Tag

Arabia Saudita

Browsing

El reclamo de Arabia Saudita en las Naciones Unidas para frenar el avance nuclear de Irán, así como su intervención en otros países, fortalece la alianza entre Estados Unidos e Israel en Medio Oriente, si bien Riad defiende aún la creación de un Estado Palestino.

La sorpresiva intervención del rey Salman bin Abdelaziz en la Asamblea General de de la ONU, realizada el miércoles en Nueva York, refleja también las preferencias de Riad en momentos en que el presidente estadounidense, Donald Trump, lleva adelante un complicado proceso de paz en la región.

A pesar del inmenso poder amasado por su hijo, el príncipe heredero Mohamed bin Salman, el rey de 84 años mandó un mensaje pregrabado, lo que lo convirtió en el segundo monarca saudita que habla en la ONU después de su fallecido hermano, el rey Saud en 1957.

Al igual que Saud, Abdelaziz destacó la importancia del islam en Arabia Saudita y luego se refirió a Irán, donde se profesa en gran parte una rama chiita de esta religión.

Riad responsabilizó también al Gobierno de Hasan Rohani por una serie de ataques contra instalaciones petroleras, ocurridos el año pasado. Pero, además, pidió «una posición internacional firme» para detener el avance nuclear iraní que, según el Gobierno persa, es con fines pacíficos.

«La posición de Riad no sorprende, teniendo en cuenta los últimos acuerdos de restablecimiento de relaciones diplomáticas firmados por Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Bahréin con Israel», dijo a Télam Sebastián Vigliero, profesor de política internacional de la Universidad de Buenos Aires.

El analista recordó que, en el plano internacional, «Irán tiene también importantes convenios con Rusia, a los que se suma su papel en la Guerra Civil de Siria» para apoyar al Gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad.

Para Vigliero, «se está generando una política de poder en Medio Oriente, donde Estados Unidos juega un papel muy fuerte no solo para no perder esa zona de influencia, sino también para formar una coalición de países que traten de encauzar el desarrollo de la región».

Cuando el rey saudita se refirió en la ONU al acuerdo logrado entre Irán y el Grupo 5+1, firmado en 2015 por Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia, más Alemania, del que Washington se retiró en 2018, el monarca dijo que Teherán lo usó «para intensificar sus actividades expansionistas, creando redes terroristas».

Según algunos analistas, hay indicios de un cambio de Riad con respecto a Israel bajo la guía del príncipe heredero Salman, provocado por una división generacional entre el rey y el heredero al trono saudita, de 35 años.

Cuando recientemente EAU y Bahréin restablecieron relaciones con Israel, Riad advirtió que no adoptaría una posición similar a la de sus vecinos hasta que se cree un Estado Palestino que conviva en paz junto al Estado hebreo.

Riad, en cambio, mantiene una estrecha relación con el Gobierno de Donald Trump quien a principios de año presentó un plan para que Israel se anexará el 30% de la ocupada Cisjordania y el Valle del río Jordan. Sin embargo, Israel suspendió la puesta en marcha de este proyecto tras los acuerdos firmados con Abu Dabi y Manamá.

«Creo que Trump intenta consolidar una alianza anti-Irán entre países sunnitas conservadores -como EAU, Bahrain y, eventualmente Arabia Saudita- e Israel», dijo a Télam Mario Sznajder, doctor en filosofía y ciencias políticas de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

El analista señaló que «la realidad en Medio Oriente es que si bien el plan de paz de Trump es aceptado por parte del público israelí, en el lado palestino es rechazado por todas las facciones en forma pública y abrupta».

«En el fondo se trata de una normalización de relaciones que se vienen desarrollando durante dos décadas y no de paz, ya que entre Israel y estos países no ha habido guerra», dijo Sznajder, desde Jerusalén.

Incluso el jefe de la Casa Blanca desestimó imponerle sanciones a la monarquía sunnita por su supuesta responsabilidad en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, colaborador de The Washington Post, ocurrido en la embajada saudita en Estambul, Turquía, el 2 de octubre de 2018.

