Tag

asaltantes

Browsing

Una joven de 22 años perdió un embarazo de cinco meses de gestación luego de ser golpeada por un grupo de delincuentes durante un robo en la localidad bonaerense de Isidro Casanova. También resultó herida la madre de la mujer, que fue baleada en una pierna.

El violento ataque ocurrió el miércoles pasado, cerca de las 20:40 de la noche, cuando la víctima, Nadia Riveros, iba junto a su madre y su tío hacia el Hospital Paroissien debido a dolores relativos al embarazo. “Llamé a un remís, pero como tenían unos 40 minutos de demora le pedí a mi mamá que viniera para que me llevara porque me dolía mucho la panza”, contó después la chica a la prensa.

Nadia salió de la casa y mientras sus familiares la esperaban en el auto en el cruce de las calles Castañón y Concejal Luis Alberto Settino, aparecieron tres ladrones armados que venían a pie y los abordaron: los agredieron a golpes y culatazos para robarle el auto, un Chevrolet Corsa.

Instintivamente, la joven trató de defender a sus familiares: “Cuando vi que (los asaltantes) se acercaron a mi tío, que estaba del lado del conductor, pensé que le iban a hacer algo a él y le pego dos patadas en la cara e intento que se le caiga el arma, entonces ahí como que se calentó y empezó a tirar tiros”.

Los delincuentes actuaron con mucha violencia. En medio de la situación, uno de ellos le disparó en un tobillo a la mamá de la mujer embarazada, que afortunadamente está fuera de peligro.

A Nadia le dieron varios culatazos en la cabeza. “No me di cuenta que me pegó −relató la joven− y cuando siento todo caliente, me miro y estaba chorreando sangre que no paraba. Por suerte el disparo a mi mamá no le tocó ningún hueso”.

Tras ello, los delincuentes se escaparon a toda velocidad en el auto de las víctimas. Ese vehículo luego fue encontrado abandonado en el barrio Villegas.

Ambas mujeres fueron trasladadas hacia el mencionado nosocomio que está ubicado a la altura del kilómetro 21 de la Ruta Nacional N° 3. Allí Nadia fue asistida, le hicieron controles y recibió el alta. Pero anoche empezó a sentir malestares por lo que la llevaron nuevamente al hospital. Poco después se conoció la triste noticia de la pérdida del embarazo.

Nélida, tía de Nadia, dijo hoy a los medios que su sobrina “tenía dolor de panza, por eso iba al médico, que le dijo que a consecuencia de lo ocurrido, de pasar nervios, tensión y estrés, hizo que pierda el embarazo, además de recibir un culatazo en la cabeza”.

“Mi sobrina está triste y quiere permanecer en su privacidad por ahora, hay que dejar que mantenga su duelo y estamos tristes porque esperábamos un poquito de Dios para que le dé la vida, pero no fue así”, agregó.

“Espero que se sepa quién fue y que paguen por lo que hicieron, era una vida que venía y ellos estaban contentos con esto”, cerró Nélida.

El caso es investigado por el fiscal Gastón Bianchi, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial La Matanza. Todavía no hay detenidos.

Varias cámaras de seguridad de la zona registraron parte del brutal asalto.

Fuente: Infobae

La Policía de Investigaciones les allanó ayer en la zona noroeste de Trelew los domicilios a dos sospechosos de haber participado en un violento asalto a una familia que hubo hace algunos días atrás, secuestró un auto en el que se habrían movilizado los ladrones y a uno de ellos le incautó un celular que podría ser robado a una de las víctimas. También, en otra diligencia similar, recuperó un utilitario que había sido sustraído la semana pasada a un repartidor en pleno centro de la ciudad.

Este hecho ocurrió el viernes pasado a la tarde en las inmediaciones de Fontana y Roca, en donde en cuestión de pocos segundos a un hombre le sustrajeron la Renault Kangoo, mientras él se encontraba dentro de un local comercial dejando unas ensaladas.

El vehículo fue encontrado ayer en un terreno presuntamente usurpado del barrio Moreira 5. Allí lo habían metido dentro de una precaria y pequeña construcción improvisada como un garaje. El acceso al lugar se encontraba tapado con un nylon y el utilitario prácticamente no se veía desde el exterior.

El supuesto propietario o tenedor de esa propiedad se presentó cuando estaban realizando el allanamiento y seguramente la Justicia lo va a citar como posible encubridor del robo.

Paralelamente a esto, también la Policía de Investigaciones local llevó a cabo dos allanamientos en la zona oeste con los que se identificaron a dos presuntos asaltantes, de los que habrían participado en un atraco acontecido hace algunos días al sudoeste de Trelew cuando a una familia se le introdujeron varios ladrones al domicilio, luego que algunos se presentaran como empleados policiales.

A las víctimas les robaron dinero en efectivo y pertenencias de la casa, les apuntaron y redujeron dejándolas encerradas y ayer las autoridades encontraron además el automóvil que habría utilizado el grupo de maleantes para cometer el atraco. Un Chevrolet Agile que fue secuestrado, al igual que un teléfono celular encontrado en una de las viviendas allanadas que podría ser de una de las víctimas.

Los allanamientos se hicieron en el barrio Inta, en una vivienda de Río Pico y en otra de la calle Pascual Daleoso. No hubo detenidos pero los moradores de los dos lugares es muy probable que sean citados como imputados en la causa por el asalto a la familia.

El sigiloso y fugaz atraco ocurrió ayer a media mañana al sur del radio céntrico de Trelew y a los pocos minutos la policía encontró abandonado el vehículo que usaron los asaltantes. Fue hallado a pocas cuadras de la firma automotriz.

