Tag

#Anmat

Browsing

El Neokit Covid-19 y Neokit Plus fueron desarrollados por científicos y científicas del Conicet del Instituto César Milstein, en el marco de la Unidad Coronavirus Covid-19, creada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Conicet y la Agencia I+D+i.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobó el Neokit Plus, una nueva versión del test nacional que posibilita la detección del coronavirus a través de una muestra de hisopado o de saliva con un paso menos que el neokit anterior, lo que permite reducir a la mitad el tiempo y bajar costos, anunció hoy el Conicet.

«El Neokit Plus posibilita evitar un paso que es la extracción del ARN de la muestra del paciente; hasta hoy se hace un hisopado y esa muestra se traslada a un laboratorio que lo primero que tiene que hacer es extraer el ARN y después se confirma si hay o no virus con PCR o con otro sistema que puede ser nuestro Neokit Covid-19», señaló a Télam Adrián Vojnov, investigador del Conicet y jefe del Laboratorio de Fitopatología Molecular del ICT Milstein.

Y continuó: «Lo que permite el Neokit Plus es evitar ese paso de purificación de ARN a través de un buffer que se le asoció al kit original, que permite hacer un tratamiento de la muestra muy simple y rápido y acorta casi a la mitad el tiempo del resultado».

Vojnov, quien está a cargo del proyecto desde el inicio del desarrollo de la prueba diagnóstica, detalló que el proceso comienza con la toma de la muestra a través de hisopado nasofaríngeo o de saliva, que se meten en tubos con solución fisiológica.

“Luego se vuelca esa solución con la muestra del paciente en un buffer con otra solución que viene en el Neokit Plus, eso se calienta por 8 minutos a 95 grados y de ahí se toman 10 microlitros que se colocan en la mezcla de reacción que viene en el kit. Luego se pone a incubar a 64 grados y en no más de una hora y cuarto se tiene el resultado a simple vista porque cambia el color del líquido”, explicó Vojnov.

Tanto la disminución del tiempo del resultado como del costo tiene que ver con la reducción del paso de purificación del ARN. “Este paso en sí demora de una a dos horas, que es un tiempo que con el nuevo kit se reduce a 8 minutos, pero además la extracción del ARN tiene un costo mínimo de 10 dólares, lo que también va a significar un ahorro”, detalló el investigador.

El Neokit Covid-19 y el Plus fueron desarrollados por científicos y científicas del Conicet del Instituto César Milstein y de la Fundación Pablo Cassará, en el marco de la Unidad Coronavirus Covid-19, creada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, el Conicet y la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i).

Por la disposición 6945/2020, publicada en el Boletín Oficial, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió la comercialización en todo el país de un alimento a base de trigo molido fino.

Se trata del producto rotulado como “Harina, marca Bitki” (Registro Nacional de Productos Alimenticios – RNPA: 21-455958. Registro Nacional de Establecimiento – RNE: 21-111148).

La medida de la ANMAT se efectuó a raíz de una denuncia recibida en el Instituto Nacional de Alimentos (INAL), proveniente de la Dirección Nacional de Control y Comercial Agropecuario del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

En el informe se detallaba que “el establecimiento Molino Harinero, a nombre de Alimentos Paberfra Sociedad Anónima, no cuenta no la inscripción ante el Registro Único de Cadena Agroalimentaria … encontrándose clausurado, motivo por el cual, debe abstenerse de producir y comercializar productos y/o subproductos de la molienda”, detalla la disposición de la ANMAT.

A partir de esta situación, la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario realizó una inspección en la localidad de Pergamino, lugar donde se encuentra la firma anteriormente nombrada. Se verificó la existencia de bolsas de Harina marca Bitki de la empresa Maicero Casildense S.A. y se informó que dicho establecimiento no contaba con la habilitación vigente.

