Tag

aumento

Browsing

Si bien para la cuenca San Jorge siempre es mejor que la tendencia del petróleo sea a la suba y no a la baja, la contra cara de la moneda es el impacto de esas subas, que ya acumulan 35% en lo que va del año, sobre los combustibles del país. Las petroleras ya dejan trascender que en mayo deberían subir combustibles en un 10%, aunque se espera que la petrolera YPF, con mayoría estatal en su composición accionaria, regule nuevamente ese impacto como ocurrió el mes pasado, cuando quedó en el 4,5%.

Según empieza a trascender en medios nacionales, con acceso a fuentes de las compañías petroleras que conducen el mercado energético del país, solamente por la suba del dólar en abril los precios acumularían un retraso del 7%, a lo que se suma el incremento del precio del crudo, que cerró este martes en 74 dólares por barril para el tipo Brent, que se toma como referencia en nuestro país.

Las proyecciones para el mercado internacional auguran que el precio del petróleo continuará en alza a partir de la combinación esencial de dos factores: el recorte de producción acordado por la OPEP a principios de este año, para frenar la caída que se produjo en los últimos dos meses de 2018; y la reciente decisión de Estados Unidos para restablecer sanciones a países que compren petróleo a Irán, lo que de hecho implica un nuevo y fuerte recorte sobre la oferta. A ello se suma también la endeble situación de otro jugador importante en el mundo petrolero, como es el caso de Venezuela.

El petróleo tipo Brent arrancó el año en torno a los 75 dólares, por lo que lleva un recupero superior al 35% en lo que va del año. Sin embargo, parte de esa suba ya ha sido cargada al precio de los combustibles, que ha subido en forma secuencial todos los meses, acumulando en lo que va del año un 10%.

En mayo, cuando el gobierno de Mauricio Macri apunta a lanzar su plan de “precios esenciales” en procura de atenuar en algo la inflación, la suba de los combustibles será una pésima noticia. Por eso se especula que YPF podría regular el impacto, como lo hizo en abril, cuando Raizen (Shell) subió casi un 10%, pero luego retrocedió a menos de la mitad para equipar con la suba que había marcado la petrolera semi estatal, que fijó el tope en un 4,5%.

La semana próxima, ese podría ser el monto de incremento mínimo sobre las naftas y el gasoil.

 

 

 

ADN Sur

Una familia ya necesita $ 38.554 para no ser pobre. Inflación, caída de salarios y del consumo, más la pobreza, un complejo cóctel económico.

El aumento de la pobreza y la indigencia en los últimos años en Chubut hace recomendable analizar algunas de sus causas más importantes que impactan en los niveles actuales y futuros del desarrollo regional.

Aquí se estudiará la pobreza en términos de insuficiencia de ingresos en la Provincia del Chubut, con énfasis en el aglomerado Trelew-Rawson entre diciembre de 2016 y diciembre de 2018, con algunos datos complementarios a febrero de 2019.

Base metodológica

La medición de pobreza que realiza el INDEC posee una metodología de cálculo consistente en determinar primeramente una canasta básica de alimentos que permitan satisfacer un conjunto mínimo de necesidades energéticas y proteicas de un ciudadano tipo (o “Adulto Equivalente”, como lo define la metodología). Este cálculo establecerá lo que se denomina “Línea de Indigencia”.

Adicionalmente, para determinar la “Línea de Pobreza”, se toman en cuenta otro tipo de consumos no alimentarios relevantes para la vida urbana, como la indumentaria, la salud, la educación, los costos de transporte, ente otros, que se suponen guardan una relación proporcional con los consumos de la Canasta Básica de Alimentos.

Entonces, si los ingresos de un hogar cubren la suma de ambas canastas, para todos los individuos del mismo, este hogar es considerado como parte de la población no pobre; si los ingresos de un hogar no cubren la suma de ambas canastas, para todos los individuos del mismo, este hogar caerá por debajo de la línea de pobreza y; si peor aún, no se pueden cubrir los costos de la canasta de alimentos básicos, el hogar se la considerará como Indigente.

