Tag

Argentina

Browsing

La red social de Mark Zuckerberg tuvo una falla en el sistema que hasta el momento no pudo ser reparada. Explotó Twitter con los descargos de hombre y mujeres.

Cientos de usuarios de todo el mundo registraron problemas para ingresar a sus cuentas de Facebook en la jornada de este miércoles 13 de marzo.

Principalmente a través de Twitter y de otras redes sociales como Instagram hombre y mujeres descargaron su enojo por medio de los hashtags #Facebook #FacebookDown y #SecayóFacebook.

Entre los países afectados se encuentran México, Argentina, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil, México y el sureste asiático.

Fue cerca de las 10 de la mañana cuando comenzaron a ocurrir los problemas que generaron la falla que hasta el momento no tuvo explicación.

Fuente: 0223

La prestigiosa revista financiera aseguró que entre diciembre de 2015 y marzo de 2017 en la Argentina cerraron 3.198 empresas, es decir siete por día.

En campaña el entonces candidato presidencial Mauricio Macri aseguraba que una de las claves de su gobierno iba a ser «volver al mundo». Seguramente ese regreso al mundo que imaginaba y propugnaba no era el que consiguió y que quedó plasmado este lunes en uno de los principales titulares de Forbes: «La Argentina está a un paso del colapso económico (de nuevo)».

La prestigiosa publicación advierte que el «rescate financiero del FMI hizo que Argentina no tocara fondo, pero, su situación se agrava debido a la fuga de capitales».

Y advierte que «a pesar de este rescate, la de Argentina es considerada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) una de las economías emergentes que seguirá con vulnerabilidades».

A la hora de explicar las razones de las profunda crisis económica en que se encuentra el país para Forbes no existe la tan mentada «pesada herencia» y advierte que «la situación económica de Argentina se puede explicar por su nivel de endeudamiento, que aumentó 20 puntos porcentuales del PIB entre 2017 y el segundo trimestre de 2018, alcanzando una deuda pública de 77.4% del PIB, de acuerdo con la Cepal».

Forbes señala además que «entre diciembre de 2015 y marzo de 2017 se perdieron 3.198 empresas en Argentina; es decir, siete por día, de acuerdo con datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos».

La consultora internacional Oxford Economics evaluó a los cuatro grandes de Latinoamérica- Cualquiera que triunfe en las elecciones de octubre deberá renegociar el acuerdo con el FMI en 2021. Allí surgen tres caminos: mantener el ajuste y crecer poco, reestructurar la deuda o patear el tablero.

La lupa de analistas e inversores internacionales se ha posado sobre las cuentas fiscales de la región, en particular, de las principales cuatro economías: Brasil, México, Colombia y Argentina. Días atrás la influyente consultora internacional Oxford Economics difundió un informe que pone paños fríos sobre los casos mexicano y colombiano pero alerta sobre los desafíos en Brasil (pese a la reforma previsional) y, sobre todo, en Argentina, “donde un ajuste en medio de una recesión puede ser una combinación tóxica para un presidente que busca la reelección”.

Antes de entrar de lleno en el caso argentino, a modo de resumen, el diagnóstico de Oxford Economics destaca que Brasil tuvo el mayor déficit fiscal entre las economías clave de la región en 2018, seguida por Argentina. Y, si bien ambos países tienen importantes déficits primarios, los pagos de intereses de Brasil son uno de los más altos del mundo. Sin embargo, el caso de Argentina es preocupante porque enfrentará el desafío de pasar a un superávit primario en medio de una elección presidencial. Los casos de Colombia y de México son menos alarmante, de los que se cree. Pero en pocas líneas ven que:

Argentina es, por mucho, el país fiscalmente más vulnerable de la región. Porque a pesar de que los desequilibrios macroeconómicos internos y externos se están corrigiendo con éxito, el país tendrá que enfrentarse al desafío permanente de tener un elevado stock de deuda externa pública. Cualquiera que gane las elecciones este año, probablemente negociará un segundo paquete con el FMI en 2021, cuando habrá que tomar una decisión difícil: comprometerse con la austeridad permanente y un menor crecimiento, reestructurarse o patear el tablero.

Brasil la tiene más sencilla pero su enorme stock de deuda (77% del PBI) le impone un elevado costo financiero que continuará aumentando hasta que comience a generar un superávit primario decente. La nueva administración deberá modificar la constitución una o dos veces para generar ahorros significativos.

