Tag

ARA San Juan

Browsing

En el segundo aniversario de la tragedia que conmocionó al país, se descubrió en el Puerto de Comodoro una placa en honor a los 44 marinos fallecidos.

Familiares, funcionarios y vecinos de Comodoro Rivadavia encabezaron este viernes en el puerto de la ciudad un emotivo acto en homenaje a los 44 tripulantes que en 2017 perdieron su vida a bordo del submarino ARA San Juan.

La ceremonia se desarrolló este mediodía frente al edificio de la Armada Argentina por iniciativa del Gobierno del Chubut y la Honorable Legislatura de la Provincia, a poco más de dos años de la tragedia que conmocionó al país y el mundo.

En un acto donde primaron muestras de agradecimiento hacia organismos, instituciones y trabajadores que voluntariamente se acercaron a colaborar en las tareas de búsqueda y rescate, también se realizó un minuto de silencio y se colocó una placa en honor a los submarinistas fallecidos.

En representación del Gobierno provincial, el administrador del Puerto de Comodoro Rivadavia, Favio Cambareri, señaló que la “pérdida de los marinos nos tocó muy cerca, a nosotros y a todo el país”, y recordó que desde “esta ciudad tuvimos la oportunidad de trabajar en la organización de la búsqueda en conjunto con distintos países del mundo que acudieron a la emergencia”.

Luego, el funcionario provincial agradeció “la solidaridad de muchas personas e instituciones que nos acompañaron en aquella oportunidad, que se acercaron voluntariamente”, y agregó que no se trata de un homenaje más, sino de “una demostración de nuestro sentimiento, de nuestro afecto que va a quedar marcado en la historia de este puerto y de esta ciudad”.

Calidad humana

En un sentido discurso, el padre de uno de los tripulantes fallecidos, Luis Tagliapietra, retrocedió en sus palabras hasta el 22 de noviembre de 2017 “cuando desde la Armada nos dijeron que estaba confirmada la explosión, en ese momento se sabía poco, lo cual fue un golpe durísimo para todos”.

Reveló que en “ese profundo dolor, veíamos por televisión cómo el pueblo de Comodoro, la gente del puerto y Favio Cambareri -que hoy nos transformamos en grandes amigos- vinieron y se autoconvocaron a trabajar las 24 horas para poder rescatar a los chicos”.

Tagliapietra recordó “a la gente del Hospital acondicionándolo para esperarlos y esa fue una inyección de esperanza para nosotros y fue un ejemplo de que no hay que bajar nunca los brazos. Lamentablemente ya había pasado lo peor y no se podía solucionar”.

“Fueron días de esperanza que me regalaron todos ustedes”, aseguró emocionado y agregó que “cuando vine por primera vez, ahí me confirmaron la calidad humana de todos, y a dos años todavía me siguen dando fuerza y apoyando”.

Reivindicación

En tanto, la diputada provincial, Gabriela Dufour, señaló que con esta ceremonia “queremos reivindicar el patriotismo” de los 44 tripulantes. Sostuvo que durante los 368 días que duró la búsqueda “hubo angustias, reclamos y desesperación por saber de su existencia”.

Recordó que en ese momento, “este Puerto de Comodoro se convirtió en un punto estratégico para coordinar esa tarea. Aquí se hicieron presentes embarcaciones, transporte, logística, todo para darles el apoyo que necesitaban y se merecían. La ciudad se conmovió, se organizó, se movilizó y creó una red de solidaridad”, destacó.

Será frente al Destacamento Naval – Comodoro Rivadavia de la Armada Argentina, en el Puerto local a partir de las 12 horas.

El Administrador del Puerto de Comodoro Rivadavia, Favio Cambareri, invita a la comunidad a un acto en homenaje a los tripulantes del Submarino ARA San Juan al conmemorarse el pasado 15 de noviembre dos años del hundimiento en el Mar Argentino.

El acto se desarrollará este viernes 22 de noviembre frente al Destacamento Naval – Comodoro Rivadavia de la Armada Argentina, en el Puerto local a partir de las 12 horas.

