Tag

Argentina

Browsing

Así lo sentenciaron los veteranos de la guerra de Malvinas al referirse al nuevo vuelo a las Islas, desde Córdoba, acordado por el Gobierno nacional. “Argentina cede en todo y no obtiene nada a cambio”, aseguraron.

El Gobierno nacional acordó con el Reino Unido sumar un vuelo mensual a las Islas Malvinas desde la provincia de Córdoba, donde hará escala LATAM, desde San Pablo.

La decisión generó rechazo entre los veteranos de la guerra de 1982, que afirman que se trata de un aspecto más en la “entrega de soberanía”.

“El acuerdo no tiene una sola ventaja para la Argentina”, analizó el integrante del Centro de Ex Combatientes de las Islas Malvinas (CECIM) de La Plata, Mario Volpe.

Explicó que se trata de un punto más del acuerdo Foradori-Duncan, firmado en 2016 por ambos gobiernos y que, según el veterano, existen grandes evidencias de que el texto fue escrito por Gran Bretaña, ya que “Argentina cede en todo y no obtiene nada a cambio”.

“Podría ser que una mejor conexión con las Islas pudiese traer alguna ventaja, pero en realidad el imperio impone que no sea Aerolíneas Argentinas“, remarcó.

“Si se pudiera sumar un vuelo, debiera ser con la aerolínea de bandera y desde Buenos Aires”, aseguró Volpe, quien remarcó: “Los isleños no quieren que sea desde Buenos Aires porque ellos no quieren tener relación con nosotros“.

Además, Volpe destacó que desde San Pablo partirán cuatro vuelos al mes hacia Malvinas, pero que sólo uno tendrá escala en Córdoba.

“Así obtienen elementos que necesitan, como alimentos frescos, logística para las explotaciones, traslado de personal de flotas pesqueras que operan ilegalmente en el Atántico Sur“, enumeró, al tiempo que destacó: “Todo esto favorece el status de los isleños, mientras que en Tierra del Fuego hay 8.000 personas sin trabajo“.

“No nos favorecemos en nada teniendo un vuelo por mes: es otro dato de que la entrega de soberanía se profundiza“, agregó Volpe, quien criticó además los acuerdos alcanzados para que las Fuerzas Armadas de ambos países realicen trabajos conjuntos: “Se plantea hacer un trabajo conjunto con la fuerza que ocupa Malvinas“.

También mencionó un pacto para que los británicos trabajen con argentinos en investigación en la Antártida “sabiendo la asimetría económica de inversiones que hay sobre los científicos”.

“En estos acuerdos se aprobó un Presupuesto de 167 millones de libras para reforzar y cambiar sistemas de defensas, contrataron sistemas israelíes, hicieron prácticas con misiles el mes pasado, desoyendo cualquier cosa que pueda decir la Argentina, que lo ha manifestado en voz muy baja”, indicó Volpe.

El pacto Foradori-Duncan fue firmado en 2016 por el entonces vicecanciller argentino, Carlos Foradori, y el ministro de Relaciones Exteriores británico, Alan Duncan. Entre otros puntos, en el capítulo “Atlántico Sur”, se establece que se adoptarán medidas para “remover los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo el comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”.

Fuente: infofueguina.com

Tras la llegada del príncipe saudí, arribaron a la Argentina el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong; el presidente de Francia, Emmanuel Macron; el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte; el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in; y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; para participar de la cumbre del G20.

Luego de arribar el príncipe de Arabia Saudita, Mohammed ben Salman; llegó al país el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong. El mandatario y su comitiva fueron recibidos por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

En tanto, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, llegó este jueves a Buenos Aires para participar de la cumbre del G20 y llevar adelante una agenda política, cultural y vinculada a la comunidad francesa en Argentina durante este jueves.

El avión presidencial aterrizó en el aeropuerto internacional de Ezeiza a las 20.30 y poco después descendieron Macron, su esposa, Brigitte, y una amplia comitiva.

El mandatario galo bajó junto a su esposa del avión oficial que lo trasladó pero no encontró a ningún funcionario argentino que lo recibiera. Ante la falta de señales saludó a dos empleados del aeropuerto que se encontraban al final de la escalera.

Minutos después, cuando se disponía a subir al auto oficial, llegó la vicepresidente, Gabriela Michetti, quien se disculpó por la falla. “Hubo un error en el protocolo”, argumentó. Michetti estaba acompañada del embajador francés en Argentina, Pierre Henri Guignard.

Por otra parte, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, llegó durante la mañana de este jueves a nuestro país. El avión italiano llegó al Aeroparque Jorge Newbery poco después de las 8.15, y el premier fue recibido por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica.

Conte, de 54 años y jefe de gobierno italiano desde el 1 de junio pasado, será recibido esta tarde por el presidente Mauricio Macri en la Casa de Gobierno, informó Presidencia.

Tras el intercambio de saludos de las comitivas, ambos mandatarios se reunirán en el Salón Eva Perón junto con funcionarios de ambos países.

El presidente de la República de Corea (Corea del Sur), Moon Jae-in, llegó luego que el premier italiano pero al Aeropuerto internacional de Ezeiza.

El avión que lo trasladaba desde Seúl arribó poco después de las 8.35 y el mandatario coreano fue recibido junto a su esposa por la ministra de Desarrollo Social y Salud, Carolina Stanley.

