Tag

AMLO

Browsing

“Hace semanas empezamos a ver necesidad de tener espacios de descanso para personal de la salud. La idea era encontrar espacios que nos sirvan para tener áreas de descanso, lavandería, aseo; lo que merecen quienes están al frente de la batalla”, informó el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo.

Durante la conferencia presidencial matinal, el funcionario explicó que la ex residencia del Poder Ejecutivo -que se convirtió en un centro cultural cuando Andrés Manuel López Obrador asumió en diciembre de 2018- fue elegida por los mismos profesionales de la salud por su ubicación geográfica, con fáciles accesos a los centros de salud en los que trabajarán.

Robledo anunció que hoy llegarán los primeros 58 trabajadores de la salud que se hospedarán en Los Pinos y luego se irán sumando otros con el correr de los días, según la agencia de noticias EFE.

La capital mexicana concentra el mayor número de contagiados del país y, por eso, médicos y enfermeros de todo el territorio están viajando para ayudar.

A mediados del mes pasado, el gobierno de la Ciudad de México informó que alcanzó un acuerdo con los propietarios de hoteles para que ofrezcan al personal médico habitaciones de manera gratuita cerca de las unidades médicas que tratan a los pacientes de coronavirus.

Ya hay registrados 175 hoteles con más de 1.500 habitaciones disponibles.

Además, la alcadesa de la capital, Claudia Sheinbaum, anunció hoy que, como la capacidad del sistema de salud en uso para la pandemia se está ocupando rápidamente, incluirán a otros cuatro hospitales, según informó el diario local El Universal.

A los anuncios de la gestión de la pandemia se sumó el creciente escándalo de corrupción por la contratación de 133 empresas fantasmas por 13,2 millones de dólares para mejorar el sistema de salud con ventiladores, protección para el personal y material quirúrgico, algo que nunca sucedió.

Hoy, en su conferencia de prensa matinal, el presidente López Obrador pidió que se investigue y juzgue a los responsables.

El presidente electo, Alberto Fernández, mantendrá hoy un encuentro protocolar con el jefe de Estado mexicano, Andrés Manuel López Obrador, en el marco de su gira por ese país, en su primer viaje internacional tras la victoria en las urnas.

Será las 12:00 horas en el Palacio Nacional y entre los temas de agenda figuran la crisis en Venezuela y la relación bilateral.

Fernández apuesta a consolidar el vínculo político con México teniendo en cuenta que con Brasil, el principal socio comercial de Argentina, la relación podría tensarse a raíz del enfrentamiento verbal con Jair Bolsonaro, quien tras el resultado de los comicios tuvo declaraciones altisonantes en contra del Gobierno electo.

El otro tema que dominará la agenda, y que interesa especialmente a Fernández, son las inversiones mexicanas en el país.

De hecho, por la noche compartirá una cena con importantes empresarios del país azteca, entre los que estaría el presidente de Telmex Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo.

En la mañana de este domingo, tras desayunar junto a su pareja Fabiola Yañez en el Hotel Camino Real donde se aloja, Fernández recorrió la Basílica de Guadalupe, uno de los santuarios más visitados de la Iglesia Católica, ubicado al norte de la capital mexicana.

Allí fue recibido por el sacristán mayor, monseñor Juan Raymundo Maya Paz, por el rector del santuario, monseñor Salvador Martínez Ávila, quienes le dieron la bienvenida.

Fernández firmó el libro de visitas de la Basílica y destacó la «inmensa alegría de poder visitar y encomendar a la Sagrada Virgen de Guadalupe el destino de nuestra querida Patria Argentina y de todos los pueblos de Latinoamérica».

Durante la visita, el presidente electo estuvo acompañado por Yañez y por el diputado nacional Felipe Solá, quien es parte de la comitiva y suena fuerte como futuro canciller.

También lo acompañan en la comitiva su vocero Juan Pablo Biondi, la economista Cecilia Todesca, el dirigente del Grupo Callao Miguel «Mike» Cuberos.

En las próximas horas se unirá a ellos el también economista Matías Kulfas, quien demoró su viaje por compromisos en Buenos Aires en el marco de la noche de los Museos.

