Tag

arroyo

Browsing

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, marcó como un objetivo del gobierno nacional “rescatar a los que a partir de la pandemia cayeron en la pobreza” y sostuvo que luego de la emergencia sanitaria por el coronavirus “hay que generar trabajo, llevar adelante proyectos productivos y que la gente acceda al monotributo social”.

En declaraciones a radio La Red, Arroyo manifestó que se “siente bien” tras este viernes haber confirmado que dio positivo de coronavirus, y señaló que «estaba yendo a los barrios, a todos lados, por lo que sabía que en algún momento me iba a tocar, ya que hay circulación comunitaria» del nuevo virus.

Con respecto a los efectos de la pandemia en la situación social y económica, el ministro consideró que desde el Gobierno “primero hay que rescatar a los que a partir de la pandemia cayeron en la pobreza y luego debemos atender a la pobreza estructural, histórica».

En ese sentido, aseguró que “hay que generar trabajo, llevar adelante proyectos productivos y que la gente acceda al monotributo social”.

«Otro eje importante en la reconstrucción del trabajo es la urbanización de los 4.000 barrios populares de Argentina», estimó el funcionario nacional.

Al respecto de los planes sociales, el titular de la cartera de Desarrollo Social afirmó que «el apoyo que da el Estado entendemos que debe tener una contraprestación, que puede ser trabajar o terminar el secundario», indicó Télam.

El ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, confirmó esta mañana que dio positivo en coronavirus y adelantó que continuará con sus tareas oficiales desde su domicilio y en forma remota.

«Quiero contarles que di positivo de COVID-19. Tengo síntomas leves y me encuentro bien de ánimo», informó Arroyo a través de su cuenta en Twitter.

El funcionario indicó que seguirá «trabajando de forma remota».

Por último, el ministro de Desarrollo Social pidió a la población: «Es muy importante que sigamos cuidándonos entre todas y todos», señaló Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró hoy que “hay mucha gente sin ingresos y tiene que ser acompañada” al ser consultado sobre la continuidad, o no, del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o su reemplazo por el Ingreso Universal.

“No quiero adelantarme porque se están evaluando distintas alternativas, pero está claro que hay gente sin ingresos o bajos ingresos que tiene que ser acompañada”, dijo.

En este sentido, recordó que, “antes de la pandemia, había 8 millones de personas que recibían asistencia alimentaria» y ahora están en «11 millones”.

El funcionario explicó que a este número se llegó porque, como consecuencia de la pandemia, se agregó a la demanda de alimentos gente que vivía de changas y que, por las medidas de prevención de contagios, no pudo continuar con ellas.

“A los que ya estaban en los comedores y centros comunitarios se agregaron quienes hacían changas e iban a un comedor muy eventualmente; el que nunca había estado en un comedor e incluso el que tiene un trabajo formal pero sus ingresos no le alcanzan”, enumeró Arroyo.

El ministro indicó que esas 11 millones de personas que recibe asistencia de alimentos «va fluctuando cuando se recarga la tarjeta alimentaria, pero permanece estable en 11 millones de personas, y marca el nivel de ayuda del Estado pero también el nivel de deterioro social”.

Arroyo precisó que los datos actualizados al 31 de julio indican que el Estado invirtió “70.000 millones de pesos en alimentos, en sólo siete meses, comparados con los 28.000 millones durante todo el año pasado”.

“De este total de 70.000 millones -precisó- unos 52.000 millones fueron a través de la tarjeta alimentaria y el resto compra de alimentos y dinero derivados a comedores y comedores comunitarios, unos 3000 centros a los que transferimos fondos”.

Arroyo aseguró que “lo positivo» es que se logró cubrir la necesidad», pero asumió que aún es necesario «mejorar la calidad nutricional”.

Sobre la compra de alimentos, en tanto, dijo que el ministerio se rige “por los precios máximos que fija la Secretaría de Comercio» y que compran «por debajo de estos precios máximos”, señaló Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo hoy que el Gobierno busca generar 300 mil empleos a través de «un vínculo entre las prestaciones y los planes sociales», aunque indicó que ahora la prioridad es «la asistencia alimentaria, que alcanza a 11 millones de personas».

«Estamos haciendo un proceso para crear 300 mil puestos de trabajo y que permite ser monotributista social en un contexto en el que 11 millones de personas reciben asistencia alimentaria, cifra extendida por la pandemia», indicó el funcionario.

No obstante, aseguró que «hoy la prioridad es la asistencia alimentaria» y apuntó que, en una segunda etapa, se busca que «las medidas se vinculen en un 50% a la asistencia y el resto a la generación de empleo».

