Tag

asesinó

Browsing

Un adolescente de 14 años mató a su amigo de 16 luego de discutir por un partido de fútbol que habían disputado en la consola de videojuegos PlayStation. La víctima recibió una puñalada que le perforó el estómago y otra que ingresó a la altura del corazón.

Una discusión entre amigos terminó de la peor manera en la localidad mendocina de Malargüe: Marco Antonio Vallejos tenía 16 años y murió poco después de ingresar a la guardia del hospital municipal. Había sido apuñalado en el pecho y en el abdomen por su amigo, un adolescente de 14 años, quien lo acompañó hasta el centro médico y luego fue detenido.

El hecho ocurrió el domingo pasado a la noche mientras los adolescentes jugaban un partido con la PlayStation. Entonces, según publicó el portal local Los Andes, las burlas fueron escalando, se convirtieron en discusión y el más chico de los dos tomó un cuchillo y atacó al otro.

La víctima recibió una puñalada en el abdomen y otra en el pecho, que lo mató. La secuencia que derivó en un homicidio surgió del relato de un testigo mayor de edad que declaró en la causa y aportó detalles de esa pelea. Cuando la policía llegó al domicilio del barrio Los Intendentes “el menor tenía manchas de sangre de la víctima en su ropa”, indicó una fuente cercana a la investigación.

Pese a los intentos de los médicos por estabilizarlo, Marco murió al otro día de ser apuñalado y fue sepultado este miércoles en el cementerio de esa ciudad en medio del dolor y la bronca de sus familiares y amigos.

En tanto, el chico de 14 volvió a su casa con su mamá mientras la fiscal avanza con algunas declaraciones para tener todos los detalles del hecho y después procedería a cerrar la causa ya que “el menor, por la edad, es inimputable”.

Los niños presentaban heridas cortantes en el cuello y las extremidades, fueron encontrados junto a su madre que estaba en estado de shock.

La localidad bonaerense de Hudson, partido de Berazategui, se vio completamente conmocionada por el asesinato de dos niños de 2 y 6 años. Lo más estremecedor es que la acusada del doble homicidio es su propia madre, así lo informaron las fuentes judiciales del caso.

El terrible hecho fue descubierto en horas de la mañana de este jueves en un domicilio del barrio Kennedy Sur, donde la nena de 6 y el pequeño de 2 vivían junto a sus abuelos y su madre, identificada por las fuentes del caso como Celeste Villalba de 23 años.

Fuentes judiciales indicaron al medio de comunicación Télam que fue la abuela de los menores la que descubrió la terrible escena alrededor de las 11:00 hs am. La madre de Celeste Villalba ingresó a la habitación que su hija compartía con los infantes y la encontró en estado de shock.

Al mirar detenidamente la escena, la mujer mayor vio los cuerpos de sus nietos sin vida. En un primer momento se pensó que los menores habían sido asfixiados con una almohada, pero los expertos forenses que llegaron a la escena del crimen corroboraron que presentaban heridas cortantes en sus extremindades y cuello.

También se estableció que el doble asesinato pudo haber ocurrido entre las 2 y las 5 de la madrugada, no obstante, luego de la Policía Científica finalice con las tareas en la escena, se trasladarán los cuerpos a la morgue policial del cementerio de Ezpeleta. Según fuentes judiciales, se espera que la autopsia tenga lugar esta tarde.

Las autoridades secuestraron dos cuchillos tipo carnicero hallados debajo de las frazadas, los cuales se presumen que fueron utilizados en el asesinato. En la escena se encuentra trabajando agentes de la Policía Forense y la Dirección de Casos Especiales.

Familiares y testigos declararon que la mujer se había mudado a la casa de sus padres junto a sus hijos debido a que tenía una mala relación con el padre de los menores. Se investiga si era víctima de violencia de género.

Los padres de Villalba le cedieron una habitación en la planta baja de la vivenda donde sólo había una cama matrimonial y una simple, en esta última encontraron los cuerpos de los pequeños.

La Fiscal Gabriela Mateos se encuentra a cargo de la causa que está caratulada como “doble homicidio calificado por el vínculo”.

