Tag

allanamiento

Browsing

Las diligencias se realizaron esta tarde en un domicilio de Rawson. Se secuestró una importante cantidad de dispositivos donde se almacenarían los datos.

En el marco de una investigación por presunta infracción al art. 128 del CPA, es decir por un caso de difusión, distribución o tenencia de M.A.S.I. (material de abuso sexual infantil) se realizó un nuevo allanamiento en un domicilio de Rawson, lugar al que se llegó a partir de los datos obtenidos en la investigación a cargo de la Unidad Fiscal Especializada en Cibercrimen y Evidencia Digital.

El caso tiene origen en un reporte de la NCMEC (National Center for Missing and Exploited Children) que da cuenta de la presunta distribución por la red (internet), utilizando la conexión de dicho domicilio de un vídeo conteniendo M.A.S.I., conducta prevista por el art. 128 del C.P.A.

En el lugar se procedió a la identificación del presunto imputado y al secuestro de importante cantidad de dispositivos con capacidad digital que podrían contener no sólo el material detectado en el reporte sino otros archivos (fotos y vídeos con menores de edad en actividad sexual explícita).

Debe tenerse presente que numerosos procedimientos se están realizando actualmente en la provincia, en virtud de la comisión de los delitos previstos por el art. 128, que prevé penas de prisión que van de los 4 meses a un año en el caso de la simple tenencia, y de 4 a 8 años en caso que la, o las victimas NNA (niñas, niños y adolescentes) fueren menores de 13 años.

El material secuestrado será sometido a inspección de su contenido por parte de profesionales del ETM de la P.G. a partir de cuyos resultados la fiscalía podrá confirmar o no la existencia de la conducta y en su caso formular las correspondientes imputaciones. La diligencia estuvo a cargo del personal de la Policía de Investigaciones de Rawson, acompañados por profesionales especializados de la UFECyED de la misma localidad.

Intervino en el organismo el Fiscal Osvaldo Heiber luego de la denuncia de los trabajadores por el faltante de 4 millones de dólares.

Efectivos de la División de Policía Científica y el Fiscal Osvaldo Heiber se presentaron esta mañana en el edificio de Lotería del Chubut, en Rawson, ante la denuncia presentada por trabajadores del organismo, por un presunto “vaciamiento” de la institución.

Los empleados reclaman el faltante de 4 millones de dólares e irregularidades dentro del organismo.

Heiber, detalló: “Hay dos denuncias: una efectuada por los empleados de Lotería y una iniciada de oficio por la Fiscalía por los dichos de público conocimiento vertidos por el presidente del organismo”.

Lo iban a mandar a Comodoro pero al parecer no quiso y entonces lo enviaron a “Logística”, una dependencia intrascendente que significaría “el freezer” para un jefe policial, que hizo gran parte de su carrera en la lucha contra el narcotráfico. ¿Su desplazamiento será consecuencia de haberles descubierto la plantación de marihuana a los hijos y la exmujer del poderoso millonario sindicalista Héctor Rubén González?

El comisario Eduardo Alonso estuvo al frente de la comisión policial que aquel 19 de mayo ingresó a la propiedad de la calle Cangallo y Belgrano descubriendo poco después ese verdadero “bosque de marihuana”, los cientos de plantines de cannabis sativa, y los cactus “San Pedro”.

El trabajo que hizo Alonso y sus subordinados fue eficaz. Exitoso. Gracias a los secuestros que practicaron en el lugar están a punto de ir a la cárcel la exmujer y los hijos del millonario sindicalista lucifuercista Héctor Rubén González, hoy también uno de los dueños del diario Jornada de Trelew. 

Vale recordar que el juez al indagarlos hacer unos días les imputó un concurso de graves delitos: cree el magistrado que “cultivaban plantas de marihuana para elaborar estupefacientes” y a raíz de ello les endilgó que habrían incurrido en “comercio de estupefacientes, almacenamiento de semillas, cultivo de plantas para la elaboración de estupefacientes” y hasta “ejercicio ilegal de la medicina”.