La salida es el trabajo y vemos cinco sectores como potenciales generadores de empleo: construcción, producción de alimentos, industria textil, economía del cuidado y reciclado

«Claramente, la salida es el trabajo y vemos cinco sectores como potenciales generadores de empleo: construcción, producción de alimentos, industria textil, economía del cuidado y reciclado», enumeró.

Por otra parte, aseguró que «permanentemente hay reclamos» vinculados al área de Desarrollo Social y mencionó que el Ministerio «trabaja en tomar nota, en particular, con «personas con discapacidad y los adultos mayores».

Arroyo también se refirió al registro que realizan las autoridades sobre los comedores y contó que «algunos funcionan todos los días y otros se van alternando».

«Vamos cubriendo todo: armamos un comité de emergencia en cada barrio y donde hay baches, vamos y acompañamos», expresó Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, resaltó hoy que el Gobierno logró «una cobertura social importante», pero advirtió que hay que atender «el serio problema de calidad nutricional» y mencionó que «el costo de los alimentos, en aumento, juega en contra de la buena nutrición».

«Se logró una cobertura importante: hay 11 millones de personas que reciben asistencia alimentaria, pero hay un serio problema de calidad nutricional, ya que 67% de las compras realizadas con la tarjeta alimentaria eran destinadas a leche, carne, frutas y verduras previo a la pandemia de coronavirus y hoy es menos de 50%», precisó.

El funcionario participó esta mañana en una videoconferencia en la que se presentó el Observatorio de la Lucha Contra el Hambre, iniciativa enmarcada dentro del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre conformado por el Gobierno.

«Es muy importante el Observatorio y tener información, ya que, en la actualidad, hay dos grandes ejes de la política social: los planes Argentina contra el Hambre y Potenciar Trabajo, pero tenemos varios datos dispersos y la necesidad de tener información más precisa y analizada, por eso lo que va a hacer el ISEPCi es clave», sostuvo.

El ISEPCi (Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana) es uno de los entes que fueron convocados por el Gobierno para desarrollar el Observatorio presentado hoy, que incluye a universidades, institutos de investigación y organizaciones no gubernamentales.

La finalidad del Observatorio es evaluar el impacto de las políticas públicas en la lucha contra el hambre para corregir lo que sea necesario, robustecer las medidas que tengan efectos positivos y buscar alternativas a las que no tengan las consecuencias deseadas, informó el ISEPCi en un comunicado.

«Es evidente que el costo de los alimentos sigue subiendo y eso juega en contra de la buena nutrición porque, en la medida en que suben los precios, todo el mundo termina endeudándose», advirtió Arroyo.

El ministro evaluó que el costo de los alimentos y el endeudamiento que genera son «dos temas verdaderamente críticos» porque «se termina tomando crédito en la financiera del barrio a 200% de interés anual». 

En otro orden, el funcionario destacó la importancia de lanzar el Registro Nacional de Comedores e indicó que se busca seguir el modelo de los comedores «más formalizados».

En esos comedores «hay una cuenta bancaria para depositar fondos y descentralizar y que el propio comedor compre en los comercios de cercanía», explicó Arroyo en la videoconferencia, tras destacar que, de esa forma, las compras «se pueden orientar más a comprar leche y verduras».

Se informó también que, en los próximos meses, el ISEPCi realizará una encuesta nacional a 10.000 familias de barrios populares en varias provincias para relevar información sobre su situación alimentaria y la influencia de las medidas oficiales más relevantes en la materia, señaló Télam.

Un hombre de 35 años protagonizó un accidente anoche en el puente del arroyo en la ruta entre nuestra ciudad y Trevelin. Personal policial, bomberos y médicos trabajaron en el lugar para poder sacar al único ocupante del Toyota Corolla. Viajaba con su perra, quien también sobrevivió al siniestro y padece una fractura.

Luego de más de una hora, pudieron retirar al conductor y trasladarlo al Hospital Zonal de Esquel donde quedó en observación. Se confirmó que sufrió una fractura de húmero izquierdo, múltiples heridas cortantes en la mano derecha y contusiones en el antebrazo y muñeca izquierda.

Si bien esperan poder entrevistarlo hoy para tener mayores detalles, el hombre indicó a la policía que perdió el control del vehículo pero nada se cruzó en su camino u obstaculizó su circulación.

El vehículo quedó destruido tras terminar incrustado entre los sauces. Se conoció que fue advertido por una persona que viajaba en el colectivo entre Esquel y Trevelin, ya que por el lugar donde sucedió el accidente era difícil de divisar.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, calificó hoy como una «muy buena medida» la declaración de servicio público a la telefonía móvil, internet y TV paga y el congelamiento de tarifas hasta fin de año, al considerar que «el acceso a datos es sinónimo de igualdad».

