Tag

Alberto Fernádez

Browsing

El presidente Alberto Fernández convocó al empresariado argentino, reunido en el tradicional coloquio de IDEA, a trabajar «juntos» en un «capitalismo solidario», descartó la posibilidad de una devaluación o que se quiera quedar con los depósitos bancarios, y aseguró que vislumbra un 2021 con «muchísimas posibilidades».

«Necesitamos que la Argentina crezca con confianza y que los empresarios entiendan que debemos trabajar juntos», destacó el mandatario desde la residencia de Olivos, al abrir el encuentro que, por primera vez, se realiza en forma virtual, debido a la pandemia de coronavirus.

En su discurso, el Presidente defendió las medidas adoptadas por su Gobierno durante la cuarentena por el coronavirus, renovó sus cuestionamientos a la gestión de Mauricio Macri y se refirió a otros temas, como la reforma judicial y las recientes marchas opositoras.

En la búsqueda de tender puentes hacia el sector empresario, Fernández pronunció un discurso en el que rechazó que a su Gobierno «no le importen los empresarios» y, en ese sentido, ponderó la ayuda estatal que se brindó a las empresas durante la cuarentena para sostener el empleo.

En su discurso, el jefe de Estado analizó que el «capitalismo empezó a tergiversarse el día en que el gerente financiero pasó a ser más importante que el gerente de producción», y propuso un «capitalismo solidario, que tenga diálogo y donde los mercados funcionen como corresponde».

«Un capitalismo sin mercado es hacer que unos pocos ganen y muchos pierdan o padezcan», advirtió el Presidente, quien abrió esta mañana el foro anual del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), que reúne al empresariado del país.

En ese marco, el Presidente despejó en forma tajante versiones de estos días: «En el medio tenemos problemas, claro que los tenemos; hoy mismo estamos enfrentando un problema por la falta de divisas, que objetivamente heredamos, por una desconfianza que se crea, porque se repiten cosas que objetivamente no son ciertas».

En este sentido, agregó: «Desde los que plantean que se viene una devaluación hasta los que plantean que podemos quedarnos con los depósitos de la gente. Jamás haría semejante cosa».

En esa dirección, apuntó: «Lo que nosotros necesitamos es una Argentina que crezca con confianza, y que los empresarios, de una vez y para siempre, entiendan que tenemos que trabajar juntos para el desarrollo de la Argentina».

«A veces escucho decir que este es un Gobierno que no le importan los empresarios pero lo único que sé es que nosotros llevamos adelante un programa para atender la producción y el trabajo, el ATP, y por esa vía llegamos a más de 236 mil empresas», remarcó sobre el programa de ayuda estatal.

Fernández, en esa línea, remarcó que, «sin ayuda del Estado, tal vez hoy no existirían (esas empresas) y, de ese modo, garantizamos el trabajo de más 2,5 millones de argentinos», y dijo que, «gracias a ese esfuerzo, el empleo registrado cayó prácticamente en los mismos términos en que cayó en toda Europa, en promedio».

Al volver sobre su idea del capitalismo, sostuvo que «ese mundo empresario, necesita vincularse con el Estado, porque un capitalismo sin Estado es la selva misma, es un mundo sin reglas, donde gana el más poderoso y pierde el resto».

Asimismo advirtió que «un desarrollo donde se concentran ingresos de pocos es un desarrollo que solo trae conflictos y eso es a lo que estamos llamados a hacer, trabajar juntos para poder encontrar la salida y tenemos muchísimas oportunidades de salida porque la Argentina las ofrece».

Justicia y calidad institucional

En otro tramo de su discurso, sostuvo que el objetivo de su gestión es que el país «recupere su calidad institucional» y «una Justicia que se ha perdido».

En ese marco, les dijo a los empresarios que «la seguridad jurídica» que reclaman «exige jueces dignos y probos», para lo cual se tienen que dar los pasos establecidos por la Constitución, que prevén «un concurso de antecedentes, el acuerdo el Senado y ser designados por el Poder Ejecutivo Nacional».

