Tag

Audios

Browsing

En las últimas horas se dieron a conocer los aberrantes audios que se suman a las capturas de chats de WhatsApp donde el mismo sujeto admite sus delitos y se los cuenta a una mujer con la que mantenía contacto.

El país se vio sacudido nuevamente por otro caso de abuso a menores. Esta vez el protagonista fue un docente de una escuela primaria evangélica de Rosario, quien admitió a través de chats y audios el haber abusado de menores aprovechándose de su rol de maestro y la cercanía que mantenía con ellos.

“Quiero que veas esos videos, boluda”, le comentaba a una mujer sobre el contenido de pornografía infantil que guardaba.

En el siguiente, se volvió a referir a sus alumnos de primaria y contó otros aberrantes detalles de sus actos criminales.

Más de 300 iraníes murieron como consecuencia de la mala información. No del coronavirus que se expande por todo el mundo. Consumieron metanol creyendo que así podrían eliminar los males que causa el COVID-19 y curarse definitivamente. Lo habían leído en algunas redes sociales y cadenas de mensajería instantánea. Desesperados, lo ingirieron. Ese tipo de creencias no es exclusiva de aquel país y, similares, se extienden por todo el mundo. Café, té, sopas y demás infusiones serían ideales para combatir la cepa maligna que muere a cierta cantidad de grados centígrados. También se promocionan brebajes milenarios, alguna que otra pócima y hasta nadar por alcantarillas.

El virus mata, pero las fake news también. Mucho más cuando emerge de la boca de mandatarios como Nicolás Maduro o Jair Bolsonaro. El dictador venezolano promueve un mejunje de malhojillo, jengibre, saúco, pimienta negra, limones amarillos y miel. Se lo dictó y recomendó un “científico” que tampoco es médico. Sirio Quintero -de él se trata- asegura que el coronavirus es un arma de bioterrorismo y que puede ser curada con el remedio natural que él receta. “Yo confío en el médico, el que quiere que lo haga y el que no que me respete. Ya yo hice nueve botellas de preparado con Cilia (Flores, su esposa) y como dice el médico cada cierto tiempo me lo tomo”, promovió el pasado 24 de marzo el hombre del Palacio de Miraflores.

Por su parte, Bolsonaro dijo confiar en la genética que desarrolló el ciudadano de su país a lo largo de los tiempos para no contagiarse. «El brasileño tiene que ser estudiado. Él no se contagia. Puede verlo saltar a una alcantarilla, bucear, ¿verdad? Y nunca le pasa nada. Yo creo que hay mucha gente que ya se ha contagiado en Brasil y ya tienen los anticuerpos que ayudan a que no siga proliferando”.

A cada minuto, los teléfonos celulares -el dispositivo que conecta a miles de millones extramuros en tiempos de cuarentena- explotan con todo tipo de material: memes, audios apocalípticos, videos, falsos profetas, hipótesis sobre la cepa mortal y supuestas teorías en torno a lo que ocurre en todo el mundo con la pandemia nacida en Wuhan, China en noviembre pasado y que ya cuenta más de 35 mil muertos en todo el mundo.

Una gran porción del espacio que serviría para la comunicación responsable es ocupado en la divulgación de información falsa, como el brebaje de Maduro, la fortaleza inmortal de los brasileños o los sanadores cafés calientes, que circulan peligrosamente y sin ningún fundamento por las redes sociales. ¿No es momento de utilizar las vías de comunicación en lo que realmente importa y lo imprescindible y con la seriedad que los tiempos demandan? Reenviar datos y consejos sin confirmar también contagia.

Las publicaciones que pueden encontrarse en sitios de noticias suelen estar respaldados por el profesionalismo de quien la escribe o emite y con la seriedad que la precede. En los medios profesionales no escapamos a la lógica que vive el mundo. Nuestra responsabilidad, sin embargo, nos empuja a continuar informando como hasta ahora, llevando al extremo la rigurosidad que nos caracteriza desde siempre.

Las historias y los consejos de médicos y enfermeros -los verdaderos héroes de esta era-, científicos, universidades y organismos internacionales -desvelados en encontrar una cura-, las vidas de los pacientes y las víctimas que no deberán ser olvidadas detrás de una estadística y las decisiones políticas, económicas, estarán siempre primero publicadas en un medio de comunicación de renombre, con la exactitud que exige el momento y en cualquiera de los formatos: texto, foto, video, audio. Ninguna cura, tratamiento o vacuna -por más reciente que éstas sean- se conocerá primero por un mensaje reenviado.

Para ello es de vital importancia mantener un vinculo fluido que permita una interacción permanente entre el medio y sus diferentes audiencias para no caer en falsas esperanzas o en exagerados pronósticos. El desafío es, pues, tratar de apartarse de la tentación de cadenas o audios que circulan sin certeza alguna. Esto es, menos WhatsApp para informarse en tiempos de cuarentena y mucho más periodismo.

Si tenés solo unos segundos, leé este resumen:

Ambos audios llegaron reiteradas veces al número de WhatsApp de Reverso para ser verificados.

