Tag

ARA

Browsing

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, expresó hoy que «la mejor manera de honrar a los tripulantes del submarino ARA San Juan es equipar a la institución», al participar en un acto de recibimiento de la Armada al patrullero oceánico «Bouchard», adquirido en Francia.

«Argentina necesita una política de defensa y siempre es bienvenido el equipamiento nuevo para la Armada Argentina, en este caso para fortalecer la autoestima de la institución», declaró Rossi en el acto.

Acompañado por el jefe de la Armada, Jose Luis Villán, el ministro sostuvo que intención del Gobierno es «dar una política de defensa para que el pueblo argentino esté tranquilo con que las Fuerzas Armadas cuidan la integridad territorial”.

«Es una buena noticia para la Armada, que estuvo signada por la tragedia del ARA San Juan, y esta posibilidad de empezar un reequipamiento es una buena noticia y, sin dudas, un hecho importante que permitirá a la institución mandar a retiro algunos buques que ya cumplieron su periodo de servicio», dijo Rossi.

Respecto del submarino ARA San Juan, el ministro comunicó que se reunirá con familiares de los tripulantes que se encuentran en Mar del Plata y con los que están en la Ciudad de Buenos Aires.

«Necesitamos, con el tiempo, tener un submarino pero ahora dependemos de la realidad en la que se encuentra Argentina», sostuvo.

Rossi aclaró que «el hecho de incorporar este buque como el primero de los cuatro patrulleros oceánicos fue una decisión del Gobierno anterior, que comprometerá fiscalmente a esta administración y a las otras dos, pero nos alegra siempre sumar nuevo equipamiento».

El nuevo patrullero

El patrullero oceánico ARA “Bouchard” es el primero de los cuatro buques comprados en Francia, destinados a «fortalecer la capacidad de control marítimo que tiene la Armada».

La inversión realizada por el Gobierno nacional alcanza los 300 millones de euros y deberá saldarse mediante un financiamiento a 11 años.

La nave fue construida por la empresa Naval Group en el Arsenal de la Marina Francesa en Toulon y fue entregado a la Armada Argentina en diciembre de 2019, luego de una serie de reparaciones, indicó Télam.

El ex jefe de la base de Puerto Belgrano y ex encargado del operativo de búsqueda y rescate del ARA San Juan​, contraalmirante Luis López Mazzeo, afirmó que el ex titular de la Armada, almirante Marcelo Srur, es un “cobarde y mentiroso” que “extendió la agonía”de los familiares de la tripulación del submarino “en forma inaudita” al no comunicar rápidamente que la nave había implosionado y el lugar donde había sido el naufragio.

Lo dijo en su declaración indagatoria ante la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, quien está al frente de la investigación por el hundimiento del submarino.

Si bien el embajador argentino ante la Conferencia de Desarme en Ginebra, Rafael Grossi, el 23 de noviembre de 2017 informó oficialmente a la Armada que la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTBTO) había detectado una «anomalía acústica» en el lugar donde navegaba el San Juan, López Mazzeo aseguró que ya el 21 de noviembre a la noche le había transmitido a Srur un informe de inteligencia de la Armada de EE.UU.que confirmaba que sus sensores habían detectado una explosión en el Atlántico Sur. Además, el reporte norteamericano indicaba que el naufragio estaba a 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia y se tardó un año buscándolo por otros sectores del mar.  

Luego, López Mazzeo resaltó: “Nunca presencié mayor ignominia hacia la Armada, que la actitud cobarde y mentirosa de quien fuera su Jefe en aquellos momentos, así como la de algunos pocos que lo secundaron y de quienes -movidos por intereses personales- causaron la demora en el hallazgo del naufragio, ignorando y desprestigiando el trabajo profesional al que afanosamente se entregó el personal naval durante la búsqueda de sus camaradas naufragados”.

Se refirió a Srur, quien luego de la tragedia inició un sumario contra López Mazzeo y otros altos oficiales achacándoles responsabilidades penales. El sumario, luego, fue parcialmente anulado por el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y ambos mantienen desde entonces una fuerte pelea.

“Se extendió en forma inaudita la agonía de los familiares y seres queridos, integrantes de la familia naval, a la que pertenezco junto con mi propia familia, durante todo el tiempo en que veladamente se discontinuó con la búsqueda del ARA San Juan, al negarles el derecho a un duelo oportuno de sus seres queridos, muertos en acto de servicio”, acusó.

En su indagatoria ante la jueza Yañez, López Mazzeo reveló detalles que hasta ahora se desconocían. Por ejemplo, afirmó que en la reparación de media vida del submarino en el 2015 se le puso un periscopio de 1985 y que cuando asumió lo cambió por uno de 2011.

