Tag

Ambiente

Browsing

Vecinos de Comodoro Rivadavia que circulaban practicando mountain bike observaron un gigantesco basural a cielo abierto de desechos de pescado, principalmente de langostinos y merluza. Nos escribieron preguntándose porque Daniel Micheloud que es Comodorense y Subsectetario de Regulación y Control Ambiental no hace nada.

Los vecinos solicitaron que Cholila Online investigue quién es el responsable de este basural a cielo abierto que oficia como criadero de gaviotas que son vectores de enfermedades. Además los líquidos de los desechos de pescado que contaminan las napas subterráneas.

Por estos días en el valle se desató la polémica por las investigaciones periodísticas de Cholila Online sobre el basural a cielo abierto de desechos de langostinos que posee la empresa GP Inversiones a la vera de la ruta n° 4 a las afueras de Puerto Madryn. Ahora los vecinos muestran el basural de desechos de pescado de Comodoro Rivadavia.

La polémica se desata porque las gaviotas cocineras volvieron a atacar a las ballenas ‘¿Y de donde salen estas gaviotas? El basural de GP Inversiones se ha convertido en un criadero de gaviotas que atacan a las ballenas en el patrimonio de la humanidad de Península Valdés y Puerto Madryn.

Notas relacionadas: Más de un millón de gaviotas de un basural atacan a las ballenas en Península Valdés

La encarnizada lucha de las ballenas para que las gaviotas no se las coman vivas

Un récord peligroso: Península Valdés tiene la mayor cantidad de ataques de gaviotas a ballenas

Esto generó mucha sensibilidad en los Chubutenses y la corrupción comienza a salir a la luz con la falta de controles del Ministerio de Ambiente de la provincia sobre estas actividades ilícitas que terminan perjudicando al medio ambiente y al turismo que observa más gaviotas que ballenas.

Estamos investigando sobre el funcionamiento, habilitaciones, funcionarios responsables de las cavas de Comodoro Rivadavia, próximamente brindaremos la información con nombres y apellidos de los responsables.

 

Notas Relacionadas:

CURROS Otro ministro de Mariano Arcioni denunciado por corrupción

Arcante solicitó audiencia pública para terminar con la mentira del Grupo Jornada

Grupo Jornada y Agulleiro en contra de las empresas locales para beneficiar a GP Inversiones

Subsecretaria de gestión ambiental provincial desmintió a Diario Jornada

Rawson firmó convenio con una empresa para tratar los residuos de la poda

Trabajan en soluciones definitivas para los efluentes líquidos de pescados en Rawson

Por los “Curros” en el Ministerio de Ambiente están fundiendo a una empresa

Los “Curros” de Agulleiro obligan a las plantas pesqueras a paralizar sus actividades

El Ministerio de Ambiente inspeccionó en Madryn el basural a cielo abierto de desechos de langostino

El INTA, la Universidad Nacional de La Plata, el Senasa y agricultores familiares del Cinturón Hortícola del Gran Buenos Aires presentaron un bolsón para el transporte y comercialización de verduras frescas. Un proceso de más de dos años en el que participaron todos los actores de la cadena.

“El bolsón que transporte la verdura debe ser sustentable y económico para que llegue al consumidor fresca, limpia y que preserve su calidad”, afirmó Luis Pérez, presidente de la Asociación de Productores Hortícolas de La 1610. Así, con esa premisa, investigadores del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar (Ipaf) Región Pampeana junto con estudiantes de la Universidad Nacional de La Plata, la Agencia de Extensión Rural La Plata del Inta, organizaciones de productores del cordón hortícola de La Plata y Florencio Varela y el Mercado Territorial de la Universidad Nacional de Quilmes iniciaron un proceso para pensar, diseñar y planificar qué tipo de envase es el mejor para los circuitos cortos de comercialización. El nuevo diseño es de código abierto y puede ser elaborarlo por cualquier persona u organización de manera gratuita.

El disparador del trabajo fue reemplazar las bolsas de polietileno, también llamadas “camiseta”, por un embalaje con materiales más sustentables y que ayuden a evitar el desperdicio de las hortalizas. “Las bolsas camiseta contaminan y, a largo plazo, son más onerosas para los consumidores”, señaló Sergio Justianovich, investigador del Ipaf Región Pampeana del Inta.