Mediante una auditoría, además, se comprobó que la empresa no posee documentación tanto de habilitaciones del municipio como de registros de marcas comerciales, ni tampoco de la matrícula habilitante en el Registro Único de Cadena Agroalimentaria (RUCA). También se notificó que “en el molino se encuentran instalaciones en condiciones que no garantizan la seguridad e higiene para elaborar alimento con destino a consumo humano”.

Debido a lo informado, “el molino deberá abstenerse de comercializar el producto elaborado y quedar como depositario fiel de todas las mercaderías bajo interdicción hasta tanto regularice su situación”, destaca el informe.

El artículo infringe el Código Alimentario Argentino (CAA) “por carecer de registros de establecimiento al estar dado de baja y de producto, por tener productos alimenticios fuera de establecimientos habilitados y por estar falsamente rotulado al consignar el registro de establecimiento de otra razón social, resultando ser un producto ilegal”, indica la disposición.

“A fin de proteger la salud de los ciudadanos ante el consumo de productos ilegales, toda vez que se trate de productos alimenticios que carecen de registro, motivo por el cual no pueden garantizarse su trazabilidad, sus condiciones de elaboración, su calidad con adecuados niveles de control bajo las condiciones establecidas por la normativa vigente y su inocuidad, el Departamento de Rectoría en Normativa Alimentaria del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) recomienda prohibir la comercialización”, expresa el comunicado oficial.

 

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) alertó, a través de la página oficial del Ministerio de Salud de la Nación, sobre la venta de dióxido de cloro (CDS) en plataformas de compra y venta de internet.

“Ya se dieron de baja más de 400 anuncios que ofrecían este producto”, informó la entidad. El compuesto químico no sirve para tratar el coronavirus y su consumo puede provocar severas intoxicaciones, según advierten las autoridades sanitarias.

Desde la ANMAT, se está realizando un exhaustivo seguimiento con el fin de detectar anuncios en plataformas digitales que comercializan artículos a base de este componente que no está autorizado.

“El producto (CDS) no cuenta con estudios que demuestren su eficacia, no posee autorización por parte de este organismo para su comercialización y su uso podría ocasionar graves consecuencias en la salud de las personas que lo ingieran”, argumenta la ANMAT.

Este miércoles, el Ministerio de Salud de Chubut también se expresó respecto al uso de este producto y alertó que la ingesta de dióxido de cloro puede causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales.

Por otra parte, en caso de síntomas compatibles con el COVID-19 no debe automedicarse y tiene que comunicarlo al sistema sanitario de su respectiva localidad para su correcta atención, indicaron.

Qué es el dióxido de cloro (CDS)

Según un informe publicado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se trata de un compuesto químico, un gas de color amarillo o amarillo-rojizo que comúnmente se emplea como blanqueador en la fabricación de papel. También en plantas públicas de tratamiento de agua y en el proceso de descontaminación de construcciones.

Al entrar en contacto con el agua, el compuesto genera una reacción denominada iones clorito. Tanto el dióxido de cloro como los iones clorito son especies químicas altamente reactivas, por lo cual, cuentan con capacidad de eliminar bacterias y otros microorganismos en medios acuosos.

Tras analizar la denuncia presentada por un particular, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) descubrió la presencia de un producto que era comercializado en las redes sociales como un supuesto tratamiento contra el coronavirus y prohibió su comercialización por no contar con las habilitaciones correspondientes. La medida se anunció a través de la Disposición 5570/2020 que se publicó este lunes en el Boletín Oficial.

De acuerdo con lo que explicó el organismo, todo surgió a partir de la investigación que inició el Departamento de Control de Mercado de la Dirección de Evaluación y Gestión de Monitoreo de Productos para la Salud, luego de recibir la advertencia de que en un perfil de Facebook se estaba vendiendo este artículo, rotulado como “Plata Coloidal Argenyl”, el cual decía contener gran cantidad de acciones terapéuticas.