Este concurso de delitos tiene penas que van desde los 15 a los 20 años de prisión y no sería descabellado pensar, a esta altura de las circunstancias, que si el juez los procesa antes de fin de mes quizás ordene también sus detenciones. Toda esa conducta delictiva que les endilga está agravada por dos cosas; ser cometida por tres o más personas y en un lugar cercano a una escuela.

El premio que le dieron al comisario Alonso fue sacarlos del área Drogas Peligrosas y mandarlo a la oficina de Logística. Ahí Alonso deberá controlar todo el equipamiento que se le entrega a los policías y las dependencias de toda la provincia. 

En el marco de la causa que le atribuye presuntos hechos de corrupción durante su breve paso por el ministerio de Desarrollo Social a Otarola . También la medida alcanza a exfuncionarios de esa cartera.

La Policía realizó esta tarde allanamientos en Playa Unión, Rawson y Trelew en el marco de la causa que investiga las presuntas irregularidades cometidas en el Ministerio de Desarrollo Social, Familia, Mujer y Juventud cuando era ministra Cecilia Torres Otarola.

A la exfuncionaria se le allanó la vivienda que alquila en Playa Unión, a pedido del fiscal Omar Rodríguez y con orden de la jueza Ivana González.

Además, la medida alcanzó viviendas particulares de exfuncionarios de esa cartera en Trelew y Playa Unión, informó Jornada.

El allanamiento incluyó al propio ministerio, cuyas oficinas centrales se hallan en Rawson, sorprendiendo a quienes la practicaron la presencia de Torres Otarola en el lugar.

Según relató el comisario Juan Carlos Núñez, a cargo del operativo, se buscaba básicamente material relacionado con la causa, como “telefonía celular”, habiéndose cumplido el trámite con la propia exministra.

Poco antes, Torres Otarola hizo declaraciones en Radiovisión asegurando que «le cortaron las piernas a una persona que venía haciendo todo bien».

La exfuncionaria afirmó este miércoles que fue víctima de una erosión «interna, burda y vil de un caradura».

Sin nombrarlo, atacó a Meiszner de una manera tácita, asegurando que es un caradura aquel «que haya dicho que soy una corrupta y que no puede compartir un gabinete conmigo. En ningún medio hablaron sobre el trabajo de este Ministerio».

Dijo además que tuvo suerte de estar trabajando seis meses con “un gran equipo” y aseguró que «uno es el equipo que tiene».

El día de hoy, realizaron allanamientos en el barrio 2 de Abril y 9 diligencias que surgen a raíz de una serie de enfrentamientos entre dos bandas antagónicas durante el fin de semana.

Pero la realidad es que el ministro de Seguridad de Chubut Federico Massoni, con su estilo personal, llega a los barrios, presiona a cualquiera que se cruce, los trata como delincuentes para la foto o video, y después lo dejan seguir.

A través de las redes sociales, los chubutenses se han expresado sobre dichos allanamientos realizados el día de hoy, entre los cuales se puede leer:

“Para el próximo allanamiento averigüen bien la dirección, policías le rompieron 2 puertas a mi padre de 79 años, x suerte está bien, su presión estable pero el mal momento no se lo saca nadie”.

La prestigiosa abogada de Comodoro Rivadavia, Cynthia Tamara Castro, aprovecho la oportunidad y se expresó: “Chubut es un circo que aglutina payasos para alimentar necios. No hay delincuente que escape de una denuncia con prueba documental sobreabundante. Massoni no es excepción. Ya se fue una y no hay amistad que dure cuando los 2 fueron partícipes del delito”.

“Jaaaa la fantasmeada mundial. Es verdad que hay delincuentes, que los vecinos están cansados. Pero toda esta faranduleada nunca soluciona nada. Cuando arrestan a algún chorro, los jueces los dejan salir. Y obviamente, al juez no le van a ir a patear la puerta. En fin, hipocresía…” expresó un chubutense a través de su Facebook.

Queda en total evidencia que la policía de Chubut, liderada por Massoni va a romper y hacer abuso de autoridad porque ni siquiera se ocupan de investigar.

