Tag

agresión

Browsing

Esta noche, desde las cooperativas de Comodoro Rivadavia, Sarmiento, Esquel y Rawson expresaron su contundente rechazo hacia Rogelio González y sus compañeros Valdez y Montiel.

Desde sus redes sociales, las cooperativas asumieron su posición:

“Desde las cooperativas de Comodoro Rivadavia, Sarmiento, Esquel y Rawson expresamos nuestro más profundo repudio a Rogelio González y sus compañeros Valdez y Montiel. En lo que parecía la resolución de un conflicto que involucró 9 días de paro por parte del sindicato se dispone una conciliación obligatoria de la cual participaron autoridades de la cooperativa de Dolavon y del Sindicato Regional de Luz y Fuerza de la Patagonia”.

“En este contexto se desató un inadmisible acto de violencia contra Mario Ap Iwan y contra la compañera cooperativista Gloria Galvan, a quien de manera autoritaria y agresiva, Rogelio González, maltrató y por lo cual al pedir calma y respeto, Ap Iwan, resultó lesionado tras recibir agresiones físicas de los tres sindicalistas al mismo tiempo. Vergonzoso acto de cobardía que tres individuos golpearan a uno solo, y más aún que lo hayan hecho luego de agredir verbalmente a una mujer”.

“La falta de respeto y prepotencia, la violencia y el patoterismo no pueden seguir siendo armas de negociación en mesas de diálogo. Es momento de poner un punto a esto y demandar a Héctor González, que se expida y exponga el gravísimo error que han cometido sus tres representantes y encaren, de una vez por todas, el cambio de metodología que la época y la función sindical merecen”.

🚨🔴 || DENUNCIAN AL SINDICALISTA ROGELIO GONZÁLEZ, HERMANO DE HÉCTOR GONZÁLEZ, POR AGRESIÓN CONTRA MIEMBROS DEL…

Publicado por Cholila Online Portal de Noticias Digital en Martes, 25 de agosto de 2020

Un hombre de 78 años denunció a un guardia de un supermercado porque este le pegó con su puño por negarse a colocar un changuito en el lugar correspondiente. Ocurrió este domingo en Córdoba.

Todo ocurrió luego de que el jubilado realizara una compra y sacara el carrito del comercio para colocar las bolsas en el baúl de su vehículo.

El hecho ocurrió el domingo por la tarde en un local de una cadena de supermercados, en el barrio Cofico de la ciudad de Córdoba. “Mi papá fue al supermercado a hacer las compras. Cuando salió, él tenía el auto enfrente. Él es una persona que tiene múltiples patologías: diabetes, hipertensión… Y hace un año fue operado de la columna. Entonces no puede levantar peso, no puede levantar bolsas”, relató Martina Aguirre, hija del hombre golpeado.

La mujer contó que el empleado de seguridad se acercó para pedirle que no retirara el changuito del supermercado ubicado en Jerónimo Luis de Cabrera al 400. Ante el reclamo, el jubilado confirmó que iría con el changuito hasta su auto. El guardia insistió en que no lo podía hacer.

“Él no quería tener dolores a la noche y cruzó igual. Dejó las bolsas en el baúl del auto. Cuando volvió con el changuito lo dejó en la vereda. El guardia, de mala manera, le dijo que lo tenía que dejar donde corresponde”, explicó

“Mi papá se dio vuelta y le dijo: ‘Llevalo vos que para eso te pagan’. El guardia le pegó con su puño en el ojo derecho, mi papá se derrumbó, pegó contra el asfalto y perdió el conocimiento. Meterse con un hombre de 78 años, ¿te parece que se puede hacer algo así”, expresó la mujer, en diálogo con ElDoce.tv.

Luego de la agresión, el jubilado fue trasladado al Hospital Privado de la ciudad de Córdoba, en donde permanece internado en terapia intensiva con un derrame en su ojo derecho.

“La gente que estaba ahí empezó a auxiliarlo. Buscaron gasas y materiales para curarle las heridas.La verdad es que hay formas y formas de actuar. Nada justifica la violencia”, sostuvo Aguirre.

El supermercado publicó un comunicado en el cual manifestó: ”Debido a la información de público conocimiento sobre un altercado en una de nuestras sucursales entre un cliente y personal de la empresa de vigilancia que presta servicios en los locales de nuestra cadena, desde Disco queremos informar que: el hecho se encuentra en investigación y nuestra empresa ha puesto a disposición toda la información que dispone para que se esclarezca a la brevedad posible”.

