Tag

argentina y macri

Browsing

El presidente Mauricio Macri, aseguró hoy que «este es un lunes muy especial», antes de encabezar su última reunión de gabinete a un día del traspaso del mando presidencial a Alberto Fernández.

Al ingresar al Salón de los Científicos de la Casa Rosada y en un diálogo informal con los periodistas acreditados en la Casa Rosada, remarcó la importancia de su última jornada en la sede gubernamental.

Pasadas las 9.30 comenzó la última reunión de gabinete con todos los integrantes del Gobierno, en una rutina que Macri repitió entre una y dos veces por semana durante su gestión.

Por otro lado, en decretos publicados en el Boletín Oficial, el mandatario saliente aceptó las renuncias de los ministros de Agricultura, Luis Etchevehere; de Defensa, Oscar Aguad; de Educación, Alejandro Finocchiario; de Producción y Trabajo, Dante Sica; de Relaciones Exteriores y Culto, Jorge Faurie; de Transporte, Guillermo Dietrich; y del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio.

También aceptó las renuncias del vicejefe de  Gabinete y secretario de Modernización, Andrés Ibarra; del titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi; y del titular de la Unidad Plan Belgrano, Carlos Vignolo. Otras aceptadas fueron la de su jefe de Asesores, José Torello; al asesor Francisco Cabrera; y al Procurador del Tesoro, Bernardo Saravia Frías.

Quienes además renunciaron los secretarios de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao; de Cultura, Pablo Avelluto; de Turismo, Gustavo Santos; y de Ambiente, Sergio Bergman.

A un día del cambio de gobierno, el presidente Mauricio Macri y el mandatario electo Alberto Fernández compartirán hoy una misa por la «unidad y la paz» convocada por la Iglesia católica en la basílica de Luján con ocasión del día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) convocó «al Pueblo de Dios y a todos los sectores sociales y políticos que deseen participar, a rezar juntos por la Patria».

La celebración religiosa comenzará a las 11 y estará presidida por Oscar Ojea, obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), mientras que la homilía estará a cargo de monseñor Jorge Eduardo Scheinig, arzobispo de Mercedes-Luján.

A la convocatoria de la Iglesia respondieron rápidamente Macri y Fernández, quienes concurrirán acompañados de otros dirigentes y colaboradores.

“Hacer este gesto a los pies de la Virgen me parece que es un regalo de ella misma para la Nación teniendo en cuenta los momentos tan delicados para América Latina y para la Argentina”, dijo monseñor Scheinig a la agencia de católica de noticias AICA.

Remarco que se trata de un momento “histórico para nuestra democracia, en plena transición y llegando a fin de año en paz”.

De Juntos por el Cambio, confirmaron sus asistencia la vicepresidenta saliente Gabriela Michetti; la gobernadora de Buenos Aires saliente, María Eugenia Vidal y el reelecto jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

También fueron invitados a la misa representantes de los sindicatos, las empresas, los movimientos sociales y otros credos.

La celebración concluirá con una invocación interreligiosa y ecuménica, según informaron a Télam fuentes de la CEA.

Macri y Fernández, si bien compartieron comunicaciones telefónicas y mensajes de Whatsapp, se vieron por última vez el 20 de julio, en el segundo y último debate presidencial previo a las elecciones del 27 de octubre.

El presidente Mauricio Macri participará hoy de la Cumbre del Mercosur que se lleva a cabo en la ciudad de Bento Goncalves, en el estado de Río Grande del Sur, Brasil, en su última actividad como jefe de Estado fuera del país.

En ese marco, además, mantendrá encuentros con sus pares y tras participar de un almuerzo ofrecido por el anfitrión, Jair Bolsonaro, regresará a la Argentina.

En la cumbre, Bolsonaro traspasará la presidencia pro témpore del bloque, que es semestral, a su par paraguayo, Mario Abdo.

Asistirán, además de Macri, Bolsonaro y Abdo, la vicepresidenta de Uruguay, Lucía Topolansky, y los cancilleres Teodoro Ribera (Chile) y Karen Longaric (Bolivia).

El presidente Mauricio Macri consideró hoy que su gestión alcanzó «conquistas que son un antes y un después para todos» y le pidió al próximo gobierno «seguir trabajando para lograr el equilibrio fiscal» y «avanzar de una vez por todas en un sistema macroeconómico sostenible» que beneficie a «ciudadanos, emprendedores, pymes y empresas grandes».

Al encabezar el cierre de la 25ª Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina (UIA), en el predio Parque Norte de esta capital, Macri expresó que su administración «sanó» el vínculo del país con el «mundo» y destacó el acuerdo comercial del Mercosur con la Unión Europea.