Según el comerciante, se trata de un compuesto que “es producido desde 1940 por el Laboratorio Argenol, en España, Zaragoza”, una empresa “líder mundial en derivados de plata” y que además es “única en el mercado” y está “aprobada por ANMAT con Registro (2962)”.

Además, en la publicación se aseguraba que es “antibacteriano, antivírico, antibacteriano de amplio espectro, antimicótico”, para “uso externo e interno” y también como profiláctico.

Las autoridades sanitarias señalaron que «es importante resaltar» que el producto era comercializado «como un medicamento no solo con propiedades terapéuticas, sino que también es ofrecido para la prevención y tratamiento del COVID-19, sin contar con la debida autorización».

Después de una búsqueda rápida, la Dirección de Gestión de Información Técnica precisó que “no existen constancias” de la mencionada empresa española ni del artículo en cuestión en el Registro de Especialidades Medicinales.

Por esta razón, la ANMAT consideró que “se trata de un producto ilegal, toda vez que declara datos no veraces en su rotulado, se desconoce su efectivo origen y su formulación, por lo cual no puede garantizarse su calidad, seguridad y eficacia, situación que resulta en un riesgo para la salud de la población, máxime teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia en el que nos encontramos”.

Ante esta situación, a partir de la Disposición 5570/2020 el organismo ordenó prohibir “el uso, comercialización y distribución en todo el territorio nacional del producto rotulado como ‘Plata Coloidal Argenyl’”.

Esta medida se suma a otras recientes que tomó esta misma administración nacional para impedir la venta de elementos que son de primera necesidad en el marco de la pandemia, pero que no cumplían con las normativas sanitarias vigentes o eran ilegales por diferentes razones.

El viernes pasado sacó de circulación unos artículos “falsamente rotulado como ‘BARBIJO QUIRURGICO TIPO 3 CLASE 2, BARBIJO TRICAPA CON TIRAS -DOC10- fabricado por LABORATORIO RODIMED de ASSI DIANA MARIA’”.

Esta decisión fue tomada luego de que la empresa mencionada informara que “se trata de un producto falsificado y que no fue fabricado por ellos”, ya que los que hace esta compañía “vienen termosellados y poseen elásticos para su ajuste”, mientras que los que no son originales “poseen en las uniones costuras a máquina y tiras para atar y ajustar”.

En esa oportunidad, la sospecha comenzó gracias a una consulta realizada por el Hospital de la Baxada de la ciudad de Paraná, en la provincia de Entre Ríos, que derivó en una investigación para identificar la procedencia de esos tapabocas.

De la misma manera, en los últimos meses el organismo fue prohibiendo algunos alcoholes en gel, desinfectantes y alcoholes líquidos que no estaban debidamente registrados o también eran falsificaciones, señaló Red 43.

La ANMAT aprobó el protocolo de investigación del estudio clínico de Fase 2/3 para probar en pacientes la seguridad y eficacia del primer potencial medicamento innovador para el tratamiento de esa infección totalmente desarrollado en Argentina y liderado por Inmunova, empresa de biotecnología surgida de la Fundación Instituto Leloir. Podría ser producido a gran escala.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó el protocolo de investigación del estudio clínico de Fase 2/3 para probar la seguridad y eficacia del suero hiperinmune anti-COVID-19 obtenido a partir de equinos. Se aplicará a pacientes con COVID-19 moderado y severo.

Si los resultados son positivos, el suero desarrollado por Inmunova podría fabricarse a gran escala y transformarse en el primer medicamento argentino para enfrentar la pandemia.

“El desarrollo de vacunas es la mejor estrategia a largo plazo para controlar la pandemia, pero debido a la emergencia sanitaria, existe una necesidad urgente de encontrar soluciones rápidas y efectivas para el tratamiento de la enfermedad”, indicó Fernando Goldbaum, director científico de Inmunova y jefe del Laboratorio de Inmunología y Microbiología Molecular en el Instituto Leloir.