«Queremos que la Argentina tenga calidad institucional y eso lo hacemos, no para impunidad de nadie, ni para beneficiarnos nosotros sino para que la Argentina recupere una justicia que se ha perdido», dijo el mandatario en alusión al proyecto oficial de reforma judicial.

También dijo que «esta Argentina dividida solo trae problemas» y se refirió a las marchas opositoras registradas en los últimos días: «Se plantean protestas en domicilios particulares de jueces o en algún caso de la Vicepresidente o yo mismo en la puerta de residencia de Olivos, donde todos los reclamos son repletos de agresión, de insultos y de maltrato», dijo.

En ese aspecto, Fernández evaluó que «ese país no funciona más» y que «ese país que divide y descalifica también pone en una vereda a los empresarios y en otra a los trabajadores, lo que es una falsa opción».

«Necesitamos a los empresarios y a los trabajadores en la misma vereda, caminando juntos, construyendo juntos», remarcó el Presidente.

Construcción

Por otro lado, anunció que en los próximos días el gobierno nacional va a presentar un plan basado en la construcción «como alternativa para que los argentinos puedan invertir en otras cosas» en momentos en que «ahorrar en dólares es costoso», y encontrar así «una alternativa para poder sostener una rentabilidad mínima de sus ahorros».

«La construcción es una gran oportunidad para hacerlo y en los próximos días sacaremos medidas que den cuenta de lo que estamos diciendo», dijo el mandatario, quien además sostuvo que vislumbra un 2021 que «ofrece muchísimas posibilidades» y a la obra pública como «el gran motorizador de la economía».

En ese sentido, agregó: «Queremos convertir a la construcción en una gran oportunidad de inversión y a la obra pública como un gran motor de la economía».

Entre otros adelantos, Alberto Fernández dijo en su exposición en el coloquio de IDEA que en los próximos días anunciará en Vaca Muerta «el Plan Gas, que seguramente va a generar mucha inversión en la zona y en toda la Argentina».

«Tenemos un potencial enorme de producción que nos garantiza el gas que necesitamos y que tengamos excedentes exportables de gas», señaló Télam.

El presidente Alberto Fernández saludó hoy a los trabajadores de prensa con motivo de su día y recordó al periodista Marcelo Zlotogwiazda, fallecido el año pasado, a quien definió como uno de los que «más admiró» por su «lectura honesta y sincera de la realidad».

«Quiero saludar en su día a los y las periodistas de Argentina. En este tiempo difícil que nos toca atravesar, es importante que el imperativo ético de comunicar la verdad nunca se olvide en la necesaria tarea de mantener informada a la población», expresó el mandatario, desde su cuenta de Twitter, en referencia a la emergencia por la pandemia de coronavirus.

Además, Fernández aprovechó la oportunidad para hacer una mención especial a Zlotogwiazda, «uno de los periodistas que más admiré por su lectura honesta y sincera de la realidad», subrayó.

«Sé que sus oyentes, sus amigos y sus colegas lo extrañan mucho. Yo también. Donde estés, Zloto, feliz día», cerró el mandatario.

 

El presidente Alberto Fernández pasó por Santiago del Estero y entre otras definiciones aseguró que el país se encuentra en default desde hace ya varios meses «solo que no escriben y lo ocultan». «No vamos a someter a la Argentina a ningún compromiso que no podamos asumir», aseguró el primer mandatario.

El Presidente, acompañado de algunos de sus ministros y de un aliado provincial como es el gobernador Gerardo Zamora , se mostró molesto con quienes hablan de la posibilidad de caer nuevamente en cesación de pagos al decir que «leo titulares que dicen que vamos a caer en default y yo les digo que hace meses ya estamos en default, solo que no lo escriben, solo que lo ocultan».

En otro tramo de su discurso posterior a la firma de convenios de varias obras para esta provincia Fernández se refirió a las negociaciones con los tenedores de deuda de nuestro país: «No vamos a someter a la Argentina a ningún compromiso que no podamos asumir y que comprometa el crecimiento de los argentinos. Yo cumplo mi palabra, yo tengo palabra, yo no miento «.

