Tag

Abuso Sexual

Browsing

Se trata de un joven de 19 años acusado de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por un hermano en calidad de autor.

Por pedido del Ministerio Publico Fiscal, el juez Jorge Novarino dispuso mantener la medida de prisión preventiva contra un joven de 19 años, imputado como presunto autor del delito abuso sexual con acceso carnal agravado por ser cometido por un hermano en calidad de autor, (artículos 119, tercero y cuarto párrafo, inciso b y 45 del Código Penal).

En este marco, el magistrado resolvió que el sospechoso, hizo lugar a la petición de los investigadores y dispuso que el procesado, continúe alojado en la alcaldía policial de Comodoro Rivadavia, hasta el próximo 27 de septiembre.

En la sala de audiencias de la oficina judicial, se desarrolló una audiencia de control de la medida de coerción.

El acto judicial fue presidido por el magistrado Jorge Novarino. La parte investigadora, estuvo representada por la funcionaria Rita Barrionuevo. En tanto, el detenido participo mediante el sistema de video conferencia desde la oficina judicial de Comodoro Rivadavia. Recibió el asesoramiento legal del abogado de la defensa pública, Marcelo Catalano. También asistió la asesora de familia e incapaces, Gabriela Francisco.

En este contexto, Barrionuevo solicitó que el sospechoso continúe detenido hasta la audiencia preliminar de juicio.

La investigadora fundamentó su pedido mediante la explicación de los riesgos procesales. En particular destacó la vigencia del riesgo de peligro de fuga.

En este sentido, sostuvo que existen elementos suficientes para sostener que el adolescente es el autor del hecho que se investiga. Asimismo confirmó que la fiscalía ya presentó la acusación pública. Luego enumero los elementos colectados en la investigación.

Asimismo, respecto del comportamiento del imputado durante el procedimiento recordó que el imputado protagonizó una evasión de la comisaría local, el pasado 18 de junio.

A ello agregó que el adolescente lleva cinco meses y veinticuatro días de detención.

Así las cosas, la parte acusadora requirió que se mantenga la medida de coerción hasta la audiencia preliminar.

A su turno, el abogado defensor no se opuso al pedido de mantener la medida de coerción. En tanto, consideró que el plazo de la prisión preventiva no debe ser superior a los treinta días.

Luego de escuchar los pedidos de las partes, Novarino resolvió mantener la prisión preventiva del imputado por el término de cuatro meses o hasta la realización de la audiencia preliminar de juicio, informó El Patagónico.

La Justicia intervino y avanza en la investigación de dos hechos de abuso sexual denunciados durante fin de semana en Comodoro. El fiscal Martín Cárcamo aseguró que ambos casos «son de índole intrafamiliar”.

Cárcamo recordó que el primer hecho ocurrió el sábado pasado “contra una menor de 9 años en una reunión familiar”, tal como informó ADNSUR tras la denuncia realizada por un vecino del barrio Isidro Quiroga.

El hecho habría ocurrido cuando el hombre, previo a haber organizado una reunión familiar, llevó a unos chicos a sus respectivas casas. Al regresar a su vivienda, la menor le dijo a su papá lo que había sucedido en el baño.

El fiscal además se refirió al hecho ocurrido el domingo a la noche en la extensión del barrio Moure. “El hombre se habría adentrado en el dormitorio de su hija y se habría quitado las prendas de vestir inferiores para agredirla sexualmente”, confirmó a La Cien Punto Uno.

Señaló que al momento que ingresó la madre a la habitación, “la acción fue desistida porque la mujer impidió que se lleve adelante”, aseguró. La mujer terminó apuñalada por su esposo luego de que lo descubriera.

Respecto de la investigaciones, dijo que se han dispuestos medida de pruebas para acreditar estos hechos, lo que permitirá formular cargos e imputaciones sobre estas personas.

El exfutbolista de Boca, River, Cerro Porteño y la selección de Paraguay Jonathan Fabbro fue condenado a la pena de 14 años de cárcel al ser declarado culpable de abuso sexual y corrupción de menores. La víctima fue su ahijada, que hoy tiene 13 años, pero que padeció los más variados delitos contra su integridad atribuidos a quien ella llamaba «tío» desde los seis años.