Y agregó: “El ensayo clínico evaluará si los anticuerpos del suero anti-COVID-19 pueden frenar la propagación del virus en el organismo y así evitar que el cuadro se agrave. Esperamos demostrar su eficacia y debemos hacerlo, como en todas las terapias experimentales, con un estudio clínico riguroso y controlado”.

El estudio clínico comenzará la semana próxima en el Sanatorio Güemes, en el Hospital General de Agudos “Dr. Ignacio Pirovano”, ambos de CABA, en el Hospital Cuenca Alta – SAMIC de Cañuelas y en el Instituto Médico Platense de La Plata. Próximamente iniciará en más de diez hospitales y clínicas de obras sociales del área metropolitana de Buenos Aires y La Plata. Incluye la participación voluntaria de 242 pacientes adultos con enfermedad moderada a severa causada por la infección del SARS-CoV-2 confirmada por PCR, dentro de los diez días del inicio de síntomas y que requieren hospitalización.

En junio pasado, el equipo liderado por Goldbaum anunció que los estudios in vitro mostraron que el suero hiperinmune demostró tener un poder neutralizante 50 veces mayor al plasma de pacientes recuperados, la única inmunoterapia existente a la fecha para enfermos hospitalizados con COVID-19 (aunque todavía en fase experimental).

El suero está basado en el procesamiento y purificación de anticuerpos policlonales equinos “para alcanzar una alta pureza y un excelente perfil de seguridad en humanos”, afirmó Goldbaum, también investigador superior del CONICET y director del Centro de Rediseño e Ingeniería de Proteínas de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

¿Cómo se creó el suero anti COVID19?

El SARS-CoV-2 tiene muchas proteínas que cubren su material genético (ARN), entre ellas la proteína Spike o S, que incluye una región que se llama “Receptor Binding Protein” o RBD, que resulta fundamental para la infección.

En el nuevo desarrollo, los investigadores producen en laboratorio una cantidad importante de RBD de alta calidad, con la que luego inmunizan caballos que generan una gran cantidad de anticuerpos contra SARS-CoV-2. La nueva fórmula se basa en esos anticuerpos aislados y se pudo obtener rápido debido a que Inmunova ya había usado esa tecnología para elaborar un suero contra el síndrome urémico hemolítico, aún en investigación.
Linus Spatz, director de Inmunova, afirmó: “Nuestro conocimiento previo y experiencia en la investigación de sueros hiperinmunes nos permitió avanzar en este desarrollo con la celeridad que demanda la pandemia, en un trabajo de articulación público-privada. Además contamos con el asesoramiento de un comité de expertos, que va a monitorear la seguridad y los resultados del ensayo clínico”.

“Esperamos que nuestra estrategia juegue un papel preponderante en el manejo de COVID-19 hasta que se desarrolle una vacuna efectiva. Estamos muy entusiasmados, pero es necesario esperar los resultados”, indicó Goldbaum.

El desarrollo del suero equino anti-COVID-19 es fruto del trabajo encabezado por Inmunova y el Instituto Biológico Argentino (BIOL), con la colaboración de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” (ANLIS), Fundación Instituto Leloir (FIL), Mabxience, CONICET, Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), Instituto de Virología “Dr. José M. Vanella” de la Universidad Nacional de Córdoba y Grupo Insud. Y cuenta con el apoyo de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación.

Según informó este viernes la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), la solución hiperinmune desarrollada a base de suero de caballos por investigadores de la Universidad de San Martín (Unsam) y la empresa Inmunova, fue aprobado para ensayos clínicos en pacientes con coronavirus

Desde la Unsam explicaron que «las primeras pruebas se harán en el Sanatorio Güemes» y que el estudio autorizado corresponde a «la fase 2/3, adaptativo, randomizado, controlado, doble ciego para estudiar la farmacocinética, la eficacia y la seguridad del suero equino hiperinmune en pacientes adultos con enfermedad moderada a severa confirmada SARS-CoV-2».

