte (JST) dice que una situación ocurrida “en la aproximación final instrumental” causó el impacto de la aeronave la noche del 5 de mayo pasado en Esquel. Tal como informó ADNSUR este lunes, el piloto y único sobreviviente de lafue dado de alta.

El avión sanitario Lear Jeat 35 Matrícula LV-BXU que se estrelló en cercanías del aeropuerto de Esquel en la noche del 5 de mayo pasado con cuatro pasajeros a bordo quedó totalmente destruido, según la primera imagen oficial de la tragedia aérea.

El accidente ocurrió a las 22:45, en medio de una intensa niebla. La imagen y algunos detalles preliminares del informe de los especialistas pertenecen a la Junta de Seguridad en el Transporte (JST), que investiga el accidente aéreo desde pocas horas después de ocurrido, según publica Jornada.

Según el informe preliminar de la JST, una situación ocurrida “en la aproximación final instrumental” causó el impacto de la aeronave, que quedó totalmente destruida.

El informe indica que hubo tres víctimas mortales en el avión la noche del accidente y un sobreviviente grave. Ese día, en realidad hubo dos sobrevivientes, el piloto y el copiloto, quien murió a las pocas horas.

Esa noche trágica fallecieron de manera instantánea el médico Federico Bassi y el enfermero Patricio Walmsley, que viajaban en el vuelo sanitario para trasladar de Esquel a Buenos Aires a una niña que sufre una dolencia cardíaca grave (de hecho fue trasladada al otro día en otra aeronave).

El piloto, Mariano La Torre, y el copiloto Ángel Martín Gamboa fueron rescatados entre los hierros de la aeronave y las llamas y trasladados de urgencia al Hospital de Esquel. El copiloto murió en la madrugada del 7 de mayo.

Ese mismo día el piloto fue trasladado en otro avión sanitario hacia la Ciudad de Buenos Aires, en estuvo internado hasta ayer, cuando recibió el alta.

Datos del informe 

El informe de la Junta de Seguridad en el Transporte contiene varios datos técnicos sobre la aeronave y las condiciones en las que ocurrió el accidente, aunque por el momento no abunda conclusiones contundentes.

La investigación continúa en pie y no hay fecha para la remisión final a la Justicia Federal, que es la que tomará decisiones o hará anuncios al respecto. Sin embargo, según detalla el diario del valle, tres fuentes vinculadas al sector aerocomercial de Chubut se refieren a dos probables situaciones que podrían haber causado el accidente.

Una indica que debido a la intensa niebla el piloto podría no haber advertido la cercanía de la pista y que por esto haya tocado tierra primero con la rueda izquierda, muy al borde de la tierra, lo cual podría haber causado que la aeronave se desplazara hacia la derecha e impactara contra el montículo de tierra donde finalmente quedó estrellada e incendiada. Otra posibilidad es que en la aproximación final a la pista el piloto haya bajado más de lo permitido en la carta de procedimientos, apoyándose en la lectura del radioaltímetro, la herramienta técnica que mide la distancia entre la aeronave y el terreno, que los pilotos suelen utilizar cuando las aeronaves (como el Lear Jet siniestrado en Esquel) no poseen el sistema de “auto landing”, es decir, de aterrizaje por instrumentos.

«Los operativos casa por casa nos obligan a contar con más material de protección para el personal de emergencia, y la llegada del vuelo 14 de @Aerolineas_AR vuelve a ser una solución», escribió la cartera sanitaria provincial en su cuenta oficial de Twitter.

Los insumos provenientes de China que llegaron en las últimas horas en un vuelo de Aerolíneas Argentina serán destinados a brindar protección a los equipos sanitarios que relevan casa por casa en busca de casos sospechosos de coronavirus en los barrios populares del conurbano bonaerense, informó hoy el Ministerio de Salud provincial.

Allí detallaron que «llegaron 2.850.000 barbijos, 55 mil mamelucos y 26 mil guantes».

Según precisó el ministerio, «el avión de Aerolíneas llegó ayer y hoy se retiraron los insumos de la Terminal de Cargas».

Los insumos fueron trasladados al centro de acopio ubicado en el Hospital «El Dique» de la ciudad de Ensenada, desde donde parten los vehículos de Vialidad provincial para la entrega a los distintos distritos donde se pongan en marcha los operativos puerta a puerta.