En México, el presidente López Obrador (AMLO) puede alcanzar los superávit primarios prometidos, pero Pemex puede requerir más inyecciones de capital del Tesoro si AMLO decide adherirse a su política energética. Sin embargo, la posibilidad de que México o Pemex pierdan su calificación de investment grade es una posibilidad muy remota.

Es probable que Colombia rompa su regla fiscal, ya que la división política pone fuera de su alcance una reforma fiscal significativa. Pero incluso con un déficit del 0,4% del PBI con respecto a los objetivos de déficit para 2022, la deuda con respecto al PBI aún se espera que disminuya desde el 49% de 2018. A pesar que el 8% de los ingresos dependen del petróleo, un shock petrolero no sería un golpe muy fuerte y desestabilizador para la deuda gracias a las reformas fiscales aprobabas en 2016 y 2018.

Veamos ahora lo más relevante del análisis del caso criollo

Argentina está sufriendo un severo ajuste macroeconómico que ha llevado a la economía a una profunda recesión. Hasta abril de 2018, el Gobierno no solo tenía un enorme déficit fiscal, alcanzando el 6% del PBI en 2017, sino que también lo financiaba con flujos de cartera volátiles. Emitiendo deuda externa, apenas dos semanas antes del inicio de la crisis monetaria en 2018, se advertía que el gradualismo del presidente Macri se estaba desbaratando y que su incapacidad para reducir el déficit hacía de Argentina uno de los mercados emergentes más vulnerables.

Tras una severa crisis monetaria que obligó a las autoridades a solicitar asistencia financiera del FMI debió renovar completamente el marco de la política monetaria para estabilizar la moneda y recuperar el control de la inflación. Las políticas monetarias y fiscales más restrictivas y una severa reducción en el poder de compra de los argentinos (debido a la aceleración de la inflación) causaron una contracción del PBI estimada en 2.68% en 2018, lo que probablemente será seguido por otra caída de 1,6% este año (la recesión finalizará en el segundo trimestre).

Esta gran depreciación y la consiguiente recesión han llevado a una reducción de los desequilibrios externos del país a través de un menor consumo e importaciones, lo que reduce la probabilidad de una segunda crisis consecutiva.La buena noticia es que el déficit externo ahora se está reduciendo rápidamente; el malo es que lo está haciendo a costa de menores importaciones, lo que implica un menor consumo e inversión. El personal del FMI sabe que sus proyecciones de deuda originales son poco probable que se materialicen. Además, el FMI asume que la dura austeridad está aquí para quedarse, algo que es poco probable que sea políticamente factible en la Argentina.

Argentina tiene que lidiar con una serie de problemas acuciantes asociados con sus desequilibrios económicos. Con más de la mitad del gasto público indexado a la inflación, el ajuste continuará dependiendo principalmente de los recortes en el gasto de capital. Esto puede aliviar las restricciones de financiamiento temporalmente, pero no se cree que conduzca a una reducción sostenible del déficit. El resto de los recortes serán en gran parte a los subsidios a la energía, que plantean riesgos políticos importantes antes de las elecciones de octubre, ya que afectan directamente los presupuestos de los hogares. Si la estrategia de ajuste no se cumple, podría haber algunas sorpresas negativas para los inversores el próximo año.

El desafío inmediato de las autoridades es mantener su compromiso de reducir el déficit fiscal primario del 2,6% en 2018 a cero este año y, al mismo tiempo, evitar una reacción popular que podría impulsar a la expresidenta Cristina de Kirchner a la presidencia en las elecciones de octubre.

Una reducción adicional del déficit del 2,6% en medio de una profunda recesión puede parecer la receta perfecta para perder una elección presidencial, sin embargo, queda el truco fiscal gravar aún más a las exportaciones.

El FMI está actualmente proporcionando toda la financiación que el Gobierno necesita, aunque la historia será diferente para 2020, ya que la mayoría de los fondos del programa ya se habrán utilizado. Y no solo el déficit fiscal se está reduciendo rápidamente: estimamos que el déficit de la cuenta corriente se reducirá en dos tercios a u$s11.600 millones este año a 2,3% del PBI.

Pero incluso si, en términos de flujos, las cosas avanzan, la Argentina enfrentará inevitablemente problemas relacionados con su gran deuda pública, que puede llegar al 80% del PBI a fines de 2018 (el FMI esperaba que caería por debajo del 60% para 2023).

