Tag

América

Browsing

Desde la Organización Panamericana de la Salud revelaron datos alarmantes en esta franja de la población, ya que advirtieron que las embarazadas tienen riesgo de presentar formas más graves de Covid-19.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que desde que comenzó la pandemia de coronavirus en América se registraron 60.458 casos en mujeres embarazadas, con 458 muertes, y advirtió que ese grupo corre un mayor riesgo de presentar formas más graves de Covid-19, según estudios recientes.

Hasta el 14 de septiembre, México registró el mayor número de muertes, con 140 entre 5.574 casos de mujeres embarazadas o con posparto, seguido de Brasil, con 135 muertes en 2.256 mujeres contagiadas de coronavirus.

Estados Unidos tuvo 44 muertes entre 20.798 mujeres, Colombia reportó 40 entre 2.726 contagiadas y Perú 35 entre 19.909 mujeres embarazadas y posparto. Panamá tuvo 8 entre 525 mujeres embarazadas y expone la tasa de mortalidad materna más alta con 10,1 entre los países que informan.

Se trata de un grupo que corre un mayor riesgo de presentar formas más graves de Covid-19, según estudios recientes.
Se trata de un grupo que corre un mayor riesgo de presentar formas más graves de Covid-19, según estudios recientes.

La OPS pidió a los países americanos que intensifiquen esfuerzos para garantizar el acceso a los servicios de atención prenatal a las embarazadas e indicó que «los resultados publicados recientemente y los estudios basados en datos de vigilancia de Covid-19 indicaron un mayor riesgo entre las mujeres embarazadas de presentar formas graves de coronavirus y, por lo tanto, de ser hospitalizadas e ingresadas en unidades de cuidados intensivos».

La reciente actualización epidemiológica de la OPS señala que se notificaron 2.619.938 casos confirmados adicionales de coronavirus, incluyendo 74.670 muertes, en la Región de las Américas, lo que representa un aumento del 21% de casos y un incremento del 17% en las muertes desde la anterior actualización epidemiológica, el 26 de agosto.

El mayor aumento de casos se observó en Centroamérica, con un incremento del 28% en los casos y del 22% en las muertes, seguido de América del Sur, con un aumento del 26% en los contagios y del 23% en los fallecimientos.

Las Islas del Caribe y del Océano Atlántico reportaron un aumento del 24% en los casos y del 34% en las muertes, mientras que América del Norte, que incluye a Estados Unidos, Canadá y México, mostró un incremento del 16% en los contagios y del 12% en los fallecimientos, según el informe.

Entre las poblaciones originarias, nueve países de América Latina, Estados Unidos y Canadá reportaron 120.593 casos confirmados de Covid-19, incluyendo 2.639 muertes desde el 26 de agosto.

Se observó un aumento relativo de casos y muertes en todos los países con datos disponibles, con Colombia representando el mayor incremento de contagios, y Ecuador representando el mayor aumento relativo de los fallecimientos en las poblaciones indígenas.

El informe también señaló que 16 países de las Américas notificaron síndrome inflamatorio multisistémico (MIS) en niños y adolescentes, con 1.503 casos de MIS temporalmente relacionados con el coronavirus-19, incluyendo 43 muertes.

La pandemia del Covid-19 provocó más de 921.097 muertos en el mundo de los cuales más del 55% corresponden a América, desde que la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en China diera cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre último.

Desde el comienzo de la enfermedad del Covid-19 más de 28.819.490 personas contrajeron la enfermedad, de las cuales al menos 19.133.300 se recuperaron, según las autoridades.

Ayer se registraron en el mundo 284.827 nuevos contagios y 4.806 decesos.

Los países que más muertos registraron ayer según los últimos balances oficiales son India con 1.114, Brasil con 814 y Estados Unidos con 523.

Pese a que la cantidad de muertes viene disminuyendo en EE.UU., el gigante norteamericano continúa siendo el país más afectado por la pandemia del Covid-19 con más de 193.700 decesos y casi 6,5 millones de contagios.

En cuanto a las cifras de fallecimientos, a Estados Unidos les siguen Brasil, con 131.210, India con 78.586, México con 70.604 y 663.973 casos, y Reino Unido con 41.623 decesos y 365.174 infectados.

