Tag

Alesi

Browsing

Entre los cambios en el inestable gabinete del Gobernador Mariano Arcioni y su falta de respuestas a la crisis económica que atraviesa Chubut, la polémica por la megaminería parece reactivarse en el escenario político entre los actores que están a favor y en contra de su instalación.

El diputado provincial de Juntos por el Cambio, Manuel Pagliaroni, no ocultó sus intenciones de abrir la discusión en la Legislatura, al señalar que “el radicalismo y yo estamos dispuestos a dar el debate por este tema. No somos una ONG, somos un partido y tenemos que ser responsables de las decisiones que se toman”.

Por su parte, el referente del espacio ciudadano “Hagamos que Suceda”, Martín Alesi, no dudó en cruzarlo con dureza. “Pagliaroni, al igual que el diputado nacional Gustavo Menna, tienen que explicar a la gente de dónde les sale tanto entusiasmo con la megaminería. Parece que no toleran que cuando el pueblo dice no, es no y punto”, manifestó.

“Me cuesta mucho entender a los legisladores que son activos militantes de la megaminería, saben perfectamente que promueven un debate inconstitucional. Ningún político con vocación democrática puede violar la Constitución, que no admite bajar los niveles de protección que logramos con la ley 5.001. La extracción minera prohibida por esta ley únicamente puede modificarse en Legislatura para mejorar la protección ambiental, jamás para desactivarla”.

Asimismo, destacó que “es importante que la gente esté alerta y preste atención al discurso de los políticos, que coinciden con la agenda de las empresas mineras que están dispuestas a todo para lograr instalarse en la provincia y destruir la salud de los chubutenses”.

Sobre ese mismo punto, Alesi indicó que “hoy la población está convencida que las corporaciones mineras pagan las campañas políticas. Se perdió la confianza en la clase dirigente por estas acciones incomprensibles de insistir con los proyectos mineros. La gente lo vive como una traición. Y tiene razón”.

En tanto, puso en valor “la reciente iniciativa popular que se está llevando a cabo en toda la provincia, recolectando firmas para fortalecer el movimiento del “No a la Mina”, mejorar la redacción de la ley antiminera 5.001, y terminar de una vez con el lobby de las empresas en la política chubutense”.

Alesi fue más lejos, y desafió a los futuros candidatos a cargos electivos a firmar un compromiso irrevocable para impedir la instalación de la megaminería en suelo chubutense. “Si me postulo en alguna elección, lo primero que hago es ir a una escribanía y dejo asentado que jamás impulsaré o aprobaré una medida que implique permitir la megaminería en la provincia. Vamos a ver cuántos candidatos hacen lo mismo”.

El referente del espacio ciudadano “Hagamos que Suceda”, Martín Alesi, señaló que “hay una deuda pendiente en la sociedad y el gobierno provincial, en reconocer a los policías el derecho de asociarse en un sindicato, sin derecho a huelga”.

“El personal policial está desprotegido, sin un liderazgo claro del Jefe de Policía y el Ministro de Seguridad. Observo idas y venidas en la conducción de la fuerza, medidas que se implementan y luego se las deja sin efecto, confundiendo a los efectivos que trabajan con mucho esfuerzo y sin margen de error”, manifestó Alesi, resaltando también que “después el gobierno de Arcioni los llama corriendo para que pongan el cuerpo cuando el resto de los trabajadores se manifiesta cerca de Casa de Gobierno”.

“Hay que dejar de lado los prejuicios y las opiniones poco democráticas sobre la posibilidad de que los policías deliberen y reclamen sus derechos a través de un sindicato. La agremiación no es insubordinación. La Constitución no admite que los policías chubutenses sean ciudadanos de segunda. Nos falta madurar mucho como sociedad: solamente los recordamos cuando nos ayudan, o un agente murió en cumplimiento del deber”, analizó.

“Los reclamos sobre condiciones dignas de trabajo llevan mucho sufrimiento a policías que defienden sus derechos constitucionales, como sumarios, sanciones, quita de adicionales, recargos, envío a zonas desfavorables, traslados lejos de la familia, freno de ascensos y hasta expulsión de la fuerza”, subrayó Alesi.