Cambareri recordó aquel acontecimiento con estas palabras “el miércoles 15 de noviembre del año 2017, el submarino ARA San Juan navegaba desde la ciudad de Ushuaia hacia la base naval de Mar del Plata, con 44 personas a bordo, mientras realizaba maniobras de patrullaje en la zona del Golfo San Jorge, esa mañana reporto su última posición unas 240 millas mar adentro, alrededor de las 7:00 horas; 48 horas más tarde, la Armada Argentina declaraba oficialmente su desaparición y el Comando Naval de Tránsito Marino activaba el operativo de búsqueda denominado SAR SUB.”

«El domingo 19 de noviembre de 2017, el Puerto de Comodoro Rivadavia se transformó en el epicentro de la operatoria ya que todo el potencial logístico y de servicios se sumó a la infraestructura de la ciudad y a la mano de obra local, para una operación de búsqueda y rescate internacional sin precedentes, que puso en valor la capacidad operativa y logística de nuestro Puerto ante el mundo», añadió

El Administrador del Puerto también recordó que “fueron muchas las manos que se extendieron para ayudar, desde distintos sectores de la industria y otras entidades que colaboraron y abrieron sus puertas en un momento difícil, aun tenemos ese sentimiento encontrado de haber hecho todo lo humanamente posible y no fue suficiente».

Además resaltó que “este sentimiento nos dio a todos los que participamos un sentido de pertenencia y nos unió como nunca antes en pos de un objetivo común, incluso con la comunidad internacional que se brindó a las tareas de búsqueda y rescate, a ellos también estamos agradecidos, es por ello que invito a todos quienes participaron de una u otra manera para rendir homenaje a los tripulantes del ARA San Juan”, así lo informó ADNSur.

Una ONG inglesa vendió un pin que recuerda a las víctimas del submarino hundido en 2017 y recaudaron 30 mil libras, que hicieron llegar a los familiares. El monto equivale a más de 50 mil pesos por familia.

Una ONG inglesa llamada “We Remember Submariners” puso a la venta un pin que recuerda a los 44 tripulantes fallecidos hace dos años cuando iban a bordo del submarino ARA San Juan. En total recaudaron 30.000 libras que hicieron llegar a sus familiares de las víctimas.

El recuerdo de la entidad británica es una edición especial del pin que venden bordado con rosetas rojas, que simbolizan a cada uno de los submarinistas que murieron desde que se fundó la asociación, 12 años atrás.

El recuerdo cuesta10 libras (unos 700 pesos) y la ONG WRS logró recaudar 30.000 libras, lo que equivale a unas 681 libras (53.000 pesos) para cada una de las familias del ARA San Juan, detalló Telefé Noticias.

Este viernes, familiares de las víctimas recibieron la condecoración “Al Honor Militar” que la Armada les entregó a los tripulantes en un acto en la Base Naval de Mar del Plata, en el muelle natural del buque hasta el 25 de octubre de 2017, cuando inició su último viaje.

Se llevó a cabo ayer el descubrimiento de una placa recordatoria en honor a la Tripulación de submarino ARA San Juan al cumplirse dos años de su desaparición y a casi un año del hallazgo del submarino de la Armada Argentina, a unos 400 km de las costas del Chubut, tras una amplia y dificultosa búsqueda .

El emotivo acto tuvo lugar en el Molino Harinero ‘Nant Bach’. Allí Mervin Evans, acompañado por su padre, Vicente, izó la bandera nacional dejándola a media asta mientras se entonó el Himno Nacional Argentino. Del acto también participó Noelia Costantini, familiar de uno de los tripulantes del ARA San Juan, quien descubrió la placa recordatoria junto a Mervin Evans.

También participaron del acto ex combatientes de Malvinas y un nutrido grupo de pobladores, en particular chacareros de la zona del Valle 16 de Octubre y miembros de la colonia galesa.

Cabe recordar que el submarino ARA San Juan desapareció el 15 de noviembre de 2017 con 44 tripulantes a bordo cuando navegaba de regresó desde la zona sur hacia Mar del Plata de donde había partido. Sus restos fueron encontrados un año después, el 17 de noviembre de 2018, a 900 metros de profundidad, a 460 kilómetros de la costa de Chubut, tras una búsqueda que contó con el apoyo de las marinas de cerca de 20 países desde que se reportara la última comunicación, reseñó El Chubut.