“En el cinturón hortícola platense se producen las hortalizas que consumen a diario unos 14 millones de personas de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense”, indicó Justianovich y agregó: “Para asegurar que los alimentos lleguen en las mejores condiciones hasta el consumidor, junto con los productores hortícolas trabajamos en el diseño de los envases”.

El nuevo envase fue diseñado para ser utilizado en la distribución de hortalizas frescas bajo la modalidad conocida como “bolsones”, que se enmarca en los circuitos cortos de comercialización, tales como las ferias directas del productor al consumidor y la distribución puerta a puerta o mediante grupos de consumidores organizados.

Para realizar esta prueba, la Cooperativa La Primera, integrante de la Red de Cooperativas Textiles de Buenos Aires dedicadas a confección de bolsos, marroquinería y textiles pesados avanza con la fabricación de 120 bolsones para 60 consumidores.

“Este nuevo envase no posee derechos de propiedad, ya que es de código abierto y se rige con un sistema de información pública en el cual, si una persona u organización quiere elaborarlo, puede hacerlo en manera gratuita”, destacó Laura Chierchie, becaria de la Comisión de Investigaciones Científicas de la provincia de Buenos Aires.

Ecológicos y sustentables

El prototipo de envase seleccionado fue presentado el 11 de mayo en la asamblea que la “La 1610”, de Florencio Varela, realizó junto con el Mercado Territorial y los nodos de consumidores.

El bolsón elegido, producto de pruebas y contrapruebas evaluadas con todos los actores del circuito desde hace más de dos años, es retornable y será utilizado en una primera instancia en el nodo de consumo Las chavas, en el Patio de la Rosas de Lomas de Zamora, pertenecientes al Mercado Territorial.

Laura Orsi, una de las referentes de Las chavas, destacó que “el hecho de que los técnicos del INTA hayan traído este prototipo de bolsón, luego de aquellos encuentros iniciales, hace que todos quedaran fascinados. Además, están dispuestos a participar, a llevárselos, a probarlos, a limpiarlos y a traerlos de vuelta”. Y agregó: “Yo confío en que lo van a hacer, y es buenísimo que hayan llegado a diseñar este bolsón que vemos hoy. Estamos muy contentos”.

Para los mercados de proximidad, es fundamental contar con un envase que, tanto en el llenado, el transporte, la conservación y la utilización de las verduras que salen de la quinta y llegan a la mesa de la familia, sea sustentable en lo sanitario, lo ambiental y lo económico.

En este sentido, Pérez contó su impresión sobre el prototipo de bolsón que empezará a funcionar: “Yo creo que va a andar bien, hay que darle una oportunidad a la gente; la gente empezó a exigir cosas y me parece perfecto que digan los consumidores ‘quiero higiene’”.

“Esto es un círculo –continuó Pérez– que lo formamos nosotros con mucho trabajo y no lo pensamos abandonar”.

En el mismo sentido, José Villa, del grupo “El Progreso” de la organización de productores Guadalquivir, manifestó: “Esto es para bien, todos los compañeros están de acuerdo y creemos que va a funcionar”.

A partir de la necesidad de contar con bolsas que sirvan para transportar las hortalizas fraccionadas, se realizó un breve relevamiento donde se identificaron quince casos de distribución de bolsones de verduras frescas en distintas zonas del país, con las cuales se compartió la experiencia y el envase diseñado para que puedan adaptarlo y replicarlo en los diversos territorios.

Nuevos envases para comprar alimentos

Los circuitos cortos de comercialización son formas novedosas de distribución de alimentos, basados en el acercamiento entre la producción y el consumo. Ferias de la agricultura familiar, comercializadoras solidarias, mercados públicos, mercados cooperativos mayoristas, compra directa del estado, son algunas de las experiencias que llevan a la práctica la relocalización de la producción y consumo de alimentos.

La venta de bolsones de verduras y hortalizas de estación es uno de los circuitos cortos que más se expandió en los últimos años. Esta modalidad ya es habitual en algunos sectores, especialmente de las grandes ciudades, que buscan alternativas económicas y saludables al tradicional circuito de ventas en supermercados o verdulerías.