Un impulso de austeridad tan prolongado y severo no será políticamente factible en Argentina. Con excedentes primarios mucho más modestos (menores al 0,5% del PBI), es poco probable que la relación Deuda/ PBI caiga por debajo del 70% en los próximos cinco años.

Revertir una deuda tan grande será un desafío para un país volátil como Argentina. Por lo tanto, se cree que el escenario más probable es que quien sea elegido Presidente este año negocie un segundo programa del FMI en 2021. La elección será una decisión difícil: comprometerse con la austeridad permanente y un menor crecimiento para reducir la relación Deuda/PBI, reestructurar la deuda o patear el tablero. La última opción perpetuaría la vulnerabilidad y probablemente terminaría en una reestructuración cuando llegue la próxima crisis.

Ámbito

El primer mandatario volvió a mostrarse junto a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

El presidente Mauricio Macri aseguró que el país está «atravesando los coletazos de 2018» pero advirtió que «ya tenemos una economía que empieza a ordenarse». En este marco señaló que los argentinos «empezamos a entender que no se puede gastar más de lo que uno tiene, y que no podemos vivir de prestado».

El Presidente pidió actuar «con honestidad, diciéndonos la verdad y no mintiéndole más a la gente diciéndole que las cosas pueden ser gratis, que al final las pagamos todos y mal».

«En la Argentina estamos madurando, creciendo, entendiendo lo que nos pasó no el año pasado, sino los anteriores 15 años y los anteriores 30 años», dijo.

Por otra parte, Macri dijo que «es increíble» el «nivel de atracción, de curiosidad, de afecto» que recibió por el país durante su viaje a India y Vietnam «es increíble».

Durante un acto que compartió con la gobernadora María Eugenia Vidal tras recorrer obras hídricas de la cuenca del Río Salado, el Presidente señaló que mediante esa acción se va a poder «incorporar más de un millón de hectáreas a la producción y eso es trabajo».

«Vidal y Macri el gato terminan las obras del Arroyo El Gato, es una cosa bastante particular», ironizó el primer mandatario.

A su vez, Vidal señaló que «esto es el resultado de un trabajo en equipo de Nación y Provincia, donde ya no es noticia si el Presidente y la gobernadora se miran en un acto o si se reúnen o si hablan por teléfono porque eso es lo que debería esperar cualquier bonaerense».

Ámbito

Además, necesita USD 20.000 para afrontar los costos de viaje, debido a que la mujer necesita volar con asistencia médica.

Una jubilada que sufrió un derrame cerebral en enero mientras se encontraba de vacaciones junto a su esposo en la ciudad de Chiang Mei, en Tailandia, sumó a ese drama una deuda de USD 70.000 con el hospital en el que está internada y la necesidad de abonar además USD 20.000 para regresar a la Argentina en un vuelo comercial con asistencia médica.

Carlos Alberto Mariscotti, marido de la mujer, Mercedes Ema Albinatti, indicó que dos días después de operarla el médico le informó que, si lograba gestionar un avión sanitario, le daría el alta para que continuara con la recuperación en Buenos Aires.

Sin embargo, dijo que sus intentos para gestionar un vuelo de ese calibre fueron infructuosos y se mostró muy crítico con las autoridades argentinas.

«Llamé muchas veces al consulado y lo único que hicieron fue darme consejos. Desde el tercer día pedí que gestionaran uno. Dijeron que ‘ni soñando’ porque salía 200.000 dólares. No hubo ayuda concreta», dijo Mariscotti en diálogo con TN. Además, agregó que tampoco obtuvo ayuda de funcionarios nacionales ni de la Ciudad de Buenos Aires, donde residen ambos.

Mariscotti explicó que finalmente la alternativa elegida es tomar un vuelo comercial que, sin embargo, tiene también un costo elevado. «(Albinatti) Tiene deficiencia de oxigeno y por eso necesita para viajar la asistencia de un medico y una enfermera, y viajar en primera clase de una aerolínea comercial», dijo.

«(Además de sus pasajes) Implica pagar el pasaje de ida y vuelta al médico y la enfermera, cambiar el de ella a primera clase. Todo eso sale 20.000 dólares, que no tengo», añadió Mariscotti.

En contraste con el caso del tucumano Maximiliano Conca, quien sufrió un paro cardíaco mientras estaba de vacaciones en Chile y tuvo que cancelar una deuda cercana a los $700.000, Albinatti había contratado un seguro médico en el exterior.

