Tag

ANAC

Browsing

Hace una semana lo anticipó Paola Tamburelli, titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) cuando aseguró que no se manejaban fechas determinadas para la vuelta de los vuelos comerciales. “Para nosotros septiembre, agosto, noviembre o diciembre es lo mismo y todo depende de cuando la situación sanitaria permita disminuir las restricciones y de que el Presidente modifique el decreto que estableció la suspensión de vuelos”, dijo a La Nación.

Ahora, la vuelta de los vuelos comerciales en septiembre —la fecha autorizada para la venta de pasajes— está casi descartada. El ministro de Transporte Mario Meoni alejó aún más esa posibilidad. “Los vuelos de cabotaje van a seguir estando restringidos, lamentablemente”, manifestó el lunes, durante una videoconferencia. Sin dar un plazo preciso, habló de los “próximos 60 días”.

Las declaraciones generaron desconcierto y disgusto en el sector aerocomercial. ”Se ve que no hay interés en salvar puestos de trabajo en la industria, la cual no recibe ayuda. Las empresas van a reprogramar vuelos que no fuesen de los aprobados como especiales regulares. En vistas de la falta de respuestas solo contamos con estos vuelos como factibles”, explicó una fuente de la industria.

Los vuelos comerciales de pasajeros por la pandemia se suspendieron en marzo pasado, en el marco del decreto que estableció las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio, y desde entonces no hubo una fecha oficial para la reactivación. Sin embargo, a fines de abril, una resolución de la ANAC autorizó a reprogramar y comercializar pasajes a partir del 1º de septiembre.

Para las aerolíneas, esa fecha apareció como un punto de partida —bastante lejano entonces porque faltaban aún cuatro meses— para volver a la actividad. Programaron cronogramas de vuelos regulares y vendieron pasajes a partir de septiembre, tal como las autorizaba el decreto de la ANAC.

Ahora, con la fecha no confirmada, tendrán que reprogramar esos vuelos. “Hay muy pocos tickets vendidos para septiembre. Si la situación se mantiene como hasta ahora, esos tickets se reprograman como se hizo con todos los que fueron cancelados en el marco de la pandemia”, indicaron desde Aerolíneas Argentinas. Y aclararon que algunas operaciones ya se fueron cancelando por la baja demanda.

Controlan algunos sistemas aeroportuarios, incluidos los de extinción de incendios. Piden un reencuadramiento gremial.

¿Por qué un paro de empleados de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) puede terminar paralizando los vuelos? Porque desde este organismo se manejan parte de los sistemas informáticos de los aeropuertos, incluido el de extinción de incendios. De modo que si el aeropuerto se queda sin posibilidad de llamar a los bomberos, los aviones tampoco pueden aterrizar o despegar.

Por más que los encargados de sistemas no tengan un vínculo directo con los aviones, si no trabajan el efecto concreto es similar a un paro de pilotos, o de técnicos aeronáuticos. “Se pueden colapsar los aeropuertos”, advirtió Marcelo Belelli, secretario general de ATE ANAC.

En cuanto al reclamo en sí, es demasiado variado, ya que el punto 1 pide el “reencasillamiento”de algunos trabajadores y el punto 7 del mismo petitorio plantea el rechazo a la “militarización” del aeropuerto de Villa Reynolds, una pequeña localidad del departamento General Pedernera de la provincia de San Luis.

El petitorio de ATE ANAC

Pese a la aparente jerarquía de los reclamos, quienes están al tanto del conflicto señalan que la clave es el pedido de reencuadramiento gremial de los trabajadores de ANAC para que sean controlados mayoritariamente por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

Se trata del ala del gremialismo estatal, donde conviven los adherentes al kirchnerismo con dirigentes de la izquiera dura. Y su principal rival es la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), el gremio peronista que conduce Andrés Rodríguez, de buen vínculo tanto con el gobierno de Macri como con el presidente electo Alberto Fernández.

De hecho, a comienzos de mes, Rodríguez se sumó al coro de gremialistas ortodoxos que anticiparon queno pedirán un bono de fin de año al gobierno entrante.