En el mismo sentido, explicó que los trabajadores policiales “tienen un régimen verticalista, comprensible por tratarse de una fuerza de seguridad. Pero esa misma estructura les hace padecer consecuencias graves en sus condiciones laborales y derechos. Los salarios bajos y la exposición permanente a riesgos graves exigen de un interlocutor legítimo frente a la falta de registro de la conducción política de la Policía”.

“Muchísimos policías están en puestos de control a la intemperie, desamparados, soportando bajas temperaturas sin una casilla equipada. Con apenas una inversión mínima, es posible que el gobierno mejores estas condiciones. No es un tema económico, veo que falta voluntad política”, consideró Alesi.

Afirmó además que “el policía está expuesto todos los días a situaciones de extrema tensión y angustia. Sale de su casa sin la certeza de si va a regresar a ver de nuevo a su familia. Una enorme cantidad de integrantes de la fuerza necesita apoyo psicológico, es intolerable que la obra social Seros cubra parcialmente el tratamiento y tengan que pagar un importe por coseguro, cuando no cobran sus salarios bajos en tiempo y forma. El Estado como empleador los coloca en una función estresante y peligrosa, como mínimo tiene que brindar una terapia con cobertura integral, con el terapeuta a elección del policía, sin que tenga que pagar nada de su bolsillo”.

Ante la crisis económica y sanitaria que atraviesa la población, el referente del espacio ciudadano “Hagamos que Suceda”, Martín Alesi, reclamó que los gobiernos provincial y municipales prohíban a los hipermercados la venta de productos no esenciales en todo Chubut.

“Los comerciantes no facturaron en las primeras semanas de aislamiento, mientras que hipermercados como Carrefour, Chango Más, Vea y La Anónima vendieron toda clase de productos, en rubros como calzado, juguetería, jardinería, bazar, indumentaria, perfumería y electrónica”, señaló Alesi.

“Ahora es momento de compensar ese desequilibrio y permitir que el comercio minorista se recupere. Es imprescindible suspender por un plazo de 3 a 6 meses la venta en los hipermercados de Chubut de productos que no sean comestibles o de primera necesidad”, precisó.

Para Alesi, “la crisis económica de Chubut provocada por la ineficacia del gobierno, sumada a la pandemia del covid 19, exige medidas extraordinarias, que en épocas de normalidad no podrían proponerse. Se trata de proteger al comerciante, y también a sus empleados. Varios locales cerraron, o redujeron sus ventas, muchos puestos de trabajo en el sector minorista están en riesgo y otros se perdieron definitivamente”.

Agregó que “hay comerciantes que no pueden pagar el alquiler de sus locales, así que la restricción de ventas en hipermercados fortalecerá al sector mercantil y permitirá que éllos se pongan al día con los propietarios de los inmuebles”.

“He visto pequeños comerciantes que trabajan solos atendiendo a la gente, angustiados porque no reciben aportes económicos del gobierno, ni tienen una solución a los costos de facturación de energía electrica y gas. A eso hay que agregarle que en la zona de Rawson y Trelew, el consumo bajó aún más por la falta de pago de los salarios estatales”, indicó.

“Lamentablemente no hay una política de protección al sector mercantil. No todo se reduce a dar una asistencia económica, o prorrogar el pago de impuestos. Se puede recuperar el sector canalizando el consumo de la gente hacia los medianos y pequeños comerciantes. Para eso hay que prohibir por un plazo determinado que los hipermercados comercialicen productos no esenciales. Las grandes empresas ganarán menos, pero cuentan con un respaldo económico que no tienen los comerciantes locales”, sintetizó Alesi.

La cara del nefasto Presidente del STJ, Mario Vivas, por lejos el peor funcionario de la historia del STJ, luego de caerle mal la tostada, cuando leyó en el Diario El Chubut que el Gobernador Arcioni medita la idea de nombrarme … en el Superior Tribunal de Justicia.

Como si fueran pocos los aprietes de Arcioni ahora aprieta a la Justicia

Acuérdense, después de semejante apriete gubernamental, Mario Vivas no va a criticar nunca más al Gobernador Arcioni.