No obstante, debido a que tiene 70 años, el seguro cubrió los primeros USD 60.000. Pero los gastos totales al día de la fecha exceden el monto por USD 70.000.

Mariscotti informó que llegó a un acuerdo con las autoridades del hospital para financiar su deuda, pero que estas lo exhortaron además a presentar «una propuesta válida de cómo se pueden cubrir» los USD 20.000 del vuelo antes del próximo lunes, bajo apercibimiento de trasladar a su esposa a un hospital público.

Sin embargo, el hombre señaló que todos estos establecimientos «están saturados debido a la gran demanda que hay». «Si no consiguen cama, no se que van a hacer», concluyó.

 

INFOBAE

Las petroleras analizan llevar el precio de la nafta al equivalente a un dólar por un litro, es decir 40 pesos. Con ello, confirman que el valor real de la moneda estadounidense no es ni 37, ni 38, ni 39, como el Gobierno quiso ponerle un freno. La suba del combustible está previsto para el mes de marzo y el incremento correspondería al 5%.

A partir de que se registró en los últimos días una suba en el dólar, sumado al incremento del barril del petróleo y a un nivel de inflación alto, el mes de marzo las petroleras estiman que el litro de la nafta súper tendrá un valor de 40 pesos. Con ello, confirman entonces que ese monto es el valor del dólar en la Argentina, contrario a la postura del Gobierno de querer mantener el precio de la moneda estadounidense entre los 37 y 38 pesos.

Con un aumento, que representaría un 5% en combustibles, según vienen anticipando distintas fuentes de la industria petrolera, Argentina se ubica entre los países con el combustible más caro del mundo. Entre ellos está Uruguay, México, Brasil y Paraguay.

Argentina toma como referencia al barril de petróleo Brent, y el mismo tuvo un salto de más de un 8% desde que comenzó febrero, ya que pasó de los 61 dólares por barril a más de US$66, que se sumó a una suba del dólar de un 4%.

La inflación de 2018 fue la más alta desde la hiperinflación (1991) y sus efectos continuarán haciéndose sentir durante todo este año. Uno de los impactos lo sentirán, con este aumento, los automovilistas –según publica Urgente 24-.

Lo que ya es seguro, es un piso de 2% de aumento de la nafta y el gasoil para marzo es la incidencia del impuesto a los combustibles, que se actualiza trimestralmente en función de la inflación del período anterior. En este caso, la de octubre a diciembre, que en promedio fue de 3,7%, precisó el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la Argentina (CECHA), Carlos Gold.

Actualmente, el litro de nafta súper se vende a 37,62 pesos en las estaciones de servicios de YPF de la Ciudad de Buenos Aires, apenas por encima en Axion y a 38,52 en Raizen (que opera la marca Shell). A su vez, la Infinia cuesta 43,40 en YPF y la V-Power de Shell, 44,43. Si el aumento que se defina en marzo alcanza el 5%, la súper pasará a costar 39,50 en YPF y 40,44 en las estaciones Shell.

El Comodorense

En 1972 aprobó el examen habilitante y se convirtió en la primera mujer guardavidas de nuestro país. De las piletas de Independiente a las costas de Villa Gesell, la fabulosa historia de una pionera.

Uno de los estereotipos más instalados en los veranos en la playa es el del guardavidas como un adonis rodeado de pretendientes hipnotizadas por sus atributos físicos. Por suerte, esta figuración fue perdiendo lugar en el imaginario popular gracias a las reivindicaciones de género que atacan donde más duele: en los lugares comunes de nuestras cabezas, demoliendo murallas instaladas en el inconsciente colectivo por mandato cultural.

Matilde Ontiveros irrumpió cuatro décadas antes de que estas sensibilidades actuales pudieran favorecerla. No era fácil ser mujer en una comunidad machista, y mucho menos guardavidas en mares dominados por los hombres. La historia transcurrió en Villa Gesell.

Matilde tenía una relación particular con el agua, ya que había aprendido a nadar en la pileta de Independiente de Avellaneda, cerca de donde vivía, y obtuvo con ese club grandes resultados deportivos en pileta tanto a nivel nacional como sudamericano. Sin embargo, un sinsabor en una de esas competencias la empujó a abandonar la actividad y a alejarse por completo del agua. Todo eso sucedió cuando tenía tan sólo 15 años.