“Miren que necesidad de romper esa puerta, ¿se abre sola? ¿Está hecha de goma? ¿Ahora quien se ocupara de resarcir si en esa casa hay niños? El daño psicológico y moral .son unos inútiles por favor necesitamos gente preparada en la policía no estos payasos buenos para nada ni hablar les enseñan”, expresó un usuario tras la publicación del video durante el allanamiento.

De igual forma, los usuarios dejaron saber su inconformidad en cuanto al atuendo que presenta Massoni durante el “allanamiento”:

“Este Massoni que fantasma que es!!, con abrigo de paño re top!! Ponete a laburar en serio, nose, una onda rambo, así al menos es más entretenido, no se.. pensalo viste!”

El procedimiento ocurrió este miércoles antes del mediodía cuando el fiscal de Rawson, Osvaldo Heiber, se hizo presente en la oficina del Ministerio Público Fiscal de Puerto Madryn con una orden de allanamiento, emitida por la jueza Mirta del Valle Moreno.

En el lugar se buscaban herramientas informáticas que usa un empleado, a quien además se le inspeccionó el domicilio particular para incautar otros elementos similares.

La intervención fue confirmada por el fiscal general de Puerto Madryn, Daniel Báez quien señaló que la investigación, según pudo conocer por el escrito presentado y la entrevista que mantuvo con su par de Rawson, tiene que ver con una presunta filtración de información.

Todo giraría en torno a una causa resonante de los últimos días, que se lleva adelante en la ciudad de Rawson y cuyos detalles trascendieron en redes sociales generando un importante revuelo incluso, a nivel nacional.

El fiscal Daniel Baez aseguró que desconoce la existencia de documentos en la oficina a su cargo, que estén relacionados con esta investigación y se excusó de dar más detalles pues según explicó, debería ser su par de Rawson, quien aporte mayor información.

Reconoció haberse sorprendido con la diligencia pero aseguró que “hoy estamos viviendo momentos extraordinarios en todos los aspectos y hay que cumplir con la ley”.

Por último, Baez señaló que no conoce los resultados del operativo en el domicilio particular del empleado de fiscalía, pero presume que allí, también secuestraron herramientas informáticas.

Los policías que hicieron el procedimiento se quedaron sorprendidos de la cantidad de plantas que había en el lugar y por el hallazgo de un secadero, similar a los que se usan, según los entendidos, para secar la hoja de cannabis y convertirla en tabaco para armar los llamados “porros” de marihuana. Llamó la atención también que a diario Jornada no se lo haya visto cubriendo el operativo. Ah, claro. Cierto que uno de los dueños de ese medio es el sindicalista Héctor González. 

El operativo de la División Drogas Peligrosas, por otra parte, contó además con una llamativa ausencia, la del ministro de Seguridad Federico Massoni.

Massoni acostumbrado a armar su circo propio en este tipo de procedimientos con gente que lo filma y lo fotografía entrando sin autorización judicial a los domicilios que se están allanando, no fue de la partida este martes porque aparentemente no se animó, al enterarse quiénes vivían en esa mansión de la calle Cangallo 195 esquina Belgrano, en la zona sur de Trelew.Allí la policía estuvo allanando durante todo el día y presumían que la diligencia iba a concluir recién a eso de las cinco de la madrugada de este miércoles, por la cantidad de cosas que debían secuestrar, entre “un secadero de droga”, más de 110 plantas de más de un metro y medio y unos 500 plantines de cannabis sativa que hasta en un baño.

El operativo, aseguraban los investigadores, va a dar mucho de qué hablar. Principalmente por los personajes que están involucrados que hasta última hora estuvieron operando en distintos medios de la región para que la noticia no saliera.

En el lugar está el abogado del Grupo Ecónomico Federico Rufa que en representación de la familia del sindicalista Héctor González siguió de cerca y de manera muy meticulosa el procedimiento policial.

La pregunta que deberá ahora responderse desde la investigación penal que todo esto originará es ¿qué hacían con tanta cantidad de plantas de cannabis sativa (marihuana) y un secadero en el lugar? No era precisamente para producir aceite de cannabis, sostenía uno de los investigadores mientras observaba una hoja de marihuana secada para luego ser sometida al proceso que terminaría en el tabaco para armar porros.