En Yemen, devastado por seis años de guerra civil, Arabia Saudita formó una alianza con varios países sunnitas para luchar contra los rebeldes hutíes apoyados por Irán.

La coalición internacional, integrada entre otros por EAU y partidarios del derrocado presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, está acusada de la muerte de decenas de miles de civiles en los bombardeos aéreos que realiza contra ese pequeño país del Golfo Pérsico, señaló Télam.

El principal productor de crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), comenzó con su restricción bombeo una semana antes de lo previsto. Recuerda RIO NEGRO que otros miembros del grupo lo habían hecho antes.

Finalmente, Arabia Saudita, el líder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), optó por acompañar la decisión de Kuwait y comenzó a aplicar los recortes de producción de petróleo antes de lo acordado. 

La semana pasada, Kuwait, el cuarto productor de petróleo de la OPEP, comunicó que había comenzado a restringir sus niveles productivos antes de lo previsto por el grupo para “atender” las necesidades del mercado. 

Arabia Saudita comunicó que no seguiría los pasos de su par y avisó Kuwait había actuado “solo”. Sin embargo, el fin de semana pasado, el reino comenzó a reducir su producción. 

El nivel de bombeo del líder del grupo alcanza los 12 millones de barriles diarios y el objetivo es reducirlo a 8,5 millones. El mismo nivel que producirá Rusia, el aliado más fuerte de la OPEP.  

Entre los 23 países miembros y aliados de la OPEP, sacarán del mercado cerca de 9,7 millones de barriles en mayo y también en junio, informó El Comodorense.

La agencia Reuters ha informado este 9 de abril que los países miembros de la OPEP+ acordaron reducir la producción de petróleo en 10 millones de barriles diarios en los meses de mayo y junio para sostener los precios del crudo, afectados por la pandemia de coronavirus.

Citando un comunicado del grupo, Reuters indicó que dicho recorte se aplicará entre julio y diciembre a 8 millones de barriles diarios y entre enero del 2021 y abril del 2022 la cifra será de 6 millones.

No obstante, el presidente de EE.UU., Donald Trump en una rueda de prensa en la Casa Blanca la noche de este jueves, ha informado que la OPEP+ «se está acercando a un acuerdo». El presidente ha añadido que mantuvo una conferencia telefónica con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el rey de Arabia Saudita, Salmán bin Abdelaziz, para discutir el «acuerdo petrolero».

Trump caracterizó dicha conversación de «muy buena» e indicó que espera un anuncio con respecto al acuerdo por parte de Riad y Moscú «hoy o mañana».

Incertidumbre en torno al acuerdo

La reunión de este jueves se produjo después de que el pasado 6 de marzo los integrantes del pacto OPEP + no lograran llegar a un acuerdo para implementar un recorte adicional de la producción petrolera de 1,5 millones de barriles por día en respuesta a la reducción de la demanda mundial de hidrocarburos por la pandemia de covid-19.

Como resultado, a partir del 1 de abril se cancelaron todas las obligaciones de las partes del acuerdo para limitar la producción de combustible. Por su parte, en respuesta al fracaso del pacto, Arabia Saudita realizó el recorte de precios oficiales más drástico en al menos 20 años y comunicó a los compradores que aumentaría su producción de crudo en hasta 2 millones de barriles por día.

Esta medida de Riad provocó la dramática caída de los precios del petróleo, lo que llevó al desplome de los mercados financieros en todo el mundo.

El pasado viernes, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció que su país está listo para aunar esfuerzos con otras naciones para reducir conjuntamente la producción de petróleo en unos 10 millones de barriles al día.

Fuente: Reuters

La saudí Aramco anunció un fuerte aumento de la producción de petróleo. El conflicto entre Rusia y Arabia Saudita, que hizo colapsar en el arranque de la semana el precio del petróleo, continúa, aunque los precios se recuperan este martes. Ambos países hicieron nuevas afirmaciones, pero sin un nuevo acuerdo.