También indicaron que “el empleado de seguridad involucrado ha sido separado del cargo de manera inmediata y ha dejado de prestar servicio hasta tanto finalice la investigación de lo ocurrido.Por último, queremos expresar nuestro más enérgico repudio a cualquier hecho de violencia y nuestro compromiso para la resolución de este suceso”.

“Yo no quiero ningún resarcimiento económico, pero que esta persona pague por lo que hizo. No puede ser que mi padre esté en terapia intensiva y él esté en su casa con su familia.O peor: que esté trabajando”, completó Aguirre.

Ocurrió el viernes a la madrugada en un sector de Fracción XIV. Un hombre -con prohibición de acercamiento por violencia de género- rompió la puerta de ingreso de la casa de su ex pareja y se llevó de forma violenta a sus hijos de entre 2 y 9 años. Hubo cuatro allanamientos para rescatarlos.

Un hecho de extrema violencia se vivió en la madrugada del viernes en una casa del sector de Fracción XIV. Una mujer, denunció en la comisaría, que su ex pareja -que tenía prohibición de acercamiento por violencia de género – irrumpió violentamente en su vivienda y tras romper la puerta a patadas se llevó a uno de sus hijos. Según el relato de la víctima, el hombre regresó y se llevó a sus otros dos hijos, todos menores de entre 2 y 9 años de edad.

El hecho ocurrió en jurisdicción de la Comisaría Quinta. Por razones legales, ya que están involucrados menores, no se puede identificar al agresor y secuestrador de los menores, pero se le dio rápida intervención a la División Policial de Investigaciones (DPI) que actuaron con la supervisión del funcionario fiscal Cristián Ovalle y la anuencia del juez penal de turno dr. Miguel Angel Caviglia.

CUATRO ALLANAMIENTOS PARA RESCATAR A LOS NIÑOS

Los antecedentes previos de violencia que tenía el imputado hacían temer por la suerte de los menores, por lo que la División Policial de Investigaciones, debió actuar con celeridad y fueron cuatro las órdenes de allanamientosque se efectivizaron cerca de las 5 de la tarde de ayer viernes en sendos domicilios de calle Pensamientos, del barrio San Martín y también en otros de Fracción XIV.

Para los mismos, debieron contar con la colaboración de fuerzas especiales como el Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) e Infantería. El resultado fue más que satisfactorio ya que lograron dar con los tres niños buscados en buen estado de salud y en forma conjunta con la Comisaría de la Mujer, reintegrarlos con su madre, señaló ADN SUR.

Una mujer denunció que su hijo de 16 años fue golpeado por policías de Chubut y Río Negro, luego de que el joven, en aparente estado de ebriedad, tirara un cono del control policial en el paralelo 42°. Intentó huir para esconderse en su domicilio. 

Adriana Salgado aseguró que el adolescente fue golpeado por los uniformados antes de ser llevado en un patrullero hasta la comisaría de El Hoyo y en el trayecto le habrían colocado una bolsa en la cabeza. Terminó con lesiones graves y hospitalizado en Esquel.

«Mi hijo pasó caminando el domingo a las 9.30 por el control rionegrino de la ruta 40, donde tiró uno de los conos. Le dijeron que lo levante, pero al estar con un traguito de más porque se había muerto mi papá unas horas antes, le dijo de mala manera al policía que lo levante él. Entonces salió corriendo porque estaba a una cuadra y media de mi casa. Cuando salgo, estaban varios policías agarrándolo. Le pegaron en mi presencia y lo esposaron”, contó Adriana.

“Les dije que era menor y que me hacía cargo, que no es un pibe malo. Me dijeron que lo iban a llevar al calabozo porque escupió a uno de los uniformados y pateó un cono», prosiguió la mujer, al tiempo que agregó: «Me indicaron que vaya a buscarlo a la comisaría de Lago Puelo, pero en realidad lo habían llevado a El Hoyo. Encima, me mandaron de vuelta a El Bolsón con el argumento de que no tenía los documentos”.

«A mi hijo lo lastimaron un montón, no se justifica. Nuestra casa está sobre la calle del paralelo 42°, del lado chubutense. Conozco a los policías de Río Negro, por eso les pedí que lo lleven a la comisaría de El Bolsón y que yo también pueda ir, porque sabía que podían llegar a pegarle”.