Sin embargo, Brasil, que hasta hace unas semanas era el segundo país con más casos en el mundo, con 4.315.687 casos, fue desplazado por India, que se encuentra en medio de una curva creciente de los contagios y cuenta con 4.754.356 infectados.

Precisamente, Brasil retomará mañana las pruebas de la vacuna desarrollada por el laboratorio anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford.

«Después de evaluar los datos del evento adverso, su causalidad y el conjunto de datos de seguridad generados en el estudio, concluimos que la relación beneficio-riesgo se mantiene favorable y, por eso, el estudio podrá ser retomado», comunicó la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil.

Estados Unidos y Brasil registran el 73,5% de los más de 14,69 millones de contagiados en América, el continente más afectado por la pandemia.

América además acumula más del 55,5% de las muertes en todo el mundo, y solo Estados Unidos y Brasil suman el 63,5% de las muertes a nivel continental y el 14% a nivel mundial.

Sin embargo, es Perú el país que con la mayor tasa de mortalidad, con 93 decesos cada 100.000 habitantes, mientras que Bolivia cuenta con 63 cada 100.000 y Chile 62.

Por el contrario, Cuba es el país de América con menos muertes, tan solo 108 y, tras sumar 60 nuevos casos en las últimas 24 horas, contabiliza un total de 4.653 contagios.

Al continente americano le sigue Europa, con 221.146 muertes y 4.471.410 positivos, mientras que Asia cuenta con 114.518 decesos y 6.445.438 contagios, Medio Oriente 39.829 y 1.671.988, África 32.501 y 1.348.379, y Oceanía 870 y 30.563.

A pocos días de entrar en el otoño, el verano europeo, lejos de despedir al virus, fue el foco de una segunda ola, en parte gracias a los levantamientos de las restricciones de los países en pos de poner en movimiento las economías.

Casi la totalidad de los países europeos tomaron la decisión de la vuelta a las clases presenciales y confían en que el rebrote se mantenga contenido, teniendo en cuenta que las cifras de nuevos casos corresponden a un rango etario de la población más joven, motivo por el cual la curva de decesos no aumentó exponencialmente como a principios de año.

Por otro lado, Irán volvió a sumar 2.000 nuevos casos de Covid-19 y superó el umbral de los 400.000 infectados, pero el presidente, Hassan Rohani, descartó ayer un nuevo confinamiento argumentando que supondría una «capitulación» frente al virus.

Otro caso emblemático es el de Israel que, tras levantar sus restricciones prematuramente se vio obligado a dar sostenidos avances y retrocesos.

Hoy, con 153.217 casos totales y 1.103 fallecidos, el Ministerio de Salud israelí propuso un nuevo confinamiento a partir del 18 de septiembre, lo que le valió la renuncia de su Ministerio de Vivienda.

Finalmente China, sin tener en cuenta los territorios de Hong Kong y Macao, registró un total de 85.184 personas contagiadas, de las que 4.634 murieron y 80.399 sanaron totalmente.

Al tiempo que el mundo pasaba de 900.000 muertos por COVID-19, América superó este viernes el medio millón de fallecidos por la pandemia, una crisis sanitaria que todavía parece lejos de remitir en la mayoría del continente, aunque en algunos países se ven signos esperanzadores.

La región más afectada por el coronavirus llegó hoy a por lo menos 506.554 decesos por la enfermedad, el 55 % del total mundial, mientras que los casos llegan a 15,6 millones (55 % de los 28,3 millones globales), según las cifras más recientes de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

EE.UU. (6,4 millones) y Brasil (4,2 millones), siguen siendo dos de los tres países con más contagios de todo el mundo, solo con India (4,5 millones) de por medio, un listado en cuyo top 10 hay otras 4 naciones americanas: Perú (710.067) en el quinto, Colombia (694.664) en el sexto, México (652.364) en el séptimo y Argentina (524.198) en el décimo.

Una coyuntura que parece lejos de mejorar en buena parte del continente, como en Río de Janeiro, la segunda región de Brasil con más muertes por COVID-19, cuyos habitantes parecían recuperar paulatinamente la normalidad pero que sufrieron este viernes un nuevo revés con la prohibición de tomar bebidas alcohólicas en la calle en las noches.