El ministro ruso de Energía, Alexandre Novak, declaró el martes que su país no ha cerrado la puerta a la alianza con la OPEP para estabilizar el mercado del petróleo. Mientras que la mayor petrolera del mundo, la saudí Aramco, anunció que incrementará fuertemente la producción.“La puerta no está cerrada”, dijo, en una entrevista con la televisión Rossiya 24, en la que subrayó que el hecho de que el acuerdo de reducción de la producción no se haya prolongado más allá del mes de abril “no significa que en el futuro no podamos cooperar entre países OPEP y no-OPEP”.

Por otro lado, el gigante petrolero saudita Saudi Aramco anunció que producirá 12,3 millones de barriles al día a partir de abril, un importante aumento de producción en un contexto de guerra de precios con Rusia.“Saudi Aramco anuncia que suministrará a sus clientes 12,3 millones de barriles de petróleo bruto al día en abril”, dijo la empresa pública, en un comunicado publicado en la web de la bolsa de Riad.

Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo, produce actualmente unos 9,8 millones de barriles al día, lo que significa que su producción en abril aumentará en 2,5 millones de barriles.“La compañía acordó con sus clientes proporcionarles estos volúmenes a partir del 1 de abril de 2020. La empresa espera que haya un efecto financiero positivo a largo plazo”, indicó Saudi Aramco.

La semana pasada fracasaron las negociaciones entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia para recortar su producción y los sauditas reaccionaron rebajando el precio de sus barriles a partir de abril.La decisión saudita hizo caer los precios del crudo y desató el lunes una jornada negra en los mercados de todo el mundo.

Arabia Saudita afirma tener una capacidad máxima de producción de 12 millones de barriles al día, pero es difícil saber si puede mantener este ritmo de producción a largo plazo.El país tiene decenas de millones de barriles de petróleo en reservas estratégicas de las que podrían salir sus barriles suplementarios.

Pese a que continúa el fuego cruzado, los precios del petróleo subían cerca de un 4% el martes tras su mayor caída de un día en casi 30 años, ya que los inversores observaban la posibilidad de un estímulo económico, aunque una inminente guerra de precios presionaba el ánimo. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que tomará medidas “importantes” para proteger la economía contra el impacto del COVID-19, mientras que el Japón planea gastar más de 4.000 millones de dólares en un segundo paquete de medidas.

El Brent ganaba 1,44 dólares, o 4%, a 35,80 dólares por barril luego del máximo de sesión de 37,38 dólares. El West Texas Intermediate (WTI) subía 1,52 dólares, cerca del 5%, a 32,65 dólares el barril tras llegar más temprano a 33,73 dólares. Ambos referenciales se desplomaron un 25% el lunes, cayendo a sus niveles más bajos desde febrero de 2016 y registrando sus mayores descensos porcentuales de un día desde el 17 de enero de 1991, al comienzo de la primera Guerra del Golfo.

Los volúmenes de negociación para los contratos de próxima entrega del Brent y del WTI tocaron niveles récord el lunes después de que tres años de cooperación entre Arabia Saudita y Rusia y otros grandes productores de petróleo para limitar el suministro se desmoronaron el viernes, lo que desencadenó una guerra de precios por la participación en el mercado.

Los precios del petróleo sufrieron un colapso histórico el domingo por la noche después de que Arabia Saudita conmocionara al mercado al lanzar una guerra de precios contra su antiguo aliado, Rusia.

El petróleo en Estados Unidos cayó hasta un 27% a un mínimo de cuatro años de US$ 30 por barril mientras los comerciantes se preparan para que Arabia Saudita inunde el mercado con crudo en un intento por recuperar su participación en el mercado.

Recientemente, el precio del crudo se redujo un 22% a US$ 32 por barril. El crudo Brent, de referencia mundial, también cayó un 22% a US$ 35 por barril. Ambos están en camino a su peor día desde 1991, según Refinitiv.