Finalmente, también en Ezeiza, cerca de las 10 de la mañana, arribó el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, acompañado de su esposa. El premier canadiense fue recibido también por la ministra Stanley.

Fuente: Télam

Sylvia Colombo, quien firma el artículo, asegura que “a tres años de iniciarse su gestión, los eslóganes de cambio y estabilidad económica de su campaña presidencial de 2015 ya parecen un chiste”.

“Macri era el líder que terminaría con la polarización política en la Argentina, haría que el país tuviera una “lluvia de inversiones” y controlaría la inflación. Nada de esto pasó”, agrega.

“Si Macri no cambia de rumbo y logra frenar su marcha hacia la catástrofe, puede olvidarse de sus aspiraciones a un segundo periodo presidencial”, advierte la nota en otro pasaje.

Y hasta repare en el folklórico canto que se extendió desde el verano para quedarse, parece, definitivamente en las gargantas de los argentinos: “Ahora, en conciertos, marchas y hasta en el preámbulo de la final suspendida de la Copa Libertadores, se escucha más bien otro eslogan: “Mauricio Macri, la puta que te parió”. O se lee con demasiada frecuencia su versión de redes sociales, #MMLPQTP”.

Fuente: Infonews

Tres anillos de seguridad de las fuerzas federales (Policía Federal, Policía Aeronáutica, Prefectura y Gendarmería) protegerán el venue o lugar donde se realizará la cumbre presidencial del G20, impidiendo el ingreso de personas ajenas al evento, brindando apoyo al personal perteneciente de la Unidad Técnica G20 y bloqueando cualquier intento de turbas que intenten introducirse dentro de la zona protegida. Lo mismo sucederá en los traslados de las delegaciones y alrededor de los hoteles donde se alojan los 28 presidentes y jefes de estado y los 10 titulares de organismos internacionales, donde habrá una sistema de seguridad similar al que estará rodeando el predio de Costa Salguero.

Por fuera de los tres anillos, la Policía de la Ciudad tendrá presencia y comunicación con el comando unificado alertando por cualquier alteración del orden público. La Policía de la provincia de Buenos Aires custodiará la traza de las rutas que van del Aeropuerto Internacional de Ezeiza a la Ciudad, poniendo especial verificación en los puentes de acceso, contrarrestando el ingreso de agrupaciones o manifestaciones que pretendan impedir el desarrollo de la cumbre. En total, fuerzas federales y locales, desplegarán 22.000 efectivos.

En paralelo, el Comando Aeroespacial del Estado Mayor Conjunto ubicado en la localidad de Merlo se abocará a tareas de vigilancia del espacio aéreo mediante el control del tráfico de todo tipo de aeronave, buscando “actuar disuasivamente y de manera efectiva en el aeroespacio”, como dice el Ministerio de Defensa en un comunicado. Es un eufemismo para evitar decir que está autorizada la llamada “ley de derribo”, una medida que se realiza en todas las cumbres del G20 y que, en el caso de la Argentina, dispuso un blindaje aéreo dentro de un perímetro de 460 kilómetros alrededor de Buenos Aires.

Tal como lo adelantó Infobae, desde las 15 de hoy jueves y hasta las 22 del 1º de diciembre nadie podrá volar ese espacio aéreo porque, de lo contrario, “será tomado como aeronave hostil, pudiendo ser derribado”. Por supuesto, también habrá una vigilancia especial en los aeródromos que se encuentran en su zona de influencia.

Por otro lado, también la Armada Argentina dispuso 500 efectivos integrado por el batallón de comunicaciones Nº 1, la fuerza de infantería de marina de la flota de mar, la compañía de ingenieros anfibios, el batallón de infantería de marina nº 3, la escuadrilla de ríos, el batallón de vehículos anfibios, la agrupación de comandos anfibios, la agrupación de buzos tácticos, además del destructor ARA La Argentina con helicóptero AS-555 FENECC embarcado y el buque multipropósito ARA Ciudad de Rosario.

A los que se debe sumar los grupos de amenaza bacteriológica química nuclear y, por supuesto, los grupos antidisturbios en las zonas por fuera de restricción, donde está prevista una movilización hacia el Congreso, en la que se esperan hechos de violencia.

Nunca en la historia argentina se dispuso un operativo semejante. Claro, nunca se realizó en nuestro país una cumbre que obliga a un desafío de prevención y logística que solo hemos visto en los noticieros internacionales. O en películas.

Es que los megaeventos exigen siempre un esfuerzo descomunal, pero mucho más en países democráticos, donde la protesta y la libertad de expresión son constitucionales, y existe la obligación de los gobiernos de que la faciliten. Cuando en el 2016 el G20 se realizó en Hangzhou, China, nadie hizo movilizaciones en contra. El gobierno chino dispuso la salida compulsiva de los habitantes, a quienes les pagaron pasajes en tren, y no hubo ni siquiera un mínimo atascamiento de tránsito.

Distinto fue lo que sucedió en Hamburgo el año pasado, cuando no hubo muertos, pero sí violentos enfrentamientos entre policías alemanes y militantes antiglobalización que dejaron cientos de heridos y escenas dramáticas, que no impidieron el desarrollo de la cumbre, pero sí la realización de varias reuniones bilaterales entre los líderes. La que estaba prevista entre Emmanuel Macron y Mauricio Macri, por ejemplo, no llegó a concretarse.