“El proyecto surge de un trabajo colectivo de distintas organizaciones del cordón hortícola platense, de grupos de consumidores, del Senasa, del sistema de extensión del Inta, la Universidad de La Plata y Quilmes, a partir del armado de esquemas de comercialización en circuitos cortos de hortalizas frescas, donde aparece la necesidad de disponer de envases y embalajes funcionales y que se adecuen a esa dinámica de producción y de consumo”, señaló Justianovich.

Por su parte, Teófilo Isla –referente de la Comisión de Agricultura Familiar del Senasa (Senaf) – aseguró que, en el caso de la comercialización con bolsón, nos parece importante que el desarrollo de tecnologías apropiadas contemple dos cuestiones: por un lado, la mirada de la inocuidad de los alimentos, es decir, que no se produzcan contaminaciones a causa de la tecnología; y, por otro, la formalización y la trazabilidad.

“Nosotros aspiramos a que los canales cortos de comercialización puedan trabajar en forma legal, segura y con garantías de que no van a generar problemas a la salud”, destacó Isla y agregó: “Impulsamos el Convenio de Cooperación técnica Inta-Senasa para la Agricultura Familiar, donde se impulsan y desarrollan tecnologías apropiadas para fortalecer el sector”.

En este sentido, Edurne Battista, diseñadora industrial del Ipaf, expresó que fue fundamental que en el proceso de investigación estuvieran involucrados todos los actores de la cadena. “Se hicieron talleres entre productores de alimentos, transportistas y consumidores con el equipo técnico, analizamos las bolsas camiseta para luego encuestar sobre los materiales y modelos de envases que ellos consideran como más adecuados”, manifestó.

A partir de estos datos, estudiantes de diseño de la UNLP confeccionaron 60 envases correspondientes a siete prototipos diferentes. Esos bolsones fueron evaluados por la organización de productores “la 1610”, el Mercado Territorial de la Universidad Nacional de Quilmes, los transportistas y los nodos de consumo.

Impacto ambiental: La huella de carbono de los dos envases retornables por consumidor, representan el CO2 –dióxido de carbono– equivalente a siete meses de uso de 48 Bolsas Pead –que utilizaría ese consumidor durante el mismo período–. Es decir que, a partir del séptimo mes de uso, y durante la vida útil de esos dos envases retornables, habrá un ahorro significativo de CO2.

Impacto económico: En 6,6 años se iguala el costo de dos envases retornables (rafia laminada) y el de las 48 bolsas Pead. Tomando como referencia la cotización actual para 120 Envases (270 pesos cada uno).

En tanto que en 3,7 años se iguala el costo de dos envases retornables y el de las 48 bolsas Pead. Tomando como referencia una “cotización estimada/ proyectada” para 6.000 Envases Retornables (150 pesos cada uno).

Impacto social: Producto de lo anterior, se puede asumir que mejora el desempeño social de quienes producen y quienes consumen ya que se incorpora a todos los eslabones de la cadena de producción de alimentos –productores, transportistas y consumidores–, sumado a los fabricantes de envases, pertenecientes a la Red de Cooperativas Textiles de Buenos Aires.

Desde la Secretaría de Obras y Servicios Públicos se trabaja arduamente en la erradicación de grandes cantidades de basura que se acumulan en Rawson. Esta semana se realizaron tareas en las inmediaciones al barrio Gregorio Mayo.

La Municipalidad de Rawson, a través de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, continúa realizando un intenso trabajo de limpieza desactivando distintos mini basurales que se fueron formando en la ciudad.

El Secretario de Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de Rawson, Alexis Oficialdegui sostuvo que “seguimos trabajando fuertemente para erradicar todos los mini basurales que se forman en distintos puntos de la ciudad”.

Siguiendo ese lineamiento este lunes se llevaron adelante tareas con maquinaria pesada en inmediaciones al barrio Gregorio Mayo. “Lo que se hizo es seguir con el cronograma de limpieza de espacios comunes en los barrios. La semana pasada las máquinas habían estado trabajando en el lugar para acopiar el material. En base a eso, el trabajo que se hizo posteriormente fue juntar ese material para retirar la totalidad de los escombros y residuos que habían en esos espacios”, expresó Oficialdeguí sobre las labores de recolección que involucraron una máquina mini cargadora y una cargadora de mayor tamaño, más la intervención de dos camiones volcadores para terminar de limpiar la zona.