Otra actividad que Fernández tiene programada Fernández es el dictado de una conferencia magistral en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A Alberto Fernández lo recibieron en México con los colores celeste y blanco. El secretario de Asuntos Latinoamericanos de la cancillería mexicana, Maximiliano Reyes Zúñiga, lo fue a esperar al aeropuerto con las réplicas de la camiseta y de la pelota que consagraron a la selección en el mundial realizado aquí en 1986, aquella inolvidable de Diego Maradona. Fue un gesto de bienvenida para un viaje en el que tanto de parte de Fernández como del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador hay depositadas expectativas de que funcione como el inicio de la reconstrucción de aquella integración regional de carácter progresista que años atrás encaminaron Néstor Kirchner y Lula, desbaratada partir de la llegada de gobiernos de derecha como los de Mauricio Macri y Jair Bolsonaro. En la comitiva argentina también quieren escuchar las propuestas económicas que AMLO le comentó a Fernández que deseaba plantearle, con el objetivo de incrementar el escaso comercio bilateral.

Fernández ya conocía a Maximiliano Reyes porque lo fue a visitar a sus oficinas de San Telmo la semana pasada, donde terminaron de confirmar el viaje. Alberto Fernández quería encontrarse con López Obrador desde la campaña. Quien funciona de nexo entre ambos es el ex senador chileno Marco Enriquez-Ominami -también anda por aquí-, que colabora con el presidente electo con sus contactos en la política internacional y busca alentar las muchas coincidencias que dice ver entre las posiciones de AMLO y de Fernández.

Fernández salió de Ezeiza el viernes en un vuelo de Aeroméxico y arribó a primera hora del sábado en el aeropuerto Benito Juárez del DF. Por primera vez viajó con él su pareja Fabiola Yáñez, además de Felipe Solá, Miguel Cuberos, la economista Cecilia Todesca y el vocero Juan Pablo Biondi. Otro que los fue a recibir fue el embajador argentino en México, Ezequiel Sabor, de conocida adhesión al macrismo.

Después de Trump
El viaje se produjo pocas horas después de haber recibido la llamada de felicitación de Donald Trump, con quien Fernández se comprometió a mantener una relación «madura y cordial». Nadie en la comitiva se animaba a analizar si el llamado del presidente estadounidense justo un día antes de la partida había sido adrede o casual, pero se preocupaban en descartar cualquier posibilidad de conflicto futuro. «Nuestra idea es armar un grupo de ideas progresistas, pero no hay un ánimo de hacer política contra Estados Unidos. Si la preocupación del Departamento de Estado es lo que podemos hacer López Obrador o nosotros, que se queden tranquilos», respondía ayer uno de los integrantes de la comitiva en el hotel Camino Real, decorado con arreglos florales y esculturas alusivas al Día de Muertos, que se celebró justo ayer.

La cita con López Obrador será mañana en el Palacio Nacional a las 11. Luego compartirán un almuerzo. No hay nada pautado de antemano en la agenda. Cerca de Alberto Fernández comentaban que cuando López Obrador lo llamó para felicitarlo por el triunfo electoral y cerraron la reunión, no se mencionó a Venezuela como uno de los temas a tratar. Ambos tienen una posición muy parecida en cuanto al respeto al principio de no injerencia en los asuntos internos en los países, por lo que sostienen la no intervención y la continuidad del diálogo como solución. En definitiva, no coinciden con las posiciones del Grupo de Lima, que ambos países integran pero a instancias de otros presidentes.

El Grupo de Puebla
En cambio, AMLO y Fernández vienen trabajando en la continuidad del Grupo de Puebla, que integran una treintena de líderes progresistas y que se reunió por primera vez en julio pasado y ahora tendrá su segundo capítulo en Buenos Aires el próximo fin de semana. Alberto Fernández considera importante que el gobierno de una potencia regional, como es México, vuelva a dirigir su mirada hacia América Latina. Especialmente en momentos en que el otro país de peso, Brasil, de la mano de Bolsonaro se dedica a torpedear cualquier iniciativa de integración.

Pero también habrá temas económicos en la charla, de ahí la presencia de Todesca y de Matías Kulfas, quien llegará el mismo lunes. Ellos mantendrán reuniones aparte con el canciller de México y con el viceministro de Industria. Buscarán revisar los vínculos comerciales, tal vez revivir algún rubro que en algún momento funcionó bien como fue el de la industria automotriz.

Mañana también, por la tarde, Alberto Fernández se reunirá con el empresario Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo. Durante el kirchnerismo, Slim supo construir una buen relación con Cristina Kirchner y con Fernández, que ahora buscarán revitalizar. Más tarde, recibirá a diez empresarios top mexicanos con inversiones en el país, que buscarán escuchar de su boca cuáles serán sus primeros pasos. En la comitiva había buen ánimo respecto a las negociaciones con el FMI después del diálogo con Trump, que le dijo que había instruido a sus representantes en el organismo para que continuaran respaldando al país.