Los alemanes estuvieron en la Argentina dando una charla a los responsables de seguridad del G20. Mostraron mapas detallando la estrategia prevista, las zonas de conflicto, las avanzadas inesperadas de los militantes, los errores cometidos. Esos activistas no estarán en la Argentina, un destino muy alejado para los globalifóbicos, pero existe la presunción de que argentinos tuvieron capacitación digital y que -incluso- hay grupos locales que podrían ofrecer ellos mismos enseñanzas a los militantes europeos.

También las fuerzas de seguridad francesas dieron una capacitación similar a los responsables de la seguridad local. Este mismo año tuvieron desmanes y escenas violentas en París, Lyon y Marsella que terminaron con casi 300 heridos una vez conocida la victoria de Francia en el Mundial de Fútbol. Tampoco hubo muertos, pero las fuerzas de seguridad se vieron sorprendidas por la fiereza de las protestas, aunque luego lograron dominar las calles.

En el Comité de Seguridad que preside la ministra Patricia Bullrich existe el convencimiento de que están lo suficientemente preparados para poder reaccionar aún ante situaciones sorpresivas. En principio, recuerdan que hace un año y medio están trabajando para la cumbre. Y resaltan que en la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) que se realizó en diciembre del año pasado se implementó una prueba del sistema, que se fue capacitando a lo largo y a lo ancho del país en las más de 50 reuniones que se hicieron con las distintas instancias temáticas (de ministros de Economía, de Energía, de Relaciones Exteriores, de Trabajo, de Educación, de Ciencia y Tecnología, de la Mujer, de la Juventud, de Agricultura, de Ambiente, de Negocios, de grupos think thank, etc, etc, etc), donde no se produjo un solo problema.

“No van a poder llegar a donde está ningún jefe de estado”, se asegura en el Comité de Seguridad. Las dudas están centradas en qué puede pasar por fuera de las zonas cerradas. Están convencidos de que las cosas no estarán tranquilas y que habrá protestas que derivarán en violencia. Pero están convencidos de que están suficientemente preparados, no solo en materia de seguridad, sino también en la justicia, para que se inicien las tareas de identificación y detención, y en los hospitales, para dar cabida a los militantes o efectivos heridos.

¿Alcanzará? ¿Saldrán las cosas razonablemente bien? ¿Se repetirá un papelón semejante al que se produjo en los ingresos al estadio Monumental? En principio, no parece. No hay barras bravas mezcladas con la seguridad ni con la política que conducirá la cumbre. Las alertas están al tope y la organización parece afiatada. Faltan pocas horas para que el mundo se entere si los argentinos estamos en condiciones -o no- de llevar adelante el desafío logístico más importante que tuvo nuestro país en su historia.

Fuente: Infobae

¿El objetivo es poner a este país de rodillas?

El colapso inducido de Argentina como meta geopolítica del Nuevo Orden Mundial

(Por Claudio Fabián Guevara) Una de las debilidades estructurales de la resistencia autóctona frente a los procesos de expansión imperialista es una concepción ingenua sobre los planes del enemigo.

Las agencias transnacionales del imperialismo no sólo han incrementado exponencialmente su poder en los tableros internos de cada país, sino que también son mucho más ambiciosas en sus metas, donde además se operó un cambio cualitativo: superada toda resistencia organizada a la explotación extranjera de los recursos naturales, a la creación artificial de deuda usuraria, y al acceso al mercado interno de cada país, la agenda del Nuevo Orden Mundial para las sociedades periféricas sobrepasa los imaginarios de la izquierda tradicional.

Programa para poner a un país de rodillas

El pasaje del capitalismo industrial al capitalismo financiero ha modificado a tal punto las estrategias de expansión del proceso imperialista que incluso grandes grupos capitalistas locales que antaño podían considerarse socios comisionistas en la explotación de las sociedades coloniales, ven sus intereses ignorados y sus activos depreciándose.[1]

Argentina es una vez más un laboratorio de experimentos de vanguardia en materia de políticas de reconfiguración violenta de la sociedad. En “La doctrina del shock” Noemi Klein repasa cómo ciertas reformas políticas y económicas se introducen a través de desastres o contingencias diseñadas que suman a las sociedades en la confusión, provocando profundos impactos en la psicología colectiva y paralizando la reacción.

La administración colonial de Mauricio Macri ha puesto en marcha en forma acelerada un programa económico que aparece como un diseño premeditado para poner al país de rodillas. Cualquier economía próspera, incluso de los países desarrollados, se hubiera sumido en la parálisis productiva y la estanflación que caracteriza hoy a la Argentina:

La apertura importadora irrestricta provocó un gran desbalance en la balanza de pagos con el exterior, y el cierre progresivo de la industria nacional que quedó desprotegida.

El aumento salvaje de tarifas de servicios públicos desestabilizó no solamente las economías hogareñas sino también la viabilidad del comercio y los sectores productivos que no eran afectados por la competencia extranjera.

La desgravación impositiva de grandes grupos, quita de retenciones al agro y la minería y otras exenciones impositivas a los sectores más concentrados desfinanciaron las arcas públicas y prepararon el terreno para un agravamiento del déficit fiscal, que a su vez fue pretexto para un feroz ajuste presupuestario.