La resolución fue tomada hace instantes por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional (TOC) porteño N° 12, integrado por los jueces Luis Márquez, Claudia Moscato y Darío Medina.

Fabbro, de 37 años, no estuvo presente en la sala de audiencias cuando se leyó el veredicto. Está preso en el penal de Marcos Paz desde mayo del año pasado, cuando llegó extraditado desde México, donde había sido capturado por Interpol a fines de 2017.

Los hechos por los que cuales fue condenado Fabbro tuvieron como víctima a su ahijada, que los padeció hasta sus 11 años.

La familia de la víctima, representada por el abogado Gastón Marano, había solicitado una pena de 24 años de cárcel.

El traslado de Fabbro tras conocer su sentencia de 14 años en prisión

En tanto, en su alegato, el fiscal Gustavo Gerlero había pedido que Fabbro sea condenado a la pena de 12 años de prisión.

Fabbro fue encontrado culpable del delito de abuso sexual gravemente ultrajante al menos en cinco oportunidades, agravado por estar a cargo de la guarda de la damnificada.

«Es muy duro para toda la familia. Es algo que no debería ser concebible. Por una parte esto nos pone tranquilos. Pero no hay alegría, solo tranquilidad para mi hija, y mucha tristeza. Mi hija no merecía lo que le hicieron. La Justicia argentina llega. Les pido a todas las mujeres que denuncien porque se puede, más allá de quién sea quien las daña. Se hizo justicia. Mi hija es una valiente que habló», afirmó la madre de la víctima en la puerta de los tribunales, tras conocer el veredicto.

«Hubo ocasiones en que la familia sintió que se ponía en duda a la víctima, y eso es duro, es como una doble victimización que sufre la persona a la que le sucede esto y se la pone en duda, pero todo ha culminado en esto que es la palabra de la justicia», afirmó Marano.

Marano explicó que para el tribunal fue «fundamental» lo que se encontró en el teléfono celular del acusado, junto a otros elementos y testimonios.

Fabbro, mientras se lleyó el veredicto, estuvo en una sala contigua. Lo mismo sucedió con su novia, Larrisa Riquelme, que se hizo conocida durante el Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010 cuando alentaba a su país, Paraguay.

Riquelme, después de que se conociera el veredicto, se descompuso y tuvo que ser retirada de los tribunales en una ambulancia del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME).

Durante el debate, declararon 20 testigos, entre ellos Riquelme, la novia del acusado, que defendió a su pareja. La condena impuesta a Fabbro tiene como fecha de vencimiento el 19 de diciembre de 2031.

Fabbro fue detenido en el estado de Puebla, cuando jugaba para el equipo los Lobos BUAP. La orden de detención fue firmada por el juez en lo criminal y correccional porteño Santiago Quian Zavalía, que tuvo a cargo el expediente por los hechos de los que fuera víctima su ahijada.

Finalmente en un acuerdo entre la parte querellante y la defensa , el imputado por abuso sexual con acceso carnal a una niña menor de edad, fue juzgado en un juicio abreviado llevado a cabo el pasado martes 6 de agosto en los tribunales de la ciudad de Esquel. El tribunal unipersonal lo declaró autor material y penalmente responsable y lo condenó a tres años de prisión de cumplimiento suspensivo.

En ese marco el tribunal de juicio unipersonal, a cargo del juez penal Martín Eduardo Zacchino, homologando el acuerdo de juicio abreviado propuesto por las partes, declaró al imputado “Mecha” Lincopil de 30 años de edad, autor material y penalmente responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal de una menor, cometido mediante aprovechamiento de la inmadurez sexual de la víctima, dictando una condena a tres años de cumplimiento suspensivo, lo que significa que el hombre permanecerá en libertad; imponiendo además el pago de las costas del juicio.