Según informó Vialidad bonaerense, los camiones de esa dependencia realizaron ya más de 300 viajes de distribución de insumos desde el comienzo de la pandemia en el país.

 

Un avión Airbus A-320 de la línea aérea nacional Pakistan International Airlines (PIA) se ha estrellado este viernes en Pakistán con 91 pasajeros y ocho tripulantes a bordo en una zona residencial de la meridional Karachi, la capital económica del país, cuando se disponía a aterrizar procedente de Lahore.

Al menos uno de los ocupantes del aparato ha logrado sobrevivir al accidente, según han informado las autoridades. «Muchas gracias. Dios ha sido misericordiosos», ha dicho en el hospital la persona que ha logrado salvar la vida, un banquero, según ha confirmado el portavoz del gobierno provincial Abdur Rashid Channa. Otras fuentes han afirmado que los sobrevivientes son tres en total.

En el momento de escribir esta crónica, el portavoz del Departamento de Salud de la provincia de Sindh, había cifrado en 35 los cadáveres recuperados. La misma fuente afirmó que ocho personas heridas habían sido trasladadas desde el lugar del accidente hasta los hospitales, se trata de vecinos de la zona donde cayó el avión, la mitad de ellos con quemaduras en el 60% de su cuerpo.

Operaciones de rescate

«El avión se encontraba a un minuto del aeropuerto y cayó en una zona residencial», ha señalado un portavoz de la Autoridad de Aviación Civil de Pakistán, Abdul Sattar. La oficina de comunicación del Ejército paquistaní (ISPR) ha informado en un comunicado de que ha enviado helicópteros y tropas a la zona del accidente para llevar a cabo las operaciones de rescate.

«El avión golpeó primero una torre móvil y después se estrelló contra las casas», dijo el testigo Shakeel Ahmed cerca del lugar donde cayó el aparato, a pocos kilómetros del aeropuerto. El accidente se ha producido cuando Pakistán reanudaba los vuelos nacionales a raíz de la pandemia de coronavirus, según el sitio web de seguimiento de aviones FlightRadar24. Hoy es el primer día festivo por el fin del mes sagrado de Ramadán.

«Lo último que supimos del piloto es que dijo tener un problema técnico», ha dicho el portavoz de la aerolínea estatal, Abdullah H. Khan, en un comunicado. «En la última aproximación a la pista los controladores dijeron al piloto que ambas pistas estaban libres y listas para que aterrizase, pero decidió dar una vuelta más. Todavía no sabemos si dio alguna razón en el momento de la llamada de Mayday», añadió Khan. Un alto funcionario de aviación civil dijo a Reuters que parecía que el avión no había podido bajar las ruedas para aterrizar debido a una falla técnica, pero que era demasiado pronto para determinar la causa.

Ayuda en tierra

Los expertos en seguridad de la aviación dicen que los accidentes aéreos generalmente tienen múltiples causas y advierten que es demasiado pronto para determinarlas en las primeras horas o días. El primer ministro paquistaní, Imran Khan, tuiteó: «Sorprendido y entristecido por el accidente de PIA. Estoy en contacto con el máximo responsable de PIA, Arshad Malik, quien se fue a Karachi y con los equipos de rescate y ayuda en tierra, ya que esta es la prioridad en este momento. Nada más conocerse el siniestro, el ministro de Aviación, Ghulam Serwar, ha ordenado la puesta en marcha de una investigación para conocer las causas.

El Airbus voló por primera vez en el 2004 y estaba equipado con motores construidos por CFM International, propiedad de General Electric y la francesa Safran, según FlightRadar24.

Avión Airbus A-320 (EFE)

En el accidente mortal más reciente de Pakistán, 47 personas murieron cuando un avión de la PIA se estrelló contra la ladera de una montaña en la provincia de Khyber-Pakhtunkhwa en el 2016. El peor desastre aéreo del país fue en el 2010, cuando un vuelo de AirBlue se estrelló cerca de Islamabad. Murieron 152 personas.

Los dos tripulantes del avión que se estrelló anoche en cercanías del aeropuerto de Esquel están «intubados, con la aplicación de drogas sinotrópicas y con el 50% del cuerpo con quemaduras» explicó la directora asociada del hospital de Esquel, Patricia Laborde.