El endeudamiento acelerado que financió este esquema encaminó al país a volver al FMI, que impuso nuevas medidas de achique de gastos, interrupción de obra pública y recortes de programas sociales.

La vertiginosa devaluación de la moneda y elevación de las tasas de interés alimentó una inflación que amenaza desbocarse para convertirse en otro episodio de hiperinflación, y agravó las pésimas condiciones de la economía en su conjunto. Las tarifas de servicios públicos fueron dolarizadas, con lo cual, cada incremento del dólar impacta directamente sobre el costo interno de la producción de bienes y servicios.

El diseño de un colapso inducido

Es evidente que el paquete de políticas conforman un claro sabotaje al país, su aparato productivo y la calidad de vida de su población. Estas NO son las recetas de ningún tipo de capitalismo productivo, que por definición demanda bajos costos de producción (crédito, tarifas y salarios baratos}, protección racional frente a la competencia exterior, estabilidad monetaria, políticas de subsidios sectoriales y planes de desarrollo de las capacidades nacionales.

En las últimas horas, la debacle económica ha provocado de parte del Gobierno el anuncio de la eliminación de ministerios, miles de despidos en el Estado y más ajustes colaterales. Cualquier estudiante de Economía sabe que la profundización de esta política solo puede agravar la espiral recesiva, acelerando el camino hacia el colapso.

Es decir que, a diferencia de lo que pueden sostener las organizaciones de la izquierda clasista, la administración colonial no sólo está atacando el nivel de ingreso de la clase trabajadora: está minando incluso las bases de sustentación de los propios capitalistas locales. Se trata del diseño de un colapso inducido: el país marcha hacia la cesación de pagos, la parálisis productiva y el desempleo masivo ¿Puede ser sólo torpeza del grupo que gobierna?

Un segundo lote de políticas sugiere que es necesario el desmantelamiento por anticipado de cualquier intento de resistencia y oposición social activa. Pese a tener inicialmente un alto consenso social y gozar de una formidable protección mediática, el gobierno de Cambiemos ha impulsado sistemáticamente líneas represivas muy pronunciadas:

Silenciamiento de periodistas y medios críticos.

Encarcelamiento y hostigamiento judicial de líderes de la oposición.

Ingreso de tropas y establecimiento de bases extranjeras [2].

Demolición del aparato productivo, dispersión de los focos de resistencia política e intelectual, militarización del Estado en alianza con potencias extranjeras: este conjunto de tendencias indican que se avecina un shock muy agudo contra la configuración histórica del país, mucho más audaz que una simple redistribución del ingreso.

¿Adónde va el colapso económico argentino?

La pregunta de rigor es: ¿Cuál es el programa del shock que se prepara con este escenario catastrófico?

Sólo tenemos algunas pistas: señales de los mercados, gestos y silencios del Gobierno, y el rompecabezas que emerge del ejercicio de la memoria histórica y el análisis de las luchas anticoloniales del presente.

La agenda oculta del colapso inducido de la Argentina contiene metas del Nuevo Orden Mundial comunes a todos los territorios periféricos. Todos son ruinosos para los intereses de la población, pero el escenario de crisis multidimensional que se está construyendo apunta a presentarlos como “soluciones salvadoras”. Todos, además, contienen un elemento central de la agenda globalista para los pueblos subalternos: la disolución de la identidad y el Estado nacional.

Extranjerización acelerada de empresas y otros activos

Esta parte del proceso ya está en marcha, y es la que menos impacta ante la opinión pública por cuanto se suele presentar como un “progreso”: Argentina enfrenta un nuevo ataque extranjerizante de activos y mercados locales. Pero a diferencia de las crisis anteriores, que derivaban de presiones y apuestas desde el exterior, la actual es promovida por el propio gobierno de Cambiemos. Se reclama la intervención extranjera como único medio de conducir al país en esta coyuntura. [3] La debilidad externa en la que Cambiemos ha colocado a la economía argentina es funcional a una entrega masiva de activos por parte de empresarios locales. Desde el comienzo de la crisis externa la caída combinada de los valores bursátiles y la devaluación del peso deprecia a los activos argentinos en un 70 por ciento. La suba del dólar y la incertidumbre económica abre la puerta para que los activos del país sean rematados a precio de oferta. Techint, Aluar, Ledesma y las empresas de la patria contratista se sorprenden con sus ejecutivos encarcelados en una farsa judicial mientras las protecciones arancelarias de las que gozaban en el pasado se cancelan y las acciones de sus compañías se derriten en Wall Street.[4] Los fondos buitre están comprando esos papeles a precios de remate. Y el deterioro promete proseguir.

El proceso de extranjerización de la economía -compras, fusiones y absorciones, que pueden ser presentadas como “inversión extranjera directa”- se puede acelerar con una “inyección de confianza”. ¿Cómo impulsar “reformas de fondo” que recuperen “el optimismo de los inversores”?

Adopción del dólar como moneda oficial

El panorama actual se parece mucho al de 1989, cuando la hiperinflación que signó el fin del gobierno de Raúl Alfonsín fue la antesala de la Convertibilidad, un sistema que “rescató” la economía argentina con una paridad 1 a 1 del peso argentino con el dólar. Aunque fue presentado como una “genialidad” del entonces ministro de Economía Domingo Cavallo -un integrante del Council of Foreign Relations- la Convertibilidad fue un proyecto vendido “llave en mano” por el Citibank y el Chase Manhattan al gobierno de Menem, que contuvo la inflación e inició una década de extranjerización de la economía con fuerte crecimiento del consumo interno.