A la fecha, los familiares directos de los 44 tripulantes fallecidos mantienen su pedido para conocer qué ocurrió con el buque clase TR-1700, de 66 metros de largo y el por qué perdió contacto con su base y qué hizo que se hundiera en el fondo del mar.
En el ARA San Juan (S-42) de la Armada Argentina iban 38 tripulantes y 6 buzos tácticos a bordo.

 

La fecha remueve las emociones más crudas. Es otro golpe más de una serie que empezó con la angustia por la incertidumbre de los primeros días, el dolor de la confirmación fatal, la desesperación por el destino incierto de los restos y al fin, tras el hallazgo del buque, este duelo que parece no tener fin. «Mi esposo está descompuesto, en el auto, es muy fuerte todo esto», confía a LA NACION la madre de uno de los tripulantes del ARA San Juan que, como decenas de otros familiares, volvió este viernes a la Base Naval Mar del Plata, ahora para recibir el reconocimiento al «honor militar»que la Armada Argentina hizo a los 44 marinos, al cumplirse el segundo aniversario de esta tremenda tragediaocurrida en aguas patagónicas.

La llegada de padres, hermanos, amigos, volvió a cambiar la fachada de la unidad militar, lindera a la Escollera Norte y próxima al puerto. Volvieron a colocar decenas de banderas argentinas sobre el cerco perimetral. Ellas lucen nombres y fotos de las víctimas del naufragio. «Aquí vamos a estar para que nunca nadie se olvide de ellos», advirtió la hermana de uno de los tripulantes.

No vinieron ni el presidente Mauricio Macri ni el ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad, que sí habían estado hace un año, un día antes de que se conociera el hallazgo del casco, a casi 900 metros de profundidad y cuando la empresa Ocean Infinity, encargada del operativo de rastrillaje subacuático, ya se retiraba de la zona tras más de 100 días de búsqueda.

«No me interesa si viene el Presidente o no, me quedo con que la Armada cumpla con este reconocimiento que les debía a nuestros hijos», aseguró a LA NACION Jorge Villarreal, padre de Fernando, uno de los tripulantes fallecidos. «Puede calmar un poco el dolor, pero lo que todos estamos buscando aquí es justicia», señala Rosa, su esposa, al término de la ceremonia que se desarrolló, como el año pasado, en la Plaza de Armas de la unidad militar local.

La presidió el jefe del Estado Mayor General de la Armada, almirante José Luis Villán, acompañado por la secretaria de Estrategia y Asuntos Militares, Paola Di Chiaro. Se leyó una carta con un mensaje que hizo llegar el papa Francisco, en el que invitó a «rezar por el eterno descanso de los 44» tripulantes.

El jefe naval habló del valor de estos marinos y el impacto que significa su ausencia. Recordó que entre los integrantes de la fuerza todos están dispuestos a dar la vida en desempeño del servicio en defensa de su país. «Muchos lo juramos, ellos lo cumplieron», dijo en referencia a la tripulación del ARA San Juan, con la que se perdió contacto cuando regresaban desde Ushuaia hacia Mar del Plata, su puerto de asiento.

En la Base Naval, también durante esta ceremonia, se inauguró un monumento con placasque recuerdan a los 44 tripulantes. Además, se identificó como «Cañón ARA San Juan» el punto geográfico donde se hallaron los restos del buque. Y se anunció la emisión por parte del Correo Argentino de una serie de estampillas que recordará a la embarcación y sus tripulantes.

Villán entregó en mano a los familiares, una por una, las medallas «al honor militar» que intenta ser el mayor reconocimiento de la fuerza para estos 44 oficiales fallecidos en plena navegación. En su mayoría a esposas, en otros casos a madres o padres. A pesar del malestar de muchos de ellos con el comportamiento de la Armada Argentina en el desarrollo de la actual investigación judicial, la ceremonia se desarrolló con absoluto orden y respeto.

La jueza Marta Yañez, a cargo de la investigación penal de este caso, difundió este viernes una carta para actualizar el estado de la causa que, admitió, le ha «cambiado la vida». «El camino a la justicia está más cerca», aseguró sin dar mayores precisiones sobre próximos pasos en una pesquisa que tramita en Caleta Olivia, ya tiene más de 100 testimoniales y militares citados a indagatoria.