Discutieron violentamente y todo terminó de la peor manera. Durante la madrugada de este domingo, en la localidad chubutense de El Maitén, un hombre de 48 años asesinó de una puñalada a su padre de 69, un no vidente identificado como Heriberto Ancalao. Los pesquisas confirmaron que fue el agresor quien aproximadamente a la 0.20 llamó a la policía local para informar que su padre yacía en el suelo.

«Peleamos», les dijo minutos antes de que la policía llegara a la vivienda y viera desde el umbral de la puerta principal de la casa a una persona de sexo masculino en posición decúbito dorsal sobre un inmenso charco de sangre.

Minutos más tarde arribó al sitio una ambulancia con una médica que certificó la muerte, mientras la esposa del agresor les confirmaba a los efectivos: «Lo mató».

El agresor de El Maitén fue identificado como Horacio Ancalao, con antecedentes en hechos de violencia con arma blanca. Según confirmaron las autoridades policiales, el acusado utiliza el cuchillo a modo de costumbre.

En la tarde de este domingo el personal de la División Criminalística de El Maitén realizaba el peritaje de la vivienda. Antes, en la escena se encontró junto al cuerpo sin vida un cuchillo de tipo campero, con manchas hemáticas.

Además de analizar la situación del detenido, los pesquisas trabajaron en determinar cuál fue la actitud y el rol de la mujer en el momento en que se produjo la muerte, porque en su ropa tenía también rastros de sangre. Por eso quedó demorada por un pedido de la fiscal María Marta Ponce Ventura, a cargo de la investigación, aunque, al no encontrar indicios de su participación activa en el hecho, fue liberada.

Los peritos lograron determinar que el hombre de 69 años fue ultimado de un puntazo con un arma blanca a la altura de la cara izquierda del cuello, lo que le habría afectado la arteria principal aorta, generando la importante hemorragia que causó su muerte. También hay indicios sobre una ingesta alcohólica en el sitio, y no descartan que, como efecto de ello, se haya generado la pelea que terminó con la agresión y el fallecimiento de la víctima, padre del ahora detenido Horacio Ancalao.

Por decisión de la fiscal a cargo, el detenido seguirá alojado en la Comisaría 1ª de Esquel, hasta la audiencia de control de detención, que fue fijada para este lune. y se realizará por la tarde. Allí se espera que la fiscal impute al hijo de la víctima por el crimen, en una causa por parricidio que podría representar para el acusado una condena a cadena perpetua.

Por otra parte, el cadáver fue trasladado hasta la morgue de la ciudad de Esquel, donde se le concretará la respectiva autopsia.

La jueza Noelia Ursino, que interviene en la causa por el asesinato de la docente de la ciudad de Comandante Luis Piedrabuena, Jésica Minaglia (30), ordenó el embargo sobre dinero o bienes del procesado Pablo Alejandro Núñez (36) «hasta cubrir la suma de 3 millones de pesos» y pidió que se arbitren los medios para que la reparación económica la reciba su hijo de 2 años.

La denominada Ley Brisa (27452) establece un pago «para niñas, niños y adolescentes menores de 21 años cuando su progenitor haya sido procesado y/o condenado como autor, coautor, instigador o cómplice del delito de homicidio de progenitora».

En la resolución pidió que se «haga saber a la oficina de protección integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de Comandante Luis Piedra Buena con la intervención del Ministerio Pupilar, que deberá arbitrar la gestión de la reparación económica en los términos del Artículo 1º de la Ley 27.452» a favor del hijo de la maestra.

Ursino señaló que la docente «no tenía problemas con nadie» y que «la única persona con quien tenía conflicto y que incluso la amenazaba» era su ex pareja y padre de su nene, detalló el medio Perfil.

En el procesamiento, la jueza entendió que el acusado nunca aceptó la separación y que «estaba desquiciado» frente a la posibilidad de que Jésica estuviera con otra persona.