Es por eso que desde el Gobierno evaluaban, tal como ocurrió hace poco más de un mes con el gremio de los pilotos, que la medida de fuerza anunciada para esta noche no es tanto contra el gobierno de Macri, sino que -de concretarse- podría ser un parodirigido sobre todo al presidente electo.

“Nadie le hace un paro a un gobierno al que le queda siete días hábiles”, señalaban en una de las aerolíneas que podrían quedar afectadas, informó Clarín.

El director del organismo, Tomás Insausti, señaló que esa entidad va «a colaborar con la Justicia en lo que refiere al vuelo de Malvinas en todo lo que sea necesario».

El director de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Tomás Insausti, señaló que ese organismo va «a colaborar con la Justicia en lo que refiere al vuelo de Malvinas en todo lo que sea necesario» y aclaró que «hace 20 años que funcionan vuelos como éste, ya que desde 1999 opera un vuelo, también de LATAM, desde Punta Arenas a Islas Malvinas con una escala mensual en Argentina, en la ciudad de Río Gallegos».

El juez federal Luis Rodríguez ordenó a distintas áreas del Estado, como la Cancillería, la Jefatura de Gabinete y la ANAC, que informen sobre acuerdos suscriptos entre Argentina y el Reino Unido, a raíz del expediente en el que deberá decidir si dispone la suspensión del primer vuelo de la línea aérea TAM que unirá San Pablo (Brasil) con las Malvinas el 20 de noviembre.

Las medidas de prueba fueron ordenadas en el marco del expediente en el que ayer el fiscal federal Jorge Di Lello requirió que se investiguen posibles irregularidades en el manejo de la relación bilateral Argentina-Reino Unido por parte del gobierno de Mauricio Macri y solicitó que se suspenda el primer vuelo de la compañía Latam que unirá San Pablo (Brasil) con las Islas Malvinas, cuya soberanía sigue en disputa ante la ocupación británica, informó Télam.

Julieta Jaime está procesada en la causa por la que fue condenado su padre, el ex secretario de Transporte kirchnerista Ricardo Jaime.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) ratificó este martes que no acatará la decisión de la Justicia de reincorporar a Julieta Jaime, la hija del condenado y detenido ex secretario de Transporte del gobierno kirchnerista, Ricardo Jaime, por estar procesada.

El juez federal N° 3 de Córdoba, Miguel Hugo Vaca Narvaja, había ordenado reincorporarla en un plazo de 48 horas, pero la ANAC apelará y ratificó su postura a través de un comunicado.

«Julieta Jaime está procesada desde el día 12 de mayo de 2016 en la causa Nro. 12.446/2008 ‘Jaime, Ricardo Raúl y otros s/Enriquecimiento ilícito, por encontrarla partícipe primaria, penalmente responsable del delito de enriquecimiento ilícito de su padre quien ejercía funciones públicas».

Agrega que «en virtud de ello y en el marco de las facultades propias de este organismo es que se ordenó la investigación sumaria, la que concluyó con la Resolución ANAC Nro. 686/16 por la que se dispuso la suspensión preventiva de la agente hasta tanto se resuelva la causa judicial».

Además, señala que «actualmente la causa tramita ante el Tribunal Oral Criminal Federal Nro. 6, habiéndose comenzado el debate oral el día 11 de marzo de 2019, por lo que todavía no se ha dictado sentencia definitiva».

Para la ANAC, «la suspensión de la agente Jaime no constituye una violación al derecho de defensaprevisto en el art. 18 de la Constitución Nacional tal como lo manifiesta el fallo (del juez Vaca Narvaja), como así tampoco al principio de inocencia, pues el auto de procesamiento fue dictado en mayo de 2016 y confirmado por la Sala I del mismo fuero en fecha 23 de agosto de 2016″.

Destaca en el texto que «el art. 58 del Reglamento de Investigaciones Administrativas determina que cuando un agente se encuentra procesado por hechos no vinculados al servicio y la naturaleza del delito que se le imputa fuera incompatible con su desempeño en la función, podrá disponerse la suspensión preventiva del mismo hasta tanto recaiga pronunciamiento en la causa penal a su respecto».