«Es una muy buena medida porque la igualdad parte por dar condiciones similares para todos y justamente los niveles de desigualdad comienzan de entrada y con el acceso a los servicios básicos».

Ayer, el presidente Alberto Fernández anunció la decisión de declarar como «servicios públicos» a la telefonía celular y fija, internet y la televisión paga» y anticipó que las tarifas de esas prestaciones quedarán congeladas hasta el próximo 31 de diciembre.

«Con esta medida se ve al Estado acompañando a los que menos tienen y sobre todo en estos momentos de pandemia, donde algunos pueden seguir el año escolar y otros no», dijo Arroyo y sintetizó: «El acceso a datos es un sinónimo de igualdad».

El ministro indicó que «de entrada, si el chico accede a un jardín maternal a los 3, 4 o 5 años, ya arrancan con las mismas igualdades. En materia de servicios hoy muchas familias tienen un solo celular y los niños no pueden estar conectados».

«Lo vemos en los barrios, incluso en los comedores hemos armados aulas virtuales también», añadió.

Por otra parte, el funcionario indicó que el Gobierno nacional apunta a crear «300.000 puestos de trabajo en los próximos meses» en sectores como la «construcción, producción de elementos, textil, la economía del cuidado con mujeres que se desempeñan en esas áreas, y el reciclado».

«En esas áreas estamos viendo cómo vincular los distintos programas con el trabajo. Hemos generado un sistema de monotributista social durante dos años y también hicimos algo que es importante a futuro, que es que las personas que cobran planes a través del Banco Nación, ahora también podrán generar sus propios ingresos con changas, etc en la misma cuenta», explicó.

Arroyo aseguró también que «lentamente se van recuperando las changas y el Estado acompaña con maquinarias, y créditos».

«Todas esas acciones son necesarias porque constituyen el rol del Estado para reconstruir el tejido social generando oportunidades para la gente que trabaja», señaló Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, evaluó hoy que “es evidente que la pobreza y la indigencia están aumentando” en el marco de la pandemia de coronavirus, pero señaló que otros índices como «la salud, la educación y la red de apoyo del Estado, en parte, compensan esa situación».

Al hablar con radio La Red, Arroyo dijo que “la pobreza estaba en 38,4% en la medición que corresponde al último trimestre del año pasado y es obvio que ahora está por encima del 40%”.

Tras explicar que los datos de pobreza se actualizarán el mes próximo, Arroyo aseguró sin embargo que “el índice pone el acento en la inflación, pero no se condice con otros niveles que son importantes como la salud, la educación y la red de apoyo del Estado, que en parte compensan esa situación”.

La pobreza estaba en 38,4% en la medición que corresponde al último trimestre del año pasado y es obvio que ahora está por encima del 40%”

Por otro lado, el funcionario insistió en que «se analizan distintas alternativas» en relación a cómo continuará la asistencia del Estado actualmente centrada en el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que consiste en una suma mensual de $ 10.000.

En este sentido, subrayó que el hecho de que «9 millones de las 17 millones de familias» que hay en el país perciben actualmente el IFE da cuenta de «una situación social crítica», que precedía a la pandemia y que se agravó con la llegada del coronavirus.

Arroyo indicó que el Gobierno busca que el IFE se reconvierta y que apunte a tres objetivos: “La idea es vincularlo como un apoyo económico para el que empieza a trabajar, para el que tiene que capacitarse o para el que tenga que terminar la escuela secundaria”.

Por otro lado, en la entrevista que concedió esta mañana, fue consultado sobre los datos informados ayer por el Indec, que dan cuenta que los precios de los productos que componen la Canasta Básica Alimentaria aumentaron 1,6% en julio último, con lo que grupo familiar integrado por una pareja con dos hijos necesitó percibir ingresos por $ 18.321,51, para no caer en la indigencia.

El Indec informó además que el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos reúne indumentaria y transporte, también subió 1,6 % en julio, por lo cual el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $ 44.521,25 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

En sus declaraciones, el ministro evaluó que observa “un pequeño repunte de la actividad económica en las changas, en el sector informal” y manifestó que “las más afectadas por la falta de empleo son las mujeres jóvenes”.

En otro orden, dijo que “el 85% de las familias tiene deuda, y en los barrios hay un sistema de crédito diario, con préstamos personales a tasas brutales”.