Entre la noche del 14 de abril y la madrugada del 15, la maestra fue atacada a golpes con un objeto contundente en el interior de su casa. Según la autopsia, “hubo un tiempo de agonía entre el momento del ataque y hasta el momento del deceso». Al día siguiente, el principal sospechoso por el femicidio fue detenido.

Habló la hija de Juan Carlos Labaén, muerto por un conductor ebrio en el acceso a la capital provincial.

Juan Caros Labaén, un vecino de Trelew, murió en un siniestro vial causado por un sujeto que manejaba alcoholizado. La Justicia lo llevó a juicio pero el fiscal de la causa, Osvaldo Heiber, pidió la pena mínima que favoreció al autor de la muerte quien no irá preso. En cinco años podrá volver a manejar.

El hecho sucedió el 22 de abril de 2018 en la Ruta Nacional 25, entre Trelew y Rawson. Se comprobó en el juicio que Luís Alberto Roldán venía de una noche de exceso de alcohol y que al momento del hecho, iba de Trelew, donde vive, hacia Rawson.

María Fernanda, contó cómo vivieron estas semanas de juicio, donde su madre quien enviudó tras 50 años de casados, no soportó asistir al juicio. Confesó que perdió la confianza en la Justicia y que el desempeño de la Fiscalía profundizó la angustia.

“Hace muy poco vino el juicio, entre lo que fueron los paros se echó todo para atrás. La Fiscalía tuvo desacuerdos entre ellos, hubo mucho tiempo que no actuó la Fiscalía. Se retrasó todo mucho. No llegábamos a las audiencias”, refirió.

“El viernes nos dieron la sentencia, lo notificaron a él, a nosotros no nos llegó la notificación al domicilio. Nos tuvimos que ir a la Oficina Judicial donde nos notificamos personalmente”, sostuvo.

María Fernanda se mostró profundamente disconforme con el fiscal de la causa. “Nos enteramos de lo que iba a hacer el fiscal en el juicio. Nunca estuvimos de acuerdo. Él nos dijo que esa era la pena, que es así en los juicios lo que se pide, que es por ley que se hace así. Nos sorprendió que la propia jueza Moreno mencionara que fue raro que Heiber no haya pedido una pena ajustable a lo que nos pasó. Las lesiones de mi hermano aún son gravísimas. Él puede llegar a perder la pierna con problemas en la cadera y se está tratando en Buenos Aires”.

Federico, fue quien sobrevivió al siniestro donde su padre murió. Aún lucha por su recuperación. Sufre de dolores y una infección mantiene muy comprometida una de sus piernas y la cadera.

“Nos sentimos desamparados. Es un trago amargo. Una desolación grande, es terrible. En un momento creímos que iban a actuar de mejor forma. Mientras se dio el proceso nosotros estuvimos con la energía puesta en la recuperación de mi hermano. Creímos que nos iban a amparar y a proteger y no fue así”, expresó en su entrevista con la redacción de Diario Jornada. “La Fiscalía nos desamparó y es terrible lo que nos pasó”, afirmó.

Sobre lo que consideró un gran desamparo, dijo que “cada vez que quería saber si había alguna audiencia tenía que llamar yo a la Fiscalía para haber si había audiencias o avances. Pasaban semanas y semanas y nadie me llamaba, nadie nada. Las notificaciones llegaban por correo”.

Frente al autor

María Fernanda contó lo que le pasó cuando se vio de frente con el autor de la muerte de su padre. “Cuando lo vimos se me mezclaron un montón de sentimientos. Nos dio mucha bronca verlo. Nunca levantó la cabeza. Cuando pidió perdón no le creímos. Tuvo su oportunidad y no la supo aprovechar”.

Iba de caravana

Con gran coraje y pese al dolor que inundó su vida, María Fernanda decidió no quedarse de brazos cruzados ante la injusticia. Sobre todo lo que pasó reflexionó que “si no hubiera conducido en ese estado y hubiera sido responsable no hubiera matado a mi papá. Siendo de Trelew se fue manejando a Rawson, siendo de Trelew, a esa hora alcoholizado. Quería seguir de caravana. Lo vieron en un montón de lugares. No se cómo quiso seguir hasta Rawson ebrio para seguir. Me dieron ganas de hacer Justicia por mano propia, pero no se puede”.