Además el fallo en entre las reglas de conductas impuestas, establece que el condenado deberá realizar un tratamiento psicológico que tienda a internalizar adecuadamente la problemática vinculada a la relación con la mujeres, en particular con menores de edad.

Durante el proceso el imputado encontrado penalmente responsable del hecho, estuvo representado en la defensa por los Dres Horacio Hernández y Guillermo Gil Montes.

El hecho ocurrió entre los meses de agosto y septiembre del año 2017, en la localidad de Epuyén y tuvo como víctima a una menor de edad, al momento del juicio fallecido por causas ajenas a este hecho.

Desde el círculo familiar de la víctima, se indicó que si bien en principio todo estaba encaminado para la realización de un juicio oral, finalmente las partes aceptaron el “juicio abreviado “, para aminorar seguir con el sufrimiento que significa revivir lo acontecido, las declaraciones que en su momento la víctima dio en cámara gesell y demás detalles que pudieran haberse ventilado en un proceso de juicio oral, teniendo en cuenta que la víctima falleció hace menos de un año.

En la mañana del viernes se desarrolló en sede de los tribunales penales la audiencia de revisión de la prisión preventiva que pesa sobre el imputado Juan Emilio Heredia en base a los delitos de abuso sexual y lesiones agravadas. El fiscal solicitó se mantenga la medida de coerción que viene cumpliendo el imputado por treinta días. En contraparte el defensor pidió su arresto domiciliario.

Presidió el acto Miguel Caviglia, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Martín Cárcamo, fiscal general y Cristian Ovalle, funcionario de fiscalía; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Juan Pablo Sulaivan, abogado de confianza del mismo.

En un primer momento el fiscal requirió se mantenga la prisión preventiva del imputado por 30 días ya que se ha avanzado en la investigación. Se ha elaborado un nuevo informe por la psicóloga del Cuerpo Médico Forense. La víctima presenta sintomatología coincidente con la exposición a violencia de género, baja autoestima, problemas de identidad e imagen distorsionada sintiendo incapacidad de poner fin a la relación. Sentimiento de culpa y mucho miedo a raíz de los mensajes de culpabilización recibidos de su agresor. También aislamiento emocional, la víctima siente que está sola y que nadie puede entender lo que le sucede; como trastorno de estrés post-traumático. Nos encontramos ante el delito de “abuso sexual, con acceso carnal, dos hechos en concurso real, con lesiones leves agravadas por el vínculo”, aseguró el fiscal. Persisten los peligros procesales de fuga y entorpecimiento ya que aún restan tomar medidas de prueba; las características graves del hecho en contexto de violencia de género y la pena que se espera como resultado del procedimiento, de 6 a 30 años de prisión. Asimismo el fiscal se refirió a la reiteración delictiva del imputado por procesos pendientes en 4 causas restantes. A los fines de asegurar el proceso resulta indispensable la privación de la libertad del imputado, concluyó el fiscal.

En contraposición el defensor sostuvo que no se han acreditado en la causa las lesiones típicas en la víctima de los ataques sexuales. Para su defendido existió una relación sexual consentida y la víctima luego de la denuncia se desdijo de sus dichos. A su entender existe una clara inconsistencia en la denuncia. Por ello resulta desproporcional y arbitrario mantenerlo privado de su libertad. Concluyendo que no debe proceder la medida de prisión preventiva en virtud que no se configuran los peligros procesales ni de entorpecimiento, ni de fuga, aseguró el defensor. Presentando un Informe Socio-ambiental y solicitando su arresto domiciliario.

Finalmente el juez penal resolvió mantener la prisión preventiva de Heredia por el término de 30 días. Entendiendo la medida como proporcional y razonable al caso. No encontrando fundado el peligro de entorpecimiento pero si el peligro de fuga por la gravedad del hecho y los elementos de convicción suficientes existentes para tenerlo al imputado como probable autor del mismo.

Ocurrió en el barrio Moreira IV. La orden la dio el juez Fabio Monti, en el marco de una causa que investiga el abuso sexual agravado de una menor por parte de su padre, de 30 años.