En muchos casos la formación de mini basurales en la ciudad son producto de la desidia de algunos vecinos que arrojan residuos en lugares donde no corresponde. A raíz de esto el secretario de obras públicas aprovechó para pedir “nuevamente” a todos los vecinos de la comunidad que “por favor no arroje residuos domiciliarios, escombros, restos de poda o chatarra, o cualquier otro tipo de elementos, en la vía pública. Es lamentable que sigan sucediendo este tipo de cosas, tenemos que concientizarnos de que, por medio de estas acciones, se está generando un gran mal a la ciudad”.

Al mismo tiempo las cuadrillas de la municipalidad continúa gestando el plan de embellecimiento urbano que incluye limpieza y forestación en distintos sectores y espacios verdes de la ciudad. También se llevan a cabo tareas de embellecimiento de los bulevares que serán pintados en su totalidad, así como también las plazoletas redondas de las avenidas.

En simultáneo Obras y Servicios Públicos de la Municipalidad de Rawson, siguen trabajando en el Plan de Bacheo 2019 que tiene como objetivo llegar a fin de año con las calles de la ciudad y de Playa Unión totalmente transitables y en perfecto estado. Hasta el  momento se llevan más de 600  baches arreglados.

Además, el director de Pesca Continental, José Pérez, mantuvo una reunión con el intendente local, Ricardo Britapaja, y funcionarios de la órbita municipal con quienes coordinó acciones referidas a la actividad de la pesca en aguas continentales.

El Gobierno de la Provincia, a través de la Dirección de Pesca Continental, estuvo presente días atrás de la “10° Jornada de Medio Ambiente” realizada en la localidad de Sarmiento, con la participación de organismos provinciales y diferentes instituciones vinculadas con la temática.

La cartera con oficinas centrales en la ciudad de Esquel, dependiente de la Secretaría de Pesca, fue invitada por los organizadores del encuentro para exponer sobre el cuidado y la preservación del recurso acuático en ambientes continentales.

José Luis Pérez, director, explicó que el jefe del Área Técnica, Walter Frizzera, disertó sobre el trabajo en materia de protección de los ecosistemas acuáticos, haciendo foco en los controles que el personal hace en ríos y lagos para evitar la práctica furtiva.

En esta Jornada de Medio Ambiente también repasó las campañas de desove, obtención y captura de ovas que luego son trasladadas a la Estación de Piscicultura “Arroyo Baguilt” para su incubación y posterior distribución en cursos de agua y programas educativos.

“Fue una actividad por demás positiva ya que pudimos llegar con información clara y concisa sobre el rol de la Dirección en tanto institución que actúa para resguardar los ambientes”, amplió el funcionario chubutense.

Con el intendente Britapaja

Pérez comentó, además, que mantuvo una reunión junto al intendente de Sarmiento, Ricardo Britapaja, y funcionarios de la órbita municipal con quienes coordinó acciones referidas a la actividad de la pesca en aguas continentales.

“Hablamos del trabajo conjunto para encarar el desove de ovas artificiales en la localidad”, manifestó el funcionario, agregando asimismo que “la intención es llevar adelante la campaña a fines del mes de agosto”.

La Coordinación de Gestión Urbana de la Municipalidad de Trelew informa que, debido a las intensas lluvias pronosticadas para los próximos días, se suspende la colocación de volquetes para el depósito de los residuos voluminosos (escombros, chatarra y restos de poda, entre otros) en barrio  Constitución.

Se reprogramará la colocación de los mismos para la próxima semana, continuando con el cronograma el próximo viernes 21 en el barrio Constitución, el 28 en Sarmiento, siguiendo en el mes de julio en los barrios Los Aromos, Planta de Gas, Oeste, Laguna/Alberdi y presidente Perón.

Con el fin de evitar cúmulos de basura, el municipio solicita a los vecinos colaborar con el mantenimiento de la ciudad, teniendo en cuenta la información para que dispongan sus residuos sólo en los días en que se colocarán los volquetes.