Las aglomeraciones de gente tomando cerveza, capirinhas y otros cocteles frente a los bares de la «cidade maravilhosa” llevaron a las autoridades a prohibir el consumo de bebidas alcohólicas en la calle después de las 21.00 hora local.

La medida, adoptada por el gobernador interino de Río de Janeiro, Claudio Castro, y publicada hoy en el Diario Oficial, tuvo el apoyo del alcalde de la capital homónima, Marcelo Crivella, quien ya había anunciado el regreso de restricciones en bares, restaurantes y playas.

Por ejemplo, durante los sábados, domingos y festivos no se podrán aparcar vehículos particulares en cercanías de playas como las de Ipanema y Copacabana y habrá más fiscalización para evitar las aglomeraciones y fomentar el uso de mascarillas.

«ESTO VA A EMPEORAR ANTES DE MEJORAR»

Por su parte, Paraguay, aunque aparece en un lejano puesto 18 dentro de los países americanos más afectados (25.631 casos y 485 muertes), en las últimas semanas ha visto un incremento en las cifras, una tendencia que seguirá, según el ministro de Salud, Julio Mazzoleni.

«Esto va a empeorar antes de mejorar. La curva va a seguir aumentando, pero está en las manos de todos nosotros poder hacer que tenga una pendiente más baja, que no sea tan alto el momento más álgido de la epidemia», dijo Mazzoleni.

La pandemia evoluciona de forma diferente en los distintos departamentos del país y mientras que en el departamento de Alto Paraná (frontera con Brasil y epicentro del virus) se observa una leve mejora, en otros departamentos, como Caaguazú y Concepción, se aprecia un incremento de casos.

En Chile, aunque el porcentaje de casos confirmados entre los test realizados bajó al 3 % en las últimas 24 horas en todo el país y al 4 % durante toda la semana en la capital, la crisis sanitaria muestra un empeoramiento en el sur.

«Para la Región Metropolitana -la más poblada del país y en la que se ubica la capital- tenemos hoy de forma inédita una tasa de positividad de un 4 %, esto no lo habíamos obtenido antes», anunció en rueda de prensa el ministro de Salud, Enrique Paris, que sin embargo mostró «preocupación» por algunas regiones del sur, especialmente la de Magallanes.

A esto se suma un informe académico que señala que a nivel nacional el número de casos nuevos aumentó de 10,74 a 12,28 en promedio por cada 100.000 habitantes entre la semana pasada y la anterior, «niveles mayores y similares a los de los primeros días de mayo durante la fase creciente de la primera ola de la pandemia”.

Por su parte, la presidenta interina de Bolivia, Janine Áñez, afirmó que el riesgo de un rebrote obliga a mantener las medidas de bioseguridad, aunque el país ya pasó «el momento de desesperación» ante la pandemia.

«Podemos entrar en un rebrote, Dios no lo permita, pero es una posibilidad que hay que tenerla en cuenta», recalcó la mandataria, cuyo país reporta 7.193 fallecidos y 124.205 contagios.

SIN ESTADO DE EXCEPCIÓN TRAS SEIS MESES

Por el contrario, Ecuador parece haber superado las horas más difíciles que han dejado hasta ahora 113.206 casos y 10.749 muertos y este domingo concluye el estado de excepción que mantuvo por seis meses, por lo que las autoridades piden a la población corresponsabilidad.

La conclusión del estado de excepción pone fin al toque de queda y la restricción de libertad de asociación, lo que, sin embargo, no significa un regreso a la actividad normal, que deberá ser paulatina, algo recalcado bajo la campaña “Yo me cuido”, mientras en Quito se incrementa al 50 % el aforo en restaurantes, supermercados y bancos y en Guayaquil hoteles, teatros e iglesia podrán funcionar al 30 % de su capacidad, entre otros.

A esto se suma que al menos 20.000 voluntarios participarán en pruebas de tres vacunas, todavía por conocer de cuáles se trata, a partir de noviembre, en un proyecto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que intervienen el Ministerio de Salud y la Universidad San Francisco de Quito (USFQ).

Los habitantes de la Ciudad de México también participarán en un ensayo clínico en colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición y el Instituto Pasteur, con sede en Corea, en su caso de dos medicamentos que podrían ser efectivos contra el coronavirus, informó esta jornada la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum.