La médica reconoció que ambos pacientes están en estado muy delicado, sobre todo el mayor, que sería el copiloto.

Esto descarta la posibilidad de un traslado inmediato por las características y profundidad de las heridas que recibieron, publicó Radio Chubut.

Un avión de la compañía Aerolíneas Argentinas que aterrizó en la ciudad no alcanzó a llegar a la manga del aeropuerto internacional de Bariloche esta tarde. Una ambulancia de la empresa Emerger se acercó hasta la aeronave y fue la encargada de trasladar a una mujer italiana con síntomas sospechosos hasta el hospital Ramón Carrillo.

Según indicaron algunos pasajeros que iban en el avión, la mujer tiene entre 40 y 50 años y ya había sido retenida “en cuarentena” en Buenos Aires a fin de evaluar su situación.

Si bien se descartó que tuviera coronavirus, comenzó a toser fuerte en el vuelo hacia Bariloche y los pasajeros que viajaban junto a ella denunciaron la situación. Inmediatamente, se activó el protocolo.

“Tenía fiebre y tos. La gente estaba muy asustada. Tiraron Lisoform en todos lados. Los extranjeros, muchos norteamericanos, estaban sentados adelante del avión y los argentinos más hacia atrás”, afirmó una médica que arribó en ese mismo vuelo.

Varios pasajeros y el personal de las líneas aéreas circulaban por el aeropuerto local con barbijos, al igual que la Policía de Seguridad Aeroportuaria que llevaba también guantes de látex.

LM Neuquén estuvo en el aeropuerto Presidente Perón donde los pasajeros del vuelo de Austral aún estaban conmocionados por el momento vivido en la tarde del domingo.

El casi centenar de pasajeros del vuelo AU 2667 de Austral llevaban una hora de vuelo rumbo a Aeroparque luego de que muchos de ellos disfrutarán de días de descanso en Bariloche.

Florencia y Sebastián llevaban puesto sus auriculares y miraba una película cuando comenzaron a sentir malestar en sus oídos. Cristian, otro pasajero, esperaba por el refrigerio cuando las auxiliares de a bordo salieron presurosas a sus asientos.

De pronto una explosión, y el comandante informando “haremos un aterrizaje de emergencia”. En pocos segundos, el Embraer 190 descendió de su altitud crucero a alrededor de 14 mil pies para poder estabilizar la nave. Las mascarillas cayeron.

“Imagínate el cagazo (sic)”, dijo Sebastián a LM Neuquén mientras esperaba, con su pareja en el aeropuerto Presidente Perón, el vuelo que los llevaría a Aeroparque cerca de la medianoche.

“Bajo mucho de repente para poder estabilizarlo, todavía estamos como mareados”, agregó Florencia.

Cristian, que viajaba con su esposa y sus dos pequeños hijos, sintetizó el dramático momento: “Fue terrible, el avión en picada, hubo muchas turbulencias, en medio de la incertidumbre de no saber qué pasaría”.

Aunque conmocionado por la situación, el hombre oriundo de Buenos Aires, ante la consulta de LMN de que nuevamente subirían a un avión para regresar a su casa, “no queda otra, es el transporte más seguro”.

Tres estadounidenses murieron hoy al estrellarse un avión de lucha contra incendios en el sudeste de Sídney, informaron autoridades australianas, que poco antes habían informado sobre la pérdida de contacto con la aeronave.

El jefe del servicio de bomberos rurales de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons, añadió que la empresa canadiense propietaria del avión C-130 Hercules decidió suspender los vuelos de sus aeronaves hasta que se realice una revisión general de los equipos.

Los tripulantes eran ciudadanos de Estados Unidos, uno de los países que enviaron equipos especializados para combatir los devastadores incendios forestales que azotan a Australia, dijo Fitzsimmons.

«Nuestro corazón acompaña a todos los que sufren la pérdida de estos tres destacados y respetados tripulantes que han dedicado décadas de su vida a la lucha contra los incendios», agregó.

Este accidente eleva a 32 el balance de muertos debido a los incendios forestales que estallaron en septiembre de 2019 y aún no han sido dominados.

Los fuertes vientos, que dificultaban los vuelos de los aviones, podrían haber causado el accidente.