También dijo que imputar a miembros de la Armada por el naufragio “significa buscar culpables para salvar la falta de respuesta” sobre las causas del hundimiento del ARA San Juan con 44 tripulantes en el Atlántico Sur, el 15 de noviembre de 2017.

La causa está caratulada como averiguación de delito pero, en principio, a López Mazzeo y otros miembros de la entonces cúpula de la Armada se los acusa de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Por su parte, el abogado Luis Tagliapietra, padre de uno de los 44 tripulantes y querellante a su vez en la causa, pidió el procesamiento e incluso la detención de los marinos acusados.

Otro de los imputados es el capitán de navío Claudio Villamide, quien se desempeñaba como comandante de la Fuerza de Submarinos (COFS) cuando el buque perdió contacto, el 15 de noviembre de 2017. También Yáñez citó a prestar declaración indagatoria al jefe de Operaciones del Comando de Adiestramiento y Alistamiento Naval (COAA), capitán de navío José Marti Garro, y al jefe de Mantenimiento de la Armada (JEMA), el contraalmirante Eduardo Luís Malchiodi. Antes, se habían negado a declarar ante la jueza el capitán de navío Héctor Alonso, jefe del Estado mayor del Comando de la Fuerza de Submarinos; el capitán de fragata Hugo Miguel Correa, ex jefe de operaciones de la fuerza, y el ex jefe de Logística, capitán de corbeta Jorge Suliá.

Paralelamente, el Ministerio de Defensa a través del Estado Mayor Conjunto está confeccionado un nuevo sumario administrativo en el que analiza acusar por “faltas disciplinarias” a los responsables de la zarpada del submarino.

Luis López Mazzeo, ex jefe de la base de Puerto Belgrano y ex encargada del operativo de búsqueda del ARA San Juan.

Un informe de la comisión investigadora bicameral -firmado por la mayoría peronista- afirmó que hubo responsabilidad directa de la cúpula de la Armada y que el naufragio habría sido ocasionado por un incendio en la batería de proa en medio de una fuerte tormenta aunque, hasta ahora, no se pudo descender hasta los restos de la nave para encontrar evidencias físicas de la causa de la tragedia.

En su indagatoria, López Mazzeo resaltó: “La jueza, ni el Fiscal (Lucas Colla), ni los querellantes ni yo, ni nadie en nuestra ni en otra Armada del mundo, sabe cuál ha sido la causa del naufragio. Pero aquí se nos indaga por haberlo causado”.

“Hasta que no se me indique cuál ha sido la causa del naufragio y consecuentemente el nexo causal entre las supuestas negligencias y el resultado dañoso que se me atribuye, no puedo ejercer mi defensa”, sostuvo.

“Las mentiras de la jueza Yáñez”: el duro comunicado de un familiar del Ara San Juan

E indicó: “Si no se me explica cuál de los comportamientos activos u omisivos que se dice habrían aumentado el riesgo permitido y/o cuál de las fallas o desperfectos que se dice habrían persistido (que veremos más adelante que no existieron) constituyeron la causa del naufragio, no puedo ejercer mi derecho de defensa”.

“Nadie sabe el porqué ni el cómo. Si no podemos saber cuáles fueron las causas que produjeron el naufragio del ARA San Juan, ¿cómo puede establecerse que existió un delito y, peor aún, cómo éste me puede ser reprochado a mí o a cualquier miembro de la Armada?”, se preguntó el marino, informaron fuentes judiciales a Clarín.

López Mazzeo, quien tenía bajo su mando a la fuerza de submarinos de Mar del Plata, afirmó después: “Desde su reincorporación (en el 2015) el Submarino ARA San Juan hasta el momento de su naufragio el día 15 de noviembre, computaba aproximadamente 53 días de navegación en el 2017 con alrededor de 1.029 horas de inmersión”.

El submarino ARA San Juan se hundió.

“No hubo ninguna obra pedida por el Comandante del ARA San Juan (capitán de fragata Pedro Fernández) que no se ejecutara por falta de presupuesto”, aseguró, rechazando así las versiones en sentido contrario.

El San Juan «estaba en condiciones de navegar hasta Australia sin reabastecerse de combustible», afirmó López Mazzeo el lunes, en la indagatoria a la que concurrió acompañado de su abogado, Ricardo Saint Jean.