En Florida, el tercer estado más afectado de EE.UU. con al menos 658.381 casos y 12.658 muertes, la ralentización de los contagios permitió el anuncio hoy de que bares y centros nocturnos pueden funcionar al 50 % de capacidad, menos los de Miami-Dade y Broward que no abrirán, aunque estos condados pasan a la segunda fase de reapertura.

«Hoy tenemos un 4,7 % de positividad cuando en julio teníamos un 8 %», dijo con optimismo el gobernador Ron deSantis sobre la tasa diaria de la Florida.

Una mejoría que además permitió que el jueves se anunciara el regreso en octubre “con la máxima seguridad” del International Boat Show de Fort Lauderdale, en el sureste de este estado.

Pruebas de vacunas generan recelo en una América que roza las 490.000 muertes. El anuncio realizado por Astrazeneca de parar las pruebas de la vacuna contra la COVID-19, al detectarse una enfermedad en uno de sus voluntarios, generó recelo a nivel mundial, y especialmente en América, que ya supera las 489.000 muertes mientras el mundo ya suma más de 27,6 millones de casos.

Los ensayos clínicos realizados por la farmacéutica ya mostraban avances luego de iniciar la fase 3, a finales de agosto, pero el revés sufrido este martes del que se hizo eco a través de un comunicado en el que explicaba que uno los participantes sufre «una enfermedad potencialmente inexplicable» prendió las alarmas de la sospecha.

La cifra global de casos de coronavirus superó hoy los 26 millones tras sumar 1 millón en apenas cuatro días, en una señal de la aceleración de la pandemia, mientras que Asia y Europa enfrentan su segunda ola de contagios y en América, el continente más afectado, Brasil superó hoy los 4 millones de casos.

Desde el inicio de la pandemia que se originó en diciembre pasado en la ciudad china Wuhan se contabilizaron cerca de 865.000 decesos, según el recuento permanente de la Universidad Johns Hopkins, y de ellos, unos 6.000 se reportaron en la víspera.

En líneas generales, América acumula 13,6 millones de enfermos de la Covid-19 y la región de Asia del sur y suroriental alcanza los 4,4 millones, tras reportar unos 91.000 casos nuevos y posicionarse como la zona con mayor cantidad de contagios diarios, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La gran mayoría de infecciones corresponde a India, que volvió a batir el récord mundial de nuevos casos con unos 84.000, una nueva marca para un país que en las últimas semanas contabilizó las cifras más altas en todo el mundo y que ya roza ya los cuatro millones de infectados.

Así lo señaló el Ministerio de Salud, que además cifra el número de fallecidos de la última jornada en 1.043, y suma 67.376 desde el inicio de la enfermedad.

A este ritmo, India podría superar en los próximos días a Brasil, el segundo país más afectado, que hoy llegó a 4.041.638 casos y 123.780 defunciones.

Sin embargo y pese a que la curva de contagios no da tregua, India sigue con su plan de desconfinamiento, y el pasado fin de semana el Ejecutivo urgió a los gobiernos locales a levantar las prohibiciones y a permitir el reinicio de casi todas las actividades, excepto la educativa y los vuelos internacionales.

En Bolivia el virus tampoco da tregua. Ayer marcó un record de 102 muertos en un sólo día, y hoy los casos totales llegaron a 117.928, los muertos a 5.203 y los recuperados a 64.074 según datos de la OMS.

América registra el mayor número de trabajadores de la salud infectados de covid-19 en el mundo, a pesar de que estos profesionales representan «una pequeña fracción» de la población, dijo el miércoles la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

«Nuestros datos muestran que casi 570.000 trabajadores de la salud en toda nuestra región han enfermado y más de 2.500 han sucumbido al virus. Según estos datos, hasta la fecha tenemos el mayor número de trabajadores de la salud infectados en el mundo», señaló Carissa Etienne, durante una videoconferencia de prensa.

Etienne indicó que a pesar de «tendencias esperanzadoras» en la región, «el costo humano de esta pandemia sigue siendo inaceptablemente alto, con casi 4.000 muertes al día en nuestra región» y «ningún otro grupo lo ha sentido más agudamente» que quienes conforman la fuerza laboral de atención sanitaria.