Con respecto a la salud del joven, señaló: «Tiene dos vértebras comprometidas, un traumatismo en el pómulo y complicaciones cuando orina». «La agresión nos cambió la vida. Ahora estamos saliendo de Esquel en una ambulancia, a mi hijo le sangra la nariz y está muy dolorido y con dolor de cabeza. Volvemos a El Bolsón para hacerle una resonancia”, relató.

Versión oficial

Aun cuando no se haya radicado una denuncia formal sobre los acontecimientos, desde la Unidad Regional Esquel adelantaron que se iniciará de oficio una investigación “a partir de las declaraciones públicas de la mujer”.

Según la reconstrucción de los hechos, versiones policiales indican que “siendo las 10 del domingo, personal apostado en el control caminero del paralelo 42° divisa a un masculino que corre por la ruta nacional 40 –desde El Bolsón hacia Chubut- y arroja conos del control de Rio Negro”.

“Sigue hacia el oeste por un callejón y personal del Chubut lo persigue. Ingresa por una propiedad situada a mano derecha y se esconde en la parte trasera de vivienda. Al ser ubicado, increpa al personal escupiendo en el rostro a uno de los uniformados y es demorado. Al ser subido al móvil, sale una señora quien dice ser madre del joven, luego es llevado a la comisaría de El Hoyo”, prosigue. Asimismo, “se dio intervención al hospital local a raíz del estado de ebriedad que presentaba el menor”, señaló Red 43.

Un vigilador privado de un edificio del partido bonaerense de Vicente López fue atacado a puñetazos por un inquilino al que acusó de no haberlo cumplido con el protocolo de aislamiento ante la pandemia de coronavirus tras regresar de un viaje por los Estados Unidos, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

La agresión, que quedó filmada por las cámaras de seguridad y cuyas imágenes se viralizaron por las redes sociales, provocó la reacción del presidente Alberto Fernández, quien pidió ser «severos» con quienes «no acepten la cuarentena» y aseguró que iría «personalmente a encerrarlo».

“Estoy buscando donde vive ese señor para encerrarlo personalmente yo, para que todos entiendan que no se puede jugar de ese modo”, afirmó esta mañana en declaraciones a Radio Diez el Presidente, al ser consultado sobre lo sucedido.

El hecho ocurrió cerca de las 21.20 de anoche en un edificio situado en Rosales 2793, en la localidad de Olivos, en dicho partido de la zona norte del conurbano, cuando el vigilador identificado por la Policía como Gustavo Granucci denunció la agresión por parte de un inquilino, la cual quedó grabada por una de las cámaras de seguridad del lugar.

Según las fuentes y el video que se difundió por las redes sociales, el ataque se produjo en la garita del vigilador, adonde el inquilino, identificado como Miguel Ángel Paz, se presentó visiblemente molesto e insultó al empleado de seguridad porque éste le había advertido que no cumplía con el protocolo de sanidad dispuesto por el gobierno nacional ante la pandemia del coronavirus, para las personas que regresan de viajes de países extranjeros donde circula el virus.

“No estás cumpliendo con el protocolo de sanidad, tomatelá de acá, salí de la guardia”, le pidió Granucci, y como el inquilino se rehusó, lo empujó, a raíz de lo cual este último lo atacó a puñetazos al tiempo que lo insultaba nuevamente.

“Te voy a matar, ¿querés seguir haciéndote el loco conmigo?”, dijo el vecino al finalizar la golpiza.

Ante lo ocurrido intervino personal policial que retuvo al agresor en su domicilio y del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) para asistir al vigilador y determinar si ambos hombres se encuentran infectados con el virus Covid-19.

A su vez, el empleado de seguridad debió ser asistido en el Hospital Houssay por unos cortes en el rostro, al tiempo que el análisis de coronavirus dio resultado negativo, dijeron los informantes judiciales.

También intervino el fiscal de turno en Vicente López, Martín Gómez, quien imputó al vecino de “lesiones y amenazas”.

Las fuentes policiales indicaron a Télam que esta mañana se dispuso la aprehensión del inquilino en su domicilio donde cumple con el protocolo de aislamiento.

Además, interviene el juez federal de San Isidro, Lino Mirabelli, quien investiga la posible infracción de los artículos 205 y 239 del Código Penal de la Nación, que contemplan la protección de la salud general y el delito de desobediencia, agregaron las fuentes.

Tras conocerse las imágenes, el presidente Fernández consideró en dos entrevistas radiales de esta mañana a Radio Diez y a Radio Mitre que «hay que ser severos con quienes no acepten la cuarentena».