Las llamadas «pruebas de 48 horas» al submarino, antes de salir de Ushuaia, donde había participado de un ejercicio con la flota de Mar, según el testimonio “fueron ejecutadas sin registrar novedades de acuerdo a las declaraciones del Teniente Vianna quien finalmente no abordaría la nave”. La falta de reporte de desperfectos y el excelente nivel profesional de su tripulación “deja en evidencia que nunca podría haber adoptado otra conducta que la de no haber vetado de ninguna manera las zarpadas que el San Juan hizo desde que salió de los arsenales navales”, continuó.

La Comisión Bicameral sostiene que un incendio en el tanque de baterías provocó el hundimiento del ARA San Juan

Más adelante, señaló que su indicación al buque Seabed sobre dónde se encontraba hundido el submarino “fue la correcta y se perdió casi un mes” cuando se siguió un pedido de un abogado defensor de buscar frente a la Península Valdés. El submarino fue localizado el 17 de noviembre del 2018 sobre el lecho marino a 907 metros de profundidad por el buque «Seabed Constructor», de la firma estadounidense Ocean Infinity.

“La hipótesis escogida (por la jueza, en el sentido de que no estaba en condiciones de navegar) coloca la causación del naufragio principalmente en cabeza del Comandante del ARA San Juan y su tripulación, de acuerdo a las obligaciones y potestades que le asignan la ley y los Reglamentos. Supone, asimismo, que mintieron los numerosos y muy diversos profesionales de varios de los Arsenales, Direcciones y Comandos de la Armada que trabajaron y reportaron las tareas de reparación y acondicionamiento del submarino de acuerdo a estrictos procedimientos”, remarcó.

Estiman que el agua le entró al ARA San Juan por tres agujeros y que chocó con la proa en el fondo del mar

“Las novedades reportadas en la navegación de julio, así como la opinión de toda el Arma Submarina sin excepciones, no permiten sino concluir que el submarino se encontraba en condiciones de navegabilidad y preparado para los ejercicios navalesen los cuales actuó, sin riesgo para el material ni su tripulación”, aseguró. Y confirmó que en el momento del naufragio, el San Juan no llevaba torpedos. La etapa en la que se encontraba el submarino «era de adiestramiento, no una operación de Inteligencia», como falsamente se afirmó durante todo este tiempo, explicó el ex jefe de la base naval de Puerto Belgrano.

Y señaló: “Al mismo tiempo, me resulta imposible pensar que alguien pudiera sentir mayor orgullo que el que he experimentado por el coraje y la nobleza de mis subordinados ante las adversidades que se nos presentaron”.

“Atribuir la culpa del naufragio al personal de la Armada Argentina significa buscar culpables para salvar la falta de respuestas que tenemos acerca de la causa del naufragio. La ciudadanía toda debe saber que la Armada no cuenta sólo con los 44 valientes que ofrendaron sus vidas. Miles de ellos sirven al país desde sus filas, en sus bases, en sus arsenales, en sus buques y aeronaves”, finalizó López Mazzeo.

La fecha remueve las emociones más crudas. Es otro golpe más de una serie que empezó con la angustia por la incertidumbre de los primeros días, el dolor de la confirmación fatal, la desesperación por el destino incierto de los restos y al fin, tras el hallazgo del buque, este duelo que parece no tener fin. «Mi esposo está descompuesto, en el auto, es muy fuerte todo esto», confía a LA NACION la madre de uno de los tripulantes del ARA San Juan que, como decenas de otros familiares, volvió este viernes a la Base Naval Mar del Plata, ahora para recibir el reconocimiento al «honor militar»que la Armada Argentina hizo a los 44 marinos, al cumplirse el segundo aniversario de esta tremenda tragediaocurrida en aguas patagónicas.

La llegada de padres, hermanos, amigos, volvió a cambiar la fachada de la unidad militar, lindera a la Escollera Norte y próxima al puerto. Volvieron a colocar decenas de banderas argentinas sobre el cerco perimetral. Ellas lucen nombres y fotos de las víctimas del naufragio. «Aquí vamos a estar para que nunca nadie se olvide de ellos», advirtió la hermana de uno de los tripulantes.

No vinieron ni el presidente Mauricio Macri ni el ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad, que sí habían estado hace un año, un día antes de que se conociera el hallazgo del casco, a casi 900 metros de profundidad y cuando la empresa Ocean Infinity, encargada del operativo de rastrillaje subacuático, ya se retiraba de la zona tras más de 100 días de búsqueda.

«No me interesa si viene el Presidente o no, me quedo con que la Armada cumpla con este reconocimiento que les debía a nuestros hijos», aseguró a LA NACION Jorge Villarreal, padre de Fernando, uno de los tripulantes fallecidos. «Puede calmar un poco el dolor, pero lo que todos estamos buscando aquí es justicia», señala Rosa, su esposa, al término de la ceremonia que se desarrolló, como el año pasado, en la Plaza de Armas de la unidad militar local.