Una década más tarde aparece Villa Gesell en su destino cuando se mudó en 1968 con sus dos hijos a una vivienda de la zona céntrica. Primero probó poniendo una cigarrería, luego un local de artesanías. Hasta que un día un tipo le pidió permiso para colocar un cartelito en la vidriera: ofrecía clases de natación en una pileta que había instalado. Se pusieron a charlar y descubrieron que ambos ya se conocían del natatorio de Independiente. El hombre le contó que, además, dictaba el curso oficial de guardavidas en la sede geselina de la Cruz Roja y la invitó a participar.

A pesar de vivir en Villa Gesell, el mar todavía era lejano para Matilde. Tenía 32 años y hacía diez que no nadaba. Encima este hombre le proponía un desafío inédito, ya que no había hasta el momento ninguna mujer cuidando las playas. ¿Estaba preparada ella para ser la primera?

 

El sujeto en cuestión era Juan Carlos Galeano, decano de los guardavidas geselinos. “Podés ampliar tus conocimientos porque, además de nadar, aprendés a salvar vidas… que podrían ser las de tus hijos, o los míos”, le dijo Galeano, tratando de impresionarla con argumentos ciertos y nobles. Matilde se sintió atraída por esta propuesta que le permitiría reconfigurar sus lazos con el agua: ya no iba a ser apenas una nadadora, sino también una guardavidas. Tarea en la que las medallas son los rescates. Es decir, las personas a las que se protege de los peligros letales del mar.

“En la Cruz Roja eran muy machistas, pero igual me presenté a dar el examen. La gente se juntaba alrededor de la pileta para ver como bochaban a la chica que quería ser guardavidas”, recordó Matilde. El curso duraba tres meses y, al término del mismo, la municipalidad local contrataba a los cinco mejores graduados. La evaluación consistía de una prueba teórica y otra práctica, nadando 400 metros en estilo crol. Ella obtuvo la calificación más alta en ambas comparecencias y, de esa forma, se convirtió en la primera mujer guardavidas de la costa bonaerense en la historia. Tenía 32 años.

“Mi primer rescate fue con un amigo”, recordó. “Estaba charlando con otra gente cuando, de repente, ví a este hundiéndose. Ni siquiera lo pensé: me tiré al mar y lo saqué. Ahí me di cuenta que ‘servía’, que estaba capacitada para esto”. Según Matilde, las claves para hacer bien el trabajo de guardavidas eran “saber nadar muy bien, aprender primeros auxilios y tener resistencia”. Comenzó en 1972, a los 32 años, y las cosas no le fueron fáciles. Recordó, por ejemplo, que muchos hombres fingían recomponerse al comprobar que era una muchacha quien acudía al rescate, ya que temían que eso humillara sus vigores de Macho Alfa. O la vez que uno, severamente embrollado en el mar, le rogó que disimulara el salvataje para no sentir escarniada su virilidad en la concurrida playa.

Como no había protectores labiales, Matilde penetraba en el oleaje con un intenso rouge labial, único recurso que había encontrado para resguardarse aunque sea un poco del sol. Apenas una muestra de cómo se sobreexigía en su trabajo. No porque sintiera que fallaba en su labor cotidiana, sino porque temía que el machismo imperante la condenara por su condición de género el día que no pudiese impedir lo que de todos modos tampoco hubiese logrado un hombre: las fatalidades irreversibles en el mar.

Además de padecer los miramientos sociales y culturales de su época, Matilde también tuvo que surfear una relación tensa con Carlos Gesell, el fundador de la Villa. Todo comenzó cuando ella puso el primer local de flippers del que se tiene registro en toda la Costa Atlántica. Se asoció con alguien que le conseguía las máquinas y la apuesta fue tan exitosa que luego tuvo que añadir un bar. Carlos Gesell la ignoraba alevosamente cuando la cruzaba y luego preguntaba por ella en voz baja. Es que detestaba el juego en casi todas sus formas y temía que, dada la cada vez más creciente demanda de esas nuevas maquinitas, su Villa se convirtiera en un garito del ludismo alienante. El desprecio por estas prácticas fue tal que incluso Carlos Gesell destinó las pocas energías que le quedaron en sus últimos años casi exclusivamente a combatir a quienes querían instalar un casino en su pueblo.