 

 

La víctima fue baleada en el barrio Abel Amaya, y su agresor, quien había escapado tras el ataque, este viernes quedó detenido en el marco de varios allanamientos realizados en los barrios 30 de octubre y Ceferino.

Desde horas tempranas de este viernes personal policial lleva a cabo diferentes allanamientos, en el marco de una investigación por intento de homicidio.

Los operativos a cargo de la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia, se concretan en el barrio 30 de octubre y Ceferino.

En uno de los allanamientos, lograron detener a quien sería el presunto autor del intento de homicidio de Carlos Figueroa, ocurrido el 28 de abril en el barrio Abel Amaya, donde la víctima recibió dos impactos de bala, uno en la cabeza.

Son tres mujeres y siete hombres, prácticamente todo un turno de una comisaría de Trelew. El caso, que tomó estado público en las últimas horas; es el de un joven atacado brutalmente por varios policías dentro de un departamento de las Mil Viviendas, al que los agresores ingresaron violentamente sin orden de un juez.

Los policías señalados tienen prohibición de acercamiento a la víctima y a los testigos que van a declarar en la causa, por disposición de la Justicia y las diligencias procesales que ya han comenzado a efectuarse están a cargo de la Policía Federal.

Los hechos ocurrieron hace unos días en el sector “D” del barrio Constitución y llama poderosamente la atención, sobre todo a los denunciantes y a algunas organización de Derechos Humanos de la zona, que todavía ni el ministro de Seguridad de la provincia Federico Massoni, ni el jefe de Policía Miguel Gómez hayan salido a hablar públicamente del caso.

Al menos comprometiéndose a poner a disposición de la Justicia todo lo que sea necesario para que se clarifique lo que pasó y que los responsables reciban el castigo que se merecen.

A raíz de la impresionante cantidad de denuncias por excesos y violencia, la imagen que ha trascendido de la Policía del Chubut hacia afuera de la provincia, actualmente, no es buena.

De hecho; un organismo internacional como Amnistía ha expresado hace poco su preocupación “por la difusión de imágenes, videos y testimonios de personas que habrían sido víctimas de malos tratos, tratos degradantes y de detenciones arbitrarias durante el aislamiento por el coronavirus en Chubut”. Y, pareciera que esto a Massoni y a Gómez no los inquieta en lo más mínimo. Es como si con su silencio estuvieran reafirmando que lo denunciado fuera todo mentira.

El caso de las Mil Viviendas es un hecho gravísimo; a juzgar por lo que contó la víctima. Allí por haber sido testigo involuntario de una persecución a tiros de unos supuestos usurpadores, el joven termina siendo blanco de un salvaje ataque de varios policías dentro de un departamento, al que se metieron sin ninguna autorización.

En ese domicilio había un hombre mayor durmiendo, un joven matrimonio con una criatura de 3 años y una muchacha, además del denunciante al que golpearon y amenazaron con un arma, obligándolo a arrodillarse delante de ellos y a pedirles perdón.

Así las cosas, ahora está actuando la Justicia y es la jueza Penal María Tolomei quien ha autorizado la realización de las primeras diligencias, como lo fue, por ejemplo; el allanamiento que se hizo el fin de semana pasado en la comisaría a la que pertenecen los empleados policiales señalados.

En esa diligencia se secuestró el libro parte diario en el que debería estar asentada toda la actividad que hubo la madrugada en que ocurrieron los hechos y los nombres de los policías que trabajaron esa noche. Todo indica que a este paso pronto va a haber novedades.

Los hechos se dieron en las Mil Viviendas y la victima aduce que además del maltrato le apuntaron con un arma exigiéndole que se arrodillara y pidiera perdón.