Al respecto, calificó a ese convenio de «histórico», una «oportunidad única» y una «hoja de ruta para profundizar el compromiso con la productividad y la competitividad».

«Estamos convencidos de que apostar a un modelo exportador es la mejor manera de fortalecer nuestro mercado interno. Y, para lograrlo, necesitamos seguir profundizando muchos de los logros que alcanzamos en estos años», enfatizó.

El mandatario señaló que bajo su mandato se alcanzaron «conquistas que son un antes y un después para todos», aunque admitió que también tuvo «dificultades que aún quedan por resolver en una nueva etapa».

«Nos hubiese gustado contar con más tiempo para ver los frutos de todo el esfuerzo», añadió.

En ese sentido, le pidió al gobierno del futuro presidente Alberto Fernández «seguir trabajando para lograr el equilibrio fiscal» y «avanzar de una vez por todas en un sistema macroeconómico sostenible», para cubrir las necesidades de los «ciudadanos, emprendedores, pymes y empresas grandes».

En su discurso, Macri remarcó que «todos los avances que logramos, todas las mejoras conquistadas, fueron y son gracias al esfuerzo de todos los argentinos, en especial la clase media».

Por eso, subrayó que «durante estos años, los argentinos demostraron un enorme compromiso con generar, entre todos, bases sólidas que nos sostuvieran en el largo plazo».

«Nos apoyamos con firmeza sobre esos cimientos que nuestro país necesita para crecer de manera sostenida y empezar a resolver problemas que nos ponen trabas en nuestro camino ya hace décadas», aseguró.

El Presidente encabezará mañana la ceremonia de egreso conjunto de los nuevos oficiales del Ejército y de la Fuerza Aérea a partir de las 11 en el Patio de Honor del Colegio Militar, en la localidad bonaerense de El Palomar.

Lo acompañaránel ministro de Defensa, Oscar Aguad; los jefes del Estado Mayor Conjunto, general Bar del Valle Sosa; del Ejército, general Claudio Pasqualini; de la Armada, almirante José Luis Villán, y de la Fuerza Aérea, brigadier Enrique Amrein; y el director del Colegio Militar, general Roberto Agüero.

Allí, Macri, en su carácter de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, tomará el juramento de fidelidad a quienes recibirán sus respectivos sables y espadas.

De esa manera finalizará la etapa de preparación 119 nuevos oficiales del Ejército y 56 de la Fuerza Aérea, mientras que en la Armada los 48 nuevos guardiamarinas egresarán al término del viaje de instrucción a bordo de la Fragata “Libertad”, el 25 de enero próximo, tras navegar durante cinco meses alrededor de 17 mil millas náuticas.

El presidente Mauricio Macri visitó este miércoles la ciudad de Córdoba, donde llevó a cabo una visita a la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea).

El mandatario aterrizó en la Escuela de Aviación pasadas las 10, acompañado por el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y el jefe de la Fuerza Aérea, brigadier general Enrique Amrein.

En Fadea, fue recibido por el titular de esa fábrica estatal, Antonio Beltramone, y otros directivos, así como dirigentes gremiales y personal del establecimiento.

“Esta es una de las tantas cosas que hemos podido hacer en estos cuatro años, demostrando lo que los argentinos podemos hacer cuando nos comprometemos”, puntualizó Macri.

Remarcó que la recuperación de Fadea “no tiene sólo que ver con haber vuelto a construir aviones después de más de 10 años”, lo que despertó el interés de compra de otros países, sino la puesta en marcha de tareas de mantenimiento de aeronaves y de servir de planta para la construcción de aerogeneradores en proyectos de energía eólica.

En orden de favorecer a sus socios políticos, el gobierno de Mauricio Macri no dudó en modificar el régimen para funcionarios jerárquicos del Estado otorgándoles mediante el decreto 788/19 estabilidad por cinco años. De esta manera, los cargos políticos que nombraron permanecerán en su cargo como mínimo un año más, ya bajo la gestión del Frente de Todos. El decreto dispone que si no se cumple la norma, el Estado deberá indemnizarlos por los cinco años, lo que implicaría sumas de varios millones de pesos.

A contrapelo del discurso que los llevó a despedir y precarizar miles de empleados públicos, Marcos Peña, y Dante Sica, jefe de Gabinete y ministro de Trabajo, respectivamente, decidieron contribuir a los bolsillos de sus funcionarios (directores generales, nacionales o equivalentes, directores y coordinadores) no sólo con un aumento de salario a partir del 2020, sino con una estabilidad que implicaría que cuando el nuevo gobierno quiera designar a sus propios funcionarios deba despedir a los de Cambiemos.