Pero lejos estuvo Matilde Ontiveros de desear algo semejante. Simplemente hizo lo que decenas de miles de geselinos, ayer, hoy y siempre: intentar procurarse una fuente de ingresos para vivir en esta ciudad. A lo cual, además, Matilde le añadió una vocación humanitaria expresada en su trabajo como guardavidas. “Para cumplir el oficio hay que tener cierto sentimiento de amor hacia un prójimo que, en su mayoría es desconocido. Un anónimo al que, redondamente y sin vueltas, se le salva la vida abrazándolo, reanimándolo boca a boca o haciéndole lo que fuese necesario para rescatarlo”, resumió ella.

Tuvieron que pasar muchos años para que dejase de ser vista como anomalía entre mangrullos dominados por hombres. Después de acumular experiencia como guardavidas municipal, Matilde se animó a liderar un proyecto comercial vinculado con el mar y fundó el balneario que llevaba su nombre. Y a mucha honra: trabajó incansablemente para construir su propio sueño entreverándose con los albañiles en la obra, discutiendo el diseño con el arquitecto, peleando precios con los proveedores y dándole vida a un parador emblemático del norte geselino que, por supuesto, la tuvo también en lo alto del mangrullo.

Matilde Ontiveros fue guardavidas en todas las expresiones posibles hasta principios de la década del ’90, aunque su referencia se surcará en el infinito de los tiempos por haber sido la primera mujer entre tantas que felizmente vemos hoy en día escrutando las playas de nuestras costas argentinas. Falleció el 30 de noviembre pasado, aunque poco antes fue declarada Ciudadana Ilustre de Villa Gesell en un inédito reconocimiento en vida para quien, sin lugar a dudas, lo merecía con amplitud.

La Izquierda Diario

Puso en venta su participación de 95% en Cerro Vanguardia, una mina de oro y plata en Santa Cruz. Incertidumbre sobre el futuro de la explotación.

La minera sudafricana AngloGold Ashanti anunció ayer que puso en venta su participación en la mina de oro y plata Cerro Vanguardia, ubicada en Santa Cruz. La compañía controla el 95% de la participación del yacimiento, en tanto que el resto está en manos de la provincia a través de una sociedad del Estado (Fomicruz).

La decisión fue anunciada en Johannesburgo, capital de Sudáfrica, por el CEO de la compañía, Kelvin Dushnisky, quien hasta agosto del año pasado ocupó el mismo cargo en Barrick Gold, la gran competidora mundial de Anglo Gold Ashanti.

El directivo explicó sobre Cerro Vanguardia: “Es un activo único en un área donde es improbable que nos enfoquemos e invirtamos más dadas las otras oportunidades que tenemos”.

Además, remarcó que la medida está en línea con una estrategia general de reestructuración de negocios para mejorar los ingresos de la compañía. “En la medida que haya otras razones estratégicas para desinvertir, lo haremos”, sentenció.

La mina de Cerro Vanguardia está ubicada en Santa Cruz, a 150 kilómetros de Puerto San Julián. Y tiene una característica determinante para entender la desinversión de la que actualmente es la tercera empresa minera del mundo: está en etapa de declinación productiva, tras de 20 años de explotación intensiva.

Según los cálculos de los especialistas, Cerro Vanguardia dejará de ser rentable en 2020. Por esta razón el gobierno provincial de Alicia Kirchner había puesto en marcha un plan estratégico conjunto con los inversores privados para tratar de extender la explotación por cuatro y cinco años más y llegar hasta 2024 o 2025.

Una de las alternativas que se consideró en diciembre pasado fue que la provincia resignara una porción del cobro de regalías en favor de las empresas privadas.

Sin embargo, la salida anticipada de AngloGold genera incertidumbre ahora sobre el futuro del plan estratégico, e incluso sobre la continuidad misma de la mina más allá del 2020. El sector minero en general atraviesa una coyuntura complicada en la Argentina, con reducción de inversiones.

Una de las preocupaciones en Santa Cruz es el impacto laboral de un posible cierre de Cerro Vanguardia, ya que emplea a 1.000 trabajadores en forma directa.

AngloGold está aplicando un plan de ajustes en todo el mundo y decidió priorizar proyectos de ganancia segura. Por eso, ayer también anunció su interés en Quebradona, una mina de cobre y oro en Colombia, a donde destinaría los recursos de su desinversión en Argentina.

Ámbito

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció este jueves que su país se sumará a la candidatura conjunta de Argentina, Uruguay y Paraguay para organizar el Mundial de fútbol de 2030.

A través de su cuenta oficial de Twitter, Piñera expresó: «Los presidentes de la República Argentina, Mauricio Macri; de la República de Chile, Sebastián Piñera; de la República del Paraguay, Mario Abdo; y de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vázquez; acordaron presentar su candidatura conjunta para organizar la Copa del Mundo 2030».