Otro caso de violencia policial que salpica a Massoni: golpiza y allanamiento ilegal en Trelew

Trelew (Agencia) Denunciaron otro grave caso de violencia y exceso policial en Trelew, que salpicaría al ministro de Seguridad Federico Massoni. Se trata de una feroz golpiza que recibió un joven adentro de un departamento de las Mil Viviendas, al que varios policías ingresaron violentamente sin orden de un juez; solo porque la víctima había visto cuando ellos perseguían a balazos a unos supuestos usurpadores.

La Justicia allanó una comisaría por esta causa y se llevó secuestrado el “libro del parte diario” en donde se van a fijar si figura el procedimiento; y si es así, qué registraron.

Según se denunció, el hecho habría sucedido a la par de otros operativos que hubo en distintos puntos de Trelew, en los que anduvo el jefe de Policía y el ministro Massoni y es por eso que ahora, desde la investigación judicial se va a indagar si Massoni y el comisario Gómez estaban al tanto de lo sucedido en las Mil Viviendas, en el barrio Constitución.

Ya están al tanto del caso organizaciones de Derechos Humanos; de hecho está actuando la Defensa Penal y un abogado del área de Violencia Institucional, además de un juez que ya ha ordenado una serie de diligencias procesales.

La denuncia que hace Federico y también su madre se centra en un proceder a todas luces ilegal de varios efectivos policiales, que además de atacar presuntamente de manera feroz e injustificada al joven, se metieron a un domicilio sin una orden judicial que lo habilitara.

Allí, según la víctima, además de él, se hallaban el dueño del departamento que estaba durmiendo; el nieto, su pareja, una pequeña de 3 años que es hija de ambos y una amiga. Todo sucedió en el sector “D” del barrio Constitución y el denunciante comenzó contando que eran alrededor de las cinco de la mañana cuando se escucharon corridas y un disparo.

“Salimos a ver y era la policía que iba persiguiendo a unos que habían querido usurpar un departamento que está enfrente”, explicó, “y mientras estábamos mirando aparecieron varios policías que se metieron al departamento y ya de entrada uno me apuntó (con el arma); me ordenó que levantara las manos y me diera vuelta”, relató Federico.

“Yo enseguida acaté la orden y me puse contra la pared pero igual me dieron tres piñas”, agregó. “Mientras tanto otros policías querían sacar a mi amigo y a la señora del departamento. Los tironeaban de la ropa tratando de sacarlos hacia afuera seguramente para golpearlos también, porque vinieron decididos a atacarnos”, aseguró.

“Ahí se despertó el abuelo de mi amigo y cuando lo vieron desistieron con esto de querer sacarnos del departamento pero se quedaron dando vueltas y a cada tanto regresaban, venían hasta una de las ventanas y nos gritaban “Rastreros, rastreros”, contó.

“Yo tengo 25 años y jamás en la vida le robé nada a nadie: trabajo desde los 15, y mi amigo tampoco no es ningún delincuente. Somos gente que trabaja. Jamás le hemos tocado algo a alguien”, enfatizó.

Luego continuando con su relato indicó: “Cuando el abuelo de mi amigo se levantó y fue para la comisaría a hacer la denuncia de que nos estaba molestando, este grupo de policías volvió y directamente se metieron al departamento. Yo estaba en el comedor y no tuve tiempo de nada, me empezaron a pegar entre cuatro policías, me llevaron hacia un rincón, y el resto se fue para la pieza a buscar a mi amigo que por suerte alcanzó a escaparse por una de las ventanas”, señaló. “Había quedado su hija, su señora y la amiga encerradas en otra habitación pero a ellas no las tocaron”, añadió.

“A todo esto, a mí me tenían en el comedor y me golpeaban, intenté defenderme pero no podía con todos. Me lastimaron mucho la cara y mientras me cubría, uno de los policías empezó a patearme los testículos; caí al piso y me dieron patadas en la boca; quede completamente ensangrentado y uno sacó el arma reglamentaria, la cargó delante mío y me decía que me arrodillara y les pidiera perdón, a los gritos”, denuncio.

“Es la primera vez en mi vida que me golpean así. No puedo mirarme al espejo porque no me reconozco. Me rompieron hasta los dientes. Me desfiguraron la cara a palos”, resumió.