fbpx
Tag

Aerolíneas Argentinas

Browsing

La encabezó el Ministro Néstor García, donde abordaron la mejora de la conectividad para los tres aeropuertos de la provincia adonde llega la aerolínea.

El ministro de Turismo, Néstor García, mantuvo una reunión con el gerente Comercial de Trelew de Aerolíneas Argentinas, Fernando Hernández, con quien se avanzó en acciones de promoción en conjunto. “La idea es trabajar para buscar beneficios para Chubut en el corto, mediano y largo plazo”, explicó García.

“Aerolíneas Argentinas se puso a disposición para acciones conjuntas. Conversamos sobre la posibilidad de incluir la promoción turística de la provincia en vuelos internacionales y en la revista Alta, de Aerolíneas Argentinas. En lo inmediato queremos sumar a la empresa para acciones en la Cordillera”, señaló el Ministro.

En la primera reunión con el representante de la aerolínea también se conversó sobre la mejora de la conectividad. “Pensando en el mediano y el largo plazo buscamos mejorar la conectividad de los tres aeropuertos de la provincia (Comodoro Rivadavia, Trelew y Esquel) donde Aerolíneas Argentinas conecta a Chubut con el resto del país”, explicó García.

“Sabemos que las políticas aerocomerciales se definen con tiempo y tenemos que mirar hacia adelante para mejorar la conexión de nuestros destinos, tanto por el turismo nacional como por el internacional. Queremos que Chubut dé un salto de calidad en materia turística y la conectividad es vital para que lleguen más visitantes y para proyectarnos a nivel internacional”, concluyó el Ministro de Turismo.

El nuevo régimen incluye los segmentos con la opción de elegir cuáles son los servicios que desea contratar. El más económico permite un equipaje de mano, no puede elegir asiento y tampoco puede cambiar la fecha del viaje.

Aerolíneas Argentinas implementó un nuevo régimen tarifario que permitirá al pasajero pagar únicamente por los servicios que utiliza, como por ejemplo el equipaje despachado en bodega, el cambio de fecha o la elección de asiento, según informaron este miércoles en la compañía de bandera.

La nueva modalidad ya se está implementando en los vuelos con destino a Punta Cana y Bogotá, y en los próximos días se irá ampliando a los vuelos de cabotaje primero, y a los restantes servicios internacionales después.

“Con el nuevo esquema tarifario, los clientes de Aerolíneas Argentinas pagarán exclusivamente por aquellos servicios que respondan a sus necesidades, y accederán a una mayor variedad de opciones al momento de realizar la compra”, señalaron fuentes de la compañía.

El esquema consiste en aplicar a la segmentación que ya existe en cuanto a las tarifas diferentes grados de prestación. Por ejemplo, el segmento identificado como Promo, que es el más bajo en la escala tarifaria, permite que el pasajero aborde la aeronave solamente con un equipaje de mano, no puede elegir asiento y tampoco podrá cambiar la fecha del viaje.

En este caso, según indicaron en Aerolíneas, despachar un equipaje en bodega o cambiar la fecha tendrá un costo extra, con lo cual se procura evitar que el pasajero pague por aquello que no va a usar.

Las siguientes categorías habilitan los despachos de equipaje sin costo, los cambios de fecha, la devolución del pasaje o el cambio de asiento.

El nuevo esquema difiere del anterior también en cuanto a los cupos de cada segmento. Hasta ahora las categorías tenían cupos específicos y una vez que se agotaban era imposible obtener un pasaje con ese costo.

Desde la compañía señalaron que ahora, mientras haya lugar en el avión se podrá acceder al segmento más bajo (Promo), con lo cual se establece una competencia directa con las compañías low cost.

Los segmentos serán: Promo, Base, Plus y Flex para cabina económica; Club Economy para cabina business de cabotaje y Promo Club Cóndor y Club Cóndor para cabina business internacional.

En todos los casos el pasajero tendrá siempre la opción de elegir cuáles son los servicios que desea contratar.

Los socios Aerolíneas Plus categoría Oro y Platino seguirán disfrutando de su beneficio de categoría Elite, por lo cual siempre podrán llevar una pieza de equipaje adicional en todos sus vuelos, independientemente de la franquicia que tenga la tarifa que compren o canjeen.

 

ambito.com

Aerolíneas Argentinas realizó anoche el primer envío de cerezas argentinas frescas a la República Popular China, por vía aérea.

De esta manera, se materializa el acuerdo firmado entre ambas naciones en diciembre pasado en el marco del G20, y con este cargamento el volumen del negocio de cargas internacional de la empresa creció 33% entre 2015 y 2018, mientras que el conjunto del negocio de cargas lo hizo en un 23%.

Los ingresos del rubro aumentaron un 27% en el mismo período, según informaron desde la compañía de bandera.

Con el despacho de 1.300 kilos de cerezas de la variedad Sweet Heart originarias de Río Negro, la compañía concretó la primera exportación de esta fruta a bordo de sus bodegas.

El despacho salió anoche desde Ezeiza en el vuelo 1300 rumbo a New York, de donde continuarían el tránsito hacia Shangai.

“Esta operación representa un hecho estratégico para nuestro negocio de cargas, el cual ha crecido un 33% en los últimos cuatro años. Significa, además, la apertura de nuevas oportunidades para la compañía y el país”, señaló Luis Malvido, presidente de Aerolíneas Argentinas.

El embarque fue despachado por la empresa Cerezas Argentinas SA. que se convirtió así en la primera en desembarcar sus productos frescos en China, ya que este embarque aéreo llegará el próximo domingo, casi 15 días antes de que arriben los ocho contenedores de cerezas que partieron en barco el pasado 8 de enero desde el puerto chileno de Valparaíso.

Cerezas Argentinas SA es una compañía ubicada en la Patagonia argentina, que desde 2008 produce y comercializa cerezas frescas y otras frutas tales como peras y manzanas.

Red 43

La empresa había ofrecido entre $5.000 y $30.000 como parte de la paritaria, pero no llegaron a un acuerdo.

Los 12.700 empleados de Aerolíneas Argentinas y Austral se quedaron sin el bono de fin de año que la empresa les había propuesto como parte de la negociación paritaria. Voceros de la compañía aseguraron que las liquidaciones de sueldo de diciembre que se pagarán a comienzos de enero no incluirán la suma fija extra de entre 5.000 y 30.000 pesos que había ofrecido a comienzos de diciembre. Y culpó a los gremios de no querer discutirlo.

Aerolíneas había ofertado, a fines de noviembre, un incremento salarial escalonado para la primera parte de 2019 que consistía en 10% en enero, 4% en marzo, más un bono para la totalidad del personal, con montos que variaban según la categoría y la actividad: el más básico era de 5.000 pesos e iba subiendo acorde a la escala salarial, hasta un tope de $30.000.

Como parte de la oferta de la empresa que encabeza Luis Malvido, ese bono iba a ser liquidado junto con los haberes de diciembre, para que los empleados de Aerolíneas y Austral lo cobraran a principios de enero. Pero ningún gremio refrendó el acuerdo. Y la empresa optó por liquidar los mismos sueldos que viene pagando desde octubre.

La decisión de Aerolíneas forma parte de una negociación política áspera: la empresa planteó a los gremios que la discusión por los aumentos salariales, incluido el bono, deben concretarse a la par de otras cuestiones como la “organización del trabajo”, que consiste en abrir la negociación sobre varias cláusulas laborales, algunas incluidas en los convenios colectivos de trabajo y otras incorporadas como “usos y costumbres” a través de los años.

Del lado de los gremios también pusieron sus propias condiciones para sentarse a la mesa: la principal es que Aerolíneas aplique la clausula “gatillo” de ajuste por inflación a los salarios de septiembre, mes en el cual la inflación fue del 6,5%. La empresa alegó que el 30 de septiembre había vencido el convenio colectivo de ese año y, por lo tanto, correspondía volver a discutir todo. Pero además los gremios exigen que Aerolíneas levante de manera definitiva las más de 350 suspensiones que aplicó por el paro del 7 de noviembre.

Durante el mes pasado, entre los distintos gremios concretaron nada menos que seis medidas de fuerza en Aerolíneas Argentinas y Austral. Si bien algunas de esos paros, bajo el formato de “asambleas informativas”, fueron para toda la actividad aeronáutica, la presión gremial estuvo particualrmente enfocada contra la actividad de Aerolíneas y Austral.

El último de los seis paros del mes pasado fue el 27 de noviembre y, a los pocos días, Malvido convocó a los gremios para retomar la negociación paritaria.

“El 7 de diciembre fueron convocados todos los gremios para entregarles la oferta, pero se negaron a recibirla”, dijeron voceros de Aerolíneas. “De modo que el 10 de diciembre se les envió a cada gremio en particular y con algunos se comenzaron conversaciones informales. Sin embargo, como no hubo hasta el momento ningún inicio formal de negociaciones, la liquidación de haberes de diciembre debió hacerse sin poder incluir el bono”, agregaron.

Los empleados de Aerolíneas y Austral están agrupados en seis gremios. El más numeroso, con los salarios más básicos (alrededor de $30.000 mensuales) corresponde a maleteros y personal de tierra, a su vez agrupados en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA). Los técnicos y mecánicos están encuadrados en la Asociación Personal Técnico Aeronáutico y los tripulantes de a bordo, en la Asociación de Aeronavegantes (AAA). Los pilotos, con los sueldos más altos se dividen entre los de Aerolíneas (APLA) y Austral (UALA), en tanto el persona superior tiene su propio gremio, UPSA.

Desde la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) admitieron que la propuesta de Aerolíneas fue rechazada, porque tanto los pilotos como los demás gremios agrupados en Sindicatos Aeronáuticos Unidos (APA, UALA, UPSA y APTA) exigen como condición previa el levantamiento de las suspensiones y, también , el pago del 6,5% correspondiente al mes de septiembre.

Sin embargo, voceros del gremio que encabeza el piloto Pablo Biró aseguraron que ellos siguen negociando con Malvido. “Tanto la oferta que hizo Aerolíneas como la decisión de quitar el bono de los salarios de diciembre es una decisión unilateral”, dijeron los voceros. “De ninguna manea en APLA nos retiramos de la negociación. La conducción de Aerolíneas deberá hacerse cargo de sus decisiones”, agregaron.

El Comodorense

Fue el Nº 1737 de Aerolíneas Argentinas. Por las extremas condiciones climáticas reinante el jueves por la noche en Buenos Aires tuvo que ser desviado desde Aeroparque a Ezeiza. Un periodista del diario La Nación relató en Twitter lo que vivió a bordo de la aeronave.

Un dramático vuelo nocturno vivieron anoche los pasajeros del vuelo 1737 de Aerolíneas Argentinas que partió de Puerto Iguazú y por las extremas condiciones climáticas reinante anoche en Buenos Aires tuvo que ser desviado desde Aeroparque a Ezeiza.

El periodista de La Nación Gabriel Di Nicola relató en Twitter lo que había vivido minutos antes. “Creo que hay experiencias que nadie quisiera vivir. El vuelo 1737 de Aerolíneas Argentinas que acaba de aterrizar en Ezeiza procedente de Iguazú, Misiones, es una de ellas. Creo que la mayoría de los pasajeros pensó que el avión se estrellaba”, escribió anoche ni bien se bajó del avión.

“La tormenta que azotó Buenos Aires hizo que el avión llegará a Iguazú retrasado. El vuelo tenía que salir hacia aeroparque a las 21.35 de ayer… Pero despegó a las 23.10, más o menos. Antes de despegar, el capitán aviso que el último tramo iba a haber turbulencias… Pero nadie imaginó qué turbulencias”, agregó.}

Y siguió: “Todo iba bien hasta que el capitán avisó que el aeroparque metropolitano estaba cerrado por la tormenta y la cantidad de aviones en pista. Nuestro aterrizaje iba a ser en Ezeiza. El viaje continuaba normal hasta que llegó lo peor… Creo que eran las 0.40 cuando empezaron los movimientos bruscos y los gritos de la mayoría de los pasajeros”

Sobre esos dramáticos momentos amplió: “Fue una fracción de segundo… El avión bajó de golpe. Algunos pensaron que se caía en picada. Muchos volvieron a gritar y a hacer la señal de la cruz. Otros decidimos rezar. Por la ventana se veían los rayos. El viaje parecía eterno. Por momentos el vuelo parecía estabilizado… Pero a la 1.12 los movimientos bruscos regresaron, al igual que los gritos y la señal de la cruz”.

“Algunos pocos no se enteraron de nada porque dormían profundamente. Otros lo decían todos con su mirada. Finalmente el avión aterrizó en Ezeiza y hubo aplausos para el comandante. “Pensé que nos íbamos a morir. Pero mamá me dijo que todo íbamos a estar bien y le creí”, le dijo una nena de 10 años a su papá. Él le respondió: “Todavía estoy temblando”. Un joven que viajaba por segunda vez en avión y qué había sido uno de los que más había gritado se confesó: “Pensé que nos moríamos”, finalizó.

Fuente: Diario El Territorio

La empresa informó que tomó esa decisión por “causas de fuerza mayor”, debido “al paro dispuesto para por los gremios de pilotos (APLA y UALA)” y trabajadores de tierra agrupados en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA).

Este paro es el cuarto que los sindicatos realizan contra la aerolínea de bandera en lo que va de noviembre, señaló en un comunicado. Los viernes 2 y 16 hubo medidas de fuerza de la Asociación de Aeronavegantes (AAA), mientras que el jueves 8 hubo otro de los mismos sindicatos que organizaron la huelga de mañana, agregó.

Aerolíneas explicó que se vio obligada a cancelar toda la operación pautada para hoy, reprogramando sus vuelos, con el objetivo de proteger mejor a sus pasajeros.

La empresa explicó que busca evitar situaciones de confusión y problemas para el pasajero como las ocasionadas por el paro del pasado jueves 8, cuando durante 11 horas “los gremios tuvieron de rehenes a más de 30.000 personas que no pudieron volar, y a las que incluso privaron de la posibilidad de acceder a información sobre sus vuelos”.

Pidió a sus pasajeros que estén atentos a los medios de contacto registrados al momento de hacer la compra del pasaje, sea mail o teléfono, ya que por esa vía les llegará información sobre la reprogramación de sus vuelos.

Quienes no hayan registrado su dirección de correo electrónico podrán añadirla haciendo una modificación en su reserva a través de la página web de la empresa, con lo cual recibirán por esa vía información sobre los cambios producidos.

Los pasajeros afectados tienen disponible la posibilidad de cambiar sus pasajes por otras fechas o destinos durante un lapso de 30 días, a través de la misma vía por la cual los compraron, y también podrán reclamar el reintegro de las sumas pagadas.

Fuente: El Patagónico

La medida alcanzará a 371 vuelos y afectará a más de 40 mil pasajeros, estimó la línea aérea de bandera.

Esta cancelación se debe al paro dispuesto por los gremios de pilotos (APLA y UALA), así como el personal de tierra agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA).

En un comunicado, Aerolíneas recordó que la medida de fuerza es la cuarta que los sindicatos realizan contra la empresa en lo que va de noviembre. Los viernes 2 y 16 hubo medidas de fuerza de la Asociación de Aeronavegantes (AAA); el jueves 8 hubo otro paro llevado adelante por los mismos sindicatos.

Ante el nuevo paro, Aerolíneas justificó la cancelación de sus vuelos “ante la necesidad de proteger mejor a sus pasajeros, reprogramando sus vuelos de la manera más ordenada posible”.

“La empresa busca evitar situaciones de confusión y problemas para el pasajero como las ocasionadas por el paro del pasado jueves 8, cuando durante 11 horas los gremios tuvieron de rehenes a más de 30 mil personas que no pudieron volar, y a las que incluso privaron de la posibilidad de acceder a información sobre sus vuelos”, advirtió la compañía.

Y pidió a los pasajeros que tenían previsto viajar el lunes próximo que “estén atentos a los medios de contacto registrados al momento de hacer la compra del pasaje, sea mail o teléfono.

Por esa vía les llegará información sobre la reprogramación de sus vuelos”.

Para mayor información sobre los vuelos, también es posible comunicarse vía telefónica con el 0810-222-86527.

Los pasajeros afectados ya tienen disponible la posibilidad de cambiar sus pasajes por otras fechas o destinos durante un lapso de 30 días, a través de la misma vía por la cual los compraron; también podrán reclamar el reintegro de las sumas abonadas, puntualizó la empresa estatal.

Luis Malvido cargó contra los gremios que realizaron el paro que afectó a miles de pasajeros. Los acusó de hacer política y apuntó contra Moyano y Baradel.

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, advirtió que esa empresa “está virtualmente quebrada”, y cuestionó duramente al personal aeronáutico por el paro que se realizará el lunes próximo.

“Es una empresa que está virtualmente quebrada, para pagar salarios mes a mes tenemos que pedir dinero al Estado porque hoy la situación de la compañía no permite que podamos pagar sueldos con nuestros propios recursos”, alertó el funcionario.

Este martes, la Federación Argentina del Personal Aeronáutico (FAPA) anunció un paro total de actividades para el lunes próximo, en protesta contra la administración de Aerolíneas Argentinas y la política aerocomercial del Gobierno.

“Es evidente que el paro está atado con la movilización de transporte. No es casual. Se ha transformado en una cuestión política en donde líderes sindicales muy importantes como (Hugo) Moyano o (Roberto) Baradel salen con carteles de ‘defendamos a Aerolíneas’, cuando lo que hacen es arruinar el prestigio que tanto cuesta construir”, advirtió Malvido.

A su criterio, “acá hay un grupo de personas que termina afectando a millones de pasajeros. La semana pasada fueron 30 mil, pero además tienen de rehenes a empleados, a quienes no les permiten trabajar y hacer lo que les gusta hacer, que es atender a nuestros usuarios”.

Según el jefe de Aerolíneas, “no perdemos dinero porque los pasajeros terminan volando. El gran daño es a la imagen, un daño al prestigio, un daño a la confianza que tienen los argentinos en su aerolínea de bandera, que hace que seguramente esos 30 mil pasajeros que dejamos en tierra hayan decidido no volver a volar con nosotros. Me cuesta asimilar que esto se hace además teniendo de rehenes a nuestros empleados”.

Con relación a la suspensión de 376 trabajadores por la medida de fuerza que realizaron los aeronavegantes la semana pasada, Malvido explicó: “fue una decisión que tiene que ver con el caos que generaron con las asambleas. Lo que hicimos fue, en función de la afectación directa que tuvieron sobre los pasajeros, aplicar las sanciones que corresponden”.

“Casi ninguna de las 12 mil personas que forman Aerolíneas Argentinas trabajaron ese día. Nosotros intentamos constatar quiénes son los que ese día se negaron a trabajar y por eso llegamos a este número tan bajo de sancionados, respecto a la proporción total de empleados de la empresa”, aclaró, en declaraciones a radio Mitre.

Además, dijo que con los salarios “hay una diferencia respecto de esa cláusula. Nosotros sostenemos que no incluye la inflación de septiembre y por tanto el último mes que incluyó gatillo fue septiembre pagado”.

“Ellos creen que la inflación de septiembre debería haber sido recogida en octubre, un mes posterior al cierre de las paritarias. Nosotros no decimos que no existió esa inflación, decimos que es parte de la paritaria siguiente y hay que sentarse a negociar ese 6,5%. De ninguna manera nos negamos a reconocer que hay un reclamo, lo que creemos es que es parte de la negociación”, enfatizó.

En ese sentido, resaltó que “los empleados tuvieron un 34% de aumento salarial en lo que va del año hasta septiembre”.

 

ambito.com

La Federación Argentina del Personal Aeronáutico (FAPA) anunció hoy un paro total de actividades para el lunes 26 de noviembre en protesta contra la administración de Aerolíneas Argentinas y la política aerocomercial del Gobierno de Mauricio Macri.

Rubén Fernández, secretario general del UPSA, dijo en una conferencia de prensa que la medida de fuerza será realizada por los trabajadores en todos los aeropuertos del país, por lo que la actividad se verá paralizada durante al menos 24 horas.

La huelga, que afectará a todas las empresas que vuelan en el país, será realizada apenas cuatro días antes del inicio de la cumbre de líderes del G20, que se realizará en Buenos Aires los días 30 de noviembre y 1 de diciembre.

La medida fue consensuada por Ricardo Cirielli, secretario general de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA); Edgardo Llano, del Personal Aeronáutico (APA); Rubén Fernández, de Unión Personal Superior Aeronáutico (UPSA); Pablo Biró, de Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), y Genaro Trucco, de Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA).

En una conferencia de prensa, Biró dijo que la medida de fuerza será realizada porque “la empresa Aerolíneas Argentinas no cumplió con sus compromisos salariales” con los empleados y está demorando las definiciones en la nueva paritaria 2018/2019, que va de septiembre a septiembre.

La empresa Aerolíneas Argentinas suspendió a 376 empleados por supuesto abandono o retención de tareas durante las asambleas sindicales que paralizaron de 244 vuelos el 8 de noviembre pasado en reclamo de un ajuste salarial por inflación.

En Aerolíneas Argentinas responden que la paritaria 2017/2018 venció el 31 de agosto, por lo que no corresponde el pago del ajuste por inflación que los gremios reclaman para los salarios de septiembre.

Fernández aseguró que los gremios aún no recibieron la oficialización de la suspensión de 376 trabajadores de Aerolíneas Argentinas anunciada anoche y consideró que se trata de “una represalia ilegal”. .

“Sancionar por una protesta está condenado por la Organización Internacional del Trabajo. Sancionar por un reclamo a trabajadores a los que les pagaron mal el salario es totalmente injusto, ilegal e inconstitucional”, dijo Fernández.

La Federación Argentina del Personal Aeronáutico no descartaba este miércoles realizar medidas de fuerza sorpresivas si la línea aérea de bandera envía los telegramas a los empleados anunciando su suspensión por entre 10 y 15 días sin goce de haberes, tal como dejaron trascender los voceros de la firma.

En línea con los jefes sindicales de APLA y UPSA, Cirielli también señaló que el paro total de actividades el próximo lunes será por el “no pago de un acuerdo salarial firmado el año pasado”, pero disparó contra toda la política aerocomercial de la gestión Macri.

“Que el gobierno no diga más que no va a privatizar Aerolíneas Argentinas porque la está por hacer desaparecer en pos de la entrega de las rutas a líneas aéreas a empresas privadas”, dijo Cirielli.

Fuente: El Chubut

El gerente General de Aerolíneas Argentinas, Abbott Reynal, anunció que dejará su cargo en la empresa a fin de mes, según explicaron desde la compañía aérea, para volver a la actividad privada.

Reynal fue director financiero de Aerolíneas desde febrero de 2017 hasta finales de ese año, cuando asumió la gerencia general de la compañía. El ejecutivo se había sumado a la gestión pública en marzo de 2016, cuando asumió como secretario de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete.

“Agradezco a Abbott el esfuerzo y el tiempo dedicados a Aerolíneas Argentinas”, sostuvo el presidente de Aerolíneas, Luis Malvido. Según señalaron desde la compañía durante su gestión “la compañía pudo concretar una reducción del gasto que le permitió bajar a la mitad los subsidios que recibe del Estado”.

También destacaron su participación para lograr “mejoras en la operación con las que se alcanzó un récord en puntualidad”.

Quién es

Reynal venía de la actividad privada. Estuvo 9 años en el banco holandés Rabobank, donde ocupó cargos en Chile y Estados Unidos. Antes trabajó en Boston Consulting Group y Merrill Lynch.

La gerencia general de la compañía será asumida por el presidente de la empresa, Luis Malvido.

 

 

El Intransigente