La agitación se produce después de la implosión de la alianza petrolera entre la OPEP y Rusia el viernes.

Rusia se negó a unirse a los esfuerzos de la OPEP para rescatar el mercado de petróleo afectado por el coronavirus cortando la producción. El fracaso de la reunión de Viena dejó a la industria petrolera conmocionada, lo que provocó una caída del 10% en los precios del petróleo el viernes. Los precios del petróleo ya estaban estancados en un mercado bajista debido al brote de coronavirus que ha provocado una fuerte caída de la demanda de crudo.

Pero luego Arabia Saudita intensificó la situación durante el fin de semana. El reino recortó sus precios de venta oficiales de abril en US$ 6 a US$ 8, según los analistas, en un intento por recuperar la cuota de mercado y aumentar la presión sobre Rusia.

“La señal es que Arabia Saudita está buscando abrir el grifo y luchar por la cuota de mercado”, dijo Matt Smith, director de investigación de productos básicos en ClipperData. “Arabia Saudita se está subiendo las mangas para una guerra de precios”.

La mayor caída porcentual en un día para los precios del petróleo de EE. UU. en este siglo ocurrió en septiembre de 2001, cuando cayeron un 15%, según las estadísticas de Refinitiv, que se remontan a 2000.

Analistas dijeron que la negativa de Rusia a reducir la producción equivalía a una bofetada al productores estadounidenses de petróleo de esquisto bituminoso, muchos de los cuales necesitan precios más altos para sobrevivir.

“Rusia ha estado dando indicios de que el objetivo real son los productores estadounidenses de petróleo de esquisto bituminoso, porque está harto de recortar la producción y simplemente dejarlos con espacio”, escribieron analistas de la firma consultora de energía FGE en una nota a los clientes el domingo. “Tal ataque puede estar condenado al fracaso a menos que los precios permanezcan bajos durante mucho tiempo”.

El colapso petrolero de 2014-2016 provocó que docenas de compañías de petróleo y gas se declararan en bancarrota y hubiera cientos de miles de despidos. Sin embargo, la industria del esquisto estadounidense emergió de ese período más fuerte y Estados Unidos eventualmente se convertiría en el principal productor mundial de petróleo.

“Los peligros de jugar un juego de politica arriesgada con Vladimir Putin se demostraron de manera dramática”, escribió Helima Croft, directora de estrategia global de productos básicos en RBC Capital Markets, en una nota a los clientes el viernes . “Es difícil ver cómo la relación se puede volver a colocar sobre una base sólida”.

El Ministerio de Exteriores saudí determinó la «suspensión temporal de entrada al reino con propósito de la umra», peregrinación que congrega cada mes en La Meca a decenas de miles de musulmanes.

Arabia Saudita decidió este jueves suspender temporalmente la entrada a los peregrinos que visitan la mezquita del profeta Mahoma y los lugares sagrados del Islam en La Meca y Medina, así como a los turistas de países afectados para prevenir el virus Covid-19.

El Ministerio de Exteriores saudí publicó un comunicado con una lista de medidas para «prevenir y eliminar» la expansión del nuevo coronavirus que surgió en la ciudad china de Wuhan, entre las que se incluye la «suspensión temporal de entrada al reino con propósito de la umra», informó EFE.

La “Umra”, que congrega cada mes en La Meca a decenas de miles de musulmanes, es una peregrinación que puede ser llevada a cabo en cualquier período del año, a diferencia del ‘Hajj’, que solamente se efectúa en fechas precisas del calendario lunar islámico. Este año el Hajj tendrá lugar entre fines de julio y principios de agosto.

El Ministerio de Relaciones Exteriores también apuntó que se decidió impedir la entrada al reino con visados turísticos a personas procedentes de los países afectados por el Covid-19.

A finales del año pasado, el país árabe introdujo nuevos visados en el marco del despertar turístico del reino ultraconservador, que facilita la entrada a su territorio después de décadas de aislamiento.