La empresa canadiense Coulson Aviation, propietaria del avión, suspendió los vuelos de los otros aparatos que combaten los incendios en las provincias de Nueva Gales del Sur y Victoria, se indicó.

Los aparatos serán revisados antes de volver a despegar, declaró Fitzsimmons.

El accidente muestra el peligroso y sacrificado trabajo que hacen los bomberos que combaten los incendios, declaró la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian.

«Más de 70 aviones efectuaron misiones este jueves. El accidente es una trágica muestra del peligro que enfrentan los voluntarios y el personal de los servicios de emergencia que luchan contra el fuego», agregó, así lo publicó La Nación.

El Poder Judicial de Irán anunció este martes que se han efectuado varios arrestos relacionados con el derribo por error el pasado miércoles cerca de Teherán de un avión ucraniano, que causó la muerte a sus 176 ocupantes.

El portavoz del Poder Judicial, Gholamhosein Esmaili, explicó en una comparecencia de prensa que se han llevado a cabo «investigaciones exhaustivas y algunos individuos han sido detenidos», sin dar más detalles.

El avión, un Boeing 737 de la aerolínea ucraniana UIA con destino a Kiev, fue derribado al poco de despegar del aeropuerto internacional Imán Joeminí de Teherán al ser confundido, según la Guardia Revolucionaria iraní, con un misil de crucero.

Esta tragedia se enmarca en la escalada de la tensión entre Estados Unidos e Irán, país que esperaba un ataque de represalia estadounidense por su bombardeo de horas antes a una base militar en Irak con presencia de tropas norteamericanas.

El derribo, negado en un principio por las autoridades persas, generó un gran descontento entre la población iraní, que protagonizó en estos últimos días varias protestas contra el sistema islámico del país.

Debido a la magnitud y controversia de este caso, el presidente iraní, Hasan Rohaní, llamó hoy a formar «un tribunal especial con un juez de alto rango y decenas de expertos» para investigar el error que provocó el derribo.

«Este no es un caso normal y el mundo entero lo seguirá en nuestro tribunal», afirmó el presidente, quien agregó que «no se puede culpar a un solo individuo» de la tragedia.

Al respecto, indicó que el culpable no es solo la persona que presionó el botón y disparó el misil, sino que «hay otros», según un comunicado de la Presidencia iraní.

«El Gobierno continuará sus esfuerzos hasta que se investiguen todos los aspectos del incidente y para garantizar que los involucrados son castigados y que estas cosas no volverán a suceder», subrayó.

Rohaní culpó en su discurso a EE.UU., que -dijo- «encendió el ambiente e hizo que la situación fuera anormal», pero aseveró que eso no quiere decir que no se deban abordar «las causas profundas del incidente».

En el avión viajaban 167 pasajeros, entre ellos 82 iraníes y 63 canadienses, estos últimos en su mayoría con doble nacionalidad, y nueve tripulantes ucranianos, señaló El Clarín.

El presidente Hasan Rohani reconoció que el vuelo fue confundido con una «aeronave hostil». Murieron 176 personas.

El gobierno de Irán admitió este sábado que misiles disparados por un «error humano» provocaron la catástrofe del avión de Ukraine International Airlines que causó la muerte de 176 personas el miércoles, un anuncio que confirma la hipótesis avanzada por varios países como Canadá o el Reino Unido.

En un comunicado divulgado por la agencia oficial de noticias Irna, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas reconoció que la aeronave ucraniana fue confundida con un «avión hostil» y fue «atacado», en momentos en que «las amenazas enemigas» se encontraban «al más alto nivel».

Inmediatamente, el presidente de Irán, Hasan Rohani, dijo que se trataba de «una gran tragedia», calificándola de «error imperdonable».

La aeronave se estrelló el miércoles minutos después de despegar, en una noche en la que Irán estaba lanzando misiles contra bases militares iraquíes utilizadas por tropas estadounidenses, en respuesta al asesinato del general iraní Qasem Soleimani, días antes, en un ataque estadounidense en Bagdad.

«La investigación interna de las Fuerzas Armadas concluyó que lamentablemente misiles lanzados por un error humano causaron el horrible impacto del avión y la muerte de 176 personas inocentes», admitió Rohani en la red social Twitter.