Cálculos preliminares

Con esta base metodológica y haciendo uso de los datos provistos por el INDEC, se puede inferir que desde finales de 2016 y diciembre de 2018 la pobreza aumentó 32,35%, acrecentándose la complejidad, ya que en el mismo período aumentó en 43,75% la cantidad de indigentes en Chubut.

En términos monetarios, a diciembre de 2018 un residente de Chubut necesitaba como mínimo $ 3.393,87 para no ser indigente, y por lo menos $ 9.638,59 para no ser pobre. Esto implica que una familia necesitaba poco más de $ 20.000 para no ser pobre a enero 2017 y que para poder mantenerse en el umbral de “no pobreza” tuvo que incrementar 90% sus ingresos hasta los $ 38.554,36 en diciembre de 2018.

Lo que queda en evidencia, de acuerdo a estos valores, es que la pobreza en Chubut enfrenta dos grandes problemas. Por un lado el aumento generalizado de precios, es decir los efectos de la inflación. Pero por el otro la caída de los ingresos, o por lo menos el no acompañamiento del crecimiento de los ingresos a los valores de la inflación.

Efectos de la inflación

Estudiemos algunos datos relevantes que atestiguan el aumento de precios y algunos impactos de estos tanto en las poblaciones indigentes como pobres. En primer lugar, los incrementos de precios: la Canasta Básica Alimentaria de la Región Patagónica calculada por el INDEC aumentó 86,17% entre diciembre de 2016 y diciembre de 2018, lo que generó una importante retracción del consumo, provocando una caída en la cantidad de operaciones que realizan los supermercados (-8%).

Concomitantemente, en cada operación se compran menos productos (-14%) y se gasta menos cada vez que se realizan las compras (-8%). Todo ello parados a principios de 2019 y mirando las compras en términos constantes de precios de enero 2017.

En este escenario, cayó más de un 12% la compra de alimentos, destacándose los descensos en el consumo da en carnes (-25%) y frutas y verduras (-20%).

Por otra parte, el efecto precios modificó los hábitos de consumo, cambiando la composición del “changuito” promedio, cayendo fuertemente la cantidad que se compra de carne (-15%) y frutas y verduras (-8%), sosteniendo la adquisición de lácteos o panificados, y subiendo la participación del rubro almacén del tipo productos secos o empaquetados (+7%).

Claramente, un factor que actúa como desaliento para la compra de los productos de primera necesidad proteicas y energéticas es el incremento de precios en más de un 200% para carnes, frutas y verduras, lo que implicó que por cada kilo de carne o verdura que se podía comprar en febrero de 2017, en febrero de 2019 se pudo comprar menos de la mitad.

Este efecto inflacionario en alimentos perjudica considerablemente a quienes están en condiciones más desventajosas, ya que los hogares de estratos sociales bajos tienden a destinar montos cercanos al 50% de sus ingresos en alimentos. En tanto que los hogares de estratos sociales altos destinan poco más del 25% de sus ingresos en alimentos y bebidas (INDEC, 2016).

Por ello la inflación atenta mucho más al que menos tiene y explica en gran medida que no sólo pobreza e indigencia son mayores, sino que la indigencia (no cubrir lo más mínimo en términos alimentarios para vivir) creció, en Chubut, más que proporcionalmente (+8.8%) respecto de la pobreza total.

Los efectos de la inflación en la población no pobre e impactos encadenados, se puede dimensionar. Por ejemplo, otros grupos sociales también se vieron afectados por los cambios en precios de los denominados “consumos no alimentarios” como la vestimenta, los servicios, la educación, la salud o el transporte, que prácticamente se duplicaron entre enero de 2017 y enero de 2019.

En este grupo, el costo de los servicios tuvo un crecimiento superior al 100% a febrero de 2019. Dentro del ítem “transporte”, las naftas duplicaron su precio entre febrero 2017 y febrero 2019 (se multiplica por tres al considerar febrero de 2016 como base de comparación).

Las prendas de vestir y calzado registran incrementos de precios promedio del 53%. Y los insumos de construcción, como hierro, cal o cemento que subieron de 150% a 170% entre febrero 2017 y febrero 2019.