El Ministerio de Exteriores saudí determinó la  «suspensión temporal de entrada al reino con propósito de la umra, peregrinación que congrega cada mesa en La Meca a decenas de miles de musulmanes.

Arabia Saudita acoge los lugares más sagrados del Islam como La Meca, hacia donde los 1.800 millones de musulmanes de todo el mundo dirigen los cinco rezos diarios. La suspensión además se produce cuando faltan unos meses para el hach, la gran peregrinación anual, uno de los cinco pilares del Islam.

El ministerio de Exteriores aseguró en el comunicado que estas medidas se tomaron en el marco de las respuestas internacionales para limitar el impacto del virus y pidió a sus ciudadanos que no viajen a los países afectados.

El coronavirus en Medio Oriente

Hasta el momento, Arabia Saudita no informó casos de coronavirus en su territorio, aunque algunos de sus ciudadanos residentes en otros países resultaron contagiados.

La medida se produce mientras los países del Golfo están adoptando medidas -que incluyen suspensiones de vuelos o cierres de escuelas- para frenar la propagación de la enfermedad por parte de peregrinos que retornan de Irán, donde el Covid-19 provocó 26 muertos, según un nuevo balance divulgado hoy.

Aunque el número de nuevos casos de coronavirus declinó en China -epicentro de la enfermedad- hay un creciente número de infectados en países de Medio Oriente.

En Irán se registraron 245 enfermos, en los Emiratos Arabes Unidos (EAU) 13 casos, en Kuwait 43, en Bahrein 33 y en Omán 4, señaló Télam.

La acciones fueron mayoritariamente suscriptas por sauditas. Grandes inversores extranjeros, en cambio, tienen dudas sobre el manejo de la empresa.

La petrolera estatal saudita Aramco lanzó este jueves su oferta inicial de acciones y recogió 25.600 millones de dólares, dijeron dos fuentes a la AFP.

Esa cantidad supera los 25.000 millones de dólares recogidos por la empresa china de comercio en línea Alibaba cuando entró en Wall Street en 2014.

El estreno de Aramco en los mercados le otorga un valor de mercado de 1,7 billones de dólares que la deja a la cabeza del club de gigantes: Apple (1,2 billones de dólares) y Microsoft y Alibaba (1,1 billones).

Las acciones comenzarán a transarse desde el día 12 en la bolsa de Riad con un valor de 32 riales cada una (8,53 dólares).

Esa cotización está en el techo del rango de precios de introducción al mercado que fue establecido entre 30 y 32 riales. Grandes bancos instaron a ser cautelosos para reducir de ese modo la volatilidad en los primeros días.

La acciones fueron mayoritariamente suscriptas por saudíes. Grandes inversores extranjeros, en cambio, tienen dudas sobre la gobernanza de la empresa, su capacidad para proteger sus instalaciones y su horizonte de ganancias que parece opacado por políticas ambientales cada vez más estrictas en todo el mundo.

El debut bursátil de Aramco ayuda al intento de Arabia Saudí de diversificar su economía que actualmente depende casi totalmente del crudo.

La compañía espera colocar en el mercado el 1,5% de su paquete accionario.

Aramco nació de un acuerdo de concesión firmado en 1933 entre el gobierno saudita y la Standard Oil Company of California.

Las prospecciones arrancaron en 1935 y tres años más tarde el petróleo empezó a salir a raudales.

En 1949 la producción alcanzó un nivel récord de 500.000 barriles al día y siguió aumentando tras el descubrimiento de nuevos campos petroleros como el de Ghawar, el más grande del mundo, con unos 60.000 millones de barriles de reservas.

En 1973, en plena subida del precio del barril por el embargo que los productores árabes impusieron a Estados Unidos por su apoyo a Israel, el gobierno saudita compró otro 25% de Aramco, lo que llevó su parte al 60% y se convirtió así en el principal accionista.

En 1980, la empresa fue nacionalizada y ocho años más tarde cambió de nombre a Saudi Arabian Oil Company (o Saudi Aramco).