Un hombre de 30 años fue detenido en plena calle en Trelew acusado de abusar de su hija menor de edad. La orden de detención la extendió el juez Fabio Monti, en el marco de una investigación por un presunto abuso sexual agravado.

El operativo comenzó alrededor de las 8 de la mañana de este martes cuando la División de Investigaciones Trelew de la Policía del Chubut llevó a cabo un allanamiento relacionado a la causa en una vivienda ubicada en el Pasaje Córdoba Norte. Sin embargo, la persona buscada no pudo ser hallada en el lugar.

Tras darle aviso al funcionario de la Fiscalía de Trelew Aldo Nizetich, se procedió –alrededor de las 10 de la mañana- a detener al denunciado en la vía pública, en la esquina de Cholila y Esquel del barrio Moreira IV, ubicado en la zona oeste de la ciudad.

El apresado tenía una orden de detención dispuesta por el juez Monti por una denuncia de abuso sexual agravado de su hija menor de edad. Quedó alojado un centro de detención de la ciudad y se dio intervención a las autoridades judiciales correspondientes.

 

Jornada

El miércoles una delegación de Fiscalía, encabezada por el fiscal Marcelo Crettón, realizó entrevistas en la localidad de Paso del Sapo vinculadas a presuntos casos de abuso sexual. Se dispusieron diferentes medidas y una de las psicólogas del SAVD tomó contacto con familiares directos de las presuntas víctimas.

La denuncia es reciente y la investigación se inició con la toma de varias medidas. Entrevistas, allanamientos y secuestros, entre otras actividades buscan reunir evidencias, en tanto que se dispusieron medidas de protección respecto de las presuntas víctimas.

Crettón aprovechó su presencia en la ciudad para conversar también con autoridades y para requerir a todas las personas que pudieran contar con alguna información de utilidad, que la informen a la Fiscalía o a la policía.

Abuso Sexual de NNyA

El Abuso sexual fue considerado por las Naciones Unidas como el “crimen encubierto más extendido en la humanidad”. (Volnovich J.C. ,2003) Se considera abuso cualquier aproximación de carácter sexual, entre un adulto y un NNA, haya o no contacto físico, independientemente del efecto inmediato (aparente o no) sobre el desarrollo del NNA. El abuso sexual se da siempre con asimetría entre abusador y abusado en la que aquel detenta un mayor un mayor poder ya sea por edad, fuerza física, madurez mental, o autoridad por el vínculo. El abusador / agresor busca la propia gratificación sexual. Sea cual fuere la conducta del NNA el responsable es siempre el adulto abusador. No resulta relevante verificar en los supuestos de abuso sexual infantil si el NNA ha dado su consentimiento o no. El abusador se aprovecha y explota su vulnerabilidad, debilidad, inmadurez, inexperiencia y la falta de información para su propio beneficio, sin importarle las consecuencias en el NNA. La actividad sexual evolutivamente normal entre niños o adolescentes, no entra en esta definición, salvo que haya violencia física o verbal, coerción o asimetría. El abuso siempre ejerce violencia y abuso de poder en el cuerpo y la mente de un NNA aunque no se dé con violencia física. (UNICEF)

Por qué debe intervenir la escuela

El marco legal de nuestro país establece, para la escuela y los docentes, la obligatoriedad de intervenir en forma ética y responsable ante las situaciones de vulneración de derechos. Cuando existe una evidencia o sospecha de ASI, la escuela debe intervenir por varias razones: porque estamos ante un delito, porque el abuso sexual produce un intenso sufrimiento, porque puede tener graves consecuencias para los NNA que lo padecen, porque vulnera los derechos de los NNA y también para evitar que el ASI se reitere y/o eventualmente afecte también a otros niños convivientes.