Asimismo, se solicita evitar dejar los residuos en horarios no establecidos, como así también en lugares no habilitados.

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, recordado cada 5 de junio, este viernes 14 se llevará adelante una jornada de charlas abiertas a la comunidad, con la exposición de profesionales y referentes de la ciudad en temas afines. Se espera una amplia convocatoria, como todos los años.

Desde la Subsecretaría de Ambiente, su titular, Daniel González, anunció que este viernes, en el Centro de Información Pública (CIP), se concretará una nueva Jornada de Ambiente; para dar continuidad a la propuesta que se brinda todos los años, en conmemoración del 5 de junio. Será a partir de las 16:30 horas y se extenderá hasta pasadas las 21:00 horas.

En detalle, el funcionario explicó la importancia de la propuesta y las expectativas para la edición 2019, que renueva su grilla de actividades con una amplia y variada oferta de expositores.

“Para esta ocasión, la Jornada pretende el tratamiento de muchos temas, sin fijar la atención en uno en particular, como lo hicimos en ediciones anteriores. Si bien la respuesta de la comunidad siempre fue positiva, entendemos que en este 2019 existe la necesidad de tratar un abanico de temas vinculados al medio ambiente, por su impacto en la vida de la gente”, especificó González.

En ese tenor, anunció que “entre la oferta de disertaciones y charlas-taller, se destacan las relacionadas con derrames de hidrocarburos, residuos de la pesca, soluciones técnicas a efluentes cloacales y los impactos del temporal de hace 2 años en la región; esta última con la segunda presentación del libro ‘Comodoro Rivadavia y la Catástrofe del 2017 – Visiones Múltiples para una Ciudad en Riesgo’, del compilador Dr. José Paredes”.

Asimismo, González señaló que “en el marco de la Jornada, las consultoras y otras empresas dedicadas al desarrollo ambiental de la zona participarán con la difusión de sus actividades y cartelería alusiva”.

Por último, el subsecretario hizo hincapié en la importancia de estos espacios para llegar al público, de forma libre y gratuita, con contenido informativo y de rigor académico; al expresar que “es fundamental facilitar el acceso al conocimiento en temas vinculados al medio ambiente, porque es la única manera de generar conciencia sobre las acciones medioambientales que podemos llevar a cabo para mejorar el espacio en donde vivimos”.

Informes

Los interesados en participar de la propuesta o recibir mayor información, pueden enviar un mail a educacionambiental@comodoro.gov.ar o consultar telefónicamente al (0297) – 4470044.

La temperatura supera los 31 grados a la sombra. El follaje de palmeras atempera el calor abrasador que baña la reserva natural Pacaya Samiria, uno de los pulmones del planeta en plena Amazonía de Perú , donde proteger la biodiversidad es un mantra.

Aquí viven siete comunidades que aprovechan los recursos naturales de la reserva. Una de ellas es la comunidad 20 de Enero, compuesta por 95 familias que desde hace 18 años viven del sembrado y cosecha del aguaje (Mauritia flexuosa), el fruto emblemático de la reserva.

Antes los pobladores cortaban las plantas, que crecían hasta 40 metros, para recoger los aguajes. Ahora, para luchar contra la tala, recogen los frutos subiendo a las palmeras con un sistema constituido de dos cuerdas, conocidas como estrobos.

La cosecha se comercializa para la preparación de jugos, jabones y aceites medicinales, utilizados contra la caída del cabello y el estrés.

«Para nosotros el aguaje es un tesoro. Estamos conservando este recurso para nuestros hijos. Acá se talaba el árbol, pero ahora lo conservamos», dijo a la AFP Wiler Tuesta, presidente de la Asociación de Productores y Procesadores de Aceite de Aguaje .

Este hombre, que vive en condiciones precarias en una vivienda de madera y con techo de hojas de palmera, afirma que las autoridades no les dan suficiente apoyo.

«En la comunidad no tenemos luz, agua, salud», dice. «Estamos olvidados», se lamenta desde este lugar donde solo se puede llegar en peque peque, una embarcación con motor pequeño, navegando por el río dos horas desde Nauta, en la ciudad portuaria de Iquitos, a unos 1.000 km al noreste de Lima.