Los incrementos de precios obligan a las familias a concentrar sus ingresos en bienes y servicios esenciales, posponiendo otro tipo de gastos como los de mejoramiento de sus hogares (disminuyó en 4,5% la compra de cemento por bolsa en el primer bimestre de 2019 contra el mismo periodo de 2017); o la renovación de medios de movilidad (la venta de autos 0 km experimentó una caída del 28% durante el primer bimestre de 2019 comparado con igual período de 2017, y de casi el 10% la venta de autos usados si la comparación es con el primer bimestre del año 2018).

Consecuentemente se va reduciendo el margen operativo del sector comercial, reflejándose, por ejemplo, una caída del 20% en las ventas a precios constantes en los locales comerciales de shoppings (diciembre 2016 vs. diciembre 2018): o una caída en el consumo de energía para uso comercial en las cinco ciudades más importantes de Chubut (-10%), midiendo enero de 2019 contra enero de 2017.

Por otra parte, como el consumo es muy flexible a las subas y tiende a ser muy difícil de disminuirlos, comparando diciembre de 2016 con diciembre de 2018 se registra un aumento del 63% en los montos otorgados en préstamos personales y tarjetas de crédito a personas físicas en la provincia del Chubut.

Distribución del ingreso

Como se mencionara en la introducción, no se llega a la pobreza sólo por el aumento de precios sino que incide también el nivel de actividad económica y como acompañan los ingresos a las variaciones de precios.

De acuerdo a los datos de remuneración promedio de los trabajadores registrados, la pérdida del poder adquisitivo del salario en la provincia del Chubut, entre diciembre de 2016 y diciembre de 2018, se puede estimar entre un 15% y un 20%, dependiendo del sector de actividad en el que el trabajador se desempeñe.

Por el lado de los ingresos, en términos reales a precios de enero de 2017, las estimaciones indicarían una caída superior al 20% en los ingresos de la población en el aglomerado Trelew-Rawson entre septiembre de 2016 y septiembre de 2018.

Desde el punto de vista distributivo, con datos preliminares y considerando el ingreso medio familiar de quienes reciben ingreso por decil de población, se percibe que se amplía levemente la brecha de ingresos entre los estratos de mayores ingresos (5º quintil) y los de menores ingresos (1º quintil).

Conclusiones

Los efectos plenos de las variaciones de precios y pérdida de poder adquisitivo se dan con fuerza en las clases medias impactando en su dinámica de consumo. Los grupos sociales de los estratos más pobres y vulnerables de la sociedad, tienen mecanismos institucionales de contención como planes sociales o Asignación Universal por Hijo, que están focalizados a transferir ingresos no contributivos.

Sin embargo, estos no alcanzan a amortiguar el aumento del costo de los alimentos de la canasta básica. Por lo tanto, la pobreza persistirá en tanto no mejore el nivel de actividad y no se reduzca la inflación.

 

 

Por Julio Ibáñez / Licenciado (Magister), investigador del Proyecto de Investigación UNPSJB / Diario Jornada

El Gobierno anunció ayer un conjunto de medidas tendientes a bajar la inflación, estimular el consumo y refinanciar deudas tributarias, entre otras, que incluyen la baja de retenciones para exportaciones menores a 50 millones de dólares anuales, el mantenimiento tarifario en servicios que dependen de la Nación tanto en luz, gas como en transporte, acuerdo de precios para 60 productos de consumo masivo y créditos por parte de la Anses.

Pero para fijar los precios de los “Productos Esenciales” por seis meses, el Gobierno otorgó aumentos iniciales que llegan a superar el 26% en el caso de una marca de arroz y alcanzan el 22% en una marca de yerba, sin considerar el aumento del 40% que se autorizó a Mastellone por cambiar la marca de su leche.

En promedio, los aumentos previos a que arranquen los “Productos Esenciales” alcanzan un 8,13% para un grupo de 33 productos de 64 que contiene el nuevo programa. La comparación se hace con la lista de “Precios Cuidados”, al 7 de enero pasado, el programa que enmarca a esta nueva categoría y que venía renovándose por cuatrimestre. La nueva lista incorporó bienes adicionales. En el mismo período la inflación se aceleró a un 12 por ciento.