El secretario gremial de ATE Capital, Luciano Fernández caracterizó la nueva norma como “un intento claro de colonizar el Estado nacional con la fuerza política que se está yendo. Le quieren agregar una dificultad más al presidente que está llegando”. La Asociación Gremial de Abogados del Estado (AGAE), por su parte, rechazó la medida porque además de incluir requerimientos de aptitud técnica y profesional “mucho más laxos que el vigente y un sistema salarial desproporcionadamente alto”, ha sido “pergeñado con la obvia intención de facilitar la permanencia de los funcionarios designados discrecionalmente por el gobierno saliente”.

El convenio fue firmado con el gremio UPCN antes de las últimas elecciones generales aduciendo que brinda estabilidad a los trabajadores. Sin embargo, la presunta “estabilidad” es para ATE una excusa, ya que de ser el tema central habrían comenzado por las categorías inferiores y no por las superiores. Luciano Fernández, secretario general de ATE Capital lo describió como que “ahora quieren aplicarle a los cargos jerárquicos que ocuparon ellos, todos los derechos que le negaron a los estatales durante estos años”.

El secretario general del gremio de los abogados (AGAE) Rubén Ramos decidió “judicializar” la nueva norma porque afecta “de manera grave el derecho a la carrera que consagró la Constitución Nacional y los tratados internacionales”.

Asimismo Ramos definió esta nueva normativa como “un artero ataque a la carrera administrativa, no sólo la de nuestros colegas, sino la del resto de los agentes públicos, urdido en connivencia con una organización gremial cuyo desempeño viene dando muestras de desvergüenza”.

Ramos ahondó en la actitud del actual oficialismo nacional al preguntarse si “¿existe algún límite moral en un proceso de transición de entrega del poder? ¿Es éticamente aceptable que un gobierno disponga esas medidas de fondo a muy escaso tiempo de su finalización? El límite debe ser la prudencia, que hoy no abunda”.

Dentro de una prudente lógica, cabe esperar que el gobierno entrante no pague cifras multimillonarias para nombrar sus funcionarios y que para ello previamente derogue el decreto homologado por el presidente Macri el martes último.

El gobierno de Macri se despide con una crisis generalizada en el mercado de trabajo. Las mujeres y los jóvenes son los sectores más afectados por el deterioro en las condiciones laborales durante el gobierno de Cambiemos.

La destrucción de puestos de trabajo registrada a lo largo de los últimos cuatro años fue acompañada por otros dos procesos: la pérdida en la capacidad de compra de los salarios y la precarización en las condiciones laborales. Como resultado de las transformaciones en el mercado de trabajo asociadas a la política económica implementada durante el gobierno de Mauricio Macri, la fragilidad laboral escaló hasta 39,7 puntos en el segundo trimestre de 2019.

El indicador elaborado por el CITRA de la UMET marcó así un incremento del 9 por ciento frente a los valores observados en el mismo período de 2016. La exacerbación del deterioro a partir del año pasado fue acompañada por una escalada del 13 por ciento en la fragilidad laboral entre los segundos trimestres de 2018 y 2019. Las mujeres y los jóvenes son los sectores más afectados por la pauperización en las condiciones del mercado de trabajo.

“Estamos frente a un deterioro muy significativo en las condiciones laborales durante el gobierno de Cambiemos. Aumentaron el desempleo, la pobreza y la precariedad junto con un fuerte deterioro del salario real”, expresó la socióloga e investigadora del CITRA, Marta Novick. Desde su perspectiva el alza en la fragilidad laboral se explica al conjugar el escenario de ajuste recesivo con “la retirada del Estado en materia de inspecciones, la promoción de empleo precarizado con menos derechos y, a su vez, la menor intervención en los conflictos”.

El Indice de Fragilidad Laboral (IFL) se puede entender como la distancia existente entre las condiciones óptimas o deseables de la dinámica y funcionamiento del mercado de trabajo y aquellas efectivamente vigentes. El indicador multidimensional está compuesto por tres aspectos: la escasez de puestos de trabajo, la precariedad laboral y el poder de compra de los ingresos. El IFL muestra siempre valores entre 0 y 1, donde 0 indica el escenario de no-fragilidad y 1 el de fragilidad crítica (al multiplicar por 100 esos valores se pueden interpretar como la distancia existente entre las condiciones vigentes del mercado de trabajo y el escenario ideal de no-fragilidad, medida en puntos).