La utilización de sueros como tratamiento se denomina inmunización pasiva y consiste en administrar anticuerpos a los pacientes contra el agente infeccioso, produciendo su bloqueo y evitando que se propague.

El suero hiperinmune (equino) logró desarrollarse gracias a una articulación pública-privada entre el laboratorio Inmunova, la UNSAM, el Instituto Biológico Argentino (BIOL), la Fundación Instituto Leloir (FIL), Mabxience, el Conicet y ANLIS Malbrán.

Es un tratamiento que persigue la inmunización pasiva y que consiste en administrar anticuerpos a los pacientes contra el agente infeccioso, produciendo su bloqueo y evitando que se propague indicó la ANMAT.

En este desarrollo «se utilizó como antígeno una proteína recombinante del virus SARS-CoV-2, que se inyectó en caballos para obtener anticuerpos policlonales. El suero producido contiene gran cantidad de estos anticuerpos con capacidad de impedir que el virus ingrese a las células y se multiplique», explicaron a Télam desde la Universidad.

«Los anticuerpos que se extraen del suero de los caballos reciben luego un tratamiento biotecnológico en el que se le quita lo que se llama ‘dominio constante’, que es una parte del anticuerpo que puede provocar reacciones alérgicas y que se sospecha que es lo que provoca también reacciones inflamatorias», contó a Télam Fernando Goldbaum, director científico de Inmunova, jefe del Laboratorio de Inmunología y Microbiología Molecular en la Fundación Instituto Leloir e investigador de Conicet.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Teconología Médica también sacó de circulación dos alfajores bañados en chocolate y dos productos odontológicos que provendrían de EEUU.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Teconología Médica (ANMAT) prohibió, a través de dos disposiciones publicadas en el Boletín Oficialla comercialización de una marca alfajores y dos productos odontológicos.

La Disposición 5350/2020 determinó la prohibición de la “comercialización en todo el territorio nacional de determinados lotes de los productos” elaborados por la marca Doña Matilda:

1) Alfajor relleno con crema de avellanas y dulce de leche bañado con chocolate de cobertura semiamargo libre de gluten (RNPA Exp. 2019-16436349, lote 21/04/2020, consumo preferentemente antes de 20/07/2020).

2) Alfajor relleno con dulce de leche bañado con chocolate blanco cobertura libre de gluten (RNPA Nº Exp. 2019-16435757). 3) Alfajor relleno con crema de café y dulce de leche bañado con chocolate de cobertura semiamargo libre de gluten (RNPA N° Exp.: 2019-16436349).

En los considerandos se argumentó que el producto consignaba “registros de productos y establecimientos pertenecientes a otros productos” y estaban “contaminados al presentar valores de gliadinas superiores al permitido por la normativa vigente”.

Por otra parte, la Disposición 5422/2020 prohibió “el uso, comercialización y distribución en todo el territorio nacional, de todos los lotes, de los productos rotulados como: Brackets BIOMIM Roth – OrthoClassic a World Class Company USA, sin datos de responsable en argentina y Arcos odontológicos Orthoclassic – ARCHWIRE PACK – fabricante World Class Technology – USA, sin datos de responsable en Argentina”, señaló Red 43.

Se trata de productos cuya marca comercial fue usurpada, por lo que no se garantiza la calidad del producto. La Anmat prohibió la venta de dos alcoholes por irregularidades.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohibió el uso y venta en el país de dos alcoholes en gel y de un alcohol etílico, según se informó en el Boletín Oficial de la Nación.

Se prohibió la utilización y comercialización de todos los lotes, en todas sus presentaciones y contenidos netos del producto rotulado como «Átomo alcohol en gel- Ind. Argentina- Resol. Nº 337/92- Nº de Registro sanitario A.N.C.A.P.: 225/1381”.