El caso más sensible es el de la leche de la firma Mastellone, que obtuvo un alza de 40,55%. Se debe a que la marca La Martona cuesta $ 35,80 el sachet, pero “Precios Cuidados” incluía la marca La Armonía, a $ 25,47, que había sufrido problemas de abastecimiento por la suba en la demanda.

Otro aumento significativo fue el 26,44% que se actualizó el arroz parboil largo fino Apóstoles de 1 kg, de la firma Adecoagro. En “Productos Esenciales” vale 45,9 pesos.

Luego, la yerba mate Romance, de la firma Gerula, aumentó 22%. Aunque en el nuevo programa se incorporó la Suave de 1kg ($ 112) y el de Precios Cuidados tenía la variedad Tradicional ($ 91,76).

En tanto, el agua mineralizada sin gas Cellier de 2 litros, de Prodea, aumentó 6%, a 24,94 pesos.

Varios productos aumentaron 5%, respecto de “Precios Cuidados”: la yerba mate Chamigo de 1 kg ($104,9), de Molinos, y la yerba mate Ytacuá de 1 kg ($ 104,9), que reemplaza a la Taragüi, de la firma Las Marías.

 

abcdiario

Los empresarios incumplieron antes de la conferencia de prensa el compromiso anunciado por Dujovne.

El pasado lunes, antes de todos los anuncios que encabezó Mauricio Macri para fomentar el consumo y el congelamiento de precios, las lácteas Danone y Sancor les pasaron a los grandes supermercados listas con subas de hasta 45% en productos básicos de la canasta.

Según se informó, Danone aumentó 30% la línea de postres Ser y un 45% la línea infantil Serenito. La firma estadounidense ya había subido 8% en febrero. Esta vez, en paralelo, pasó aumentos promedio en la línea yogures de un 20%; del 23 en postres y del 3% en queso.

Danone está asociada en casi todos los negocios a La Serenísima, una de las firmas que el Gobierno apuntó por desabastecimiento de la leche económica La Armonía.

En esa línea, Sancor, la cooperativa golpeada por la crisis que empezó a vender partes de su sociedad, informó a las cadenas aumentos de 14% para abril, cuando ya en marzo había subido 12%.

Habrá que esperar si el Gobierno toma medidas de castigo para las empresas que incumplan el “acuerdo de caballeros” que detalló el ministro Nicolás Dujovne.

 

ElComodorense

A pesar de esos aumentos, la región quedó algunas décimas por debajo del promedio nacional, al ubicarse en el 4,3% de inflación frente al 4,7% nacional. Esto se debe al impacto que el aumento de las tarifas de servicios públicos tuvo en otras regiones.

Aunque en la sumatoria de todos los rubros el índice de precios en la Patagonia quedó algunas décimas por debajo del promedio nacional, al ubicarse nuestra región en el 4,3% frente al 4,7% de lo que determinó el INDEC para todo el país, es en el rubro Alimentos donde el sur del país vuelve a ubicarse entre los valores más altos: en efecto, la comida presenta en marzo un 6,2%,  con respecto a febrero, ubicándose por encima promedio que la medición arrojó para el total del país. En el año, el mismo ítem suma 62,9%.

Otro rubro que para la región patagónica presenta un indicador alto es el de Educación, con un 22% de incremento durante el mes de marzo, sólo superado por la región Noroeste, que trepó  25,3%, mientras que Comunicación, con el 5,2% de aumento en marzo, se ubica en el salto más alto entre todas las regiones.

Si se compara contra diciembre, la Patagonia acumula un 10,7% en el total de la variación de precios al consumidor, es decir en el conjunto de todos los rubros que conforman la canasta de bienes y servicios. Al compararse contra marzo de 2018, el acumulado es del 54,4%, quedando apenas por debajo del promedio nacional, que sumó 54,7%.

En el último año, los rubros que más incremento tuvieron en la región han sido el Transporte, con 69,4%, Alimentos y bebidas, con el 62,9%, Equipamiento y mantenimiento del hogar, con 57,9% y Salud, con 57,5%.