Estas y otras frases de Fernández fueron realizadas en la reanudación de las obras del Colegio del Centenario en la capital santiagueña.

Sobre la situación de cuarentena y la posibilidad de retroceder en las fases en algunos distritos más «complicados» con el pico de contagios indicó: «No nos tiene que dar vergüenza retroceder», al tiempo que destacó la colaboración de todos los gobernadores, incluso de aquellos de signo político contrario.

«Siempre lo digo, que nadie toma decisiones solo, que me toca gobernar con 24 gobernadores y sepan que no nos tenemos que dejar ganar por ansiedad y esa falsa dicotomía de salud versus economía. Somos un país maravilloso y vamos a levantarnos otra vez», afirmó, optimista.

Fernández llegó a Santiago pasado el mediodía y allí fue recibido por el gobernador Zamora, la intendenta de la capital, Norma Fuentes, y el alcalde bandeño Pablo Mirolo, referente local del massismo.

En la localidad de Forres visitaron una imponente planta enfardadora Mega Alfalfa Argentina (MAA), empresa del grupo Dagma que preside Federico de Achával, que estaba preparando un envío a Omán, en la península arábiga. Luego de esto se dirigieron a la capital santiagueña para la firma de varios convenios de obras y la reactivación de la refacción del Colegio del Centenario.

Sobre la última medición de la caída de la economía que se conocía horas atrás, Alberto Fernández contó que, en los primeros días de la gestión de Néstor Kirchner, donde él fue jefe de Gabinete, también habían detectado una caída de 11 puntos de la actividad económica , y que «la preocupación de Néstor era no cuanto había caída, sino cuánto tiempo íbamos a tardar en recuperarnos»

Antes de Fernández quien habló fue el mandatario santiagueño Gerardo Zamora, quien reafirmó su fuerte vínculo con la gestión nacional.

El Presidente recordó el inicio de su acercamiento con Zamora luego de que este accediera a la gobernación de la provincia: «Me decían allá ‘pero nosotros tenemos un candidato en Santiago’, pero yo les decía que el que piensa como nosotros es Zamora, y los santiagueños lo tenían más claro, por eso lo eligieron».

«Me pone muy contento venir a Santiago en esta época de pandemia y poner de pie nuevamente a obras como esta. Debemos volver a poner la educación, la ciencia y tecnología en el lugar que corresponde», al tiempo que destacó la invención de un kit para detectar coronavirus en una hora por parte de científicos argentinos.

También afirmó que «los países que no hicieron cuarentena han visto caer su economía de la misma manera que los que la estamos haciendo», agregando que «es inmoralidad que, en el siglo 21, en nuestro país, haya gente que pase hambre» y que «gracias a un gran esfuerzo de todos hemos logrado contener lo peor que el virus ha podido generar»

El presidente Alberto Fernández dijo que prefiere que una fábrica no trabaje porque sus empleados están en cuarentena, que porque estén enfermos.

“Es decir que vamos a dejar en mano de las autoridades provinciales el manejo de qué actividades pueden ser abiertas o quedar cerradas” y también “vamos a permitir que la mitad de la población se movilice”, puntualizó.

“Luego tenemos previstas dos etapas más hasta el final, cuando sea todo liberado”, anunció Alberto Fernández, quien reconoció que “hay mucha gente preocupada por la situación”.

“Hemos dado pasos importantes, pero estamos lejos de decir que el tema esté resuelto. Gracias a Dios en Argentina la pandemia no ha generado el daño que ha producido en otros lugares del mundo, pero esto es resultado de la actitud responsable que han adoptado los argentinos”, destacó este sábado por la noche el presidente Alberto Fernández al anunciar la extensión de la cuarentena hasta el 10 de mayo.

La principal característica que tendrá esta tercera etapa de la cuarentena es que se producirá una apertura de determinadas actividades económicas en centros urbanos con una población inferior a los 500 mil habitantes mientras que en los grandes conglomerados se mantendrán las restricciones existentes hasta el momento.