Se argumenta la decisión de prohibir su venta y comercialización porque hay una denuncia realizada ante el Departamento de Domisanitarios, Cosméticos y Productos de Higiene Personal de la Dirección de Evaluación y Gestión de Monitoreo de Productos para la Salud por la empresa Laboratorios Imvi Sociedad Anónima, titular de diversos productos cosméticos inscriptos bajo la marca Atomo manifestó haber detectado en el canal comercial Mercado Libre la venta de un producto denominado Atomo Alcohol En Gel, el cual hace uso de su marca registrada Atomo, sin autorización, ni permiso, ni solicitud o pedido por parte de Laboratorios IMVI S.A.; además agregan en la denuncia que no fabrican ese tipo de producto y que no tienen ningún tipo de relación con la empresa que lo elaboró”.

También de todos los lotes y todas las presentaciones y contenidos netos de “El coloso alcohol etílico 96º” y “El coloso alcohol en gel» por una situación similar, ya que se informa que «la empresa Descartables Caromar S.A. reportó, a través del formulario de Cosmetovigilancia, que detectó la comercialización por la web de un producto cosmético ilegal usurpando su marca comercial y que dicho producto fue anunciado en el portal Marktplace de Facebook como alcohol en gel con el siguiente rótulo identificatorio: El Coloso alcohol etílico 96º, cuya consistencia es gel”.

Finalmente, se prohibió la venta en Argentina del aceite de oliva Los Olivos, establecimiento N° 13431962, La Rioja, RNE 2212-164394-29, RNPA 2212-6112-44.

Un grupo de desarrolladores avanza en el diseño y la elaboración de respiradores de bajo costo, un insumo difícil de conseguir en tiempos de pandemia. Se podrían realizar entre uno y tres días con el asesoramiento de profesionales de la Salud; mano de obra local y bolsillo propio.

“Lo estamos haciendo en caso de que sea necesario por lo que estamos esperando la habilitación de la ANMAT para que se pueda utilizar. Este es un emprendimiento que se hizo gracias al apoyo de muchas personas y lo pudimos desarrollar desde el inicio a partir de un prototipo”, explicó Pablo Heredia, profesor del Colegio Dean Funes y parte del equipo multidisciplinario.

Explicó que luego de comprobar el funcionamiento conceptual, se avanzó con un modelo portátil inclusive con la finalidad de que se pueda utilizar en las ambulancias durante el transporte de pacientes. “El primer ensayo fue con un prototipo de bomba A y B (de uso petrolero) para utilizar el sistema de movimiento, con una caja de engranajes y motores paso a paso. Controlamos la electrónica que teníamos disponible hasta que pasamos a algo más complejo utilizando impresoras 3D con motores para control y una caja reductora en base a material plástico”.

Los responsables del modelo de prueba reconocen que el modelo resultó operativo y que en el segundo, se adaptaron elementos que se habían utilizado en otros lugares y en una tercera instancia luego de contactarse con médicos y terapistas. “Nos plantearon la necesidad de que sea robusto, mediano y otras condiciones además de la condición como respirador del ‘ambu’. Con esa consigna, logramos un equipo más compacto y que además tiene portabilidad y hasta un sistema de baterías que podría activarse en caso de un corte de energía permitiendo que el respirador continúe activo por un tiempo más prolongado” agregó Francisco Márquez, de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

La consigna del respirador es que sea económico y rápido. “Teniendo todos los elementos podríamos armarlo en dos o tres días”, explicaron con el agregado de que se utilizan elementos reutilizando motores de fotocopiadoras o impresoras. El equipo es un accionamiento mecánico al equipo médico denominado “ambu” que regula desde el ángulo de compresión en que se utilice, la cantidad de oxígeno que se le insufla al paciente. La regulación, de acuerdo a volúmen y velocidad da el caudal que se le da al paciente y a la vez, determina la cantidad de compresiones en casos específicos y según los parámetros establecidos por el terapista médico.