Al considerar precios de una canasta de alimentos básicos, el INDEC determina que un kilogramo de pan en la Patagonia asciende a un costo de $73,09 para el tipo francés, mientras que la harina común asciende a $33,93, la carne picada común a $185,96 y la leche en sachet, a $45,91, entre otros valores de referencia, vigentes al mes de marzo de este año.

 

ADNSur

La Municipalidad de Trelew acordó este martes con los cuatro gremios que tienen actuación en la comuna, un incremento salarial del 30 por ciento, que se pagará en dos tramos, un 15 por ciento a partir de abril, retroactivo al mes de enero de 2019; y un 13 por ciento que se comenzará a percibir a partir del mes de junio.

Participaron de las negociaciones el secretario de Hacienda, Sergio Sardá; la secretaria de Organización de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Valeria Valdéz; la secretaria general del Sindicato de Empleados Municipales (SEM), Silvia Pato; y los representantes de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Roberto Amengual y del Sindicato de Obreros y Empleados de la Administración Pública (SOYEAP), Carlos Constante.

De acuerdo al acta firmada este martes el incremento del 15 por ciento comenzará a regir a partir del mes de abril, con retroactividad a enero de 2019.  Los retroactivos de los meses de enero y febrero se abonarán con el sueldo del mes de mayo de 2019; en tanto que el retroactivo del 15 por ciento correspondiente al mes de marzo se de 2019, con el sueldo de julio de 2019. En tanto el segundo incremento, del 13 por ciento, comenzará a regir a partir del mes de junio de 2019.

El secretario de Hacienda de la Municipalidad de Trelew, Sergio Sardá, destacó el buen clima de la negociación paritaria y reconoció que el acuerdo salarial implica “un esfuerzo realmente grande desde el punto de vista presupuestario y financiero, sobre todo teniendo en cuenta como viene la coyuntura económica nacional a la que nosotros no somos ajenos, pero obviamente vamos a cumplir como siempre”.

Mientras hablan de un acuerdo para congelar los precios, los precios suben. Para cuando los congelen, ya estarán –al menos– un 10% más arriba que una semana atrás.

Esta situación comienza a reproducirse en buena parte de los alimentos, bebidas y artículos de consumo masivo. También se observa en los insumos que emplean estas fábricas para elaborar sus productos, como el cartón de los envases o la chapa de las latas de conservas.

Tras más de una semana meneando la posibilidad de un acuerdo que congelase los precios, el gobierno y las empresas han logrado su contrario: implementar un «colchón» que les permita solventar cualquier congelamiento, con lo cual se anula el efecto del congelamiento.

Con el agravante de que existen serias posibilidades de que los anuncios del presidente Mauricio Macri del próximo miércoles no incluyan ningún congelamiento de precios.

En la semana que pasó, trascendió una nueva lista de precios emitida por la gigante Molinos y dirigida a los supermercados y a los mayoristas. En ese Excel, los aumentos iban del 5% al 9% en productos como las yerbas Nobleza Gaucha y Cruz Malta y el aceite Cocinero.

En el mismo sentido, se conoció que la productora de arroz Carogran, que envasa para las marcas propias de las principales cadenas de supermercados, subió un 12 por ciento. La Paulina entregó listas con nuevos valores entre el 5 y el 6 por ciento.

Pero esto es el principio porque también hay remarcación de precios en los insumos de los fabricantes de alimentos y de productos de consumo masivo.

Tiempo pudo conocer que en la última semana Acindar remarcó los precios de algunos de sus productos un 5 por ciento. «Las empresas que fabrican insumos ya remarcaron en marzo con la última devaluación del peso y se puede decir que entre todos los tipos de envases –cartón, vidrio, envases especiales– ya promediaron un aumento del 9% en marzo», dijo una fuente del sector comercial con conocimiento del tema.

De acuerdo con esta posición, en lo que va de abril hubo una suba de entre el 2 y el 3% de los productores que venden materiales para elaborar envases.