La escuela se constituye como un punto de referencia social para los NNA y las familias, por ser un espacio de contacto cotidiano con los padres y referentes afectivos del niño. Además, las instituciones educativas disponen de la posibilidad de observar a los NNA cotidianamente, de compartir su proceso de crecimiento y aprendizaje durante largos períodos, en los que el NNA establece lazos de confianza con adultos a los que podría confiar lo que le sucede.  Es importante tener en cuenta que el abuso sexual puede darse en todos los sectores socioeconómicos y culturales, por lo cual esta problemática atañe a los docentes de todo el sistema educativo y funcionarios públicos de todo el país.

Qué debe hacer la escuela

En una guía muy clara elaborada por UNICEF establece acciones concretas a tomar desde la escuela:

  • • Estar atenta a las señales de sospecha y tener una escucha respetuosa del relato de un/a alumno/a que refiere haber sido abusado sexualmente,
  • • Mantener una actitud respetuosa a la intimidad del NNA, comunicar de inmediato a los equipos de conducción, a la supervisión y a los equipos técnicos del ámbito educativo
  • • Registrar el relato espontáneo del NNA: transcribir textualmente sus palabras y especificar las circunstancias en las que realiza el relato.
  • • Contener y orientar al NNA y a su familia o a aquellos referentes significativos (abuelos, tíos, vecinos) con los cuales el NNA se sienta protegido, y evitar la comunicación con el presunto agresor cuando el ASI es intrafamiliar.

Cuando se produce un develamiento (algún tipo de relato que evidencia el abuso sexual), dar inmediata intervención al SAVD o a la Asesoría de Familia.

Cuando se está frente a la sospecha de un abuso sexual por diversos indicadores, dar intervención al EOATE.

Qué es lo que NO debe hacer:

  • • No debe ignorar ni realizar juicio de valor acerca de la veracidad o no de la sospecha o existencia de ASI,
  • • No debe en ningún caso revisar el cuerpo del NNA,
  • • No debe formular interrogatorios. Estos son realizados por especialistas y en condiciones de protección suficientes de modo tal que no propicien la revictimización.
  • • La escuela no diagnostica ni confirma el ASI.

La escuela debe intervenir siempre ante una evidencia o sospecha de ASI, para ello es necesario que los docentes asuman la responsabilidad que les compete, y dispongan de información acerca de los indicadores y del recorrido a seguir en la planificación de la intervención.

Se recomienda

Recibir la información inmediatamente, estar disponible para escuchar al niño en el momento en que lo solicite con tiempo y privacidad adecuadas. Explicar al NNA que NO tiene la culpa de lo que le sucede. Primero escuchar sin interrumpir todo lo que el NNA quiera expresar. Evitar la duplicidad de relatos y consignar entre comillas y textualmente sus dichos. Comunicar al NNA que se va a realizar una consulta con un equipo especializado y que de esta forma, se lo podrá proteger – ayudar mejor. No prometer que se mantendrá el “secreto” a las autoridades. Asegurar que no le ocurrirá nada y que se lo va ayudar expresándole contención y afecto. Si es una situación de abuso extrafamiliar, hay que comunicar a la familia lo ocurrido. Si es una situación de abuso intrafamiliar, se sugiere comunicarse con algún adulto referente protector que exprese el NNA. Mantener la confidencialidad de la situación, dentro y fuera de la escuela.

La investigación es llevada adelante por la Fiscalía de Esquel y la comuna dio de baja el contrato de la persona acusada. Los vecinos piden la presencia de autoridades de educación

Un grupo de padres de alumnos de la Escuela Nº 134 de Paso del Sapo se encuentran desde ayer ocupando el establecimiento escolar y reclaman la presencia de representantes del Ministerio de Educación para abordar un caso de supuesto abuso sexual en ese establecimiento.

“Ellos están protestando por la no presencia de autoridades de educación” dijo a Cadena Tiempo el jefe de la comuna rural, Víctor Candia.

La Escuela Nº 134 alberga a alumnos de distintos niveles educativos “y el edificio está tomado desde ayer, cuando un grupo de padres ingresó para manifestarse y se quedaron allí. Previamente habían pasado por la comisaría y aún continúan dentro de la escuela” dijo el funcionario comunal.