“Ellos saben la cantidad de aire como los tiempos de inspiración y expiración porque los médicos configurarán el aparato. La matemática está puesta en el mecanismo como la cantidad de respiraciones por minuto que serán entre veinte y treinta”. El equipo tiene dos modos de funcionamiento: un sistema mandatorio que funciona al mismo ritmo que determina el profesional y un asistido, a través del cual un sensor de presión determina cuándo inspira el paciente para enviarle el aire que requiera.

“Somos trece personas las que estamos trabajando en esto entre ellos personal médico y profesionales de Salud incluídos pediatras, anestesiólogos y neumonólogos. Todos nos aportan conocimiento para conocer el proceso de respiración asistida”.

Fuente: Diario Jornada

Con el objetivo de que el Poder Ejecutivo Nacional efectivice una prohibición que se encuentra vigente, el diputado nacional chubutense Gustavo Menna (UCR-Juntos por el Cambio) presentó en el Congreso de la Nación un proyecto de Resolución con el objetivo de que se “arbitren las medidas necesarias” para evitar la comercialización de cigarrillos electrónicos, dados los daños comprobados que sus sustancias generan en la salud.

El proyecto fue presentado este jueves y contó con el acompañamiento de los diputados Roxana Reyes (Santa Cruz), Ignacio Torres (Chubut), Álvaro de Lamadrid (CABA), Gonzalo Del Cerro (Santa Fe), Aída Ayala (Chaco), Claudia Najul (Mendoza), Diego Mestre (Córdoba), Lorena Matzen (Río Negro) y Sebastián Salvador (Buenos Aires).

La letra de la iniciativa establece “instar al Poder Ejecutivo a disponer con urgencia las medidas pertinentes para garantizar el cumplimiento de la prohibición de importación, distribución, comercialización y publicidad del sistema electrónico de administración de nicotina denominado ‘Cigarrillo Electrónico’ y sus accesorios, establecida por Disposición 3.226/2011 de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT)”.

En sus fundamentos, Menna repasó que “los cigarrillos electrónicos se presentan en el mercado como una alternativa para dejar de fumar, sin que exista evidencia científica para atribuir a este dispositivo esa cualidad. Además, diversos estudios realizados indican que el uso de los mismos puede resultar altamente dañoso, habiéndose atribuido incluso casos de muerte, en su mayor en parte, en personas menores de 35 años”.

“Estos cigarrillos -explicó el legislador- producen vapor que se inhala emulando el acto de fumar. El vapor se genera mediante el calentamiento de líquidos que contienen nicotina, pero no se inhala solamente vapor de agua, sino numerosas sustancias cuya dosis individual se desconoce”.

Precisó que “en efecto, los estudios que se han realizado indican que el vapor generado contiene cuatro grupos de tóxicos y compuestos cancerígenos: carbonilos, compuestos orgánicos volátiles, nitrosaminas y metales pesados”.

Menna expuso que “tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como otras agencias internacionales desaconsejan o prohíben el uso de estos dispositivos, y en ese sentido, la ANMAT emitió la Disposición 3.226/2011 por la cual se prohíbe la importación, distribución, comercialización y la publicidad o cualquier modalidad de promoción en todo el territorio nacional del sistema electrónico de administración de nicotina denominado ‘Cigarrillo Electrónico’, sus accesorios y los cartuchos que contengan nicotina”.

Por ello, dijo el diputado nacional, “es preciso que el Poder Ejecutivo arbitre las medidas a su alcance para hacer efectiva una prohibición que está vigente y se vulnera ampliamente, no solo mediante la comercialización en locales a la calle sino también por Internet, siendo evidente que estos dispositivos y sus accesorios están franqueando la frontera nacional sin ningún tipo de control por parte de las autoridades aduaneras”.

Menna reconoció, de este modo, que el pedido contenido en el proyecto de Resolución tiene antecedentes en la Cámara de Diputados, pero aclaró que “es preciso continuar haciendo hincapié en cuestiones que resultan fundamentales para garantizar derechos constitucionales, como lo son el derecho a la salud y el derecho del consumidor”.