«Los mandatarios -agregó-, a través de las cuatro respectivas Asociaciones de Fútbol (AFA, ANFP, AFP y AUF), decidieron elevar a la FIFA, previa comunicación a la Conmebol, la posición compartida para celebrar el centésimo aniversario de la primera Copa del Mundo, organizada por Uruguay en 1930».

Y concluyó: «Hace unos meses le propuse a los presidentes de Argentina, Uruguay y Paraguay incorporar a Chile, y en conjunto postular a la organización del Mundial 2030. Esta propuesta fue aceptada por los tres países y por la ANFP chilena. Después del Mundial del 62, Chile tendrá una nueva oportunidad».

En principio, y para conmemorar el centenario del primer mundial (1930), la postulación era compartida por Argentina y Uruguay, que justamente disputaron la final de aquel certamen (terminó con triunfo «charrúa» por 4 a 2).

De aquella idea original tomaron parte Lionel Messi y Luis Suárez, compañeros en Barcelona de España y máximas figuras de sus seleccionados respectivos, que prestaron su imagen para fortalecer la candidatura.

Los gobiernos argentino y uruguayo consensuaron más tarde, ya a finales de 2017, incorporar a Paraguay: la iniciativa fue impulsada por el titular de la Conmebol (tiene su sede en Asunción), Alejandro Domínguez, apoyado por el entonces presidente de su país, Horacio Cartés.

«Vamos a luchar porque la Copa en su centenario vuelva a su casa, que es Sudamérica», dijo Domínguez. La candidatura conjunta se robusteció con reuniones de trabajo en las que participaron delegados gubernamentales de los tres países y también representantes de las asociaciones de fútbol.

Y ahora se sumó Chile. «Veníamos trabajando en esta posibilidad hace algunos meses y ahora podemos anunciarlo», dijo hoy Piñera a medios de su país.

Chile organizó el Mundial de 1962, cuando obtuvo su mejor ubicación histórica: fue tercero, detrás de Brasil (campeón) y Checoslovaquia (subcampeón).

La posibilidad de que la Copa del Mundo 2030 llegue a Sudamérica de todos modos parece remota: en 2022 el torneo se realizará en Qatar (Asia): en 2026, en Estados Unidos, Canadá y México (América del Norte); y, por norma, la FIFA rota la organización por continentes.

Así se fortalecen las opciones de Gran Bretaña (Europa, el último mundial fue el año pasado en Rusia); y otra candidatura colectiva, la de Marruecos, Argelia y Túnez: la última vez en África fue en 2010 (Sudáfrica).

También sostienen la ilusión de organizar la Copa las dos Coreas juntas, países balcánicos y España, aunque aún no se oficializaron las candidaturas y la FIFA no adelantó la fecha en que se designará la sede.

En caso de que la FIFA otorgue el certamen a Sudamérica, será la primera vez que la organización correrá por cuenta de cuatro países. Japón y Corea del Sur hicieron la Copa 2002 y, lo dicho, Estados Unidos, Canadá y México se encargarán del certamen de 2026.

Hasta aquí, Sudamérica organizó los mundiales de 1930 (Uruguay), 1950 (Brasil), 1962 (Chile), 1978 (Argentina) y 2014 (Brasil).

Radio 3

El Presidente reconoció los efectos de la devaluación y la inflación en los argentinos. «Veníamos hace muchos viviendo por arriba de sus posibilidades «, sostuvo. «Hay gente enojada y mucha gente angustiada porque cuesta más llegar a fin de mes», admitió.

Antes de partir a Colonia para reunirse con el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, Mauricio Macri admitió que hay muchos argentinos que sufren con la crisis económica, volvió a responsabilizar de la situación a los anteriores gobiernos y aseguró que la actual coyuntura es «mejor» que la el punto de partida del 2015.

“Doy vueltas por el país todo el tiempo, debo ser el presidente que más ha recorrido el interior del país en sus primeros tres años de gobierno, y lo hago desde el amor que tengo por lo que hacemos y todos ustedes, y por la convicción que estando cerca y escuchándolos, voy a resolver los problemas que tenemos”, le comentó a la entrevistadora al inicio de la charla radial.