“Como la situación trata sobre menores hay que tener mucho cuidado, esperar que hace o dice la Justicia” dijo Candia y aclaró que la protesta de los padres es porque entienden que el Ministerio de Educación no se ha hecho presente para abordar el tema.

El jefe comunal indicó que “este grupo de padres reclama que no ha habido presencia del Ministerio de Educación a través de supervisores, no se ha venido a la escuela”.

Fiscalía investiga

Sobre los hechos indicó que de acuerdo a los datos que conoce la denuncia se habría radicado a fines de mayo y habría sido efectuado por personal oficial. También indicó que la persona acusada del hecho ya no tiene vinculación con la comuna rural, ya que su tarea era realizar trabajos de mantenimiento fuera del horario escolar, durante los fines de semana.

“Es una denuncia por presunto abuso, y denuncian a una persona que hacia mantenimiento en la escuela. Dicha persona por un convenio que firmamos con el Ministerio, la comuna rural se hacía cargo y poníamos a una persona para mantenimiento” dijo Candia.

Según pudo saber Jornada, Fiscalía de Esquel ya intervino de manera concreta en la investigación del caso e inició el protocolo para estos casos.

El jefe comunal indicó que “lo que teníamos arreglado era que trabajaba cuando la escuela estaba desocupada. El establecimiento deja de funcionar viernes a la tarde, solo queda personal y equipo directivo, así que durante viernes, sábado y domingo se hacía el mantenimiento y arreglar algo”.

“Apenas me avisaron dije no va más, no hay más contrato si está denunciado. De parte de la comuna fue separado del contrato que tenía con nosotros” indicó el jefe comunal de Paso del Sapo.

El árbitro Martín Bustos, uno de los principales acusados en la causa que investiga los abusos en las inferiores de Independiente, fue detenido por intentar contactar a un adolescente que juega en Newell’s haciéndose pasar por masajista, delito conocido como “grooming”.

Desde la fiscalía confirmaron que Bustos fue detenido ayer por la noche luego de haber sido denunciado por el club, tras conocer el acercamiento hacia uno de los menores de las inferiores.

Según contó Sebastián Carranza, vocero de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos Sexuales de Rosario, Bustos habría intercambiado varios mensajes con el menor en los que se hacía pasar por masajista y le pedía que hiciera de nexo con otros jugadores. Bustos usaba su nombre de pila pero no su apellido y la policía le secuestró una computadora y un celular.

Aunque Bustos nunca llegó a tener contacto personal con el menor, al joven le resultaron sospechosos los mensajes y decidió contarlo en el club, que hizo la denuncia en la fiscalía a cargo de Carla Cerliani.

Al ser consultado sobre si el contenido de esos mensajes eran sexuales, Carranza respondió que «eso es lo que entiende la fiscal y por eso ordenó la detención». «Se logró hacer una entrega controlada, se acordó con él un lugar de encuentro y ahí fue detenido por personal policial ayer a la noche», aseguró el vocero en declaraciones a C5N.

Bustos es uno de los principales acusados en la causa que investiga abusos a menores que vivían en la pensión del Club Atlético Independiente y tras pasar seis meses detenido fue liberado en septiembre del año pasado.

De acuerdo a la información de la fiscalía de Rosario, Bustos vivía en el macrocentro de la ciudad, en un departamento que alquilaba por día.

Desde el club Newell’s Old Boys informaron en un comunicado que el miércoles detectaron “una amenaza de tipo grooming -o engaño pederasta- a través de redes sociales contra la integridad de algunos chicos de las divisiones inferiores de nuestra institución” y que la misma “fue desactivada en forma inmediata”.

“La amenaza fue detectada a tiempo por personal del departamento de psicología gracias a que estos profesionales asisten a los chicos de las divisiones inferiores las 24 horas del día”, remarcaron, al tiempo que realizaron la denuncia en la justicia de Santa Fe.

 

pagina12

La historia de María es demoledora. Atravesó demasiado sufrimiento. Tiene 17 años, fue violada durante cuatro años por su padrastro y su madre sabía todo, incluso fue testigo de los abusos sexuales. A los 13 tuvo un hijo de su violador, fue golpeada y maltratada. Intentaron poseerla psíquicamente. Quisieron formatearle la cabeza para que no se crea capaz de romper el círculo de maldad y violencia. Pero pudo. Denunció y hoy su violador está en el Penal. Ahora espera una segunda oportunidad, esa oportunidad que la vida le negó en sus primeros años.

María no se quiebra mientras relata su historia. Ella quiso compartirla. Su mirada destila fortaleza. No se puede creer lo fuerte que es siendo una niña. Aún tiene manos de niña, con el esmalte a la mitad y pulseritas de plástico de colores.

La joven es de un departamento alejado. Tiene dos hermanas y un hermano fallecido. A los ocho años comenzaron los abusos. El padrastro se metía en su cama y la violaba. A los 13 años quedó embarazada. “Mi mamá me levantó la remera del uniforme de la escuela, me tocó la panza y me dijo: -Estás embarazada de tu padre. Me encerré a llorar”, contó.

Las violaciones

Durante el embarazo, el violador la golpeaba, también delante de su madre. “Ella siempre supo, me dicen que cuando era chica pasaba lo mismo pero yo no lo recuerdo”, relató. La primera vez que alguien la visitó porque sospechó de la situación fue una enfermera de la salita del departamento. Le preguntó a la madre quién era el padre, pero ella no respondió. Cuando nació el niño, una asistente social la fue a ver y María mintió.

El violador la amenazaba con matarla no sólo a ella sino también a todos sus hermanos. “Donde vayas te voy a encontrar”, era la tremenda frase que el padrastro usaba cada vez que la violaba. Y esas palabras retumbaron en su cabeza durante casi toda su adolescencia.

María siente que perdió su niñez y su adolescencia. No tuvo amigos, no salió ni a cumpleaños. El pederasta la acompañaba a la escuela, la vigilaba por las ventanas. Si reía mucho, le preguntaba a los compañeros de la hijastra qué la tenía tan feliz. Para el violador, María era su mujer.

El abusador también es ladrón. Tenía armas y sabía manejar cuchillos. Esto también lo usaba para amedrentar.

Años de maltrato terminaron con un arranque de valentía. Tras una serie de denuncias anónimas, María les contó a una asistente social y a una psicóloga lo que le pasó durante una visita a su hogar. Además de la denuncia anónima, ella cayó al hospital porque se intentó suicidar. El violador fue detenido inmediatamente, desde hace cuatro meses está en el Penal. “Desde que está preso, me siento más segura. No iba a empezar la escuela si no estaba detenido”, dijo.

Las cicatrices que tiene que sanar María son muy grandes. Siente repulsión por el género masculino, no se imagina de novia ni en pareja. “No he podido tener un novio, no creo que alguna vez lo tenga, tengo rechazo hacia los hombres, no los puedo saludar ni con dos besos como es normal”, reveló.

La otra gran lesión que tiene es haber convivido con la desprotección. Ella no contó con el apoyo de su madre, ni de ningún familiar. Era una realidad que todo el mundo sospechaba pero nadie se animó a denunciar. María dice que su madre tiene el nombre de madre sólo porque la parió.

La adolescente guarda otro tremendo dolor. María cree que su madre y su padrastro fueron culpables de la muerte de su hermanito de 11 años. Era discapacitado, lo hacían dormir en el piso, lo bañaban con agua helada y cuando lloraba lo sacaban a la calle. Falleció desnutrido. Para ella, fue asesinado.

¿Cómo es criar a un niño hijo de un violador? “Él no tiene la culpa, no tengo la ayuda de nadie pero salgo adelante por él”, contestó. El pequeño vive con ella, en la casa de una tía. María no juzga a quienes no pueden tomar igual la situación.

Sueños

María vive con su tía. No está cómoda. Se encuentra a su madre todo el tiempo. No quiere verla más. Tiene derecho.

Quier arrancar una nueva vida. Lejos de todo mal, lejos de la maldad, de la historia horrible que vivió.

 

 

Tiempo de San Juan