Megadiversidad

En Pacaya Samiria existen 30,810 hectáreas de aguajales, llamados popularmente «bosques de la vida», las áreas pantanosas donde crecen los aguajes.

Recientemente, el presidente Martín Vizcarra eligió esta reserva para lanzar el plan Patrimonio Natural del Perú, un fondo que destinará US$ 140 millones a proteger 38 áreas naturales que abarcan 17 millones de hectáreas del país.

«Vamos a promover la cultura de la conservación y sostenibilidad para cuidar nuestras áreas protegidas», aseguró Vizcarra desde la localidad de Buenos Aires, a orillas del río Marañón.

Ubicada en la región Loreto, la reserva natural de Pacaya Samiria es un área de bosque húmedo tropical inundable y tiene una extensión de más de dos millones de hectáreas, donde se aprovechan más de 60 especies de flora y fauna silvestre.

Además del aguaje, en estas áreas amazónicas habitan miles de especies de flora y fauna, como la tortuga taricaya, el otorongo (jaguar en quechua) y el paiche, también conocido como pirarucú o arapaima, un pez de agua dulce considerado como uno de los más grandes del planeta.

La Amazonía cuenta con la mayor reserva de agua y la más variada biodiversidad de Perú, uno de los diez países más megadiversos del mundo.

«La áreas naturales protegidas son el pulmón del mundo, hay que cuidarlas y protegerlas», dice a la AFP Jacobo Rodríguez, coordinador de la Cuenca Yanayacu Pucate, en Pacaya Samiria.

Guardianes de la Amazonía

Creada hace 46 años, esta área natural alberga una importante población indígena que aprovecha sus recursos naturales.

Según el ministerio de Ambiente, más de tres millones de hectáreas de territorios indígenas se encuentran superpuestas a las áreas naturales protegidas.

Las comunidades están logrando preservar la selva y generar sostenibilidad para mejorar su calidad de vida, de acuerdo con las autoridades peruanas.

La iniciativa puesta en marcha cuenta con apoyo de organizaciones como World Wildlife Fund (WWF), Andes Amazon Fund, Fundación Moore y Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

«Necesitamos que otros países sigan el liderazgo de Perú para proteger la Amazonía», afirma Carter Roberts, de la WWF.

Algunos expertos estiman que el planeta se halla peligrosamente en un punto de inflexión en la Amazonía, donde se ha perdido 17% de la selva en los últimos 50 años, acercándose cada vez más al 20% en el que se estima que los bosques se secarían.

Perú ocupa el cuarto lugar en extensión de bosques tropicales a nivel mundial. Estos bosques capturan y secuestran carbono, ayudando a mitigar lo efectos del cambio climático.

Casi 600 especies de plantas han sido eliminadas del planeta en los últimos 250 años, más del doble del número de aves, mamíferos y anfibios que han tenido el mismo destino, de acuerdo con un nuevo estudio.

La investigación, publicada el lunes en la revista Nature, Ecology & Evolution, encontró que 571 especies de plantas han desaparecido de la naturaleza en todo el mundo y que la extinción de las plantas se está produciendo hasta 500 veces más rápido que la tasa que tendrían sin la intervención humana.

Como comparación, los investigadores dijeron que la extinción de los animales ocurre al menos 1.000 veces más rápido que la tasa normal de extinción, sin embargo, el informe señala que los investigadores creen que la tasa de extinción de las plantas se ha subestimado.

Acacias en Indonesia, en peligro de extinción.

Los investigadores de Royal Botanic Gardens, Kew y la Universidad de Estocolmo dicen que es la primera vez que los científicos compilan una visión global de las plantas que ya se han extinguido.

“La mayoría de las personas pueden nombrar un mamífero o ave que se ha extinguido en los últimos siglos, pero pocas pueden nombrar una planta extinta”, dijo el coautor del informe, Aleys Humphreys.

Las plantas en las islas, en los trópicos y en los climas mediterráneos tuvieron las tasas más altas de extinción, ya que estas áreas albergan especies únicas vulnerables a las actividades humanas. El estudio dijo que el aumento en la tasa de extinción de la planta podría deberse a la pérdida del hábitat de las especies ubicadas en un área geográfica pequeña.