«Hoy no hay justicia, y solo eso nos dará un poco de paz a los 44, a sus familiares y a todos quienes nos siguen acompañando en este tremendo dolor», explicó a LA NACIONMarcela Moyano, esposa del oficial Hernán Rodríguez.

Recién al término de la ceremonia, entre lágrimas y abrazos, algunos se permitieron comentarios críticos para con el gobierno y la Armada. «El Presidente debió haber estado acá», dijeron algunas esposas. «Esas medallas no me devuelven a mi hijo, lo único que sirve es que estén condenados y presos los responsables», aseguraron otras dos madres.

Un importante grupo llegó hasta aquí trasladado a costo de la Armada Argentina. Otros prefirieron llegar por sus propios medios. «No queremos deberles nada, no queremos limosna», aseguró una madre, indignada. El malestar con la fuerza también se había advertido en etapa de organización del acto. No preveía oficio religioso. Entonces presionaron para que, al fin, a media mañana se celebrara una misa en la capilla de la Base Naval Mar del Plata. Allí donde hace dos años rezaban por verlos regresar con vida, ahora elevaron oraciones por su eterno descanso, informó La Nación.

La Armada Argentina realizará este viernes un acto en la ciudad de Mar del Plata al cumplirse el segundo aniversario del hundimiento del submarino ARA San Juan, y entregará a los familiares de sus 44 tripulantes una condecoración «Al Honor Militar», informó la fuerza militar naval.

La ceremonia se desarrollará a las 15.30 en la Base Naval marplatense, muelle natural del buque hasta su naufragio el 15 de noviembre de 2017, en el Atlántico Sur.

Si bien familiares y allegados de los marinos señalaron que, tal como ocurrió al cumplirse el primer aniversario, está prevista la presencia del presidente Mauricio Macri, fuentes oficiales informaron a Télam que su asistencia no está confirmada.

La Armada señaló por su parte que la ceremonia contará con la presencia de «autoridades nacionales, provinciales» y de la propia fuerza, entre ellos su jefe, el almirante José Luis Villán, quien será uno de los oradores.

En la ceremonia, los familiares directos como cónyuges o padres de los 44 submarinistas recibirán como condecoración una medalla «Al Honor Militar».

Habrá además salvas de cañón y durante la mañana los familiares participarán en una ceremonia religiosa privada, en la capilla ubicada en el interior del predio naval marplatense, desde el que el San Juan partió con rumbo hacia el Atlántico Sur el 25 de octubre de 2017.

De cara al acto por el segundo aniversario, la Armada dispuso el traslado en el mismo día para algunos familiares directos que residen fuera de Mar del Plata hasta que termine la ceremonia, cuando regresarán por tierra a la ciudad de Buenos Aires.

Estos familiares no tendrán alojamiento en la ciudad, según señalaron, a diferencia de lo que sucedió al cumplirse un año de la desaparición, cuando el buque no había sido hallado aún.

«Nosotros vamos a ir por nuestra cuenta desde Punta Alta, porque más allá de todo es muy importante este aniversario y queremos estar en la Base y quedarnos con nuestras familias», dijo a Télam Jorge Villarreal, ex marino y padre del teniente de navío Fernando Villarreal, uno de los tripulantes del submarino.

Villarreal aseguró que en su viaje a Mar del Plata participará además en la maratón que se correrá el domingo próximo, cuando llevará una remera y una gorra en recuerdo de los marinos.

La carrera coincidirá a su vez con el primer aniversario del hallazgo del submarino, que fue localizado sobre el lecho marino a 907 metros de profundidad, por parte del buque «Seabed Constructor», de la firma estadounidense Ocean Infinity.

Andrea Mereles, esposa del suboficial segundo Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez, informó que el día anterior a la ceremonia de recuerdo y condecoración, los familiares realizarán una convocatoria en la puerta de la Base Naval para arreglar y acondicionar las banderas en recuerdo de los submarinistas que allegados y vecinos de la ciudad suelen colocar en el alambrado perimetral.

Marta Yañez llamó a declarar como imputados al ex jefe de la base naval de puerto Belgrano y al ex comandante de la fuerza de submarinos, entre otros. Apuntaría a que la nave no habría estado en condiciones de navegar.