El experimento terminó en la catástrofe del Corralito de 2001, pero los planes de profundizar el modelo incluían la adopción del dólar como moneda oficial. En Diciembre de 2001 un ensayo titulado “Cómo dolarizar en Argentina”, firmado por Kurt Schuler y Steve H. Hanke, afirmaba: “Las políticas que la Argentina ha seguido han llevado a su economía a un punto muerto. La incertidumbre sobre el futuro del peso se ha transformado en el obstáculo inmediato más grande para el crecimiento económico”. [5] ¿Alguna similitud con el escenario actual?

En 2018, los diarios financieros han vuelto a hablar de dolarización en Argentina. Y Steve Hanke ha vuelto al escenario. Padre de la dolarización de Ecuador y Montenegro, le recomienda a Macri la dolarización como remedio para salir de la crisis.[6] ¿Volverá el proyecto que el establishment financiero no pudo imponer después de la debacle de 2001?

La importancia del proyecto excede el contexto argentino. La necesidad imperial de mantener la hegemonía del dólar ha sido más importante que la explotación del petróleo en la historia de la última década. Hoy, con un enorme bloque emergente de países -encabezado por Rusia, China, India y otras gigantescas economías- encaminado a buscar un sustituto al dólar como moneda de referencia internacional, la dolarización de Argentina sería una conquista de alto contenido simbólico: la primera experiencia en un país de gran extensión e importancia geopolítica, y un capítulo que podría iniciar un ambicioso proceso continental.

La dolarización de tarifas de servicios públicos y de carteras financieras, y los contactos para un acuerdo directo con el Tesoro de EE.UU. ante la actual crisis, parecen pasos convergentes.

Sin embargo, las condiciones para un reemplazo del peso argentino por el dólar requeriría de parte de Argentina de un monto de reservas internacionales que país viene perdiendo aceleradamente en la actual crisis cambiaria. ¿Cómo financiar esa operación?

Cesión de territorios en canje de deuda

El debilitamiento de los estados nacionales para reforzar la supremacía del poder financiero internacional es una premisa del Nuevo Orden Mundial que se verifica en diferentes escenarios del mundo. En este contexto, la Patagonia aparece como una prenda de cambio perfecta para “rescatar” a la Argentina de otra “crisis”.

En los años turbulentos del 2001, cuando Argentina cayó en cesación de pagos, la prensa global llegó a sugerir que la Patagonia, inmensamente rica en recursos, fuera separada del resto del país para servir de mecanismo de pago de la deuda en default. Años después el profesor de Harvard Richard N. Cooper, escribió una propuesta en consonancia con el pensamiento de Anne Krueger (entonces titular del FMI] para someter a las naciones endeudadas a procesos de quiebra con el fin de que los activos sean liquidados y los ingresos resultantes distribuidos entre sus acreedores, bajo la guía de un tribunal global.[7]

La Patagonia argentina ya es un territorio internacionalizado. La compra masiva de tierras por parte de extranjeros en Argentina, que lleva décadas, había sido reglamentada en 2011 por el Congreso, disponiendo un límite del 15 por ciento de las tierras cultivables del territorio nacional, y hasta 1000 hectáreas por persona.[8] La administración colonial de Macri, por decreto, eliminó estas restricciones, y el proceso de adquisición masiva de tierras se profundizó. Ya hay extensos territorios en el sur argentino que funcionan como micro estados, con su propia red de carreteras, pistas de aterrizaje, fuerzas de seguridad y fuentes de energía, como las propiedades del magnate británico Joe Lewis. [9]

La entrega de tierras patagónicas a cambio de asientos contables que alivien la artificial deuda argentina podría efectuarse sin necesidad de una partición formal del Estado, o de una “declaración de independencia” de un grupo de colonos. El “negocio” de la Argentina podría disfrazarse mediante la cesión de tierras a ONGs o poderes privados que administren un territorio bajo la modalidad que Boaventura de Souza Santos denomina “nuevo gobierno indirecto”: el Estado se retira de la regulación social y poderosos actores no-estatales obtienen control sobre las vidas y bienestar de vastas poblaciones, la tierra, el agua potable, las semillas y los bosques. [10]

El ”negocio” para el Tesoro nacional podría ser presentado bajo la forma de la cesión de territorios diminutos. Sin embargo, siempre existirá el potencial de que sean expandidos de facto mediante la ocupación progresiva o la guerra. Hace falta señalar que, a la par de políticas de desguace y debilitamiento del Ejército argentino,[11] la administración colonial de Macri ha autorizado el ingreso de tropas extranjeras y la instalación de una base estadounidense en Neuquén, a las puertas de la Patagonia. En alianza con el Ejército británico en Malvinas, la zona aparece bajo estrecho control extranjero.[12]

Una sociedad dividida y sumida en penurias, un ejército nacional sin capacidad operativa y un proceso de infiltración de capitales y elementos militares extranjeros, parecen la antesala perfecta de eventos en los que Argentina pierda parte de su integridad territorial. Referencias oficiales no faltan: el rabino Sergio Bergman, ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, ha profetizado hace pocos meses que la Patagonia, como “tierra prometida, debe ser partida y repartida”.