En este sentido, recalcó que el Estado otorga créditos para la compra de herramientas para trabajadores para pequeños emprendimientos a una tasa del 3% anual, señaló Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, convocó  a los ministros de las provincias a organizar «mesas regionales del Plan Argentina contra el Hambre», al encabezar la séptima reunión del Consejo Federal de Desarrollo Social (Cofedeso), que reúne a funcionarios del área de todo el país..

El Gobierno busca «dar un fuerte contenido regional a la mesa contra el hambre y por eso es importante hacer encuentros para coordinar y organizar desde las provincias», sostuvo Arroyo, según señala un comunicado, durante el encuentro realizado por videoconferencia.

Las reuniones del Consejo Federal de Desarrollo Social comenzaron en el principio de la gestión, pero fueron oficializadas a principios de junio mediante la Resolución oficial 258/2020.

El funcionario consideró que esas reuniones, que tienen funciones deliberativas, consultivas, de formulación de propuestas y de políticas de concertación, son «una herramienta fundamental para pensar con una mirada federal las estrategias y medidas sociales para avanzar hacia una mayor justicia social».

El Codefeso está presidido por Arroyo y se integra con representantes de los Ministerios de Desarrollo Social o la denominación que asuma el organismo con competencia en la ejecución de políticas sociales en cada una de las provincias y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Arroyo estuvo acompañado por la secretaria de Articulación de Política Social, Erika Roffler, y participaron también los ministros provinciales Andrés Larroque (Buenos Aires), Juan Carlos Massei (Córdoba), Danilo Capitani (Santa Fe), Gabriel Yedlin (Tucumán), María Pía Chiachio Cavana (Chaco), Marisa Paira (Entre Ríos), Natalia Sarapura (Jujuy) y Benilda Dammer (Misiones).

También estuvieron Gustavo Hermida (Chubut), Adriana Figueroa (Neuquén), Bárbara Weinzettel (Santa Cruz), Gabriela Pedrali (La Rioja), Verónica Figueroa (Salta), Verónica González (Tierra del Fuego), Aníbal Gómez (Formosa), Diego Álvarez (La Pampa), Juan Deco (Río Negro), Federico Berardo (San Luis), Angel Niccolai (Santiago del Estero) y Alejandro Verón (Mendoza), señaló Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo hoy que el Gobierno analiza «una nueva etapa» posterior al pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), en la que habrá «mucho acompañamiento social y el eje puesto en el trabajo».

«El IFE 3 se está pagando y es un ejemplo de la decisión del Presidente (Alberto Fernández) de empezar por los últimos. Ahora se está evaluando una nueva etapa donde vamos a seguir con mucho acompañamiento social, con el eje puesto en el empleo», sostuvo Arroyo.

El Ministro encabezó ayer una nueva reunión del Consejo Federal Argentina contra el Hambre, junto a la titular del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz, y referentes de la sociedad civil.

Allí se presentó un informe que dio cuenta de que fueron ejecutados 69.747 millones de pesos para asistir a los sectores más desprotegidos, entre enero y julio de este año.

En particular, sobre el Plan contra el Hambre, el ministro dijo Arroyo hoy que «estamos bien y estamos mal. Bien porque logramos la cobertura de 11 millones de personas pero mal en la calidad nutricional ya que están faltando leche, carnes, y verduras».

«Las compras de la Tarjeta Alimentar empezaron con leche, carne y verduras pero luego eso bajó para comprar cosas más baratas como fideos y harinas», explicó y sostuvo que hay alrededor de «10.000 comedores en Argentina» pero que como «nadie sabe» con precisión el número «estamos trabajando en un registro».

«Nosotros le transferimos recursos a los comedores, eso mueve la economía local y también nos permite ver si logran cumplir con la calidad nutricional», explicó el titular de Desarrollo Social.

Por otra parte, añadió que «la gente en los comedores baja cuando cargamos la Tarjeta Alimentar y cuando aparecen changas» y confió que «en los últimos 15 días hay un poquito menos de gente porque hay changas en construcción y en el rubro textil».

En tanto, descartó que en la Argentina haya «riesgo de estallido social» pero admitió que «hay preocupación, angustia», y diferenció la situación con la crisis del 2001, al recordar que ese año había «200 mil personas con Planes Trabajar mientras que hoy tenemos el IFE, la AUH y mucha más red social».

El ministro explicó que con las medidas de Gobierno se llegó a «11 millones de personas» a través de «distintos mecanismos» y que si bien «a veces falta que las políticas lleguen con mayor velocidad, hay una cobertura importante».

«En julio ejecutamos el 139% del presupuesto para este año», sintetizó, en sintonía con los números expuestos en la reunión de ayer, indicó Télam.