Etienne destacó que las mujeres, mayoría entre el personal de salud de la región de las Américas, son también las más afectadas, representando casi las tres cuartas partes de los trabajadores de salud diagnosticados con covid-19.

En Estados Unidos y México, dos de los países más afectados por la pandemia, los trabajadores de la salud contagiados equivalen a uno de cada siete casos.

«De hecho, Estados Unidos y México representan casi el 85% de todas las muertes por covid entre los trabajadores de la salud en nuestra región», dijo Etienne.

El miércoles a las 11:00 a. m. GMT y desde el comienzo de la epidemia en diciembre, América Latina y el Caribe sumaban 280.367 fallecidos (7.437.660 contagios) y Estados Unidos y Canadá, 193.854 (6.205.463), según un conteo de AFP en base a fuentes oficiales.

Etienne notó que tras «meses de propagación implacable, los casos se están estabilizando en Estados Unidos y Brasil», los países más afectados en la región.

Pero advirtió que ambos continúan reportando la mayoría de los casos nuevos de covid-19 a nivel mundial, «una clara señal de que la transmisión aún está activa».

La pandemia de nuevo coronavirus ha provocado al menos 857.824 muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta de la aparición de la enfermedad en diciembre. Desde el comienzo de la epidemia más de 25.807.000 personas contrajeron la enfermedad. De ellas al menos 16.842.600 se recuperaron.

Los países de América siguen tratando de encontrar una vía hacia la normalización de la vida económica y social, con diferentes planes que permitan resarcir sus muy golpeadas economías, en medio del embate de un coronavirus que ya ha infectado a 12.423.028 personas y matado a 442.150 en el continente.

Ya cada vez son más las voces que claman por volver a una vida, si no parecida a la de la pre-pandemia, por lo menos con el motor económico más en marcha, en medio de una «nueva normalidad» en la que cada uno cuide de sí mismo, con las guías emitidas por los Gobiernos y sugeridas por los entes sanitarios nacionales e internacionales, mientras sigue la batalla por la vacuna.

América se resiste a que le quiten rituales fúnebres mientras la Covid-19 aumenta.Los pobladores de América, continente en donde hay 11,56 millones de casos confirmados y 417.695 muertos a causa del coronavirus, se resisten hoy a perder por culpa de la pandemia algo tan arraigado a sus costumbres como los rituales fúnebres.

A pesar de que según la Organización Mundial de la Salud la situación de los países en esta región, la más golpeada por la COVID-19, es «muy diversa» y la enfermedad «no cede» de forma significativa, los entierros se siguen realizando a lo largo y ancho de este territorio, aunque en algunos casos con la presencia de menos acompañantes.

Un ejemplo de ello es lo que ocurre en México, nación con una estrecha relación y profundo respeto hacia la muerte.

Por ello, en el cementerio San Pedro de Tláhuac, ubicado en Ciudad de México y que permanece cerrado al público por la crisis sanitaria, se hacen sepelios, en varios de los cuales se ha desafiado a la pandemia al reunir hasta a 200 personas.

A estos espacios de México, país con 522.162 casos, según el último reporte de la estadounidense Universidad Johns Hopkins, los dolientes llevan tequila, ofrendas florales y música para darle el último adiós a sus seres queridos, 56.543 de los cuales han sido víctimas fatales del coronavirus.

BOLIVIA A FAVOR Y EN CONTRA DE CEMENTERIO COVID

En la ciudad boliviana de La Paz, la Alcaldía anunció la habilitación de un área de 5.000 metros cuadrados en el llamado bosquecillo de Pura Pura para enterrar a unos 1.300 fallecidos por la COVID-19.

El hecho generó voces a favor y en contra, ya que mientras los vecinos de la zona se oponen por considerar que el lugar es un relleno de tierra que en tiempo de lluvias puede dejar al descubierto los cadáveres, las autoridades justifican la acción pues el Cementerio General de La Paz ha reportado un incremento en la recepción de fallecidos.

De hecho, solo en julio pasado el camposanto recibió 2.000 cadáveres frente a los 400 que habitualmente llegan cada mes, según datos del municipio.

El departamento de La Paz, además de la ciudad del mismo nombre, es la segunda región más afectada por casos de la pandemia en Bolivia, con 25.776 contagios de los 100.344 del conjunto del país, detrás de los 38.416 que acumula Santa Cruz.