Conclusiones provisorias

El diseño del colapso argentino no tiene una meta única, ni tampoco una conducción unificada. El plan tampoco tiene los resultados asegurados. Su evolución está vinculada con la evolución de otro conjunto de ofensivas en la región: el lawfare contra Lula y el resto de los líderes populares de América Latina, el cerco contra Venezuela y el despliegue militar imperialista en todo el continente, donde no se puede descartar el inicio de una guerra genealizada.[13]

Por otro lado, los resultados finales tienen que superar la prueba de fuego que ninguna conspiración puede anticipar: la reacción de la gente y las organizaciones populares, el impacto imprevisible que tiene en la historia un conjunto de eventos encadenados.

América Latina está bajo asalto. De la conciencia y movilización de sus pueblos depende la defensa de sus territorios y su libertad.

Por Claudio Fabián Guevara para Motor Económico

Notas:

1 “Patria no, colonia sí. David Cufré”. 25 de agosto de 2018. https://www.pagina12.com.ar/137596-patria-no-colonia-si

2 “Senado argentino votó a favor del ingreso de tropas estadounidenses al país”. Septiembre 2017, Resumen Latinoamericano.http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/09/13/senado-argentino-voto-a-favor-del-ingreso-de-tropas-estadounidenses-al-pais/

3“Una veloz carrera hacia la extranjerización”. Roberto Felleti. El Destape Web. 1 de agosto de 2018. https://www.eldestapeweb.com/perfil/18-roberto-feletti

4 “Patria no, colonia sí. David Cufré”. 25 de agosto de 2018. https://www.pagina12.com.ar/137596-patria-no-colonia-si

5 “Cómo dolarizar en Argentina”, Kurt Schuler y Steve H. Hanke. 20 de Diciembre de 2001. Cato Institute, Washington. Disponible en http://users.com/kurrency/argdec01.pdf.

6 “Steve Hanke: Argentina debería desechar el peso y dolarizar”. 1 de Julio de 2018. Forbes Argentina.http://www.forbesargentina.com/steve-hanke-argentina-deberia-desechar-el-peso-y-dolarizar/

7 “Canje de deuda por territorio: la nueva estrategia de la élite global”. Adrian Salbuchi. RT Actualidad. 14 de agosto de 2014. https://actualidad.rt.com/opinion/salbuchi/view/136718-canje-deuda-territorio-nueva-estrategia-elite-global

8 “Israel al Sur de América. Cómo avanza la ocupación extranjera de la Patagonia”. Claudio Fabian Guevara. El Nuevo Cronista. 24abril de 2018. http://www.nuevocronista.com/israel-al-sur-de-america-patagonia/

9 “Joe Lewis, el verdadero patrón de la Patagonia”. https://www.elpatagonico.com/joe-lewis-el-verdadero-patron-la-patagonia-n1530365

10“Más allá del pensamiento abismal: de las líneas globales a una ecología de saberes”. Boaventura de Souza Santos. Biblioteca Clacso. 2006. Disponible en biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/coedicion/olive/05santos.pdf

11 “Argentina dejó de ser una fuerza militar competente”. Infobae, 1 Diciembre 2017. https://www.infobae.com/sociedad/2017/12/01/argentina-dejo-de-ser-una-fuerza-militar-competente/

12 “Londres convierte Malvinas en la zona ‘más militarizada’ del mundo” https://www.hispantv.com/noticias/argentina/336257/malvinas-militarizado-reino-unido-amenaza-region.

13 “Chau Unasur, adiós a la paz, ¿Suramérica será zona de guerra?” Aram Aharonian. 17/08/2018 https://www.alainet.org/es/articulo/194791

(*) Fuente: Diario de Vallarta

BUENOS AIRES (Sputnik) — Rusia y Argentina prevén firmar un documento sobre la cooperación en sector nuclear durante la visita del presidente ruso, Vladímir Putin, a Buenos Aires, declaró a los medios el embajador ruso en Argentina, Dmitri Feoktístov.

Buenos Aires acogerá la cumbre del G20 entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre.

“Uno de los documentos que se firmarán será un acuerdo sobre la cooperación estratégica entre Rusia y Argentina en el sector nuclear”, dijo el embajador.

Se trata de diversas líneas de colaboración, incluida una posible construcción de una central nuclear de diseño ruso, añadió.

Además, afirmó que “se debate la construcción de una central nuclear de menor capacidad y, probablemente, construcción o venta de una planta nuclear flotante, similar a la Akademik Lomonosov, a los argentinos”.

“Vamos a firmar media docena de distintos convenios”, señaló el embajador ruso en Argentina, Dmitri Feoktistov.

© SPUTNIK / VITALY BELOUSOV
Rusia lanza una ‘invasión blanda’ en América Latina y empieza con Argentina

El Gobierno argentino y el ruso rubricarán un acuerdo sobre “pesca, otro sobre energía nuclear, y uno más sobre el diálogo político entre las cancillerías”, señaló Feoktistov.
Las autoridades rusas y argentinas también preparan un convenio que involucra a la productora de gas Gazprom y a la argentina YPF.

“Esta visita servirá para que las relaciones de Argentina y Rusia, que son estratégicas, sigan desarrollándose”, señaló el embajador ruso en Argentina.

“Un documento de Gazprom y la empresa YPF está en la fase final, esperamos que lleguemos a firmarlo (…) Se trata de un acuerdo sobre concreto yacimiento, no puedo revelar todos sus detalles”, apuntó.