A través de un estudio especial del Conicet, este medio pudo comprobar que la voz del hombre que se escucha en dichos contenidos no coincide con la del periodista de investigación del diario La Nación.

En sus cuentas de Twitter, Facebook e Instagram oficiales, Alconada Mon desmintió la desinformación apenas comenzó a circular.

Un mes después de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, en las que el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, obtuvo el 47,8% de los votos, comenzaron a circular dos audios de WhatsApp junto con el texto: “Estos dos audios son atribuidos a el periodista Alconada Moon del diario La Nación” (sic). En los archivos se escucha el relato de un hombre que describe cómo se infiltró junto a otro en una supuesta marcha kirchnerista para descubrir manifestantes “pagos”.

Sin embargo, a través de un estudio realizado por ingenieros en sonido del Conicet a pedido de Reverso, se comprobó que las voces de los audios no coinciden con la del periodista y que, por ende, el contenido no corresponde a Alconada Mon.

Desde el 13 de septiembre último hasta hoy, ambos audios llegaron reiteradas veces al número de WhatsApp de este medio (+54 9 11 3182-3655) para ser verificados.

Qué se afirma en los audios virales

En el primero y más extenso de los audios, se escucha la voz de un hombre que cuenta: “Fui a la marcha [N. de la R.: no especificó lugar y fecha] con un amigo…íbamos vestidos con ropa vieja y gastada, para disimular”. Agrega que se acercaron “sutilmente a gente que estaba charlando” y enseguida cuenta una supuesta conversación que escuchó: “Por $1200 no vengo ni en pedo, a mí me dan dos lucas, sino salgo y choreo y hago más guita”. El audio también hace referencia a un momento en el que, al acercarse a una mujer con un chico en brazos, le preguntan: “¿Cuánto te dieron por venir con el pibe? (…) Si venía yo sola $1500, con el pibe $ 4000”.

Luego de contar estas dos anécdotas, el hombre indica: “Nosotros sacamos un promedio; dicen que había 10 mil personas. Si el promedio es a dos lucas por personas, estamos hablando de $20 millones (…) Suponete que el puntero estaba llevándose 3, 4 lucas por persona promedio. Quiere decir que ya no son 20 sino 50 millones. Hay que ponerlos… ¿Quién tiene para gastar US$80 mil en una marcha de un día? (…) ¿Por qué si Alberto Fernández sacó un 47% de los votos, si fueran reales, legales y no manipulados como pasó en muchos casos, por La Cámpora, por qué no van a las elecciones generales, ganan con el 47% de los votos y listo, se terminó?”.

En el segundo audio, el hombre se corrige y continúa con los cálculos: “Perdón, me equivoqué, saqué mal la cuenta por apurado. No son más de US$80 mil, son más de US$800 mil”. Luego, vincula los datos con las elecciones primarias: “¿Quién tiene US$800 mil para gastar en una manifestación de un día? Cuando supuestamente no es necesario. Cuando supuestamente con el 47% de los votos no hay segunda vuelta, y ya ganó Alberto Fernández. Si quieren una mejor prueba de que ese 47% de los votos es una mentira, la tienen acá: no gastarían US$800 mil en una manifestación de un día”.

Por qué la voz del hombre no es de Alconada Mon

La desmentida a la desinformación se logró gracias a la consulta de este medio al equipo del Laboratorio de Investigaciones Sensoriales (LIS) del Conicet, a cargo del investigador Jorge Gurlekian. A través de BlackVox -creador del sistema Forensia-, una “empresa incubada en el laboratorio, que brinda herramientas tecnológicas para aplicaciones de audición y habla”, realizaron una investigación exhaustiva del audio a pedido de este medio para verificar si es Hugo Alconada Mon quien habla en la pieza que se viralizó.

El estudio, a cargo del ingeniero Pedro Univaso, comparó los audios virales con dos entrevistas seleccionadas por Reverso de Alconada Mon disponibles en Youtube (acá y acá) y un tercer audio que el periodista envió a este medio para saber si la voz en esas piezas era la misma. Al respecto, el documento del LIS explica que “existe una evidencia limitada que la comparación de voces no hayan sido emitidas por el mismo hablante”, es decir, que al comparar los audios virales con los que sí fueron emitidos por Alconada Mon la evidencia apunta a que no fueron pronunciados por la misma persona.

Por el contrario, al comparar las entrevistas a Alconada seleccionadas por Reverso entre sí, “dio como resultado un valor promedio de +1.87, expresando una evidencia muy fuerte que dichas grabaciones hayan sido emitidas por el mismo hablante”.

El resultado final es que hay un 97.30% de posibilidades “de que las grabaciones sean falsas”, es decir, que las voces de los audios virales no coincidan con la voz de Alconada Mon.

Tres días más tarde de la difusión de los audios, el periodista se encargó de desmentirlos en sus cuentas de Twitter, de Facebook y de Instagram oficiales, aunque no realizó ninguna denuncia judicial ni policial, según confirmó a Reverso. “Mi posición es simple: ‘No soy yo quien habla en ese audio’”, dijo a este medio.