Desde los años 1990, Aramco invirtió miles de millones de dólares en proyectos de expansión que llevaron su capacidad de producción a más de 12 millones de barriles al día.

Actualmente Aramco tiene unos 260.000 millones de reservas probadas, lo que sitúa a Arabia Saudita como segundo país con más reservas del mundo, por detrás de Venezuela, informó Clarín.

El partido se jugará hoy viernes en el King Saud University Stadium, desde las 14 de la Argentina, con el arbitraje del neozelandés Matthew Conger, asistido por su compatriota James Rule y Tevita Makasini, de Tonga.

El ciclo de Lionel Scaloni, con 19 encuentros (11 ganados, cuatro empatados y cuatro perdidos) cuenta con dos antecedentes ante Brasil y en ambos con derrota, 0-1 el 16 de octubre de 2018 en Yeddah (Arabia) y en la semifinal de la Copa América brasileña mencionada el pasado 2 de julio, en Belo Horizonte.

Argentina, que en su última presentación goleó a Ecuador en España (6-1), afrontará este compromiso con el regreso de Sergio Agüero, el notable goleador del Manchester City inglés que no integra el seleccionado desde el partido contra Chile en Brasil, en donde marcó un tanto.

Brasil no tendrá a Neymar pero es un lujo. El actual campeón de América cuenta con Alisson, del Liverpool, el mejor arquero del mundo, en la defensa con Alex Sandro, de Juventus y Thiago Silva, del PSG, en la zona media con Arthur, del Barcelona, Gabriel Jesus, del Manchester City, Phlippe Coutinho, del Bayern Munich, y Rodrygo, del Real Madrid.

Los Ferrocarriles de Rusia (RZhD), la compañía ferroviaria de Arabia Saudita (SAR) y la Fundación Rusa de Inversiones Directas se han puesto de acuerdo para estudiar las posibilidades de colaboración en la extensión de red ferroviaria saudita y en otros proyectos. El acuerdo ha sido firmado este lunes durante la visita de Estado a Riad del presidente ruso, Vladimir Putin.

El sitio web de la fundación detalla que los proyectos en cuestión están relacionados con el programa Visión Saudita 2030, que fue anunciado por las autoridades del reino en 2016 y que tiene como fin reducir la dependencia financiera del país árabe de los ingresos petroleros. Las partes, que estimarán la posibilidad de suministros de componentes para las vías férreas, también contemplan contribuir al intercambio de competencias entre los ferrocarriles.

Un comunicado de RZhD relativo a esta cuestión incluye, asimismo, los sistemas de control y mantenimiento para una circulación segura de los trenes, así como la capacitación por parte de Rusia de profesionales para la red ferroviaria saudita.

El director de la Fundación Rusa de Inversiones Directas, Kiril Dmítriyev, especificó que el desarrollo programado de la infraestructura buscará apoyar el crecimiento del giro comercial a través de las vías de transporte de Oriente Próximo. Asimismo, dijo que espera que el trabajo con los primeros proyectos comience próximamente, sin especificar un plazo fijo.

«Hay condiciones previas favorables para establecer una colaboración estrecha entre nuestros países en materia del transporte ferroviario», estimó a su vez el presidente de la Junta directiva de RZhD, Oleg Beloziórov.

Arabia Saudita está construyendo vías para trenes de alta velocidad desde 2009 y opera una red del ancho estándar (europeo).

Ambos países tenían previsto firmar este lunes un total de 10 acuerdos por valor de 2.000 millones de dólares, según anunció Dmítriyev la semana pasada.

Las armas utilizadas en el ataque en Arabia Saudita, que redujo enormemente el abastecimiento mundial de petróleo y despertó el temor a una escalada militar entre Washington y Teherán, fueron fabricadas en Irán, afirmó este lunes la coalición dirigida por Riad en Yemen.

«La investigación sigue y todas las indicaciones muestran que las armas utilizadas provienen de Irán», declaró a la prensa en Riad el portavoz de la coalición, el coronel saudí Turki al Maliki.