Además, los jefes de Estado y de Gobierno de los países del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) se reunirán en el marco de la cumbre del G20.

El mandatario ruso Vladímir Putin “tiene un encuentro con los BRICS”, confirmó Feoktistov en una entrevista exclusiva con Sputnik.

El presidente de Rusia aterrizará en Buenos Aires el 30 de noviembre por la mañana para asistir al inicio de la cumbre y abandonará Argentina el 1 de diciembre por la noche, al término del foro.

En el marco del foro internacional, los presidentes del G20 “van a hablar de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y de proteccionismo”, comentó Feoktistov

“A pesar de que tenemos muchas diferencias, creemos que el comunicado final será aceptado”, sostuvo.

El diálogo entre los líderes del G20, que será “muy completo”, se desarrollará incluso durante una cena a la que asistirán los presidentes.

© REUTERS / KEVIN LAMARQUE
Trump: es posible llegar a un acuerdo comercial con China en la cumbre del G20

Todos estos encuentros permitirán dialogar “de todos los temas importantes, entre ellos comercio y economía, seguridad y diálogo político, entre otros asuntos de importancia”, concluyó el diplomático.
“Naciones Unidas tiene que adelantar su rol principal en las relaciones internacionales”, sostuvo el diplomático, al ser consultado sobre la guerra comercial que enfrentan EEUU y China.

El embajador señaló que “la política rusa está basada en la multipolaridad”.

“Estamos apoyando el derecho internacional inclusive en la resolución de conflictos de manera pacífica, con la intención de no involucrarnos en asuntos de otros países, en respeto a la integridad territorial y soberanía de las naciones”, explicó.

En ese contexto, Rusia pretende mantener una relación cordial con todos los países.

“Queremos ser amigos de todos, no tener conflictos”, señaló.

El embajador observó que, sin embargo, algunas relaciones no transitan por el camino adecuado.

“Si las relaciones entre algunos países con Rusia son malas no es nuestra culpa, esto porque algunos no les gusta que Rusia esté más fuerte cada día”, consideró.

CC BY-SA 2.0 / JORGE ANDRÉS PAPARONI BRUZUAL / BANDERA EN MOVIMIENTO Venezuela se cuela en la cumbre del G20

Esta visión “también es compartida por Argentina”, concluyó el embajador.
Rusia mantiene una posición equidistante ante el enfrentamiento comercial que divide a China y a EEUU y que será uno de los centros de atención durante la cumbre del G20.

La cumbre de líderes y presidentes del G20 tendrá lugar el 30 de noviembre y el 1 de diciembre en Buenos Aires.

El G20 está integrado por Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, EEUU, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

El embajador de China ante Argentina, Yang Wanming, confirmó este viernes lo dicho un poco más temprano por funcionarios chinos en Beijing: los presidentes Mauricio Macri y Xi Jinping van a firmar el próximo domingo 2 de diciembre en su cita bilateral en la residencia de Olivos el nuevo plan de acción entre los dos países para los próximos cinco años.

Además, hay en carpeta cuarenta nuevos acuerdos millonarios a rubricar en áreas de inversión, economía e infraestructura.

Según supo Clarín, uno de los acuerdos más importantes, pero no el único, será la formalización del intercambio de monedas (swap) que dará China por US$ 8500 millones (lo equivalente hoy a su valor en yuanes).

Este fue negociado recientemente en persona, en Beijing por el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, y se sumará a otro ya existente por casi US$ 11.000 millones.

En ese marco, en medio de los intentos argentinos por encontrar consensos internacionales en varios temas frente a las posturas nacionalistas de Donald Trump, Yang advirtió que su país defenderá “con firmeza” el multilateralismo y rechazará el proteccionismo para la preservación del comercio internacional.

Por su parte, desde Beijing, el embajador Diego Guelar explicó a Clarín el alcance del plan de acción a cinco años. “Fue elaborado en todas las áreas de Desarrollo de la ya existente Asociación Estratégica Integral entre Argentina y China. Este marca un nivel extraordinario de madurez de esa asociación por lo que podemos definir a China como el primer inversor, el primer banquero y el primer mercado para la Argentina”.

En tono de no querer herir susceptibilidades aclaró que “ello no es contradictorio con la relación con los vecinos, con Estados Unidos, y Europa. Guelar estará llegando al país en las próximas horas.

Entre los otros acuerdos clave que se a firmar los presidentes hay uno que pondrá fin a la doble tributación entre las empresas que comercian y que hoy pagan dos veces impuestos al entrar a uno u otro país.

Otro convenio sobre comercio electrónico permitirá vender más a través de estas plataformas; y un acuerdo para la apertura de nuevos mercados, como ovinos, porcinos, miel y cerezas (ya está vigente el de carne bovina).

Habrá un acuerdo para inversiones en energía térmica y éolica por US$ 3.500 millones.

Fuentes del ministerio que comanda Jorge Faurie han señalado que el presidente Macri está muy interesado en que tanto los chinos como otros inversores participen más en el yacimiento de Vaca Muerta.

Por su parte, los chinos quieren seguir su plan -aunque más lento- en las dos represas de Santa Cruz, en las que el Gobierno argentino no está tan interesado pero lo negocia. Beijing insistirá.