Agregó que “uno quiere que esto no le pase a nadie más. A ninguna familia más. La inhabilitación son sólo cinco años que le sacan el carnet. Si lo encuentran manejando se hace efectiva la pena de prisión a 3 años”, informó Diario El Jornada.

Darío Reyna había asistido a una fiesta en Kilómetro 8 y lo mataron de una puñalada en el pecho en la madrugada del sábado. Las circunstancias del hecho aún se desconocen.

Fuente policiales confirmaron que tras un arduo trabajo de entrevistas, levantamiento y análisis de cámaras de seguridad e informes complementarios se logró determinar al presunto autor del homicidio, identificado como Héctor Oviedo de 22 años de edad que aún no pudo ser detenido. 

En el hecho tomó intervención el Ministerio Público Fiscal a través del Fiscal General Héctor Iturrioz, quien realizó las entrevistas junto a los investigadores y así se le requirió a la jueza penal de turno, la Dra. Daniela Arcuri las medidas de allanamiento que se llevaron a cabo el sábado por la tarde. Los registros domiciliarios se llevaron a cabo en calle 12 de Octubre al 3800 y en la calle Providencia al 1400, con la colaboración de la Sección de Infantería. 

Tenía una pistola 9 milímetros y un rifle calibre 22; ambas armas con “balas en boca” (listas para ser disparadas) y cargadas con varias municiones. A Ángel Molina lo buscaban desde hace cuatro meses por el crimen de Sergio German Chapingo (21), quien fue ultimado de un balazo la madrugada del 12 de julio en el barrio Don Bosco, frente a su domicilio. La policía hizo este jueves a la tarde cuatro allanamientos y en uno de esos procedimientos logró detener a Molina. Su padre, Victorino “Superman” Molina, también cayó preso durante los operativos, pero porque le encontraron una pistola Bersa en el vehículo. Tenía además una granada antiaérea, de adorno, en su domicilio.

El allanamiento en el que apresaron al presunto asesino de Chapingo fue realizado en el inmueble de la calle Juan Evans 60, en el barrio Don Bosco y a pocas calles de donde en julio –presuntamente—ajustició de un tiro –usando una pistola 9 milímetros como la que le incautaron en su casa—a Sergio Germán Chapingo, quien murió en el hospital a poco de ser intervenido quirúrgicamente.

El jefe de la Policía de Investigaciones, el comisario Eduardo Chemín, habló este jueves y así se refirió a la captura de Molina, informó Radio 3.

La tragedia se habría desencadenado cuando el papá del joven estaba limpiando un rifle calibre 22, sin percatarse de que el arma todavía estaba cargada. Fue en ese momento que el arma se disparó y el proyectil termina ingresando en la zona craneal del joven.

Unjoven de 14 años murió tras recibir un disparo en la sien en la localidad de Lamarque, (Río Negro) tras un descuido del padre.El proyectil impactó en la sien del menor. 

De acuerdo a la información suministrada desde la Comisaría 17, el trágico suceso habría ocurrido cerca de las 16:30 del martes en una chacra distante a unos cuatro kilómetros desde el ingreso principal a esta localidad, por el camino que desemboca a la Isla Chica.

Diario Río Negro publicó que la hipótesis más firme es que la tragedia se habría desencadenado cuando el papá del joven estaba limpiando un rifle calibre 22, sin percatarse de que el arma todavía estaba cargada. Fue en ese momento que el arma se disparó y el proyectil termina ingresando en la zona craneal del joven.

De inmediato los familiares de la víctima llamaron a emergencia y ante la desesperación por el tiempo que pasaba, el padre cargo a su hijo herido en el auto y lo trasladó hasta el hospital de Lamarque. A mitad de camino se encontró con la ambulancia que acudía al llamado de auxilio.

Los profesionales subieron al herido y lo trasladaron al hospital de Choele Choel y ante el cuadro de gravedad se decidió su traslado a Roca.