Algunos ejemplos de plantas que se han extinguido en los últimos dos siglos son el aromático sándalo de Chile y la trinidad anillada, que no tiene hojas y solo sus flores son visibles sobre el suelo.

El problema va más allá de las plantas: los autores dijeron que la extinción de plantas tuvo efectos en cadena, incluso en los humanos.

“Las plantas sustentan toda la vida en la tierra, proporcionan el oxígeno que respiramos y los alimentos que comemos, además de constituir la columna vertebral de los ecosistemas del mundo, por lo que la extinción de las plantas es una mala noticia para todas las especies”, dijo el coautor del estudio, Eimear Nic Lughadha, en un comunicado. “Millones de otras especies dependen de las plantas para su supervivencia, incluidos los humanos”.

Pero hubo un aspecto positivo en el documento: 430 especies que una vez se consideraron extintas se habían redescubierto. Sin embargo, los autores señalaron que el 90% de las especies redescubiertas tenían un “alto riesgo de extinción”.

La investigación es la última de una serie de estudios sombríos sobre los efectos de los humanos en el mundo. En mayo, un informe histórico publicado por un comité de las Naciones Unidas encontró que un millón de las ocho millones de especies del planeta están en peligro de extinción.

La tasa global de extinción de especies “ya es de diez a cientos de veces más alta de lo que ha sido, en promedio, durante los últimos 10 millones de años”, según la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), una Comité de la ONU, cuyo informe fue escrito por 145 expertos de 50 países.

Era maestra rural, psicopedagoga y una luchadora incansable contra las fumigaciones con agrotóxicos que año tras año matan en silencio a lo largo de toda la Argentina. Ana Zabaloy murió este sábado de un cáncer provocado por su continua cercanía con el veneno que firmas locales y multinacionales rocían en sus zonas de producción.

La docente ya había sufrido trastornos a causa de las fumigaciones, entre ellas una parestesia facial y un severo problema de insuficiencia respiratoria.

“He visto llegar alumnos gorditos, rozagantes… y después de cuatro años ver cómo se les iba deteriorando la salud», puntualizó Zabaloy en relación al daño que provocan los tóxicos de los que se abusa en el agro.

«Las docentes rurales somos testigos directo del costo humano de este sistema basado en transgénicos y venenos”, apuntaba también.

Hace no mucho tiempo, Zabaloy publicó una carta abierta en la que pidió a las autoridades políticas y a las empresas fumigadoras que paren de matar a la gente. «Paren de matarnos. Paren de fumigarnos», finalizó entonces su texto, el cual hoy se refuerza con el dramático peso de las consecuencias del accionar criminal de las empresas, por acción, y de un Estado que mató y sigue matando por omisión.

Carta de Ana Zabaloy contra las fumigaciones

Mi nombre es Ana Zabaloy y fui durante seis años directora de la escuela número 11 de San Antonio de Areco. Ese período sufrimos junto a mis alumnos constantes fumigaciones con agrotóxicos en las proximidades de la escuela y en pleno horario escolar. En una de esas ocasiones el producto utilizado fue 2,4-D, y me volví a mi casa con una parestesia facial y con una insuficiencia respiratoria.

Somos muchas las docentes rurales que padecemos esta misma realidad, las fumigaciones nos atravesaron la vida y en muchos casos se llevaron por delante nuestra salud. Nadie nos los contó, no lo leímos en ningún diario, nos pasó, lo vivimos, como una cotidianidad inevitable. Somos testigos obligados del costo humano del actual sistema productivo. Vimos a nuestros alumnos sufrir los efectos de las fumigaciones en la salud , así como si la Constitución Nacional y los derechos del niño ni la mismísima ley de educación nacional no fueron aplicables a los niños de las zonas rurales ni a sus familias , todos rociados con venenos por aire y tierra.

Sin posibilidad de reclamar porque esto significaría pagar el precio de quedar sin casa y sin trabajo en el mismo instante de abrir la boca. Las docentes rurales somos testigos de esa impotencia y de toda la impunidad de los que producen a costa de nuestra salud, de la salud de todos.