Por otra parte, otra cuestión que también se está negociando es la de la central nuclear que quieren construir los chinos, y que inicialmente se pensó para levantar en Río Negro, pero también está demorada.

Esta es la segunda visita de Xi a la Argentina, y tendrá forma de visita de Estado. Será condecorado aquí con la Orden de Mayo, máxima distinción. Entre tanto la comunidad internacional tendrá los ojos posados en su eventual bilateral con Trump, y con Putin (confirmada este viernes por el embajador Yang) y por otra parte, en la posible pero no confirmada reunión Trump-Putin.

Fuente: Clarín

Un total de 225 femicidios fueron contabilizados desde el 1 de enero y el 31 de octubre de este año en el país por la Asociación Civil La Casa del Encuentro, que presentó hoy el informe anual en el que se indica también que un femicidio es cometido cada 32 horas, lo que significa una cifra levemente inferior al promedio de la última década.

El relevamiento realizado por el Observatorio de Femicidios de Argentina “Adriana Marisel Zambrano”, que depende de la Casa del Encuentro, contabilizó 225 femicidios y femicidios vinculados a mujeres y niñas (aquellas asesinadas por estar en la línea de fuego o para torturar psíquicamente a la mujer) y 29 femicidios vinculados de hombres y niños.

Además, en el informe, que se hizo en base a las notas publicadas en más de 120 diarios y agencias de todo el país, se señala que 250 hijas e hijos quedaron sin madre, de los cuales el 67% son menores de edad.

Otro de los datos que surge del relevamiento, es que la mayoría de las víctimas (más del 60%) tenían entre 19 y 50 años; más de 15% era menor de 18; el 22% era mayor de 51; y en tres casos no hay registro de la edad.

Se indicó también que en más del 60% de los casos el victimario era una pareja o expareja, mientras que en 21 casos no hay registro de quién fue el agresor porque no hubo personas detenidas.

Fuente: Jornada

A nivel mundial, el Día Internacional del Enfermero fue promovido por el Consejo Internacional de Enfermería, se celebra cada 12 de mayo y conmemora el nacimiento de Florence Nightingale, considerada “fundadora” de la enfermería moderna.

Nightingale, que nació en Florencia en 1820 y murió en Londres en 1910, también fue escritora y estadista. El mundo la conoció como “La dama de la lámpara” tras su participación en la Guerra de Crimea (1853) y por una crónica publicada en The New York Times con un retrato de Florence llevando una lámpara y atendiendo pacientes. Bajó la mortalidad de los soldados al sostener que “los hospitales podían ser más mortales que la guerra” y al mejorar las condiciones sanitarias, algo que no era atendido hasta el momento.

En cambio, en Argentina no recordamos a una figura en particular, tenemos nuestro propio Día de la Enfermería y es bastante después en el año: cada 21 de noviembre.

Así, hoy, a diferencia del resto del mundo, se recuerda la fecha de 1953 en la que se fundó la Federación de Asociaciones de Profesionales Católicas de Enfermería, que nuclea a las enfermeras y enfermeros argentinos.

Hace 55 años, el Ministerio de Salud de la Nación también instituyó el 21 de noviembre como el Día de la Enfermería, en coincidencia con la festividad de Nuestra Señora de los Remedios, considerada patrona de la actividad.

“La enfermería argentina se encuentra ante un momento histórico. Por primera vez en nuestro país, la carrera de Licenciatura en Enfermería logra alcanzar la acreditación por parte de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU). Esto significa un enorme avance en la mejora de la calidad de la enseñanza universitaria de los profesionales de enfermería, quienes representan la mayor proporción de la fuerza laboral del sistema sanitario de nuestro país”, dice Carolina Astuol Bonorino, licenciada en Enfermería y Profesora de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, sobre el mundo de quienes son infaltables en el servicio médico para salvar vidas.

En octubre, el Consejo Internacional de Enfermería celebró el nombramiento de una Enfermera jefe en la Organización Social de la Salud (OMS). Es Elizabeth Iro y al asumir su puesto se restableció un lugar, aseguraron, “que estuvo ausente durante años en la plantilla en representación de la comunidad de enfermeros, para darles voz en la sede central de la OMS”.

Fuente: Clarín

La Embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires, ubicada en el barrio porteño de Palermo, fue evacuada esta mañana, de manera preventiva, ante la presencia de un “objeto sospechoso”.

La presencia del objeto provocó alarma en el sitio diplomático ubicado en la Avenida Colombia 4300, de esta capital, que debió debió ser desalojado esta mañana, minutos después de las 9 de la mañana.

De todos modos, tras la presencia policial, pudo constatarse que la situación no determinaba ningún tipo de peligro.

“Durante una revisión de rutina llevada a cabo en las instalaciones de la Embajada se identificó un objeto sospechoso. Al inspeccionar el objeto se determinó que no representaba amenaza alguna. Nunca hubo peligro”, indicó la Embajada a través de su cuenta de la red social Twitter.

El hecho ocurre en la previa de la realización del G20 en la Argentina y trajo preocupación debido a que hubo dos episodios de violencia registrados en los últimos días ya que se atacó al mausoleo del coronel Ramón L. Falcón en el Cementerio de Recoleta, donde una mujer portaba un caño con explosivos, y se encontró un paquete con artefactos hallado en la casa del juez federal Claudio Bonadio.

 

 

iProfesional