«Las investigaciones continúan para identificar y llevar ante la justicia a los responsables de esta gran tragedia y error imperdonable», aseguró el mandatario.

En un mensaje en la red social Facebook, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, confió en que así sea y que Irán pague «compensaciones» por lo ocurrido.

«Esperamos que la investigación se lleve a cabo sin retrasos y sin obstáculos. Nuestros 45 expertos deben tener un acceso total» a todos los elementos de la investigación, dijo.

El presidente se refería a los expertos ucranianos que llegaron el jueves a Teherán para participar en la investigación y el análisis de las cajas negras del aparato.

«No teníamos la menor duda de que nuestra tripulación y nuestro avión no podían ser la causa de esta terrible catástrofe. Eran los mejores», reaccionó el presidente de Ukraine International Airlines, Ievguen Dijne.

Por su parte, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, pidió «transparencia» para que se efectúe una «investigación completa y en profundidad». El país se vio especialmente afectado por esta tragedia ya que la mayoría de las víctimas eran iranocanadienses, aunque en el avión también viajaban afganos, británicos, suecos y ucranianos.

Tras la conmoción que generó el reciente accidente aéreo del Boeing 737, operado por Ukraine International Airlines, Irán anunció hoy que fue su ejército el que derribó «involuntariamente» el avión, lo que causó la muerte de las 176 personas que viajaban en él, según informó la televisión estatal.

Después de haber negado de manera categórica la hipótesis que afirmaba que el avión ucraniano se había estrellado el miércoles cerca de Teherán a causa del lanzamiento de un misil, Irán atribuyó, hoy, el derribo a un «error humano», en plena crisis con Estados Unidos.

En un comunicado divulgado por la agencia oficial de noticias Irna, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas reconoció que la aeronave ucraniana fue confundida con un «avión hostil» y fue «atacado», en momentos en que «las amenazas enemigas» se encontraban «al más alto nivel».

El comandante de la Fuerza Aeroespacial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria, el general Amir Ali Hajizadeh, asumió hoy la responsabilidad de la decisión y explicó que confundieron a la aeronave con un misil crucero y que enviaron una advertencia previa a la aeronave. «No recibimos respuesta en los siguientes diez segundos, por lo que decidimos derribarlo», dijo hoy en una comparecencia pública.

El presidente de Irán Hassan Rohani confirmó en Twitter que «la investigación interna de las Fuerzas Armadas concluyó que, lamentablemente, los misiles disparados debido a un error humano causaron el horrible accidente del avión ucraniano y la muerte de 176 personas inocentes». Además, dijo que «las investigaciones continúan identificando y procesando esta gran tragedia y error imperdonable».

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de esa nación, Javad Zarif, responsabilizó del incidente al «aventurismo» del país norteamericano.

Irán había negado por varios días que un misil fuera la causa del siniestro. Pero Estados Unidos y Canadá, con base en información de inteligencia, dijeron que creían que Irán había derribado la aeronave.

El avión, un Boeing 737 operado por Ukraine International Airlines, cayó en las afueras de Teherán durante el despegue pocas horas después de que Irán lanzara una andanada de misiles contra fuerzas estadounidenses estacionadas en bases militares de Irak.

El avión, que se dirigía a la capital ucraniana de Kiev, llevaba a 167 pasajeros y a nueve tripulantes de varios países, incluyendo 82 iraníes, al menos 57 canadienses y 11 ucranianos, de acuerdo con el reporte de las autoridades.

En un mensaje en la red social Facebook, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, confió en que así sea y que Irán pague «compensaciones» por lo ocurrido. «Esperamos que la investigación se lleve a cabo sin retrasos y sin obstáculos. Nuestros 45 expertos deben tener un acceso total» a todos los elementos de la investigación, dijo.

«No teníamos la menor duda de que nuestra tripulación y nuestro avión no podían ser la causa de esta terrible catástrofe. Eran los mejores», reaccionó el presidente de Ukraine International Airlines, Ievguen Dijne.

Por su parte, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, pidió «transparencia» para que se efectúe una «investigación completa y en profundidad». El país se vio especialmente afectado por esta tragedia ya que la mayoría de las víctimas eran iranocanadienses, aunque en el avión también viajaban afganos, británicos, suecos y ucranianos, señaló La Nación.