Asimismo, añadió que también se está investigando el origen de los disparos, que el sábado alcanzaron instalaciones petroleras en Arabia Saudita, primer exportador de crudo del mundo y miembro de peso de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El ataque hizo que la producción de petróleo de Arabia Saudita se redujera a la mitad. Ahora, las autoridades estudian la posibilidad de aplazar la entrada en Bolsa del gigante petrolero Armaco, según fuentes próximas al caso.

La ofensiva fue reivindicada por los rebeldes hutíes chiitas de Yemen, un país en guerra en el que Riad interviene al frente de una coalición militar desde 2015, junto al gobierno, para intentar frenar a la rebelión apoyada por Irán.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, consideró que no existen pruebas de que este «ataque sin precedentes contra el abastecimiento energético mundial» procediera de Yemen, y Washington acusó a Irán de estar detrás del mismo.

Por su parte, Teherán juzgó que esas acusaciones son «sin sentido» e «incomprensibles», según las declaraciones del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Abas Musavi.

– «El brazo largo»

Según el coronel Maliki, «los ataques no fueron lanzados desde territorio yemení, como reivindicaron los hutíes», a los que calificó de «instrumento en manos de los Guardianes de la Revolución y del régimen terrorista iraní».

Los rebeldes hutíes continúan atribuyéndose la autoría de los ataques, y este lunes amenazaron incluso con lanzar otros contra objetivos en Arabia Saudita, un país vecino de Yemen que la rebelión yemenita ha atacado en varias ocasiones desde 2015.

«Tenemos el brazo largo y éste puede alcanzar cualquier lugar en cualquier momento», advirtió el portavoz militar del grupúsculo, Yahiya Saree, dirigiéndose al «régimen saudita».

La infraestructura energética saudita ya fue atacada por los hutíes, sobre todo en mayo y en agosto.

Pero los ataques del sábado contra la fábrica de Abqaiq y el yacimiento de Jurais, en el este de Arabia Saudita, fueron de otra envergadura: conllevaron una caída de la mitad de la producción saudita, a la altura de 5,7 millones de barriles diarios, es decir, cerca del 6% del abastecimiento mundial.

Los precios del barril se dispararon. En las primeras cotizaciones de este lunes por la mañana, los precios del barril subían más de un 10%: el barril estadounidense de WTI aumentaba un 10,68%, hasta 60,71 dólares, y el barril de Brent de mar del Norte subía 11,77%, a 67,31 dólares.

– Explosión de precios

En este contexto, las autoridades sauditas estudian la posibilidad de aplazar la entrada en Bolsa del gigante petrolero Aramco, indicaron el lunes a la AFP fuentes conocedoras del caso.

«Están tratando de examinar los daños. Es una posibilidad pero todavía es muy temprano», declaró una de las fuentes, bajo condición de anonimato.

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó el lunes que su país no «necesita petróleo ni gas de Oriente Medio» pero prometió «ayudar» a sus aliados.

«Somos un exportador neto de energía y ahora el productor de energía número uno en el mundo», tuiteó.

Su secretario de Energía, Rick Perry, intentó frenar la explosión de los precios del crudo al subrayar la «cantidad sustancial de petróleo disponible».

Perry dijo que es «prematuro» hablar sobre la necesidad de recurrir a las reservas estratégicas de Estados Unidos mientras aún se evalúa el daño a la producción saudita.

Irak, atrapado entre sus dos grandes socios, Teherán y Washington, reiteró el lunes a Pompeo que su territorio no fue utilizado para atacar instalaciones petroleras sauditas.

Según algunas informaciones, es posible que se dispararan proyectiles desde Irak, donde se encuentran numerosas milicias y facciones paramilitares próximas a Irán.

Por su parte, las autoridades de Kuwait empezaron a investigar un reporte según el cual un «dron» habría efectuado una «intrusión» el sábado para sobrevolar el palacio del emir, el día en que se produjo el ataque en Arabia Saudita.