«La ANAC considera que el amparo que presentó la hija de Ricardo Jaime no es la vía formal judicial idónea para este tipo de peticióny que la suspensión ordenada por ANAC no la coloca en situación de insolvencia, ni constituye un perjuicio irreparable o irreversible al derecho que se alega», añade el comunicado.

Finalmente advierten que «el fallo emitido, después de más dos años de iniciada la causa, no solo resulta llamativo en términos de tiempo transcurrido y el contexto político en el que pronuncia sino que además implica desconocer facultades propias de la Administración Pública, e implica una vez más una violación a la división de poderes constitucionalmente reglada».

Julieta Jaime había sido procesada por el juez federal Sebastián Casanello en mayo de 2016 y la había embargado por $500.000, ya que, según el magistrado, la hija de Jaime participó de la compra de una moto de agua y de una casa en Villa Carlos Paz cuando su padre era secretario de Transporte.

Ahora Vaca Narvaja hizo lugar a una presentación de Julieta Jaime para lograr su reincorporación, al entender que el procesamiento no está firme, informó El Clarín.

Tomás Insausti, titular del ANAC, hizo la presentación ante la Justicia. Este viernes habrá una protesta del sindicato de Aeronavegantes.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) denunció este jueves en la Justicia a los pilotos que leyeron mensajes relacionados a la política aerocomercial del Gobierno durante vuelos de Aerolíneas Argentinas.

La presentación fue hecha por el titular del organismo, Tomás Insausti. «Que se analice si las conductas desarrolladas implican la posible comisión de un delito de acción pública, en su caso, si se habría puesto en peligro la seguridad de las aeronaves en los términos del artículo 190 del Código Penal, como así también si existió algunavulneración a la libertad ambulatoria de los pasajeros o su situación anímica», sostiene el escrito.

El caso salió a la luz luego de que los pasajeros señalaran que, una vez que el avión aterrizó, se les leyó por los altoparlantes un mensaje con contenido político. «Habiendo finalizado el vuelo, queremos informarles sobre la situación que enfrentamos los pilotos argentinos», decía el comandante. Y continuaba: «Como resultado de la actual política aerocomercial, hoy tenemos empresas que no pueden pagar salarios, que han suspendido sus operaciones, que reducen las dotaciones de pilotos con despidos encubiertos o que se achican devolviendo aviones, levantando destinos y cortando frecuencias. Ante esta situación que pone en riesgo miles de fuentes laborales en el país, ratificamos nuestro compromiso de seguir defendiendo la aviación argentina».

La tensión había crecido entre los gremios aeronáuticos y el Ejecutivo este jueves por la mañana. En medio de las protestas de los pilotos en rechazo a las políticas del área, el jefe de APLA Pablo Biró advirtió que el conflicto «va a escalar y termina mal» porque no ve «voluntad de solución» de las autoridades a los reclamos de los gremios.

«Cuando digo termina mal es porque al no tener voluntad de diálogo ni de revertir las políticas equivocadas, profundizan los conflictos. Yo ya había anticipado que esto terminaba mal porque hay una provocación permanente: extranjerizan la aviación y toman medidas perjudiciales para nuestros puestos laborales y la conectividad de los usuarios», criticó.

Movilización de Aeronavegantes

La Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) realizará este viernes una movilización y protesta en Aeroparque con el objetivo de «entregar volantes a los pasajeros en el hall central del aeropuerto a fin de visibilizar la crisis que enfrenta el sector aerocomercial».

Según informó el gremio que conduce Juan Pablo Brey, la manifestación se realizará desde las 9 en el Sector C de la terminal aérea. «Estamos denunciando la precarización de nuestros cielos y la intransigencia por parte del Gobierno con los trabajadores aeronáuticos» afirmó.

El sindicalista aclaró que la medida «no va a afectar el normal desarrollo de los vuelos» y agregó que esto «es una jornada de visibilización de los conflictos para que los pasajeros estén al tanto de lo que ocurre en el sector aerocomercial».

«Nuestro objetivo es mostrar el daño que ocasionan las políticas de ajuste que incluyen devolución de aviones, cancelación de rutas y su impacto en las fuentes de trabajo», aseguró Brey.