Cerca de las 20, llegó la ambulancia al hospital Francisco López Lima pero el estado del joven ya era “crítico”. Fuentes del centro asistencial remarcaron que a pesar de los esfuerzos por reanimarlo, el adolescente falleció como consecuencia de las graves lesiones, informó ADN SUR.

A Ángel Andrés Molina le atribuyen ser el autor del homicidio de Sergio Chapingo y como la policía no lo encontró el viernes a la noche, cuando le allanó la casa y también los lugares que solía frecuentar; un juez ahora ordenó su captura. Sería el que le disparó desde muy cerca y por la espalda con una pistola 9 milímetros el viernes pasado a la tarde, provocando que la victima muriera al día siguiente en el hospital.

A Molina lo inculpó la propia victima antes de morir. ¿Qué pasó entre los dos, como para que todo termine en un crimen? La policía vincula a ambos al hecho del 9 de Julio a la madrugada, el del auto baleado en pleno centro.

Como se recordará ese caso sucedió el marte pasado antes de las cinco y media en la calle Rivadavia entre avenida 9 de Julio y 25 de Mayo, a metros del edificio de Tribunales, del Palacio Municipal y a solo cuatro calles de la Regional de Policía y hasta ahora todavía no han logrado ubicar el coche desde el que partieron los disparos y mucho menos al autor de los mismos, que usó para la ocasión una pistola 11.25.

A Sergio Germán Chapingo (30), el baleado este viernes a la tarde en una calle del barrio Don Bosco, en la zona norte de la ciudad; le dispararon también a corta distancia, pero con una pistola 9 milímetros. El proyectil entró a su cuerpo por la cadera y luego de perforar hígado e intestinos salió por la zona abdominal, explicó un especialista.

El hombre, lamentablemente, no resistió el post operatorio de una delicada intervención que le hicieron el mismo día en que llegó en grave estado al hospital y murió este sábado, antes de las ocho de la mañana. A Chapingo la policía lo había encontrado tirado en la calle Urquiza Norte casi Calle Canal, dicen, a pocas casas de donde vivía. Tenia mujer, aparentemente un hijo pequeño y conoció al que le pegó el tiro, se lo dijo a las autoridades y entre la noche del viernes y la madrugada del sábado se realizaron tres allanamientos buscando al asesino, pero no lo encontraron. Los operativos en los que anduvo el ministro Coordinador, de Seguridad y Justicia Federico Massoni, junto al jefe de Policía y miembros de la plana mayor se llevaron a cabo muy cerca de donde balearon a la victima y en una chacra.

El que buscan, según la policía, tiene frondoso prontuario delictivo, unos 30 años y ahora está acusado del crimen del infortunado Chapingo. No son pocos los que especulan que es muy factible de que se entregue la semana que viene en los Tribunales.

 

Radio 3

Ese hecho ocurrió este viernes a la tarde en el barrio Don Bosco, al noreste de Trelew, la victima tiene 30 años, fue identificada como Sergio Germán Chapingo y hasta este sábado a la madrugada la policía hizo allanamientos buscando sin éxito al que le dio el tiro, en un cruel episodio al que los investigadores vinculan con el hecho del 9 de Julio a la madrugada, cuando atacaron a balazos a una pareja que circulaba en auto por el centro de la ciudad.

La tentativa de homicidio de Chapingo ocurrió alrededor de las 15,30 en la calle Urquiza Norte entre Magallanes y Cipolletti, en donde a la víctima le disparan en al menos tres ocasiones con una pistola 9 milímetros y es alcanzado por uno de esos proyectiles, que le ingresó al cuerpo por la zona de la cadera y le perforó los intestinos.

Pese a su estado, Chapingo alcanzó a decir el nombre del que lo había atacado y a partir de ese dato la policía lo salió a buscar con esos tres allanamientos que empezó antes de la medianoche y que culminó en las primeras horas de este sábado a la madrugada.

El ministro Coordinador de Gabinete, Seguridad y Justicia Federico Massoni estuvo en esos procedimientos y habló mientras se llevaban a cabo por Radio 3 AM 780, escuchá lo que dijo: