Tag

África

Browsing

Aliko Dangote, el hombre más rico de África, planea invertir 15.000 millones de dólares en la construcción de una de las mayores refinerías del mundo, que puede «cambiar el juego» en el mercado regional del suministro de petróleo, señala Bloomberg.

De esta manera el multimillonario hombre nigeriano permitirá a su país satisfacer sus necesidades de combustible, así como exportarlo a los países vecinos, según la publicación. Asimismo, el funcionamiento de la planta aumentará el producto interno bruto (PIB) del país un 2,3%, estimó la empresa de inversiones Renaissance Capital en el 2018.

Bloomberg detalla que se trata del mayor proyecto industrial en la historia de Nigeria, que incluirá no solo la refinería, sino un procesador de gas y una planta de amoniaco y urea, que será la mayor del mundo. La instalación petrolera podrá procesar 650.000 barriles por día y poseerá también una columna de destilación para separar el crudo en distintos combustibles, que se convertirá en la más grande a nivel mundial.

Tras su construcción, la refinería podrá dar trabajo a más de 70.000 personas, opinó el gobernador del Banco Central de Nigeria, Godwin Emefiele. En ese contexto, Devakumar Edwin, director ejecutivo del complejo, admitió que los riesgos y desafíos respecto al proyecto «son altos», pero «las recompensas también son altas». «Como un símbolo del progreso nigeriano, [la refinería] es bastante importante», afirmó Charles Robertson, economista jefe en Renaissance Capital, mientras que Jeremy Parker, analista en la consultoría Citac, que se especializa en negocios relacionados con el petróleo en África, declaró que es «el desarrollo que cambia el juego del suministro [del crudo] regional».

Cabe señalar que la fecha de la realización del ambicioso proyecto ya se había aplazado: hasta el 2016, 2019 y ahora hasta el 2021. Al mismo tiempo, Citac estima como poco probable que la refinería empiece a funcionar antes del 2023.

La realización de este proyecto se planea mientras el país se enfrenta a una crisis por la pandemia, la caída del precio de petróleo, y ya sufrió dos devaluaciones de su moneda desde marzo. Según el Fondo Monetario Internacional, la economía del país perderá un 5,4% este año.

África superó los 27.000 muertos por coronavirus en la última jornada, mientras se mantiene la tendencia en todo el continente a una media de 100.000 casos semanales, con Sudáfrica manteniendo su lugar como el país más afectado, con más de 600.000 casos y más de 12.000 muertes desde el inicio de la pandemia.

Según el balance ofrecido hoy por los Centros de Control de las Enfermedades en África, el continente registra 1.168.185 casos positivos y 27.322 muertos, mientras que casi 900.000 personas se ha recuperado de la enfermedad.

La región más afectada por número de casos es el sur del continente, con 642.043 contagios, la inmensa mayoría en Sudáfrica, seguida de Zambia (10.627 casos, 277 muertos) y Zimbabwe (5.815 casos, casos, 152 muertos), informó la agencia de noticias DPA.

El norte del continente, en tanto, registra 206.674 contagios, comenzando por Egipto (97.148 casos, 5.321 muertos) y siguiendo por Marruecos (49.247 casos, 817 muertos) y Argelia (41.111 casos, 1.405 muertos).

El oeste de África, por su parte, registra 153.182 casos, con Nigeria a la cabeza (51.304 casos, 996 muertos), seguido por Ghana (43.325 casos, 261 decesos) y Costa de Marfil (17.310 casos, 112 fallecidos).

El este de África registra 113.728 casos. Etiopía es el país más afectado de la región, con 37.665 y 637 muertos, seguido por Kenia (31.763 casos, 532 fallecidos) y Madagascar, (14.218 casos, 172 fallecidos).

Sudán, en tanto, es el país con más fallecidos de la región (12.623 casos, 812 decesos).

Por último, África central registra un total de 50.966 casos, con Camerún como epicentro regional de la crisis (18.662 casos, 408 fallecidos), seguido de República Democrática del Congo (9.802 contagios, 248 muertos) y Gabón (8.388 contagios, 53 muertos), señaló Télam.

Desde mayo, cientos de elefantes aparecieron sin vida en Botswana, el país que conserva la tercera parte de la población de estos animales en el mundo.

Un fenómeno que no tiene ningún precedente ocurrió en Botswana durante los últimos dos meses: cientos de elefantes fueron encontrados sin vida.

El Dr. Niall McCann dijo que sus colegas en el país del sur de África vieron más de 350 cadáveres de elefantes en el Delta del Okavango desde principios de mayo. Nadie sabe por qué los animales están muriendo aunque los resultados están en camino y estarán listos en unas cuantas semanas, según explicó el gobierno local.

Botswana es el hogar de un tercio de la población de elefantes de África. El Dr. McCann, de la organización benéfica con sede en el Reino Unido National Park Rescue , dijo a la BBC que los conservacionistas locales alertaron por primera vez al gobierno a principios de mayo, después de que emprendieron un vuelo sobre el delta.

“Vieron 169 en un vuelo de tres horas”, dijo. “Poder ver y contar tantos en un vuelo de tres horas fue extraordinario”. “Un mes después, nuevas investigaciones identificaron muchos más cadáveres, lo que eleva el total a más de 350”. “Esto no tiene precedente en cuanto a la cantidad de elefantes que mueren en un solo evento no relacionado con la sequía”, agregó.

En mayo, el gobierno de Botswana descartó la caza furtiva como una razón, señalando que los colmillos no habían sido removidos, según Phys.org . Hay otras cosas que apuntan a algo más que la caza furtiva. “Solo los elefantes están muriendo y ningún otro animal”, dijo el Dr. McCann. “Si los cazadores furtivos usaran cianuro, esperarías ver otras muertes”.

El Dr. McCann también descartó tentativamente el envenenamiento natural por ántrax, que mató al menos a 100 elefantes en Bostwana el año pasado. Sin embargo, aún no pudieron descartar ni envenenamiento ni enfermedad. La forma en que los animales parecen estar muriendo, muchos cayendo sobre sus caras, y los avistamientos de otros elefantes caminando en círculos apuntan a algo que potencialmente ataca sus sistemas neurológicos, dijo el Dr. McCann.

El continente, en el cual el ritmo de contagio se ha mantenido por debajo del resto del mundo, alcanzó los 251.866 contagios confirmados de Covid-19.

África superó el cuarto de millón de casos del nuevo coronavirus, después de que Sudáfrica registrara una serie de récords de contagios durante el fin de semana, informó la autoridad de salud de la Unión Africana (UA).

El continente, en el cual el ritmo de contagio se ha mantenido por debajo del resto del mundo, alcanzó los 251.866 casos confirmados de Covid-19, la enfermedad que causa el coronavirus, informó el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de África (CDC).

Las muertes en el continente por el virus ya suman 6.769, agregó el CDC en su página web.

Aunque África todavía representa una pequeña fracción de los casos de coronavirus en todo el mundo, un 3%, autoridades de Sudáfrica y otros países han mostrado su alarma porque el número de infecciones no deja de aumentar.

Sudáfrica, cuyos casos positivos representan más de una cuarta parte del total del continente, tiene 73.553 casos positivos, de los cuales 1.568 se han muerto y casi 40.000 se han recuperado, según las autoridades sanitarias locales.

El país tuvo el domingo su salto más importante desde que se desató la pandemia, con 4.300 casos en 24 horas.

La mayoría de las infecciones del país, alrededor de dos tercios, se encuentran en la provincia de Cabo Occidental, un popular destino turístico que alberga la ciudad costera de Ciudad del Cabo.

Pese al aumento de las infecciones, las autoridades mantienen su política aflojar paulatinamente las medidas de restricción impuestas para evitar los contagios masivos.

Desde el 1 de junio, se han autorizado la venta de alcohol, la apertura de algunos locales comerciales y de templos religiosos, limitados a 50 personas.

La epidemia se estuvo expandiendo en África de forma más lenta que en otras regiones, gracias, en gran medida, a la respuesta estricta y temprana de la mayoría de los gobiernos.

Sin embargo, La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió la semana pasada que la pandemia se está «acelerando» en África, y que mientras que al continente le llevó 98 días para llegar a los 100.000 casos, en sólo 18 alcanzó los 200.000.

África había alcanzado los 200.000 casos el 10 de junio, lo que implica que el continente sumó unos 50.000 casos más en seis días, señaló Télam.

El organismo evaluó además que hasta 44 millones de personas podrían infectarse en el continente de 1.300 millones de habitantes durante el mismo periodo de tiempo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que el coronavirus se cobrará la vida de unas 190.000 personas en África y advirtió que la enfermedad podría estar latente en el continente durante varios años.

El organismo de salud de la ONU evaluó además que hasta 44 millones de personas podrían infectarse en el continente de 1.300 millones de habitantes durante el mismo periodo de tiempo si los países no toman medidas de prevención.

Sin embargo, 43 de los 54 países africanos han implementado medidas para reducir la propagación del virus, entre ellas el cierre de empresas, la suspensión de clases y reuniones así como toques de queda y restricciones de circulación en las principales ciudades.

El coronavirus está presente en todos los países de África menos Lesoto, un pequeño reino enclavado dentro de Sudáfrica.

En total, el continente suma unas 52.000 infecciones reportadas y 2.047 muertes por coronavirus, según cifras de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de África que representan un aumento del 42% de los casos en la última semana.

Según la OMS, la enfermedad parece propagarse a un ritmo más lento que en Europa, aunque eso podría deberse a que no se está testando lo suficiente o a las conexiones de transporte menos desarrolladas.

«Si bien es probable que la Covid-19 no se extienda de manera tan exponencial en África como en otras partes del mundo, probablemente arderá en los puntos críticos de transmisión», dijo Matshidiso Moeti, directora regional de la OMS para África, sobre la enfermedad que causa el virus.

Moeti señaló que es probable que el pico de casos llegue dentro de un mes, cuando el virus ya se haya extendido en las comunidades.

“La Covid-19 podría convertirse en un elemento fijo en nuestras vidas durante los próximos años, a menos que muchos gobiernos de la región adopten un enfoque proactivo. Necesitamos testear, rastrear, aislar y tratar”, avseveró Moeti, citada por la cadena de noticias CNN.

África, con una población en su mayoría menor de 20 años, podría estar experimentando una tasa de contagios más lenta del virus, que además golpea con más fuerza a las personas mayores o con enfermedades concomitantes.

Sin embargo, la pandemia podría extenderse por más tiempo, según los expertos de la OMS.

Hasta 5,5 millones de africanos podrían requerir hospitalización por coronavirus, lo que agotaría los recursos sanitarios de muchos países.

«La importancia de promover medidas efectivas de contención es crucial, ya que la transmisión sostenida y generalizada del virus podría abrumar severamente nuestros sistemas de salud», advirtió Moeti.

«Frenar un brote a gran escala es mucho más costoso que las medidas preventivas en curso que los gobiernos están emprendiendo para contener la propagación del virus», agregó la médica africana, señaló Télam.

Un nuevo estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló este jueves que si la pandemia de COVID-19 no es controlada, entre 83.000 y 190.000 personas podrían morir con la enfermedad en África y hasta 44 millones podrían infectarse en el continente.

El estudio, basado en un modelo de predicción, se centra en 47 países del continente con una población total de mil millones de personas, y revela también una tasa de transmisión más lenta y tasas de letalidad inferiores que en otras partes del planeta.

“Si bien es probable que la COVID-19 no se extienda de manera tan exponencial en África como en otras partes del mundo, probablemente explotará en puntos críticos de transmisión”, explicó la directora regional de la OMS para África, Matshidiso Moeti, en una rueda de prensa virtual.

Sin embargo, las probabilidades de que el coronavirus haya llegado para quedarse y de “un brote prolongado en varios años” son más altas, por lo que Moeti ha llamado a “un enfoque proactivo” y a seguir haciendo test, rastreado, aislando y tratando los casos.

La encargada de la Organización Mundial de la Salud para África Matshidiso Moeti REUTERS/Baz Ratner

Los países más pequeños, junto con Argelia, Sudáfrica y Camerún, son los más expuestos a la enfermedad, si no se priorizan las medidas de contención.Por otro lado, el número de casos que requerirán hospitalización excede con mucho las capacidades médicas de muchos países.

A pesar de que Sudáfrica tiene más de 3.000 camas de cuidados intensivos, la OMS alertó que los países africanos tienen de media 9.

Entre 82.000 y 167.000 personas necesitarán oxígeno, según este estudio, y 23 países africanos tienen menos de 50 ventiladores y solo dos -Marruecos y Sudáfrica- tienen más de 1.000.

“La importancia de promover medidas de contención eficaces es cada vez más crucial, ya que la transmisión sostenida y generalizada del virus podría colapsar nuestros sistemas de salud”, aseguró Moeti.

Un brote de gran escala -alegó- sería en todo caso más costoso que las medidas que ya están en curso para contenerlo.

Un trabajador sanitario activa un respirador para tratar pacientes con coronavirus REUTERS/Baz Ratner

El COVID-19 afecta ya a todos los países africanos menos Lesoto y ha matado a 2.011 personas con algo más de 51.600 casos, según el último recuento de Efe a las 13:30 GMT a partir de los comunicados de los gobiernos y los datos de la Universidad Johns Hopkins (EEUU).

Desde que se confirmó el primer caso el pasado 14 de febrero (un ciudadano chino en Egipto), también se han contabilizado más de 17.600 curaciones en el continente, que tiene unos 1.300 millones de habitantes.

Seis países acumulan la mayor parte de las muertes: Argelia (473), Egipto (469), Marruecos (183), Sudáfrica (153), Camerún (108) y Nigeria (103).

En cuanto a casos, Sudáfrica (7.808) lidera la lista, seguida de Egipto (7.588), Marruecos (5.408) y Argelia (4.997).

Varios países han adoptado medidas de confinamiento que empiezan a levantar progresivamente o piensan hacerlo. Nigeria también suspendió el confinamiento de Lagos, la mayor ciudad de África, y Sudáfrica alivió las medidas hace una semana, publicó Infobae.

Los contagios confirmados suman 40.749 y hasta ahora hay 1.689 muertes por la Covid-19.

Los casos de coronavirus en África ya son más de 40.000 y las muertes se acercan a las 1.700, informó hoy el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades del continente (CDCP).

Los contagios confirmados suman 40.749 y hasta ahora hay 1.689 muertes por la Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, precisó el CDCP de África en su página web.

El coronavirus está presente en 53 de los 54 países del continente.

Lesoto, un pequeño reino que está rodeado por Sudáfrica, es el único que no ha registrado contagios hasta ahora.

Entre los países más afectados se encuentran Egipto, que sumó 14 muertes en las últimas 24 horas; Sudáfrica, con 13 fallecimiento desde ayer, y Nigeria, con diez decesos en el último día.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó el mes pasado que la expansión del virus en África podría matar a más de 300.000 personas y llevar a 30 millones a la pobreza desesperada, señaló Télam.

La pandemia de covid-19 podría causar 300.000 muertes este año en el continente africano, según la Comisión Económica de Naciones Unidas para África.

La previsión se desprende del mejor de los cuatro escenarios estudiados, el que incluye la introducción de un intenso distanciamiento social por parte de los Gobiernos después de superar la tasa de 0,2 muertes por 100.000 personas por semana. En ese caso, África tendría 122,8 millones de infectados y 2,3 millones de hospitalizados.

Según el peor escenario, sin ningún tipo de intervención por parte de las autoridades, 1.200 millones de personas podrían resultar infectadas y 3,3 millones morirían este año.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que podrían registrarse 10 millones de infectados en un plazo de tres a seis meses. Actualmente, en el continente africano hay confirmados menos de 20.000 casos de covid-19.

Paralelamente, la Comisión Económica para África asegura que entre 5 y 29 millones de personas podrían caer en la extrema pobreza, con menos de 1,90 dólares al día, debido a la incidencia del coronavirus.

Ante esta amenaza, África necesita al menos 200.000 millones de dólares de ayuda económica para poder afrontar el coronavirus y su impacto en la economía del continente.

Casi el 60 por ciento de la población africana son menores de 25 años. Sin embargo, el 56 por ciento de la población urbana vive en barrios pobres y superpoblados. Muchas personas son vulnerables, ya que tienen sida, tuberculosis o padecen desnutrición.

La agencia destaca que el 36 por ciento de los africanos no tiene acceso a instalaciones para lavarse, mientras que en el continente hay tan solo 1,8 camas hospitalarias por cada 1.000 personas.

Fuente: RT en español

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades del continente dijo que 52 de los 54 países africanos registraron enfermos de Covid-19, al tiempo que elevó a más de 20.000 el total de casos.

África registra ya más de 1.000 muertes por infecciones de coronavirus, entre ellas la del jefe de Gabinete de Nigeria, informaron el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades del continente y el gobierno nigeriano.

El centro dijo en un comunicado que 52 de los 54 países africanos registraron enfermos de Covid-19, la enfermedad que causa el virus, al tiempo que elevó a más de 20.000 el total de casos en todo el continente.

«Que Dios acepte su alma», ruega el comunicado emitido por el gobierno de Nigeria para anunciar que este viernes murió Abba Kyari, jefe de Gabinete del presidente Muhammadu Buhari, de coronavirus.

Kyari, de 70 años y con problemas de salud subyacentes, entre ellos diabetes, fue el principal colaborador del presidente y uno de los hombres más poderosos del país.

“El fallecido había dado positivo para el devastador coronavirus y había estado recibiendo tratamiento. Pero murió el viernes 17 de abril de 2020”, agregó la nota oficial, citada por la agencia de noticias EFE.

Kyari es la muerte de más alto perfil por coronavirus en el país de África occidental, el más rico y poblado del continente, que ha confirmado 493 casos y 17 muertos por la Covid-19.

Kyari había viajado a Alemania a principios de marzo con una delegación de funcionarios nigerianos para reunirse con empresarios de la compañía Siemens y, a su regreso, mantuvo reuniones con funcionarios del gobierno de Nigeria.

Al detectar que estaba infectado, el propio Kyari anunció su enfermedad y agregó que había hecho sus propios arreglos de atención médica para evitar saturar el sistema de salud púbica.

Escasez de tests

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó este viernes que África registró un aumento del 51% de las infecciones de Covid-19 y un 60% de las muertes por esa enfermedad en la última semana.

Sin embargo, el jefe de la OMS, el etíope Tedros Adhanom, advirtió que por la escasez de pruebas «es probable que los números reales sean más altos de lo reportado».

El Centro de Control Prevención de Enfermedad de África dijo esta semana que la próxima se repartirán más de 1 millón de pruebas para abordar la «gran brecha» en la evaluación de la verdadera cantidad de casos en el continente.

«Tal vez se requieran 15 millones de pruebas», advirtió el jefe del centro, John Nkengasong, al hacer el anuncio el jueves pasado, publicó Télam.

 

El jefe de operaciones de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) África, Michel Yao, afirmó que los casos de coronavirus en el continente podrían crecer hasta 10 millones de tres a seis meses, de acuerdo a una proyección tentativa que podría cambiar.

“En África, el coronavirus puede ser peor que el ébola”, estimó Yao. Sin embargo, sostuvo que las peores predicciones que se puedan tener pueden no cumplirse si las personas cambian a tiempo su comportamiento.

“Esto aún no se ha ajustado”, aclaró en una teleconferencia con medios de comunicación. “Es difícil hacer una estimación a largo plazo porque el contexto cambia demasiado y también las medidas de salud pública», acotó.

El continente confirmó más de 17.000 casos de coronavirus y alrededor de 900 muertes hasta el momento. Sin embargo, existe el temor de que los números puedan crecer y colapsar los servicios de salud siempre inestables.

“Nos preocupa que el virus continúe propagándose geográficamente, dentro de los países”, sostuvo por su parte Matshidiso Moeti, director de la región de África de la OMS, que comprende 46 naciones subsaharianas y Argelia. “Los números continúan aumentando todos los días”, concluyó.

Moise Vaghemi, una superviviente de ébola de 33 años, ayuda en el cuidado de pacientes sospechosos de haber contraído la enfermedad en un centro de salud de Katwa, cerca de Butembo, en la República Democrática del Congo. Octubre, 2019. (REUTERS/Zohra Bensemra)

Investigan la “cadena de transmisión oculta” que causó el rebrote de ébola

La República Democrática del Congo (RDC) investiga una “cadena de transmisión oculta” a la que achaca el reciente rebrote de casos de ébola en el noreste del país, confirmaron este viernes las autoridades sanitarias congoleñas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Gobierno de la RDC anunciaron el pasado día 10 un nuevo caso de ébola en el territorio de Beni, en la provincia de Kivu del Norte, cuando faltaban sólo tres días para que declararan el fin de la epidemia.

Desde entonces, los expertos han detectado un total de cuatro contagios de la enfermedad, todos localizados en Beni.

El coordinador general de la respuesta al ébola, el profesor Steve Ahuka, declaró a la agencia EFE que el descubrimiento de los nuevos casos se explica por “la existencia de una cadena de transmisión que permaneció oculta”.

“Por el momento, nuestros equipos están investigando”, señaló este doctor especializado en medicina tropical.