Pero también subieron, y más aun, las materias primas con las que se elaboran los alimentos. Según el cálculo de la fuente consultada, materias primas como el café y el cacao subieron entre el 5 y el 10% en apenas una semana.

Concentrados

La devaluación ya no alcanza para explicar el alza de precios de la última semana. Es más, la cotización del dólar mayorista cerró el viernes pasado a un valor unas décimas de peso más abajo que el del lunes 1 de abril.

Otra explicación apunta a la estructura muy concentrada del sector productor de alimentos, bebidas y bienes de consumo masivo. «Se trata de 30 empresas que tienen el 70% de todo el mercado de consumo masivo, no sólo de alimentos sino también de productos de tocador y limpieza», señaló.

El asunto se vuelve más complejo en el caso de las empresas que están integradas de manera vertical y que abastecen incluso a su competencia. En el mercado se menciona a Arcor, la firma de la familia Pagani que fabrica el cartón con el cual se hacen los envases de múltiples productos alimenticios. Arcor abastece a su competencia, la que depende de sus precios a la hora de estimar los costos. Si Arcor sube el valor de sus cartones, su competencia deberá subir el precio de sus productos finales.

Arcor es uno de los principales actores de la negociación con el gobierno, tanto en relación con el Programa Precios Cuidados como con esta supuesta propuesta de precios congelados hasta octubre.

Mañana se reúnen grandes empresas del sector de alimentos y consumo masivo para discutir qué hacen ante la propuesta del gobierno.

Grandes empresas aseguraron que no fueron convocadas a discutir un acuerdo. Otras admitieron el pedido pero aseguraron que no hay firmado ningún acuerdo de congelamiento de precios.

Daniel Funes de Rioja, titular de la cámara empresaria que agrupa a todas estas firmas, dijo: «No tengo información sobre qué es el acuerdo y en qué consiste».

Para las grandes empresas, un acuerdo de precios con octubre como horizonte sólo es viable si el gobierno asegura estabilidad cambiaria y de tarifas. La demanda suena como imposible de cumplir. En ese contexto, en el sector supermercadista dudan que Macri presente un acuerdo de precios el miércoles. «

Analizan medidas para el sector de la construcción

El conjunto de medidas que el gobierno estudia implementar para reanimar la actividad incluye al sector de la construcción. Este martes, el secretario de Vivienda, Iván Kerr, recibirá a un grupo de empresas del sector para anunciar la apertura de una línea de créditos para la compra de materiales de construcción.

«Este es un plan de créditos que el gobierno ya tenía en carpeta en una etapa muy previa de evaluación y que ahora resolvió implementar. Es un plan de créditos pequeños para incentivar el consumo. Una de esas líneas es para apoyar la compra de materiales», contó Pedro Brandi, titular del grupo Construya, que nuclea a varias empresas que fabrican insumos para el sector.

La iniciativa apunta a la obra privada pequeña. Se trata de préstamos por montos pequeños para que los solicitantes puedan construir su propia vivienda o hacer refacciones. «Es una apuesta interesante en un momento difícil. Por supuesto que generó entusiasmo en el sector», expresó Brandi. De la misma manera, trascendió que el gobierno también está trabajando en un plan de vivienda sustentable que busca facilitar el ahorro de energía por parte de sus moradores, tanto en consumo de gas como de electricidad, principalmente por el aire acondicionado.

En cuanto a la obra pública, la idea oficial sigue siendo la reactivación de los proyectos de participación público-privada (PPP). Su relanzamiento está sujeto a eliminar las trabas legales para la creación de fideicomisos.

 

 

 

Diario del Sur Digital

La inflación de marzo, que se anunciará mañana, podría ser mayor a la esperada. En el Gobierno estiman que el índice de precios se acercará al 4,5%, por encima del 3,8 que inicialmente habían previsto las consultoras y los economistas relevados por el Banco Central. Al buscar razones por el salto que el índice pegó en los últimos días de marzo y que empujó para arriba las previsiones, en el Gobierno anotan dos motivos centrales: el impacto de los precios de los servicios de luz, agua y gas, y el aumento de un 10% de la carne como consecuencia del incremento de las exportaciones.