La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez llamó a indagatoriaa cuatro ex altos jefes de la Armada en la causa que investiga el naufragio del submarino ARA San Juan y sus 44 tripulantes en el Atlántico Sur, quienes se suman a los tres primeros marinos que ya habían sido imputados y se negaron a declarar. Así avanza más en la búsqueda de responsabilidades penales sobre oficiales que integraban la cúpula de la Armada en el momento de la tragedia.

La nueva tanda de imputaciones y citaciones dispuesta por la magistrada alcanzó al capitán de navío Claudio Villamide, quien se desempeñaba como comandante de la Fuerza de Submarinos (COFS) con sede en Mar del Plata cuando el buque perdió contacto, el 15 de noviembre de 2017, y al entonces jefe del Comando de Alistamiento y Adiestramiento de la Armada (COAA), contraalmirante Luis Enrique López Mazzeo. Están acusados de «incumplimiento en los deberes de funcionarios público».

Yáñez citó, también, a prestar declaración indagatoria al jefe de Operaciones del COAA, con asiento en la ciudad bonaerense de Puerto Belgrano, capitán de navío José Marti Garro y al jefe de Mantenimiento de la Armada (JEMA), el contraalmirante Eduardo Luís Malchiodi.

López Mazzeo pidió el pase a retiro después de que en el ministerio de Defensa le anularon el sumario que le había abierto Srur. Villamide sigue en actividad, igual que Marti Garro y Malchiodi también pidió el retiro

Las cuatro nuevas declaraciones dispuestas se desarrollarán entre el miércoles de la semana próxima y el lunes 11 de noviembre, pocos días antes de que se cumpla -el 15 de este mes- el segundo aniversario de la desaparición del San Juan y sus tripulantes, y el primero desde su hallazgo en el lecho marino, a 907 metros de profundidad.

Así la juez investiga la hipótesis de «el San Juan no estaba en condiciones para navegar, después de dos años de investigación judicial y parlamentaria», comentaron fuentes judiciales.

Fuentes allegados a los imputados consultadas por Clarínafirmaron que «se trata de una imputación a toda la marina(desde los arsenales que proveen el mantenimiento inmediato a los astilleros, comandos logísticos y operativos, que fueron supervisando cada etapa de alistamiento)». Pero «en particular, a la tripulación del San Juan, quienes eran los responsables de operar la nave. Esinverosímil pensar que Fernández y su tripulación navegaron el submarino a sabiendas de los problemas técnicos que supone la Jueza», agregaron.

«Sacar a navegar a un buque con las falencias que supone la Juez, pese a todos los controles internos y autorizaciones necesarias sería como afirmar que nadie hizo bien su trabajo en la Armada», agregaron esas fuentes. Para éstas fuentes, se llama a indagatoria «pese a que aún no se comprobó cuál fue la causa del naufragio».

Villamide y López Mazzeo fueron los dos marinos suspendidos en diciembre de 2017, en pleno operativo de búsqueda del submarino, por el entonces jefe de la Armada, almirante Marcelo Srur, quien los responsabilizó por el hundimiento de la nave. Villamide fue pasado a retiro en julio último. Srur y López Mazzeo mantuvieron una dura pelea sobre las causas del naufragio.

Srur insistió además en las presuntas responsabilidades de ambos cuando declaró como testigo ante Yáñez en abril de 2018 y al hacerlo en dos ocasiones ante la Comisión Bicameral del Congreso que investigó el siniestro.

López Mazzeo declaró como testigo ante la jueza en Caleta Olivia en noviembre de 2018, pocas horas antes de que los restos del buque fueran hallados por el barco Seabed Constructor, de la empresa estadounidense Ocean Infinity, pero fuentes cercanas a la investigación aclararon que lo hizo en el marco de la causa paralela sobre las operaciones de búsqueda de la nave.

El marino se había presentado además seis meses antes de manera espontánea en el juzgado santacruceño para tratar de declarar voluntariamente ante Yáñez, acompañado entonces por su abogado, pero la magistrada no se lo permitió, porque no estaba resuelto si eventualmente sería citado como testigo o como imputado.

Las nuevas indagatorias dispuestas por la jueza tendrán lugar luego de que la semana última se negaron a prestar declaración los tres primeros marinos que fueron imputados: el jefe de Logística del COFS capitán de corbeta Jorge Andrés Sulia, el ex jefe de Operaciones de esa fuerza capitán de fragata Hugo Miguel Correa y el jefe del Estado Mayor del COFS cuando se produjo el hundimiento, el capitán de navío Héctor Alonso.