A la fecha, Bolivia registra 4.048 muertes por el coronavirus desde la aparición de los primeros casos en marzo pasado.

ADIÓS CON RITUAL INDÍGENA EN EL CORAZÓN DE LA AMAZONÍA

El llamado «obispo de los pobres», el español Pere Casaldàliga, fue «sembrado» en Brasil el pasado 12 de agosto a los pies de un árbol en un cementerio indígena, entre cánticos y palmas de esperanza de aquellos que defendió hasta la muerte.

Este religioso, considerado uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación y figura clave en Latinoamérica en el ámbito de los derechos humanos, descansa ahora, tras morir a causa de una infección pulmonar, bajo un árbol de Pequi, símbolo de la cultura regional.

El entierro se llevó a cabo en la ribera del río Araguaia, en el remoto municipio de Sao Félix do Araguaia, estado de Mato Grosso, en el corazón de la Amazonía, en donde Casaldàliga vivió más de 50 años.

La tumba fue cavada en un cementerio de los Iny, etnia también conocida como los Karajá, y a los homenajes póstumos asistieron decenas de religiosos, vecinos e indígenas, todos ellos portando mascarillas debido al virus del que se han contagiado 3.340.197 brasileños.

AMÉRICA QUIERE MÁS VIDA QUE MUERTE

Sin abandonar los rituales pero con el objetivo de que en América Latina la vida le gane la batalla a la muerte por el virus, en Brasil, el segundo país más castigado en el mundo por la pandemia, después de Estados Unidos, ya se están probando en humanos vacunas experimentales.

A la fecha se prueban las procedentes del Reino Unido y China, otra fruto de una alianza entre compañías de Alemania y Estados Unidos, y se espera que pronto lo haga la rusa, a pesar de las dudas que ha despertado esta última en la OMS.

También, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló este lunes que su Gobierno evalúa la vacuna que desarrolló Rusia contra el coronavirus y, en caso de que se demuestre su eficacia, él sería el primero en aplicársela.

El mandatario se mostró abierto a hablar con los Gobiernos de China, Rusia y Estados Unidos para garantizar que México tenga acceso a todas las vacunas, y recordó que el país participa en protocolos de investigación de cuatro más, además de la de AstraZeneca y Oxford, en la que colaborará junto con Argentina para su producción en América Latina.

Por su parte, el Gobierno de Ecuador, nación en donde hay 101.751 personas infectadas, anunció este domingo que ha emprendido negociaciones con varias compañías farmacéuticas extranjeras para fabricar vacunas.

Para ello, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, indicó que su despacho realiza varias negociaciones a escala diplomática y de manera directa con empresas extranjeras como Pfizer, AstraZeneca y Oxford.

Mientras tanto, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, en inglés) de Estados Unidos, nación que acumula 5.422.622 casos, la cifra más alta en el planeta, anunció este sábado que ha autorizado por la vía urgente un test de COVID-19 basado en muestras de saliva y que se ha probado durante más de un mes en jugadores de baloncesto de la NBA.

La prueba, desarrollada por investigadores de la universidad de Yale, ha atraído la atención de muchos expertos en salud pública porque, al contrario que otros tests, no requiere un instrumento específico para registrar la muestra sino que la saliva puede almacenarse en cualquier contenedor estéril y enviarse para su examen.

El test es el quinto autorizado por la FDA que utiliza muestras de saliva para detectar la COVID-19, pero algunos analistas lo consideran especialmente prometedor en parte porque no requiere un paso extra para separar el ácido nucleico, lo que evita el problema de escasez de los kits empleados para esa operación.

El mundo superó los 20 millones de casos de coronavirus este lunes, más de la mitad detectados en América. La cifra se desprende del último balance realizado por la Universidad John Hopkins.

Al menos 20.002.577 personas se contagiaron de COVID-19, de las cuales 733.842 fallecieron, según las cifras oficiales. Más de cuatro casos de cada diez se sitúan en Estados Unidos y en Brasil, los dos países más castigados del mundo por la pandemia, con 5.075.678 casos (163.282 decesos) y 3.057.470 infecciones (101.752 muertos) respectivamente.