«Hay gente enojada y mucha gente angustiada porque cuesta más llegar a fin de mes, porque nos hemos chocado contra una realidad, los entiendo. La Argentina venía hace muchos viviendo por arriba de sus posibilidades», sostuvo el mandatario en diálogo con FM Radio Pasión 96.5, de la localidad puntana de Buena Esperanza.

“Hubo gobiernos que gastaban más de lo que tenían, y de golpe nos encontramos que el mundo nos dejó de dar crédito para sostener eso, y tuvimos una devaluación grande, acompañado de un aumento de la inflación eso nos ha pegado, pero finalmente hemos entendido”, sostuvo en la breve entrevista radial.

“A la luz de las dificultades que hemos enfrentado, entendimos que no podemos vivir de lo prestado, ni gastar más de lo que tenemos. No se pude gastar más de los que se genera todos los meses, para estar más tranquilo y ahorrar un poquito. Los intendentes, los gobernadores y el presidente tienen que gastar menos de lo que le damos de impuestos, que nos cuesta mucho pagar”, añadió.

“Este camino ya lo han logrado muchos países, nuestros países vecinos lo han logrado, como Chile, Paraguay, Uruguay, Perú. Ellos viven con presupuestos realidad, acotados, sin despilfarrar, sin robar”, sostuvo. “Si se gasta más de lo que une tiene facilita el desorden, y eso trae más posibilidad de corrupción, como estamos viendo con las denuncias que se están estudiando del gobierno anterior”, completó.

“Es un camino que nos ha golpeado, que no es fácil, y entiendo a aquellos que están enojados o angustiados, pero créanme que es el único camino: decirnos la verdad, el diálogo, trabajar en equipo. Estamos en minoría en el Gobierno y dialogamos con la oposición, el peronismo, para hacer las reformas fundamentales que esperan los que votaron un cambio. Y a pesar de los golpes, diría que estamos en una mejor posición para encarar el futuro de lo que estábamos en el 2015, en una posición más sólida”, dijo y remarco, las relaciones internacionales, la institucionalidad, la lucha contra el narcotráfico, la conectividad de internet y la «revolución» de los aviones.

En medio de las quejas de los sectores bajos por la falta de empleo y asistencia social, de los sectores medios por los tarifazos, de los empresarios por la suba de impuestos y exiguos incentivos a la producción local, el mandatario se mostró ilusionado con los futuros ingresos de dólares que generarán los productos agropecuarios. «El campo va a tener una cosecha récord que va a permitir generar más actividad» económica, sostuvo.

Enojos y angustias

Al mismo tiempo que brindaba el reportaje telefónico, organizaciones sociales se movilizaban hacia el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, así como también había marchas en distintos puntos del Interior, para reclamar actualización de los montos que perciben los beneficiarios de los programas de empleo y la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), el Frente Popular Darío Santillán y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) llevaban adelante la medida bajo el lema «Tierra, techo y trabajo». La movilización cuenta con el apoyo de sectores del sindicalismo como la Corriente Federal, ATE Nacional, CTA Autónoma, entre otros.

Asimismo, en las últimas horas la Unión Industrial Argentina (UIA) estimó que la actividad del sector cayó 3,5% en 2018. Durante la primera junta del año, que reúne a la mesa grande de la UIA con representantes de todo el país, además de repasar los datos estadísticos del 2018 se manifestó la preocupación de las distintas regiones y sectores productivos por la caída del nivel de actividad.

José Urtubey, del Comité Ejecutivo de la entidad fabril, advirtió que el modelo económico del Gobierno «no nos sirve a los industriales, ni a nadie» y dijo que las perspectivas para 2019 son que la industria va a volver a caer, un 2,5%. «La mitad de la industria está paralizada. Eso sintetiza la crisis que vive el sector. Era obvio que íbamos a terminar así y no hubo modificaciones en el rumbo que tomó el Gobierno nacional», enfatizó el dirigente empresario. Además, recordó que en los últimos tres años, se perdieron 107 mil puestos de trabajo en la industria.

En este marco, el Gobierno convocó para el jueves a la mañana a empresarios y entidades del sector para anunciar el lanzamiento de medidas de estímulo para las economías regionales. En encuentro será a las 9 en el Salón Blanco de la Casa Rosada, y estará encabezado por Macri y el ministro de la Producción, Dante Sica. De acuerdo a lo que trascendió, el objetivo de las medidas en análisis será el de facilitar las ventas al exterior de productos regionales. No se descarta en ese sentido que se modifique el esquema de retenciones.

Ámbito