Más allá de su negativa a declarar, Sulia, Correa y Alonso dejaron abierta la posibilidad de realizar una ampliación cuando puedan conocer en mayor profundidad la causa, indicaron fuentes de la investigación.

Las citaciones se conocen semanas después de que la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los doctores Gustavo M. Hornos, Mariano Hernán Borinsky y Javier Carbajo, hizo lugar, por unanimidad, a un recurso presentado por Luis Alberto Tagliapietra, padre de uno de los más jóvenes oficiales del submarino y abogado de un grupo de familiares, para acceder a la información reservada en la causa sobre el San Juan. Tagliapietra, quiere que se acuse a los marinos de «homicidio con dolo».

Por otra parte, diputados de Cambiemos rechazan adjudicarle responsabilidad política al ministro de Defensa Oscar Aguad, por el naufragio.

«Hay un decreto, número 1691 de 2016, que es de la época del kirchnerismo donde dice que el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadasserán el organismo responsabledel empleo de los medios militares en tiempos de paz», explicó el diputado radical Luis Petri, miembro de la Bicameral.

Petri agregó que, según esa resolución, es la cúpula de la Armada la que «ejerce el control funcional pero también el control operacional» por lo que «mal puede responsabilizarse al ministro de Defensa respecto de lo que tiene que ver con el control funcional y operacional que dependía del Estado Mayor Conjunto en este caso de (Marcelo) Srur».

Srur fue desplazado de la fuerza tras la desaparición del submarino, por disposición del ministro Aguad, informó Clarín.

La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, imputó a tres oficiales de la Armada en la causa por el hundimiento del submarino ARA San Juan, en una resolución que adoptó el viernes y se dio a conocer hoy, informaron fuentes judiciales.

Los primeros tres imputados son el jefe de Logística, capitán de Corbeta Jorge Sulia; el jefe de Operaciones, capitán de Fragata Hugo Miguel Correa; y el jefe de estado mayor del Comando de la fuerza Submarinos, capitán de Navío Héctor Aníbal Alonso.

Se trata de los primeros tres, pero no de los únicos, indicaron a LA NACION fuentes judiciales que explicaron que los uniformados deberán comparecer entre el 22 y el 24 de octubre próximo en los tribunales de Caleta Olivia.

Yáñez trabaja hace cuatro meses en la reconstrucción de la «cadena de mando» que derivó en el hundimiento del submarino el 15 de noviembre del 2017.

«No se descarta que las imputaciones continúen hacia arriba y que incluya a los autoridades políticas», explicaron a LA NACION fuentes con acceso a la investigación. Además, detallaron: «Las imputaciones son con fundamento legal y debe haber mérito suficiente para achacar una conducta u omisión reprochable».

Yáñez estuvo hasta este miércoles a la tarde en Buenos Aires. Después regresó a Caleta Olivia, donde prepara el resto de las imputaciones. «Tratamos de tener mucha cautela en esta instancia. No buscamos caer bien a todos, pero sí ser justos y llegar hasta donde se tenga que llegar para identificar a los responsables», agregaron las fuentes.

Las responsabilidades del presidente de la Nación, Mauricio Macri, y del ministro de Defensa, Oscar Aguad, quedaron expuestas en el duro informe que presentó la Comisión Bicameral, que investigó durante varias semanas el hundimiento del submarino ARA San Juan.

También cuestionó el desempeño de los altos jefes de la Armada.

«Como jefe de Estado, el Presidente de la Nación, como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, exhibió un bajo nivel de involucramiento con todo lo relacionado a la tragedia. Sostuvo en el cargo al ministro luego de los hechos y de su cuestionable desempeño», reza el texto publicado por Política Argentina.

«Las escasas oportunidades en las que apareció vinculado con la temática lo hizo en forma superficial, sin ejercer nunca su mando ni comando sobre la fuerza y muchas veces demostrando falta de empatía con los familiares de los tripulantes», continuó el escrito de la bicameral.