El Presidente argumentó que para adoptar esa medida se tomó en cuenta que los grandes conglomerados urbanos concentran el 47 por ciento de los casos positivos de coronavirus registrados en la Argentina, como la ciudad de Buenos Aires, el Gran Buenos Aires, Rosario, Gran Resistencia, Gran Tucumán, entre otras urbes.

Las autoridades provinciales podrán adoptar la apertura de actividades económicas en centros urbanos con menos de 500 mil habitantes, siempre que se cumplan con cinco requisitos establecidos por el Gobierno nacional: 1) Tiempo de duplicación de casos confirmados inferior a quince días. 2) Sistema de salud con capacidad adecuada para dar respuesta. 3) Evaluación positiva de las autoridades sanitarias respecto al riesgo socio-sanitario en relación con la densidad poblacional. 4) El porcentaje de la población exceptuada de las medidas de aislamiento no podrá superar el 50% de la población total del departamento o partido. 5) La zona geográfica no podrá estar definida como “con transmisión local o por conglomerado” por la autoridad sanitaria nacional.

“En la medida que se van cumpliendo objetivos la cuarentena va cambiando. Es necesario reactivar la economía, pero sin exponer a nadie, sin aumentar el riesgo más de lo debido. La economía ya venía golpeada desde el 10 de diciembre y la pandemia nos exige un esfuerzo más”, resaltó el Presidente.

“El objetivo es hacer más lento el contagio para ganar tiempo y preparar mejor el sistema sanitario. El contagio hoy se multiplica cada diecisiete días”, dimensionó.

LOS ANUNCIOS DEL PRESIDENTE

Los grandes aglomerados urbanos son los lugares de mayor riesgo de transmisión del virus. Por ese motivo, todos los aglomerados urbanos de más de quinientos mil habitantes en el país seguirán cumpliendo las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio como lo hicieron durante los últimos quince días.

La Administración Pública Nacional seguirá funcionando con las dotaciones mínimas establecidas en todos el país.

Siguen suspendidas a nivel nacional las siguientes actividades: dictado de clases presenciales en todos los niveles y modalidades. Espectáculos públicos y privados: sociales, culturales, recreativos, deportivos, religiosos y otros. Centros comerciales, cines, teatros, centros culturales, bibliotecas, museos, restaurantes, bares, gimnasios, clubes y cualquier espacio público o privado. Actividades turísticas, apertura de parques, plazas y similares.

Las fronteras seguirán cerradas para el ingreso de extranjeros. El ingreso de los residentes continuará en los términos que sean compatibles con el control sanitario.

El transporte de pasajeros aéreo de cabotaje e internacional, terrestre interurbano, entre jurisdicciones e internacional continúan sin autorización para funcionar.

Los gobernadores podrán decidir excepciones al cumplimiento de las medidas de aislamiento. Estas excepciones serán autorizadas únicamente cuando se cumplan las siguientes cinco condiciones sanitarias:

1) Tiempo de duplicación de casos confirmados inferior a quince días,

2) Sistema de salud con capacidad adecuada para dar respuesta,

3) Evaluación positiva de las autoridades sanitarias respecto al riesgo socio-sanitario en relación con la densidad poblacional,

4) El porcentaje de la población exceptuada de las medidas de aislamiento no podrá superar el 50% de la población total del departamento o partido,

5) La zona geográfica no podrá estar definida como “con transmisión local o por conglomerado” por la autoridad sanitaria nacional.

Si alguno de estos indicadores no se cumple, el departamento o partido no podrá avanzar con las excepciones.

El jefe de Gabinete de Ministros podrá disponer el cese de las excepciones que incumplan con los criterios epidemiológicos / sanitarios.

Las y los trabajadores mayores de sesenta años, embarazadas o personas incluidas en los grupos en riesgo (definidos por el Ministerio de Salud) están dispensados de concurrir a sus puestos de trabajo.

Todas las personas podrán realizar salidas breves (caminatas de máximo 1 hora), a no más de 500 metros de su domicilio, sin utilizar transporte público y cumpliendo con las recomendaciones de distanciamiento e higiene.