Muchos de los docentes afectados de la provincia de Buenos Aires nos hemos reunido en lo que denominamos red de docentes por la vida para apoyarnos solidariamente, hacernos escuchar y para que cada una de nosotras no está sola a pesar de todo. La mayoría de las veces estamos solas en nuestros pueblos, enfrentando la indiferencia, la falta de compromiso de los que deberían cuidarnos. Complicidades del poder político y hasta amenazas.

La realidad es que en esta lucha hay unos grandes ausentes: en primer lugar las autoridades de la dirección general de escuelas, a las que parece no importarles que tantos niños en nuestro país junto a sus docentes sean fumigados como insectos durante las horas de clases, afectando claramente sus derechos a desarrollarse y a educarse en un ambiente sano, lejos de cualquier agresión física.

También las inspectoras, es necesario que ellas hagan algo más que elevar notas formales que nunca tiene respuesta, es su deber defender los derechos de las escuelas rurales y de su población escolar con la ley nacional de educación en la mano porque todo está ahí, queridas señoras, y por otra parte a los gremios que agrupan al personal docente y no docente de la provincia de Buenos Aires, les decimos que es necesario que nos acompañen en esta lucha por la defensa de nuestros derechos como trabajadores de la educación expuestos constantemente a riesgos de salud por el solo hecho de concurrir a nuestro lugar de trabajo diariamente, además de la imposibilidad de proteger en estas circunstancias la seguridad e integridad de nuestros alumnos, con todo lo que ello implica.

Faltan los comunicados oficiales a nivel provincial y nacional de las autoridades gremiales haciéndose eco de esta problemática que se ha transformado a lo largo de tantos años de impunidad en un genocidio silencioso, a veces es difícil no sentir que los niños y docentes y pobladores de escuelas y poblados rurales no formamos parte de lo que tan poéticamente describe Eduardo Galeano en su poema Los Nadies. En nombre de nuestros niños, de sus familias y de nosotros mismos, una vez más exigimos: paren de fumigar las escuelas y poblados rurales. Paren de enfermarnos. Paren de matarnos.

El diputado José María Grazzini (Frente para la Victoria), autor de la norma que prohíbe en Chubut el uso del herbicida glifosato, dijo el jueves que «esperamos que esta ley esté vigente cuánto antes porque fue aprobada por unanimidad de la legislatura, promulgada por el gobierno y ahora falta la reglamentación y publicación en el boletín oficial».

El legislador de la oposición pidió en diálogo con Télam «celeridad» en el trámite para que «quienes tengan almacenado ese producto no lo comercialicen o lo distribuyan porque sería contraproducente a los efectos de la norma».

La ley prohíbe en Chubut «la importación, introducción, tenencia con fines de comercialización, fabricación, fraccionamiento, distribución, transporte, comercialización y aplicación del herbicida glifosato en todas sus variantes, así como de productos que tengan como base o principio activo al glifosato».

También establece que «la autoridad de aplicación será el Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable, responsable de asegurar el cumplimiento de lo establecido por esta norma, de la difusión de sus alcances, del control del cumplimiento de lo establecido en el artículo precedente y de la sanción correspondiente».

La norma propicia «la promoción de medidas alternativas para el control de malezas y plagas, en armonía con el ambiente, la salud humana y los derechos de la naturaleza».

Grazzini reconoció que el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, «nos sorprendió porque había adelantado que iba a vetar la ley pero se ve que los ambientalistas le marcaron la cancha y para no quedar mal con ellos la promulgó a pocos días de las elecciones y bienvenido sea».

Ayer jueves se conoció que Chubut se convirtió esta semana en la primera provincia argentina en prohibir oficialmente la fabricación, comercialización y uso del herbicida glifosato en todo su territorio.

Arcioni había desestimado la semana pasada su promulgación con el argumento de que «sería el único lugar en el país que se prohibiría», lo que consideró «una irresponsabilidad porque los especialistas nos dan otra cara de la historia y fundamentan que el uso no es tan nocivo como dicen».

El gobierno había quedado en el medio de una puja entre el apoyo a la iniciativa que brindaron grupos ambientalistas y la opinión en contrario de la sectores rurales que consideraron a la medida mal precedente, poco seria y de nula incidencia porque el glifosato prácticamente no se utiliza en Chubut.