Respecto al ministro de Defensa y los funcionarios de su cartera, a partir de la toma de conocimiento de la pérdida de contacto y comunicaciones con la nave, los parlamentarios entienden que «se evidenció una falta de conducción ante la crisis, el ocultamiento de las circunstancias de la tragedia a los familiares de los tripulantes y a la opinión pública».

«De tal manera, -sigue el documento- el ministro de Defensa ha demostrado una grave irresponsabilidad funcional en las circunstancias que rodean a la tragedia (…) durante la situación de emergencia y crisis provocada por la desaparición del submarino y especialmente en las instancias posteriores al cierre del caso SAR –búsqueda y rescate-. Las autoridades políticas se corrieron del centro de atención, dejando a la Armada al frente del manejo de la crisis, omitiendo la supervisión y control del manejo de las operaciones frente a aquélla, como también en la comunicación y relación con los familiares y la sociedad argentina», completa el informe en forma contundente.

El informe también aclaró que no se puede afirmar que la falta de mantenimiento fuese la causante de la tragedia. Como tampoco lo fue la reparación de media vida realizada durante el gobierno anterior porque, por ejemplo, al ser hallados los restos del submarino se pudo observar que las soldaduras realizadas al casco «habían resistido».

La investigación de la Comisión Bicameral estuvo destinada desde sus orígenes a delimitar las «responsabilidades políticas» de la tragedia, pero no las penales, que cursan vía judicial en el juzgado de la jueza Marta Yáñez. Por esa razón, el informe final destacó que la autoridad máxima en esta materia es el ministro de Defensa, ya que de él dependen las Fuerzas Armadas.

El máximo órgano jurisdiccional federal, con asiento en Comodoro Rivadavia, resolvió ayer no hacer lugar a la recusación de la juez de Caleta Olivia, Marta Isabel Yáñez, en la causa del submarino ARA San Juan, lo cual constituye un revés al planteo que a mediados de mayo presentara y posteriormente fundamentara en audiencia uno de los abogados querellantes, Luis Alberto Tagliapietra.

El fallo de la Cámara Federal de Apelaciones que preside Javier Leal de Ibarra está contenido en nueve hojas y entre los fundamentos quedó explicito que no eran suficientemente ponderables varias posturas objetivas y subjetivas planteadas por Tagliapietra.

Vale recordar que el letrado, que es padre de uno de los 44 submarinistas fallecidos, acusó a la jueza de tener “animosidad manifiesta” para con su persona, poner trabas a su actividad profesional (como no permitirle proveerse de fotocopias de audiencias), ejercer “parcialidad” y dilatar llamados a indagatoria en la causa que se iniciara a en noviembre de 2017, la cual no tiene ningún imputado y sigue caratulada como “averiguación de delito”.

Por el contrario, en uno de los párrafos de la resolución que redactó en primera persona Leal de Ibarra, se expresa que “las constancias de la causa despejan dudas acerca de un accionar teñido de animadversión hacia el recusante y sus intereses de modo que autoricen el apartamiento que pretende” Tagliapietra.

IMPLICANCIAS

En consecuencia, añade más adelante, “además de no resultar de suficiente entidad los hechos bajo examen (para) apartar a la juez, no puedo dejar de advertir el serio perjuicio que acarrearía para todos los querellantes el apartamiento del magistrado que tomó intervención desde el inicio (de la causa)”.

Reconoce además que Yáñez “asistió a las pruebas en forma personal (testimoniales, pruebas oculares, etc), en el marco de una pesquisa con cualidades especiales que necesariamente la deben haber obligado a capacitarse desde nomenclaturas específicas, hasta el entendimiento de cómo funciona una nave de guerra”.

No obstante, el camarista admite que “en el criterio al que arribo luego de examinados los hechos puntualizados por el recusante, debo destacar la necesidad de que los magistrados ejerzan su función de modo de evitar cualquier circunstancia que pudiera colocarlos bajo el halo de sospecha de parcialidad en desmedro de la confianza de la que deben ser destinatarios los justiciables”.

Así las cosas, en base a doctrinas y jurisprudencia que tuvo en cuenta para este tema, la Cámara resolvió “no hacer lugar al planteo de recusación de la doctora Marta Isabel Yáñez, jueza federal de Caleta Olivia, deducido por el doctor Luis Alberto Tagliapietra”.

El Patagónico