La presidió el jefe del Estado Mayor General de la Armada, almirante José Luis Villán, acompañado por la secretaria de Estrategia y Asuntos Militares, Paola Di Chiaro. Se leyó una carta con un mensaje que hizo llegar el papa Francisco, en el que invitó a «rezar por el eterno descanso de los 44» tripulantes.

El jefe naval habló del valor de estos marinos y el impacto que significa su ausencia. Recordó que entre los integrantes de la fuerza todos están dispuestos a dar la vida en desempeño del servicio en defensa de su país. «Muchos lo juramos, ellos lo cumplieron», dijo en referencia a la tripulación del ARA San Juan, con la que se perdió contacto cuando regresaban desde Ushuaia hacia Mar del Plata, su puerto de asiento.

En la Base Naval, también durante esta ceremonia, se inauguró un monumento con placasque recuerdan a los 44 tripulantes. Además, se identificó como «Cañón ARA San Juan» el punto geográfico donde se hallaron los restos del buque. Y se anunció la emisión por parte del Correo Argentino de una serie de estampillas que recordará a la embarcación y sus tripulantes.

Villán entregó en mano a los familiares, una por una, las medallas «al honor militar» que intenta ser el mayor reconocimiento de la fuerza para estos 44 oficiales fallecidos en plena navegación. En su mayoría a esposas, en otros casos a madres o padres. A pesar del malestar de muchos de ellos con el comportamiento de la Armada Argentina en el desarrollo de la actual investigación judicial, la ceremonia se desarrolló con absoluto orden y respeto.

La jueza Marta Yañez, a cargo de la investigación penal de este caso, difundió este viernes una carta para actualizar el estado de la causa que, admitió, le ha «cambiado la vida». «El camino a la justicia está más cerca», aseguró sin dar mayores precisiones sobre próximos pasos en una pesquisa que tramita en Caleta Olivia, ya tiene más de 100 testimoniales y militares citados a indagatoria.

«Hoy no hay justicia, y solo eso nos dará un poco de paz a los 44, a sus familiares y a todos quienes nos siguen acompañando en este tremendo dolor», explicó a LA NACIONMarcela Moyano, esposa del oficial Hernán Rodríguez.

Recién al término de la ceremonia, entre lágrimas y abrazos, algunos se permitieron comentarios críticos para con el gobierno y la Armada. «El Presidente debió haber estado acá», dijeron algunas esposas. «Esas medallas no me devuelven a mi hijo, lo único que sirve es que estén condenados y presos los responsables», aseguraron otras dos madres.

Un importante grupo llegó hasta aquí trasladado a costo de la Armada Argentina. Otros prefirieron llegar por sus propios medios. «No queremos deberles nada, no queremos limosna», aseguró una madre, indignada. El malestar con la fuerza también se había advertido en etapa de organización del acto. No preveía oficio religioso. Entonces presionaron para que, al fin, a media mañana se celebrara una misa en la capilla de la Base Naval Mar del Plata. Allí donde hace dos años rezaban por verlos regresar con vida, ahora elevaron oraciones por su eterno descanso, informó La Nación.

La Armada Argentina realizará el viernes un acto en la ciudad de Mar del Plata al cumplirse el segundo aniversario del hundimiento del submarino ARA San Juan, y entregará a los familiares de sus 44 tripulantes una condecoración «Al Honor Militar», informó hoy la fuerza militar naval.

La ceremonia se desarrollará a las 15.30 en la Base Naval marplatense, muelle natural del buque hasta su naufragio el 15 de noviembre de 2017, en el Atlántico Sur.

Si bien familiares y allegados de los marinos señalaron que, tal como ocurrió al cumplirse el primer aniversario, está prevista la presencia del presidente Mauricio Macri, fuentes oficiales informaron que su asistencia no está confirmada.

La Armada señaló por su parte que la ceremonia contará con la presencia de «autoridades nacionales, provinciales» y de la propia fuerza, entre ellos su jefe, el almirante José Luis Villán, quien será uno de los oradores.

En la ceremonia, los familiares directos como cónyuges o padres de los 44 submarinistas recibirán como condecoración una medalla «Al Honor Militar».

Habrá además salvas de cañón y durante la mañana los familiares participarán en una ceremonia religiosa privada, en la capilla ubicada en el interior del predio naval marplatense, desde el que el San Juan partió con rumbo hacia el Atlántico Sur el 25 de octubre de 2017.