Audios falsos

No es la primera vez en esta campaña que circula un audio que se atribuye falsamente a una persona pública. Un caso parecido al del periodista de investigación de La Nación fue el de un audio viral que supuestamente correspondía al diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires de Cambiemos y candidato a intendente de General Pueyrredon, Guillermo Montenegro. El 2 de septiembre último, este medio publicó una verificación donde se explicó que la voz que se escucha en el audio que circuló por WhatsApp no coincide con la de Montenegro.

En junio último este medio también verificó una supuesta grabación de Felipe Solá, diputado nacional de Red por Argentina, ahora en Frente de Todos, que llamaba a sus compañeros a “no mostrar en campaña lo facho que son”. Sin embargo, se pudo comprobar que la pieza fue en realidad grabada en un video por el humorista e imitador Ariel Tarico y fue quitada de contexto y utilizada para desinformar.

Esta nota es parte de Reverso, el proyecto periodístico colaborativo que une a más de 100 medios y empresas de tecnología para intensificar la lucha contra la desinformación durante la campaña.

Para reproducir notas de voz sin que lo sepa el emisor, el usuario debe tener un grupo de WhatsApp para él solo. Sin embargo, existen formas de evitar que los usuarios conozcan este tipo de información. En algunos casos, lo único que hay que hacer es, a través de la configuración de la aplicación, ajustar aquellas opciones relacionadas con la privacidad.

No obstante, la herramienta no permite la posibilidad de escribir mensajes sin que el usuario aparezca en línea o reproducir audios sin que el otro usuario lo sepa.

Pero en el caso de los audios, tan solo hay que seguir unos simples pasos para reproducir cualquier nota de voz de un usuario sin que este pueda ver que el archivo ha sido reproducido.

7 claves para proteger nuestra seguridad en las redes y aplicaciones

-Crear un grupo para sí mismo. En primer lugar, el usuario debe abrir la aplicación de WhatsApp y crear un grupo en el que tan solo esté él de participante. WhatsApp no permite crear un grupo si no se añade a al menos un usuario. Sin embargo, se puede a añadir a un usuario y después eliminarlo.

-Dirigirse al chat. Cuando el grupo haya sido creado, tan solo hay que dirigirse a la conversación en la que el usuario ha recibido el audio.

-Reenviar el audio al grupo. Una vez haya accedido a la conversación lo único que debe hacer es mantener pulsada la nota de voz y esperar a que aparezcan las opciones.

Los usuarios Android pueden ver distintos iconos que aparecen en la parte superior de la pantalla, ya sea una papelera de reciclaje o la flecha de compartir. El usuario debe pulsar en el icono de la flecha de compartir. Los usuarios iOS deberán pulsar en “Reenviar”.

-Reproducir el audio desde el grupo. El usuario debe reenviar el archivo al grupo que ha creado. Una vez lo haya hecho ya puede escuchar el archivo sonoro sin necesidad de que el emisor de la nota de voz conozca si el audio ha sido reproducido.

Los tiempos se adelantaron en el juicio de la causa Embrujo y los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez pedirán en la audiencia de hoy empezar a escuchar las intervenciones telefónicas.

Durante toda la mañana continuará la exposición de Guillermo Figueredo sobre las conversaciones y audios por WhatsApp de los teléfonos secuestrados. También pedirán sumar como prueba el testimonio de Diego Luthers.

Williams confirmó a EL CHUBUT que en la audiencia de hoy pedirán autorización al Tribunal de Enjuiciamiento para escuchar parte de las 55 intervenciones telefónicas que fueron seleccionadas por la fiscalía.

Esta situación se dará en el transcurso de la tarde, una vez que termine la exposición del profesional del Equipo Interdisciplinario del Ministerio Público Fiscal, Guillermo Figueredo, que fue el encargado de analizar cada uno de los mensajes de texto y WhatsApp de los teléfonos de Diego Correa y los otros 11 imputados, además de realizar una pericia exhaustiva de las computadoras, notebooks, tablets y pendrive, entre otros dispositivos electrónicos.

Después de Figueredo -que está previsto que termine alrededor de las 13:30 según el cálculo estimado por los fiscales- cerrarán la rueda de testimonios un empleado de la AFIP y el tasador que detallará el valor total de los inmuebles y bienes del grupo investigado, de acuerdo a montos que se manejan actualmente en el mercado.

Una vez concluidos estos dos testimonios, los fiscales solicitarán la exhibición de 55 intervenciones telefónicas de un total de 500. En caso de que el presidente del Tribunal, Alejandro Soñis, y los vocales Ricardo Rolón y Marcela Pérez acepten la petición de fiscalía, hoy mismo se empezarán a reproducir las escuchas.

Asimismo, Williams confirmó a este diario que en la audiencia del juicio oral y público de hoy solicitarán que la declaración que brindó Luthers el año pasado sea sumada como prueba.

Los fiscales entienden que Luthers aportó datos valiosos que ratifican la hipótesis planteada en la pieza acusatoria y por estos motivos pedirán su incorporación.