El hecho sucedió alrededor de las nueve de la mañana en la avenida Hipólito Yrigoyen al 1600 pero los autores entraron por la calle Moreno; por el taller, cuyo ingreso da hacia la parte posterior del edificio.
Hasta anoche la policía no dejaba trascender la cantidad de dinero que se llevaron, pero se hablaba de más de ocho millones de pesos en efectivo y una suma similar en documentos.

Al «golpe» lo dieron en CAPSA, una automotriz que distribuye la marca Chevrolet en la zona, en la que ya ha habido otros atracos con los que la delincuencia se ha alzado con fabulosas sumas de dinero como la de ayer.

El auto que usaron los ladrones apareció abandonado a pocas calles de la automotriz, en el barrio Padre Juan, también al sur de la ciudad, y la policía indagaba a quién pertenece y si es robado. Es un Fiat Palio, del tipo rural, al que las autoridades de la Comisaría Cuarta se llevaron secuestrado del lugar con la finalidad de levantar huellas y otras evidencias de quienes lo utilizaron.

El jefe de Policía hizo declaraciones a raíz del robo y no descartó que en las próximas horas se puedan producir novedades. Aseguró que en la investigación estaban «bien encaminados» y al contar lo sucedido detalló que los delincuentes «entraron por el taller (que está en la parte posterior de la concesionaria) pasan por entre medio de los vehículos que están allí alojados, a la vista de los operarios que en ese momento se encontraban trabajando en ese sector, accedieron al salón en donde había clientela y otros empleados en la parte de las oficinas administrativas; se dirigen a una oficina del tipo contable en donde reducen a la encargada y se apoderaron de un dinero que había allí depositado», explicó el comisario Miguel Gómez.

«Y, así como entraron, así se retiraron; sin llamar la atención. De todo esto ni siquiera se da cuenta el personal que estaba trabajando en una oficina vidriada de al lado, salvo cuando salen corriendo, ya de una manera evidente abandonando el local y haciendo presumir de que algo habían hecho», continuó el jefe de Policía.

– O sea que, por lo que usted dice, en el trayecto que hicieron desde la calle a la oficina en donde robaron ¿no redujeron, golpearon, ni le apuntaron a nadie?

Se le consultó, a lo que respondió que no despertaron siquiera sospechas en «los ocho o nueve empleados que se hallaban en el taller, en los que estaban en el salón de ventas, en los clientes y en los que estaban en oficinas contiguas», señaló.

«En la oficina contable se circunscribe el hecho, en donde a la encargada la llevan hacia la parte posterior donde había una especie de caja que no tiene cerrojo de seguridad, sino que una llave, se la hicieron abrir y se llevaron la plata», relató.

Tienen entre 13 y 17 años. Con dos cuchillos amenazaron al trabajador y le robaron 800 pesos. Fueron detenidos a pocas cuadras.

Tres mujeres y un hombre, todos menores de edad, asaltaron esta madrugada a un taxista, pero fueron detenidos a pocas cuadras del lugar del hecho.

El episodio ocurrió alrededor de las 4 de la mañana de este miércoles cuando los jóvenes, de entre 13 y 17 años de edad abordaron un taxi en la parada ubicada frente al barrio Armada Argentina, sobre calle Pellegrini Norte a metros de Colombia.

El coche, identificado con la patente habilitante Nº 165 viajó de ese lugar con destino al barrio Planta de Gas, pero al llegar a la intersección de las calles Berwyn y Ayuso, el taxista es intimidado con dos cuchillos, uno de los cuales es colocado en el cuello del hombre y otro en una de sus piernas.

Los delincuentes le sacaron $ 800 que tenía de la recaudación y se dan a la fuga. La víctima, un hombre de 45 años, sigue a los sujetos y da aviso a la policía, lo que permite su detención a pocas cuadras del lugar del hecho.

De los cuatro detenidos, el varón tiene 17 años y fue enviado al COSE, mientras las restantes tres son mujeres de 13, 15 y 16 años. Esta última tenía entre sus prendas de vestir un cuchilló, mientras que otras armas blancas y $ 200 fueron encontrados tirados a pocos metros del lugar de detención.

La joven de 16 años fue remitida al hogar de menores, mientras que las otras dos fueron restituidas a sus padres.

En el lugar intervinieron efectivos de la comisaría segunda, de la Unidad Regional y de las áreas criminalística e investigaciones.

Ocurrió este martes a la noche en el barrio Sarmiento, al sur de Trelew; los malvivientes actuaron a cara descubierta y ni bien ingresaron al local encañonaron a la propietaria y a otras dos personas que la acompañaban, se apoderaron de la recaudación, de las cervezas y se fueron.

El asalto exprés ocurrió cuando estaban por cerrar el negocio, alrededor de las 22. El comercio que se llama “El Trébol” está situado en la esquina de Moreteau y Buenos Aires, la policía no descartaba que los autores del hecho vivan por esas inmediaciones.

Mientras las autoridades de la Comisaría Tercera y de Criminalística realizaban las actuaciones, se hizo presente en el lugar el jefe de Policía, el comisario general Miguel Gómez, quien se estuvo interiorizando de lo ocurrido.

Del negocio los malvivientes se llevaron unos 3.000 pesos en efectivo y las bebidas, el jefe de la Regional, el comisario Felipe González, quien también acudió al lugar y accedió a hablar por Radio 3 AM 780 en vivo y directo aseguró que el hecho no fue violento y que los asaltantes actuaron con rapidez.

Fuente: Radio 3 Cadena Patagonia