Pasaron 94 días desde el anuncio del primer caso oficial en China y la contabilización de un millón de infecciones en el mundo, y luego 86 días más hasta que se superó la barrera de los 10 millones de casos declarados, el 28 de junio. El número de infecciones conocidas se ha duplicado desde entonces, en apenas un mes y medio.

América Latina y el Caribe, la región del mundo más afectada en número de casos (5.601.470) y de decesos (221.281), continúa registrando un avance rápido de la pandemia, con 576.583 nuevas infecciones declaradas en los siete últimos días. Le siguen Asia (495.663), Canadá y Estados Unidos (379.017), Europa (153.879), África (89.644), Oriente Medio (74.588) y Oceanía (3.372).

En total, por detrás de América Latina, en Canadá y Estados Unidos se declararon 5.195.417 casos, incluyendo 172.300 decesos, por delante de Asia (3.493.026, 72.486), Europa (3.374.166, 213.484) y Oriente Medio (1.257.417, 30.363).

África cuenta con 1.057.730 contagios y 23.582 muertes confirmadas, mientras que Oceanía es el continente menos afectado, con 23.351 casos positivos y 346 muertes.

India es el país del mundo con más nuevos casos en la última semana (402.287), por delante de Estados Unidos (376.471), que el domingo superó el umbral de los 5 millones de contagios oficialmente contabilizados; Brasil (301.745); Colombia (69.830) y Perú (49.174).

Con todo, la cifra del número de infecciones solo refleja una parte del número real de casos, debido a que muchos países solo recurren a los tests de diagnóstico para rastrear focos o no cuentan con recursos suficientes para efectuar grandes campañas de detección de casos.

Fuente: AFP

La infectóloga Florencia Cahn dijo este jueves que de los «más de 18 millones de casos” de coronavirus en el mundo, el 50% se “encuentran en el continente americano» y destacó que Argentina representa aproximadamente el 2% del total de esos contagios, contra un 48% de Estados Unidos y un 28% de Brasil.

En cuanto al cuadro de situación que vive hoy el país, Cahn afirmó que «estamos en una meseta, pero de un número alto de casos» y precisó que «los números de los últimos días fueron bastante altos, pero viene en promedio manteniéndose cerca de 5.400, 5.500 casos por día, si uno evalúa lo que son los números de la última semana».

«Hay más de mil pacientes internados en terapia intensiva y una ocupación de camas en terapia intensiva que en el Área Metropolitana de Buenos Aires está cerca del 65 por ciento, esto siempre hablando de un promedio», manifestó.

Y alertó: «Una cosa que estamos viendo en el último tiempo es que están aumentando los casos en provincias, que tenían una situación mucho más controlada y que ahora están empezando a tener circulación comunitaria».

«La realidad es que acá tenemos que tener muy en cuenta que lo que hacemos no nos afecta sólo a nosotros, no nos perjudica, no nos beneficia sólo a nosotros, sino también a los que nos rodean», apuntó.

Sostuvo que «la realidad es que no podemos tener esa actitud de decir ‘bueno a mí no me importa porque soy joven y de última si me agarro Covid, voy a tener una enfermedad leve'».

“Tenemos que tomar conciencia, tenemos que saber que estamos todos cansados de esta situación, esto no es agradable para nadie, ni le conviene a nadie, pero mientras sigue la investigación por encontrar una vacuna o por encontrar un tratamiento, esta es la única alternativa que tenemos”, señaló.

Con respecto al calendario de vacunación, la infectóloga informó que «sigue vigente, y justamente desde la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología lanzamos una campaña en el día de ayer, que se llama ‘Vacunate siempre'»

«La vacunación es esencial, hay un permiso que se puede sacar para circular cuando queremos llevar a nuestros hijos a vacunar o cuando nos queremos vacunar nosotros mismos. Y la realidad es que no hay que dejar de vacunarse, ni abandonar las vacunas de calendario», recomendó.

Cahn indicó que «la cuarentena es consecuencia de la pandemia y esto es un fenómeno que ocurre a nivel mundial».

«Ante la realidad, me parece que lo que hay que hacer es tratar de minimizar el impacto de la pandemia, y también que el número de fallecidos en nuestro país sea el más bajo posible», completó.