Este último rubro tiene una gran incidencia en el índice y viene en ascenso desde enero.

Asimismo, la aceleración de marzo genera un problema adicional porque la inercia empuja los precios de abril. Y corre hacia adelante todas las previsiones de la baja.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, ya había anticipado hacia el interior del Gobierno que los precios de marzo podían ubicarse arriba de las previsiones de las consultoras.

Desde los primeros días de abril, en el Ministerio de Hacienda se había extendido la sensación de resignación frente a la espiral inflacionaria.

Las metas, más modestas, apuntan ahora a que los números finales de 2019 sean menores que el año pasado, cuando el índice subió un 48 por ciento.

La novedad de las últimas horas es que, más allá de la barrera del 4%, el índice podría acercarse al nivel del 4,5.

En ese contexto, al día siguiente de conocerse la inflación de marzo, el Gobierno anunciará un paquete de medidas para contener los precios e incentivar el consumo.

En términos políticos, el objetivo es mostrar una reacción frente a la inflación, en especial hasta alcanzar los meses que se espera un descenso, para después de mayo.

Los especialistas que participan del REM (relevamiento de expectativas de mercado) habían pronosticado que la inflación de marzo habría sido de 3,8% mensual, tras lo cual esperan que en el segundo trimestre se ubique en 2,9% por mes y descienda en el tercer trimestre hasta 2% mensual.

Una vez más, los números podrían ser corregidos hacia arriba.

 

La Nación

La canasta familiar se disparó en marzo y todos los indicadores muestran que los precios siguen en alza. La yerba mate, que tuvo fuertes aumentos en los últimos tiempos, tampoco detendrá su ascenso porque el Gobierno autorizó una nueva suba de la hoja, que en poco tiempo se trasladará a las góndolas. Con el nuevo aumento, el kilo de yerba no bajará de los 160 pesos.

La autorización del incremento de lo que se paga a los productores determina un costo de 11,55 pesos para la hoja verde y de 43,89 pesos para la llamada «canchada». Los valores son inferiores a los solicitados por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

Los nuevos precios que deberían cobrar los productores yerbateros de Corrientes y Misiones comenzaron a regir desde el 1 de abril y estarán vigentes hasta el 30 de septiembre de 2019, inclusive.

Los precios fijados en la resolución que firma el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo, implican un aumento para el productor de 37,5 por ciento, ya que los últimos valores vigentes para el periodo octubre de 2018 a marzo de 2019 eran de 8.400 pesos por tonelada de hoja verde y de 31.900 pesos por tonelada de yerba canchada

 

 

Pagina 12

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) aprobó este miércoles los cuadros tarifarios aplicados desde abril por la distribuidora Camuzzi Gas del Sur, cuya concesión abarca desde el extremo meridional de Buenos Aires hasta las provincias Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, tras declarar la validez de la audiencia pública celebrada el 26 de febrero pasado.

El organismo decidió rechazar las impugnaciones formuladas y “no hacer lugar” al pedido de suspensión solicitado por la Comisión de Usuarios del Ente (Cuenargas), detalló en su resolución 202 publicada en el Boletín Oficial.

La norma consideró “procedente emplear como índice de actualización de la tarifa el Índice de Precios Internos al por Mayor (IPIM) entre agosto de 2018 y febrero de 2019, el cual resulta en una variación total para el período estacional de 26%”.

El Enargas dispuso además la exhibición del Cuadro de Tasas y Cargos por Servicios Adicionales en cada punto de atención de la prestadora y de las subdistribuidoras.

Esa información y los cuadros tarifarios deberán publicarse también en un diario de gran circulación del área licenciada, “día por medio durante por lo menos tres días dentro de los próximos diez días hábiles”.

El Enargas advirtió asimismo a Camuzzi Gas del Sur que “en caso de reincidir en la presentación tardía de información y/o de incumplir los plazos fijados por esta autoridad regulatoria, no tendrá derecho a que se le reconozcan en tiempo oportuno las diferencias diarias acumuladas que pudieran corresponder, ni a indemnización alguna para compensar los efectos de su demora”.

 

 

ADN Sur