¿Por qué? porque es un ministro miedoso, con una titubeante identidad como magistrado, que se cobra sus frustraciones y rencores contra los jueces inferiores del Poder Judicial.

Como ministro, no tiene la valentía ni el coraje para defender el Poder Judicial de Chubut. En definitiva, el juez más cobarde de la justicia, adepto a armar causas con falsas denuncias, como sucedió en mi caso.

Se encargó, solito, de desprestigiar el Poder Judical con las persecuciones penales a los jueces justos y que prestan un real servicio a la comunidad.

¿Seguís teniendo la estampita de Mario Das Neves en tu despacho en el Superior, o la cambiaste por el del gobernador de turno?

A través de su cuenta de Facebook el Juez se despachó con todo contra el Superior Tribunal de Justicia sobre quienes se refirió en duros términos.

«La Constitución nos protege a todos. Pero no siempre. Los poderes se encargan de aplicarla cuando quieren, y la provincia se convierte en tierra de nadie.

La ciudadanía no está dispuesta que las normas constitucionales que constituyen un límite al poder, que nos pueda avasallar a nosotros, a nuestras familias y la comunidad, sean pisoteadas por funcionarios nefastos del Superior Tribunal de Justicia, que actúan en su propio beneficio y están dispuestos a reventar a cualquier enemigo interno o político.

¿Están de acuerdo que tengamos este STJ? Mañana les puede pasar a Uds., siendo juzgados por este nefasto STJ. ¿Quieren ser juzgados por ellos? ¿Se arriesgan a que les tomen bronca y decidan sobre sus hijos, su patrimonio y su libertad?

Los ciudadanos de Chubut vienen sufriendo un STJ misógino (véase el reciente pedido de juicio político de Donnet, por racista y misógino, al referirse cruelmente a Milagro Sola, al decirle «negra chorra son también mujeres»)

Sistemáticamente son violadores de procedimientos constitucionales, persiguen cruelmente y con mentiras a jueces críticos de primera instancia y pretenden desaparecer a todos los que tienen voces críticas sobre el mal funcionamiento de la Justicia..

¿Se sienten seguros estos chirolitas del dasnevismo? Porque el STJ y la Procuración General (La jefatura de los fiscales) es el último regalo que nos dejó Das Neves, dejando a sus hombres de confianza para aniquillar la independencia del Poder Judicial.

Pueden Uds. tener la seguridad de que el STJ es un peligro para la ciudadanía,, sus familias y la comunidad.

Esta clase de jueces, que como funcionarios está dispuesta a aniquilar la Constituciòn para mantener que las únicas voces autorizadas sean las de ellos, en lugar de dejar que otros jueces podamos señalar los enormes defectos de la estructura judicial, encaminada a erradicar a la justicia independiente.

Hay algo más triste que tres jueces nefastos en el Superior Tribunal de Justicia. Lo peor, es tener a chirolitas del Dasnevismo, que siempre siguieron las instrucciones del Poder Político de turno.

Otra no les queda. Demasiadas irregularidades han cometido. Están plenamente a merced del Gobernador Arcioni y el Ministro de Seguridad Massoni, que conocen a la perfección las corruptelas que estos magistrados han cometido. Saben cada muerto en el ropero de Vivas y Panizzi. Los tienen en un puño. Están a su merced.

Hay que decir la verdad. Los ministros Panizzi y Vivas eran los chirolitas de Das Neves. Así se transformó la Justicia en un circo del poder político de turno. Como funcionarios eran bufones de Mario Das Neves y se reían de todas sus ocurrencias y le profesaban un temor reverencial al ex Gobernador:

«Si, Mario», era la última palabra de estos funcionarios.

Ninguno de los ministros resiste un archivo. Tienen el desprecio absoluto de Poder Judicial.

Saben que la cuenta regresiva, para ellos, comenzó hace rato. Su camino es el desprestigio, el juicio político, y la condena social. El día que sean juzgados, no juntarán más de dos o tres personas que los apoye.

Comenzó la cuenta regresiva para el peor y más nefasto Superior Tribunal de la historia de Argentina.»