El fin de semana Alberto Fernández se lo tomará de descanso, para recuperarse un poco del trajín de la campaña. Anoche, invitado por la ministra de Cultura de México, fue a visitar la famosa Casa Azul de la artista Frida Kahlo, en el centro de Coyoacán. También lo llevarían para que viera algunas de las carrozas con calaveras que desfilaron por el Paseo de la Reforma por la celebración del Día de Muertos.

El presidente electo Alberto Fernández viajará a la medianoche a México, donde tiene previsto un encuentro con el jefe de Estado de ese país, Andrés Manuel López Obrador, y a su regreso mantendrá un encuentro con el Grupo de Puebla, con el fin de planificar la integración regional.

Se trata del primer viaje internacional de Fernández luego de convertirse en presidente electo, tras haber triunfado en las elecciones generales del domingo pasado.

El ex jefe de Gabinete busca rearmar la integración regional, según indicó durante la campaña, y anhela apuntalar un armado progresista similar a la Unasur, por lo que volverá a encontrarse con el Grupo de Puebla, en un segundo encuentro luego de su regreso de México, indicaron fuentes cercanas a Fernández.

En la agenda prevista en México figura también una cena con cinco grupos de empresarios, entre ellos el que responde a Carlos Slim; un encuentro con el jefe de Oficina de la Presidencia, Alfonso Romero; y además dará una charla en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Fernández viajará acompañado de diputado Felipe Solá y con Santiago Cafiero, aterrizará alrededor de las 6.30 del sábado, y será recibido por el embajador de la Argentina en México, Ezequiel Sabor.

El encuentro entre López Obrador y Fernández podría producirse el lunes próximo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, respaldó la decisión de liberar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán, tras las balaceras registradas ayer en Culiacán, estado de Sinaloa.

«Le dieron seguimiento al problema y tomaron decisiones que yo respaldo, que yo avalo, porque se tornó muy difícil la situación y estaban en riesgo muchos ciudadanos, muchas personas, muchos seres humanos. Y se decidió proteger la vida de las personas y yo estuve de acuerdo con eso, porque no se trata de masacres», dijo López Obrador en su conferencia matutina realizada en la ciudad de Oaxaca.

«No puede valer más la captura de un delincuente que la vida de las personas», añadió.

El jueves, fuerzas federales capturaron a Ovidio Guzmán de manera accidental, tras un patrullaje de rutina, de acuerdo con la versión oficial. Tras la detención, sicarios del Cártel de Sinaloa llegaron a la ciudad de Culiacán en camionetas blindadas para sembrar el pánico con tiroteos y bloqueos, lo cual ocasionó enfrentamientos con fuerzas federales. Tras los incidentes, el gabinete de seguridad decidió dejar en libertad a Guzmán, para «tratar de evitar más violencia».

Hasta el momento se desconoce el paradero del hijo del ‘Chapo’.

¿Doblegarse ante los cárteles?
Ante los cuestionamientos de la prensa, sobre la manera en que el Estado mexicano demostró debilidad al ser doblegado frente a los cárteles de la droga, López Obrador señaló que «eso es más que nada una conjetura de los expertos», sobre todo de los «adversarios». Y luego remató: «No vamos a cambiar nuestra política».

Cuando algunos periodistas preguntaron a López Obrador si los hechos ocurridos en Culiacán no mandan un mensaje de impunidad para los grupos criminales, el mandatario respondió que «no hay impunidad porque no hay contubernio entre delincuencia y autoridades».

Durante los hechos violentos registrados en la capital del estado de Sinaloa, algunos videos mostraron la liberación de presos de la cárcel de Aguaruto, así como la manera en que militares saludaban tranquilamente a sicarios en el ejido Costa Rica en medio de la crisis.

Una orden de aprehensión
El presidente López Obrador confirmó que Ovidio Guzmán contaba con una «orden de aprehensión provisional con fines de extradición emitida por un juez federal».

Sin embargo, cuando un periodista le preguntó al mandatario si la orden de extradición del capo a EE.UU. había sido solicitada por el presidente Donald Trump, el mandatario mexicano simplemente respondió: «Le respeto a usted».

Además, el mandatario defendió que su estrategia de seguridad está funcionando bien. «Se me hace una exageración decir que ha fracasado nuestra estrategia. Eso es lo que quisieran los conservadores», dijo.

También informó que la decisión de dejar en libertad al narcotraficante fue tomada por «el gabinete de seguridad de manera colegiada», lo cual incluye al secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, el secretario de Seguridad y Portección Ciudadana, Alfonso Durazo, y el secretario de Marina, Rafael Ojeda.