«Tenemos que ser inflexibles con eso, esto no es mano dura sino protección. es exactamente lo contrario. Ayúdennos», dijo Fernández.

Cuando aún continúan las repercusiones de la terrible noticia del homicidio de un joven en manos de un grupo de rugbiers, una vecina de Puerto Madryn compartió su relato en las redes sociales en el cual da a conocer una situación de mucha violencia que le tocó vivir a su hijo de 16 años.

“Basta de violencia. El 14 de diciembre Valentín, mi hijo de 16 años, fue a un egreso en el Club Madryn. En un momento desde atrás y sin aviso recibe golpes de puño de un violento de 17 años, sin aviso y sin motivo alguno. La golpiza brutal le causó doble quebradura de mandíbula, intervención, dolor, pérdida de 7 kilos por tener que alimentarse con una sonda, boca bloqueada y lo más desesperante y traumático: un ‘no entender porqué le pasó esto’. Este individuo le truncó sus planes del verano; entrenar, trabajar y pasarlo bien con sus amigos en la playa, ya que había rendido sus materias perfectamente para estar libre y disfrutar.

Esta publicación tiene como único fin informar a todos los padres y chicos de las cosas que pasan en esta ciudad y de las que la gente prefiere no hablar… claro… hasta que les toca vivirlo en carne propia.

¿Por qué lo publico? Porque no hay ningún derecho a que te hagan esto con un hijo. Porque la impotencia es tan grande que no se puede explicar y básicamente porque deseo profundamente que ni este violento ni ninguno más destruya a una familia otra vez.

Por último no puedo ni quiero dejar de mencionar que el violento, golpeador y cobarde es jugador de Rugby. Y lo escribo porque parece ser que la gente con los acontecimientos de estos últimos días (en Punta del Este, en Villa Gesell y demás) parecería estar interesada en defender o defenestrar a ese deporte. Lamentablemente los casos son muchos, demasiados. A mí sinceramente poco me importa qué deporte practican estos salvajes pero sería bueno que haya una reflexión”.

De esta manera, la madre de este joven denunció este lamentable incidente que ha focalizado la opinión pública en quienes practican deportes de contactos como el rugby.

Ocurrió en la calle Código 1609 al 500 del barrio Presidente Ortiz. Los dos delincuentes ingresaron a la casa y amenazaron a un matrimonio con un arma. Los golpearon, los ataron y hasta le ocasionaron fracturas. La policía llegó cuando estaban adentro de la casa y los ladrones intentaron evitar la detención a los tiros.

Una pareja el fin de semana vivió una madrugada de terror en Kilómetro 5. Dos delincuentes ingresaron a su casa de Código 1609 al 500, en el barrio Presidente Ortiz, y amenazaron y golpearon a ambos, ocasionándole incluso fracturas producto de la violencia.

Emiliano, la víctima contó a La Tribuna Radio, que su “mujer recibió una gran cantidad de golpes en la cabeza y otras parte de su cuerpo. Yo recibí dos culatazos y la fractura de la mano”.

La pareja estaba durmiendo cuando ingresaron los ladrones. Escucharon ruidos, pero no los tuvieron en cuenta, hasta que el hombre se levantó y escuchó ruidos en la escalera. Sin embargo, ya era tarde: los ladrones estaban adentro.

Según contó el hombre cuando abrió la puerta los delincuentes le mostraron un revolver y lo amenazaron: “Me dijeron que me iban a volar la cabeza con un arma”, contó.

Su señora entró en schock y el atinó a obedecer para que no pase a mayores. Sin embargo, en un momento la mujer se abalanzó contra los ladrones y comenzaron a forcejear. En ese momento la golpearon en forma salvaje.

Según contó Emiliano, una vecina pudo escuchar el pedido de auxilio de su señora y a los pocos minutos llegó la policía. Los ladrones al darse cuenta intentaron evitar la detención a los tiros. Todo en el interior de la casa.

Cuando esto pasó los ladrones ya habían guardado electrométricos, ropa y hasta perfumes en una valija. Además habían atado a sus víctimas.

Cuando ingresó la policía ellos intentaban bajar la escalera y comenzaron a disparar. “No sabíamos a donde estaban disparando. Yo atine a cerrar la puerta de la habitación por el temor de que le sigan haciendo algo a mi señora o incluso a mí”, confesó Emiliano.

Los dos sujetos y su complice, quien esperaba en un auto, finalmente fueron detenidos. Los tres tienen antecedentes penales e incluso uno tiene libertad asistida, otro condicional y otro una condena en suspenso.