De cara al acto por el segundo aniversario, la Armada dispuso el traslado en el mismo día para algunos familiares directos que residen fuera de Mar del Plata hasta que termine la ceremonia, cuando regresarán por tierra a la ciudad de Buenos Aires.

Estos familiares no tendrán alojamiento en la ciudad, según señalaron, a diferencia de lo que sucedió al cumplirse un año de la desaparición, cuando el buque no había sido hallado aún.

«Nosotros vamos a ir por nuestra cuenta desde Punta Alta, porque más allá de todo es muy importante este aniversario y queremos estar en la Base y quedarnos con nuestras familias», dijo Jorge Villarreal, exmarino y padre del teniente de navío Fernando Villarreal, uno de los tripulantes del submarino.

Villarreal aseguró que en su viaje a Mar del Plata participará además en la maratón que se correrá el domingo próximo, cuando llevará una remera y una gorra en recuerdo de los marinos.

La carrera coincidirá a su vez con el primer aniversario del hallazgo del submarino, que fue localizado sobre el lecho marino a 907 metros de profundidad, por parte del buque «Seabed Constructor», de la firma estadounidense Ocean Infinity.

Andrea Mereles, esposa del suboficial segundo Ricardo Gabriel Alfaro Rodríguez, informó que el día anterior a la ceremonia de recuerdo y condecoración, los familiares realizarán una convocatoria en la puerta de la Base Naval para arreglar y acondicionar las banderas en recuerdo de los submarinistas que allegados y vecinos de la ciudad suelen colocar en el alambrado perimetral, informó Télam.

Para el ministro, el hundimiento «tuvo menos que ver con un deterioro del submarino y más con una falta de transmisión intergeneracional de la experiencia adquirida».

Para el ministro de Defensa, Oscar Aguad, el hundimiento «tuvo menos que ver con un deterioro del submarino y más con una falta de transmisión intergeneracional de la experiencia adquirida»

A exáctamente seis meses del hallazgo del submarino ARA San Juan y en el Día de la Armada, reapareció el ministro de Defensa, Oscar Aguad y fue categórico: para él, más que una falla técnica del navío sino que se debió a la “falta de adiestramiento y renovación de capacidades” de la tripulación como las causas “más probables” del hundimiento en donde fallecieron 44 personas.

En declaraciones a los medios, Aguad sostuvo que «La flota de submarinos estuvo cinco años sin navegar y esto no es gratis.Todas estas desgracias que hemos tenido, de la cuales seremos todos responsables, forma parte de los accidentes y de las cuestiones que tienen que ver por ejemplo con el ARA San Juan”.

Hoy  encabezará un acto en la Base Aeronaval Comandante Espora por la llegada de los aviones franceses Súper Étendard y luego otro en la Base Naval Puerto Belgrano por el Día de la Armada. La Armada confirma que el ARA San Juan sufrió una implosión y se hundió más de 900 metros Para el ministro, el hundimiento «tuvo menos que ver con un deterioro del submarino y más con una falta de transmisión intergeneracional de la experiencia adquirida».

También aseguró que a raíz del atraso del país, “Las Fuerzas Armadas han tenido largos períodos sin adiestramiento, sin capacitación”, se justificó. Aguad aseguró que sus dichos están basados en las conclusiones que han llegado las pericias hechas por los expertos: “Hablan de la falta de adiestramiento y de la falta de renovación de capacidades, entre otras, como las causas más probables del hundimiento del ARA San Juan».

También dijo que la tragedia se debió a causa de la falta de entrenamiento de “los que estaban afuera”. Respuesta. Los dichos de Aguad, tal como se esperaba, encontraron eco en los familiares de los 44 tripulantes fallecidos.

Luis Tagliapietra, padre de uno de los marinos y abogado querellante en la causa, sostuvo en diálogo con PERFIL que los dichos “ponen en evidencia” lo que se vió desde el día uno. “Tanto desde Defensa como desde la Armada siempre se trató de direccionar la investigación hacia el error humano. Es contradictorio, en la Bicameral dijo que los submarinistas eran los mejores. Lamentablemente no es casual que hoy diga esto después de que yo recuse a la jueza Marta Yáñez. Seguramente habló con ella en privado”.

Además, Tagliapietra sostuvo que “Ella (por Yáñez) se rodeó de la gente que le puso el ministerio y la Armada. Nunca, a pesar de nuestros pedidos, formó un equipo de asesores y peritos independientes, ni siquiera los de parte. Eso, sumado a todo lo que venimos viendo de la investigación en el día uno, nos hace pensar que todo está pactado”.

 

Perfil