“Es un momento bastante complicado. Bastante bronca porque uno labura y labura como cualquier otra persona y vienen tres tipos a sacarte lo que es tuyo”, dijo Emiliano, con la bronca del momento, pero el agradecimiento a los policías que le salvaron la vida, informó ADN SUR.

Integrantes de una fuerza de seguridad de elite argentina se encargaron del traslado de los periodistas de TN.

Trasladar a los periodistas agredidos en Bolivia a un lugar seguro demandó este jueves una audaz operación de un equipo de elite de las fuerzas de seguridad de la Argentina.

La celeridad del accionar quedó registrada en un video de TN, en el que se observa cómo buscaron a los periodistas Carolina Amoroso, Martín Magaldi y Federico Gandolfi en el hotel donde se encontraban refugiadosen La Paz tras sufrir agresiones por parte de manifestantes.

La secuencia revela la rapidez con la que los periodistas se subieron a los vehículos con los que luego fueron trasladados a un lugar seguro bajo proyección de las autoridades argentinas en ese país.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, explicó en TN que se trató de un «operativo secreto»y reveló: «Yo misma hablé con Carolina (Amoroso) y le dije ‘hay que organizarse y actuar rápido´».

«Creo que se actuó rápido y ahora ya están resguardados y eso es importante«, celebró la funcionaria nacional, luego de indicar que el accionar se realizó en el marco de acuerdos entre la Gendarmería y las fuerzas de seguridad boliviana.

Seguido, Bullrich detalló que «no hablaron con autoridades (de Bolivia) porque la situación es caótica» y porque el gobierno de Mauricio Macri «tampoco ha reconocido» a Jeanine Áñez como presidenta interina tras la renuncia de Evo Morales.

«Pusimos en marcha mecanismos institucionales argentinos y los convenios y los acuerdos que tenemos con Bolivia para resguardar a los periodistas», insistió la ministra de Seguridad, informó Clarín.

Un llamado telefónico este domingo advertía a la Policía que una mujer a bordo de una camioneta pedía ayuda. El hombre quiso escapar pero fue detenido.

Este domingo por la mañana, personal policial de la Comisaría de Km.8 detuvo a un hombre que habría golpeado a su novia mientras estaban dentro de una camioneta. La mujer alcanzó a abrir la puerta y pedir ayuda, lo que fue advertido por un vecino, que dio aviso a la Policía.

El incidente ocurrió cerca de las 9 hs de este domingo, cuando una camioneta Toyota Hilux color gris circulaba por el Barrio Don Bosco. Allí, un vecino -que luego advirtió a la policía- vio que el rodado en movimiento tenía la puerta del acompañante abierta, y una mujer se asomaba pidiendo ayuda.

Cuando personal policial de la Seccional de Km.8 llega al lugar, encuentran el vehículo en la calle Italo Dell ‘Oro -frente al Hospital Militar- y en su interior una mujer, de 47 años, que indicó que su novio la había golpeado en la cabeza y provocado la rotura del vidrio de la puerta delantera derecha, tras lo cual se había dado a la fuga.

Luego de un rastrillaje por la zona, el sujeto, de unos 43 años, fue aprendido sobre calle Teniente Jiménez, y trasladado a dependencias policiales, en averiguación del delito de violencia de género y daño, informó el Diario ANDSUR.

Tres personas han muerto y decenas han resultado heridas en los enfrentamientos desatados tras las últimas elecciones generales

El conflicto desatado en Bolivia por los resultados de las elecciones generales celebradas el pasado 20 de octubre —que favorecen al Gobierno pero que la oposición considera fraudulentos— no encuentra una salida política ni institucional. Grupos de manifestantes a favor y en contra del presidente Evo Morales se enfrentan a diario en distintas ciudades del país, lo que ha provocado la muerte de tres personas y decenas de heridos de distinta gravedad. La policía no tiene capacidad para garantizar el orden, pero no se sabe si porque el Gobierno le pide abstenerse de actuar en algunos casos, porque no cuenta con suficientes recursos o porque, al estar dividida internamente, no puede ser usada con confianza por las autoridades.

Las organizaciones sociales de las ciudades que dirigen el conflicto, los llamados “comités cívicos”, piden la renuncia del presidente y la convocatoria de nuevas elecciones, una opción que es impensable para el oficialismo. Al mismo tiempo, estos comités rechazan la auditoría de los comicios que está realizando la Organización de Estados Americanos, en cuyo dictamen el Gobierno deposita su esperanza de solucionar el conflicto. La oposición política, encabezada por el candidato Carlos Mesa, ha perdido peso y se ha sumado, con un talante más moderado, a la postura de los comités cívicos.

El pasado miércoles, se produjo un brote grave de violencia en Cochabamba, la región del país de la que proviene Morales. A primera hora de la mañana, un grupo de mujeres cocaleras, antiguas compañeras de lucha del ahora presidente, marchó desde el campo a la ciudad del mismo nombre, que se encontraba bloqueada en distintos puntos. Durante todo el día se produjeron enfrentamientos con piedras y palos entre grupos de campesinos, protagonistas habituales de las luchas sociales bolivianas, y jóvenes citadinos pertrechados con escudos y cascos. En los choques murió un joven de 20 años —que acabó con el cráneo roto— y decenas de personas resultaron heridas. Al mismo tiempo, la alcaldesa de un municipio colindante, Vinto, una militante del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), fue retenida durante varias horas y vejada por un grupo de manifestantes, que la acusaba de financiar y liderar a las personas que habían querido desbloquear y romper el paro cívico.

La Paz y sobre todo El Alto (que reúne a las zonas habitadas por inmigrantes rurales de la primera ciudad) son las únicas urbes del país en las que las actividades todavía se realizan con cierta normalidad, aunque hay algunos bloqueos, marchas y concentraciones de ambos lados, y cada noche se observan combates entre universitarios que quieren llegar a la plaza Murillo, donde se encuentra el Palacio de Gobierno, y policías que lo impiden. El resto de las ciudades del país protagonizan huelgas cuyo seguimiento es variable. Tras casi dos semanas de protestas contra el fraude electoral, los huelguistas alegan que están ya muy cansados, aunque ninguno habla en público de una suspensión de las movilizaciones.

Al contrario, los comités cívicos buscan radicalizar los paros con bloqueos de carreteras internacionales, que comienzan a ser realizados por los transportistas de carga, mientras que los transportistas de pasajeros están, en general, del lado del Gobierno.

El dirigente más visible de la protesta, Fernando Camacho, líder de los comités cívicos de Santa Cruz, se trasladó a La Paz para entregar en el Palacio de Gobierno una “carta de renuncia” preparada para que Evo Morales solo tuviera que firmarla. Su llegada se convirtió en una pequeña odisea, porque, en un primer intento, un grupo de militantes del MAS entró en el aeropuerto de El Alto y estuvo a punto de agredirlo. El Gobierno tuvo que evacuarlo en una avioneta. Horas después, Camacho, que iba “solamente con la carta de renuncia y una Biblia” en las manos, volvió a aterrizar en El Alto y logró salir del aeropuerto, rodeado de gente que lo repudiaba y que lo aplaudía, gracias a un complejo operativo policial.

Camacho convirtió la entrega de la carta a Morales en su principal misión después de que se cumpliera el ultimátum de 48 horas que le había dado al presidente para que renunciase, lo que causó comentarios humorísticos en las redes. Sin embargo, sus dificultades para llegar a la sede del Gobierno lo volvieron a proyectar como el hombre del momento.

Evo Morales ha asegurado que no declarará el estado de emergencia, que en Bolivia se le llama estado de sitio y se se le asocia históricamente con fuertes y violentas acciones militares. Las Fuerzas Armadas se encuentran acuarteladas y han afirmado que, de ser necesario, harán respetar el “orden constitucional”.

El corte de pelo a la alcaldesa

La alcaldesa de una pequeña ciudad de Bolivia fue agredida por una turba de manifestantes antigubernamentales, que la arrastraron por las calles descalza, la embadurnaron con pintura roja y le cortaron el pelo. Los atacantes, que asaltaron el ayuntamiento y le prendieron fuego, se llevaron por la fuerza a Patricia Arce, miembro del partido gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), y la retuvieron durante cuatro horas hasta que fue rescatada por la policía.

La agresión ocurrió ayer en la ciudad de Vinto, en la región central de Cochabamba, y es el último episodio de la ola de violencia que sacude a Bolivia desde las contestadas elecciones presidenciales del 20 de octubre y que ya se ha cobrado tres vidas. Aunque la junta electoral dio como ganador al presidente Evo Morales, que de esta manera accedería a un cuarto mandato, la oposición denuncia fraude electoral y exige la repetición de comicios.

Con información de El País y La Vanguardia